fbpx
MOTIVAR – Descargá – Main
HomeEdición Impresa“La situación de fiebre aftosa tiende a consolidarse en toda la región”
¿QUE CONCLUSIONES DEJO LA 42º REUNION DE COSALFA EN ECUADOR?

“La situación de fiebre aftosa tiende a consolidarse en toda la región”

Viajamos a Montevideo para dialogar con el Dr. Francisco Muzio, director general de los Servicios Ganaderos del Uruguay y también presidente del Comité Veterinario Permanente del Cono sur.

LUCIANO ABA
luciano@motivar.com.ar

Francisco Muzio. “Por el momento, no dejaremos de vacunar”.

Francisco Muzio. “Por el momento, no dejaremos de vacunar”.

Del 16 al 17 de abril se realizó en Quito, Ecuador, la 42ª reunión ordinaria de la Comisión Sudamericana para la Lucha contra la Fiebre Aftosa en donde los representantes de los distintos países destacaron que se han cumplido tres años y cuatro meses sin ocurrencia clínica de la enfermedad en la región.

Comprendiendo la importancia de esto y de los temas que se plantearon a lo largo del encuentro, este Periódico MOTIVAR tuvo la posibilidad de viajar a Montevideo para dialogar con el Dr. Francisco Muzio quien, además de ser el titular de la Dirección General de Servicios Ganaderos del Uruguay, ocupa la presidencia pro – témpore del Comité Veterinario Permanente del Cono Sur.

“Es muy bueno para toda la región que la situación de la fiebre aftosa tienda a consolidarse”, explicó el funcionario. Y también detalló: “No decimos que la enfermedad esté erradicada pero se ha demostrado un avance significativo en su control, inclusive respecto del plan de acción 2011 – 2020 que nos habíamos propuesto en la transición hacia un estatus de libres sin vacunación”.

 

Periódico MOTIVAR: ¿Cuáles son entonces los desafíos en ese contexto?

Francisco Muzio: Deberemos comenzar a transitar un nuevo camino, modificando las estrategias y llegando paulatinamente a la erradicación.

Por eso es que desde la COSALFA se conformó una comisión de expertos, coordinada por Panaftosa, para conducir este proceso y tener una guía clara.

Sin dudas que, llegado el momento, se deberá repensar el concepto de vigilancia; a la vez de capacitar a profesionales que por suerte no han visto nunca fiebre aftosa en el campo; estar preparados para las emergencias y disponer de un banco de vacunas regional.

¿Entonces en Uruguay van a dejar de vacunar?

No. Por el momento, no vamos a dejar de vacunar. Somos partidarios de cumplir con el plan de acción 2011 – 2020 y en ello estamos trabajando: de nada sirve que uno siga vacunando, sin ir cambiando el enfoque.

TE PRESENTAMOS LA GANADERIA URUGUAYA EN 5 DATOS

  1. En 2014 el stock fue el más alto en la historia, superando los 12 millones de bovinos. Logró el récord también en cantidad de vientres (4.3 millones) y de producción anual de terneros (2.9 millones).
  2. Vendió productos a Estados Unidos, Canadá y México, además de China, la Unión Europea, sus socios del Mercosur, Rusia e Israel.
  3. Reporta una faena anual de aproximadamente 2.1 millones de cabezas y una exportación en pie que se acerca a los 100 mil animales.
  4. En lo que respecta a la actividad láctea, el INALE reporta una producción anual cercana a los 2.300 millones de litros, de la cual se exporta cerca del 67% (el principal mercado de 2014 fue Venezuela).
  5. La lechería representa cerca del 26% del Valor Bruto de la Producción Pecuaria y un 9% de la producción agropecuaria total. Ocupa el 6% de la superficie total dedicada a la producción agropecuaria e involucra a unos 4.200 productores (entre 400 mil y 450 mil vacas).

 

¿Cuáles son sus expectativas en cuanto al banco de vacunas regional?

Existe un plazo hasta septiembre para terminar de trabajar al respecto.

Creo que esto tiene que ser de interés para todos los países. Sabemos que en el caso de Argentina ya hay un laboratorio que abastece a otros bancos internacionales, pero el interés de la región es tener un banco accesible a todos los países y que represente una garantía en cuanto a que si se deja de producir vacuna masivamente, el mismo estará disponible con antígenos regionales y exóticos.

 

En diversas entrevistas se ha focalizado sobre los antígenos “exóticos”…

Entiendo que, paulatinamente, y sin aftosa en el campo, se hace cada vez más importante el riesgo extra regional por sobre el regional.

Es por esto que todos los países estamos trabajando juntos, insistiendo también en que Venezuela se sume a este tipo de acciones.

 

¿Qué reacción espera de los productores ganaderos?

Entiendo que existirán los recaudos lógicos de aquellos que convivieron, por ejemplo aquí en Uruguay con la epidemia de 2001. Debemos insistir en que, más allá de la vacunación, es clave darle cada vez más importancia a la vigilancia y detección precoz de la enfermedad.

Hoy en Uruguay disponemos de un sistema de trazabilidad por medio del cual podríamos rastrear cualquier tipo de inconveniente hipotético que se presente en nuestro territorio.

Si eso ocurriese y vacunáramos rápidamente, para eliminar luego los animales afectados, podríamos recuperar nuestra misma condición en seis meses.

 

¿Puntualmente cuáles serían los cambios en la vigilancia?

El enfoque debe ser distinto: la vigilancia tiene que hacerse por riesgo.

Con o sin fiebre aftosa, los sistemas de producción algo han variado pero no tanto. Entonces, aquellas zonas que eran de riesgo en la época de endemismo de la enfermedad, lo siguen siendo hoy.

 

¿Cuál será después de la fiebre aftosa el principal desafío sanitario para nuestra región?

Es una buena pregunta puesto que los programas de aftosa fueron la cabeza de puente de la sanidad animal en general.

Los servicios veterinarios se desarrollaron de la mano del control de esta enfermedad. Dicho esto, creo que la mayor problemática con la que van a tener que lidiar los servicios se vincularán con los cambios en la ecología y la tropicalización del clima: vamos a empezar a tener problemas diferentes.

Aquí en Uruguay tenemos, por ejemplo un gran desafío con la bichera o gusano barrenador que causa grandes pérdidas económicas, ahora, duramte todo el año sobre los ovinos, por ejemplo.

En este mismo contexto, se ha detectado recientemente un caso de Leishmaniasis en nuestro territorio.

 

Mencionó al sistema de trazabilidad local, ¿cómo lograron instalarlo?

Sin dudas que no fue sencillo.

Teníamos problemas de contrabando de hacienda y veíamos ya que el tema de la trazabilidad iba a comenzar a ser exigido por los países compradores de nuestras carnes.

Hoy la obligación alcanza a todas las categorías de bovinos y podemos decir que casi el 100% están identificadas. Logramos que los productores se involucren posicionando a Uruguay como exportador de mercados sumamente importantes y que iban a generar buenos precios. Además, hubo una clara conciencia por parte de nuestro Gobierno en cuanto a saber que tenía que ofrecer determinadas condiciones: durante los primeros 5 años del plan las caravanas y las bases de datos fueron a costo del Estado.

Así fue como pasamos de un plan voluntario de bajo cumplimiento, a la obligatoriedad actual.

 

¿Cuál es la situación sanitaria de los rodeos bovinos en Uruguay?

El estado general del ganado es bueno. Lógicamente que los animales están en contacto con problemáticas específicas pero siempre hablando de situaciones dentro de las esperable. En materia de garrapata, por ejemplo, nos encontramos frente al ya viejo desafío de resolver el mal uso de productos químicos que han ido agotando su respuesta. Uruguay tiene la zona de los departamentos del litoral oeste que es libre de la problemática y disponemos de controles en lugares específicos, pero ya en la zona Este la situación es más difusa. Al norte los productores conviven con el tema.

 

¿Y en los tambos?

Estos últimos años el fenómeno que hemos tenido como problema es lo que llamamos la instalación de megatambos con una dimensión como nunca hubo en Uruguay. Hay menos productores, más producción y menos superficie.

Esa es la ecuación y repercute en los problemas sanitarios, siendo el principal de ellos la tuberculosis.

La prevalencia fue incrementándose no el número de establecimientos, sino en su morbilidad por la concentración.

 

¿Cuál es la realidad en cuanto a brucelosis, puntualmente?

Nos encontramos prácticamente en una etapa de erradicación, con un 0.26% de prevalencia. Es una enfermedad difícil y el tema crucial ya no es la vacunación, que sin dudas debe ser un complemento. Pero para eliminar el problema tenemos que ir al animal infectado y separarlo del rodeo.

En ese marco decidimos cambiar y pasamos de la cepa 19 que tuvo muy buenos resultados a la RS51 porque no interfiere en el diagnóstico. La vacunación es obligatoria en zonas de riesgo y en las que tienen problemas.

 

Con récord de stock, de cantidad de vacas y de terneros ¿cree que enfrentarán inconvenientes con la carga en los campos?

Es factible.

Por eso desde el Estado seguimos insistiendo en abrir nuevos mercados para nuestros productos, a la vez de mantener los que tenemos abiertos y aumentar la exportación de animales en pie hacia mercados promisorios como lo es China para nuestro ganado Holando.

Esta es sin dudas una “válvula de escape” importante que, además, estimula la producción de más terneros.

comments

COMPARTIR:
Valoración: