fbpx
MOTIVAR – Descargá – Main
HomeEdición ImpresaDespués de tres años, la industria vuelve a crecer en unidades comercializadas
SEGUN ESTIMACIONES REALIZADAS HASTA EL MES DE AGOSTO

Después de tres años, la industria vuelve a crecer en unidades comercializadas

La situación se plantea principalmente en el segmento de los biológicos para bovinos, donde el desafío sigue siendo instalar y difundir el alto valor agregado de las tecnologías disponibles.

LUCIANO ABAluciano@motivar.com.ar

Lejos de sostener el “status quo” que todo año electoral presupone en nuestro país, la industria de laboratorios veterinarios que opera localmente concretó, durante los primeros ocho meses de 2015, uno de esos pequeños grandes éxitos que tanto se esperaban: crecieron los volúmenes de productos biológicos comercializados en el rubro de los bovinos.
“Después de años de estancamiento, logramos romper la tendencia y avanzar en la mayor utilización de herramientas centrales para la prevención de enfermedades que ocasionan pérdidas en los rodeos”, nos comentaban representantes de Caprove, ámbito desde el que se trabaja permanentemente en difundir la importancia de estas inversiones, a través de su Plan Sanitario Productivo.
“Si bien estábamos satisfechos con la estrategia, necesitábamos empezar a ver los frutos reales de tanto esfuerzo”, agregaron.
Esta tendencia fue confirmada tambien con los sondeos que realiza periódicamente la consultora Asociación de Ideas, cruzando datos generados desde laboratorios, distribuidores y comercios veterinarios de todo el país.
A través de ese muestreo se pudo apreciar que, entre agosto de 2014 y el mismo mes de 2015, el segmento en cuestión manifestó incrementos en el orden del 25% en facturación y del 10% en volumen.
Para nada menor es este dato, puesto que el último aumento en unidades comercializadas se había dado entre 2011 y 2012, revirtiéndose a la baja esa tendencia en 2013 y manteniéndose estable en 2014 (estancamiento).
Esto es importante ya que si bien el incremento en facturación es similar al que se había dado en el período mencionado de 2013 a 2014, en aquella oportunidad casi el 100% del mismo estaba ligado a la variable “precio”.
Interesante es también mencionar que, a nivel general, la situación manifestada por el rubro de biológicos pudo comprobarse también en el caso de los fármacos destinados a la ganadería (carne y leche), aunque en un porcentaje menor en cuanto al incremento de volúmenes de 2014 a 2015: entre el 3 y el 7%.

Tendencias, visiones y expectativas

En lo que va de este año, los rubros de productos veterinarios destinados a la ganadería (carne) y a la producción de cerdos, han mostrado resultados inclusive superiores a los esperados.
El segmento de fármacos y biológicos ofrecidos en el ámbito de los animales de compañía se mantuvo estable, con una leve tendencia alcista, aunque lejos de expresar todo su potencial en el país.
Las empresas orientadas a ofrecer productos y servicios principalmente destinados a la producción láctea y a la avicultura serán quizás las de menores resultados positivos al terminar el año.

¿Por qué es una buena noticia? En primer lugar porque da muestra de una mayor utilización de las tecnologías a campo, pero también porque en años de alta inflación, el aumento de las unidades representa una medida real y constante en cuanto a la evolución de las empresas y sus respectivos negocios.

Más allá de esto y para poder dilucidar si estas tendencias se consolidarán a lo largo de lo que resta del año, restará evaluar el impacto concreto de las inundaciones (y otros efectos climáticos adversos) que afectaron a la producción desde el mes de septiembre sobre las ventas del sector.
En base a conversaciones extraoficiales mantenidas con referentes comerciales de distintos eslabones de la cadena, podemos decir que no se perciben modificaciones negativas en el futuro inmediato.
“A nivel general, vamos a cumplir con los objetivos”, nos comentaron.

Problemas y desafíos

Claro que no todo es color de rosas en el sector veterinario local y existen laboratorios que no han podido recomponer sus economías / finanzas, desde la última devaluación de 2014.
En ese sentido, son las empresas focalizadas en el sector lechero las que mayores complicaciones demuestran, más allá de que los líderes en el rubro siguen cumpliendo con sus estimaciones comerciales. Es quizás este sector en el cual quede mayormente de manifiesto el despegue de las primeras marcas, en relación a los demás competidores del mercado.
Vale decir también que el precio de la leche (local e internacional), el impacto del clima y la pérdida de competitividad de tambos medianos y pequeños, son variables centrales que siguen afectando la mayor aplicación de productos y la mayor participación de los profesionales a campo.
Párrafo aparte para el sector avícola, en el cual las empresas proveedoras de servicios, insumos y tecnologías continúan con la tendencia de ya más de un año con bajas expectativas, a lo cual se ha sumado la inestabilidad (económica, productiva y financiera) de alguno de los principales jugadores del rubro.
Independientemente del nicho en el cual participen, los laboratorios radicados en el país siguen destacando la “altísima” presión impositiva actual, las falencias en las operaciones administrativas en Senasa, el incremento de los costos productivos y comerciales (traslados, viáticos, comisiones, etc), así como el desdoblamiento del tipo de cambio (en aquellos que exportan), como las principales cuestiones que deberían mejorarse de cara al futuro inmediato.
En este sentido y más allá de la lógica rentabilidad exigida por los empresarios, diversas voces empiezan a destacar que, en el corto plazo, la clave del éxito pasará no sólo por “promocionar, vender y cobrar”, sino también por el hecho de lograr flujos de caja positivos que permitan hacer frente a la diaria de la economía real sin pasar sobresaltos, ni descapitalizarse.
En cuanto a los desafíos, entendemos que podrían resumirse en una frase utilizada en este mismo medio en marzo de este año: “la actividad en su conjunto deberá definir si se orienta a comercializar tecnologías o commodities”.

Animales de compañía

Si bien a lo largo de las últimas ediciones de este Periódico MOTIVAR hemos compartido las visiones de distintos referentes de este rubro en cuanto a su actualidad y futuro, mencionaremos aquí solo algunas particularidades detectadas en los últimos meses.
Es así como se percibieron ciertas modificaciones en una cadena de pagos habituada a manejarse con plazos relativamente cortos y “efectivos”, en la cual han comenzado a ganar terreno el pago con cheques diferidos; situación a la cual fundamentalmente los distribuidores empiezan a prestarle especial atención.
Más allá de esto, con niveles de crecimiento estables, aunque quizás algo por debajo de los guarismos oficiales de inflación, el rubro aguarda a los próximos meses para definir su desempeño anual, con la llegada del “trabajo fuerte” de la primavera y el verano.
Claro que quedará por analizar también el impacto real que tendrá sobre el mercado (en su facturación y volúmenes, pero también en las actuales alianzas comerciales) el inicio de una competencia global, trasladada a nuestro país en los rubros de pulgas y garrapatas por medio de los productos Bravecto (MSD), NexGard (Merial) y Comfortis (Elanco)…

comments

Valoración: