fbpx
MOTIVAR – Descargá – Oct 21 – Main
Home2019julio (Page 4)

Tras aprobar el registro de su vacuna Biotech Vac Salmonella en Brasil, Vetanco toma impulso y se prepara para presentar nuevas soluciones no solo en Argentina, sino también en distintos países del mundo.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Jorge Winokur. “Los rubros de aves y cerdos ocupan una parte importante de nuestros resultados”.

Después de un tiempo sin visitar su planta ubicada en el Gran Buenos Aires, el equipo de MOTIVAR llegó a Vetanco con el objetivo de entrevistar a su presidente, Jorge Winokur, algunos días después de que la firma nacional aprobara ante el servicio sanitario brasilero el registro de Biotech Vac Salmonella. “Hace años que estamos en Brasil trabajando con el MAPA, realizando pruebas, demostrando la eficacia de esta vacuna inactivada, de administración oral, que provee protección contra los serotipos de Salmonella de impacto en la seguridad alimentaria”, le explicó Jorge Winokur a MOTIVAR.
Y completó: “Brasil es un gran exportador de alimentos hacia al mundo y eso lo hace el destino natural de una tecnología orientada 100% a la seguridad alimentaria”.
Ahora bien, detengámonos unos minutos en este hito. Vetanco hace más de 10 años que trabaja en el desarrollo de esta innovación con recursos invertidos en distintas partes del mundo. “Un hecho trascendental para lograr los resultados actuales fue cuando en 2011 tomamos la decisión de contratar y trae a vivir a nuestro país a Sherry Layton, PhD de la universidad de Arkansas en Estados Unidos y ex FDA, junto a quien iniciamos los registros de Biotech Vac Salmonella, no solo en Brasil, sino también en Argentina, Uruguay, Bolivia, Panamá, México y hoy ya en estados unidos, a través de nuestra empresa Vetanco USA, Inc. de reciente creación”, repasa Jorge Winokur.
Este acuerdo ha avanzado en el tiempo y hoy se encuentra en una nueva etapa, planteando ya el regreso de Layton a Estados Unidos, donde seguirá trabajando en Vetanco en el registro de la línea de vacunas Biotech Vac.
“Nuestro laboratorio de desarrollo es hoy un espacio rentado en la Universidad de Georgia, a la espera de avanzar en las nuevas instalaciones donde produciremos el producto, dado que allí no se admite la comercialización de biológicos provenientes de países con el status de libre de aftosa con que cuenta Argentina”, aseguró nuestro entrevistado para luego profundizar en los pasos a seguir: “También avanzaremos en asociarnos a un partner que no solamente nos permita cubrir ese gran mercado, sino también que sirva como plataforma exportadora para el circuito no aftósico”. Esto no hace más que reforzar el posicionamiento de Vetanco en un mercado internacional de soluciones para la salud animal del cual participa desde hace más de 30 años.

MOTIVAR: ¿En qué otros nuevos desarrollos están trabajando?

Jorge Winokur: Tenemos distintos productos innovadores a la espera de salir al mercado. Por ejemplo, en el área de fitobióticos y control de las enfermedades de los bovinos apoyando el uso racional de antibióticos estamos trabajando en desarrollos de la mano de Dr. Bata, firma húngara con la cual nos asociamos hace ya un tiempo. Hablamos de un segmento donde hoy solo existen reguladores y estabilizadores del aparato digestivo o la flora intestinal, mientras que nuestra propuesta apunta a tecnologías específicas en el control de las enfermedades. Son soluciones cuya actividad se mide de la misma manera que un fármaco veterinario.
Estos productos ya se están registrando en Argentina, Brasil y el resto de América Latina, sirviendo sin dudas a la estrategia de colaborar con la extensión de la eficacia de los antimicrobianos, mediante alternancia o descanso, que les permita volver a involucrarse en planes sanitarios de manera racional y basada científicamente. Hemos comprobado tanto en porcinos como en aves, que los antibióticos pueden volver a tener su eficacia, revirtiendo la selección de resistentes que el mal uso de los mismos acarrea.

¿Es una tendencia la administración de estas soluciones por vía del alimento? ¿Sustituyen o complementan al producto veterinario en su forma convencional?

Los tratamientos vía alimento facilitan la producción en gran escala. ¿Sustituyen o complementan? Si uno piensa en un plan sanitario racional, la competencia no existe porque hay diversos tratamientos que solo pueden ser aplicados de manera individual, como las vacunas o los antiparasitarios, por ejemplo.
En nuestro caso, Vetanco lleva más de 30 años trabajando con los dos tipos de líneas y nunca esto ha representado una fase conflictiva. Ni en lo clínico, ni en lo comercial.
Son posicionamientos distintos en el portafolio del veterinario responsable.

¿Cuál es la actualidad de Vetanco?

Es un laboratorio que ofrece soluciones a la producción animal intensiva. Internacional y nacionalmente, los rubros de aves y cerdos ocupan una parte importante de nuestros resultados, complementando con nuestra línea para los bovinos en la cual se han comenzado a sumar (y lo seguirán haciendo) productos diferenciales. En todos los casos, la estrategia es la misma: trabajar cerca de los veterinarios que recomiendan este tipo de herramientas en la clínica diaria.

“Vetanco está preparado para iniciar su segundo ciclo de crecimiento exponencial, similar al que vivimos entre 2004 y 2010”.

En Vetanco trabajamos 220 personas solo en Argentina, cifra que supera los 300 colaboradores si sumamos las filiales de Brasil, México, Colombia y Uruguay. Si le sumamos las empresas del grupo focalizadas en investigación y desarrollo, como Bioinnovo, BVScience y Vetanco USA, Inc. con los empleados directos e indirectos, somos muchos mas aún.

¿Y el mercado interno? ¿Qué evaluación puede realizar?

En los últimos tres años, nuestro crecimiento a nivel local ha sido conservador. Evaluando las condiciones macroeconómicas internas se ha decidido priorizar la seguridad crediticia, y controlar los plazos volcados al mercado. Con lo positivo y lo negativo que ello significa. Corporativamente, nuestra estructura no nos permite extender el financiamiento comercial más allá de ciertos límites.
Nuestros recursos van a la financiación de nuevos proyectos, ampliaciones productivas y apertura de nuevas subsidiarias el exterior.
Más allá de esto y específicamente en el rubro ganadero notamos un comienzo de reordenamiento de la cadena comercial, destacándose un cada vez mejor comportamiento entre los competidores.
Estamos trabajando hacia un objetivo concreto: seguir generando innovaciones. Sabemos que, sin nuevos productos, todo se comoditiza. Vetanco está preparado para iniciar su segundo ciclo de crecimiento exponencial, similar al que vivimos entre 2004 y 2010, gracias a la madurez y solides de no solo de nuestras estructuras internas, sino también en cuanto a la calidad de los porfolios en sí mismos y el control de la comercialización en casi todos los mercados relevantes de Latinoamérica con sociedades y equipos propios.
En ese contexto, Estamos trabajando fuertemente sobre los estratos gerenciales, promoviendo y preparando a los próximos gerentes y directores de Vetanco. Es una gran satisfacción ver que la sustentabilidad a largo plazo del proyecto Vetanco es una realidad. Estamos preparados para afrontar los desafíos que se vienen.

Con motivo de difundir el Día de la Avicultura que se celebra el 2 de julio, Roberto Domenech (CEPA) analizó la actualidad del sector.

Roberto Domenech. “Hoy los márgenes son irregulares como sucede con todo en el país”.

El arribo de los primeros colonos franco suizos a la Villa San José (Entre Ríos), el 2 de julio de 1857, es el hecho que permite conmemorar el Día Nacional de la Avicultura desde 1963 cuando a través del Decreto N° 8.108 se estableció que, “la avicultura ha adquirido un lugar importante en nuestra economía, por lo cual se justifica la institución de un día conmemorativo”.
Hoy, el sector produce alrededor de 2 millones de toneladas de carne avícola mediante la faena de más de 710 millones de pollos parrilleros cada 12 meses. Una industria que le da trabajo directa e indirectamente a cerca de 100.000 personas. Solo el año pasado, se exportaron productos avícolas por alrededor de US$ 400 millones. Sin embargo, el derrotero que experimentó el sector acumula años de sinsabores y aún no supera el pico de producción de 2013, cuando se procesaron 733 millones de cabezas en la industria formal.

Un largo trecho

Cuando todo comenzó, fue el General Justo José de Urquiza quien establece el comienzo de la cría de aves de forma organizada para el desarrollo de la economía familiar. En 1925 se convirtió en una actividad semi-industrial y recién, a partir de 1940, adquirió carácter intensivo. Durante estos años, la misma se desarrollaba “a campo” o con animales confinados en áreas reducidas.
En 1958, se transformó en producción industrial especializada modernizando toda la cadena y obteniendo considerables beneficios productivos.
“Podemos decir que hace 60 años nació un nuevo concepto de producir huevos y pollos, como una verdadera fábrica de agregaduría de valor a los granos agrícolas, liderando Estados Unidos la exportación de carne aviar y huevos”, detalló Héctor Motta, propietario del Grupo Motta y ex presidente de CAPIA, el año pasado por motivo de la conmemoración del Día Nacional de la Avicultura.

El sector produce alrededor de 2 millones de toneladas de carne avícola mediante la faena de más de 710 millones de pollos parrilleros cada 12 meses.

“En la Argentina y principalmente en Entre Ríos, iniciada la década de 1960 comienza un operativo que me atrevería a expresar como de contagio, sana envidia, oportunidad económica, o cualquier otra fuerza motor que se quiera señalar; a lo que se agregó un nuevo concepto económico emanado de los lineamientos de un Gobierno cuya orientación fue el desarrollo, y viendo a la avicultura como una de las fuentes futuras de importante producción de bienes para consumo en el mercado interno, puso en marcha una gran tarea de divulgación y apoyo crediticio para ayudar a instalar el concepto de la Avicultura Moderna, que consistía en 10 puntos centrales”, enumera el empresario:
1. Radicación de líneas genéticas.
2. Radicación de instalaciones.
3. Radicación y modernización de plantas de alimentos balanceados.
4. Radicación y modernización de plantas de Incubación.
5. Radicación de plantas de faenas de aves y sus correspondientes cámaras de frío.
6. Radicación de laboratorios de análisis y fabricación de medicamentos para los animales.
7. Construcción de centros de acopios en las grandes ciudades para distribución de productos.
8. Desarrollo del sistema de distribución por ferrocarril y posteriormente por camiones térmicos.
9. La generación de grandes centros de comercialización de todos los productos ligados a la actividad avícola de la Era moderna.
10. La generación y creación de toda una red de servicios que hacen a la actividad y emanan de la misma.

Héctor Motta. “Hace 60 años nació un nuevo concepto de producir huevos y pollos, como una verdadera fábrica de agregaduría de valor”.

“En síntesis, fue el comienzo de una época de generación de empleo sustentable”, sintetizaba Motta para luego explicar: “Entre 1970 y 1980, podría decirse que fue de gestación de grandes desarrollos y radicaciones, con suertes disímiles, ya que algunos lograron sus objetivos y hoy perduran en la actividad y otros no pudieron lograr sus sueños. Pero la actividad siguió con una mecánica de desarrollo sostenido, no exento de sus terribles etapas de crisis, que necesitarían otro capítulo para su repaso, que incluye desde problemas de mercado hasta decisiones equivocadas de algún gobierno, que complicaron enormemente a los productores y las empresas productoras”.
Llegada la década de 1990, se inicia en combinación con el Gobierno Nacional y las Cámaras representativas del sector aviar, CAPIA Y CEPA, una etapa de diálogo y que se unifica en un proceso denominado de Transformación Productiva.
Vale decir que, en coincidencia con la apertura que se estaba iniciando a nivel global, los actores asumieron los riesgos de reconvertirse y tender hacia la filosofía de un nuevo criterio de producción. Se inició entonces el camino hacia la excelencia productiva en Argentina, mirando el mercado interno pero también comenzando a mirar hacia el exterior.

Los dueños de la industria

Joaquín De Grazia

Empresa                     Propietarios       % Faena
Granja Tres Arroyos     De Grazia               24,0
Soychú                            Santangelo             11,6
Las Camelias                 Marsó                      7,36
Noelma                           Eggs                         5,29
Alibue                             Da Costa                  3,65
Miralejos                        Cooperativa            3,13

Fuente: Motivar en base a datos de mercado.

La industria consolidada

En la Argentina se producen dos de cada 100 toneladas de pollo que se crían en el mundo y ese valor se incrementa hasta cerca de un 5% si se posa la lupa sobre los distintos países de América.
La faena local se distribuye geográficamente entre Entre Ríos (51%), histórica líder; Buenos Aires (35%); Córdoba y Santa Fe, con un 4,6% de participación, cada una.
¿Más datos? La industria logra una conversión de dos kilos de cereales por cada kilo de carne de pollo. Es decir, ya sin menudencias ni plumas. En números, esto significa que el sector avícola (carne) deglute unas 4,4 millones de toneladas: 66% de maíz y 27% de soja cada año, entre otros insumos que componen el ítem “nutrición”.
En ese escenario, el amo y señor de la industria tiene nombre y apellido: Joaquín De Grazia.
El presidente de Granja Tres Arroyos dirige los destinos de un gigante que faena 760.000 pollos por día en la Argentina. A su vez, suma otros 40.000 en Uruguay. Entre los dos países, tiene 6.500 colaboradores tras haber adquirido una planta de Avex y los activos de Proteinsa, la sociedad continuadora de Rasic Hnos. Solo para poner en perspectiva, San Sebastián, la otrora mayor empresa avícola del país, hasta su caída en 2001 aportaba al circuito comercial 200.000 pollos, sobre una faena diaria de 1,35 millones y reunía 1.200 trabajadores.
“Hoy la industria está muy desarrollada, pasando por un período de sobreofertas que es tan común en nuestra actividad, pero es una industria con mucha competencia, atomizada y con plantas que en todos los casos son competidores muy inteligentes y que nos hacen estar muy atentos a nuestros pasos”, confesó De Grazia, recientemente.
Para Roberto Domenech, presidente de CEPA, el peso que ha alcanzado en la industria Granja Tres Arroyos no representa un riesgo y se encuadra en lo que se entiende como una tendencia a nivel global. “Acabo de volver de Italia, y allí, solo cuatro empresas concentran el 90% del mercado”, afirma en diálogo con MOTIVAR.
“Hoy, los márgenes son irregulares como sucede con todo en el país, debemos hacer alguna flexibilización con los precios. Una solución sería que más empresas exporten, pero apenas siete explican el 85% de los envíos”, confiesa el dirigente que espera un salto del 20% en las exportaciones para el ejercicio en curso.

Fuentes: paralelo32.com.ar, avicultura.info, CAPIA y CEPA.

Ricardo y Martín Dilucca destacaron el buen momento que atraviesa la distribuidora de productos veterinarios y resaltaron los objetivos alcanzados luego de su ya tradicional evento de actualización para veterinarios.

 

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

 

Animales de compañía. Ricardo Dilucca explicó que el segmento se muestra estable en los volúmenes vendidos.

El Salón Metropolitano de la ciudad de Rosario fue una vez más copado por veterinarios los pasados 14 y 15 de junio, en lo que fue el 5° Congreso Veterinario Latinoamericano que organiza la distribuidora Drovet.
Más de 1.000 asistentes, 50 stands y 15 disertantes conformaron una nueva edición de lo que ya se ha transformado en un clásico de las las jornadas de capacitación que se realizan en el país.
Álvaro Mariezcurrena, Marketing y Comunicación en Drovet, destaca la mejora de la planificación y ejecución del Congreso a partir de la propia visión de la distribuidora y también en base a recomendaciones de los sponsors. “Propusimos charlas más dinámicas y breaks más extensos para recorrer la muestra, entre otras acciones para que los veterinarios quieran volver”, resume.
A su turno, Martín Dilucca, gerente general de la empresa, no esconde su satisfacción por la performance de este año.
“El balance es realmente positivo; estamos muy contentos con la convocatoria y el contenido compartido. Año a año, vamos mejorando”, sostiene. Y amplía su visión también hacia el de- sempeño comercial de Drovet: “Estamos conformes con el desarrollo económico de la empresa: cumplimos los objetivos y estamos creciendo en unidades”.

Un año en alza

Para arriba. Martín Dilucca aseguró que los segmentos de productos para cerdos y bovinos logran resultados positivos.

“Hasta mayo, es un ejercicio muy bueno para Drovet, con un crecimiento por encima de los datos que provee inclusive la propia industria de laboratorios veterinarios”, refuerza Ricardo Dilucca, uno de los socios de la distribuidora, también en diálogo con MOTIVAR. Entre las razones que explican esto destacó el buen momento de los rubros ligados a productos veterinarios para animales de producción, con una considerable expansión en cerdos y un mejor resultado en la ganadería (tanto, carne, como leche).
“El segmento pet se encuentra estable en cantidad de unidades. El bolsillo de la poblaciónestá resentido y si bien no caímos en unidades, sí en valor, porque buscan segundas marcas”, aseguró el empresario.
“Estos números no solo tienen que ver con el contexto, sino que tenemos un plan de largo plazo con el fin de expandirnos en nuevos segmentos y servicios, y profesionalizar aún más la gestión. En ese sentido, los cambios se ven en el mediano y largo plazo, creo que la mejora logística y el desarrollo del equipo comercial como herramientas para medir actividades está dando resultados”, agregó Martín Dilucca.
Entre las novedades que se sumaron este año al Congreso, Mariezcurrena destaca la difusión vía streaming de charlas puntuales (ya disponibles en www.motivar.com.ar), con alto valor agregado desde lo técnico.

Con impronta internacional

Bo. “El productor mide los beneficios en base a resultados económicos”.

Los asistentes a la edición 2019 del Congreso pensado por Drovet pudieron asistir a disertaciones de profesionales locales, así como también de otros, provenientes de Uruguay, España y México.
“Este año se priorizó el contenido práctico, orientado al día a día de los veterinarios”, puntualiza el MV Carlos Sorribas, director científico del Congreso. Y aporte: “El rol de la especialización crece minuto a minuto, agrega valor a la práctica de la profesión, porque demanda preparación, nuevos materiales, etc, algo que agrega costo, pero también es lo que le permite diferenciarse y competir”.
Siguiendo su diálogo con MOTIVAR, Sorribas agregó: “Hay que competir por calidad y capacidad y no por precio. Es decir, el profesional se debe destacar por su éxito en el trabajo”.
Vale decir que, en lo que fue la sala orientada a Animales de Compañía, este año se contó con los siguientes disertantes: Natalia Yaafar (“Corticoterapia en felinos: un enfoque práctico pensado en la especie”); Javier Céspedes (“Anorexia y pérdida de peso en gatos adultos: ¿Cómo proceder?”); el mexicano Carlos Barón (“Abordaje quirúrgico de patologías reproductivas del macho”) y los españoles José María Carrillo Póveda y Joaquín Sopena Juncosa (“Politraumatismos: control y estabilización”).
En el caso de los veterinarios especializados en grandes animales, la propuesta de Drovet se dividió en dos: Bovinos y Cerdos, estando este último integrado por el Dr. Javier Capuccio (“Impacto del Mycoplasma hyopneumoniae en los parámetros productivos”); el M.V. Javier Sarradell (“Cómo organizar la información y poner en valor a la sanidad”); desde España, M.V. Ramón Jordà Casadevall (“Control multifactorial de las principales enfermedades reproductivas en granjas de cerdos”) y el argentino MV Juan Ramiro Llamas (Ver recuadro).
A su turno, en lo que fueron las charlas orientadas a Bovinos, la dupla de Gabriel Bo, director de Irac y Demian Bellido, de Vetanco, ocupó un rol protagónico el día sábado 15 de junio a sala llena.
“Elegí las tecnologías reproductivas para focalizar mi charla y hablé de las tres que están disponibles en el país, haciendo énfasis en la IATF para que los veterinarios puedan demostrar los beneficios de una técnica”, repasó Bo en el stand conjunto que MOTIVAR y la Revista 2+2 montaron en el Salón Metropolitano.

Bellido. “Las nuevas tecnologías permiten hacer frente a viejos problemas”.

“El único beneficio que puede medir hoy el productor es a través de los resultados económicos”, asegura Bo y destaca: “La relación de invertir en tecnología y los resultados es muy buena por los precios y la demanda china. A su vez, la IATF es una técnica que le volvió a dar un rol especial al veterinario y su inserción en el campo”.
A su turno, Bellido apunta a que, “los problemas son siempre los mismos, pero las tecnologías y cómo abordar los problemas son los puntos que cambian todo el tiempo por lo cual es fundamental participar de este tipo de congresos”.
Con respecto al despertar del gigante chino y su demanda de proteína animal, el profesional de Vetanco afirma: “Debemos mejorar nuestros índices tranqueras adentro, más allá de la demanda externa. Hay mucho margen de mejora, donde la sanidad, la nutrición y la reproducción son claves. Hay que aplicar tecnología”.

 

 

 

El stand de Biogénesis Bagó sumó la línea de pequeños animales

“Queremos ser referentes, aportando tecnología en los tratamientos oncológicos”

Fernández. “Debemos trabajar en la generación de demanda”.

El MV. José Luis Fernández, responsable de la flamante división de Animales de Compañía de Biogénesis Bagó, también estuvo presente en el Congreso organizado por Drovet en Rosario y adelantó los planes de la compañía en este segmento.
Luego de resaltar que Biogénesis Bagó es una empresa tradicional de ganadería, con más de 80 años invirtiendo en biotecnología, el profesional avanzó en describir una de las grandes novedades del año, al presentar su línea orientada a perros y gatos. “El objetivo es ser referentes en tratamientos contra el cáncer en un plazo de tres a cinco años”, aseguró Fernández.
“Contamos con nuestra Desmopresina, tecnología que colabora para manejar la metástasis pulmonar: es un anti metastásico y antitumoral. A su vez, pensamos en lanzar otros dos productos el próximo año orientados al segmento oncológico”, señaló en diálogo MOTIVAR y amplia: “Analizamos todas las posibilidades de alianzas para sumar productos novedosos que aporten al cuidado de los animales”.
“Tenemos capacidad de participar en el área de biológicos que representa un 30% de la facturación del segmento y podemos llegar a otros países”, agrega.
“Para lograr esto, deberemos trabajar en la generación de demanda. Si bien la empresa ya llega a los distribuidores de pequeños, con Galmetrim y nuestra vacuna antirrábica, tenemos pensado tener una estructura sólida de venta para generar demanda a partir de 2020. Queremos que sientan que somos un socio que colabora con su negocio”, explica. Y cierra: “Ingresamos a un rubro anticrisis. Al estabilizarse la economía local, creemos que volverá a crecer fuertemente”.

La producción porcina dijo presente en el congreso de Drovet

“Hay que cuidar el estatus sanitario nacional, ya que es un patrimonio incalculable”

Llamas. Describió el impacto de la pleuroneumonía sobre la producción.

Crisis es oportunidad. Al menos eso reza un viejo proverbio chino. Sin embargo, la crisis sanitaria desatada por la Peste Porcina Africana en China y otros países del mundo encendió las alarmas: si bien su impacto ya es incalculable, aún no se puede decir hasta dónde llegarán sus esquirlas.
En Argentina, el MV Juan Ramiro Llamas, de Llamas Laboratorio y Servicios, asegura que notó un mayor caudal de envíos de muestras y consultas en las últimas semanas, en su centro de trabajo radicado en Pergamino, Buenos Aires.
“A partir de lo que ocurrió en China, hay una “reconcientización” de los riesgos aparejados a las enfermedades”, sostiene en diálogo con MOTIVAR en el marco del 5° Congreso Veterinario Latinoamericano, organizado por Drovet en Rosario, los pasados 14 y 15 de junio.
“Más allá de la enfermedad que perjudica a China, hay que saber cuáles son las medidas de mitigación ante este tipo de brotes. La bioseguridad, tanto interna como externa, es fundamental en la granja”, explica Llamas. Y grega: “Los establecimientos que tengan buena bioseguridad pueden evitar el sacrificio de los animales, porque pueden aislarlos ante la amenaza externa”. En ese contexto, para el profesional, “el estatus sanitario argentino es envidiable, similar a Australia y Nueva Zelanda, que son islas. Hay que cuidar ese estatus: es un patrimonio incalculable”.
Asimismo, en la Argentina, “las granjas más tecnificadas están haciendo un muy buen trabajo en materia de bioseguridad y en cuanto a las chicas, el Senasa está haciendo su labor en cuanto categorizarlas en diversos estatus. Las que tienen peor bioseguridad no podrán comercializar genética. A su vez, se busca estimular a que haya un avance en los niveles de estatus algo que la industria avícola ya hizo”, señala Llamas. A la hora de pensar en el rol de los profesionales, sostiene que, “el crecimiento del sector impone que el veterinario se especialice tanto en nutrición, como aspectos reproductivos y sanitarios”.
En ese sentido, Llamas abordó en Drovet el impacto de pleuroneumonía porcina, a través de casos clínicos para saber cuáles son las estrategias de manejo.
“Es una enfermedad que impacta directamente en la producción con mortandad. Mientras que en un ciclo de engorde, hay un 2 o 3% de mortalidad esperable, esta enfermedad te lo puede llevar a más del 10%, es decir, es muy visible la pérdida. Además, se manifiesta el problema en animales adultos que en el momento de devolver con carne todo los antibióticos y alimentos que se le suministró, muere”, resume el profesional veterinario.

Diego Rodríguez, de la Asociación Braford Argentina destaca el rol genético y productivo en el rodeo argentino, el más extendido de la raza en el mundo con nueve millones de cabezas.

 

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

 

Diego Rodríguez. “Si no medís el impacto de las inversiones, se termina convirtiendo en un costo y es difícil mejorar desde ese punto de vista”.

Argentina tiene el mayor rodeo Braford del mundo. La raza mayoritaria en los campos del norte del país rompió sus propias fronteras: suma nueve millones de cabezas, entre puros y cruzas, y se pueden encontrar ejemplares hasta en Mendoza.
Para el Ing. Zootecnista Diego Rodríguez, director Ejecutivo de la Asociación Braford Argentina, es una raza en pleno crecimiento y la Argentina es referente mundial, con sus cabezas emplazadas en las provincias del norte, el centro de mayor expansión ganadera.
“En la Asociación tenemos más de 500.000 animales registrados y se suman 50.000 todos los años. El potencial que tiene Braford pasa por su aporte tanto en el desarrollo genético, como productor de carne”, resume el director ejecutivo de la Asociación que reúne 380 cabañas entre los 520 socios repartidos desde Salta, pasando por Córdoba y San Luis hasta Corrientes y Entre Ríos.
Por ese motivo y en el marco de una serie de entrevistas que MOTIVAR viene realizando a los responsables ejecutivos de las principales razas bovinas del país es que Rodríguez comparte su mirada sobre el presente y el futuro de la ganadería argentina.
Si bien, está a cargo de “la B” desde inicios de 2018, su derrotero profesional siempre estuvo ligado a la actividad pecuaria. Rodríguez se recibió en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora y pronto a su graduación, ingresó en Eolia, el centro de inseminación artificial y transferencia embrionaria con base en Marcos Paz, donde -entre otras cosas- se interiorizó sobre las ecografías de calidad de carne.
Al poco tiempo, sumó un socio para armar su propia empresa de servicios agropecuarios y desarrolló un proyecto de cría en la Cuenca del Salado que aún conserva.
También, formó parte del equipo de Pampa Mía, impulsado por Instituto Rosenbusch, la firma de la familia Balestrini, que logró exportar carne trazada a las galerías Lafayette y el Corte Inglés hasta que la mano de Guillermo Moreno truncó las exportaciones de bife argentino.

MOTIVAR: ¿Con qué te encontraste al sumarte a “la Braford”?

Diego Rodríguez: Cuando llegué, en febrero de 2018, me encontré con una institución en pleno proceso de transformación, apostando al crecimiento, brindándole cada vez más seguridad a los productores y criadores en sus registros tanto como vendedores, como compradores. Hoy, Braford es la única raza que tiene un sistema integral online con el manejo de los registros, todo puede ser consultado en tiempo real y garantiza un marco de seguridad muy grande tanto para el mercado local, como la exportación.

¿En qué consiste ese registro?

Tenemos tres personas abocadas a su actualización constante. Allí, están las declaraciones de servicio, nacimiento, compras de semen, transferencia de embriones y animales, con un seguimiento diario al que se suman unos 50.000 animales por año.

¿Qué aporta la Asociación a los criadores?

La B agrega valor y ese nuestro mensaje. Sumado a todos los beneficios que se generan vía la raza, como la cuota Hilton, donde los productores obtienen una bonificación. A su vez, tenemos acuerdos con empresas en la compra de distintos insumos. Por otro lado, a partir del manejo de todos los registros buscamos incentivar el uso de la raza. La Asociación tiene como objetivo que el productor lucre utilizándola como plataforma para hacer más y mejores negocios.
¿Qué rol tienen las muestras a campo?
Otro foco de acción de la ABA son las expos y remates, que a lo largo del año suman 25, entre organizadas, patrocinadas y auspiciadas. Son un lugar donde los socios pueden mostrar su genética y medio de competencia y valoriza la genética de la raza. A su vez, es un centro comercial donde se venden reproductores para muchos productores que no pueden organizar su propio remate.
Braford también es la única raza que organiza la mayor exposición nacional exclusivamente organizada por la Asociación.
No hay ningún comercializador de por medio.Y es allí donde somos la vidriera para mostrar el Braford argentino al mundo.

¿Por qué Braford?

En principio, en la Argentina se logró estabilizar un fenotipo Braford productivo adaptado a diferentes situaciones y que brinda una herramienta para ambientes complejos para producir carne. Eso llevó a que haya un fenotipo adecuado para otros países. Si vas a ver las filas de Paraguay o Brasil, los padres son en su enorme mayoría de origen argentino. Somos exportadores de genética Braford. Fenotípica y genotípicamente la evolución es visible, el PETBra, sistema de evaluación genética que hace la UBA es la referencia para los DEPs, donde tenemos 190.000 animales evaluados. A su vez, se siguen sumando herramientas, la evaluación avanza porque ya estamos trabajando en calidad de carne y genética. Los datos son muy importantes, porque hablan de lo que te dará ese animal y eso habla de la futura eficiencia de tu empresa.

Sin embargo, en la Argentina los índices productivos siguen estancados. ¿Qué pasa?

Los índices nacionales no superan los 63% de preñez y 60% de destete, cifras más cercanas al 50% en el norte.
Sin embargo, en aquellos campos que se aplica tecnología, Braford puede demostrar promedios superiores al 80 u 85% de destete, pero no tiene que ver sólo con la elección de Braford. En gran medida, esto pasa por la implementación de tecnología. Hay que hablar de sanidad, alimentación y manejo, porque la raza si bien te da la potencialidad genética para expresar las tres anteriores.

¿Cómo ayudan al productor?

La primera herramienta que tenemos es la trasmisión de información. Contamos con inspectores que no solo evalúan los animales sino que apoyan al productor, orientandolo en el camino a tomar. También generamos información para que sepan qué herramientas pueden implementar en sus campos y ser el vehículo para acceder a las mismas. En todo lo que podemos intervenir para brindarle herramientas para mejorar los índices y ser eficiente y rentable que es el objetivo de cualquier empresa que de lo contrario el futuro de la misma está en riesgo.

¿Qué impide romper el techo productivo?

Hay varios factores. Tiene que ver con una cuestión cultural donde el negocio se ve como una producción y no como una empresa; donde históricamente se largaba un toro al campo y se iba a recolectar terneros. Hay una falta grande de medición y no se puede controlar lo que no se mide.
En gran parte de las producciones, tenemos carencia de evaluaciones. Si no medís el impacto de las inversiones se termina convirtiendo en un costo y es difícil mejorar desde ese punto de vista. Hay que hacer un tacto y evaluarlo, eso es aplicar tecnología, no estamos hablando de la NASA.

¿Qué rol tiene el cambio generacional?

Hay un cambio que se ve expresado en muchas empresas ganaderas vinculadas a la Asociación. Tienen de 25 a 40 años y en algunos casos son cabezas de esas empresas. Se puede ver en las competencias de las pistas. Hay incorporación de tecnología y vemos que la llegada de las nuevas generaciones puede acelerar el proceso.

¿Qué lugar ocupa el asesor veterinario?

El desafío de los profesionales veterinarios y asesores en general es ocupar un espacio. El veterinario rural tenía un rol y ahora se convirtió en un proveedor de insumos y perdió un poco el rol de asesor profesional, algo que por suerte está cambiando.
Hoy, nadie es dueño de la verdad absoluta: es buena la interacción con el productor o encargado para encontrar el paquete de medidas tecnológicas y sanitarias para aplicar en cada campo.

¿Cuál es el perfil del productor Braford y cómo se distingue la marca?

El perfil de los productores Braford es variado. Tenemos rodeos de menos de 50 cabezas hasta algunos con más de 50.000 e incluso hasta 80.000 cabezas en su stock. Sin embargo, la escala en ningún caso es una limitante para implementar tecnología.
En el mercado local es difícil fijar una marca que diferencie a la raza de otras en las carnicerías, pero hay algunos nichos con los cuales podemos trabajar, ligados al bienestar animal, pensando en esos atributos para lograr un diferencial que ya demanda el mercado externo. Si bien China compra de todo, hay mercados internos, que suman millones de personas que se están especializando a la hora de elegir los cortes. Hay mercados que buscan carne criada a pasto, otros a granos, pero con bienestar animal y todo eso debemos evaluarlo a la hora de desarrollar y posicionar una marca.

Parados sobre la incertidumbre

“Argentina puede exportar toda su producción y más al mundo, el potencial para crecer existe, pero va de la mano de ser más eficientes a partir de la incorporación de tecnología, para subir algunos puntos los índices de destete, para tener 1,5 millones más de terneros cada año”, el augurio de Diego Rodríguez, director Ejecutivo de la Asociación Braford Argentina (ABA) se empantana con la incertidumbre argentina. Si bien es cierto que es posible, también juega un papel central la historia que expone que siempre fue posible, pero rara vez se aprovechó de lleno la oportunidad. ¿Por qué está vez será distinto?
“Mi opinión personal es optimista, yo digo que hay un 70% de probabilidades que la ganadería y el agro seguirán siendo un motor. Sin embargo, el resto de los actores del sector no se si te dirían un 50%”, evalúa Rodríguez y gráfica: “Tiene que haber un proyecto a 5 o 10 años para incrementar los volúmenes de producción de forma sostenible, el problema es la volatilidad de este país. Estamos parados en julio y no sabemos qué pasará en agosto y mucho menos en octubre. Tiene que haber una decisión política pensada a mediano y largo plazo y el productor siempre está dispuesto a producir. Sin embargo, por ejemplo, hoy se están enviando a faena vientres porque no hay herramientas financieras”.

Dialogamos con Ángel Tirelli, presidente de la empresa radicada en Rosario que busca sustentar su continuidad en el mercado sobre la base de información y un mejor vínculo con sus clientes.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

 

Ángel Tirelli. “No va a alcanzar con el frasco y una visita. Se vienen cambios en la comercialización y en la manera “vestir” a las empresas para que sean visibles”.

Viajamos a Rosario, Santa Fe, con un objetivo concreto: repasar el recorrido realizado por el Laboratorio Proagro durante sus 50 años de vida en el sector veterinario nacional. En las oficinas de la empresa nos esperaba Ángel Tirelli, su presidente, quien rápidamente realizó el balance inicial que fuimos a buscar.
“Independientemente de los resultados económicos y la capacidad productiva que instalamos, la mayor virtud ha sido sentar las bases para que Proagro sea sustentable en el tiempo”, le explicó el empresario a MOTIVAR. Y avanzó: “Proagro logró adecuarse a las tendencias actuales y de allí su posibilidad concreta de progresar. Comprendimos que la empresa está por sobre nosotros. Ya no más en el dueño o en una persona en particular”.
Más allá de esto y de nuestra vocación por profundizar en la historia del laboratorio, nuestro entrevistado sigue mirando hacia adelante: “Como toda compañía, buscamos y alcanzamos un rédito económico. Sin embargo, hoy estamos logrando también que nuestra gente venga a trabajar con cierto grado de felicidad, gracias a una reconversión interna que nos lleva a preocuparnos cada día más por su bienestar, sin entregar la normal gestión de la empresa”.
Vale decir que Proagro cuenta con un laboratorio propio en Rosario, desde donde produce sus líneas de productos veterinarios destinados tanto al rubro de grandes (dentro de la cual se destaca la línea reproductiva Synkro), como de pequeños animales, Paraqueños. Asimismo, la empresa exporta a 21 países ubicados en tres continentes diferentes: América, África y Oriente Medio (Asia).
Además, recientemente inauguró las nuevas naves construidas en el Parque Industrial Metropolitano de Pérez, desde donde espera ampliar cada vez más sus horizontes, reforzando incluso su servicio de elaboración para terceros (Ver recuadro).
Nuestro diálogo con Tirelli siguió sobre la base de las inversiones en tecnologías que también está llevando adelantela empresa. “Los saltos son culturales, ya no solo de las empresas. No sabemos bien qué viene mañana, pero sí entendimos que para dar un salto debíamos arriesgar en pos de mantenernos activos y ser sustentables”, agregó para luego profundizar en el Protocolo de familia que se llevó adelante durante este año: “Es una forma de dar más seguridad a quienes se vinculan con Proagro. El objetivo es dejar en claro que el laboratorio tiene sustento propio y una continuidad en sus directivos”.

50 años

Ya analizando los principales hitos en la historia de Proagro, Tirelli destacó tres grandes momentos. El primero (durante lo primeros 15 años del laboratorio) muy ligado a la elaboración de medicamentos, con inversiones en infraestructura, maquinaria, desarrollo de productos y posicionamiento en el mercado.
“Otro período importante fue cuando empezamos a salir con camionetas, autos y hasta camiones para aumentar nuestra cobertura geográfica, situación que revertimos años más tarde debido a los costos añadidos de este tipo de esquema (accidentes, hotelería, combustibles, etc.)”, explicó para luego avanzar: “El otro hito tiene que ver con lo que hicimos luego, reconvirtiéndonos y montando un contact center que terminó de cambiar nuestra relación con los clientes, respetando siempre los valores del veterinario, el distribuidor y productor. El objetivo último es que nuestro producto llegue a quien lo quiera comprar”.
Sobre esta base, nuestro entrevistado (socio fundador de la Fundación Libertad) refuerza su visión para lo que viene: “No va a alcanzar con el frasco y una visita. Se vienen cambios en la comercialización, en los modos de vincularnos, en los esquemas de vendedores, en cómo llegar y sobre todo, de qué manera “vestir” a las empresas para que sean visibles”.
Quizás por esto Proagro haya decidido hace un tiempo reforzar su estrategia de Marketing, no solo consolidando un equipo de trabajo interno, sino también invirtiendo en sistemas que permiten administrar el negocio de un modo distinto. “Sabemos qué hacemos y qué hace el mercado. Nos sirve para aprender y tomar decisiones en base a información seria”, destacó quien asegura haber dejado fluir esta visión en la empresa en base a acciones bien concretas: “Paré un poco más las orejas y abrí bastante menos la boca para aprender cosas que desconocía y revalidar la idea de que no debemos enamorarnos de ningún criterio personal. La clave es tener información, no importa lo que pensábamos”.
Otra de las acciones destacadas por Tirelli en los últimos tiempos tiene que ver con la presencia física que ha desarrollado la empresa, acompañando diversos remates y acciones de las principales razas en nuestro país. “Aprendimos que al productor sí le interesa saber qué es lo que compra. Además, quieren saber qué hay detrás de los laboratorios, cuál es el contenido de la empresa y qué futuro hay detrás de ella”, aseguró.
Finalmente, el presidente de Proagro explicó que “el mercado cambia eliminando redes que entorpecen el costo final de los productos” y que, en ese marco, los consumidores tendrán cada vez más poder. “Es por esto que estamos realizando cambios en la empresa. La clave de la continuidad es la transformación. Hoy para ser competitivos se necesitará tener capital y la posibilidad de expandirse con proyección geográfica”, concluyó el empresario.

Todo listo en el Parque Industrial Metropolitano

Estreno. Proagro inició su mudanza.

Tal como desde hace un tiempo se viene anunciando, Laboratorio Proagro ya inició su proceso de trasladar las áreas de Expedición y la de Plaguicidas desde sus actuales instalaciones a las nuevas naves instaladas en el Parque Industrial Metropolitano de Pérez, a 10 kilómetros de Rosario, en Santa Fe.
Vale decir que esta modificación estructural, apunta también a revalorizar y darle mayor impulso a la unidad de Tercerizaciones que el laboratorio implementa con empresas locales e internacionales. Recordemos que Proagro certificó las Normas GMP en 2008, brindando servicio de elaboración de diferentes formas farmacéuticas en 8 áreas de producción, según grupos químicos: generales estériles; generales no estériles; betalactámicos estériles; hormonales estériles; dispositivos intravaginales; plaguicidas de uso externo; comprimidos y polvos.

Con una clara retracción en las unidades totales comercializadas durante 2018, el segmento de los biológicos sigue planteando los mismos desafíos de los últimos años. ¿Se puede cambiar la tendencia?

 

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Debido al gran interés que despertó la nota de tapa de nuestra edición de mayo, es que seguimos profundizando en el análisis de los distintos rubros que dan forma a un negocio que en 2018 logró ingresos similares a los históricos US$ 500 millones (tomando un Dólar promedio de $32,50, para un año donde la escalada del tipo de cambio fue extraordinaria).
Vale decir que esa cifra incluye tanto la facturación generada por los laboratorios veterinarios en el mercado interno, la comercialización de vacuna antiaftosa y el comercio internacional. Como se dijo, el artículo con el análisis sectorial completo realizado por MOTIVAR en mayo está disponible en www.motivar.com.ar, razón por la cual en las próximas líneas pondremos el foco en el peso que tiene el rubro de las vacunas veterinarias sobre el total de un mercado interno estimado en US$ 300 millones.

Un segmento de US$ 100 millones

Siempre dejando en claro que los números aquí compartidos representan una estimación cuyo objetivo es identificar tendencias en el mercado local, es que podemos decir que un tercio del mercado veterinario interno es generado por medio de lo que facturan las vacunas veterinarias. El 30% del mercado corresponde a productos biológicos, cifra que está fuertemente impulsada por el impacto que tiene este último rubro en el caso particular de la avicultura.
De hecho, si quitamos esta especie animal del análisis y nos basamos en el uso de vacunas en bovinos y mascotas, veremos como la ecuación se convierte al tradicional 80 – 20, de los últimos tiempos.
Nadie en el sector duda del potencial que tiene la prevención de enfermedades en los tiempos venideros. De hecho, cada vez más empresas tienen en mente incorporar vacunas a sus portfolios para no perderse “lo que viene”. Dicho esto, la realidad muestra otra cosa. Con una clara caída en las unidades comercializadas respecto de 2017, el año pasado el rubro de vacunas representó el 23% del mercado de productos veterinarios orientados a la ganadería bovina (sin considerar la vacunación antiaftosa, lógicamente). Se trata de un rubro concentrado en manos de compañías nacionales y que sigue buscando romper los bajos índices de adopción de planes sanitarios preventivos en nuestro país.
Y la misma situación se vive en el segmento de animales de compañía, donde el grado de medicalización de perros y gatos continúa siendo muy bajo, apenas por sobre el 30% del potencial, muy por debajo de las tendencias que se muestran en otros países del mundo como Estados Unidos u otros de Europa, con indicadores por sobre el 80 por ciento.
Esto lleva a que, sobre un total de mercado liderado por la facturación de los productos antiparasitarios, las vacunas veterinarias aportan apenas el 15% de un negocio que se reparte entre 5 jugadores. ¿Otro dato? Si bien es cierto que el rubro de los felinos viene creciendo a pasos agigantados, todavía hoy el 95% de las vacunas que se comercializaron en 2018 fueron destinadas a perros.
Párrafo aparte para el sector avícola nacional, donde queda absolutamente claro que el rol de las vacunaciones es estratégico para poder crecer. En definitiva, las vacunas representan más del 80% de la facturación de las empresas que participan del rubro (multinacionales), ofreciendo un servicio de excelencia a los clientes del sector. Las vacunas inactivadas lideran el ranking de facturación.
Finalmente, y si bien no en esta magnitud, el sector porcino también muestra un avance en la utilización de biológicos, aunque aún la utilización de fármacos (por ejemplo, antibióticos) sigue representando cerca del 50% del total.
En definitiva y más allá de lo que pudo haber sido una tendencia al alza en los precios de las vacunas veterinarias en su conjunto durante el año 2018, queda claro que -a excepción del caso de la avicultura- en el resto de las especies queda un arduo camino por recorrer en favor de hacer realidad aquello de “prevenir es curar”, concepto simple de decir pero difícil de aplicar en el campo de la sanidad animal en nuestro país.

La evolución de los mercados e innovaciones como la carne sintética podrían motorizar un cambio de hábito en los consumidores que atente contra la producción ganadera local. ¿Solo cosa de veganos?

Melina R. Oliva*
melinaoliva15@gmail.com

 

Fast food, fast business. Burger King ya lanzó una hamburguesa “veggie” que vale un dólar más que la tradicional.

El cordero fue uno de los principales alimentos consumidos durante la Segunda Guerra Mundial. El stock ovino de los Estados Unidos era de 56 millones en 1942, contra los 5 millones actuales. El consumo prácticamente desapareció.
¿Qué cambió para que eso pase? En 1940, Dupont fabricó las primeras fibras sintéticas, es decir, menos lana, menos ovejas, menos corderos.
Las ballenas corrieron una suerte similar con la llegada del querosene.
Antes no había proteccionistas queriendo rescatarlas porque las necesitábamos, hoy hay un reemplazo.
El “hielo artificial” apareció en 1845, para esa época, el hielo extraído de fuentes naturales llegaba a las ciudades en buques y trenes, volviéndolo un producto de extremado lujo. Ya sabemos el resto de la historia.
El Asia Times, en una nota del 30 de marzo, festejó la posibilidad de la llegada de una alternativa a la carne sosteniendo que “Medio Oriente importa el 90% de la carne que consume, con un costo de US$ 8.000 millones” o que “la mayoría de la carne atraviesa medio planeta en contenedores desde EE.UU., Brasil y Australia, generando grandes cantidades de gases de efecto invernadero”.
Supongamos que Argentina no dejará de consumir carne, pero ¿y si el resto del mundo sí lo hace? ¿Podría una reducida demanda mundial y un “efecto mariposa” afectar nuestros sistemas productivos?

No es un dato menor que detrás del desarrollo de cultivos celulares orientados a generar este tipo de productos hay capitales como Cargill y Bill Gates.

¿Realmente hace falta una alternativa a la carne? ¿Por qué? El mercado la está buscando (detrás del desarrollo de cultivos celulares hay capitales como Cargill y Bill Gates). ¿Quién la quiere? ¿Los veganos? ¿Los “millennials”?
Un trabajo publicado en el Journal “Frontiers in Sustainable Food Systems”, en febrero de este año, reporta que alrededor de 60% de los chinos y 30% de los estadounidenses están muy dispuestos a comprar carne producida artificialmente o en base a plantas. Otras encuestas agregan que la gente está dispuesta a consumirla si está claramente etiquetada.
Las opiniones a favor de desarrollar una alternativa son vastas: “La industria ganadera actual no es sostenible, tanto desde el punto de vista ecológico, como económico. Estamos utilizando más del 50% de nuestra tierra cultivada para alimentar ganado y tenemos que ofrecer alternativas válidas” dice Mark Post (fundador de Mosa Meat).
“Se estima que la vaca aporta más de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura animal”, agrega Stephen Dubner, de Freakonomics Radio. En ese mismo sentido, el Asia Times publicó que, “la carne era un alimento eficiente cuando los humanos no éramos 7.000 millones, y con vastas distancias entre productores y consumidores”.
El cerdo tampoco sale de la discusión, según Post, la eficiencia proteica del cerdo es del 15%, mientras que los cultivos celulares podrían llegar a tener 50%.
“El problema es que la gente no dejará de querer estos alimentos […], por lo que el veganismo no es una opción”, reflexiona Patrick Brown, fundador de Impossible Foods. Se estima que el porcentaje de vegetarianos / veganos es del 5% en EE.UU. y del 1-2% en Argentina.
Jayson Lusk, jefe del Departamento de Economía Agrícola en la Universidad de Purdue, explica: “Cuando los consumidores aumentan su poder adquisitivo, una de las primeras cosas que quieren es agregar proteínas de alto valor en su dieta. Dicho esto, podemos asumir que probablemente la demanda de carne aumentará a medida que el mundo se vuelva más rico”. Y agrega: “La forma de reducir las emisiones es intensificar la producción, y esa es una historia que a la gente no le gusta oír” (por el bienestar animal y el manejo de desechos).

¿Cuáles son esas “alternativas”?

¿Tendencia? Beyond Meat, con sus “carnes a base de plantas” tiene más de 30 mil puntos de venta solo en los EE.UU.

Cultivos celulares y productos a base a plantas, o como sus creadores le llaman: “carne limpia”, “carne cultivada”, “carne artificial”, etc. (términos que ya inspiraron proyectos de ley en contra). Las “carnes en base a plantas” ya se encuentran en muchas góndolas y restaurantes del mundo, Beyond Meat tiene más de 30 mil puntos de venta en EE.UU.
La empresa Impossible Foods (que vende sus hamburguesas en Burger King) combina ingredientes como papa, trigo, soja y da el sabor y color “de carne” a sus productos a través del agregado de proteína heme, que es extraída de una bacteria termorresistente. Si bien el producto fue aprobado por la FDA, el uso de microorganismos genéticamente modificados ha traído problemas a la compañía en la Unión Europea. Impossible Foods no vende su producto en lugares donde no esté en la sección de carnes, “queremos evitar el estigma de comprar tofu”, aseguran.
La otra alternativa -cultivos celulares- es el foco de muchas empresas, SuperMeat, Memphis Meats, Mosa Meat, Just, Aleph Farms, y casi una veintena más de startups que fabrican además otros productos como huevo, cuero etc.
En 2013 Mark Post, de Mosa Meat, presentó la primera hamburguesa (que costaba miles de dólares) y sólo seis años después Just planea poner su producto en la góndola a un precio competitivo. “Aunque frecuentemente se mezcle con los microorganismos genéticamente modificados y teorías conspiratorias de ‘franken-comida’, la carne cultivada en laboratorio es elaborada por un proceso orgánico, como hacer cerveza o yogurth”, dice la directora de Memphis Meats. “Piénsenlo como una línea de fermento, una vez que cada compañía tenga su línea celular en marcha, ellos no necesitarán volver al animal original”, dice Michael Selden (CEO de Finless Foods). El proceso de producción dura tres meses. A partir de una biopsia, las células se cultivan entre dos soportes de velcro para darle forma. Para darle el color rojo, se le agrega jugo de remolacha.
Aseguran que de una sola biopsia pueden generarse 80 mil hamburguesas.
Si bien las hamburguesas están siendo el foco de los desarrollos (no hay que perder de vista que es un gran mercado, McDonald vende 75 hamburguesas por segundo), se vienen los bifes: en diciembre de 2018 una start-up israelí hizo el primer prototipo de “bife”, apuntando a lanzarlo al mercado en cuatro años, Impossible foods también trabaja en su prototipo en base a plantas.

¿Estas alternativas implican realmente menor precio, mayor bienestar animal y sustentabilidad?

El impacto sobre la producción de gases de efecto invernadero está en discusión. Un trabajo publicado este año dice que, si bien los cultivos celulares pueden producir menor huella en equivalentes de dióxido de carbono, el efecto a largo plazo es mucho peor por el tipo de gases generado. De acuerdo con algunas predicciones, el consumo de gas y electricidad sería gigantesco.
“Para hacer la Impossible Whopper -hamburguesa en base a plantas- se necesita 99% menos de agua, 93% menos de tierra y 50% menos de energía que para la Whopper tradicional”, expresó Burguer King al lanzar en mayo la hamburguesa alternativa.
Esta hamburguesa vale, hoy, un dólar más que la tradicional.

“Para hacer la Impossible Whopper -hamburguesa en base a plantas- se necesita 99% menos de agua, 93% menos de tierra y 50% menos de energía que para la Whopper tradicional”, expresó Burguer King.

En lo que a bienestar animal respecta -como puntos a favor- no habría necesidad de sacrificar tantos animales, ni de las mega producciones “fabrica” que se ven hoy en día. Como punto en contra o consideraciones, no hay que perder de vista que los cultivos celulares requieren técnicas invasivas, además de factores de crecimiento y nutrientes animales, provenientes de sangre y de sueros fetales – lo cual no es tan “cruelty free”-. Sin embargo, la empresa Just asegura que su medio celular es libre de suero.
Otras ventajas que se adjudican estas iniciativas son la disminución de riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos (como Salmonella), la ausencia de antibióticos (en el caso de productos en base a plantas) y la posibilidad de producirse en cualquier parte del mundo, sea muy cálido o frío.

¿Y Argentina qué?

En Argentina, sólo un 17% de los “millennials” estarían dispuestos a consumir “carne sintética”. El emprendimiento “Granja Celular”, fundado por Sofía Giampaoli (Ing. Química), está llevando adelante el desarrollo de cultivos celulares en la Universidad de San Martín. ¿Cosa de veganos? Por ahora sí, pero todo apunta que se difundirá a más consumidores a medida que se vuelva una alternativa barata. Para poder competir tendremos que reforzar el argumento de que la carne es natural y sana, y para eso, la carne tiene que ser natural y sana, sustentable y respetuosa del bienestar animal.

*La autora de este artículo es médica veterinaria y gestiona @CampoAnimal.
Pueden solicitar la bibliografía consultada a redaccion@motivar.com.ar

En su rol de Ente Sanitario, el Colegio de Veterinarios de Buenos Aires presentó un documento en el cual repasa los indicadores de la provincia y propone distintos caminos a seguir.

Osvaldo Rinaldi
Presidente del Colegio de Veterinarios de Buenos Aires

La mayor sala de partos: Buenos Aires es la principal provincia ganadera del país, con un total de vacunos que asciende a 19.128.665 (35,46% del total nacional), muy lejos de la segunda en cantidad de animales (Santa Fe), la que posee el 11,27%.

Contar con información estadística, confiable, en tiempo y forma permite a todos los actores del sector ganadero establecer diagnósticos correctos y planificar estrategias de intervención que posibiliten la toma de decisiones.
En este marco, y ya constituido como Ente Sanitario en acuerdo con el Senasa tal lo dispuesto en la Ley 27.233, este Colegio de Veterinarios presenta a los integrantes del Sistema Sanitario Provincial la información relativa a la ganadería vacuna en Buenos Aires, con la intención de compartir algunos aspectos de su dinámica. La lectura de los indicadores presentados ratifica a esta provincia como la de mayor potencial productivo del país, pero al mismo tiempo nos estimula y permite asumir que aún hoy resta mucho por incrementar su productividad, intensificando su producción.
Creemos que, sobre la base de políticas de promoción nacionales y provinciales, acuerdos para mejorar el control y erradicación de enfermedades, el manejo de los recursos forrajeros y la genética, estarían dadas las condiciones para generar una mayor eficiencia del stock, tan necesaria para la renta ganadera como para generar mayor productividad, beneficiando nuestra economía y sosteniendo los compromisos de seguridad alimentaria que tenemos ante el mundo. Estamos convencidos que hay que asumir responsabilidades entre todos los actores. Y para el caso de los médicos veterinarios, en su rol de asesor sanitario–productivo, comprender las necesidades y motivaciones de los ganaderos, acompañando con profesionalismo la toma de decisiones para lograr los objetivos de crecimiento a la luz de las importantísimas demandas de proteína animal que se están generando hacia futuro.
Esta nueva realidad obliga a toda la cadena productiva a actuar con responsabilidad e idoneidad, donde la profesión veterinaria tiene reservado un papel relevante, por supuesto siempre con la activa participación del Estado Nacional y Provincial, como garantes del sistema productivo.

Es incorrecto asesorar desde el escritorio en el uso de medicamentos veterinarios, tanto los productores como los veterinarios deben comprender que más allá de las enfermedades, hay enfermos y cada caso merece un buen diagnóstico y propuesta de solución sobre el establecimiento en cuestión.

El documento aquí presentado ha sido elaborado en base a la información suministrada por el Senasa (marzo 2019). Buenos Aires es la principal provincia ganadera del país, con un total de vacunos que asciende a 19.128.665 (35,46% del total nacional), muy lejos de la segunda en cantidad de animales (Santa Fe), la que posee el 11,27%. Este stock vacuno se encuentra en 48.909 explotaciones ganaderas, con 63.672 unidades productivas, lo que representa el 24% y 19,7% del total del país respectivamente.
Ver cuadros 1 y 2. Durante el último año, su stock volvió a crecer en 283.139 animales (1,48%), muy por encima de la media nacional (0,03%), incrementándose en 19 establecimientos y 496 Unidades Productivas.

Stocks por región

La región Norte, especialmente dedicada a la agricultura y definida como de ciclo completo, en donde la producción láctea posee una importante participación, mantiene un stock del 20% del total de las cabezas provinciales en 7 millones de Has. La Cuenca del Salado y depresión de Laprida es la zona de mayor relevancia en cuanto a la cría no solo de esta provincia sino también del país. Conserva casi la mitad de las vacas (49%) y un 46% del stock total provincial en una superficie de 10,125 millones de Has.
La región del Oeste, caracterizada históricamente como de recría e invernada, situación que ha ido cambiando ante el avance de la agricultura, concentra hoy día el 11% del total provincial en una superficie de 3,5 millones de Has. La región del Sudoeste es una zona ganadera con perfil de cría, en donde la agricultura tiene su área de importancia con alta especialización en producción de granos; mantiene un 15% del total de establecimientos y stock provincial en una superficie de 6,7 millones de hectáreas.

Estructura productiva

La cantidad de explotaciones con menos de 100 cabezas constituye el 32,8% del total provincial, las cuales poseen el 4% del total de animales. Buenos Aires es una de las tres provincias que posee menos establecimientos con al menos 100 animales, La Pampa (22%) y Tierra del Fuego (11%) lideran este estrato; en el otro extremo se encuentran provincias como Tucumán, Misiones y Jujuy en donde las explotaciones ganaderas con al menos 100 cabezas son mayoría (entre el 80% a 90%). Cuando tomamos los establecimientos con al menos 250 animales las relaciones llegan a 59,5% y 15,3%. En los estratos de 250 animales y hasta 1.000, se encuentra el 31,8% de los campos con un stock del 40,3%. En el otro extremo, con más de 1.000 cabezas se concentra el 8,69 % de los mismos, que poseen el 44,4% del stock.

La lechería

Buenos Aires es la tercera provincia con tambos en el país luego de Santa Fe y Córdoba. En la misma se encuentran 1.841 establecimientos con 2.112 UP con un total de 838.984 animales totales (se incluyen animales destinados a carne). La mayoría de los tambos (1.089) se encuentran en el estrato de 100 a 500 animales. La región con más establecimientos es la norte, con 607 y 309.227 animales totales continuando con la tendencia histórica ya que ahí se produce el mayor insumo de la explotación (forraje y granos). Le siguen la Cuenca del Salado con 566 establecimientos y 198.977 animales; el Oeste con 425 y 222.294; Mar y Sierras con 115 y 76.347 y por último el Sudoeste con 107 y 39.789 establecimientos y animales totales, respectivamente.

Los engordes a corral

Para marzo pasado, el Senasa registraba 320 establecimientos con 540.678 animales en 83 partidos. Es la provincia con mayor cantidad de establecimientos y animales posee, seguida muy de cerca por Santa Fe y Córdoba. Entre ellos se destacan los partidos de Trenque Lauquen (79.000 animales) y Saladillo con casi la mitad, en segundo lugar. El promedio de animales por partido encerrado es de 6.514 animales, y de 1.690 animales por establecimiento.

Conclusiones

Considerando la oportunidad que el país tiene a partir de la extraordinaria demanda de proteínas a las que asistiremos en los próximos años, deberíamos plantearnos mejorar los registros e índices que se expusieron en este documento. Para ello, vale entender que en cualquier explotación ganadera no hay recetas uniformes a la hora de mejorar los planteos sanitario-productivos, puesto que cada establecimiento es una empresa única, no solo con sus problemas específicos relativos a enfermedades, oferta forrajera, genética, sino también desde el punto de vista económico financiero, atendiendo el objetivo que se plantea cada ganadero.
Es incorrecto asesorar desde el escritorio en el uso de medicamentos veterinarios, tanto los productores como los veterinarios deben comprender que más allá de las enfermedades, hay enfermos y cada caso merece un buen diagnóstico y propuesta de solución sobre el establecimiento en cuestión.
En estos temas nos corresponde como veterinarios, atender especialmente las relativas a la resistencia (antimicrobiana y antiparasitaria), cada día más presentes, que generan mucha pérdida de dinero por uso de drogas inapropiadas, a las que se suman las directas por las propias enfermedades no controladas, indirectas por pérdida de mercados y sin duda (lo más importante), su impacto en la salud pública.
Acá cobra real dimensión el rol que le cabe al Ente sanitario CVPBA en la interacción de los productores con los profesionales veterinarios, el Estado Nacional y Provincial. Atender la sanidad animal constituye un desafío en donde se privilegia un correcto diagnóstico para indicar en donde invertir esfuerzo y dinero, y así lograr una mejor renta.

Estratificación de establecimientos con existencias bovinas que declaran actividad en tambo – Marzo 2019
Hasta 100 Entre 101 y 500 Entre 501 y 1.000
Establecimientos Cantidad de UP Total Bovinos Establecimientos Cantidad de UP Total Bovinos Establecimientos Cantidad de UP Total Bovinos
294 312 17720 1089 1243 279563 274 322 189576
Más de 1.000 Total
Establecimientos Cantidad de UP Total Bovinos Establecimientos Cantidad de UP  Total Bovinos
184 235 352125 1841 2112 838984

 

 Cantidad de establecimientos y ganado por estratos
 Hasta 100 cabezas  Entre 101 y 250 cabezas  Entre 251 y 500 cabezas  Entre 501 y 1.000 cabezas
 Establecimientos  Cantidad de UP  Total de bovinos  Establecimientos  Cantidad de UP  Total de bovinos  Establecimientos  Cantidad de UP  Total de bovinos  Establecimientos  Cantidad de UP  Total de bovinos
                                         16.029                17.190                755.748                                            13.063                16.332            2.171.114                                    9.229                12.992            3.283.244                     6.337                  9.993            4.431.353
32,8% 4,0% 26,7% 11,4% 18,9% 17,2% 13,0% 23,2%
 Entre 1.001 y 5.000 cabezas  Entre 5.001 y 10.000 cabezas  Más de 10.000 cabezas  Total
 Establecimientos  Cantidad de UP  Total de bovinos  Establecimientos  Cantidad de UP  Total de bovinos  Establecimientos  Cantidad de UP  Total de bovinos  Establecimientos  Cantidad de UP  Total de bovinos
                                           4.087                  6.842            7.247.355                                                  146                     291                975.044                                         18                        92                264.797                   48.909                63.672          19.128.655
8,4% 37,9% 0,3% 5,1% 0% 1,4%

Fuente: SENASA Dirección Nacional de Sanidad Animal. Al 31 de marzo de 2019.

Está disponible el documento completo

Los interesados en acceder al trabajo completo realizado por el Colegio de Veterinarios de Buenos Aires en su flamante rol de Ente Sanitario (habilitado por la nueva Ley del Senasa) pueden solicitarlo vía e – mail a redaccion@motivar.com.ar. Allí, podrán complementar la información aquí publicada con datos específicos sobre la orientación productiva de la zona analizada y estadísticas ligadas a la eficiencia reproductiva de una provincia que ostenta el mejor índice de eficiencia reproductiva del país (75,3%), medido con la información disponible: “relación terneros a marzo 2019 / vacas a marzo 2018”, asumiendo que son estas las vacas que destetan los terneros informados al 31 de marzo de 2019 en un intento de ajustar este criterio.
Este dato es muy superior al promedio nacional de 62,2%. Conocé toda la información.

En ganadería, se deben evitar diagnósticos erróneos y el uso profiláctico de cualquier antimicrobiano. La prevención con vacunas es la vía más segura para cuidar la sanidad del rodeo.

MV Marcos Saint Martin
Servicio Técnico de Biogénesis Bagó 

La generación de bacterias resistentes a los tratamientos con los antibióticos disponibles es uno de los principales problemas en salud pública a nivel global. La OMS estima que para 2050 unas 10 millones de personas morirán por año como causa de RAM (Resistencia Antimicrobiana), a menos que se instaure una respuesta global en el corto plazo.
La RAM es la capacidad de una bacteria para sobrevivir en concentraciones de un principio activo que inhibe o mata a otras de la misma especie. Es un fenómeno natural, que se acelera por el uso abusivo e irracional de los antibióticos. Por este motivo, enfermedades que antes se controlaban de forma sencilla ahora se están volviendo complejas y requieren muy costosos tratamientos.
Todo esto ha creado circunstancias de tal gravedad que genera una preocupación a las personas que estudian el tema en detalle. Por lo tanto, es muy necesario comunicar y generar conciencia en la población sobre lo que representa esta problemática que involucra los cuidados de la salud humana, animal y ambiental.

Cuidados extensivos

Es necesario tener en cuenta que la resistencia bacteriana a los antibióticos en salud humana tiene una alta relación con la sanidad animal. En producción ganadera, por momentos olvidamos que producimos alimentos.
El mal uso de antibióticos en sanidad de grandes animales colabora en la generación rápida de bacterias resistentes, las cuales tienen contacto por doble vía con el ser humano, directamente por el alimento o por intermedio del ambiente. Este último también cumple un rol fundamental en mantener los genes de resistencia y, además, se lo considera un dador de dichos genes.
Las enfermedades transmitidas por alimentos de origen animal son causa importante de mortalidad humana en el mundo y la resistencia ha sido documentada en enfermedades zoonóticas como Campylobacter spp y Salmonella spp. También aparece RAM en bacterias comensales como Enterococcus y Escherichia coli, las que pueden ser transmitidas por los alimentos y actuar como reservorios de genes de resistencia transfiriéndolos a bacterias patógenas o zoonóticas de importancia en salud pública.

Cómo se produce la resistencia

Hay dos mecanismos básicos por los cuales las bacterias pueden volverse resistentes: una por mutaciones propias en el ADN del microorganismo y otra por la adquisición de nuevos genes provenientes de otras bacterias. La segunda parece ser la más importante, ya que esta transmisión puede darse en bacterias de distinto género y especie. El llamado fenómeno “conjugación”, es considerado el más importante ya que incluso puede transferir resistencia a más de un antibiótico, lo que llamamos resistencia múltiple.
En este proceso, se produce la transmisión de plásmidos (porciones de ADN) de una bacteria “dadora” a una “receptora”. Básicamente una bacteria resistente puede producir enzimas que destruyen el antibiótico, otras modifican membranas que impiden la entrada del antibiótico o aumentan el flujo de su salida al exterior y o modificar los receptores del antibiótico en la bacteria.

De la terapéutica a la prevención

Particularmente en ganadería, un punto muy importante es pensar que a nivel nacional se destinan más recursos a uso de antibióticos (medicina terapéutica), que a uso de vacunas (medicina preventiva).
Uno de los principales problemas de generación de RAM en animales es la aplicación de antibióticos de forma preventiva, o dicho de otra forma, en ausencia de signos clínicos. El uso profiláctico de cualquier antibiótico – ya sea en alimentos, agua o de forma inyectable – representa un factor potencial de resistencia que se introduce al rodeo.
Está comprobado que esta práctica genera resistencia en bacterias de interés veterinario, documentado incluso en trabajos efectuados por entes públicos (INTA y Facultad de Veterinaria), en los que se encontraron que más del 20% de las bacterias aisladas presentaron resistencia a algún principio activo (solicitar información vía redaccion@motivar.com.ar). Con el agravante que también se genera RAM en bacterias que son flora comensal y patógenas para el ser humano, con todo lo que esto implica. Es importante tener presente en todo establecimiento productivo que manejo, higiene, vacunación y alimentación acordes, reemplaza cualquier práctica profiláctica con antibióticos.

Asegurar la calidad

No debemos olvidar que un factor clave para un tratamiento efectivo es el uso de antibióticos con calidad asegurada. Se deben elegir productos con estudios de bioequivalencia, los cuales aseguran que el producto desde el punto de vista farmacocinético tiene un comportamiento similar al producto de referencia en cada droga. Esto nos permite confiar en la parte del tratamiento que le toca al producto, para lograr no solo la mejoría clínica, sino también la cura bacteriológica.
Existe un orden de prioridad en el cuidado de los principios activos que viene dado por su relación de uso en humanos. Tienen mayor relevancia las Quinolonas y las Cefalosporinas; le siguen los Macrólidos; y en un escalón más abajo y de menor riesgo aparecen las Tetraciclinas, que son poco usadas en seres humanos.

Asumir el cambio

Si en la producción ganadera argentina pudiésemos cambiar la dinámica basada en una medicina terapéutica a mayor prevención con vacunas, las ganancias serían dobles: el sector se beneficiaría por menores pérdidas productivas y estaríamos contribuyendo a paliar la resistencia a los antibióticos que, tal como propugna la OMS, es hoy una de las mayores amenazas para la salud mundial, la seguridad alimentaria y el desarrollo.
La utilización inadecuada de los antibióticos nos pone a todos en riesgo y hasta que no logremos el uso total solo bajo supervisión veterinaria, debemos poner todos nuestros esfuerzos en informar y generar conciencia sobre la grave amenaza que pende sobre la salud de todos.
Empecemos por ello.

Es la causa de 700 mil muertes al año en todo el mundo

“La RAM se produce naturalmente cuando los microorganismos (bacterias, hongos, virus y parásitos) desarrollan la habilidad para defenderse de los antimicrobianos que tomamos. Entonces, la enfermedad prospera y –si nuestras defensas no son lo suficientemente fuertes– podemos llegar a perder la vida”, explica Federico Luna, director de Productos Veterinarios del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa). Actualmente, alrededor de 700 mil personas mueren por año en todo el mundo por enfermedades causadas por gérmenes resistentes. Se estima que, de no tomar las medidas necesarias, para el año 2050 llegaría a 10 millones por año: esto supera la cantidad de muertes por cáncer. Desde el año 2014, el Senasa forma parte de un equipo de trabajo interinstitucional junto con los institutos nacionales de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Malbrán y la Secretaría de Salud. Lo integran médicos, veterinarios, farmacéuticos, biólogos y microbiólogos que vigilan a estas “súper bacterias” y dan recomendaciones a los profesionales de la salud para que actúen de la mejor manera cuando enferman a personas y animales.

Con la participación de Esperanza Distribuciones y Co Panacea, GS1 Argentina llevó adelante un Taller de Trazabilidad del cual participaron laboratorios y distribuidores del sector.

 

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

 

Fraga. El referente de Co Panacea participó del encuentro en CABA.

A fines de junio se llevó adelante un Taller sobre Trazabilidad de productos veterinarios en las instalaciones de GS1 Argentina (Ciudad de Buenos Aires), entidad proveedora de distintos tipos estándares globales de identificación.
En ese marco, MOTIVAR asistió a un encuentro donde se dieron cita más de 50 representantes de laboratorios y distribuidoras para escuchar las presentaciones del Senasa y los responsables de Esperanza Distribuciones y Co Panacea, además de hacer lo propio con Roxana Saravia, de GS1.
“Queremos ayudar a implementar Buenas Prácticas en la cadena de distribución de productos veterinarios, complementando la trazabilidad interna de los laboratorios con lo que sucede una vez que los productos avanzan a otro eslabón de la cadena”, explicó la referente de una entidad que tiene más de 100 millones de productos codificados en todo el mundo (4.5 millones en Argentina).
Tras destacar que GS1 trabaja hace 8 años junto al Senasa, Roxana Saravia reforzó un concepto estratégico: “Trazabilidad implica tener metodología y orden en los procesos. De allí la importancia de implementar, por ejemplo, códigos de barra estandarizados y no generar inconvenientes a futuro en la implementación del sistema”.

Las perspectivas del Senasa

Dejando en claro que dentro del concepto de GMP la trazabilidad es clave, el director nacional de Productos Veterinarios del Senasa, Federico Luna, participó del Taller destacando la importancia de su aplicación a la hora, por ejemplo, de hablar de la integración de esta cadena a la estrategia nacional de control de la resistencia tanto a los antimicrobianos, como a los antiparasitarios.
Asimismo, el referente del Senasa explicó que la nueva Ley que rige al organismo cambia la responsabilidad de los distintos eslabones. “La cadena se transforma en una transferencia de responsabilidades. El nuevo marco deja en claro que las condiciones de conservación van a ser responsabilidad del que tenga el producto veterinario, por ejemplo, el distribuidor”, aseguró Luna.

La única verdad…

Vale recordar que el tema de fondo por el cual se realiza este Taller tuvo que ver con una publicación de MOTIVAR en la cual Esperanza Distribuciones pone el tema sobre el tapete. “De los 3.000 artículos que tenemos, de más de 60 proveedores, menos el 50% tienen códigos de barras”, aseguró el pasado 21 de junio y mediante videoconferencia el titular de la distribuidora, Enrique Trabattoni. Y agregó: “Realizamos grandes inversiones en infraestructura, tecnologías y sistemas que permiten la utilización de códigos de barras. Pero debemos avanzar en su implementación para ser eficientes”.
Interesante fue escuchar a Hernán Novello, de Clip Consultora, empresa que asesora a Esperanza Distribuciones, dejando en claro que el foco se puso en la estrategia es gestión de compra y manejo de inventarios.
“Hicimos una reestructuración del lay out del centro de distribución y mejoras en las estadísticas para ser eficientes con el inventario, lo cual redundó en mejoras concretas de productividad”, aseguró Novello explicando que el no poder contar con todos los productos codificados hace que todo el sistema de compra, recepción, preparación y despacho se transforme en un proceso de identificación humana.
“Esta situación va en detrimento del objetivo de ser confiables en el manejo del inventario, generar seguridad de las coincidencias lógico-físicas y ser eficientes frente al cliente, buscando mantener al menos los costos de la gestión. Luego de la jornada se llevó adelante un Market Place, donde distintas empresas mostraron sus tecnologías.
Una de ellas fue Digirodeo, compañía que desarrolla jeringas inteligentes y aplicaciones móviles, entre otras soluciones, y cuyos representantes indicaron a MOTIVAR que su presencia radica en el objetivo de constituirse en el último eslabón de la trazabilidad de los productos veterinarios.
Por último, el titular de Co Panacea, Osvaldo Fraga aportó la visión de su empresa al tema. “Contamos con la tecnología para avanzar en este campo. Hemos modificado el sistemas para saber cuáles son los productos que tienen código y son prioridad. Mientras que los que no tengan, van a seguir como hasta ahora. Van a salir algunos de forma inmediato y otros con días de atraso.
“Trabajamos hacia adentro para paliar los costos internos y los distributivos. Esto sin dudas tiene que ver con una revisión interna que nos permite eficientizar el costo de la logística y también de la administración interna. Son acciones que nos ayudarían a mejorar la rentabilidad”.

Marcos Arnhold.
Médico veterinario.

Por Facundo Sonatti

En Brasil, la Asociación Nacional de Clínicos Veterinarios de Pequeños Animales (ANCLIVEPA) es una entidad de carácter científico, sin fines de lucro, que congrega a clínicos de pequeños animales, investigadores, profesores y estudiantes, todos involucrados con asuntos relacionados con la medicina veterinaria de pequeños animales, en la búsqueda de perfeccionamiento técnico.
Su objetivo es cooperar con entidades públicas o privadas en los asuntos que se relacionan directa o indirectamente con esta profesión. Y para eso, cada año, desde 2002, se realiza el Congresso Brasileiro da Anclivepa (CBA) hasta el cual, en esta edición, llegó el médico veterinario argentino Marcos Arnhold. En un ida y vuelta con MOTIVAR, Arnhold comparte su impresión sobre lo que fue este encuentro que se llevó a cabo en Brasilia, los pasados 16, 17 y 18 de mayo.

1. ¿Cuál es la dimensión y los alcances del Congreso brasilero (CBA)?

El Congresso Brasileiro da Anclivepa (CBA) tiene su origen hace 40 años de la mano de profesionales veterinarios.
Cada año va cambiando de locación, en general, se realiza en diferentes estados. Este año, formaron parte del encuentro unos 300 expositores en un predio denominado Centro de Convenciones Ulysses Guimarães, inaugurando en el año 1973.
Un espacio que ocupa 54.000 metros cuadrados con capacidad para más de 9.000 personas donde se desarrolló esta junta de carácter científico donde se exponen los últimos avances de la medicina veterinaria de Brasil.

2. ¿Cuáles son las propuestas más novedosas?

Las propuestas más novedosas tienen que ver con sumar tecnología de punta para el desarrollo de la profesión.
A su vez, se hizo hincapié en ampliar el trabajo social por parte de los profesionales veterinarios con personas discapacitadas y aquellos dueños de mascotas de bajos recursos con el fin de lograr una mayor integración con la sociedad y al mismo tiempo ayudar a las personas.
Otro punto que no se pasó por alto, fue el cuidado del medio ambiente tanto como individuos como profesionales.

 

3. ¿Por qué es valioso para los veterinarios visitar la muestra?

Es valioso participar de estos eventos porque hace que se engrandezca la profesión.
Se pueden encontrar novedades y conectarse con profesionales del mismo área, para crecer como individuos a partir del conocimiento de lo que hacen otros colegas.  A su vez, se recargan las energías en una profesión que muchas veces puede dejarnos decaídos.
La sensación al participar de estos encuentros es que siempre hay espacio para hacer más.

4. ¿Qué obtuvo de esta visita?

Suelo participar de estos eventos para conocer nuevas tendencias del mercado internacional y saber hacia dónde va la profesión.
El objetivo es crecer como profesional incorporando nuevas ideas, innovando y sumando energía para seguir adelante, sobre todo cuando el contexto es tan inestable desde el punto de vista social, político y económico-financiero. Lo más importante es nunca dejar de hacer para que no decaiga nuestra profesión.

5. ¿Qué diferencias encontró con respecto a encuentros similares en la Argentina?

Hay muchas cosas en común con los congresos argentinos y la calidad de los encuentros locales es muy buena.
Sin embargo, al ver lo que se hace en dos los países se observan algunas diferencias como que la Argentina, quizás al ser un mercado más chico, está más atrasado en la adaptación de tecnología sobre todo porque en el caso de Brasil, al haber un número más grande de veterinarios, se realizan más desarrollos pensados específicamente para el mercado brasileño.
Y eso mejora la aplicación de la profesión.

6. ¿Cuáles son los avances que se observan en Brasil y aún son cuentas pendientes en nuestro país?

En Brasil los avances son distintos a los que ocurren en la Argentina porque localmente hace 50 años que se castiga al capital argentino por medio de diversas políticas que no ayudan que las pequeñas y medianas empresas, como lo son las clínicas veterinarias, pueden acceder al crédito.
No existe financiación del Estado ni de los bancos y lo poco que hay en el mercado es obsoleto por lo costoso. En cambio, en Brasil, si uno quiere abrir una clínica o desarrollar un proyecto específico las tasas te lo permiten y los bancos te apoyan.
A su vez, estuvimos cerrados al mundo en los últimos 15 años lo que impidió que incorporamos avances y tecnología de escala mundial haciendo que nuestro país se vea retrasado en cuanto a la medicina veterinaria.

El laboratorio nacional busca avanzar en el posicionamiento de su línea de productos veterinarios, principalmente liderada por su vacuna antirrábica.

De la Redacción de Motivar
redaccion@motivar.com.ar

Foco en la prevención. La empresa apuesta por señales concretas.

Somos una empresa fiel a la salud animal desde 1902 y apostamos por seguir ofreciendo soluciones a la medida de los veterinarios en toda la Argentina”. De este modo inició su diálogo con MOTIVAR el presidente de la firma, Horacio Cassará.
Vale decir que Paul fue el primer laboratorio en el país en producir en forma comercial la vacuna antirrábica en cultivos celulares (BHK21), reemplazando la producida en cerebros de ratón lactante (Fuensalida-Palacios).
“Nos enorgullece que PaulVac haya cumplido ya 40 años desde su registro en el Senasa”, completó el titular de una compañía que participa con sus productos (biológicos y fármacos) de los segmentos tanto de pequeños, como de grandes animales. “Nuestra propuesta de productos oftálmicos, por ejemplo, se compone de antibióticos con y sin corticoides, antinflamatorios no esteroides, inmunosupresores, etc”, agregó el referente para luego destacar que hoy la mayor participación de la empresa se da en el segmento de vacunas para perros y gatos.
“En este campo nuestro objetivo es poder ofrecer productos de calidad reconocida, entendiendo el contexto que viven los veterinarios de todo el país y poniendo a su disposición una solución en tiempo y forma”, agregó Enrique Vázquez Irigoyen, responsable comercial del laboratorio nacional. Y agregó: “Siempre bajo el formato de venta exclusiva a través de distribuidores veterinarios, el foco está puesto en impulsar el uso de PaulVac, en beneficio de una línea de vacunas que además incorpora Paul 6 y Parvo AT”.
Finalmente, desde el laboratorio también señalaron la destacada participación que tiene hoy el servicio de elaboración para terceros que ofrecer en su planta de 4.500 metros cuadrados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. “La misma está habilitada por el Senasa para elaborar productos biológicos y farmacológicos a excepción de hormonales, betalactámicos y plaguicidas (ectoparasiticidas). Fue diseñada y equipada para cumplir con las Buenas Prácticas de Manufactura (GMP) y es allí donde elaboramos biológicos y distintas formas farmacéuticas: soluciones estériles, inyectables, iofilizados, semisólidos, etc”, concluyó Cassará.

Luego de compartir información equivocados en MOTIVAR de junio, repasamos las principales características de Meltra Gold Comprimidos Palatable.

El laboratorio Brouwer presentó Meltra Gold Comprimidos Palatables, un antiparasitario interno para el control de nematodos intestinales, tenias y giardias, por medio de una innovación que asocia Oxfendazol y Praziquantel.
“Es la primera vez que un laboratorio presenta el oxfendazol a una dosis de 20 mg por kilo, con las ventajas que se traducen en la terapéutica de algunos parásitos que son muy complicados de poder controlar por medio de otros tratamientos, como lo son Capillaria aerophila y Trichuris vulpis”, le explicó a MOTIVAR el responsable técnico del laboratorio nacional.
Y aportó: “Anunciamos la llegada de dos presentaciones para el producto, una de un comprimido cada 10 kilos de peso y la alternativa de un comprimido cada 20 kilos, lo cual permite una menor manipulación de comprimidos en animales de mayor peso”.