fbpx
MOTIVAR – Descargá – Oct 21 – Main
Home2017octubre (Page 2)

El Gobierno Nacional, ha definido como uno de sus objetivos fundamentales la lucha contra el narcotráfico, donde los precursores químicos juegan un papel estratégico, ya que sin precursores químicos no hay elaboración de estupefacientes y, por lo tanto, no hay narcotráfico.

La Dirección del Registro Nacional de Precursores Químicos, lleva adelante diversas acciones, que se suman a las ya establecidas por la legislación, desde el Ministerio de Seguridad de la Nación, órgano de aplicación de la Ley 26.045.

Estas acciones están dirigidas fundamentalmente a difundir el alcance del control de los precursores químicos en la industria, las normativas vigentes en la materia y la concientización de los que operan con dichas sustancias, respecto a la observancia de las obligaciones que determina la ley, la que hoy incluye la tipificación penal por su incumplimiento. Además, cumplir con dicha obligación implica, también, involucrarse co-responsablemente en la lucha contra el narcotráfico. La contribución más eficaz en este terreno se logra actuando como un operador lícito debidamente registrado.

Las Leyes N° 23.737 y 26.045, junto con el Decreto N° 1095/96, modificado por sus similares N° 1161/00 y  N° 974/16, regulan el uso de las sustancias químicas controladas y el Órgano de aplicación de las mismas es el Ministerio de Seguridad de la Nación y se ejecuta a través de la Dirección del Registro Nacional de Precursores Químicos y la Dirección de Evaluación Técnica y Control de los Precursores Químicos.

A partir de la entrada en vigencia de la Ley  27.302 (Artículos 7° y 8°), modificatoria de la 23.737, el incumplimiento de las obligaciones establecidas en los artículos 3, 6, 7, 8  y concordantes  de la Ley 26.045 será  reprimido con penas de  prisión que oscilan entre los seis (6) meses y los  seis (6) años

En la página Web del Registro: www.renpre.gov.ar, se puede encontrar toda la información necesaria o, a través del teléfono gratuito 0800-666-7367 o el Correo Electrónico: consultas.rnpq@minseg.gob.ar, se pueden aclarar dudas.

Sitios oficiales con los textos de la normativa:

 

 

 

 

Boehringer Ingelheim, Grupo Proleche y La Serenísima anunciaron los ganadores del Premio Mamyzin a la Excelencia en Producción de Leche de Calidad 2017, en el día de campo que se llevó a cabo en la Cabaña San Isidro Labrador, en Escobar, Provincia de Buenos Aires.

En la categoría más de 5.000 litros de leche por día, el ganador fue Adeco Agropecuaria Tambo 1, de la Provincia de Santa Fe. Abraham Florentín, capataz de este tambo, indicó que “el desafío es todo el año, es un reto que tenemos como empresa y como equipo en ser constantes en el trabajo, en la rutina de cada día y en la excelencia”. Por otra parte, Campazú Tambo 2, de la Provincia de Buenos Aires, resultó triunfadora en la categoría menos de 5.000 litros de leche por día.

“Para nosotros es realmente un honor poder organizar los Premios Mamyzin, una iniciativa que surgió hace 18 años, que ha ido creciendo exponencialmente de 160 tambos inscriptos en el comienzo a más de 2100 actualmente. El Premio Mamyzin se ha vuelto una referencia en la que hoy participa 20% de todos los tambos en el país”, expresó Juan Manuel Nimo, Gerente Técnico y Marketing de Ganadería de Boehringer Ingelheim.

Asimismo, afirmó que felicita a los tambos finalistas y ganadores ya que, a pesar de la situación climática, el promedio de células somáticas, que es un indicador de la calidad de la leche, fue muy bueno. “Seguramente tuvieron que trabajar mucho más, con más dedicación, para obtener este resultado”, dijo Nimo.

“Desde Boehringer Ingelheim seguimos cumpliendo con el objetivo que nos planteamos de promover y estimular la producción de leche de óptima calidad en Argentina y reforzamos ese mensaje a través de esta iniciativa”, agregó.

En la Jornada Día de Campo, también participaron los expertos internacionales Dr. Juan Pablo Muriel, Director para América Latina de Select Sires, quien dio una ponencia sobre las novedades de la raza Jersey; y la Dra. Eva Mainau, de la Universidad Autónoma de Barcelona, quien expuso sobre el manejo del dolor para maximizar la producción de la vaca lechera.

Sobre Boehringer Ingelheim Animal Health
Como la segunda mayor empresa de salud animal en el mundo, Boehringer Ingelheim se ha comprometido a mejorar la salud animal. Con más de 10.000 funcionarios en todo el mundo, Boehringer Ingelheim Salud animal actúa en 99 países y sus productos se comercializan en más de 150 mercados. Para obtener más información sobre Boehringer Ingelheim Animal Health.

Editorial

En las próximas páginas, nuestros más de 5.500 lectores podrán disfrutar del trabajo realizado por todo el equipo de MOTIVAR.
Accederán a un completo informe sobre la situación actual de la ganadería bovina en Argentina; una detallada cobertura sobre todo lo ocurrido en el Simposio Internacional de Reproducción llevado adelante en Córdoba por el IRAC y las principales claves del acuerdo de vinculación tecnológica por medio del cual el INTA y Laboratorios Inmuner lanzaron la primera vacuna vectorizada argentina contra la enfermedad de gumboro.
No conformes con este despliegue, hacia fines de septiembre viajamos a Victoria, Entre Ríos, para asistir al III Simposio de Genox sobre Reproducción Porcina y generamos una serie de artículos en los cuales se destaca no solo el rol de la mecanización en la actividad láctea nacional, sino que también avanzamos en una entrevista con los responsables técnicos de llevar adelante la producción de leche de cabra en el Norte de nuestro país.
Hasta aquí, una apuesta muy completa y para todos los gustos.
Sin embargo, el verdadero foco de esta edición aniversario está puesto en difundir la actualidad del sector de laboratorios veterinarios que operan en Argentina.
Esta industria nos vio nacer, crecer y desarrollarnos.
Se trata de un rubro que apostó allá a lo lejos, promediando el año 2002, por darle sustento a un medio de comunicación independiente que pudiera aglutinar las visiones comunes y proponer un debate abierto y siempre bien intencionado sobre el cual buscar puntos de encuentro que favorezcan el desempeño colectivo.
Ninguno de los integrantes de este medio olvidará los primeros años, el esfuerzo y acompañamiento que las empresas nos propiciaron.
Señoras y señores, en este mes de octubre MOTIVAR cumple 15 años de presencia ininterrumpida en el rubro y no puede menos que focalizar sus esfuerzos en seguir generando el marco para que se compartan visiones y análisis en torno a una actualidad distinta a la de nuestros inicios, con nuevas fusiones entre empresas, una competencia cada vez más feroz por no perder mercado y el desafío obligado de crecer.
Párrafo aparte para los asesores veterinarios que han adoptado a MOTIVAR como un medio aliado a la hora de mostrar su disconformidad con la poca transparencia de la cadena comercial y que, independientemente del rubro en el cual se desempeñen, siempre nos han abierto las puertas para compartir sus éxitos y fracasos.
Para el recuerdo quedarán los cientos de productos que se han presentado al mercado desde estas páginas, las entrevistas a funcionarios nacionales que hoy ya no figuran en el mapa y los innumerables planes de fomento para que la productividad de las distintas especies se incremente, aún sin un éxito rotundo.
Fuimos abriendo el juego. Motorizados siempre por la vocación de comunicar y con la mente abierta para trasladarnos a otras plataformas que nos permitieran sumar nuevos adeptos. Hicimos mucho. Sabemos que falta. No lo duden, esto recién empieza…

Referentes de la industria veterinaria comparten hoy una misma preocupación: ¿cómo detener la batalla comercial que satura a la cadena y genera pérdida de rentabilidad?

LUCIANO ABA Y FACUNDO SONATTI
redaccion@motivar.com.ar

Frente a un año 2017 complejo por el impacto climático sobre las distintas producciones agropecuarias y el bajo consumo en términos generales, la industria de laboratorios veterinarios se reconfigura -una vez más- en nuestro país, apostando por la recuperación en el mediano plazo.
Con el objetivo de profundizar en el conocimiento de la situación actual y destacar las expectativas a futuro del sector, MOTIVAR entrevistó a un grupo de referentes, cuyas empresas participan en diferentes segmentos del mercado local.
En ese marco, Juan Roo (Laboratorio CDV); Sean Scally (Zoetis); Daniel Zuddio (MSD); Jorge Winokur (Vetanco); Alan Wauters (Calier); Fernando Doti (Ruminal), Juan Manuel Capece (Biochemiq) y Sebastián Chedufau (Brouwer), coincidieron en que la actividad acompaña un proceso económico donde los resultados no son los esperados, situación que entienden puede mejorar hacia fines de este año, pero sin desconocer los perjuicios generados en el negocio.
“La suma de inundaciones, baja adopción de tecnología, stock en el canal para 6 meses, guerra de precios y sobreoferta de productos han hecho que el mercado orientado a la ganadería retroceda lo que se había recuperado luego de la sequía de 2007/2009”, le explicó a MOTIVAR el gerente general del Laboratorio CDV, Juan Roo. Y agregó: “Los precios por debajo de 2016, con aumento de costos por encima de un 30%, afectan la rentabilidad del negocio”.
A su turno, el responsable de MSD Salud Animal, Daniel Zuddio, brindó algunos detalles adicionales: “La cadena de distribución se siente muy cómoda haciendo negocios en inflación. En estos ambientes maneja altos niveles de stock, transformando sus activos monetarios rápidamente en unidades aun si la demanda no se incrementa. Cuando la inflación se desacelera (como ocurrió en 2017), generalmente empieza a liquidar stocks y extender plazos de pago”, analizó el referente. Y completó: “Los laboratorios tienen comprometidos muy altos objetivos de crecimiento, lo cual ejerce una mayor presión sobre la venta con descuentos y plazos. Este combo genera que el negocio crezca por debajo de la inflación; incrementándose los días de cobranza y perdiendo rentabilidad”.
Frente a ello, Jorge Winokur (socio en Vetanco) fue contundente: “Los comunes denominadores del marketing actual son los del súpermercadismo: oferta, financiación y logística. La asistencia técnica, el apoyo al impacto productivo, y el ida y vuelta “laboratorio – veterinario”, a través de ensayos como agregado de valor e integración dejaron de motorizar las estrategias. La industria ha perdido la memoria sobre cómo terminan estos ciclos”.
A su turno y desde el Laboratorio Calier, Alan Wauters coincide con la “saturación” del mercado descripta, destacando una tendencia donde “precio y plazo quieren desplazar al valor del producto en todos sus aspectos”.
Misma visión es compartida por Fernando Doti (Ruminal), quien también hizo referencia a un mercado sobre ofertado que en su día a día no hace más que traccionar hacia la baja de precios.
“Muchos competidores ven esta variable como el único factor para mejorar la venta y eso es peligroso. Se genera un ciclo vicioso que los responsables del sector debemos detener”, aportó Juan Manuel Capece, titular de Biochemiq. Frente a esto, Sebastián Chedufau (Brouwer) llamó a no perder de vista que el combo mencionado “provocará desfasajes financieros, si no lo controlamos”.

Mejoran las expectativas
Independientemente del contexto propio de la actividad, las expectativas de las empresas de cara a 2018 siguen siendo positivas, tal como lo menciona Sean Scally, director regional para Latinoamérica Sur en Zoetis: “Todos los sectores tienen muy buenas perspectivas de crecimiento.
Específicamente en el campo de la ganadería tenemos una oportunidad única de ser más eficientes y rentables, mejorando la tasa actual de extracción actual (del 61%), utilizando los planes de sanitarios dirigidos por el médico veterinario”.
Más allá de esto y en referencia al mercado veterinario general, Zuddio vislumbra un crecimiento del orden del 15 al 18%. “El único segmento que percibimos con una tendencia positiva versus inflación es el de las mascotas, fundamentalmente en el rubro de los ectoparasiticidas”.
A su turno, Winokur adelantó una mayor diferenciación en la oferta.
“Un sector apuntará al volumen y reducción industrial de costos como herramienta de competencia. Estas líneas “McDonalds” ganarán participación bajando precios y rentabilidad; y reduciendo los montos disponibles para investigación, desarrollo, calidad y asistencia técnica”, explicó.
Y completó: “Por otro lado, un segmento alto, decreciente en participación pero más sofisticado, seguirá al lado de los productores de avanzada empujando a sectores de punta hacia la internacionalización”.
En definitiva, buena parte de los entrevistados en esta oportunidad por MOTIVAR coinciden en su visión de cara al futuro inmediato.
“Creemos que el mercado irá mejorando su poder de compra y, por lo tanto, crecerá la facturación en las diferentes sectores”, resumió Chedufau, en representación de un Brouwer que se encuentra hoy evaluando dos proyectos de inversión en el país.

Nuevas plantas, ampliaciones y filiales
Interesante fue también conocer las expectativas de las empresas a la hora de seguir invirtiendo localmente. “Estamos concluyendo dos grandes apuestas: la planta de aftosa con más de US$ 35 millones de inversión y el nuevo bioterio de peces, por más de US$ 1,5 millones.
Luego, el directorio nos ha pedido comenzar a diagramar un próximo proyecto para CDV, el cual sin dudas puede estar atado al desarrollo en otras especies”, adelantó Roo.
A su turno, Winokur dejó en claro que Vetanco realizará inversiones muy importantes durante el próximo 2018.
“Abriremos nuevas filiales en el exterior y pondremos en marcha, para toda América Latina, una tecnología de biológicos porcinos que licenciamos, y que esperamos acompañe comercialmente a Biotech Vac, nuestra actual plataforma de vacunas”.
También Calier seguirá invirtiendo en nuestro país, evaluando, tal como nos comentara Wauters, “nuevas acciones para afianzar y solidificar la filial local: cuando se den las condiciones adecuadas estas se llevarán a cabo”.
Por último y desde Biochemiq, Capece adelantó ampliaciones en su planta de elaboración de biológicos, a fin de cumplir con su plan de exportaciones y asociaciones con otros jugadores del mercado.

El mercado local de fusiones y adquisiciones, también conocido como M&A por sus siglas en inglés, vive un autentico momento de ebullición.

Según los datos que releva el estudio de Orlando Ferreres & Asociados, el monto acumulado de transacciones pasó de US$ 869 millones, en 2015, a US$ 3.109 millones, en el primer año de la gestión Cambiemos. Una serie de acontecimientos explican el salto, desde el levantamiento del cepo al Dólar hasta el regreso de la Argentina al mercado financiero internacional.
Entre los sectores más activos detrás de los grandes deals se cuentan la banca, la energía y los servicios públicos.
Sin embargo, el proceso no es ajeno para la industria de laboratorios veterinarios que protagonizó un par de transacciones, pero la pregunta que se hacen todos es, si se trata solo del comienzo.

Una mirada desde adentro
“Cada día se nota una mayor concentración del mercado de laboratorios veterinarios. Han sido varias las fusiones, donde se vieron involucradas empresas multinacionales”, señala Sebastián Chedufau desde el Laboratorio Brouwer en diálogo con MOTIVAR. Y agrega: “Esto llevará a un mercado más concentrado y con mayor poder de penetración de estos grupos con respecto de las medianas empresas. Tendremos que ser sumamente creativos para competir”.
Para Juan Roo, gerente general del Laboratorio CDV, esto responde a una dinámica de las empresas. “Los mercados cambian y en Argentina esto aún es más dinámico, por lo que muchas compañías deciden salir del negocio o por el contrario, profundizar su inversión”, sostiene.
“La tendencia ocurre en todos los sectores, inclusive a nivel de nuestros clientes. Lo importante es lograr que estas adquisiciones brinden una mejor oportunidad a los colegas de ambas compañías y que brinden un mayor valor agregado a los clientes finales, sean productores, veterinarios o dueños de mascotas”, reflexiona el director regional Latinoamérica Sur de Zoetis, Sean Scally.
La mirada del empresario Juan Manuel Capece, titular de Biochemiq, es más macro. “Lo que sucede en Argentina es una consecuencia de las decisiones a nivel global, muchos de estos cambios generan movimientos en el canal comercial que si uno está atento pueden ser aprovechados a favor”, asegura.
Daniel Zuddio, gerente general de MSD, ensaya otra razón posible y tiene que ver con que este proceso se debe a que las compañías multinacionales buscan hoy desarrollar estrategias orientadas a comprar market share.
“Lo veo como un desafío importante para las compañías medianas nacionales.
Creo que esto continuará en los próximos años, pero probablemente se focalizara por segmento”, explica Zuddio. “Nosotros esperamos que estas fusiones contribuyan a estandarizar una producción de alta calidad”, acota Roo, en la misma línea.
Para Fernando Doti, director técnico y gerente de Ruminal, el aumento de las exigencias en la elaboración y controles de productos y las elevadas barreras de aprobación y mantenimiento de los mismos en el registro del Senasa, en nada contribuyen a la subsistencia de la industria tal como se la conoció en los últimos 20 años.
“En poco tiempo los laboratorios argentinos perderán gran parte de las exportaciones a países latinoamericanos, por determinadas exigencias”, vaticina. Y concluye: “Avizoro futuras fusiones o compras de empresas locales entre sí hasta una reducción de más de la mitad de los laboratorios existentes en la actualidad. Para una gran mayoría de empresas del sector vivir sin exportar les será imposible”.
“De todas maneras, es prematuro para hablar de procesos o tendencias, a partir de la observación de un par de casos. Hay un laboratorio argentino que abrió una planta en China y, cualitativamente, eso es mucho más relevante en monto y significado”, rompe lanzas Jorge Winokur, socio de Vetanco, aportando otra mirada a un proceso que parece apenas haber comenzado.

El INTA y Laboratorios Inmuner presentaron R-VAC INMUNER IBD, primer producto biotecnológico nacional para prevenir una afección altamente contagiosa que provoca pérdidas en pollos de engorde y ponedoras.

DE LA REDACCION DE MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Otra interacción inteligente entre actores públicos y privados dio sus frutos: el INTA y Laboratorios Inmuner presentaron R-VAC INMUNER IBD, primer producto biotecnológico nacional para prevenir la enfermedad de gumboro, una afección altamente contagiosa que provoca pérdidas en pollos de engorde y ponedoras.

CARACTERISTICAS CENTRALES DE R – VAC INMUNER IBD

Tal como destacaron los especialistas del INTA, esta nueva vacuna carece de replicación viral en pollos, elimina la posibilidad de diseminación del vector en los animales vacunados, así como la dispersión por contacto hacia otros animales y hacia el ambiente en general.
“Su seguridad quedó demostrada en los ensayos clínicos veterinarios realizados, donde, en las pruebas de concepto en pollos, se logró una alta eficacia contra el virus que afecta a las aves jóvenes”, destacó Gabriela Calamante. Y agregó: “Se trabajó en una plataforma de vectores virales basados en el virus canarypox que utilizamos para la enfermedad infecciosa de bursa”.
La vacuna R-VAC INMUNER IBD confiere protección luego de la aplicación de una única dosis al día de edad de las aves, a través de prácticas de inmunización masiva que se utilizan en la industria avícola. Además, desde el INTA destacaron que, al ser vectorizada por virus canarypox, evita la atrofia de la bolsa de Fabricio que causan las vacunas convencionales basadas en cepas vivas del virus de la enfermedad infecciosa de la bursa (IBDV). Este aspecto constituye un verdadero logro científico frente a este problema relevante en pollos de engorde y ponedoras.
Entre otras características, la inmunidad materna en pollitos BB de engorde no interfiere con la eficacia de la vacuna vectorizada por canarypox, el cual induce una muy baja respuesta inmune anti-vector.

El lanzamiento tuvo lugar en la sede del Ministerio de Agroindustria de la Nación y contó con la participación del propio ministro Ricardo Buryaile, el presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Amadeo Nicora, y el subsecretario de Políticas de la Secretaría de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Jorge Aguado.
Vale recordar que fue en 1997 cuando el INTA inició las primeras investigaciones, culminando actualmente un proceso por medio del cual se ha logrado desarrollar la primera vacuna vectorizada obtenida en Argentina para mitigar el impacto de una enfermedad endémica en nuestro país.
“Se trata de un producto innovador, efectivo y eficaz que viene a contribuir con el concepto de aves protegidas”, destacó Raúl Novella, titular de Laboratorios Inmuner, empresa con 40 años de experiencia, dedicada al desarrollo y producción de biológicos elaborados con distintas cepas y combinaciones de antígenos destinados a la prevención de enfermedades en la avicultura.
“Es un avance para la industria avícola en su conjunto, la cual sin dudas nos permitirá sustituir importaciones en un mercado nacional que produce cerca de 725 millones de aves para faena al año”, completó Raquel Novella, codirectora técnica del laboratorio radicado en Concepción del Uruguay, Entre Ríos, donde genera empleo para más de 35 personas.
Interesante fue también escuchar las palabras de Gabriela Calamante, investigadora del Instituto de Biotecnología del INTA Castelar, quien estuvo a cargo de la plataforma biotecnológica que permitió contar con el vector recombinante: “Esta vacuna vectorizada por virus canarypox carece de replicación viral en pollos, elimina la posibilidad de diseminación del vector en los animales vacunados, así como también la dispersión por contacto hacia otros animales y el ambiente en general”, sostuvo la profesional. Y agregó: “La tecnología surge de la búsqueda de nuevas vacunas seguras y efectivas, obtenidas mediante técnicas de ingeniería genética, que ayuden a prevenir la enfermedad.

Un aporte a la industria nacional
R-VAC INMUNER IBD es una solución biológica que induce inmunidad para la prevención de la infección del virus altamente contagioso e inmunosupresor en pollos jóvenes. El primer lote control de 500.000 vacunas aprobadas por el Senasa, que se presenta en ampollas de 2.000 y 4.000 dosis y se entregan congeladas en termos con nitrógeno líquido, será comercializado por Laboratorios Inmuner y representará el cobro de regalías para el INTA.
Vale decir que el laboratorio nacional proyecta ventas por 10 millones de dosis, ya que en la actualidad los establecimientos avícolas sostienen sistemas de vacunación intensiva contra IBDV. La inmunización frente a esta enfermedad es una práctica habitual, lo cual en los últimos años motivó la importación de millones de dosis de vacunas.

Las repercusiones
Durante el lanzamiento, fue el presidente del INTA, Amadeo Nicora, quien destacó el trabajo realizado por los profesionales involucrados: “Hace 20 años, los investigadores de esta institución del Estado comenzaron a pensar en un desarrollo científico que, gracias a una alianza público privada, se convirtió en innovación”, explicó el funcionario. Y agregó: “Tenemos el deber ético ineludible de generar las instancias necesarias para beneficiar a la sociedad a partir de alianzas como la que concretamos con Inmuner”.
A su turno, Ricardo Buryaile subrayó la importancia de la tecnología dirigida a un sector que ha crecido considerablemente en los últimos 15 años, con más de US$ 300 millones en exportaciones y que genera cerca de 50 mil puestos de trabajo directos y otros 50 mil de manera indirecta. “La mejor exportación que podemos hacer es de tecnología y conocimiento”, concluyó el ministro de Agroindustria.
“Al medir la inversión local en investigación y desarrollo encontramos tres grandes sectores: organismos de ciencia y técnica, universidades y empresas. Los primeros representan la mitad de esa cifra y a su vez, entre ellas el INTA se queda con alrededor de un 15%. Es decir, un 8% de la inversión total en I+D de la Argentina se origina en este Instituto, solo superado por Conicet y CONEA, por lo cual no resulta sorpresivo que se den este tipo de presentaciones, en este caso, de la mano de una empresa nacional”, aseguró Aguado en su presentación.
“En los países con menor grado de desarrollo el rol del Estado en el desarrollo de I+D es fundamental y de hecho, a partir de un relevamiento que hicimos en 2015, las empresas solo explican el 21%. El subsector de la industria farmacéutica, es el más importante, ya representa un 22% del total y esto también explica las razones de este desarrollo”, agregó el representante del MinCyT.

De esta manera, la firma norteamericana amplía su presencia en el sector avícola local y reafirma sus expectativas de crecimiento en las líneas de productos orientados a la ganadería.

A través de un comunicado oficial, el pasado 11 de septiembre la norteamericana Phibro Animal Health Corporation anunció la adquisición de Biotay, empresa argentina con más de 30 años de trayectoria en la provisión de insumos para el mercado pecuario argentino.
“Esta adquisición ayudará a expandir nuestra presencia global. La industria argentina es clave para aprovechar nuestro crecimiento en Sudamérica, a través de una cartera más integral de productos”, sostuvo el director de Operaciones de Phibro, Larry Miller, mientras destacaba la complementariedad de las tecnologías que ambas compañías ofrecen en la actualidad.
Vale decir que Phibro es un desarrollador global diversificado, fabricante y comercializador de una amplia gama de productos de salud animal y nutrición mineral para su uso en la producción de aves de corral, cerdos, ganadería, lechería y acuicultura. La multinacional reportó ventas netas por US$ 764 millones para su año fiscal terminado el 30 de junio de este 2017.
“La fuerza de ventas y los servicios técnicos, sumados a la fabricación local de Biotay ayudarán a Phibro a llegar a nuevos clientes, particularmente en un segmento clave y creciente de la industria de salud animal en América del Sur, como la ganadería”, resaltó también Miller. Y completó: “Podremos satisfacer mejor las necesidades de nuestros clientes en esta región estratégica”.

En primera persona
Comprendiendo la importancia de la noticia para el sector industrial veterinario en su conjunto, MOTIVAR entrevistó a Juan Carlos Repetto (socio fundador de Biotay) y Germán García (Phibro Argentina).
En este encuentro, pudimos conocer algunos datos centrales de una operación por medio de la cual la multinacional adquirió el 100% de las acciones de Biotay en Argentina, incluyendo lógicamente todos sus activos.
“Estamos entusiasmados y esperamos aprovechar las fortalezas de ambas organizaciones para atender mejor a nuestros clientes”, nos explicó Repetto, director general de Biotay en referencia al acuerdo. Y agregó: “La experiencia probada de Phibro y las plataformas innovadoras adquiridas proporcionarán recursos estratégicos para maximizar las capacidades de servicio al cliente, contribuyendo a eficientizar la salud animal, productividad y calidad nutricional, a la vez de mejorar las condiciones de bienestar”.
Por su parte, García destacó la participación que Phibro ya tiene en el segmento avícola nacional, sobre la cual se pretende apalancar las tecnologías y servicios para la ganadería, así como una mayor expansión internacional.
“Es importante tener presente que nuestra empresa ha comprado otras compañías locales durante el último tiempo, en distintas partes del mundo, las cuales se fueron reconvirtiendo en empresas globales, ofreciendo sus tecnologías en aquellos lugares donde Phibro tiene operaciones. Es nuestro objetivo mirar también más allá de la Argentina”.

Las novedades
Si bien los términos financieros de la transacción no fueron revelados, durante el diálogo con nuestros entrevistados pudimos conocer algunos detalles respecto del futuro inmediato de la empresa en el país.
Por ejemplo, que la estructura local estará confirmada por 75 personas, con la posibilidad real de incrementarse en el corto plazo.
En ese marco, se informó que Juan Carlos Repetto será el director general de la firma, mientras que German García se hará cargo del área administrativa y financiera, reportando directamente a la casa matriz en Estados Unidos.
En cuanto a su estructura, la empresa sumará una unidad específica Avícola, a cargo de Pablo Sansalone (anterior gerente técnico de Phibro), mientras que el gerente comercial continuará siendo Francisco García Mata.
Otro dato clave tiene que ver con que los productos adquiridos seguirán comercializándose bajo la marca de Biotay, con el objetivo de preservar el nombre y prestigio que la empresa nacional ha sabido construir en sus más de 30 años de trayectoria.
¿Qué ocurrirá con las terceras compañías cuyas tecnologías Biotay representa actualmente y que generan el 40% de sus negocios? Según los empresarios, las mismas seguirán activas en base a su complementariedad con los objetivos de la firma multinacional de cara al corto y mediano plazo.
Más allá de esto, la apuesta es también sumar nuevos lanzamientos especialmente orientados al sector ganadero.
“En otras latitudes del planeta, Phibro ya ha puesto a disposición del mercado alternativas frente a las cada vez mayores limitantes que tiene el uso de antibióticos en la producción pecuaria, situación que tarde o temprano también avanzará en Argentina”, le adelantó García a MOTIVAR. Y completó: “Un producto clave para la compañía en la región es la Virginiamicina, para cuya mayor difusión y expansión será clave contar con una estructura amplia y profesional, tal como la que la empresa tiene en Brasil y Australia, por ejemplo”. Frente a este desafío, Repetto fue contundente: “Sin dudas que para poder avanzar con la difusión de estas tecnologías es necesaria una masa de facturación constante que permita solventar la inversión en una estructura de alcance nacional, cada vez más capacitada y con un apoyo técnico especializado en todos los sectores”.

En perspectiva
Tras las negociaciones que se llevaron adelante durante más de un año, nuestros entrevistados analizaron el proceso de compra y venta de laboratorios que se vive actualmente en nuestro país.
“Como argentinos nos queda el desafío de mostrar todo lo que tenemos para ofrecer en materia de ciencia y tecnología, aprovechando mejor las posibilidades concretas que existen de vinculación con organismos públicos de referencia internacional”, sostuvo Repetto. Además, el empresario se planteó una serie de desafíos de cara a los primeros pasos de la puesta en marcha de la nueva compañía: “El mercado va hacia donde se encuentra la innovación orientada a ofrecer soluciones reales para los desafíos diarios que las distintas producciones animales plantean. Daremos un mayor soporte a nuestro personal, apuntando a incrementar nuestros negocios y brindar cada vez un mejor servicio a nuestros clientes”.
A su turno, García aseguró que la ganadería argentina tiene mucho por crecer, siendo este uno de los principales motivos por los que la empresa global avanzó en la compra de Biotay.
“Teníamos dos alternativas posibles, esperar años hasta que nuestro desempeño nos permitiera crecer en estructura, o dar un salto como el que dimos, de la mano de la experiencia y trayectoria de un aliado local que nos permita forjar una plataforma para las nuevas tecnologías que incorporaremos”, aseguró el profesional. Y concluyó: “Sin dudas que Argentina se está volviendo un país cada vez más atractivo, razón por la cual entiendo que otras compañías van a imitar este proceso, con el objetivo de expandirse y aprovechar las fuertes posibilidades que el país tiene en materia de producción y exportación de alimentos”.

 

La compañía argentina se nutrió de disertantes internacionales para convocar a 250 profesionales y productores que se dieron cita en una doble jornada, en el hotel y casino de la ciudad de Victoria.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar
@facusonatti

EL VALOR DE LAS ALIANZAS LOCALES E INTERNACIONALES

“Genox va creciendo porque la oferta tecnología avanza. Crecemos tanto con nuestros clientes como la incorporación de algunos nuevos”, sostiene Luis Guerra, presidente de Genox.
“Todos ellos confían en nuestro sistema de trabajo basado tanto en la calidad del producto, como en la asistencia técnica a campo. Creemos que el cliente y su personal deben ser capacitados permanentemente”, refuerza su postura.
En ese sentido, el empresario destaca la necesidad de seguir avanzando en alianzas estratégicas ligadas con la investigación y desarrollo, situación que la empresa fomenta hace años.
“Por un lado, tenemos un acuerdo con una compañía italiana llamada Medi-Nova, desde hace 15 años, donde también nos sumamos a la investigación que hace la Universidad Di Parma, en Italia, acercándonos a los últimos avances a nivel mundial”, explica Guerra. Y agrega: “También trabajamos con la Universidad de Zaragoza, de la mano de Magapor”.
“La tecnología avanza y nos unimos para tener más fuerza y ser competitivos con un producto moderno, actual y a la altura de los últimos avances tecnológicos. A modo de ejemplo, Argentina no exige que un diluyente no tenga antibióticos y nosotros ya ofrecemos diluyentes abalados por la normativa europea, adelantándonos al futuro”, concluye Luis Guerra.

Las industrias que mueven pasiones no abundan. Sin embargo, el segmento formado por productores y proveedores de la actividad porcina nacional debe ser una de las que mejor expresa ese sentimiento.
Siempre convocante, hacia fines de septiembre, Genox concretó la tercera edición de su Simposio Internacional de Reproducción Porcina en la ciudad de Victoria, Entre Ríos. Más de 250 personas participaron de la cita que tuvo lugar en el Hotel y Casino de esa localidad a lo largo de dos días.

El Simposio contó con la palabra de disertantes internacionales, como Manuel Toledo, director técnico de JISAP, con 140.000 madres en producción (Gestión de la granja e Introducción de madres al plantel); Tim Safranski, profesor y especialista en reproducción de la Universidad de Missouri (Puntos críticos en la inseminación artificial); Joaquín Miguel, del equipo técnico de Magapor (Planes de seguimiento y control de la dosis seminales); Diana Ángel, miembro responsable de investigación del departamento I+D+I de Medi-Nova en la Universidad Di Parma (Fertilidad del macho); y María Ángeles Rial, fundadora de Semen Cardona.
A su vez, el argentino Claudio Zuchovicki, gerente de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, aportó su visión económica y financiera sobre el presente y futuro de la Argentina y el mundo.

Un sentimiento del deber
“Este encuentro se realiza cada dos años con el firme objetivo de mantener actualizados a nuestros clientes”, afirma el presidente de Genox, Luis Guerra.
Y sigue: “Es una devolución de gentilezas, ya que son ellos los que nos ponen en este lugar. La intención es seguir avanzando en este sentido, acompañando el crecimiento del sector”.
Los más de 250 asistentes, entre productores y profesionales veterinarios, tuvieron una particularidad: entre ellos sumaban responsabilidades sobre 165.000 madres.
“Sobre un total de 400.000 cerdas en el país, de las cuales 300.000 están 100% automatizadas, el monto reunido en el Simposio representa cerca de un 50% de las existencias nacionales. Esto nos llena de orgullo, pero también representa una gran responsabilidad”, reflexiona Guerra.

“Estas acciones nos dan ganas de seguir trabajando en la búsqueda de que los productores sean cada vez más eficientes”.
A su turno, Maximiliano Prinsi, director técnico de Genox, sostuvo que: “Nuestros clientes son el termómetro que tenemos en las granjas, por eso todas estas charlas son importantes, ya que esperamos que puedan trasladar el conocimiento a sus establecimientos”.

Un nuevo equilibrio
Para Prinsi, la reproducción porcina es el foco de la compañía con la oferta de diluyentes, catetes y envases, como sus principales propuestas.
“A su vez, en los últimos años se añadieron nuevos productos, como ecógrafos, detectores de preñez, polvos secante para lechones, desinfectantes, desengrasantes, y algunos crotales para cerdos, todos con una respuesta positiva entre los asistentes a este Simposio”, agrega Prinsi.
“Hoy consumimos carne de cerdo fresca, algo que ocurre desde hace no más de 10 años. La cultura del consumo es algo que llegó para quedarse; hay margen para crecer. También hay importaciones que a veces deterioran el negocio, pero al no ser autosuficientes, aún resultan una necesidad en algunos cortes”, analiza Guerra.

Y sigue: “Este año fue mejor que el pasado, con una estabilización del mercado. Lo importante es el terreno ganado, donde la carne fresca tiene fuerte presencia y es algo donde el productor tiene más poder de manejo. Se han abierto muchas carnicerías abocadas al sector, permitiendo estabilizar el negocio con la venta directa o vía redes”.
De cara al próximo año, Prinsi adelanta que el foco estará puesto fundamentalmente en la tecnificación del laboratorio en la Argentina, con un sistema automático de envasado.
“Buscaremos mayor tecnificación y ganar eficiencia en la logística”, completó.
Pensando en los productores, el presidente de Genox afirma que tiene margen de crecimiento.

“No nos cansamos de aplicar nuevas tecnologías en las granjas y, si bien no hay tantos nuevos proyectos, existen granjas de más de 500 madres, que crecieron desde las 50 iniciales hace pocos años. Sabemos que la política actual alienta las importaciones de distintos destinos, entonces a el mensaje debe ser claro y concreto: los productores deben aprovechen la tecnología que está ya disponible en el país para poder competir. De hecho, muchos de ellos ya están invirtiendo para ganar volumen y tener más posibilidades de afrontar períodos de crisis en el futuro cercano”.

MIRA LA COBERTURA EN MOTIVAR TV






El Laboratorio Grefmayer recertificó las normas BPFPV del Senasa en su planta exclusivamente dedicada a la producción de ectoparasiticidas externos. Sus directivos destacan nuevas inversiones.

Atrás quedaron las expectativas iniciales del ambicioso proyecto que en 2011 pusieron en marcha un grupo de jóvenes emprendedores en el Parque Industrial de Tres Arroyos, Buenos Aires. Hoy Grefmayer es una realidad, posicionándose en el mercado como proveedor estratégico del servicio de elaboración de ectoparasiticidas externos, exclusivamente para terceros.
En este sentido y tras haber logrado la certificación oficial por parte del Senasa en 2015, durante el pasado mes de junio Grefmayer recertificó por otros tres años las Buenas Prácticas de Manufactura en Productos Veterinarios (BPFPV) luego de aprobar satisfactoriamente las auditorías realizadas por el Senasa.
“Somos una empresa joven que asumió el compromiso y la responsabilidad de brindar productos de calidad, elaborados bajo estrictas normas, procesos de producción y control para que el cliente logre los mejores resultados”, le explicó a MOTIVAR la gerenta del laboratorio, Lic. Valeria Ploder.
“Actualmente contamos con una planta de producción de 600 metros cuadrados, brindando servicio de tercerismo a 20 laboratorios del rubro veterinario (nacionales y multinacionales) elaborando más de 30 productos, como ectoparasiticidas líquidos generales; pipetas contra pulgas y garrapatas; insecticidas; garrapaticidas; repelentes de insectos (ambientales y Pour on); gotas óticas y curabicheras (pasta y líquido), entre otros”, completó el MV. Leonardo Rodriguez, director técnico de la empresa.
Vale decir que entre sus servicios, Grefmayer también ofrece desarrollo galénico; ensayos piloto y Scaling up.
“El objetivo es brindar la seriedad y respaldo que los clientes necesitan, ofreciendo soluciones en cada etapa del proceso de elaboración”, agregó Ploder.
A su vez, la responsable de la firma destacó la provisión de envases exclusivos; el acondicionamiento primario y secundario, el servicio de logística propio y el depósito de producto terminado con que cuenta Grefmayer.
“También disponemos de un sistema virtual de control de stock. A través de nuestra página web: www.grefmayer.com.ar, se puede realizar el seguimiento de las modificaciones en el stock, de materia prima, envases, producto terminado y todo insumo que el cliente tenga en nuestro depósito”, completó.
“Entendemos que haber recertificado la norma en nuestra planta es un hecho destacado no solo para nosotros como empresa, sino también para el conjunto de la industria, que cuenta con un proveedor de calidad y exclusivamente ligado al rubro veterinario para elaborar únicamente productos ectoparasiticidas en sus instalaciones”.

Ampliaciones y nuevos desafíos
Ya en el año 2014 y en base al incremento en su cartera de clientes, el laboratorio concretó una primera etapa de ampliación de la planta: con dos nuevas áreas de fraccionamiento y acondicionamiento, junto con la ampliación del depósito general.
“Actualmente hemos también invertido en nuevas oficinas administrativas, recepción, salas de reuniones y una locación para el Dirección Técnica”, explicó Ploder.
Y agregó: “Culminada esta instancia, pondremos en marcha la ampliación (en más de 500 metros cuadrados) de nuestro depósito de producto terminado para luego seguir creciendo también en la capacidad de nuestras instalaciones productivas”.
Por su parte y en diálogo con MOTIVAR, Rodríguez también destacó la incorporación de tecnologías orientadas a automatizar determinadas cuestiones vinculadas con el acondicionamiento de los productos.
“A esto se suma el desarrollo de nuevos envases monodosis, los cuales son provistos por nosotros para facilitar el proceso a nuestros clientes: en un solo proveedor resuelven varias etapas”, aseguró el profesional. Y completó: “Dar un servicio integral, serio y de calidad certificada permite acercarnos al canal veterinario con soluciones innovadoras y eficientes a los problemas de salud y cuidado animal”.
Más allá de esto, las autoridades de Grefmayer destacaron la intención de ¿por qué no? internacionalizar sus servicios, ofreciéndolos inclusive a terceras compañías que no operan, ni comercializarán en Argentina.
“Entre nuestros nuevos proyectos se encuentra la posibilidad de elaborar en nuestra planta para abastecer de manera exclusiva otros mercados. Somos competitivos, cumplimos con las normativas actuales y estamos dispuestos a seguir invirtiendo en la consolidación de nuestros negocios”, le explicó Rodríguez a MOTIVAR.
“Desde siempre estamos atentos a escuchar las opiniones y sugerencias de nuestros clientes, situación que nos ha permitido responder en tiempo y forma a los desafíos que se han ido planteando. Sin dudas que el hecho de cumplir y recertificar las normas BPFPV apalanca nuestras expectativas y nos posiciona tanto local, como internacionalmente”, concluyeron los directivos de Grefmayer.

La compañía multinacional celebró junto con representantes de distintos sectores del mercado veterinario una fecha destacada.

Cada 11 de septiembre se celebra el Día del Cliente, con el objetivo de que las empresas generen acciones específicas por medio de las cuales aquellas personas o empresas que adquieren sus productos y servicios puedan sentirse reconocidos y satisfechos con el servicio o producto que reciben habitualmente.
Se trata de un día clave para explicar el valor y la importancia que poseen estas personas dentro de la sociedad, brindando una idea clara a los empleados de cualquier compañía o establecimiento sobre el fuerte impacto que puede tener un trabajo bien hecho en el cliente, ya que con esto se puede obtener una mayor satisfacción y gratitud de parte del mismo.
Entendiendo la importancia de esta fecha, Boehringer Ingelheim Animal Health Argentina concretó su propio festejo, del cual participaron referentes de los distintos segmentos y especies animales, los cuales compartieron una jornada completa junto con el personal de la firma multinacional.

Repercusiones
“Es parte del objetivo de la nueva Boehringer Ingelheim ser una empresa centrada en el cliente”, explicó Oscar González, responsable de la operación local de Boehringer Ingelheim, empresa que desde hace ya 9 meses incorporó a su portfolio toda la gama de productos anteriormente comercializados por Merial a nivel global. Y agregó: “Claro que esto no es todo, ya que en este recorrido hemos también puesto en marcha reuniones específicas entre nuestros representantes con los clientes, invitando a estos últimos también a participar de muchas de las reuniones internas de marketing que llevamos adelante en la compañía. Son acciones sencillas y muy enfocadas”.

ACERCA DE BOEHRINGER INGELHEIM

Boehringer Ingelheim es una de las 20 principales empresas farmacéuticas del mundo. Con sede en Ingelheim, Alemania, Boehringer Ingelheim opera actualmente con un total de aproximadamente 50.000 empleados en todo o mundo. El enfoque de la empresa familiar, fundada en 1885, es en investigación, desarrollo, fabricación y comercialización de nuevos medicamentos de alto valor terapéutico para la medicina humana y veterinaria.
En el año 2015, Boehringer Ingelheim alcanzó ventas netas de aproximadamente 14,8 mil millones de euros. Los gastos de I&D corresponden al 20,3% de las ventas netas.
Para obtener más información, visite www.boehringer-ingelheim.com.

Más allá de esto, Oscar González dejó en claro que el cliente de Boehringer Ingelheim es el veterinario y el dueño de los animales, mientras que quienes integran el resto de la cadena comercial son socios estratégicos del negocio.
“Obviamente que los socios estratégicos son centrales en nuestra estrategia y no nos referimos solo aquellos que integran la cadena de comercialización sino también a empresas que comparten nuestra visión en lo que es el la conciencia y el desarrollo de un cada vez mayor Bienestar”, comentó.
Y reforzó: “Hoy ya no hablamos de Bienestar Animal, sino que hemos dado un paso más. Al igual que como con el lema global de Una Salud, hoy queremos posicionar el concepto de un solo Bienestar, que incluya a las personas junto con los animales”.
Como se dijo, de la reunión llevada adelante en las oficinas de Boehringer Ingelheim ubicadas en el Gran Buenos Aires participaron referentes veterinarios, miembros de la cadena comercial (distribuidores) y demás clientes de la compañía.
El encuentro constó de un cocktail de bienvenida, un almuerzo y contó con la participación de una serie de disertantes.

ACERCA DE BOEHRINGER INGELHEIM ANIMAL HEALTH

El 1 de enero de 2017, Merial pasó a formar parte del grupo Boehringer Ingelheim. Como la segunda mayor empresa de salud animal a nivel mundial Boehringer Ingelheim está comprometida en mejorar la industria de salud animal. Con más de 10.000 empleados en todo el mundo, Boehringer Ingelheim Animal Health tiene productos disponibles en más de 150 mercados y una presencia global en 99 países.

En primer lugar, Maximiliano Gutierrez, General Manager & Human Pharma Head Argentina, Uruguay & Paraguay repasó los principales hitos de la empresa, su foco y objetivos, para también compartir con los asistentes datos concretos sobre la empresa familiar, cuya casa matriz se encuentra radicada en Alemania. “Tenemos más de 20 sitios de I+D en todo el mundo; más de 1.200 científicos y personas de apoyo y 19 sitios industriales en 11 países”, aseguró Gutiérrez.
A su turno, la Lic. María Belén Povedano, de la consultora Acros Training, llevó adelante una completa presentación sobre las distintas Generaciones y sus principales características tanto en lo personal, como en lo laboral.

Una unidad de negocios que avanza
Destacando la importancia de compartir el encuentro tanto con referentes del rubro, como con una nueva generación de profesionales y empresarios que se suma al sector, Oscar González también hizo uso de la palabra, destacando que conceptos como la prevención, la innovación y el enfoque en los clientes “son claves en el posicionamiento en Salud Animal de una empresa familiar como lo es Boehringer Ingelheim”.
En ese sentido, completó: “Estos son valores que van más allá de la parte estrictamente comercial”.
“Nos apasiona la salud animal y conocemos la importancia crítica de satisfacer las necesidades de salud animal a nivel global, enfocados principalmente en la prevención. Sabemos que cuando los animales están sanos, los humanos están más saludables también”, reforzó el anfitrión. Luego, dejó en claro que el objetivo de la empresa es mejorar la salud animal “de hoy y del futuro”, para lo cual se emplearán las nuevas tecnologías y la ciencia para monitorear en tiempo real y así lograr la detección más temprana de las enfermedades.
“Asimismo, vamos a desarrollar más terapias dirigidas tanto a animales de compañía, como de producción. Juntos podemos brindar planes sanitarios exhaustivos y a medida para el cuidado de la salud animal”, completó.

Más datos
Organizada en dos unidades de negocio estratégicas, Boehringer Ingelheim Animal Health ofrece un portafolio de productos amplio e innovador, y servicios para la prevención de las enfermedades y la mejora de la salud y de la productividad de los animales en todo el mundo.
En ese marco y luego de la adquisición de Merial, la empresa multinacional se posiciona como número 1 del mercado global en el segmento de animales de compañía, así como también en equinos, cerdos y salud pública veterinaria.
A su vez, la firma ocupa el podio global también en el área de la avicultura y un lugar destacado en el mercado internacional de productos y servicios orientados a los rumiantes, siendo líder mundial en parasiticidas y biológicos.

La intensificación de los sistemas incrementa la carga de la maquinaria en la estructura de costos. ¿Cuándo se torna conveniente su implementación?

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar
@facusonatti

Los tambos argentinos tienen en el centro de la escena a su productora estrella, la vaca. Sin embargo, también cuentan con un paquete de herramientas que se repite homogéneamente en todo el país y que muchas veces no recibe demasiada atención.
El staff se compone, como mínimo, de un tractor, un mixer, la desmalezadora, un pinche para los rollos y rastras.
Y a medida que se intensifica la producción, la escala pasa a jugar un papel fundamental para determinar cuándo el sistema demanda una mirada más precisa sobre la incidencia de esos equipos en la estructura de costos y la productividad.
A pesar que en el país no existen estudios sobre el real alcance que tienen los implementos agrícolas sobre los niveles de producción lechera, algunas reflexiones permiten determinar que, ante el crecimiento de la escala, la incorporación de equipos con mayor tecnología y un uso apropiado de los mismos, garantiza mejoras en el rendimiento de todo el sistema.

Un caso en números
El Ing. Agr. Pablo Cattani, asesor privado, abre el debate con un trabajo que realizó de la mano del INTA a fin de justificar la incorporación de un equipo para producir rollos y prescindir así del contratista en cuestión.
“Un productor lechero debe despachar 1.700 rollos por año para equiparar los costos que le insume un contratista que realice la misma tarea”, asegura Cattani. Y explica: “Esto, teniendo en cuenta que se amortiza un tractor en 10 años; una rotoenfardadora en seis; y una segadora-acondicionadora en cinco; contemplando tanto un valor residual del 40% sobre los equipos, como todos los costos asociados, desde los intereses hasta el combustible y la mano de obra”.
En otras palabras, con esa escala de trabajo, para el productor pasa a ser “negocio” incorporar esos equipos (cortadora y acondicionador) y para el asesor, se añaden dos grandes ventajas: control sobre los tiempos de uso y mayor productividad. “En este último punto, lo que se coseche por menor respiración tendrá mayor cantidad de nutrientes y, por ende, también se observarán mejoras en producción de carne o leche. Entonces, el excedente de energía que genera un correcto uso de estas herramientas, reduce el retorno sobre el capital invertido en una cortadora-acondicionadora a tan solo un año y medio”, garantiza Cattani.
“A partir de las recurrentes crisis de precios y los contratiempos climáticos, en muchos casos estas herramientas ya presentan un nivel de antigüedad y obsolescencia técnica”, señala Miguel Taverna, del INTA Rafaela y asegura que, “existe una tendencia creciente en contratar los trabajos de siembra, aplicaciones y confección de reservas (especialmente silo). Empresas y/o cooperativas conformadas por los mismos productores, disponen de equipos de alta capacidad operativa y tecnología avanzada, brindando servicios especializados”.

Un jugador de primera
En Carlos Pellegrini, Santa Fe, existe una compañía familiar que produce más de 45.000 litros de leche con 1.200 vacas en ordeño sobre un sistema de 1.600 hectáreas, que hace de la maximización de la productividad su leitmotiv. El Grupo Chiavassa desarrolló este establecimiento productivo en franca expansión con una flota completa de maquinaria que juega un papel cada vez más preponderante. Para Cristian Chiavassa, director de la compañía, mientras que un sistema lechero factura más de $ 160.000 por hectárea, la misma superficie en soja o maíz no supera los $ 25.000. “Es por eso que en nuestra actividad la maquinaria entra a jugar un papel muy importante para alcanzar ese valor agregado”.
Chiavassa tiene seis tractores, dos manipuladores telescópicos y dos mixers, entre otros equipos que forman su flota estable. “Hoy, medimos cuánto alimento se provee a los animales a diario, cuánto efectivamente comen y cuánto quedó de excedente y en la sala de ordeño tenemos la producción diaria de leche de cada vaca. Si te demoras tres horas más en alimentar a las vacas por una falla en un tractor eso impacta en la producción aunque no tenemos determinada en qué porcentaje”, reconoce el empresario. Y agrega, “a medida que fuimos intensificando la producción, incorporamos equipos de mayor calidad.
A modo de ejemplo, los tractores que se utilizan con los mixers operan 8 horas diarias los 365 días del año, por lo cual se torna fundamental contar con equipos confiables”.
Grupo Chiavassa está mutando toda su flota de tractores a John Deere.
En ese sentido, su director, confiesa que tener un servicio de posventa y el asesoramiento en el uso de las herramientas y sus innovaciones, es clave. “En nuestro caso, el rol de Remonda Castro, concesionario oficial John Deere, es fundamental”, asegura Chiavassa. Para Martín Toledo, jefe de mantenimiento del grupo agropecuario, los equipos más avanzados aportan mayor durabilidad, a su vez, se reducen la cantidad de roturas y aportan confiabilidad a la hora de salir a campo. “En el caso puntual de John Deere su diseño aporta un cómodo acceso a los repuestos a la hora de hacer mantenimiento”, afirma.

La dupla tractor – mixer
“Hoy el gran problema en los campos pasa por generar muchas raciones por hectárea y elevar la tasa de consumo a partir de una buena digestibilidad del forraje”, sentencia Cattani y completa, “para llegar al punto justo necesario hay que entrar en el día y hora adecuadas al lote, por ende, contar con tractores y herramientas confiables es fundamental para no condicionar toda la actividad”. “Resulta que al elevarse el porcentaje de fibra el animal necesitará más alimento para incorporar los misma cantidad nutrientes y tardará más en metabolizarlo”, precisa el asesor privado.
Cuando de mixers se trata, para Cattani, la tendencia es incorporar equipos más grandes. De hecho, en Chiavassa se recominda pasar de 14 a 22 metros cúbicos y el retorno de la inversión de los mismos se estima en tres años.
“Esto no es lineal ya que no solo hay ahorro de combustible sino de tiempo y precisión, por no sobreexigir la maquina ni el capital humano”, asegura. Y ejemplifica: “Comparando un sistema de autoconsumo, con uno con suministro controlado, ya sea con mixers o carros racionadores, podemos ver que en una Ha de silo de maíz que rinda aproximadamente 12.000 kg de materia seca, si se pierde 0,1 mcal (ese material puede tener 2,4 Mcal/kg de MS) vamos a perder la energía necesaria para la producción de 65 kg de carne. Entonces, dependiendo de la escala productiva debemos analizar si el autoconsumo es tan ventajoso respecto a otros sistemas”.
Juan Monge, asesor en la confección de reservas y manejo de las camas de compost para Grupo Chiavassa asegura que, la última tecnología, independientemente de la marca, trae monitores de rendimiento, sensores de humedad y a partir de todo tipo de mediciones se puede planificar mejor la producción. “En el país hay una tendencia muy grande hacia el confinamiento y el mismo requiere un mayor uso de maquinaria, donde el combustible se transforma en un insumo clave, que termina teniendo una mayor incidencia sobre los costos de la producción de leche”, grafica Monge en el cierre.

Fernando Canosa, miembro de la Mesa de las Carnes y la SRA, sostiene que es responsabilidad de todos los actores de la cadena aprovechar el contexto para una industria que factura, al menos, US$ 9.800 millones por año.

Facundo SonattiFACUNDO SONATTI
facundo@motivar.com.ar
@facusonatti

La alta demanda de carne bovina en todo el mundo, el inicio de un proceso de normalización en el mercado local y la conformación de la Mesa de las Carnes, constituyen un combo irresistible para la industria a cielo abierto que representa la producción de carne bovina en la Argentina. Según el consultor Fernando Canosa, miembro de la Mesa de las Carnes y la Sociedad Rural Argentina, esa suma de elementos obliga todos los actores de la cadena a aprovechar la oportunidad.

22.576

Millones de US$, es la suma de los gastos y la inversión que desembolsó la producción bovina en la campaña 2016/17

“Es la primera vez en la historia moderna argentina que un Presidente se ocupa personalmente del sector y eso repercute bien, porque, de hecho, el stock nacional viene creciendo a razón de un millón de cabezas al año”, sostiene Canosa.
En el marco del informe sobre producción de carne bovina, elaborado por MOTIVAR en el número de su 15° Aniversario, también aporta su visión del sector el gerente general de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF), Fernando Storni.
“Estimamos que el 60% de los animales que llegan a faena salen del sistema de engorde, cifra superior a la que registra el Senasa, porque muchos de los establecimientos no están registrados”. En el país, son al menos 1.800 los feedlots productivos, localizados principalmente en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. “Santiago del Estero y el NOA han tenido un crecimiento muy importante en los últimos años”, sostiene también Storni.

Una autentica industria a cielo abierto
Parece mentira que, a diario, unas 54 millones de cabezas (bovinas) pasten los suelos de todo el país, constituyendo un capital de al menos US$ 36.000 millones que, como una cinta sin fin, circula a razón de 12 millones de cabezas faenadas por año, dando lugar a transacciones por US$ 9.800 millones solo en la pata primaria del negocio, es decir, la primera venta o cuando deja el corral.
Según un estudio del Instituto de Estudios Económicos y de Negociaciones Internacionales (IEEyNI) de la SRA, el gasto y la inversión del sector bovino en la campaña 2016/17 ascendieron a US$ 22.576 millones y generó 423.000 puestos directos de trabajo solo en el primer eslabón del negocio.

423.000. Son los puestos de trabajo directo que genera la actividad ganadera.

423.000. Son los puestos de trabajo directo que genera la actividad ganadera.

“La ganadería es clave desde los inicios de la fundación del país y es una de las pocas actividades que, desde el punto de vista económico, tiene una ocupación geopolítica nacional. Con respecto a la demanda de mano de obra, la cadena pecuaria es la más importante del sector agroindustrial: el 36% de los argentinos está vinculado laboralmente a ese segmento y, de ese porcentaje, un 20% está relacionado con la cadena de ganados y carnes. En síntesis, uno de cada nueve argentinos está vinculado a la actividad”, agrega Canosa. Y sigue: “Con la Fundación Producir Conservando analizamos el potencial productivo argentino y, contemplando datos de INTA y CREA, se estima que el 20% de los productores está con niveles de destete superiores al 80%, pero lamentablemente muchos otros están debajo del 50%”. Por último, el consultor privado aportó: “En un principio, pensamos los niveles de los productores menos eficientes hacia arriba, para lograr un promedio nacional del 75%. Hay países con contextos productivos más hostiles que el nuestro con niveles de destete del 78% (Australia) y 85% (Estados Unidos)”.

“Tenemos que elevar los niveles de destete del 62%. Es decir, más terneros por vacas. Y a su vez, debemos incrementar la recría con una mayor producción de novillos”.
Fernando Canosa (Mesa de las Carnes).

Para Storni, a pesar de los problemas climáticos que continúan generando inconvenientes en la eficiencia, y la suba de los precios del maíz tras la quita de retenciones que dejo jugadores ineficientes fuera de la cancha; el nivel de ocupación de los feedlots sigue con índices récord desde el año pasado en torno al 69%. “La situación buena que se dio hasta mitad de año en la relación compra-venta se revertió, lo que genera una pérdida en el ingreso al negocio y por eso, muchos productores buscan ahora sacar animales pesados sumándole más kilos en el corral”, analiza sobre la coyuntura.

Los azotes lógicos de la ineficiencia y la marginalidad

62. Es el porcentaje de destete que persiste en la ganadería local desde hace décadas.

62. Es el porcentaje de destete que persiste en la ganadería local desde hace décadas.

“En materia de eficiencia debemos tener en cuenta tanto aspectos internos como externos”, dispara el gerente de la CAF. “Los productores de punta ya han hecho las mejoras internas, pero hay cuestiones estructurales que debe delinear el Gobierno nacional. Los productores deben mejorar aspectos sanitarios, nutricionales y un manejo más fino en todo sentido, así como la adopción de tecnología, registros y procesos que, harán más eficiente toda la industria”, analiza.
“De cara a futuro, la tipificación de los productos para dejar de pensar en animales y poner el acento en la carne, es decir, no qué sino cómo, será fundamental. Las certificaciones (tengan o no un sello) de calidad, sustentabilidad, bienestar animal, etc., van a ir marcado la diferencia e incluso, como productor, te pueden llegar a dejar fuera de algunos mercados”, sigue Storni.
Y completa: “La implementación del mercado de futuros es una herramienta muy valiosa para reducir la incertidumbre. Ahora existe, pero hay que darle volumen”.
A su turno, Canosa arremete contra uno de los flagelos del sector.
“Aún hay una importante informalidad en la industria de la carne, tanto comercial e impositiva, como laboral y sanitaria. Lo bueno es que se está haciendo un trabajo mancomunado entre los distintos eslabones de la cadena y los organismos públicos para sanear la situación”.
“Si pensamos en la producción, tenemos que elevar los niveles de destete del 62%. Es decir, más terneros por vacas. Y a su vez, incrementar la recría con mayor producción de novillos. Sin embargo, Argentina se debe una revolución pastoril algo de lo que aún no se habla demasiado. En la medida que el país produzca más pasto, se podrá consumir también más granos, para la mayor producción de carne”, asegura Canosa.

“Los feedlots sigue en los niveles récord desde el año pasado en torno al 69% de ocupación”. Fernando Storni (CAF).

“La ganadería debería haber seguido el mismo camino que la agricultura, pero lamentablemente a partir de 2006, cuando se dio el golpe de gracia con el cierre de las exportaciones, la evolución de la mano de la creación de fideicomisos, grupos de productores que alquilaban campos para producir carne, etc., se frenó”, reflexiona el referente de la Mesa de las Carnes.
“Sin embargo, eso se vuelve a ver de a poco, como los pools ganaderos, más técnicos a campo, nuevas tecnologías, como los drones e imágenes satelitales para determinar la productividad del pasto a lo largo del tiempo. La incorporación de todo esto viene de la mano de las nuevas generaciones en el sector”, agrega Canosa. Y cierra: “Cada vez son más los jóvenes en las reuniones sectoriales que se organizan, como sucedió una década antes con la agricultura. Estamos en un momento soñado para la ganadería, un momento que pensé que no iba a llegar a ver, nuestra responsabilidad es no desaprovecharlo”.

La recolección de información y el seguimiento de los planes sanitarios son dos elementos centrales para mitigar las pérdidas que genera el sector por no atender la salud animal de forma certera.

En la ganadería argentina las enfermedades parasitarias generan pérdidas por $ 14.000 millones al año. A su vez, las reproductivas representan otros $ 6.300 millones; las infecciosas, $ 4.200 millones; y las carenciales, $ 3.500 millones. Es decir, un total de $ 28.000 millones.
Esa es la cifra de pérdidas que genera la falta de un manejo sanitario adecuado en la producción ganadera argentina, en base a un relevamiento que realizó la Cámara Argentina de Productos Veterinarios (Caprove), en 2015.
Para el Dr. Fernando Luna, referente del Laboratorio CDV, el rol de la sanidad en la producción es fundamental. “Todos sabemos la importancia que tiene, pero me pregunto si el productor está al tanto de su relevancia en los resultados económicos”, comienza. Y sigue: “Quizás, muchas veces, el ganadero tiene otras prioridades como el estado de los caminos o el acceso a electricidad, pero desde ya que también debe preocuparse por aplicar las vacuna en tiempo y forma, por ejemplo, o aplicar un plan antiparasitario”.
Por su parte y desde Biogénesis Bagó, Juan Cruz Muriel pone el acento en el veterinario. “Tenemos la obligación de seguir haciendo extensión, dando a conocer los beneficios y bondades de las tecnologías disponibles para intentar un cambio en la mentalidad del productor y ayudarlo a cumplir con el gran desafío de la producción eficiente”, afirma.

El principio de todos los males
La mirada del Dr. César Fiel, del área de Parasitología Facultad de Ciencias Veterinarias de Tandil, sobre la presencia de parásitos en la producción sostiene que, si se pone la lupa sobre la recría, está entre los primeros lugares en cuanto al impacto productivo. “Para los sistemas pastoriles, en aquellos animales desde el destete hasta la primera primavera, resultan claves los primeros siete u ocho meses. En ese periodo y sobre los 25 a 30 kilos de mermas si se presenta el problema de forma subclínica, debemos saber que al llegar las diarreas, estaremos hablando de pérdidas de hasta 50 kilos. En otras palabras: si un animal muere por problemas de parásitos, tiene que tener en cuenta que ya venía perdiendo de 50 a 60 kilos”, asegura Fiel.
Según Caprove, la inversión en antiparasitarios por parte de los productores ascendió a “solo” $ 430 millones, en 2015.
“A pesar del esfuerzo comunicacional y los más de 2.300 profesionales que han pasado por nuestros cursos, como así también los 2.600 ganaderos en nuestras charlas, no logramos el impacto que esperamos”, admite el profesional. Y sigue: “Sabemos que la transferencia de conocimiento no es sencilla, y los entes gubernamentales no destinan demasiado dinero en estas causas, por lo cual el ganadero no tiene real dimensión del problema que genera el tema parásitos y mucho menos a la resistencia de los antibióticos, que es otro gran tema que muchas veces pareciera perderse de vista”.
Pensando en la solución, Fiel asegura que algunos puntos no se negocian: “En recría hay dos desparasitaciones fijas, después del destete y la segunda quincena de noviembre; en el medio, quedan tres o cuatros muestreos parasitológicos que serían esenciales realizarlos entre otoño e invierno. No logramos trasmitir esto con claridad como para que se implemente”.
A su vez, refuerza que, los organismos oficiales que generan información no tienen herramientas de difusión, por lo cual los veterinarios pasan a tener un rol central a la hora de transferir la tecnología. “El productor necesita soluciones no solo conocimiento. Entonces, el veterinario debe darle soluciones en el marco del conocimiento”, aseguró.

La amenaza del norte
“En los últimos 20 años fue real el avance de la agricultura sobre las tierras más productivas del país, que dejo en muchos casos a la vaca destinada a zonas más marginales donde suele verse comprometida su condición corporal. Sabemos que las vacas que ingresan en un anestro nutricional profundo son muy difícil de preñar nuevamente”, repasa Muriel. Y avanza: “También es real que desde la misma época existen tecnologías que permitirían sortear estos obstáculos y mejorar los índices reproductivos, como la utilización de hormonas en protocolos de sincronización, para sacar a las vacas del anestro, hacer un destete precoz, realizar una correcta crianza de las hembras en su etapa de recría, suplementar nutricionalmente a los animales o sembrar pasturas. Es evidente que estas prácticas no se han masificado lo suficiente entre los productores como para provocar un impacto positivo en los índices del país”.
“Si tomamos solo la zona de control del norte de Santa Fe en adelante, y contemplamos 60 garrapatas por animal sobre un universo de 10 millones de cabezas, las pérdidas por este concepto ascienden a unas 80.000 toneladas de carne por año”, aporta algunas cifras el médico veterinario y consultor privado César Mattos sobre una de las principales problemáticas del sector.
“Más allá que el problema se circunscribe al centro-norte del país, su presencia es una problemática nacional ya que los flujos van de norte a sur, donde hay zonas de invernada”, amplia el profesional.
Sin embargo, el principal problema con respecto a este contratiempo en la producción, es que “no se lo reconoce como una enfermedad”.
Para Mattos, al no observarse las perdidas, no se hace un trabajo adecuado y se utiliza cualquier producto parasitario para combatir las garrapatas.
Luna va más allá y sostiene que, el gran ítem a mejorar es la toma de datos. “Si se quieren implementar mejoras debemos medir; así, el 95% del tiempo deberíamos destinarlo a hacer un buen diagnóstico y ocupar el 5% restante a ejecutar el plan”, señala el hombre de CDV.
Para Muriel, el rol de veterinario es clave en la comunicación y debería ser quien proponga, ejecute y lleve adelante los planes sanitarios. “Aún nos encontramos con productores que no cuentan con asesoramiento profesional, que toman sus propias decisiones y solo consultan al veterinario cuando tienen algún problema”.

Pietro di Campello (Campagro), Mariano de Bary (Teodelina) y Pablo Grahmann (San José del Oeste) son exponentes de una camada de productores que tienen a la eficiencia y la productividad como aspectos innegociables para el desarrollo de sus empresas agropecuarias.

Una nueva camada de empresarios agropecuarios se presta a replicar en la ganadería el cambio radical que la agricultura ya vivió. Una injerencia cada vez mayor de la tecnología, un rol profesional del manejo y la presencia indiscutible de mediciones y reportes periódicos, constituyen un combo innegociable para alcanzar altos niveles de eficiencia y productividad a campo.
Con la mirada puesta en esta nueva generación y en el marco del 15° Aniversario de MOTIVAR, para esta edición reunimos a tres profesionales de empresas con probada trayectoria para repasar los elementos sobresalientes de los distintos eslabones de la cadena productiva. En ese marco, MOTIVAR convocó a Pietro di Campello, director de Campagro; Mariano de Bary, director de Teodelina; y Pablo Grahmann, gerente Operativo y de Comercialización de San José del Oeste.
¿Dónde se llevó adelante este encuentro? En The Beer House Experience, un restaurante a puertas cerradas, donde los pormenores de la cría, la recría y el engorde fueron marinados con cervezas de la casa.

Excel en mano

Pietro di Campello

Pietro di Campello– Director de Campagro.
– Campos en Córdoba y Buenos Aires.
– La ganadería solo genera un 8% de la facturación.
– 1.500 vientres.
– 93% de preñez.
– Posee la cabaña Hereford
(aún en funcionamiento) más antigua del país.

Cabaña Tuyutí lleva 137 años haciendo cría en el país, tiempo suficiente para ser la firma más antigua, aún en actividad, entre las de raza Hereford.
Pietro di Campello, director de Campagro, una sociedad agroganadera que administra el establecimiento localizado en el sur de Córdoba, entiende a la producción ganadera como tradición.
“A pesar que la zona donde estamos se fue reconvirtiendo, para nosotros la ganadería representa un 8% de la facturación y debido a que el negocio va pivoteando, no queremos dejar atrás semejante carga genética. De hecho, alquilamos un campo para escapar del agua, asumiendo los costos que eso implica”, afirma el productor que tiene 1.500 vientres.
Campagro administra sus campos tanto el sur de Córdoba como el norte de Buenos Aires y en la cúspide de su versión ganadera llegó a tener 20.000 vientres en producción. “El 100% del campo es cabaña por lo cual todo lo que se hace es toro registrado o pedegree y así nuestro potencial toro vale más. El 20% del rodeo, -tanto macho, como hembra- se vende en remate y trabajamos dividiendo los lotes”, explica di Campello. Y sigue: “Los de excelencia se destinan a la agricultura, al igual que se destinarían los suelos intermedios, pero nosotros los tenemos con pasturas para ganadería con una carga en torno a 1,45 vacas por hectárea, logrando niveles de preñez cercanos al 92% promedio, desde hace muchos años, a tal punto que no solo es difícil superarlos, sino que es más fácil caer. A su vez, destetamos animales de 235 kg machos y 220 en hembras, ya que son suplementados desde los 30 días con crefin. Ya no hacemos ningún engorde a pasto, decidimos aumentar el volumen de cría y si el número de feedlot da en siete meses salimos con 460 o 480 kilos. Es decir, sacamos la recría a pasto del planteo”.
Para el ganadero es fundamental entender que el negocio agropecuario es una empresa y debe sustentarse en estrategias confiables.
“Hay que dejar atrás el “ver qué pasa”: hoy la tecnología nos permite medir más y al hacerlo podemos sacar mejores conclusiones para producir más, en menos tiempo”, sostiene di Campello. En un mundo cada vez más competitivo, remarca la flexibilidad que se debe tener frente a los cambios. “Quien no se adapte deberá alquilar o vender su campo, no veo lugar para los términos medios en este negocio”, sentencia.

En busca del equilibrio

Mariano de Bary

Mariano de Bary– Director de Teodelina.
– 2.190 hectáreas, en el sur de Santa Fe.
– 70% de la facturación es generado por la agricultura.
– 550 vientres.
– 90% de preñez.
– Persigue el equilibrio del
negocio entre la agricultura
y la ganadería.

“Producimos desde la genética hasta el novillo Hilton”, resume Mariano de Bary, director de Teodelina, compañía agropecuaria familiar que explota 2.190 hectáreas en el sur de Santa Fe. “Nuestro negocio se reparte un 70% agricultura y el resto ganadería, donde participamos de todos los ciclos de producción, en dos campos: Establecimiento 5 de Abril, en Elortondo; y Cabaña 14 de Abril, en Maria Teresa”. La firma destina 650 hectáreas a la actividad ganadera propiamente dicha, donde tiene unos 550 vientres que espera llevar a 1.000 en el mediano plazo. “Hace al menos 80 años que estamos presentes en la actividad, pero desde 2005 orientamos el planteo a agregar valor de los granos con la ganadería”, confiesa el productor.
Y agrega: “La expansión en el número de vientres se hará a través de una intensificación del uso del suelo”.
Las mediciones son un elemento central en la dinámica del negocio.
“Los índices de Teodelina parten de un sistema con vaca que entra a entore y terneros de 200 kilos promedio destetados con una tasa de extracción del 90%. Nos enfocamos en un sistema de servicio concentrado con dos pasadas de inseminación, donde si podemos, repasamos con los mismos toros que donan semen”, explica de Bary. Y completa: “A partir del año pasado, intentamos medir la conversión de la recría, a partir del uso de un aro de 1 metro cuadrado para medir volumen de pasto y producción dependiendo los animales”.
La ganadería está en expansión y entre las razones de esta nueva realidad, el productor del sur de Santa Fe señala que, el commoditie de granos es difícil que vuelva a los valores récord de hace un tiempo y a su vez, si se ordenan ciertas variables en el país, tanto en materia sanitaria como la apertura de mercados, hay una demanda grande de carne y nichos donde no hay muchos proveedores disponibles. “Es una apuesta de “faros largos”, y al ser la ganadería tranquila y lenta hay que subirse ahora a ese tren”, propone.
“Hay que aplicarle más agricultura a la ganadería”, resume el empresario y a modo de reflexión sostiene: “Antes los productores se desligaban del negocio en la venta. Particularmente creo que debemos integrarnos en toda la cadena, y si el objetivo es ser el supermercado del mundo, tendremos que apuntar a ser la góndola cara”.
En ese sentido, tanto para el hombre de Teodelina como los otros productores participes de la reunión, hay dos índices que se pueden mejorar relativamente fácil: engorde y destete. “Si hay buenas expectativas se le pueden sumar 30 o 40 kilos, generando un excedente de carne impresionante. Lo mismo para el criador, que invierte en mejorar su genética, atender mejor los servicios veterinarios, haciendo más eficiente toda la producción. Todo eso es solo posible si hay mercados externos. Creo que debemos apuntar al Pacífico sobre todo porque solo en China hay 300 millones de personas que pueden elegir cortes caros, productos que solo Argentina y Uruguay pueden ofrecer en calidad y cantidad”, analiza de Bary.

Una industria a cielo abierto

Pablo Grahmann

Pablo Grahmann– Administrador de San José
del Oeste.
– Cuenta con un total de 17.000 hectáreas.
– 6.000 vientres.
– Feedlot de 10.000 cabezas
por año.
– 50 empleados.
– Su función es transformar granos en carne.

El apellido Born está emparentado al suelo argentino desde fines del siglo XIX.
Hoy, uno de sus descendientes continúa con la tradición, explotando 17.000 hectáreas en la provincia de Buenos Aires, donde transforma maíz en carne.
San José del Oeste es el nombre de la firma que tiene 6.000 vientres, siembra 5.000 hectáreas de maíz por campaña y explota un feedlot donde se terminan 10.000 cabezas por año (entre propias y de terceros).
Para Pablo Grahmann, administrador de la compañía y miembro de la Cámara Argentina de Feedlot, “la presencia de equipos multidisciplinarios, como en nuestro caso, donde un veterinario, un agrónomo y un contador, tomamos las decisiones, lograrán el cambio en la ganadería que la agricultura ya vivió”.
En San José del Oeste el 45% de la facturación pasa por la ganadería, pero demanda el 80% de los 50 empleados que tiene la empresa.
“Nos sirve como vehículo para agregar valor a los granos que producimos ya que básicamente tenemos un campo netamente ganadero, en Olavarría, y dentro de ese negocio repartimos en tres pilares el negocio: cría, recría y feedlot”, repasa Grahmann. Y completa: “Prestamos servicios para que el capital inmovilizado no resulte una carga a la hora de calcular la rentabilidad; por eso recibimos muchos terneros de afuera”.
La empresa nace como tal hace 14 años con una pastura de agropiro y festuca en la parte alta, de lo que es un bajo en plena Cuenca del Salado y llegó a tener 12.000 vientres, pero nada de recría.
“La cría tiene una inelasticidad atómica; nos agarró la seca 2008-2009 y nos sacó por la ventana. Cualquier maniobra de suplementar con rollo un campo de estas dimensiones es inviable y, al tener más cabezas, la eficiencia cae”, reconoce. Y sigue, “optamos por convertirnos en una empresa más atomizada, con 6.000 vientres en servicio, 90% de preñez y ahora sí, una parte de recría más un feedlot tanto de uso propio como con el servicio de hotelería”.
A partir de este cambio, todo lo que empezó a sobrar de campo, por la tecnificación de pasturas, empezó a recibir recría, con más margen que una cría al pie, sobre todo por los menores costos de movilidad.
Para poblar las hectáreas se comenzó a ofrecer un servicio, a partir de acuerdos con frigoríficos, que suelen comprar terneros para ser recriados y llegando luego al encierre, asegurando así el abastecimiento de animales pesados.
“Una de las ventajas de este modelo es que el negocio deja de verse de manera estacional. Lo que proponemos es sumar 170 kilos en un año, compartiendo porcentajes con el dueño de la hacienda en la etapa de recría, aunque no así en el corral. En esta última etapa, buscamos darle valor agregado a nuestro maíz mediante un servicio adicional, de engorde”, repasa.
Entre los contratiempos que aún sufre el sector, el hombre de la Cámara Argentina de Feedlot señala la existencia de problemas impositivos, con distorsión de alícuotas, donde en lo que pudo ser un muy buen negocio termina no siéndolo, desalentando de ese modo las inversiones. “También hay distorsiones entre provincias: mientras que en Buenos Aires se paga 1,75% de Ingresos Brutos, en otras no se paga. Es decir, se incrementa el costo de la cadena y termina impactando en el consumidor. Por eso ponemos el foco sobre la reforma impositiva de la que se tanto se habla, para evaluar cambios”, cierra Grahmann.