fbpx
MOTIVAR DECARGA – JUNIO 2021 MAIN
Home2020marzo (Page 3)

El recambio generacional entre los veterinarios argentinos dedicados a la actividad privada es una realidad. Con distintas particularidades, los rubros de grandes y pequeños animales comienzan ya a consolidar la llegada de nuevos referentes, con desafíos distintos a los de sus predecesores.

 

 

El recambio generacional entre los veterinarios argentinos dedicados a la actividad privada es una realidad. Con distintas particularidades, los rubros de grandes y pequeños animales comienzan ya a consolidar la llegada de nuevos referentes, con desafíos distintos a los de sus predecesores.
Lejos quedaron aquellos primeros encuentros organizados por las empresas del rubro en los que diversos expertos detallaban las características de los “Baby Boomers” o los integrantes de una “Generación X”, que -a nivel general- ya comparte su día a día laboral con Millennials recibidos y hasta ya incluso con años de experiencia en la práctica de sus tareas.
¿Y cómo se llevan entre todos?
Quizás en el día a día perdamos de vista que los paradigmas que conviven en la rutina actual son realmente diversos.
No podemos olvidar que uno de los principales temas que se abordaron desde MOTIVAR en sus inicios (18 años atrás) tenía que ver precisamente con esto: con la propia convivencia entre colegas.
“Los contrato, los formo y después se van a poner una veterinaria enfrente”, nos decían en aquel momento quienes lideraban los equipos de trabajo tanto en la Ciudad de Buenos Aires, como el GBA o las distintas provincias de la Argentina. Era una frase común.
Tan común, como la respuesta que recibía por parte de aquellos que se iniciaban: “Nos pagan mal, sin ningún tipo de premio o reconocimiento y casi nunca escuchan lo que proponemos”.
Esto ocurría y muchos de ustedes lo recordarán.
En el fondo, todos hemos pensado alguna vez que quien se inicia en una actividad “tiene que empezar de abajo” … “pagar derecho de piso”. En definitiva, sufrir.
Un poco. No mucho, pero sí padecer un poco de aquellos que recordamos haber padecido nosotros en nuestros inicios.
Claro que no es casualidad. Basta con repasar las primeras estrofas de Naranjo en Flor de Floreal Ruiz, donde cantores como el polaco Goyeneche o el mismo Andrés Calamaro, dejan bien claro a través de su interpretación la visión cultural a la cual en estas líneas hacemos mención.
“Primero hay que saber sufrir, después amar, después partir y al fin andar sin pensamiento. Perfume de naranjo en flor promesas vanas de un amor que se escaparon en el viento” … Bien descriptivo.
¿Y hoy qué ocurre?
Como dijimos, en muchos casos, aquellos a los que se retaban porque “iban al celular con la manga” o porque “no les gustaba trabajar los sábados a la mañana”, están hoy al frente del asesoramiento de grandes campos ganaderos, de importantes veterinarias o de servicios médicos especializados en el caso de los animales de compañía.
La gran pregunta de la actualidad tiene que ver con lo que viene. ¿Cómo convivirán estas nuevas generaciones de veterinarios?
¿Lo harán de un modo más colaborativo? ¿Repetirán los “jefes” de hoy el mismo camino y conflictos con los del pasado?
A la vista de los resultados, pareciera ser que la brecha generacional se acortó y que lentamente se comienza a montar un mensaje común sobre un nuevo paradigma, en el cual la premisa tenga que ver con una mirada integradora, que promueva un intercambio transparente y positivo. Siempre.

Obligatorio. Los requisitos mínimos a cumplir ya entraron en vigencia.

Los nuevos requisitos oficiales apuntan hacia un mercado más transparente y con mayor trazabilidad en pos de resguardar no solo la salud animal, sino también la de las personas.

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

 

 

El Senasa informó hace unos meses la aprobación de la Resolución N° 1697/2019 que establece los requisitos obligatorios para el Bienestar Animal en el ámbito pecuario productivo y deportivo. La normativa entró en vigencia el 9 de diciembre, y resalta las obligaciones que deben cumplirse relativas al manejo de los animales, la alimentación, la salud, el ambiente y las instalaciones.
Comprendiendo la importancia del tema en el ámbito profesional, MOTIVAR dialogó con la coordinadora del Programa de Bienestar Animal del organismo sanitario nacional, la médica veterinaria Débora Racciatti, sobre las cuestiones más relevantes del comunicado oficial, y el impacto que traerá en los productores y demás actores de la cadena.

MOTIVAR: ¿A raíz de qué acontecimientos se decidió crear esta Resolución ligada al Bienestar Animal?

Racciatti. “Necesitábamos un marco que aborde la tendencia a futuro”.

Débora Racciatti: La iniciativa no nació de un hecho puntual sino de una sucesión de actividades que tuvimos que desarrollar, en las cuales nos dimos cuenta que no teníamos un marco normativo lo suficientemente amplio como para poder desenvolvernos con tranquilidad en este campo.
Hasta el momento, la norma global por referencia de Bienestar Animal en la que nosotros podíamos basarnos a la hora de tomar determinadas decisiones era la 14.346, que es la Ley Nacional de Protección Animal. Pero era muy amplia, inespecífica y obsoleta, y hasta que no se modificó, desde el Senasa contábamos con Resoluciones puntuales para determinados ámbitos.
El tema era que muchas cuestiones quedaban afuera y no eran abarcadas por esta ley. Entonces, en vez de seguir avanzando en el desarrollo de normativas estrictas siguiendo un orden de prioridades, necesitábamos una marco que abarque lo que en el futuro pueda surgir.
En función de esto, se decidió crear una norma “paraguas” y luego seguir avanzando en las particulares, por cadena productiva, especie, etc

¿Cómo esperan que tomen esto los productores ganaderos?

Creo que va a ser bien recibido porque se trabajó en conjunto con los actores involucrados en la temática.
En la elaboración del proyecto, primero hicimos un borrador basado en normativa preexistente, teniendo en cuenta lo que pide la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) -el organismo internacional de referencia en el Bienestar Animal- y luego distribuimos el borrador a diferentes grupos de trabajo que tiene el Senasa.
Siguiendo con esta línea, se armó un foro virtual en el que todos podían subir sus opiniones y participar. Se realizó un encuentro presencial en la Facultad de Ciencias Veterinarias de Tandil, donde asistieron no solo miembros de los grupos de trabajo, sino también otros actores de peso en la cadena.
Por ende, los mismos productores estuvieron participando en este Taller en el cual todos daban su opinión y aportaban datos relevantes sobre el borrador, elaborando finalmente un documento consensuado entre todos.

¿Cuál creés que debe ser el rol de los veterinarios oficiales y privados para el cumplimiento de esta normativa?

Lo más importante para lo que es la labor profesional es que lleven conciencia al territorio y capaciten a los productores en relación a estos temas.
Es un ámbito relativamente nuevo comparado con otras áreas de las Ciencias Veterinarias. Va a ser un trabajo en el que de a poco y en conjunto se podrá ir avanzando. La idea principal es generar conciencia en el rubro.

¿Cómo se va a controlar la normativa? ¿Habrá penalizaciones en caso de no cumplir los requisitos?

Se va a dar del mismo modo que con el accionar ante la infracción de cualquier resolución del Senasa.
Hay una serie de pasos y de cuestiones que el veterinario puede tener en cuenta. No es que para todos los casos sea la misma solución, o para todas las infracciones el mismo accionar.
Sin embargo, somos conscientes de que esto es algo nuevo. En principio buscamos que se controle correctamente y que, cuando se detecten desvíos, pueda analizarse la gravedad de los mismos. En general, si se trata de un caso de poca gravedad, se va a solicitar la corrección y se fijará un plazo para verificar finalmente si se modificó.
Dependiendo de la infracción, se podrá labrar un acta, solicitar una intervención con la fiscalía, y demás.
No hay una sola penalización para cada desvió que se encuentre, todo depende de la gravedad, y todos tenemos que tener en cuenta que ciertas acciones no solo afectan al Bienestar Animal sino también a la salud humana.

¿Habrá inspecciones exclusivas sobre el bienestar animal?

No, no serán exclusivas por este tema. Se solicitó a los veterinarios que cuando vayan a los establecimientos pecuarios por otras cuestiones, como por los programas de aftosa, brucelosis, sanidad avícola, etc.; tengan en cuenta que se cumpla con la normativa de bienestar animal. Otro escenario distinto es cuando el Senasa recibe denuncias.
Si está particularmente relacionada con el Bienestar Animal, se va a ir exclusivamente a evaluar ese tema.

Actualmente, ¿lo están exigiendo los países compradores?

Las exigencias internacionales vienen por dos lados. Primero, hay que tener en cuenta que nosotros somos país miembro de la OIE y debemos trabajar en línea con las recomendaciones y estándares de esta organización. Por otro lado, tenemos las exigencias de los países compradores que es muy variable.
Hay países que no exigen; y hay otros, como los que conforman la Unión Europea, que son los que más demandas tienen y más controlan.

Algunos requisitos que deberán cumplir los
productores GANADEROS

Los interesados en acceder a la normativa completa del Senasa, pueden solicitarla a redaccion@motivar.com.ar, bajo el Asunto “Bienestar Animal”. Algunos de ellos, los detallamos a continuación:

  • Los animales deben recibir una alimentación en cantidad y calidad adecuada a su edad, especie, y estado fisiológico, junto con el suministro de agua. Salvo situaciones particulares, todo animal debe tener acceso libre al alimento o a intervalos adecuados a sus necesidades.
  • Todo animal que se observe enfermo o herido debe recibir una atención inmediata y los cuidados necesarios, bajo la supervisión de un médico veterinario. Cuando no sea posible el tratamiento, los animales deben someterse a sacrificio humanitario, bajo supervisión profesional. Deben ser tratados únicamente con productos veterinarios aprobados por la autoridad competente, respetando la dosis, los intervalos y la duración del tratamiento según prescripción o criterio del veterinario actuante.
  • Ambiente, instalaciones y equipos deben ser seguros e inocuos para los mismos. A la vez, requieren poder limpiarse, desinfectarse, diseñarse, construirse y mantenerse de forma que no presenten bordes afilados, ni salientes que puedan causar heridas a los animales.
  • Cuando no se puedan evitar las prácticas dolorosas, el dolor resultante debe ser minimizado, refinando los métodos disponibles y ser llevados a cabo por personal idóneo.
  • La totalidad de las personas involucradas en el manejo de los animales deben tener la idoneidad necesaria sobre aspectos básicos de Bienestar Animal, de acuerdo con sus responsabilidades.
  • Se prohíbe azuzar a los ejemplares mediante el empleo de instrumentos y/o prácticas que, no siendo de simple estímulo, puedan causarles daños, mortificación o lesiones orgánicas y/o funcionales. Sólo se permite la utilización de inductores del movimiento siempre que su uso se ajuste a lo establecido por la normativa vigente.
  • En forma previa a su carga en el transporte, todo animal debe ser inspeccionado por un operario idóneo que evaluará su aptitud para viajar. En caso de duda sobre dicha aptitud, el animal debe ser examinado por un médico veterinario. Los animales considerados no aptos para viajar deben recibir inmediatamente un tratamiento apropiado para aliviar su dolencia o enfermedad.
  • El procedimiento para la faena debe realizarse de manera humanitaria, cumpliendo con la normativa vigente.
  • Solo deben emplearse para el trabajo y ejercicio animales que se hallen en estado físico adecuado. No se debe utilizar animales para trabajos o ejercicios que excedan notoriamente sus fuerzas. Sumado a esto, la cantidad de horas de trabajo y de ejercicio deben ser acordes a la edad y características fisiológicas y anatómicas de los animales.
  • El uso de sustancias o productos veterinarios deberá ajustarse a la normativa vigente, tanto en materia de prevención y control del dopaje en deportes, como en lo referente a los límites máximos de residuos establecidos para animales destinados a consumo alimentario.

 


Juntos. Juan Roo y Fernando Matticoli, referentes del laboratorio.

La distinción estuvo a cargo de la revista británica Animal Pharm y pone sobre el tapete nuevos desafíos para el laboratorio, con nuevas inversiones y proyecciones de crecimiento tanto en Argentina, como en el exterior.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

 

 

La noticia del verano en el ámbito de la industria veterinaria argentina sin dudas fue el reconocimiento recibido por el Laboratorio CDV como “Mejor empresa del rubro en Latinoamérica durante 2019”, a manos de la prestigiosa revista británica especializada en la materia, Animal Pharm.
Vale decir que, para esta distinción, el jurado internacional tuvo en cuenta el crecimiento de CDV en el mercado de Argentina y del exterior, con porfolio orientado a la prevención y compuesto por vacunas respiratorias, reproductivas y clostridiales; vacuna de brucelosis y reactivos de diagnóstico.
También destacó las inversiones en la nueva Planta de vacunas para la Fiebre Aftosa y el trabajo de I&D que desarrolló un proceso original de producción: se utiliza un medio de cultivo de mayor calidad y composición químicamente definida, que permitió reducir un 90% los requerimientos de suero bovino.
“Estamos orgullosos y agradecidos por esta distinción otorgada por Animal Pharm. Queremos compartirlo con nuestros clientes, veterinarios y productores”, le explicó a MOTIVAR el gerente general de CDV, Juan Roo, en un encuentro que tuvo lugar en las instalaciones de la empresa, ubicadas en el Parque Industrial Pilar, de Buenos Aires.
“El laboratorio se encuentra en un proceso de expansión dentro del mercado local, con ventas que crecen por sobre la media en un mercado de biológicos que, a nivel general, permanece estable. Y lo mismo ocurre con nuestra participación en el exterior. Además, las inversiones en el último año se focalizaron en la incorporación de profesionales al equipo técnico, con el objetivo de estar cerca de los clientes y así conocer mejor sus necesidades”, le explicó también Fernando Matticoli, director comercial de CDV, a MOTIVAR. Y completó: “Otro plus de la empresa es que todas las plantas y los procesos de producción de CDV están certificados bajo normas GMP, siendo uno de los dos únicos elaboradores de productos biológicos en el país en tener esta certificación”.

MOTIVAR: ¿Cómo fue recibida la noticia por el Directorio de la compañía?

Juan Roo: Sin dudas que este reconocimiento de Animal Pharm es una satisfacción para todo el Directorio y refuerza su vocación por seguir invirtiendo en el desarrollo de la compañía. En los últimos 6 años, CDV ha invertido más de US$ 65 millones en Argentina, sin desviarse de la estrategia planteada inicialmente. Considero que este premio es fruto de todo lo realizado.
Específicamente desde el área comercial se ha llevado adelante un gran trabajo durante los últimos dos años: crecemos, estamos más cerca de los veterinarios y los productores e invertimos en difundir los beneficios de toda nuestra paleta de productos.
Con una fuerte campaña de Marketing, hemos logrado comunicar nuestra vocación por la calidad, el cumplimiento de las normativas y la inversión permanente. Esto ha sido reconocido no solo con el cumplimiento de las normas nacionales, sino también de auditorías internacionales, fruto del acercamiento con multinacionales interesadas en nuestros servicios.

¿Están pensando en nuevas inversiones?

JR: Así es. En este caso apuntaremos a incrementar nuestra capacidad productiva y sumar nuevas tecnologías. El desafío comercial será triplicar las exportaciones, para lo cual tenemos que quintuplicar la producción.
En cuanto a las tecnologías, hoy producimos una vacuna recombinante en conjunción con Bioinnovo y Vetanco y estamos produciendo otra. Además, avanzamos con la tecnología de la doble emulsión en las vacunas para peces (patente de CDV). Esto nos llevará a invertir en capacidad edilicia y maquinaria.
Estamos avanzando también en nuevas especies. Pretendemos, cuando este proyecto alcance los 10 años, abarcar todas las especies de algún modo. No perdemos de vista el aumento de la producción de cerdos en nuestro país, así como tampoco la fuerte influencia de mascotas en los hogares argentinos. Ya estamos produciendo incluso algunas vacunas para aves.

¿Y en cuanto al mercado interno? ¿Cómo grafican el crecimiento de CDV?

Fernando Matticoli: CDV hizo un proceso de inversión en plantas de elaboración de vacunas veterinarias, con foco en el cumplimiento de las más exigentes normas de calidad, cuidando cada uno de los procesos productivos. Todo esto pensando siempre en lograr que nuestros productos garanticen la seguridad pretendida por nuestro directorio.
Y así lo hicimos. Luego, ese foco se expandió a la posibilidad de desarrollar también nuestras áreas comerciales: incorporamos profesionales en un mercado donde esto hoy no es moneda corriente y reforzamos nuestra inversión en marketing, con un objetivo concreto: mostrar lo que realmente es CDV y la trayectoria desarrollada a lo largo de sus 35 años de vida.

Con una fuerte campaña de Marketing, hemos logrado comunicar a veterinarios y productores ganaderos nuestra vocación por la calidad, el cumplimiento de las normativas y la inversión permanente”. Juan Roo, de CDV

Volvimos a estar visibles para todos.
Supimos también definir los canales en los cuales desarrollarnos, buscando una cobertura nacional. Le dimos a los distribuidores la seguridad de tener disponibilidad de productos de calidad, que cumplen normativas y con una política comercial clara. Además, avanzamos en nuestro servicio técnico, consolidando una estructura que brinda soporte a los productores, agregándole valor a la línea de productos.
JR: Desde la cabeza de este Holding, el primer concepto es la calidad. No hemos dejado de invertir en este campo y por ello vamos a ser exigentes para que las autoridades hagan cumplir las normas a nivel interno; garantizando que todos seamos medidos bajo la misma vara, que, a nivel interno, es el cumplimiento de las normas de Buenas Prácticas de Manufactura.
Recertificar la normativa GMP el año pasado para nuestra planta de biológicos ante el Senasa requirió de una inversión de US$ 700 mil.
Creemos que debe ser un estándar que deben cumplir todos los laboratorios.

¿Cuál es el plan para exportar más?

FM: El objetivo es afianzarnos en los países a los cuales ya exportamos, como pueden ser en la región Paraguay, Bolivia y Uruguay y otros tantos en Centroamérica y otros lugares del mundo. Estamos invirtiendo en el registro de nuestros productos también en nuevos mercados. En definitiva, buscaremos un mayor volumen de dosis exportadas y de expansión regulatoria.
Nuestra vacuna antiaftosa comenzará a arribar durante este año a otros países de nuestra región, y hemos iniciado también su registro en otros países incluso por fuera de América Latina.

Recertificar la normativa GMP el año pasado para nuestra planta de biológicos ante el Senasa requirió de una inversión de US$ 700 mil. Creemos que debe ser un estándar que deben cumplir todos los laboratorios”. Fernando Matticoli, de CDV

¿Cómo es la estructura actual del laboratorio?

JR: Somos 200 personas en la empresa. Hace menos de tres años éramos la mitad. Tenemos dos plantas operativas y eso ha requerido más incorporaciones, fundamentalmente en las áreas de procesos, normativas y aseguramiento de la calidad. El desafíos es seguir cumpliendo nuestras metas, crecer y abrir nuevos mercados. Además, seguramente tendremos desafíos intermedios, los cuales nos demandarán sin dudas seguir incorporando personal.
Los iremos anunciando oportunamente. Estamos consolidando un gran equipo.

¿Qué esperar de la vacuna antiaftosa?

FM: En 2019 liberamos 9 millones de dosis, logrando -desde lo productivo- tener una continuidad en el abastecimiento de la vacuna. Y para el 2020 seguimos con ese plan, destinando algo a la exportación y contemplando disponer de más de 20 millones de dosis. En este campo, seguiremos lógicamente estrechando nuestro vínculo con las fundaciones de productores, reforzando su conocimiento sobre nuestros productos e inclusive fomentando la visita de sus miembros a que conozcan nuestras plantas. No podemos perder de vista que somos el laboratorio veterinario que tiene la paleta de biológicos más completa del mercado, disponiendo desde la vacuna antiaftosa, hasta los reactivos de PPD, pasando por una amplia gama de productos.

¿Y diagnóstico, cómo se inserta?

JR: El área de diagnóstico veterinario ha sido la génesis de CDV y hoy está a cargo de un referente como lo es el Dr. Fernando Luna. Nos hemos mudado definitivamente de la sede de Conde en la Ciudad de Buenos Aires, inaugurando aquí, en el Parque Industrial de Pilar, un laboratorio desde 0, que cuenta con la última tecnología.
Seguimos avanzando y brindando un servicio de excelencia, en la búsqueda de soluciones comerciales concretas que nos permitan reforzar nuestros valores y posicionarnos en la cabeza de los veterinarios como su primera opción.

¿Cuáles son los desafíos para este 2020?

JR: El desafío es mantener la salud financiera de la empresa y la rentabilidad de las inversiones. Estamos en un punto complejo: producimos con altísimas calidad y eso requiere de una inversión diferente a la que realizan quienes no manejan ese estándar. Sobre todo, en un contexto donde, medidas en dólares, las vacunas veterinarias destinadas a la ganadería bovina valen la mitad que hace dos años. Debemos ser rentables para poder seguir invirtiendo y cumplir con los planes de nuestro Directorio.

 

Laboratorios, distribuidores y veterinarios encaran un año complejo, con buenas expectativas iniciales y una serie de obstáculos no sencillos de vencer tanto en lo macro, como puertas adentro de sus emprendimientos.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

 

 

Aquellos que llevan años en el rubro veterinario argentino comprenderán la importancia de escuchar un “arrancamos bien”, de boca tanto de los responsables de los laboratorios, como de las distribuidores y profesionales que desarrollan su actividad privada en nuestro país. ¿Es la Panacea absoluta? Claro que no, pero vale resaltarlo porque esto no ha venido siendo así en el último tiempo.
Lógicamente habrá empresas y veterinarios que no compartirán la premisa y está bien que así sea. Pero a nivel general, el rubro parece haber encontrado un punto de equilibrio (no sin problemas y adversidades), sobre el cual volver a crecer.
Es por todo esto que MOTIVAR resumirá a continuación los principales desafíos que deberá afrontar el sector de la sanidad animal en su conjunto, destacando temáticas generales, muchas de las cuales seguramente iremos profundizando a lo largo de todo el año, con los distintos involucrados.

A la espera de novedades concretas

En Argentina, la industria veterinaria está conformada por una amplia variedad de laboratorios: desde grandes firmas multinacionales que operan en todo el mundo, hasta pequeñas empresas familiares. Esta situación hace que el análisis lineal del “sector”, mal exprese la realidad de algunos de los eslabones. Dicho esto, podemos ilustrar los principales recovecos del laberinto que deberán resolver los gerentes y técnicos a lo largo del año.
Un año que, como dijimos, generó buenos resultados tanto en las compras de distribuidoras a laboratorios, como en el ritmo de la rotación de la mercadería en las veterinarias y los mostradores. Más allá de esto, las empresas se enfrentan a las circunstancias macro conocidas, con una economía que seguramente irá definiendo su rumbo a la par que avance la negociación por la reestructuración de la deuda externa contraída durante el gobierno anterior. En definitiva, los laboratorios esperan herramientas concretas que les permitan volver a contar financiación acorde a la realidad local.
“Inclusive con la baja de la tasa de los últimos meses, los créditos siguen estando altos”, nos decían desde la industria. Además, los empresarios destacan la presión impositiva a la que están sujetas sus empresas y repasan la importancia de contar con instrumentos concretos para el día a día… ¿Cuáles? Beneficios en materia de cargas fiscales, pago de IVA y en cuanto a la incorporación o el mantenimiento de sus registros en el Senasa, entre otras tantas.

¿De qué manera estar cerca del veterinario y crecer en una mayor vinculación con el consumidor final? Gran pregunta, ¿no?

Si bien es cierto que, a nivel general, el sector suele mantener su planta de personal, en los últimos meses no han sido pocas las bajas en los cuerpos de venta, principalmente, de empresas que juegan en distintos segmentos del mercado local e internacional.
Muchas veces hemos escuchado el resultado del cálculo por medio del cual se determina “cuánto vale” un vendedor / promotor, pero parece ser que este año lo que se definirá es el precio de no tenerlo.
Que no queden dudas. El costo de estructura de los laboratorios veterinarios que operan en Argentina se ha incrementado sustancialmente en los últimos años, inclusive por sobre lo que haya podido aumentar las ventas cada uno de sus integrantes. Esto ha tenido que ver con su desarrollo propio como industria, el incremento de insumos y servicios que afectan la rentabilidad esperada (combustible, pago de servicios como la luz, el gas y el agua) y la devaluación de los últimos años.
Esto último sigue impactando (vía notas de débito) con proveedores que buscan actualizar el monto de un insumo que ya se usó, se produjo, se vendió y muchas veces hasta se cobró. Que esta situación “pase”, es uno de los grandes deseos en las administraciones de las de empresas.
Otro tema ligado al tipo de cambio tiene que ver con las exportaciones, motor clave en el mantenimiento de la capacidad de producción local. El “impuesto” del 30% al Dólar modifica la estrategia de muchas empresas que tenían negocios sólidos en el exterior, a lo cual se suma la incertidumbre que aún tienen sobre las retenciones para este tipo de operaciones y demás costos que se adicionan a una unidad estratégica.
¿Cómo no vincular los movimientos del tipo de cambio a la realidad de las empresas multinacionales? Este será un tema clave, sobre el cual siguen buscando las mejores herramientas para hacer frente a la situación.
“Se vende, ¿pero se cobra?”. Esta es otra de las preguntas indispensable de realizar a los responsables de los laboratorios veterinarios. Y la respuesta también ha sido relativamente positiva.
Lógico que a todos les gustaría cobrar en 7 días y que la condición de “contado”, efectivamente pague el descuento por tal concepto. Pero a la luz de lo que fueron los 120 días que tenían “en la calle” hace no mucho tiempo, los 60 o 90 actuales parecen haber logrado un equilibrio estándar con la cadena. Una cadena comercial que si bien “no se vació”, logró recuperar un ritmo lógico, sin el sobre stock al que se enfrentó en 2017, 2018 y parte de 2019.
Otro desafío tendrá que ver con la formalidad o informalidad de las operaciones que se cierren, al tiempo de lograr un objetivo de mínima: no bajar los precios.

Estar cerca es mejor

En el caso de los laboratorios que se dedican al rubro de la ganadería bovina (carne y leche), la constante para 2020 parecería estar atada a lograr el mayor grado de cercanía con veterinarios y productores. Si bien esto muchas veces no se condice con el personal técnico disponible, han comprobado que su rol de extensión y difusión de las tecnologías tanto a campo, como en el canal veterinario es indispensable para “rotar” depósitos y estanterías.
Los vendedores y promotores tendrán también este año el enorme desafío de buscar resultados en un ambiente nuevamente de disputa entre el gobierno nacional y “el campo”, por las retenciones a las exportación de los productos agropecuarios. Del dicho al hecho hay un largo trecho, pero entre los consultados por MOTIVAR se vislumbra una amplia brecha en cuanto a cómo esta situación podría desarrollarse. De un lado nos recordaron el estrecho vínculo entre el resultado de la producción de soja y esa suerte de derrame de efectivo hacia las producciones ganaderas. Y del otro, sostuvieron que -de algún modo- ese impuesto puede favorecer los costos de producción tanto de los bovinos, como de los porcinos y las aves, incrementando el ritmo de crecimiento.
Claro, siempre destacando que las exportaciones de carne vacuna sigan aumentando, buscando al menos el piso de la cifra récord exportada el año pasado.
Si bien en las próximas salidas de MOTIVAR estaremos focalizándonos sobre el negocio de productos y servicios veterinarios orientados a la avicultura y a la producción porcina, el gran desafío este año estará en el sector de los Animales de Compañía.
Un sector que, después de mucho tiempo, sufrió en 2018 el impacto de la caída en el poder adquisitivo de los argentinos.
En ese contexto no solo convivirán empresas locales y multinacionales, sino también un canal distribuidor que se encuentra en plena reconversión, con un avance combinado entre un fuerte avance en materia digital y la consolidación de una expansión territorial con el fruto de más sucursales.
¿Vender de todo o productos rentables?
¿Jugar en todos los rubros o apuntar a “los que se vienen”? Definir una estrategia clara y acorde a los tiempos que corren en materia de redes sociales y contemplando el vínculo entre las personas y las mascotas parece ser el gran desafíos del rubro.
¿De qué manera estar cerca del veterinario y crecer en una mayor vinculación con el consumidor final? Gran pregunta, ¿no?
Es claro que las empresas han cambiado su forma de encarar la comunicación, invirtiendo en ella, siendo creativos y buscando lo que parece ser una constante: mostrarle a la gente para qué sirve y cómo funciona su producto. Clave.
No menor será la irrupción de las cadenas de Pet Shops en el rubro. ¿Son nuevas?
En absoluto. De hecho, están ya consolidadas, pero dilucidar cómo se sumarán al esquema de productos veterinarios es aún una incógnita, así como también lo es el devenir del comercio electrónico de aquellos productos regulados por el Senasa (todos, menos los de Venta Libre).

Regulaciones e información confiable

Este tampoco será un año más para las cámaras de laboratorios, Caprove y Clamevet. Durante 2020 se discutirá la metodología de aplicación del nuevo Marco Regulatorio establecido por el Senasa. Ya en marzo se reunieron para trabajar sobre las dudas y el proceso de mejora.
Interesante será volver a ver en funcionamiento a la Subcomisión de Industria de Caprove, abocada a diversos temas, entre ellos, las certificaciones GMP, el tercerismo, el fomento de las exposiciones y la cercanía con las entidades públicas. Este 2020 seguramente verá reflotar también la necesidad de disponer de más información sobre el mercado, identificando tendencias y pudiendo ser soporte de las empresas en la búsqueda de incrementar los distintos segmentos.
¿Y en el campo de la comercialización? Será un desafío para la Cámara Argentina de Distribuidores Veterinarios consolidar su armado y sumar socios en el interior del país. ¿El primer paso? Córdoba.

Tiempo de valientes

Como creemos ha quedado claro en este artículo, el año 2020 plantea un sinnúmero de desafíos para las empresas del sector.
Incertidumbres, expectativas y ansiedades conviven en un mercado que ya descansó y está ya mostrando las primeras cartas de lo que será esta nueva aventura

 

El contexto internacional repercute en el accionar de empresas agroalimentarias que deben adaptarse, trabajando en eficiencia productiva, innovación e investigación y también en desarrollo.

Roberto Guercetti
CEO CONECAR

 

 

El mundo se encuentra ante una creciente demanda de proteína. En tal sentido, y citando al Ing. Agr. Fernando Vilella, director del Programa de Bioeconomía de la Facultad de Agronomía – UBA, podemos decir que la tendencia en el consumo de carnes se dirigirá en un futuro hacia dos mercados de proteínas, las de consumo habitual, donde entra en juego la proteína vegetal; y otro más diferenciado, de proteína animal que incluye certificaciones y trazabilidad, para un consumidor exigente que (con disponibilidad de acceso a la información sumado a un cambio generacional) cuestiona las metodologías empleadas en la obtención de alimentos.
Esto sin duda repercute en el accionar de empresas agroalimentarias que deben adaptarse al nuevo contexto, trabajando en eficiencia productiva, innovación e investigación y también en desarrollo.
En relación a esto, Argentina con su potencial productor, puede contribuir a abastecer parte del mercado mundial y esto se ha visto reflejado en la apertura comercial que ha tenido el país en los últimos años, conllevando el aumento de exportaciones y alcanzando un crecimiento interanual del 47%, impulsado principalmente por la demanda de carne de China y Europa. Esto implicó el aumento de producción y la inversión en el sector ganadero en general, poniendo en marcha todos los eslabones de la cadena.

El caso de Conecar. En el feedlot con capacidad para 10.000 animales se terminan 30.000 animales por año y se producen alrededor de 4.000 Tn. de carne anuales.

En busca de hechos reales

En el informe del IPCVA, sobre faena y producción de carne vacuna de diciembre de 2019, se observa que la oferta de hacienda bovina terminada a corral salida con destino faena durante el primer trimestre del año 2020, será superior a la ofertada durante el período enero – marzo de 2019.
Esto refleja un panorama optimista para el sector que, con políticas públicas y condiciones externas a favor, debería consolidar la tendencia a un aumento de la producción de carne nacional, incrementando la oferta, condición sine qua non para ser protagonistas en el escenario mundial actual.
Es un hecho que, esta apertura de mercados y la firma de nuevos tratados comerciales debe ir acompañada de acontecimientos reales.
A modo de ejemplo, y llevándolo al plano conceptual, traemos a colación la situación con China durante el año 2019.
La cuestión de la fiebre porcina africana provocó entre otras cosas una caída del stock de carne de cerdo y una demanda abrupta por parte del mercado chino, que repentinamente “salió a buscar proteína animal”. El interés por los productos argentinos se concretó en habilitaciones de frigoríficos para exportar al gigante asiático y el aumento del flujo comercial entre ambos países. Esto causó la necesidad de replantear el sector productivo ganadero, entendiendo que para no desestabilizar la oferta y demanda interna y poder atender la demanda externa, es necesario una política de Estado bien establecida y a largo plazo.
Esta tendencia del mercado nacional y mundial de carnes se ha plasmado en Conecar, feedlot con capacidad para 10.000 animales, donde se terminan 30.000 animales por año y se producen alrededor de 4.000 Tn. de carne anuales. En este sentido, se observa que el porcentaje de ingresos de animales con destino a exportación ha pasado del 10% a un 40% del total en los últimos 3 años.

Oficializar la trazabilidad en la ganadería bovina en Argentina, debe ser política de Estado, en consenso con toda la cadena de ganados y carnes, inclusive involucrando a todos los actores de las actividades complementarias como el agro, laboratorios, bioenergías y demás.

La infraestructura adecuada, la calidad nutricional y la certificación de normas han posibilitado esta situación, debido a que desde el establecimiento se garantizan las condiciones para poder producir kilos de calidad, cumpliendo los requisitos de mercado (UE y CUOTA 481) y las demandas de un consumidor exigente. La terminación a corral de animales para exportación es un negocio en crecimiento que, utilizando genética de punta, con un buen plan nutricional y sanitario de origen, y un buen manejo, puede lograr excelentes parámetros productivos, los cuales se traducirán en un buen margen de rentabilidad.
Esto es posible en el marco de una política comercial competitiva y no restrictiva que incentive y acompañe a los productores a producir cada vez más kilos de carne.
Argentina es por esencia productor agroganadero, y solo faltaría ser lógicos y coherentes para generar una revolución de valor. Actualmente el mayor volumen de cereales y oleaginosas se exporta como materia prima.
Una economía circular, incorporará eslabones como la industria, las bioenergías, mediante el cual seguramente llegaremos a un producto con la calidad y cantidad que el mundo demanda.
La revolución del valor irá tomando forma si implementamos las certificaciones como principio básico para demostrar nuestros procesos.
Oficializar la trazabilidad en la ganadería bovina en Argentina, debe ser política de Estado en consenso con toda la cadena de ganados y carnes, inclusive involucrando a todos los actores de las actividades complementarias como el agro, laboratorios, bioenergías y demás.
Con el rodeo trazado, la tecnología tiene campo de acción para ser la herramienta clave para lograr la productividad y que pueda transformarse en una ganadería que se aggiorne a los nuevos tiempos en virtud de garantizar inocuidad sanitaria, bienestar animal, preservación del medio ambiente, entre otras exigencias.
Todo el trabajo interno se alinea con las demandas del mercado, en un contexto donde fenómenos de origen biológico y natural ponen en alerta a toda la sociedad. Esto mismo produce en los consumidores la necesidad de contar con garantías al momento de elegir el alimento. A la vez, pone en jaque a toda la oferta de proteína disponible, no solo por el stock existente sino también por las exigencias de los países, que aplican barreras pararancelarias relacionadas a la inocuidad alimentaria permitiendo o no el ingreso de productos o incluso disminuyendo el valor de los mismos.
En conclusión, la trazabilidad y las certificaciones determinan las posibilidades de los actores y posicionan a las empresas agroalimentarias para jugar en primera, agregando valor a su producción y llegando a los destinos más exigentes. Es una oportunidad que no debemos dejar pasar.

 

El 70% de las enfermedades emergentes tienen un origen animal y el 65% de las infecciosas que aquejan a la población humana, son zoonóticas.

Vet. Pablo J. Borrás MSc.
pablojesusborras@gmail.com

 

 

Todos hemos visto alguna película en donde, con ciertos tintes apocalípticos, una pandemia producida por algún virus arrasa rápidamente con la humanidad, generando pánico a escala global. Siempre, al final, un grupo de héroes salvan, casi de milagro y con más suerte que técnica, al planeta.
Es el caso de la Amenaza de Andrómeda (1971), Epidemia (1995), Contagio (2011) y Virus (2013), entre otras.
Estas últimas semanas hemos estado sensibilizados con la noticia sobre la emergencia de un nuevo Coronavirus (Covid – 19) que genera, principalmente, cuadros respiratorios y que ahora sabemos que puede transmitirse persona a persona. Ya tenemos los primeros casos en Argentina y se ha reportado en otros lugares de las Américas.
Sin embargo, a pesar de algunas noticias fatalistas y de las “fake news”, la mortalidad de este virus es baja, siendo de mayor riesgo para personas con enfermedades crónicas o inmunosupresión. Se estima que muchos pacientes, principalmente los niños, pueden ser asintomáticos o más resistentes a la infección. Al ser un virus envuelto es más lábil a condiciones ambientales y a los desinfectantes. Nadie conoce el futuro de este brote, pero estos son datos certeros que, a la fecha, conocemos.

¿Y las mascotas?

En cuanto al coronavirus y las mascotas, es clave recordar los informes de la WSAVA (World Small Animal Veterinary Association): hasta la fecha no existe evidencia de transmisión por contacto con perros o gatos, así como que estos puedan enfermar del novel coronavirus. El reporte realizado por la Asociación el 29/2 comenta la situación de un perro de Hong Kong que dio débilmente positivo al coronavirus (Covid-19): se puso en cuarentena y se sigue estudiando. La presencia no es inherente a infección activa ya que puede ser solo una exposición al patógeno debido a estar en un ambiente contaminado.
En las siguientes semanas tendremos seguramente más información.

En cuanto a las mascotas, es clave recordar los informes de la WSAVA: hasta la fecha no existe evidencia de transmisión por contacto con perros o gatos, así como que estos animales puedan enfermar del novel coronavirus.

Algo interesante, es que probablemente haya habido un “salto” de una especie animal (se ha postulado serpientes, murciélagos y pangolines, entre otros) al hombre.
Recordemos que los primeros casos, producidos en Wuhan (China), ocurrieron en un mercado popular donde se comercializan animales vivos. Hasta hoy, no se ha podido dilucidar qué especie animal es responsable de esto y según la prestigiosa revista Nature aún tenemos un largo camino que recorrer.
Ya hemos visto esto anteriormente, cuando pensamos en Ebola, en SARS, Influenza Aviar y muchos otras patologías. Recientemente, otro coronavirus conocido como MERS, produjo un brote en Medio Oriente donde la fuente de contagio fue el contacto directo o indirecto con dromedarios infectados.
Aunque no tuvo la escala mediática que tuvo su primo hermano de Wuhan, el mismo produjo un total 2.499 casos confirmados y una letalidad de casi el 35%
Hoy sabemos muy bien que el 70% de las enfermedades emergentes tienen un origen animal (OMS, 2011) y que el 65% de las enfermedades infecciosas que aquejan a la población humana son zoonosis. Las zoonosis son aquellas enfermedades que se transmiten de forma natural de los animales a los humanos.
Cada una de ellas con su complejidad, con sus ciclos de transmisión, con problemáticas particulares, con poblaciones vulnerables. Cada una con un escenario que requiere diferentes miradas y distintas respuestas.
De todo esto, se desprende algo fundamental: atender la salud animal es preservar y velar por la salud humana. Ya sea en el consultorio, en el campo, en el frigorífico, en un laboratorio o donde sea.
Lo dijo Luis Pasteur: “La medicina cura al hombre, la medicina veterinaria a la humanidad”. Por eso es clave la necesidad de la participación de los veterinarios, así como de tantas otras profesiones, en la resolución de problemas que competen a la salud y el bienestar común.
¿Con qué nuevos desafíos nos encontraremos en este Siglo? Es un misterio.
Solo sabemos que el rol de los veterinarios será una pieza clave para desvelar, poco a poco, este complejo mundo que son las epidemias y las pandemias.

 

Glauber: “En los sistemas intensivos actuales hay una mayor predisposición a contraer enfermedades”.

Una alta rentabilidad en el tambo no es solo para los productores de gran escala. Quienes planifican, organizan, y trabajan codo a codo con profesionales en sanidad animal, logran también números destacables.

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

 

 

Especialistas en el rubro estiman que este año la lechería argentina no saldrá de las cifras que se vienen sosteniendo en las últimas dos décadas.
Productivamente, quizás siga dentro de los mismos niveles sin grandes cambios, aunque siempre están las ganas de levantar cabeza y apostar por una producción más eficiente en la relación “costo – beneficio”.
Es sabido que hay menos tambos —de una magnitud mayor—, con un nivel de producción individual que se da en función a los cambios en los sistemas productivos, el manejo involucrado y la labor en conjunto entre profesionales y productores.
MOTIVAR dialogó con dos referentes que dieron sus recomendaciones a la hora de plantear un plan sanitario básico, eficiente, sencillo y abarcador, que garantice una mayor producción en el tambo. No solo involucra las enfermedades a tratar, sino también la simbiosis “productor – veterinario”.
“El manejo reproductivo en los rodeos lecheros es un parámetro esencial en la rentabilidad del tambo”, dijo Claudio Glauber, asesor veterinario, especialista en sanidad animal y docente de la Facultad de Veterinaria de la UBA. Tal es la importancia del tema, que la fertilidad del rodeo requiere seguimiento y control permanente, junto con indicadores que permitan la detección rápida de problemas. “Actualmente causan inconvenientes en los resultados reproductivos, los sistemas intensivos de producción, el estrés al que son sometidos los animales y el progreso genético” explicó. Y resaltó que “si a ello se suma un errado manejo sanitario, el resultado puede ser grave”.
En línea con el especialista de la UBA, Pablo Marini, de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNR en Casilda, detalló a MOTIVAR que “en los últimos 30 años se viene dando un cambio en la forma de producir, tendiendo cada vez más a la intensificación de los sistemas”.
“Esto provoca una mayor competencia entre las vacas por espacio y alimento, lo que genera estrés y una mayor predisposición a contraer enfermedades. No solo eso, sino que también disminuye la vida útil del animal, con descartes voluntarios más frecuentes, comparado con un sistema a pasto”, mencionó Marini.

No puede faltar en el plan sanitario

Control de Brucelosis: Es una enfermedad infectocontagiosa producida por la bacteria Brucella abortus, que afecta principalmente a las hembras bovinas en edad reproductiva, provocando abortos. En Argentina, la vacunación obligatoria se realiza a las terneras entre el tercer y octavo mes.
Glauber destacó “los cuatro mandamientos” para garantizar un rodeo sano en este sentido: 1) Vacunación a las terneras con la vacuna Brucella abortus Cepa 19, en simultáneo con las campañas de vacunación antiaftosa y bajo una estrategia regional. 2) Serología a todas las hembras multíparas adultas en el tambo: una o dos veces al año. 3) Asegurarse que los animales de reposición que ingresan vengan de campos libres de brucelosis y tuberculosis. 4) Vigilancia epidemiológica: determina que todos los establecimientos procesadores de leche y fabricantes de productos lácteos deben realizar seis monitoreos anuales a sus tambos proveedores. En casos positivos, deberán en forma inmediata comunicarle al productor y a su veterinario acreditado.

Tuberculosis bovina: es una enfermedad infecto – contagiosa producida por la bacteria Mycobacterium bovis, que puede transmitirse a otros animales como los porcinos, ovinos, camélidos, caninos, felinos, animales silvestres e inclusive al hombre.
Por tratarse de una enfermedad zoonótica, se considera de riesgo profesional y puede afectar a trabajadores rurales, de la industria frigorífica, tamberos y veterinarios. “No hay vacuna para esta enfermedad. Lo único que queda es prevenir a través del diagnóstico que se llama tuberculina, que se hace después del tercer mes de vida, con un intervalo de entre cuatro a seis meses”, explicó Glauber. Y agregó: “el animal que da positivo, se rechaza del rodeo, además de que la industria bonifica al productor por tener un rodeo libre de la enfermedad, junto con la brucelosis”.

Rinotraqueitis infecciosa bovina (IBR) y Diarrea viral bovina (DVB): La IBR es producida por un herpesvirus bovino-1 (BHV-1), y la DVB por un pestivirus, ambas inmunoprevenibles mediante un programa estratégico.
Ambas producen trastornos reproductivos, abortos y mortalidad embrionaria.
“El control de IBR implica un adecuado manejo: minimizar el estrés y vacunar todos los años para lograr un progresivo nivel inmunitario. Las vaquillonas deben vacunarse 60 días antes del servicio con doble dosis y con intervalo de 3-4 semanas”, detalló Glabuer. Según el especialista, hay dos opciones para la DVB: vacunar únicamente contra el virus pre parto o vacunar junto con otro complejo de otras enfermedades en pre servicio. “El veterinario recomienda una sola dosis al año, o dos dosis, dependiendo si hubieron o no antecedentes en el campo. Si ve que hay riesgo, recomienda vacunar antes y después del parto” (para las primovacunadas siempre son dos dosis).

Mastitis: Ambos veterinarios coincidieron en que la mastitis es la enfermedad que trae mayores pérdidas económicas en los establecimientos lecheros. Se trata de una etiología multifactorial que afecta a las vacas lecheras, en la mayoría de los casos, por errores de manejo preventivo.
De todas formas, Glauber remarcó que no hay tambo que no tenga mastitis, y que la clave está en controlarla de forma tal que no haya más de 200.000 células somáticas/cm3 en el tanque de leche.

Neosporosis: es la principal causa de abortos en el tambo. El bovino puede abortar en el transcurso de su preñez, o le puede transmitir a la cría la enfermedad y cuando alcance la adultez, llegar a abortar. “No tiene vacuna ni tratamiento. Por lo tanto, hay que tener mucho cuidado con los animales que ingresan al rodeo”, comentó.

Marini: “El manejo reproductivo es un parámetro escencial en la rentabilidad de los establecimientos lecheros”.

Recetar y listo, no soluciona nada

Según ambos profesionales se pueden encontrar dos tipos de veterinarios: el que trabaja en planificación y prevención sanitaria – que va una o dos veces por mes al establecimiento- y el “curativo” o “bombero”, que atiende desde su local o va al tambo cuando lo llaman.
A modo de ejemplo, Glauber dijo que hoy en día hay muchas pérdidas por estrés calórico. “El veterinario ‘preventivo’ le explica al productor las metodologías y opciones para prevenir o mitigar el estrés -como poner sombra, aspersores, cambios en la dieta- y el otro, de perfil más ‘curativo’ no pone el foco en estas situaciones y soluciona problemas del momento”.
Marini, por su lado, comentó que en la actualidad están trabajando con una línea enfocada en la utilización de inmunomoduladores. Es decir, intentar que los animales traten de resolver las patologías que aparecen con más frecuencia, sin usar tanto antibiótico. “Para esto debe haber prevención, con un enfoque más integral. Nada pasa por que si o al azar”.
Igualmente, hay que ser realistas: la presión de los veterinarios y asesores es bastante fuerte en la coyuntura, y se va perdiendo la mirada integral del problema. “El productor requiere soluciones inmediatas, entonces el asesor tiene que resolver sea como sea” afirmó nuestro entrevistado, y aclaró que no es lo ideal este perfil.
Coincidiendo con Marini, Glauber dijo: “Mi recomendación es apostar por un perfil de veterinario que haga prevención y planificación, junto con un plan sanitario para cada tambo en particular, separando por categorías para vacunar”.
Cabe destacar que este veterinario también participa en cuestiones relacionadas con la salud pública, evitando que se dispersen enfermedades zoonóticas. Por lo que su labor debe ser muy minuciosa.

Mirar más a largo plazo

Un dato que brindó Glauber a MOTIVAR es que aproximadamente un 50% del total de productores lecheros no se manejan con un veterinario permanente. “Llaman al profesional frente a una urgencia, para apagar el fuego”. La otra mitad está conformada por los tambos más de punta, donde trabajan con veterinarios especialistas en mastitis, reproducción, pietín, y demás, que se encargan de resolver problemas puntuales.
“El productor que invierte y previene, al final de cuenta gana más plata que el que tapa incendios”, resaltó Glauber. Mientras que su colega considera que, en general, el productor está dispuesto cada vez más a invertir, aunque quiere ver un resultado inmediato que muchas veces eso no sucede.
Marini brindó también su visión acerca de los “Millenials”: “Con los grupos que tenemos con hijos de tamberos o productores, es distinto. Tienen una mirada abarcativa y entienden más la importancia de prevenir”.
“No solo buscan la adopción de tecnologías de insumos sino también de procesos. Tienen otro manejo de la información. No ven solo aplicar y resolver, se toman un tiempo para reflexionar y planificar”.
Podríamos resumir en que la clave de un correcto plan sanitario básico consiste en el manejo preventivo del rodeo con las estrategias vacunales adecuadas a cada región y para cada sistema. Esto resulta elemental para aumentar el rendimiento productivo.
A todo esto hay que sumarle un control y diagnóstico permanente. Más allá de aquellas enfermedades a las que legalmente se les exige control, los profesionales consultados recomiendan poner el ojo en todas las patologías mencionadas para generar la menor pérdida posible. Sobre todo, en las categorías jóvenes, que se enferman casi exclusivamente por falta de prevención.

 

Zingoni. “La innovación es uno de los pilares estratégicos de nuestra estrategia a largo plazo”.

El laboratorio multinacional inauguró sus oficinas en Pilar, Buenos Aires. Entrevistamos a Juan Pablo Zingoni, general manager para el Cono Sur, quien describió los planes para los próximos años.

Guadalupe Varelli
guadalupe@motivar.com.ar

 

 

Los productos -y todo lo que le da vida a una marca- no deben ser hechos para durar, deben ser pensados y desarrollados para que valga la pena que duren…, para que merezcan durar”.
Estas fueron las primeras palabras de Juan Pablo Zingoni, gerente general para el Cono Sur de Elanco Animal Health, en la inauguración de las nuevas oficinas de la compañía en la Argentina. Fue en el hall de entrada del Edificio Office Quatro, ubicado sobre la Ruta Panamericana Ramal Pilar (Buenos Aires), donde los más de 40 profesionales que conforman el equipo local del laboratorio se reunieron para compartir un momento que calificaron como “histórico”.
La idea de equipo fue una constante en el evento. Y Zingoni se esforzó por dejarla en claro desde el minuto uno: no empezó su discurso hasta que no estuvieron todos presentes, listos para subir las escaleras hasta el tercer piso y cortar las cintas.
Este equipo comparte una historia de larga data, pero también reciente.
Si bien Elanco tiene 65 años de vida y más de 40 en nuestro país, los dos últimos fueron de cambios significativos.
En 2018, Elanco Salud Animal se enlistó en la Bolsa de Valores de Nueva York y se independizó de su empresa matriz, Eli Lily, para convertirse en la segunda empresa más grande del mundo dedicada exclusivamente a la salud animal.
En 2019, adquirió la firma Prevtec, especializada en el desarrollo de vacunas para cerdos. Ese mismo año terminó con un gran anuncio, la firma del acuerdo de adquisición del negocio de salud animal de Bayer, que esperan que se cierre definitivamente en julio de este año.
A la cabeza del equipo está Juan Pablo Zingoni. Conoció a Elanco como cliente, era el nutricionista de una planta de alimentos balanceados para ganado. “Me hice un poco fanático de los productos”, confiesa.
En 2007 se sumó al equipo. Comenzó como representante técnico en ganadería, pasó por avicultura, armó la división de cerdos, impulsó en negocio en Chile y hoy es el gerente general del Cono Sur (Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia).
MOTIVAR conversó con él en el evento de inauguración de las oficinas en Pilar, para conocer los planes de Elanco para la región, sus líneas estratégicas de trabajo y los desafíos que presentan los mercados.

MOTIVAR: ¿Por qué este es un día importante para Elanco?

Juan Pablo Zingoni: Nosotros operamos en el país durante 45 años como parte de la compañía de medicina humana Eli Lily, donde un montón de decisiones se tomaban considerando ese negocio. A partir de 2018, cuando salimos a la Bolsa como compañía independiente, nos convertimos en una empresa enfocada 100% en salud animal y empezamos a tomar todas las decisiones basadas en nuestros clientes. Hoy es un día especial porque ésta es una de esas decisiones: la separación física en el país para acercarnos al cliente de salud animal.

¿Cuál es la posición de Elanco?

Actualmente, hasta que se cierre el acuerdo de adquisición de Bayer, ocupa el cuarto lugar en facturación a nivel global. La estimación es que, en julio, cuando se cierre este acuerdo, que hoy está en proceso de aprobación, Elanco pase a ser la segunda compañía a nivel mundial en facturación. Estos números nos hablan de mucho crecimiento: pasamos de ser octavos a nivel mundial a estar peleando posiciones de liderazgo.

¿Cómo describirías lo que fue 2019 para la compañía en la Argentina y a nivel global?

Para Elanco el 2019 fue un año de crecimiento, tanto en la Argentina como en Latinoamérica y el resto del mundo.
A nivel global, obtuvimos buenos resultados en general. En Latinoamérica en particular, a pesar de haber enfrentado algunos desafíos puntuales y considerando la difícil situación del mercado, fue un año muy bueno para nosotros.
Para tener una referencia, el mercado de mascotas en la Argentina cayó significativamente y nosotros, a pesar de eso, sostuvimos nuestras ventas. Eso demuestra que nuestros productos funcionan.

n equipo. Corte de cinta en las nuevas instalaciones.

¿Y la estrategia para los próximos años?

Tenemos una estrategia a cinco años apoyada en tres pilares: innovación, productividad y portafolio. Innovación hace referencia tanto a nuevas tecnologías como a formas de ver el negocio; nuevas ideas y procesos. La parte de productividad es toda la revisión integral de nuestros procesos y el uso racional de los recursos.
En relación al portfolio, seguimos adaptándonos cada vez más a las necesidades actuales y futuras de nuestros clientes. En el centro de esa estrategia están ellos.
La innovación es parte de nuestra estrategia de largo plazo porque en una industria como la de la salud animal, la innovación y el desarrollo mueven el negocio.
Invertimos todos los años cerca del 10% de lo que facturamos en investigación y desarrollo cuando, en promedio, la industria invierte alrededor del 5 – 6%.

¿Qué esperan ganar con la adquisición de Bayer Salud Animal?

La adquisición de Bayer nos dará más masa crítica y más materialidad en I+D. Nos fortalece estratégicamente en algunas áreas, como en e-commerce de productos para mascotas en EE.UU. y en el negocio chino. En lo local, hay una complementariedad de portafolios en ganadería y cerdos, que redundará en beneficios para el cliente.

¿Cómo ves el mercado ganadero local?

La ganadería es una industria que tiene una debilidad estructural que es la falta de masa crítica de negocio. En la Argentina hay 50 millones de cabeza de ganado, cerca de 5 millones están en manos de 60 empresas. A ese 10% que conforma la punta de la pirámide apuestan todos los proveedores. Afuera quedan los 190.000 productores que tienen menos de 1.000, para ellos no hay oferta.
Necesitamos masa crítica, que es lo que determina que un negocio sea potencialmente viable. Por eso necesitamos agrandar el portfolio y que el punto de corte a partir del cual el negocio deja se ser rentable esté más abajo. En esto veo todos los beneficios que tiene sumar portafolio, como con esta adquisición: poder llegar a más gente.

¿Qué otros cambios trajeron aparejado el nuevo estatuto de la compañía?

Una de las grandes novedades es la ampliación del equipo de avicultura, donde triplicamos la fuerza de venta durante 2019.
Apostamos a esta industria porque confiamos en nuestro portfolio, y si bien el mercado interno ya alcanzó un consumo per cápita de 44 kilos y no se espera que crezca mucho más, el futuro está en la exportación.
El mercado asiático se presenta como una oportunidad. Para poder crecer en exportaciones, es necesario que el perfil sanitario esté a la altura.
La Salmonella es una de las trabas, por eso en marzo lanzaremos la vacuna Salmonella Duo, producto líder en el mercado global, una vacuna que cambia el paradigma de control de la enfermedad. Es un hito en la empresa y en la industria.

 

El rol veterinario posee un lugar central en el sistema para traccionar el cambio que se necesita, desarrollando habilidades de liderazgo, confianza, comunicación, toma de decisiones y resolución de conflictos.

Carlos G. López Delfino M.V.*
clopezdelfino@gmail.com

 

 

En los últimos años, cada vez es más habitual escuchar conversaciones o comentarios de colegas veterinarios que mencionan el stress que provoca el aceleramiento de nuevos lanzamientos de productos y herramientas para la mejora del estado sanitario, reproductivo y nutricional de los rodeos.
Estos lanzamientos muchas veces solapan otros realizados previamente, que incluso no llegan a implementarse, ni tampoco desarrollar su potencial. Hecho que, por otra parte, contradice las estadísticas que indican que sólo el 35% del rodeo recibe una sanidad completa y que los índices productivos nacionales bajos se mantienen casi fijos desde hace varias décadas.
También, el reconocimiento de la tensión entre la tecnología que aporta la industria y la llegada al productor con asesoramiento en manejo de los rodeos que creen valor previo.
Se percibe un “efecto silo” entre los profesionales a campo, la industria y los productores. En este marco, a la ya sentida sensación de cambios vertiginosos, se agrega una de aislamiento.
Desde el punto de vista de los estudios y las encuestas realizadas a los profesionales del área, es interesante destacar la demanda percibida de capacitación técnica actualizada y de formación en competencias extra técnicas, como las de mayor interés.
Entre las mismas se hace referencia a la gestión de la profesión, el gerenciamiento de la veterinaria, el relacionamiento con clientes y propietarios, la creación de valor en su práctica profesional y en sus clientes, entre otros. Por ello, tanto desde las experiencias y situaciones informales, como desde estudios focalizados, parece relevante destacar que se perciben como situaciones que nos enfrentan a:

  • Inadecuaciones del status quo actual, principalmente en el hacer del profesional veterinario, en su rol y en la jerarquización de la profesión.
  • Factores generadores de estrés laboral.
  • Pérdida del reconocimiento de los veterinarios como agentes de extensión y actores principales en el desarrollo del sector.

Estas problemáticas amplían de manera considerable la brecha entre los recursos y competencias de los profesionales extensionistas o asesores y la evolución del entorno, con los nuevos desafíos que debemos enfrentar sobretodo en materia de tecnología – información – comunicaciones y la generación de conocimiento que exige el mercado. Reflejan las limitaciones de los profesionales en relación con las maneras de relacionarse con los contextos productivos y sociales actuales. Creemos que, en este marco complejo, el rediseño del rol veterinario y el trabajo en grupo de manera colaborativa tienen la potencialidad de mitigar algunas de esas inadecuaciones.
Avanzaremos en esta idea.

El rol veterinario como catalizador de procesos de cambio

Hasta el momento hemos reconocido algunos rasgos del contexto actual en el ejercicio de la profesión que nos enfrentan a:

  • El aislamiento
  • La competencia técnica profesional desaprovechada (y la indiferencia a nuevas competencias necesarias).
  • Soluciones inadecuadas al mismo paradigma.

También, un simple evidencia: el rol veterinario es el denominador común en el sector. Por tanto, la oportunidad de ser el agente de cambio necesario para lograr los objetivos propuestos en materia de mejoras en los sistemas productivos se encuentra simplemente allí.
Y, más arriesgado aún… El rol del veterinario puede liderar estos procesos a partir de su mirada sistémica, con acciones dirigidas a lo que desea como futuro de su profesión y entorno laboral.
Pero ¿estamos formados para ser estos agentes de cambio?
¿Qué competencias debemos aprender y desarrollar para poder lograrlo?
¿Aceptamos el cambio y el desafío que esto conlleva?
El foco de nuestras acciones demanda achicar la brecha entre las necesidades del productor, la industria y las tecnologías a implementar. Es en este marco donde pensar el rediseño del rol del veterinario asesor es fundamental como catalizador de procesos de transformación. Este proceso implica construir nuevas redes, que alteren esa estructura “de silo”, y que de manera colaborativa se constituyan en una herramienta válida para el agregado de valor al profesional y al cliente.
Podemos definir al trabajo en grupo colaborativo como un proceso donde el individuo aprende más de lo que aprendería por sí sólo, fruto de la interacción del resto integrantes y con un resultado mucho más enriquecedor del que tendría la suma del trabajo individual.
Algunas características y ventajas de este modelo de trabajo están dadas por:

  • La mejora en la calidad de generación de conocimientos.
  • La reducción de los tiempos para la aplicación de lo aprendido.
  • La disminución de los costos.
  • El surgimiento de nuevas formas de abordar soluciones o anticipar problemas.
  • La promoción y mejora del desarrollo de habilidades sociales de los integrantes al encontrarse con diversos puntos de vista, se estimula la cooperación para el logro de los objetivos individuales y grupales.

El rediseño del rol como catalizador implica fortalecer competencias para trabajo colaborativo. Entre ellas, la cooperación, la responsabilidad, la comunicación, la retroalimentación, el trabajo con otros y la autoevaluación como capacidad individual y colectiva.
Resolver problemas en forma conjunta se aprende, se desarrolla y se fortalece.
Hay muchas experiencias en diversos sectores, incluso el agropecuario que así lo demuestran. Esta propuesta se basa en aprender una nueva manera de relacionarnos, generar conocimiento y compartir experiencias para lograr nuestras metas profesionales y de desarrollo.
El rol veterinario posee un lugar central en el sistema para traccionar el cambio que se necesita, desarrollando habilidades de liderazgo, confianza, comunicación, toma de decisiones y resolución de conflictos.
El cambio es constante, no hay que esperarlo ni hacerle frente; es como un río que avanza en su cauce, depende de nosotros la dirección que le demos al mismo.

*El autor de este artículo es médico veterinario (Universidad Nacional del Nordeste), asesor y consultor en gestión y desarrollo del profesional veterinario. Facilitador y Coach Ontológico Profesional certificado.

 

El laboratorio lanzó un nuevo antibiótico para bovinos y porcinos. Además, sumó a la línea a Overdog Comprimidos, su antiparasitario oral para el control de pulgas en caninos.

 

 

En línea con lo que ha sido su estrategia en los últimos años, OVER avanza en el lanzamiento de nuevas soluciones veterinarias en el campo de los animales de producción y también ha presentado Overdog Comprimidos, nuevo antiparasitario oral para el control de pulgas en caninos.

Llega Marbomax 160

La firma cuya planta de elaboración se encuentra ubicada en San Vicente, Santa Fe, presentó Marbomax 160. “Se trata de la primera Marbofloxacina “one shot” del mercado argentino, aprobada para uso en bovinos y porcinos”, aseguraron desde OVER. Y completaron: “Es un antibiótico fluoroquinolona de rápida acción que logra concentraciones efectivas en una sola dosis”.
Vale decir que Marbomax 160 combina un amplio espectro de acción con un elevado perfil de seguridad, presentando solo 15 días de retiro pre faena y 60 hs de retiro en leche. “En ensayos a campo, la biodisponibilidad de Marbomax 160 fue total, alcanzando valores máximos en menos de 2 horas”, completaron en relación con el producto que se presenta en frascos de 100 ml de contenido, incorporando una práctica funda protectora que facilita su aplicación.

Para controlar las pulgas en caninos

Formulado a base de Spinosad, Overdog Comprimidos, el antiparasitario oral para el control de pulgas en caninos de OVER, comienza a actuar a los 30 minutos de su administración, elimina el 100% de pulgas en tan solo 4 horas y mantiene su eficacia durante 30 días. “Overdog Comprimidos es una solución práctica, sabrosa y efectiva a la hora de proteger hasta las mascotas más exigentes”, aseguraron desde la empresa. Y completaron: “Se presenta en comprimidos palatables de 350 mg, 700 mg, 1400 mg, 2100 mg y 2800 mg”.

 


El evento anual que organiza la editorial Intermédica ha sido suspendido debido a la situación de público conocimiento vinculada al COVID-19 (coronavirus).

Las Jornadas Veterinarias, que organiza la editorial Intermédica, han sido suspendidas. Copiamos a continuación la carta enviada por su presidenta, Sonia Modyeievsky.

Estimados Amigos,

A partir de la situación de público conocimiento vinculado al COVID-19 (coronavirus) y a pesar de nuestra intención de avanzar con el desarrollo del evento, con mucho pesar, nos vemos obligados a posponerlo, ya que debemos preservar la salud de todos. Esta drástica decisión, tomada bajo estrictas recomendaciones de la OMS y del Ministerio de Salud de la Nación, tiene la única finalidad de prevenir los riesgos de contagio y propagación del virus.

El 11 de marzo tuvimos la cancelación de una disertante española, para un evento que hemos organizado para dentro de diez días en Ecuador, ya que en España rige la prohibición de viajar al exterior.

El evento conlleva un sinnúmero de coordinaciones, logísticas y preparativos, de parte nuestra, de las empresas que colaboran año tras año para que sea un éxito y de los asistentes que no saben que podrá ocurrir en los próximos días.

Próximamente les informaremos la nueva fecha asignada.

Esta decisión será tomada por nosotros después de comunicarnos con nuestros amigos de AVEACA, para ver en qué fecha tienen proyectado su evento y no superponernos, ya que respetamos que ellos siempre lo hacen en la segunda mitad del año.

Esperamos que los disertantes sigan siendo los mismos, pero de haber alguna modificación, los que elijamos serán del prestigio mundial que siempre nos caracteriza.

Gracias nuevamente por la comprensión y la confianza.

Les pedimos disculpas por las molestias ocasionadas y esperamos sepan comprender y acompañar estas medidas de seguridad que nos apenan y movilizan a todos. Tengan por seguro que cuando nos juntemos a disfrutar de las 29 JORNADAS VETERINARIAS, lo haremos con la seguridad sanitaria, con las empresas que siempre nos acompañan y con la alegría que caracteriza a un evento que ya a esta altura, trasciende lo científico, convirtiéndose en una reunión de amigos y confraternidad latinoamericana.

Ante cualquier inquietud, quedamos a disposición.

Muchas gracias

Editorial Inter-Medica
Sonia Modyeievsky
Presidenta

 

Un trabajo del INTA Marcos Juárez describe modelos de producción sobre los cuales evaluar futuras inversiones.

Ghida Daza, Carlos A.
EEA INTA Marcos Juárez
ghidadaza.carlos@inta.gob.ar

 

 

La producción ganadera nacional modificó su composición durante las últimas décadas, adaptándose en mayor medida a los estándares del consumo mundial. A comienzos de la década de los ’90 predominaba la carne vacuna con el 86% del total producido y el porcino solo participaba en un 4%. En 2017, en cambio, el vacuno participaba en el 51% de la producción mientras que el porcino lo hacía en 10,3%. Especialmente, a partir de 2008, en que participa un 5,7% en la producción total de carne, se dio una tendencia creciente hasta la actualidad.
Córdoba tiene una importante participación en el stock porcino nacional ocupando en 2018, con 1,15 millones de cabezas, el segundo lugar luego de Buenos Aires.
Asimismo, se observa un importante incremento de los stocks, al tiempo que aumenta la producción. Una parte mayoritaria de las empresas del rubro (96%) son de pequeña escala con baja productividad y las pocas empresas agropecuarias medianas y grandes (4% del total) de alta productividad, concentran el 57% de las cabezas totales.

Cuadro N° 1. Ciclo completo, según dos niveles tecnológicos.
Nº partos madre/año Tradicional Mejorado
Lechones nacidos/madre/año 1,5 2
Lechones destetados/madre/año 13 24
% Mortandad dest./venta: 9 20
% Padrillo 10 3
s por madre: 10 10
% Reemplazo madres: 20 30
% Reemplazo padrillos: 20 25
Madres x ha: 8 10
Conversión alimenticia (kg alim /kg prod) 4,38 3,31
Peso de ventas (Kg/cab.) 105 105
Kg vendidos /madre,año 850,5 2.037,00

Teniendo en cuenta estos datos surge como objetivo la evaluación económica de la actividad porcina con dos niveles tecnológicos (modal y mejorado) y su efecto en los resultados de la empresa agrícola porcina, uno de los tipos de sistema predominante en el área geográfica analizada.
Los interesados en recibir el estudio completo pueden solicitarlo vía mail a redaccion@motivar.com.ar, bajo el Asunto “Actividad porcina en la empresa agropecuaria”. Para su realización se consideró en la actividad porcina el ciclo completo en las etapas desde la cría de lechones hasta terminar en la venta de capones. La estructura de costos considera dos niveles tecnológicos en base a bibliografía que se esquematizan en el Cuadro N° 1.

Cuadro N° 2. Costo de producción porcina ($ agosto 2019 / cerda madre año).
Tradicional Mejorado
Alimentación
Ración 34.850 65.441
Pastura 362 290
Sanidad 533 1.351
Salarios y bonificaciones 3.498 8.417
Reposición neta reproductores 1.593 2.213
Comercialización 3.696 6.639
Interés 1.177 2.265
Gastos cama profunda 1.740 3.751
Total Costo Operativo (2) 47.450 90.367
Precio ( $ kg capón) 54,32 54,32
Kg vendido /año 850,5 2.037
Ingreso Bruto (1) 46.199 110.650
Margen Bruto (1) –(2) -1.251 20.282

Conclusiones

La comparación de los resultados económicos de la empresa agrícola porcina mejorada respecto a la agrícola convencional (Cuadro N° 2) muestra que la actividad de ciclo completo y alto nivel tecnológico, tiene un importante aporte a la eficiencia de la empresa. En la zona ecológica de mayor aptitud, la empresa agrícola porcino mejorada muestra mayores resultados respecto de la agrícola, con menor variabilidad en los ingresos. A su vez, estos resultados se aumentan en el caso de la empresa que alquila parte de la tierra.
En la zona semiárida se potencian las diferencias a favor de la empresa agrícola porcino mejorada, tanto en el caso del productor propietario como así también cuando la empresa alquila superficie.
El aumento en la predominancia de la empresa agrícola porcino con tecnología mejorada se debe pensar como posible en el largo plazo de mantenerse estos indicadores.
Se debe mencionar que cambios en la proporción de este tipo de empresa son dificultosos en el corto plazo ya que la adopción del subsistema porcino en la empresa depende principalmente de tecnología de procesos (y la consecuente incorporación y capacitación de la mano de obra). También son necesarias inversiones y recursos financieros para el pasaje del sistema agrícola a la infraestructura de un esquema agrícola porcino, requiriéndose un plan coordinado interinstitucional de desarrollo regional para su implementación.

Así lo asegura la Encuesta Global anual de Alltech. Brasil, México y Argentina representan el 76% de la oferta en América Latina.

 

 

La Encuesta Global sobre Alimento Balanceado 2020 de Alltech estima que el tonelaje internacional de alimento balanceado disminuyó en 1.07% con un resultado de 1.126 millones de toneladas métricas producido el año pasado.
Este resultado se debe en gran medida a la peste porcina africana (PPA) y a la disminución del alimento para cerdos en la región de Asia-Pacífico.
Los nueve principales países productores de alimento balanceado son Estados Unidos, China, Brasil, Rusia, India, México, España, Japón y Alemania. Juntos, producen el 58% de la producción mundial de alimento balanceado y cuentan con el 57% de las plantas de fabricación en el mundo; y pueden ser considerados como un indicador de las tendencias de la agricultura en general.
La información global, recopilada de 145 países y de casi 30,000 plantas de fabricación de alimento balanceado, señala la producción por especie de esta manera: pollos de engorde (28%), cerdos (24%), ponedoras (14%), ganado lechero (12%), ganado de carne (10%), otras especies (6%), acuicultura (4%) y mascotas (2%). Un crecimiento sobresaliente provino de los sectores del alimento para ponedoras, pollos de engorde, acuicultura y mascotas.

Resultados regionales

Fundada en 1980 por el empresario y científico irlandés, Dr. Pearse Lyons, Alltech ofrece soluciones más inteligentes y sostenibles para la agricultura, con productos mejoran la salud y el desempeño de las plantas y los animales.
Los interesados en recibir el informe completo con la Encuesta Global de Alltech pueden solicitar el material vía redaccion@motivar.com.ar.
Más allá de esto, aquí compartimos algunas de sus conclusiones:

  • Estados Unidos superó a China al convertirse en el país productor de alimento balanceado más grande del mundo con una producción estimada en 214 millones de toneladas métricas (MTM).
  • América Latina experimentó un crecimiento del 2.2%, alcanzando las 167.9 MTM.
  • En Europa, el sector de rumiantes fue el más afectado (-4%), compensado un crecimiento en la industria acuícola (7%) y ponedoras (3%).
  •  La región de Asia-Pacífico experimentó una disminución en la producción de alimento balanceado en un 5.5% durante el 2019.
    La producción general de China disminuyó en casi 20 MTM con 167.9 MTM.
  • África continuó con un fuerte crecimiento con un aumento del 7.5% en la producción de alimento balanceado en general.

¿Y por especie?

También se compartieron resultados destacados por especies de la Encuesta Global sobre Alimento Balanceado 2020 de Alltech:

  • Cerdos: La producción se vio muy afectada por la peste porcina africana con una disminución del 11%. La principal región productora de alimento para cerdos continuó siendo Asia-Pacífico, pero sufrió también la mayor disminución con un 26%: China (-35%), Camboya (-22%), Vietnam (-21%) y Tailandia (-16%), países que experimentaron los mayores descensos. Europa, Norteamérica y América Latina se mantuvieron relativamente estables respecto al año anterior, dentro de un punto porcentual de ganancia o pérdida. Si bien África es una región pequeña desde la perspectiva del tonelaje de alimento balanceado para cerdos, mostró un gran aumento del 29%.

Estados Unidos superó a China al convertirse en el país productor de alimento balanceado más grande del mundo con una producción estimada en 214 millones de toneladas métricas.

  • En el sector avícola, la región de Asia-Pacífico fue líder tanto en la producción de alimento balanceado para pollos de engorde (115.2 MTM) como para ponedoras (73.1 MTM).
  • En América Latina, la producción total de alimento para pollos de engorde ascendió a 60.8 MTM con Brasil liderando la región con 32.1 MTM, seguido de México con 10.5 MTM; aunque la producción de alimento balanceado para ponedoras de México aumentó en un 11% con 7.05 MTM, superando a Brasil.
    Rusia lideró en Europa con 10.86 MTM del total de la región de 56.3 MTM del alimento balanceado para pollos de engorde y con 5.3 MTM del total de la región de 33.5 MTM de alimento balanceado para ponedoras.
    En Norteamérica, los Estados Unidos representa el 94% de la producción de alimento balanceado para pollos de engorde con 48.5 MTM, mientras que el alimento balanceado para ponedoras en Canadá aumentó en 460,000 toneladas métricas.
  • Europa lideró la producción global de alimento balanceado para ganado lechero con un 34%, seguido de Norteamérica (21.8%), Asia-Pacífico (17.6%) y América Latina (15.3%). Los principales países productores de alimento balanceado para ganado lechero fueron Turquía (6.5 MTM), Alemania (5.2 MTM), Rusia (4.2 MTM), Reino Unido (3.8 MTM), Francia (3.4 MTM), Países Bajos (3.3. MTM) y España (3.2 MTM).
  • Norteamérica continuó liderando la producción mundial de alimento balanceado para ganado de carne con 62.3 MTM, seguido de Europa (21.9 MTM) y América Latina (13.9 MTM). Para la Encuesta Global sobre Alimento Balanceado 2020 de Alltech, la evaluación de la producción del alimento balanceado para ganado de carne se volvió a calcular para mejorar su precisión. El nuevo cálculo toma en consideración los días promedio de alimentación e ingesta como el porcentaje del peso corporal en los corrales de engorde. La evaluación del año pasado también fue recalculada incorporando este cambio de fórmula para una comparación anual adecuada.
  • En general, el alimento balanceado para la acuicultura mostró un crecimiento del 4% con respecto al año anterior. Por tonelada, la región de Asia-Pacífico creció más con 1.5 MTM adicionales. Los principales aportantes fueron China, Vietnam y Bangladés. La disminución en Europa se debe en gran parte a la baja de la producción de alimento balanceado en Rusia, que se debe principalmente a un aumento de las importaciones.
  • El sector de alimentos para mascotas experimentó un crecimiento del 4% con los mayores aumentos de tonelaje en Asia-Pacífico (10%), América Latina (6%) y Europa (3%). Por países, se observaron aumentos en China, Indonesia, Portugal, Hungría, Ecuador y Argentina.

Atención. Estamos en un momento clave para que los veterinarios privados comiencen a tomar decisiones antes de que los hechos sucedan.

Se acerca la zafra, y los feed lots e invernadores comienzan a comprar terneros de destete de diferentes origenes y con distintas modalidades de compra.

M. V. Carlos Margineda
EEA INTA Marcos Juárez
margineda.carlos@inta.gob.ar

 

 

La Enfermedad Respiratoria Bovina (ERB) o más comúnmente conocida como neumonía, es un proceso infeccioso de origen multicausal, donde los componentes etiológicos más importantes incluyen a virus (IBR, DVB, BRSV, PI3) y bacterias (Pasteurella multocida, Mannheimia hameolytica, Histophilus somni y Mycoplasma bovis).
Sabemos que luego del ingreso al corral de engorde y sobre todo en la estación del año que se aproxima (otoño – inicio de invierno) comienzan los problemas respiratorios, principalmente en los engorde intensivos.
Una vez que apareció el problema, es difícil “barajar y dar de nuevo” de forma de minimizar el impacto económico de esta enfermedad.
A continuación, compartimos algunos puntos a tener el cuenta para el control de la enfermedad.
Cabe aclarar que el orden de éstos no tiene relación con la importancia de cada uno, ya que todos son igual de estratégicos para controlar la ERB.

Vacunar a los animales

Es clave vacunar a los animales con dos dosis de vacunas para la prevención de ERB, utilizando vacunas que incluyan a todos los agentes virales mencionados.

Es clave vacunar a los animales con dos dosis de vacunas para la prevención de ERB.

Lo ideal es que los animales reciban las dos dosis en el campo de origen, con un intervalo de 21 días, aplicando la última una semana antes del embarque. Sabemos que esto en algunos establecimientos es muy difícil, pero para aquellos productores que compran en un mismo origen se puede implementar.
Para los que no lo han podido hacer, deben vacunar con la primera dosis al ingreso y luego revacunar 21 días después.

Organizar los recursos humanos

La organización del personal es fundamental para el buen funcionaminento de cualquier empresa.
Por ello, los médicos veterinarios, en esta época deberíamos comenzar a preguntarnos:

  • ¿Quién va a detectar los animales enfermos en los corrales?
  • ¿Cómo se van a recorrer los corrales del campo? ¿A pie, a caballo o en cuatriciclo?
  • ¿El personal responsable está capacitado en la tarea de indentificar perfectamente animales con neumonía? ¿Sabe identificarlos en los estadios iniciales?
  • ¿Dónde se van a tratar los animales? ¿Quién será el responsable de tratar las neumonías?
  • ¿Con qué antibiótico lo haremos? ¿Tenemos definido un protocolo de tratamiento?

Todas estas preguntas deberían responderse antes de la llegada de los animales, de forma de poder ajustar todos los engranajes del organigrama de la empresa, incluso en aquellos que ya están organizados.
Los cursos de capacitación de personal destinados a detectar animales enfermos, cómo tratarlos, etc.; son muy importantes para mejorar la salud de los animales y minimizar el impacto económico que ocasionan las neumonías en los feed lots.

Vacunar. Es clave vacunar a los animales con dos dosis de vacunas para la prevención de ERB.

Acondicionar la estructura (corrales y mangas, principalmente)

El barro y el encharcamiento son factores que favorecen la aparición de muchas enfermedades (entre ellas la ERB), y además generan estrés en los animales. Éste los hace más susceptibles a la aparición de las neumonías y aumenta la gravedad de los cuadros.
Los terneros deben acceder a los comederos y bebederos sin dificultad y tener un lugar seco para dormir.
Este momento, antes del ingreso de los animales, es ideal para ver el estado de corrales, decidir si es necesario limpiarlos; el estado de las lomas y de los canales de drenaje.
Todo esto es fundamental para asegurar el Bienestar Animal.

Sabemos que luego del ingreso al corral de engorde y sobre todo en la estación del año que se aproxima (otoño – inicio de invierno) comienzan los problemas respiratorios, principalmente en los engorde intensivos.

Definir los criterios a considerar en la aplicación de metafilaxia

Es importante definir los criterios de aplicación de esta medida y no aplicar sin razonamiento alguno.
Existen elementos que permiten definir si la tropa que ingresa va a tener un grado mayor de susceptibilidad al desarrollo de un brote respiratorio, y justifique el tratamiento colectivo.
Aquellas tropas que recorren grandes distancias, las que pasaron por feria, o están constituidas por animales de bajo peso al ingreso; sumado a la detección de algunos animales enfermos al arribo; se constituyen como más susceptibles y deben ser evaluadas para recibir un tratamiento antibiótico colectivo (metafilaxia).
Lo mismo sucede con aquellos corrales que desarrollan brotes de ERB con altos porcentajes de afectados diarios.

Contemplar el uso de herramientas diagnósticas

El uso de estas herramientas (aislamiento bacteriano, antibiogramas, detección de agentes virales e histopatología) ayuda a confirmar diagnósticos, despejando todo tipo de dudas.
Para ello se deben seleccionar animales muertos de forma aguda y recolectar muestras pulmonares.
El aislamiento bacteriano y la realización de antibiogramas, brinda la posibilidad de definir aquellos antibióticos a los cuales son susceptibles las bacterias aisladas. Esto es clave para poder actuar racionalmente y elegir la terapia adecuada.

SE EXTENDIÓ EL CONVENIO DE ASISTENCIA TÉCNICA

Biogénesis Bagó, junto al INTA Marcos Juárez

A principios de este año se extendió el convenio de asistencia técnica entre el Grupo Sanidad Animal de la Estación Experimental Agropecuaria INTA Marcos Juárez (EEA Marcos Juárez) y Biogénesis Bagó.
Los objetivos del convenio apuntan a la realización de ensayos tendientes a determinar la participación de diferentes agentes etiológicos involucrados en brotes de neumonía en bovinos de engorde a corral, aportar información respecto a la sensibilidad de las bacterias a diferentes antibióticos, capacitar a veterinarios en el diagnóstico y estrategias de control del complejo respiratorio bovino. En 4 años de trabajo se han procesado más de 52 muestras de pulmón provenientes de feed lots de las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, logrando 32 cepas bacterianas aisladas.
Esto ha permitido caracterizar las neumonías en los encierres a corral, determinar la sensibilidad de las cepas aisladas a los antibióticos y obtener cepas de campo para el desarrollo de vacunas.

Los referentes de los laboratorios veterinarios conjugaron su periodo de vacaciones con una serie de informaciones que hacen a lo que será el desarrollo del negocio en este 2020.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

 

 

Al igual que ha ocurrido en los últimos años, los meses de enero y febrero 2020 fueron testigos del “boca en boca” que caracteriza a la industria de laboratorios veterinarios en Argentina. WhatsApp (mucho), mail, redes sociales y teléfono fueron los medios escogidos esta vez por los empresarios locales para confirmar y/o desmentir muchas de las noticias / novedades / rumores que fueron surgiendo a lo largo del verano.
Con un buen inicio de año en relación a las ventas proyectadas, los líderes de los laboratorios locales conjugaron su periodo de vacaciones, con el día a día de un sector que parece nunca detenerse. Tal es así que en las últimas semanas siguió creciendo la expectativa en cuanto al posible desembarco de un grupo mexicano con el objetivo de adquirir una empresa local, sus registros en Argentina y en el exterior, así como también sus plantas de producción.
Fiel a su estilo y sin dejar de ir anticipando lo que seguramente ocurrirá, MOTIVAR irá compartiendo más información sobre estos temas a lo largo de sus próximas ediciones. Y si de proyectar se trata, no sería descabellado tampoco que antes de fin de año se logre una suerte de “salvataje” a otro laboratorio que supo ser peso pesado en la industria, por parte de un jugador fuerte en el campo de la comercialización de productos veterinarios destinados a la ganadería.
Vayamos a lo concreto. Como podrán ver en esta edición de MOTIVAR, se han producido cambios en CEVA Argentina, con la llegada de Hernán López Cepero a la gerencia para el Cono Sur, en reemplazo de un Patricio Roan que ya está en México para hacerse cargo de esa filial. Asimismo, en las siguientes páginas podrán conocer más sobre el punta pie inicial de la nueva Elanco, incorporando ya las líneas y las personas de Bayer Sanidad Animal.
No menor ha sido la noticia recibida por el Laboratorio CDV, al hacerse acreedor del Premio como Mejor Empresa Veterinaria de América Latina, a manos de la revista británica Animal Pharm.

Carlos García. El adiós a un referente.

Más allá de esto, fue también durante el mes de febrero que nos enteramos del fallecimiento de Carlos García, un referente en el canal distribuidor de productos veterinarios, ligado sobre el final de su carrera a la dirección de Agropecuaria Merlo. Muchos seguramente recordarán anécdotas con él en su prolongada trayectoria como referente en Estrella Mérieux y Merial Argentina. Desde MOTIVAR, siempre estaremos agradecidos con la buena predisposición y el soporte que desde el año 2002 Carlos nos brindó.
Las cámaras de laboratorios también siguieron activas durante el verano. Tanto desde Caprove, como Clamevet, se estuvo avanzando en el repaso del nuevo marco regulatorio del Senasa para los productos veterinarios, pensando en una reunión estratégica que mantendrán con el organismo sanitario a mediados de marzo para discutir los pormenores de la implementación.
En el caso específico de Caprove, también se avanzó en el relanzamiento de su Sub Comisión de industria, desde la cual se buscará lograr mayores beneficios para las empresas, con foco también en el cumplimiento de las normativas y en la situación regulatoria de las plantas habilitadas en el país.
Entre tanto, en los laboratorios se han dado incorporaciones, algunas salidas de directivos que, al momento de confirmarse, sorprenderán (o no) a los distintos actores del mercado y la posibilidad de una serie de “regresos” que pocos imaginaban meses atrás. Mientras tanto, en el rubro muchos no dejan de sorprenderse por el hermetismo con el cual algunos jugadores de peso dentro de la industria se encuentran planificando lo que será este 2020.
Nuevos productos han llegado y otros tantos lo harán en los próximos meses, para todas las especies. Más allá de esto, vale destacar la aprobación oficial recibida por Zoovet, para su producto Folirec, hormona recombinante lograda en conjunto con Biotecnofé y focalizada sobre la reproducción animal.
Finalmente, las nuevas alianzas entre personas, laboratorios y hasta distribuidores se preparan para ser anunciadas en el corto plazo. ¿El dato positivo? Muchas de ellas implican nuevas inversiones, más puestos de trabajo y un cambio de aire en un sector que durante este 2020 nos dejará un sinnúmero de novedades para compartir.

 

Mano a mano. Entrevistamos a Fernando De Mori y a Hernán López Cepero.

Hernán López Cepero asumió como director de la Regional Cono Sur de CEVA. Sus objetivos: liderazgo en avicultura y avanzar en cerdos y rumiantes con productos, servicios y más tecnología.

Guadalupe Varelli
guadalupe@motivar.com.ar

 

 

Detrás del escritorio donde Hernán López Cepero nos espera para la entrevista, hay un planisferio que tiene una lucecita prendida en cada ciudad donde CEVA Salud Animal tiene operaciones. Una de ellas brilla en Buenos Aires, desde donde el anfitrión ya dirige la Regional Cono Sur.
De la entrevista participó también Fernando De Mori, director de CEVA para Latinoamérica, con quien MOTIVAR dialogó sobre las estrategias de la compañía y el futuro de la región Cono Sur que hasta diciembre de 2019 estuvo a cargo de Patricio Roán, quien ya asumió como Country Manager de México, Centro América y el Caribe de la multinacional.
Desde entonces, la dirección del Cono Sur, que incluye la Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Chile, está en manos de López Cepero, contador y licenciado en Administración de Empresas de la UBA.
Además, el ejecutivo tiene un Executive MBA; un EME del IAE; un Master en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella y desde mayo del año 2014 se desempeñaba como CFO de la filial de CEVA en la Argentina.

MOTIVAR: ¿Cuáles son las primeras impresiones tras este nombramiento?

López Cepero: Es un desafío para mí, no siendo veterinario, estar a cargo de un negocio de salud animal. Más allá de esto, entendemos la compañía como un equipo de trabajo fuerte, en el cual tenemos muy buenos técnicos y comerciales.
Además, si bien provengo de estratos financieros, desde hace ya dos años trabajo, de la mano de Patricio Roan, acompañando a las unidades de negocio a sortear con éxito todas las complejidades que nos presenta la economía argentina.

¿Qué representan la Argentina y América Latina para CEVA?

Fernando De Mori: América Latina es responsable por el 15% del negocio global de CEVA. Desde la Argentina se gestionan todas las operaciones del Cono Sur, que es la segunda mayor operación de la empresa en la región; luego de Brasil, lo que lo hace extremadamente importante y demuestra el excelente trabajo hecho por nuestro equipo en esta zona.
En la región, nuestro enfoque está en los animales de producción, especialmente en avicultura, donde CEVA tiene una posición de liderazgo en muchos países. En Brasil es la número uno de biológicos para avicultura, y en la Argentina estamos peleando por recuperar esa posición de liderazgo.

¿Por qué ese posicionamiento en el rubro?

FDM: CEVA lidera ese segmento por varias razones. En primer lugar, por un portafolio de altísima innovación. Tenemos los tres principales tipos de vacunas aviares que existen en el mundo: las convencionales, las inmunocomplejo y las vectorizadas.
CEVA es una de las pocas empresas que tiene las tres tecnologías y, además, es la que tiene más combinaciones distintas de vacunas utilizando las tres tecnologías.
En segundo lugar, CEVA ha desarrollado una plataforma de servicios amplia, de quipos, de apoyo técnico, de apoyo de vacunación, lo que la hizo diferenciarse.
Para tomar dimensión, creó una unidad dentro del grupo dedicada solo al desarrollo de equipamientos de vacunación.
Además, CEVA ha hecho mucha inversión en entrenamientos y cursos de capacitación de nuestro equipo y de nuestros clientes en diversos segmentos, técnicas veterinarias y también de gestión. Estos tres factores combinados hacen que podamos ofrecer a nuestros clientes un paquete integral con un portafolio amplio de vacunas, servicios y entrenamientos, que nuestros competidores todavía no pueden ofrecer

¿Qué se espera del Cono Sur para 2020?

López Cepero: Nuestra región creció en ventas un 37% en el período 2018/19.
Una de las razones que explican este número es que una parte de 2018 estuvo afectada por un problema de abastecimiento de nuestras plantas EE.UU, lo que implicó una baja en los niveles de comercialización.
Pero también dan cuenta de que nuestra propuesta de servicios y nuestra forma de trabajar cerca del cliente nos permitió reintroducir nuestros productos porque las puertas estaban abiertas.
Para el 2020 esperamos un crecimiento del orden del 12% en la región. Tenemos diferentes proyectos para cada unidad de negocios. Nos proponemos recuperar el liderazgo en avicultura.

¿Cómo piensan hacerlo?

LP: Cuando uno toma posiciones de liderazgo, proyectar grandes crecimientos es complejo y la competencia es más agresiva.
En Argentina, la avicultura es un negocio maduro: el consumo de carnes es elevado, 43 kilos anuales por persona y las exportaciones están creciendo. Entendemos que la Argentina tiene un gran potencial en ese sentido, la crisis porcina de China presenta oportunidades, y queremos acompañar a los productores en su crecimiento. La salud animal es clave en el mercado internacional.
DM: Nuestra intención es seguir mejorando en todos los puntos donde hoy ya hacemos una diferencia: equipos, servicios y productos. Por eso seguimos trabajando para introducir nuevas vacunas en las tres tecnologías para ofrecer un portafolio cada vez más amplio a los clientes.
Acabamos de introducir la nueva vacuna desarrollada específicamente para el mercado de ponedoras; una tecnología extremadamente novedosa.
LP: En relación al servicio técnico, tenemos previsto ampliar la plantilla e incorporar veterinarios para hacer auditorías en las plantas de incubación, revisar los planes vacunales y estar cerca de los veterinarios para mostrarles la mejor forma de manipuleo y aplicación de las vacunas.
También trabajamos para ofrecer equipamientos cada vez más novedosos que puedan asegurar mejores formas de aplicación, como las vacunadoras in ovo; cursos de capacitación técnica y de gestión a clientes y también a nuestro equipo.

¿Cuál es la expectativa para el segmento de productos para rumiantes?

LP: El negocio de rumiantes ya es muy importante para nosotros en Brasil, donde es la cuarta empresa, y queremos expandirnos en toda la región, con foco en México y la Argentina. En este sector, donde la diferenciación por productos es más difícil, tenemos dos líneas de acción. La primera, guiarnos por las experiencias exitosas que tuvimos en las otras unidades de negocio e incorporar servicios de apoyo al productor.
Por otro lado, CEVA adquirió dos empresas en Brasil: Inova y Hertape, donde se producen vacunas antiaftosa y biológicos, con el objetivo de ampliar el negocio de rumiantes en toda la región. Los productos ya se están comercializando en Brasil y nuestro desafío para lo que queda de estos años es ampliar la paleta a base de la regionalización de las tecnologías.

¿Y en el rubro de los cerdos?

LP: En la Argentina es una unidad de negocios relativamente nueva, tenemos una gerencia especialmente dedicada a este segmento desde hace tres años que crece anualmente entre el 10 y el 15%. Estamos trabajando para ofrecer al mercado productos de alta calidad y tecnología.
DM: CEVA ha invertido en este segmento. En los últimos dos años adquirió la empresa alemana IDT, que tiene un interesante portafolio de vacunas para cerdos y compró una línea completa de vacunas de Merial (adquirida por Boehringer Ingelheim).
También estamos trabajando en el desarrollo de vacunas en nuestros propios centros de desarrollo.