fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main -JUNIO 2021
Home2021

El hecho ocurrió en la localidad de Coronel Suárez. Zaira Del Giorgio, de 33 años, falleció meses después de haber sido mordida por un gato en la calle. Repercusiones desde Zoonosis Urbana y el Colegio de Veterinarios.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

El fracaso del sistema sanitario argentino vinculado con la prevención, vigilancia y control de las enfermedades zoonóticas se hizo visible durante el mes de mayo, tras conocerse la muerte por rabia humana de Zaira Del Giorgio (de 33 años y con dos hijos), meses después de haber sido mordida por un gato en la localidad bonaerense de Coronel Suárez.
“Estamos en presencia de un hecho lamentable, que se podría haber evitado”, le aseguró a MOTIVAR el presidente del Colegio de Médicos Veterinarios de la provincia de Buenos Aires, Osvaldo Rinaldi. Y completó: “Realmente no sabemos cómo va a seguir el tema, pero sí sabemos qué debería ocurrir. Esto debiera plantear un antes y un después en la lucha contra la rabia, obligándonos a recapitular y volver a hacer las cosas como corresponde”.
Vale recordar que el último caso de muerte por rabia humana en Buenos Aires había sido en González Catán, hace 40 años; mientras que a nivel nacional no se registraba este triste acontecimiento desde 2008, en Jujuy, cuando falleció un nene tras ser mordido por un perro.
No es normal. No está bien y mucho menos deberíamos acostumbrarnos a convivir con este tipo de acontecimientos. Claro que el impacto de la pandemia por el COVID19 es notorio y alarmante en todo el mundo y también en Argentina, pero no por eso puede pasar desapercibido lo ocurrido en Coronel Suárez el pasado 13 de mayo.
Vayamos por partes. ¿Cómo fueron los hechos?
A mediados de abril, Zaira De Giorgio comenzó a manifestar síntomas como debilidad en miembros superiores y alteración de la sensibilidad.
Luego agregó síntomas de excitación psicomotriz, cefalea, fotofobia, alteración sensorial y midriasis, que evolucionó al estado de coma.
“En la primera consulta realizada a mediados de abril no dijo haber sido mordida por un gato y por ello en un primer momento no se pensó en la posibilidad de rabia”, le explicó a MOTIVAR el MV Gustavo Martínez, de Zoonosis Urbana de Buenos Aires.
Y completó: “Fue cuando ya estaba en coma que su pareja manifestó que había sido mordida en marzo por un gato, herida que se le curó al poco tiempo sin haberla denunciado, ni acercarse a un centro de salud para ser evaluada”. Más allá de esto, Martínez destacó que en ese lapso y por la alta sospecha clínica pasados los días, se realizó un diagnóstico in vivo, serología y PCR, análisis que dieron negativos a rabia.
“En ese momento, se empezó a hacer el trabajo de campo, emitimos el alerta y lamentablemente a la semana, esta mujer fallece; autorizan la autopsia y allí sí se detecta virus rábico, variante murciélago insectívoro”, repasa Martínez en diálogo con MOTIVAR para luego analizar: “La principal diferencia con los casos de rabia es el tiempo de sobrevida desde el contagio. Pasaron casi 40 días, cuando este tipo suele ser considerablemente menor. La hipótesis es que el doble paso de especies (murciélago – gato – humano) pudo haber modificado la letalidad”.

¿Nada cambia?

Son muchas las cosas que se saben y realmente pocas las que se hacen.
No es sorpresa. Sabemos que en Argentina se registran principalmente cinco variantes de virus rábico: variantes 1 y 2 (canina), variante 3 (murciélago hematófago) y variantes 4 y 6 (murciélagos insectívoros). De hecho, entre 2013 y 2020 se registraron en nuestro país 31 casos de rabia canina.
En relación con la rabia felina, en ese mismo lapso se reportaron 12 casos en gatos en Córdoba, Buenos Aires, Santa Fe, Salta, La Rioja y Tucumán.
Para dar más precisión y en base a datos aportados por el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud, en la Figura 1 podrán observar que el 82% de los casos de rabia animal reportados en estos años corresponden a murciélagos insectívoros. Además, un 12% fueron notificaciones de rabia en bovinos y equinos, un 4% fueron perros, un 1% gatos y 1% en otros animales silvestres.
Pero esto no es todo.
También sabemos que la rabia en murciélagos es endémica en la Argentina y que la principal medida con la que contamos para evitar la muerte de personas es la vacunación sistemática de las mascotas.
Lo sabemos, pero no lo hacemos.
De hecho, las vacunas antirrábicas que elabora el Estado provincial alcanzan el millón de dosis, lo cual serviría para vacunar algo así como al 15% de la población de animales domésticos.
Claro que si a esto sumamos el aporte que se realiza a la vacunación desde las veterinarias privadas, la cifra aumenta, pero en cualquier caso no sería superior al 35% que se sostiene a nivel nacional.
Como si esto fuera poco, en el marco del casi año y medio de pandemia que llevamos, las campañas de vacunación antirrábicas oficiales disminuyeron considerablemente. “Sin dudas que sentimos esto como un fracaso. Vemos hoy el virus circulando, en un contexto de baja percepción de la sociedad en cuanto al riesgo real que representa la rabia humana y sin una estructura acorde para tener una actividad a campo importante”, agregó Gustavo Martínez, desde Zoonosis Urbana de la provincia de Buenos Aires.
Frente a esto, Osvaldo Rinaldi remarcó desde el Colegio de Veterinarios que la entidad hace más de 20 años viene cuestionando el rol de los Centros de Zoonosis y proponiendo proyectos en pos de una verdadera gestión, con el objetivo que asuman su real misión y que no sean solo centros de castraciones.
“Estos centros debieran ser el primer alerta que tiene la sociedad frente a enfermedades emergentes y reemergentes. Son la herramienta que nos van a permitir cumplir con aquello de que prevenir es mejor que curar”, nos explicó el profesional.
Y explicó que desde la Comisión de Zoonosis del Colegio se presentó una Propuesta de Estructura y Gestión para los Centros de Zoonosis, a fin de generar una base operativa común en el Gran Buenos Aires, que permita la instauración de una red abarcativa tanto del ámbito local como del provincial.
“Consideramos de suma importancia que los mismos se encuentren bajo la órbita de la Secretaría de Salud y dispongan de instalaciones que faciliten la atención integral de la problemática zoonótica”, agregó nuestro entrevistado para luego avanzar: “La Jefatura debe estar a cargo de un médico, veterinario o médico veterinario; y se debe contar con un servicio asistencial médico veterinario para cubrir un amplio espectro: control de animales internados sospechosos de patología zoonótica; castraciones; promoción de la salud y tenencia responsable de animales domésticos; equipo de acción en terreno; laboratorio de diagnóstico de patologías zoonóticas; y un servicio asistencial de atención médica humana”.

¿Un compromiso de todos?

En resumen, sabíamos que era posible que pasara y pasó. La falta de estrategia y coordinación en materia de prevención de zoonosis es evidente.
No es un hecho más la muerte de una persona por rabia humana en la provincia en pleno Siglo XXI.
Si bien es cierto que han ocurrido otros en nuestro continente (Ver recuadro), esta representa una mancha para todo el sistema sanitario nacional y obviamente, provincial. Es responsabilidad del Estado, pero debería ser un compromiso de todos.
La rabia todavía mata.

Un triste dato para toda la región

La rabia está presente en todos los continentes, afecta a más de 150 países y es responsable por cerca de 60.000 muertes en humanos, tal como lo advierte la propia Organización Mundial de la Salud.
Una gran mayoría de los casos ocurren en Asia, que representa el 60% de las muertes, y África, que suma el 36%. Y la India sufre un 35% de las muertes humanas por rabia, más que cualquier otro país.
En este contexto, los países de las Américas han logrado reducir drásticamente la incidencia de la rabia humana transmitida principalmente por perros a cerca de un 98%, con alrededor de 300 casos en 1983, a 2 casos humanos transmitidos por perros en 2020. El caso ocurrido este año en Coronel Suárez, provincia de Buenos Aires, sin dudas que será considerado como un alerta regional, no solo por tratarse de un acontecimiento evitable, sino también porque fue un gato el animal doméstico involucrado en la transmisión del virus.

Saludables.
La cámara de laboratorios asegura que los animales sanos producen más.

A través de la Revista MDA del Ministerio de Desarrollo Agrario de Buenos Aires, Caprove difundió el impacto de las enfermedades sobre la productividad de la ganadería y llamó a reforzar la adopción de tecnología.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Por medio de una reunión virtual de la cual participó el Ministro de Desarrollo Agrario de Buenos Aires, Javier Rodríguez (Ver Nota adjunta), se presentaron los diversos temas que ya son parte de la Revista MDA que difunde el organismo.
Allí y entre otras relevantes para la actividad, se dio la presentación del médico veterinario y vicepresidente de Caprove, Juan Carlos Aba, quien compartió la visión en cuanto a cómo puede la ganadería bovina aumentar su producción sin incrementar su stock.
Los interesados en acceder al documento completo pueden solicitarlo vía redaccion@motivar.com.ar. Más allá de eso, compartimos algunos lineamientos de una propuesta disponible en www.gba.gob.ar y basada en el éxito de los planes sanitarios preventivos y la participación de los médicos veterinarios.
“Habitualmente, se habla de aumentar la productividad como sinónimo de incrementar el stock ganadero. Sin embargo, desde el punto de vista de la eficiencia, es necesario cambiar este paradigma y pensar a la productividad ganadera como la cantidad de kilos producidos por hectárea de manera independiente al stock del establecimiento”, inició su participación el vicepresidente de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios.
Y avanzó: “Hoy localmente se producen unos 14 millones de terneros, mientras que los técnicos indican que faltan alrededor de otros 2 millones de terneros para abastecer tanto el mercado interno, como el externo. Y eso lo podemos lograr incrementando el índice de destete: pasando del 61 % al 71% se generaría un 10% extra en productividad y se lograrían los 2.3 millones de terneros que le faltan a la ganadería para afrontar los nuevos desafíos que se vienen”.
Durante su participación, Juan Carlos Aba hizo referencia a que históricamente se han considerado a la nutrición, la genética y al manejo como los pilares estratégicos de la producción, basados en una situación sanitaria que permitiera expresar el potencial productivo de los animales.
“Sin embargo, la realidad nos muestra que la ganadería mejoró sustancialmente la genética, la nutrición y el manejo, pero aun así los índices productivos siguen en sus niveles históricos. Todas estas mejoras representan un aumento de la eficiencia siempre que se pongan en práctica sobre animales sanos. Y es en este punto donde encontramos una falla estructural del sistema productivo ganadero: se considera a la sanidad como algo adquirido y logrado, pero sin darle en la práctica la trascendencia que se merece”, agregó.

Un ejemplo gráfico

En la Revista MDA del Ministerio de Desarrollo Agrario de Buenos Aires, el referente de Caprove compartió un ejemplo para graficar su explicación.
Todos los años, y por cada 100 vacas de cría, se preñan en Argentina solo 76.
De las 24 que quedaron vacías, 7 no se preñan por problemas sanitarios, como la presencia de tricomoniasis, vibriosis, IBR, DVB u otras patologías de la reproducción. Una vez preñadas, aquellas 76 vacas inician una gestación, a través de la cual nacen solo 70 terneros, y aquí nuevamente entra en juego el rol de la sanidad: 5 de los 6 restantes no nacen por inconvenientes ligados a brucelosis, IBR, DVB, leptospirosis y otras patologías. Pero esto no es todo, ya que de los 70 terneros que comienzan su crianza al pie de la madre, 9 mueren por problemas de diarrea o neumonía, llegando al destete solo 61 terneros.
“Quizás lo más importante de este análisis es que el 21% de los terneros que quedaron en el camino, no nacieron por problemas 100% sanitarios”, reforzó Juan Carlos Aba. Y agregó: “Si a esta situación le sumamos los perjuicios generados por las parasitosis no tratadas o tratadas de manera incorrecta en los bovinos, las pérdidas por las enfermedades metabólicas, como son las carencias vitamínico-minerales, habituales en las zonas de cría, las enfermedades perinatales y víricas y bacterianas en general, se estima que las pérdidas totales a nivel nacional llegaron a los $80.000.000.000 en 2020”.
Más allá de esto y al mencionar los datos de la Cámara, Aba aseguró que el uso de antiparasitarios en bovinos es de alrededor del 50% de las dosis necesarias y que el 80% de las mismas corresponden a ivermectina, el 15% a bencimidazoles y solo el 5% a levamisol.
“Esto nos muestra que solo se desparasita el 50% de lo que debería desparasitarse. En el caso de la recría, unos 14.000.0000 de terneros dejarán de ganar durante este período al menos 15 kilos por animal lo que representan 210 millones de kilos, 210 mil toneladas de carne, alrededor de $32.000.000.000”, agregó el veterinario.

Una pérdida de todos los años

La propuesta de Caprove asegura que los ganaderos invirtieron durante 2020 -en Argentina- un promedio de $250 por animal en productos veterinarios.
De ese total, solo $187 corresponden a fármacos y biológicos que se usan de manera preventiva, cuando en realidad la implementación de correctos planes sanitarios productivos necesita de una inversión de $347 por animal para los rodeos de cría. Los antiparasitarios se usan en aproximadamente el 50% de lo necesario y las vacunas reproductivas en un 35%.
La de carbunclo es una vacuna fundamental en nuestra ganadería: se producen alrededor de 30 millones de dosis anuales para una población a vacunar de más de 42 millones de animales, con la obligatoriedad de uso en Buenos Aires y Santa Fe.
¿Otro ejemplo? En enfermedades como la queratoconjuntivitis solo se protege eficientemente a un 25 % de los animales que se debería.
“Sobre la base del supuesto que venimos manejando, y en promedio, la realización de un correcto Plan Sanitario Productivo requiere una inversión extra en medicamentos de $ 160 por animal y por año”, le explicó Juan Carlos Aba a los funcionarios de la cartera agraria bonaerense. Y avanzó: “Esta inversión extra, que a nivel país sería de $ 8.500.000.000 nos permitiría evitar pérdidas por valor de $ 80.000.000.000; lo que implica una rentabilidad de $9,40 por cada peso de inversión extra que se realice. Debemos hacer eficiente el stock actual e inclusive disminuir el número de madres improductivas en favor de mejorar los índices a través de programas que contemplen a la producción como un proceso multifactorial, donde las acciones no sean aisladas, sino que se realicen de manera estratégica y con sustento técnico”.

PLAN BONAERENSE PARA LAS ENFERMEDADES VENÉREAS

“Apuntamos a lograr 800 mil terneros más”

El ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, presentó de manera virtual los detalles del Plan Oficial de Prevención de enfermedades venéreas en bovinos para este año. “Dada la diversidad de productores ganaderos, es importante que los pequeños y medianos tengan una asistencia técnica y acompañamiento para incentivar el control de diagnósticos. Considero como elemento fundamental promover el reemplazo de aquellos machos reproductores que en los análisis de venéreas hayan dado positivo”, señaló el titular de la cartera agraria.
Y agregó: “En el 2020 se sumaron 80 municipios a esta campaña, y a partir de esto se generó un material sintético y simple para poder llegar a los productores y explicarles las ventajas que tiene la prevención de venéreas. Nosotros apuntamos a lograr 800 mil terneros más, algo que es muy importante para la provincia y todos los productores ganaderos”.
En la actualidad, sólo el 50% de los establecimientos productivos bonaerenses realiza prevención de venéreas y ello ha favorecido la persistencia de la circulación de los agentes causales de las ETS a lo largo del tiempo. Estas enfermedades pueden generar una reducción en los porcentajes de preñez entre un 15% y un 25%, impactando directamente sobre la productividad del rodeo.
Para el año 2021, la cartera agraria continuará brindando análisis de diagnóstico gratuitos o con descuentos a los productores en los laboratorios del Ministerio y en la red de establecimientos adheridos al Plan Oficial.
Los productores con un rodeo de hasta 100 animales accederán a un máximo de 5 testeos por raspaje de forma gratuita, mientras que los que superen esa cantidad, tendrán 2 test sin costo alguno.
Este año además se implementarán líneas de crédito para reposición de toros, con un monto máximo de hasta $1.000.000, destinadas a productores ganaderos que no posean más de 150 vacas y con al menos un toro con diagnóstico positivo a ETS.
Si bien el objetivo principal será la reposición de aquellos toros enfermos, los créditos podrán ser ampliados para financiamiento de instalaciones ganaderas: mangas y bretes.

Dato. La inversión para montar una granja con altos estándares medio ambientales asciende a cerca de US$ 6.000 por madre y promete un retorno de la inversión en un plazo de 11 años.

Adolfo Franke, presidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos, pone reparos ante posibles mega inversiones chinas y apunta a un crecimiento sostenido de la mano de los empresarios locales.

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

En la Argentina la producción de proteína animal tiene diversas variantes.
Mientras que la carne bovina está totalmente atomizada; en el otro extremo, la faena avícola muestra los más altos niveles de concentración, donde un actor tiene más del 30% del mercado.
La actividad porcina viene a trazar un carril intermedio, donde hay que reunir 500 productores para explicar el 80% de la producción primaria, aunque con claras intenciones de avanzar hacia una mayor concentración de la mano de “los integrados”.
En las ediciones de abril y mayo de MOTIVAR que podrán repasar desde www.motivar.com.ar, analizamos cómo producen carne de cerdo tanto en países como Dinamarca o también China, dos modelos intensivos con amplia experiencia.
En este caso y en diálogo exclusivo con Adolfo Franke, presidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP), compartimos las proyecciones locales de esta industria de cara a 2030.
“Muchos productores agropecuarios encontraron en la producción porcina la oportunidad de agregar valor a sus granos. Hoy, somos alrededor de 4.000 dedicados a esta actividad, donde los primeros 100 representan casi un 50% de la producción primaria”, grafica el también productor con una granja de 800 madres en el Sur de Santa Fe.
“Apuntamos a duplicar el número de madres, contagiando de entusiasmo a más productores y avanzando en los sistemas integrados para ganar escala”, adelanta Franke en su diálogo con MOTIVAR antes de repasar en profundidad el Plan Estratégico Porcino 2020-2030.

Luces y sombras

Adolfo Franke. Presidente de la AAPP.

El año pasado, la Asociación convocó a la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA) para realizar un estudio que permita vislumbrar el camino de la industria porcina nacional con vistas a 2030. “Estamos en un nivel de evolución distinto a lo que se puede ver en Dinamarca o China, pero tenemos una clara intención de seguir creciendo”, resalta el presidente de la AAPP.
“Los productores van a encontrar un incentivo para expandir el stock de madres y si bien inicialmente cuesta dar el paso, cuando se ingresa al negocio y se obtiene rentabilidad a partir de un manejo eficiente, se puede generar un efecto contagio”, explica nuestro entrevistado.
Y completa: “En los últimos años creció la presencia de integrados, donde los productores crían lechones y acuerdan con otros actores de la cadena para hacer el engorde. Si bien aún es un modelo incipiente, apuntamos avanzar en ese sentido para ganar escala”.
La inversión para montar una granja con altos estándares medio ambientales asciende a cerca de US$ 6.000 por madre y promete un retorno de la inversión en un plazo de 11 años. Sin embargo, la empresa no está exenta de contratiempos.
“Uno de los objetivos centrales de la Asociación es resolver el tema impositivo. En 2018 se bajó el IVA de venta del 21% a la mitad, pero nos golpeó de lleno porque se generó un desfasaje que nos deja un saldo de IVA que las firmas del sector terminan perdiendo”, advierte Franke.
Y agrega: “Cuando pensamos realizar inversiones ese costo asciende al 19%. Es decir, por cada madre que sumamos tenemos un costo de IVA de US$ 1.100 que no podemos recuperar por el saldo técnico. Estamos trabajando para resolverlo”.
Con los faros largos en 2030

Crecer. La actividad avanza en el país,

La trayectoria reciente de la industria porcina es ascendente y desde la Asociación, que, integrada con la Federación, agrupa el 55% de la producción apuntan a sostener esa tendencia en los próximos años.
Según el estudio que elaboró FADA, la industria podría experimentar un salto de 358.000 a 700.000 madres cerdas de cara a 2030.
A su vez, la productividad por madre promedio treparía de 1.826 kilos a 3.000 en el mismo periodo.
Eso daría como resultado un crecimiento anual compuesto del 11% en los volúmenes totales alcanzando hacia el final de la década las 2,1 millones de toneladas.
En cuanto al destino de toda esa producción, el consumo interno se duplicaría y los despachos al exterior se multiplicarían por 20 hasta superar las 800.000 toneladas anuales.
Todas estas proyecciones serán posibles solo si antes se concreta una variable indispensable: la inversión.
El trabajo de FADA para la AAPP estima en al menos US$ 2.730 millones el desembolso conjunto de la producción primaria y el sector industrial para duplicar el número de madres y llevar el negocio hasta una facturación de US$ 5.600 millones anuales. Para Franke las probabilidades de concreción son certeras.

Invertir. Según FADA se requieren inversiones por US$ 2.730 millones para duplicar el
número de madres y llevar el negocio a una facturación de US$ 5.600 millones.

“Hay muchos incentivos para que esto suceda, desde la sustitución del consumo de carne vacuna, pasando por la demanda externa creciente de proteína animal hasta la posibilidad de generar más empleo y arraigo rural”, resume solo algunas el empresario. En ese sentido, se estima en más de 93.000 los empleos directos e indirectos que puede aportar el sector de cara a 2030.
“El sector puede crecer aún más si llegan las famosas y tan anunciadas inversiones chinas. Sin embargo, nuestra posición es que nosotros podemos concretar estos proyectos y las inversiones chinas podrían llegar vía financiamiento o asociaciones estratégicas. Tenemos el know how y los recursos para hacerlo de forma eficiente”, afirma Franke.

 “No estamos en contra de las inversiones extranjeras, pero vemos en una integración con los actores locales la forma más apropiada de llevarlas adelante”. Adolfo Franke.

Y sigue: “Eso no quiere decir que estamos en contra de las inversiones extranjeras, pero vemos en una integración con los actores locales la forma más apropiada de llevarlas a cabo. No podemos perder de vista que gracias al trabajo del Senasa tenemos un alto status sanitario y esa ventaja competitiva se debe mantener. Es por eso que un crecimiento razonable permite sostener las excelentes condiciones sanitarias y de bienestar animal que demanda la sociedad”.

SENASA: ¿Qué son los compartimientos libres?

El Senasa aprobó, mediante su Resolución 192/2021, el instructivo general para el reconocimiento oficial de compartimento “libre de enfermedades que afectan a los porcinos”.
La nueva normativa permitirá a las empresas que opten por solicitar la compartimentación, una herramienta más para negociar el acceso a mercados internacionales que requieren estrictas exigencias al país, zona o establecimiento de origen de los productos importados.
“Se trata de una herramienta voluntaria, solicitada y acordada con el sector privado, la cual esperamos que impacten en la apertura de nuevos mercados, con exigencias sanitarias mayores”, explicó Alejandro Pérez, desde la dirección nacional de Sanidad Animal del Senasa. “Brinda previsibilidad para que los productores porcinos y todos los integrantes de la cadena puedan establecer una condición diferencial a los fines del comercio exterior”, agregó el funcionario.

La hipomagnesemia y sus alteraciones metabólicas son la principal causa de muerte (muerte súbita) en vacas de cría en el sudeste de la provincia de Buenos Aires, con un 5% de mortalidad en los rodeos afectados.

M.V. MSc. Tibisay Escobar

Área de Desarrollo, Investigación e Innovación – Laboratorios König S.A.

tescobar@koniglab.com

M.V. Tomás Savio García

Asesor Técnico Comercial – Laboratorios König S.A.

tgarcia@koniglab.com

En nuestra región, a partir del mes de abril y hasta entrada la primavera, se presentan una serie de alteraciones metabólicas en rumiantes, consecuencia de un déficit energético y/o déficit de magnesio (hipomagnesemia):

  • Síndrome de la vaca gorda.
  • Toxemia de la preñez.
  • Síndrome tetanizante magnesio dependiente.
  • Cetosis

Estas patologías afectan principalmente a los animales con requerimientos nutricionales elevados (animales en crecimiento, en gestación o en producción láctea) y son el resultado de la combinación de distintos factores; algunos inherentes al medio ambiente y otros inherentes al estado fisiológico del animal.

 

Factores medio-ambientales:

  • El frío y los días nublados (falta de sol prolongada): Ante estas condiciones ambientales, los animales sufren estrés, con aumento del cortisol en sangre, aumento de lipomovilización de reservas y aumento del consumo de magnesio durante el
  • Menor ritmo de crecimiento de los pastizales, con menor oferta de alimento. Además, los rebrotes de pasturas de otoño e inicio de primavera, poseen alto contenido de agua y poca materia seca, con bajos niveles de magnesio.
  • Alimentación a base de gramíneas, las cuales son más pobres en Mg que las leguminosas.

 

Factores fisiológicos del animal:

  • Las hembras que cursan el último tercio de gestación y las que se encuentran amamantando poseen una elevada demanda de Mg por parte del feto en su etapa de mayor crecimiento y del ternero por su alto consumo de leche. Debido a los tiempos de los ciclos productivos, estas demandas se cruzan con los factores medioambientales antes mencionados (época, julio-agosto), aumentando la incidencia de la patología.
  • Condición corporal: Debido a la lipomovilización de reversas, los animales más gordos del lote sufren un secuestro más grande de magnesio, situación que aumenta su predisposición a sufrir hipomagnesemia.

La hipomagnesemia y sus alteraciones metabólicas son la principal causa de muerte (muerte súbita) en vacas de cría en el sudeste de la provincia de Buenos Aires, con un 5% de mortalidad en los rodeos afectados.

 

Conocé más sobre Energo-mag de König

Hace click acá

 

Además, en vacas de tambo afecta de un 3% a un 16% de los animales, con una mortalidad del 30% sobre el porcentaje anterior, lo que genera repercusiones importantes en el ámbito económico.

 

Energo-mag es una solución eficaz y de efecto prolongado ante el riesgo de hipomagnesemia en el ganado

 

Energo-mag  está formulado a base del pirrolidón carboxilato de magnesio, un derivado del ácido glutámico (utilizado por los rumiantes como fuente de energía) más un ion de magnesio. Esta sal de alta solubilidad, funciona como vector y permite la entrada del ion Mg a la célula donde actúa como una reserva natural.

El Mg aportado por Energo–mag se libera gradualmente de acuerdo a las necesidades fisiológicas del animal y mantiene la magnesemia por tiempo prolongado.

El pirrolidón carboxilato de magnesio posee la capacidad de:

  • Corregir el déficit energético y sus consecuencias: la hipomagnesemia
  • Restituir rápidamente los niveles de magnesio circulante
  • Garantizar reserva de magnesio durante 20 a 25 días por su efecto prolongado
  • Aportar una vía energética alternativa de la lipólisis.

 

Ensayo de evaluación de efecto prolongado del Energo-mag

Con la finalidad de medir el efecto prolongado de Energo-mag, se seleccionaron 9 ovinos hembras, Romney Marsch, de 8 meses de edad, con un peso promedio de 27.6 kg y con una alimentación basada en pellet de alfalfa y maíz quebrado.

Los animales se dividieron en 3 grupos:

  • Grupo I (testigo): recibió 0.24 ml/kg de solución fisiológica, vía subcutánea
  • Grupo II (energo-mag): fue tratado con energo-mag con una dosis de 108 mg/kg (0.18 ml/kg), vía subcutánea
  • Grupo III (Lactob. Mg): fue tratado con Lactobionato de magnesio 120 mg/kg (0.4 ml/kg), vía subcutánea

El día 20 postratamiento, todos los ovinos se alojaron en boxes individuales y fueron sometidos a 24 horas de ayuno. Transcurrido este periodo, los animales fueron sometidos a un estrés farmacológico mediante la administración vía intravenosa de 40 µg/kg/hora de cloruro de adrenalina y 250 µg/kg/hora de fentolamina, durante 5 horas.

Se tomaron muestras sanguíneas a las 0, 5, 10 y 24 horas de iniciado el estrés farmacológico para determinar niveles plasmáticos de magnesio.

 

Comparación de la variación de la magnesemia entre los distintos tratamientos

 

Tabla 1: Porcentaje de variación del magnesio plasmático en los diferentes grupos a través del tiempo.

 

En la Tabla 1 se puede observar el porcentaje de variación del magnesio plasmático. El estrés farmacológico produjo, hasta 5 horas después, una disminución de los niveles plasmáticos de magnesio, principalmente en el grupo I y III. Entre las 5 y 10 horas se observó una leve recuperación de los valores de Mg en todos los grupos, con una posterior caída hasta el final del ensayo, lo que demuestra el agotamiento de las reservas de magnesio en el organismo después de las 10 horas.

 

Conocé más productos de la línea de Ganadería de König

Hacé click acá

 

A las 24 horas, la hipomagnesemia observada en el grupo I y III son similares. En el grupo II (Energo-mag) los valores de Mg se mantienen cercanos a nivel óptimo.  En este punto de medición, los valores de magnesio en el grupo II sólo disminuyeron un 11% en comparación al 56% y 52% de disminución, detectados en el grupo I y III respectivamente.

 

Conclusión

Los resultados obtenidos demuestran la capacidad de Energo-mag para mantener los niveles fisiológicos de magnesio ante un evento estresante inclusive 21 días postratamiento. Este efecto prolongado se debe a la mejor asimilación del pirrolidón carboxilato de magnesio a nivel celular, principalmente por parte del eritrocito. Una vez la molécula dentro de la célula, sirve de reserva de energía y de magnesio para el organismo.

A diferencia de otros productos comerciales formulados a partir de sales de magnesio de rápida metabolización y excreción, Energo-mag asegura un tratamiento prolongado y eficaz en el manejo de los síndromes hipoenergéticos y de tetania magnesio dependiente en ovinos y bovinos.

Se recomienda aplicar Energo-mag ante situaciones estresantes como desparasitaciones, vacunaciones, transporte, destete, temporales, climas muy fríos, consumo de verdeos de invierno, esquila y último tercio de gestación.

 

Bibliografía consultada

Néstor Auza – M. A. Quiroga –  L. Igarza. (1998) Efecto preventivo del Energo-mag, sobre la hipomagnesemia producida por estrés farmacológico. Cátedra de patología médica – UNCPBA – Tandil

Susana Cseh (2013) Hipomagnesemia. Tiempo de prevención. INTA Balcarce

Con el objetivo de allanar el camino tanto para emprendedores/as del agro como para empresarios/as que lideran establecimientos agropecuarios, Grupo Cencerro y Nesters organizan un webinar vía streaming el día miércoles 16 de junio a las 6 pm y será abierta a todo el público.

A medida que la innovación tecnológica va ocupando un rol cada vez más importante en nuestras vidas, el agro ya está empezando a jugar ese partido bajo la órbita de las AgTech (agricultura tecnológica). Esta realidad trae nuevos retos y abre un camino en dos sentidos: uno para quienes quieren animarse a emprender y desarrollar soluciones tecnológicas para el campo y otro para quienes lideran establecimientos agropecuarios y quieren justamente aprovechar toda esa tecnología. ¿Cómo podemos aprovechar esto en todo su potencial?

Nesters contará cómo hace para impulsar la adopción de tecnología y qué resultados se están viendo en los productores que las incorporan. También contarán la experiencia desde su Red de Potenciación, un espacio que junto a CREA tiene el propósito de generar un ecosistema en constante evolución donde convivan empresas agroindustriales y emprendedores, e incorporar además actores de la industria financiera, la logística y la comercialización, entre otros rubros. 

Grupo Cencerro contará su experiencia aplicando tecnología a la hora de hacer gestión económica-financiera en las empresas agropecuarias, y sobre todo, como promueve el desarrollo de los equipos de trabajo para lograr la utilización efectiva de software de gestión. Concretamente, contará su experiencia implementando sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP, por sus siglas en inglés) junto a empresas agropecuarias del sector y su rol facilitando discusiones estratégicas en las empresas para apuntalar la toma de decisiones.

Para acceder a la charla hay que registrarse en este enlace: https://forms.gle/c4tCuFXdjse6XpT56

En el marco de una Jornada a Campo (virtual) organizada por el IPCVA, MOTIVAR comparte las claves del caso del establecimiento “La Dorita” para aumentar la rentabilidad, gracias a la incorporación de la ganadería a los planteos agrícolas.

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina, acompañado por el INTA, realizó una jornada en el establecimiento “La Dorita” de Pastorino, en Coronel Dorrego, Buenos Aires.
La apertura del evento virtual estuvo a cargo del presidente del IPCVA, Juan José Grigera Naón; Rolando Lugones, propietario del establecimiento y Horacio Berger, del INTA CeRBAS. “La idea es compartir las estrategias y herramientas que usamos en La Dorita para aplicar un sistema ganadero junto con uno agrícola”, abrió Lugones.
Todo comenzó en 1934, gracias al abuelo de Rolando, quien lo definió como un “gran estratega y planificador”. Desde entonces, la familia se dedicó en profundidad al establecimiento, siempre buscando mejorar la productividad, pero también cuidando uno de los recursos más importantes para la producción, que es el suelo. El primer objetivo al que apuntan desde La Dorita es cosechar agua. Esto consiste en juntarla mediante un “pie de pato” -reconocida maquinaria antigua que fue modificada-, cuidarla mediante un cultivo de cobertura y utilizarla.
“La capacidad de reserva en nuestro campo es poca, tan solo 100 mm podemos acumular. Veíamos que los suelos se compactan por la ganadería y fue entonces que decidimos empezamos a usar la sembradora de fina vacía. De allí saltamos al “pie de paso”, que se modificó para escarificar los primeros 7 cm y logramos aumentar la macroporosidad”, detalló. Y siguió: “Estos suelos son franco limosos, tienden a formar una capilaridad que hace que se seque, y sumado al efecto del viento, pierde mucha humedad. Entonces sumamos el cultivo de cobertura para cuidar el agua y luego realizamos mucho doble cultivo…, y las mejores son las C4 -maíz y sorgo-”.
El segundo objetivo en La Dorita es transformar residuos de cosecha en carne.
“Tenemos un rodeo de otoño. Aprovechamos la ventana de la fina y la gruesa para producir terneros. La ventaja es que tenemos terneros en una época distinta, y muy buenos porque todo su ciclo tiene un alto nivel de proteína”, sostuvo Lugones.
Tras sembrar centeno y vicia y luego maíz de segunda, utilizan una alta carga para que el bovino también se coma la maleza.
“Esto nos llevó a bajar los gastos de herbicidas. En el caso de no llegar a altos volúmenes de verdeos, entramos antes a los maíces de segunda. Los terneros se destetan en agosto, pero si la disponibilidad de pasto es importante seguimos hasta octubre – noviembre”, explicó. En el establecimiento también realizan otro modelo productivo.
“Realizamos ganadería con agricultura marginal. La vaca está sobre avena y vicia, donde pare, y a partir del primero de diciembre se destetan los terneros. Tenemos unas 100 Has. de pasturas quebradas y hacemos 100 Has. de sorgo”, agregó.
El último objetivo de La Dorita es mejorar la calidad. “Buscamos eficiencia de conversión, docilidad del animal -ya que con el animal tranquilo se estresan menos, menos rotura de manga y alambrados-, mejorar a largo plazo el área de ojo de bife, y tener presente la inseminación y genómica”, concluyó el ingeniero.

Rumbo a una mayor estabilidad y sustentabilidad

El Ing. Agr. José Massigoge, especialista de la Chacra Barrow (MDA-INTA) participó de la jornada, revelando datos sobre sistemas mixtos y sustentabilidad.
Si bien los interesados podrán solicitar a redaccion@motivar.com.ar el link al video de la jornada completa, destacamos las ventajas más importantes que brindó Massigoge, respecto de los sistemas pastoriles con pasturas perennes en pos de incluirlas en las planificaciones para obtener mayor diversificación, menor riesgo y mayor estabilidad y sustentabilidad.
– Las pasturas consorciadas multiespecie aumentan la biodiversidad (siempre y cuando no haya sobrepastoreo).
– Disminuyen los riesgos de contaminación ambiental por menor uso de agroquímicos.
– Aumenta la “fertilidad” física del suelo, por aumento de la materia orgánica, sobre todo cuando se usan especies perennes.
– Mayores posibilidades de rotación de cultivos/verdeos/pasturas perennes para disminuir la incidencia de distintas plagas (enfermedades, insectos, malezas).
– Disminución de la generación de resistencia de las malezas a los herbicidas (por ejemplo, del raigrás, nabolza, etc), por menor presión de selección de los herbicidas.
– Los vacunos comen muchas especies vegetales espontáneas.
– La variación de la productividad de la ganadería no se ve tan afectada por las condiciones climáticas adversas, como sí la de los cultivos.

Gnemmi. “Las vacas son las únicas que saben perfectamente lo que deben hacer. Todo lo que las rodea es lo que necesita ayuda”.

Dialogamos con Giovanni Gnemmi, referente internacional que analiza los cambios en las tendencias globales ligadas al manejo reproductivo de la vaca lechera. Además, repasa los principales desafíos para la profesión.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

La pandemia nos representó un gran impacto. Muy duro al comienzo, cuando en marzo de 2020 prácticamente desapareció todo nuestro trabajo vinculado a la consultoría de establecimientos y capacitación”.
Así de contundente fue el médico veterinario italiano y referente en el manejo reproductivo de rodeos lecheros, Giovanni Gnemmi, en contacto directo con MOTIVAR.
Si bien los interesados en ver el video con la entrevista completa podrán acceder a la misma desde el Canal www.youtube.com/pmotivar o bien escaneando con el celular el Código QR que figura en la firma de este artículo, aquí repasamos lo más destacado de nuestro encuentro virtual.
“Hemos buscado siempre la parte positiva de la pandemia, seleccionando la calidad del trabajo e intentando construir relaciones nuevas con clientes que se han adaptado bien a la formación del personal a la distancia. Pudimos avanzar con pequeños grupos, capacitando y mejorando distintas situaciones en las guacheras, los partos y los distintos programas y manejos reproductivos. Todo a la distancia, recibiendo los datos por medio de distintos tipos de softwares”, puntualizó Giovanni Gnemmi, quien con Cristina Maraboli, lleva adelante Bovinevet (www.bovinevet.com), empresa que ofrece servicios de ultrasonido bovino y gestión de los rodeos lecheros.
Y agregó: “En los últimos 3 meses ya empezamos a movernos bien, con mucho cuidado en los países de Europa; aunque seguimos trabajando a la distancia con nuestros clientes de América Latina, el sudeste asiático y principalmente China, donde asesoramos establecimientos de 50 mil, 70 mil y 120 mil vacas en ordeñe”.
Más allá de esto, el también docente de la Universidad Católica de Valencia, España (país donde reside), destacó que si bien se está acostumbrando a la nueva realidad y los resultados son buenos, el retorno físico a los establecimientos representó un momento emocionante en su vida. “Tanto es así que tengo guardada de recuerdo una foto en la que estoy junto a una vaca después de 5 o 6 meses. Nunca en mis 40 años de trayectoria había estado más de 2 o 3 días sin contacto con los animales”.

MOTIVAR: ¿Qué tendencias nos podés compartir en el manejo de la reproducción en rodeos lecheros?

Giovanni Gnemmi: Una característica común de la lechería moderna es la calidad del trabajo. La gente ha comprendido que, si quiere tener resultados, es necesario manejar bien a las vacas.
Esto significa confort, sanidad, nutrición y el trabajo con las personas. Las vacas son las únicas que saben perfectamente qué hay que hacer. Todo lo que la rodea es lo que necesita de ayuda.
Vemos que la mayoría de los tamberos tienen como objetivo la prevención.
Han entendido que, para sobrevivir en el mercado, no se puede tener vacas enfermas. El costo de hacerlo es muy alto y no se lo pueden permitir.
Se dieron cuenta de la importancia de la inversión y de los aspectos económicos y financieros. Antes solamente se hablaba de vacas, de costos y precio de la leche.
Ahora se empieza a planificar y proyectar el mediano y largo plazo, incluso sobre la base de distintos escenarios posibles. Se están empezando a ver los beneficios de la inversión. La pandemia ha acelerado esto y es algo positivo.
Hay una predisposición totalmente diferente a la del pasado.
En este contexto, tenemos un costo de nutrición que es increíblemente alto en el caso de la soja y el maíz. Todo esto va a crear otra selección del mercado.
Considero que será necesario revisar lo que se ha hecho en los últimos 25 años respecto del mal de la vaca loca. Hoy no tiene sentido no poder utilizar harina de pescado y harina de carne como fuente proteica.

¿Y los desafíos?

El problema no es preñar la vaca, sino mantener la preñez. Hoy nosotros estamos perdiendo entre un 60 y un 70% de las preñeces, en diferentes momentos.

El problema no es preñar la vaca, sino mantener la preñez. Hoy perdemos entre un 60 y un 70% de las preñeces. Lo peor es que nos hemos acostumbrado y hasta nos parece normal que así sea. No lo es y hay que solucionarlo.

Lo peor es que nos hemos acostumbrado y hasta nos parece normal que así sea.
No lo es, sino que debemos solucionarlo. Además, y luego de hacer todos un gran esfuerzo por llegar al momento del parto, es clave mejorar otros indicadores como la cantidad de terneros que vamos perdiendo previo al destete, tanto como el peso de los animales a la primera inseminación y la edad media al primer parto. Será imprescindible definir los planes sanitarios y los criterios de selección a emplear: se pierde menos al eliminar un animal que ya ha sufrido varias enfermedades a los 60 días de nacido, que si lo hacemos a los 30/40 días de la primera lactancia.

¿Cómo ves el nuevo rol de los veterinarios en este contexto?

Soy veterinario de pies a cabeza, pero también muy crítico con mi profesión: si los veterinarios no van cambiando su chip mental están afuera del mercado.
Mantenemos un modelo de negocio que es el mismo de años atrás.
Nos llaman por una vaca enferma, la curamos y cobramos. Estamos convencidos que nuestro negocio es curar las vacas y no es así; ese es nuestro trabajo. El negocio es lograr que nuestros clientes siempre ganen más dinero por medio de una mejor producción. Si esto sucede, podrán invertir y tendrán futuro. Si, en cambio, tiene las vacas enfermas y pierde dinero, no lo tendrán.
Tenemos una oportunidad única si entendemos que no tenemos que vender servicios, sino soluciones.
Nos hemos quedado en vender un tacto, un diagnóstico, etc, pero con eso no solucionamos los problemas de la reproducción, ni de la sanidad de la urbe, ni de la guachera. Cualquier otra profesión nos puede sustituir. Tenemos la oportunidad de ser indispensables, pero tenemos que regresar a ser veterinarios.

¿Cómo es volver a ser veterinario?

Recordando de dónde salimos y poniéndolo en marcha. Volviendo a escuchar y revisar la historia de los animales, generando exámenes clínicos individuales y generales, diagnósticos diferenciales, logrando un pronóstico, estableciendo una terapia. Se debe conocer la materia, la fisiopatología, la bioquímica.
Debemos tener una prospectiva.
Muchas veces nos olvidamos de ser médicos veterinarios. Un ejemplo es cuando vamos aplicando un mismo protocolo de sincronización sin saber para qué o por qué. Como ganadero eso ya se puede descargar desde Internet.
Un medio se ha puesto como fin. Hoy parece que todo el manejo reproductivo está concentrado en el programa de sincronización. Claro que es una herramienta importante, pero hoy se ha puesto como el punto fundamental.
Se necesita un relanzamiento.

¿Ese relanzamiento puede darse en nuestra región con la prohibición del Estradiol, tal como ya sucede en Uruguay?

Cuando fui por primera vez a las Jornadas Taurus en Argentina, hace unos 15 años, dije que el uso de los estrógenos se iba a terminar. En nuestro caso, desde 2006 estamos sin usar benzoato o cipionato, ni progesteronas inyectables.
Lo único que podemos usar es la progesterona en dispositivos intravaginales.
No se puede usar y debemos encontrar la forma de avanzar. Estimo que, en América Latina, productores y veterinarios se adaptarán a esta realidad en no más de 2 años. Nos vamos a acostumbrar también a trabajar sin estrógenos.

¿Es el punto de inicio de una serie de restricciones en este sentido?

El plan de trabajo 2020 – 2025 que generamos desde Bovinevet se plantea el objetivo de usar hormonas (sincronizaciones) solo en animales en anestro (los patológicos). Queremos que el 70 a 80% se inseminen sin tratamientos. Pero no porque tenga un problema con las hormonas, todo lo contrario, sino porque no puedo modificar el mercado.
Si nos piden leche, quesos o carnes sin hormonas, debemos poder hacerlo.
Si quiero hacer un buen manejo reproductivo no puedo tener vacas enfermas en el puerperio. Esto significa trabajar muy bien la seca, la nutrición, la prevención de enfermedades con vacunas y desparasitación; además de manejar bien parto, el post parto y el confort de las personas y los animales.
Si no tengo vacas enfermas, no voy a tener problema en ver las vacas en celo y preñarlas. Si tengo vacas enfermas, no se preñan. Debemos acostumbrarnos más a trabajar con la inteligencia artificial y menos con las hormonas.
Todos deberemos ser muy flexibles en busca de un nuevo equilibrio.

La compañía especializada en detección de celo bovino, lanza su nuevo producto “Rasqueta Espiralada”. Se trata de una rasqueta ideal para tareas de limpieza difíciles sobre animales.

Gracias a sus cuatros hojas reversibles de acero inoxidable con resorte central se pueden utilizar los dientes más afilados para eliminar rápidamente el barro, la suciedad y el polvo en pelo grueso, y los dientes más suaves para una rápida sesión de limpieza diaria.

Además, su diseño y mango anatómico le brinda mayor durabilidad y resistencia. Este tipo de rasqueta puede ser utilizado en todo tipo de animales como ser ganado bovino, equino, porcino, pequeños animales, etc.

«Para FASCO AP el poder ofrecer este nuevo producto es de gran importancia debido a que respalda el objetivo de acercarse aún más a nuestros clientes ofreciéndoles la posibilidad de eliminar rápidamente la suciedad, el pelo suelto, la arena y el aserrín antes de la aplicación de nuestros detectores de celo FASCO AP», afirmó Ezequiel Guastavino, Director de FASCO AP – Detector de Celo.

Y agregó:»Después de varios meses de estudio hemos determinado que nuestra rasqueta espiralda es la aliada ideal para lograr una correcta limpieza previa a la aplicación de los parches detectores de celo. Brinda la posibilidad de dejar el pelo limpio para una correcta adhesión sobre el pelo animal y, además, nos abre el abanico para que se pueda utilizar en todo tipo de animales y poder ofrecer nuestra tecnología a más cantidad de clientes”.

Estas nuevas rasquetas ya pueden ser adquiridas en su extensa red de distribuidores, los cuales se expanden a lo largo del país para ofrecerle el producto con la mejor atención y servicios.

Acerca de FASCO AP – Detector de Celo

Es una empresa Argentina que ofrece productos relacionados específicamente para mejorar la detección de celo incrementando la reproductividad de los rodeos de tambo y cría en el mercado mundial. Actualmente tiene distribuciones en mercados como Brasil, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Inglaterra, Irlanda, México, Sudáfrica y Uruguay; también se encuentra en negociaciones con otras plazas internacionales.

Para mayor información sobre el producto, visite el website www.detectordecelo.com

Compartimos a continuación, la opinión de Laura Villarreal, responsable de la Región Sur de MSD Salud Animal (Argentina y Chile).

Nota de opinión por Laura Villarreal, responsable de la Región Sur de MSD Salud Animal (Argentina y Chile).

La pandemia nos enfrentó a temores de película. Nos antepuso a una serie de sucesos que sólo vimos en pantalla grande y que parecían que iban a quedar allí. Sin embargo, fue lo que nos hizo actores en primera línea.
La ciencia, en todas sus gamas, ha encarado el camino más heroico de la modernidad, aportando, como nunca antes, investigaciones y soluciones para pensar un futuro que alcance una nueva normalidad.
Una de las tantas enseñanzas que nos han dejado estos tiempos de desasosiego es que el mundo no volverá a lo conocido. Como un cambio de era, sólo los que se reinventen escribirán sus páginas en esta nueva historia.
Ese es el camino que ha emprendido MSD Salud Animal en concordancia con su filosofía de vanguardia. Un reto que sólo es posible abordar a partir de cimientos sólidos y una actitud positiva, aunque realista y la ventaja competitiva de sumar colaboradores multiculturales que se adaptan y acoplan a una nueva realidad donde, además de ser vanguardia tecnológica, se expresa el fondo humano como prioridad. Durante este año, la compañía ha logrado sortear los obstáculos del confinamiento con creces y se ha determinado a trabajar reforzando una mirada: la de la protección.
Innovar para proteger es el lema fundacional del trabajo cotidiano.
Mediante productos de vanguardia, MSD protege la salud de los animales, con el efecto abarcativo de trasladar ese resguardo a las personas y al planeta.

Parte de la familia

La interacción con las mascotas hace parte de nuestra esencia como seres humanos. En estos tiempos de pandemia eso aún es más fuerte. Perros y gatos nos han ayudado a controlar el miedo, la depresión, la agresividad y a pasar mejor estos tiempos difíciles. Cuidarlos es parte de nuestra misión de mejorar la vida de las personas y su entorno.
Según nuestra investigación, continúa el crecimiento de mascotas en los hogares entre perros y gatos: durante el año pasado fue del 19% en relación al anterior.
Si bien el crecimiento vegetativo del mercado argentino en cuanto a número de mascotas es de un 4,5% anual, durante el 2020 se vio aumentada la cantidad de adquisiciones o adopciones con el fin de acompañar a las personas en pandemia. Un dato extra que se reveló en dicha encuesta es que, tal como ocurre en el mundo, sigue bajando la edad promedio de los dueños. Las dos categorías que más han crecido son las franjas etarias de 18 a 24 y la de 25 a 34 años.
El 80% de los hogares en la Argentina tienen al menos una mascota, y el 31% de ellos tienen un perro y un gato.

Un pie en la tendencia

Para la compañía, el tiempo de pandemia impuso un compromiso de desarrollo y crecimiento responsable con el alma puesta en el concepto global de “Una Salud” como una luz guía.
Este mantra propone proteger la salud de las mascotas y evitar la zoonosis.
Al mismo tiempo, la amplia línea de biológicos de MSD ayuda a prevenir enfermedades y a reducir el uso de antibióticos en los animales de producción.
Esto respalda la tendencia mundial de disminuir su uso para ayudar a prevenir la resistencia antimicrobiana que adquiere suma importancia en la salud pública.
Al tener animales de producción sanos y libres de enfermedades, la protección trasciende esta instancia, e involucra a quienes consumen los alimentos, asegurándoles proteína de alta calidad y seguridad en las mesas familiares.
Animales acogidos con respeto tenderán a contar con mejores sistemas inmunes, lo que se refleja en una disminución de los índices de enfermedad.
El bienestar animal es parte de nuestro deber, ya sea apostando a la investigación, en la granja o con una mascota.
Como empresa biofarmacéutica líder enfocada en la salud de los animales, creemos que el bienestar es una parte fundamental de lo que hacemos. Nuestra misión es “la ciencia de los animales más sanos”, y esa es nuestra base.
Más allá de cualquier crisis, debemos seguir trabajando e incorporando innovaciones en nuestros mercados.
Nuestro horizonte es poder producir más y mejor. Para ello es que lanzaremos innovaciones que próximamente estarán disponibles tanto en Argentina, como también en Chile.
Todo bajo la vocación de redoblar la fortaleza de MSD Salud Animal en la región. Trabajamos creativamente, proponiéndonos pensar los negocios de un modo diferente, ayudando a que nuestros clientes sean cada vez más fuertes y relevantes. Queremos agregar valor.

Queremos agregar valor. No es nuestra vocación seguir haciendo rutinariamente lo mismo sin más.

No es nuestra vocación seguir haciendo rutinariamente lo mismo sin más.
En concordancia a este propósito, MSD Salud Animal acaba de incorporar grandes empresas de tecnología que se sumarán a la diversa cartera de productos biológicos y farmacológicos que ya ostenta.
MSD Animal Health Intelligence surge de la fusión de MSD junto con las empresas Vaki, Identigen, Biomark Y Allflex, corporaciones líderes en el análisis de datos, monitoreo, rastreabilidad e inteligencia. Estamos invirtiendo en tecnología que, combinada con nuestros principios, permite el acceso a información y datos procesables en tiempo real para ayudar, y mejorar la gestión y los objetivos. La tecnología para ayudar en la identificación, monitoreo y trazabilidad del ganado -desde la granja hasta la mesa- permite rangos más elevados de salubridad y productividad. Esto, además de facilitar el cuidado uno a uno, incluso dentro de un rodeo, asegurando que cada animal sea evaluado individualmente, asegurando así la salud de todos: cada animal, el rodeo y la calidad del producto entregado al consumidor.
Para las mascotas, la tecnología ayuda a ofrecerles una vida más larga y saludable y enriquecer la experiencia de cuidarlos.
Un valor que también se profundizó en pandemia es el concepto del rebaño. Y no sólo en términos de inmunidad, sino en creatividad conjunta que compromete a todos los integrantes del mismo universo.
Nunca es cuestión de hacerlo solos.

Para que el período de transición sea exitoso será clave enfocar el manejo a un eficiente consumo de materia seca, a la vez de controlar enfermedades metabólicas, cetosis, hipocalcemia y el confort animal.

 

 

 

Escribe Santiago García.

Médico veterinario *

 

El período de transición de las vacas lecheras es el tiempo comprendido entre las tres semanas previas al parto y las tres semanas posteriores al mismo.

Actualmente, se considera que el período de transición se inicia desde el momento del secado.

Este período ha sido (y continúa siendo) ampliamente estudiado ya que es un momento sumamente importante debido a una serie de cambios hormonales, nutricionales y conductuales que colocan a las vacas en un estado de suma vulnerabilidad. Esto las predispone a sufrir las principales enfermedades del período fresco como son: hipocalcemia, retención de placenta, metritis, cetosis y desplazamiento de abomaso además de aumentar el riesgo de descartes.

Es durante este período, más precisamente luego del parto, que la vaca entra en un desbalance energético: a pesar de que los requerimientos se triplican, la capacidad de consumo lleva más tiempo en recuperarse y las vacas no logran cubrir sus requerimientos de mantenimiento y producción de leche por lo que comienza a utilizar reservas corporales como fuente de energía y proteína.

A este desbalance se lo denomina Balance Energético Negativo y es un proceso que no se puede evitar, pero sí se debe buscar atenuarlo.

El período de transición también es sumamente importante porque es el momento en que se definirá la lactancia futura de la vaca recién parida, tanto a nivel productivo como reproductivo.

Para que este período sea exitoso (altos consumos de materia seca, alta producción, baja prevalencia de enfermedades y temprano inicio reproductivo) se debe enfocar el manejo en 3 puntos claves:

  • Consumo de materia seca.
  • Control de enfermedades metabólicas.
  • Cetosis, hipocalcemia y confort.

El Consumo de materia seca (CMS) es un factor muy importante a tener en cuenta, considerando los consumos objetivos para cada etapa (secas: 13-15kgMS; preparto: 11-13kgMS; frescas: 22-24kgMS.

Si estos consumos son menores, las vacas movilizan reservas corporales para cumplir con sus requerimientos, principalmente a través del tejido adiposo.

 

CONOCÉ MÁS SOBRE HEPAGEN, DE FATRO VON FRANKEN

Hacé click acá.

 

Las grasas son movilizadas como AGNEs (Ácidos Grasos No Esterificados) llegan al hígado y mediante una serie de procesos de oxidación son devueltos a la sangre como cuerpos cetónicos donde la mayoría de los tejidos los puede utilizar como fuente de energía.

Si bien este proceso es natural y normal puede existir la aparición de enfermedad cuando la movilización grasa excede la capacidad de oxidación del hígado llevando a que este almacene grasa en los hepatocitos provocando un hígado graso que puede traer consecuencias devastadoras.

 

Datos estratégicos

La frecuencia de esta enfermedad es muy alta (estudios internacionales muestran una prevalencia de hasta un 50%).  Es decir, una de cada dos vacas que paren, pueden tener hígado graso.

Es aquí donde la utilización de drogas específicas para el tratamiento y/o prevención del Hígado graso cobran importancia.

El Ácido fenoxi-2-metil-2propiónico (HEPAGEN) es el único fibrato del mercado veterinario, que actúa a nivel intracelular, uniéndose al ADN del hepatocito y regulando la expresión genética de diferentes genes que intervienen en el metabolismo de los lípidos.

Reduciendo de esta manera la acumulación de grasa hepática y mejorando de forma sustancial el rendimiento productivo y reproductivo.

 

Cabe aclarar que esta adaptación de utilizar reservas propias para la obtención de energía favorece la utilización de glucosa (escasa en el período post-parto) por parte de los sistemas no dependientes de receptores de glucosa como SNC, sistema inmune y la glándula mamaria.

 

Control de cetosis

El mismo se lleva a cabo mediante la formulación de dietas acordes a los requerimientos energéticos y proteicos para cada etapa y a través de un monitoreo de los consumos y remanentes. Objetivamente se puede medir la prevalencia de cetosis en un rodeo fresco a través de una prueba a campo midiendo BHB (Betahdroxibutirato, uno de los principales cuerpos cetónicos junto con acetato y acetoacetona) en sangre, orina o leche siendo la primera la considerada como prueba de oro. Esta medición debe realizarse entre los 7 y 14 días post-parto y el punto de corte será entre 1 y 1,4mEq/L dependiendo del autor que se tome. Valores mayores a estos indicará un exceso de movilización grasa con el riesgo de la aparición de cetosis, inmunodepresión, menor producción y menores tasas reproductivas.

Durante el período preparto también se puede monitorear objetivamente la movilización grasa y por lo tanto el status energético del rodeo, a través de la medición de AGNEs en sangre de vacas o vaquillonas que se encuentren entre 7 y 14 días previos a la fecha probable de parto.

 

Hipocalcemia y confort

Es otra de las principales enfermedades metabólicas que debe ser controlada ya que la aparición de esta (tanto clínica como subclínica) trae consecuencias a varios niveles ya que el Ca es un mineral esencial para la contractilidad muscular tanto de músculo esquelético, como liso y en sistema inmune favoreciendo la adherencia de las células de la inflamación (principalmente neutrófilos) a los vasos sanguíneos.

Una disminución en la concentración de Ca sanguíneo (también un hecho inevitable) trae consecuencias en el tracto digestivo por disminución en la contractilidad, aumento de prevalencia de enfermedades infecciosas por disminución de la función inmune y un descenso de las tasas reproductivas ya que la contractilidad del útero también se ve afectada.

Para controlar la hipocalcemia es necesario incorporar alguna de las estrategias más difundidas: dietas aniónicas y dietas bajas en Ca.

En caso de que se opte por dietas aniónicas, se recomienda el monitoreo de la misma a través de la medición de pH urinario.

Por último, pero no menos importante, el confort es un punto clave para que tanto el CMS como el control de enfermedades metabólicas sean exitosos.

Con confort nos referimos a zonas aptas para descanso, libre acceso a comederos (tener en cuenta espacio por vaca, CMS, accesos), agrupamiento por lactancia (vacas vs vaquillonas), sombras y libre acceso a agua de calidad.

 

Conclusión

El período de transición es un momento donde existen cambios devastadores para las vacas lecheras y donde nos debemos enfocar en atenuar el BEN, asegurar adecuados CMS de dietas balanceadas para cada etapa y disminuir la aparición de enfermedades tanto metabólicas como infecciosas para disminuir el riesgo de rechazo, aumentar producción y lograr buenas tasas reproductivas lo que se traduce en mayor rentabilidad del negocio.

 

* El autor de este artículo es el coordinador del programa de salud y nutrición en el periodo de transición en rodeos lecheros de APSAVET

 

Resulta complejo esbozar un análisis de lo ocurrido en la industria de la sanidad animal durante el pasado mes de mayo en Argentina. Entre los picos de contagios y muertes diarias por COVID19, hasta el cierre de las exportaciones de carne bovina, pasando el fallecimiento de una persona a causa de rabia humana en Buenos Aires, pasó de todo.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Resulta complejo esbozar un análisis de lo ocurrido en la industria de la sanidad animal durante el pasado mes de mayo en Argentina.
Entre los picos de contagios y muertes diarias por COVID19, hasta el cierre de las exportaciones de carne bovina, pasando el fallecimiento de una persona a causa de rabia humana en Buenos Aires, pasó de todo.
Y en ese contexto se siguieron llevando adelante cientos de visitas a campo, miles de consultas a clínicas veterinarias y otras tantas de ventas de productos veterinarios y alimentos balanceados en distintos puntos de todo el país.
Con el sinsabor del constante “ir y volver” de lo físico a lo digital; con la tristeza y la angustia de las personas cercanas que se enferman; con la alegría de los que se vacunan y la esperanza de que todo pase… otra vez.
Pero ¿va a pasar? ¿Cuándo?
¿Ya es la “nueva normalidad”?
Parece que no. Si bien en los últimos dos a tres meses muchos volvimos a establecer alguna reunión presencial, algún viaje, una visita a “un cliente importante” y alguna salida social, la realidad volvió a prevalecer.
No son pocos los laboratorios, ni los distribuidores que en las últimas semanas vieron afectada su operatoria por la aparición de casos de COVID19 y la correspondiente suspensión de actividades.
La situación es aún más compleja que en 2020 y afecta, ya no solo a las empresas del Gran Buenos Aires y CABA, sino que se expande con fuerza en todo el país.
Veterinarias que el año pasado habían desarrollado protocolos específicos de trabajo tanto en la atención de pequeños y grandes animales, debieron volver a ajustar procesos y extremar los cuidados.
En el medio, el negocio sigue firme; pujante, aunque sin la espectacularidad de 2020. Los sentimientos son encontrados y los desafíos diversos.

Tomar decisiones

En medio de la segunda / tercera ola de la pandemia, con aislamientos intermitentes y en las vísperas de las elecciones legislativas de este año, la industria de la sanidad animal avanza.
Lo hacen los laboratorios, ajustando sus burbujas, su personal y sus estrategias de elaboración de fármacos y vacunas, no solo para el mercado interno, sino también para un sostenido comercio internacional en el cual los laboratorios veterinarios argentinos son cada vez más protagonistas.
Avanzan también los distribuidores con más inversiones en depósitos y sucursales a lo largo de toda la Argentina, buscando sostener su servicio en el marco también de una mayor cantidad de contagios y el retorno de trabas en los accesos internos de las grandes ciudades.
Con incrementos de precios que, fundamentalmente en el rubro de los animales de compañía, parecería seguir el ritmo del Dólar oficial, las empresas del sector también han confirmado la tendencia creciente del costo de sus materias primas, sean estas importadas o incluso nacionales.
En este marco, “hay que salir a generar demanda, porque hay que vender”.
Así de claro es el mensaje. ¿Pero salir cómo? ¿Generar demanda dónde? ¿Quiénes? ¿En qué formato? ¿Qué día? ¿A qué hora?
Tomar decisiones es algo que también hacen los veterinarios de todo el país.
Ya sea en sus clínicas de pequeños animales, como en sus locales comerciales abasteciendo al sector de la ganadería bovina (carne y leche) y cada vez más también al de porcinos, en cada vez más regiones de nuestro país.
¿Qué decisiones? De todo tipo. Internas de la propia veterinaria (¿qué protocolo aplicamos? ¿recibimos proveedores? ¿volvemos a hacer domicilios? ¿seguimos pagando con cheques electrónicos?) y también externas, vinculadas con el propio asesoramiento que se les brinda a los clientes, la comunicación que se emplea y los múltiples nuevos desafíos a los que se enfrenta la profesión.

¿Bases sólidas?

El combo se presenta insuperable: COVID19, plataformas digitales, nuevas generaciones, adopción de nuevas tecnologías y un renovado Ranking de actividades llamadas a crecer en el mediano plazo, como lo es la sanidad animal en su conjunto.
Sin embargo, los cimientos de ese crecimiento aún no están sólidos. Y muestra de ello ha sido la triste noticia del fallecimiento de una mujer en Coronel Suárez, provincia de Buenos Aires, tras ser mordida por un gato meses atrás.
Ningún sector puede proyectar seguir creciendo en adopción de tecnologías, si no logra controlar una enfermedad tan antigua como la rabia.

Es responsabilidad del Estado prevenir, vigilar y controlar las enfermedades zoonóticas, pero todos los actores de la industria de la sanidad animal en el país deberían sentirse tocados por la muerte de una persona a causa de rabia.

Claro que es responsabilidad del Estado prevenir, vigilar y controlar las enfermedades zoonóticas. Más allá de esto, todos y cada uno de los distintos actores que conforman la industria de la sanidad animal en nuestro país deberían sentirse tocados por este hecho tan lamentable como evitable.
Difícil será también crecer en el rubro ganadero, aumentar la producción y sumar más kilos de carne si se mantienen las pérdidas que año tras año la industria de laboratorios reporta por la falta de inversión en planes sanitarios.
Tan sencillos de comprender, como difíciles de poner en práctica, los conceptos vinculados al impacto de prevenir enfermedades no solo sobre el propio animal, sino también sobre las personas, el medio ambiente y la economía de los países deben seguir siendo puestos sobre el tapete.
Lo hacemos en esta imperdible edición impresa y también con una nueva batería de propuestas y formatos informativos, como los que estamos presentando a través de nuestro Canal www.youtube.com/pmotivar, las Entrevistas en Vivo y los Resúmenes semanales en 60 Segundos que ya están en marcha en el Instagram de @motivarok.
Aún en este contexto, las perspectivas para el sector de la sanidad animal están por sobre la media de otras actividades económicas, también en Argentina.
Una de las claves para poder aprovecharlas sin dudas pasará por conocer las nuevas tendencias, pero sobre la base de haber saldado deudas internas que aún perduran.

La Unión Europea aceptó las medidas correctivas propuestas por el Senasa en el sistema de sanidad aviar y certificación de carnes y productos aviares. A continuación, los detalles.

En una video reunión con autoridades del Senasa, la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria (DG Santé) de la UE confirmó que las medidas correctivas tomadas por el organismo argentino satisfacen las observaciones realizadas durante la auditoría virtual de fines de 2020 y que al recibir la nota formal enviada por nuestro país, aceptará el levantamiento de la autosuspensión de exportación de carne aviar que se impuso la Argentina entre el 13 de marzo y el 31 de mayo de este año.

La medida de la UE valora los avances y garantías ofrecidos por el Senasa que realizó una esforzada tarea para presentarle un plan de trabajo con medidas correctivas y fortalecimiento de controles y vigilancia en el sistema de sanidad aviar y certificación de carnes y productos aviares.

«Hoy tenemos una muy linda noticia», dijo el presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), Roberto Domenech, quien además, ponderó el «trabajo público privado muy importante en el cual el compromiso es de todos» para arribar a este reinicio de exportaciones.

Asimismo el empresario felicitó al Senasa «por la responsabilidad y la velocidad y el compromiso con que asumió toda esta tarea».

Las falencias en laboratorio y vigilancia pasiva detectadas por la auditoría virtual de la UE al sistema de exportación de carnes y productos aviares databan de 2019 y años anteriores, por lo que el Senasa decidió autosuspender las exportaciones a ese destino del 13 de marzo al 31 de mayo de este año lo que fue aceptado por la UE. El Senasa se puso a trabajar de inmediato para corregir las observaciones, recibidas de la gestión anterior, coronando con éxito dicha iniciativa.

Durante este tiempo hubo diferentes video reuniones de los equipos técnicos de la DG-Sante de la UE y del Senasa. Éste realizó varias mejoras en el sistema de vigilancia pasiva, trabajadas en el 2020 e implementadas en el 2021 y consideradas satisfactorias por la Unión Europea.

Fuente: Senasa

En primera persona. Desactivador casero de legumbres en una granja porcina.

En primera persona. Desactivador casero de legumbres en una granja porcina.

Consideraciones a tener en cuenta en una vinculación cada vez más relevante.

Vet Mag María Inés Bianchi y Lic. Prod. Animal Alejandro Fabián Bassanetti
Grupo de Innovación en Sistemas Ganaderos,
EEA INTA Salta

El concepto de microbiota se refiere al conjunto de microorganismos comensales autóctonos que coexisten dentro de un huésped sin causar daño al mismo. En general nos referimos a la microbiota del tracto gastrointestinal, pero comprende también a la existente en el sistema respiratorio, urinario, genital y la piel.
En el caso de la microbiota digestiva, en los rumiantes es de fundamental importancia la existente en el rumen, mientras que, en los monogástricos como cerdos, aves y equinos, lo es la microbiota intestinal colónica.
A la luz de nuevas investigaciones científicas, se considera a la microbiota como otro órgano funcional del cuerpo. Los microorganismos que la forman, principalmente las bacterias, establecen con su huésped una sociedad que se inicia desde el momento del nacimiento. Por lo que la pregunta a la hora de alimentar ya no es solamente sobre qué especie se trata, sino también sobre a qué microbiota se debe favorecer a fin de que esos microorganismos brinden los nutrientes necesarios al animal mediante la fermentación de los alimentos ingeridos.
Por ello, el concepto de nutrición ya no sólo apunta al organismo animal como se hizo en forma clásica, midiendo requerimientos y aportes de cada especie y etapa, sino que se debe tener en cuenta el equilibrio de la microbiota, para mantener la salud y optimizar la producción de los animales.
Esto comprende tanto una dieta saludable y balanceada, correctamente administrada, como evitar el mal uso de antibióticos que perjudican la microbiota normal, generando resistencia antibiótica y el sobrecrecimiento de microorganismos patógenos.
La alteración del equilibrio de la microbiota normal conduce a una baja producción, y una mayor prevalencia de enfermedades y mortalidad en los animales, con la consecuente pérdida económica para el productor y la pérdida del bienestar animal.

Alimentar la microbiota, según la especie

Pongamos un ejemplo donde disponemos de una partida de porotos de descarte como insumo para incluir en la ración.
Esto es habitual en el NOA, y como parte de nuestro trabajo en INTA Salta lo vemos habitualmente, en el cual existen tres aspectos a considerar. El primero es introducir un ingrediente nuevo a la dieta, y que debe hacerse en forma gradual en cualquier especie, en un lapso no menor a 21 días para garantizar la adaptación de la microbiota y prevenir efectos indeseables en la salud animal. Los valores máximos de inclusión de legumbres, tanto sea de soja como porotos, garbanzos, habas, rondan entre un 20% a 30% del peso total de la ración, según especie y categoría. El segundo, y donde cobra más importancia diferenciar especies animales, es que las legumbres poseen factores antinutricionales, que son sustancias presentes en la dieta que inhiben la función intestinal, generando consecuencias indeseables.
Entre otros factores, como las saponinas y los inhibidores de tripsina, tomaremos como ejemplo el ácido fítico o fitato, que es un ácido orgánico que contiene fósforo presente en las legumbres y otros alimentos.
La biodisponibilidad del fósforo a partir de los fitatos, se produce durante la digestión mediante la acción de la enzima fitasa de la que carecen los animales monogástricos, mientras que los rumiantes aprovechan el fitato por la acción de los microorganismos del rumen. Esta diferencia entre la microbiota ruminal y la colónica, es decir entre la microbiota “órgano funcional” de cada especie, vuelve indispensable la desactivación de las legumbres para incluirlas como parte de la dieta de un monogástrico.
Si no desactivamos los porotos, se afecta negativamente la microbiota digestiva, causando disminución del crecimiento, menor eficiencia alimenticia, daños al hígado y al páncreas y fermentaciones indeseables. En líneas generales, la desactivación se realiza mediante el uso de calor, como la cocción o el uso de desactivadores comerciales o caseros. La inclusión de soja en la alimentación animal se realiza habitualmente en forma de harina, expeller o pellets, por lo que ya se encuentra desactivada industrialmente, pero en el caso de utilizar el grano de soja crudo u otras legumbres, como por ejemplo porotos de descarte, garbanzos, etc. deben desactivarse previamente a administrarse a los cerdos, aves y equinos.

Más allá del correcto manejo y seguimiento de la hacienda, es clave la prevención de las categorías susceptibles por medio de vacunaciones.

 

En esta época del año, cuando nos acercamos al invierno y las temperaturas comienzan a descender, es importante tomar medidas para evitar que la salud de los animales se vea afectada por enfermedades respiratorias.

Para ello, es necesario entender de qué se tratan dichas enfermedades.

El complejo respiratorio bovino o enfermedad respiratoria bovina (ERB), engloba un conjunto de enfermedades respiratorias del ganado como: neumonía, bronconeumonía, fiebre del transporte, pasteurelosis neumónica, entre otras. Se trata de un proceso causado por un grupo diverso de patógenos que comparten la capacidad de generar lesiones en el aparato respiratorio de los animales.

Los mecanismos de la enfermedad respiratoria bovina podrían resumirse en que los factores de estrés (transporte, clima, hacinamiento, alimentación) afectan las defensas naturales del bovino impidiendo la capacidad de “barrido” que posee la mucosa de las vías respiratorias que le permiten eliminar las partículas extrañas. Las alteraciones de esta primera línea de defensa permiten la acción inicial de los virus respiratorios que abren el camino a la invasión posterior de las bacterias patógenas que causan neumonía. Se caracteriza clínicamente por la presencia de disnea, tos, secreción nasal, depresión, anorexia y fiebre. 

 

Conocé más sobre la vacuna Airmix de Biochemiq

Hacé Click acá 

Es una de las principales causas de enfermedad y muerte en terneros durante las primeras semanas de vida y en la primera etapa de la recría, la misma ocasiona pérdidas en los sistemas intensivos de recría y engorde de bovinos, como así en las hembras que son las futuras vaquillonas del tambo.

Por ello, es sumamente importante conocer mecanismos de control y los factores de riesgo que hacen a su aparición: susceptibilidad de los animales, agentes causales y la interacción entre las distintas variables; ello permitirá plantear estrategias racionales de manejo y adoptar las medidas sanitarias más adecuadas. Las estrategias de control más importantes a realizar son: 

 

·         Manejo de los animales, es decir acciones que tiendan a disminuir situaciones estresantes como ser hacinamiento, movimientos del ganado innecesarios, cambios bruscos de alimentación, como así también velar por el bienestar animal, tanto en el establecimiento como en el transporte. 

·         Tratamientos: Ante la aparición de signos clínicos, se debe separar a los animales afectados en un corral apartado, en donde se llevará a cabo un tratamiento con antibióticos, cuando hay infección bacteriana y antipiréticos en caso de presentar fiebre. 

·         Prevención de la enfermedad mediante vacunación de las categorías más susceptibles, el cual es un punto clave para disminuir la incidencia de la enfermedad. Desde Biochemiq recomendamos en terneros a partir de los 3 meses de edad y hembras preñadas primovacunadas, la aplicación de dos dosis separadas por 21 días de Airmix  con revacunación semestral. 

 

Para neumonías bacterianas recomendamos la Neumoenterimiq, con el mismo esquema de vacunación que las anteriores, pero la revacunación es anual. 

 

Fuente: Laboratorio Biochemiq.

Novedad. La vacuna PREVEXXION® RN está disponible en Argentina en ampollas de 1.000, 2.000, y 4.000 dosis, congelada en nitrógeno líquido.

Novedad. La vacuna PREVEXXION® RN está disponible en Argentina en ampollas de 1.000, 2.000, y 4.000 dosis, congelada en nitrógeno líquido.

PREVEXXION® RN es una vacuna desarrollada con un diseño de ingeniería sin precedentes que aporta un equilibrio óptimo entre seguridad y eficacia.

Boehringer Ingelheim anunció el lanzamiento en Argentina de PREVEXXION® RN, la vacuna de última generación contra la enfermedad de Marek.
Se trata de la primera innovación1 en la categoría de Marek en más de 40 años. Es un constructo innovador de serotipo 1, que brinda un equilibrio único entre seguridad y eficacia contra las cepas más virulentas de la enfermedad de Marek.
Su propósito es aportar a los productores avícolas tecnología de punta en cuanto a protección contra la enfermedad.
Jerôme Baudon, responsable del segmento de Avicultura de Boehringer Ingelheim a nivel global, comentó: “PREVEXXION® RN aporta valor a través de la innovación a los productores avícolas que requieren mejorar continuamente su productividad y contar con protección efectiva para sus aves.
Las pruebas a campo realizadas en todo el mundo han demostrado la seguridad y eficacia del producto, así como también la efectiva protección de las aves, en una etapa temprana y de larga duración, contra las cepas más virulentas de la enfermedad de Marek. PREVEXXION® RN es el nuevo golden standard para los programas de vacunación de Marek2”.
Por su parte, Leandro Álvarez, responsable del negocio de Aves y Porcinos de Boehringer Ingelheim para la región Sudamérica, mencionó: “Con este nuevo producto aportamos innovación sin precedentes al mercado avícola de Sudamérica. Continuamos trabajando junto al productor y al veterinario, para asegurar la salud de los animales a su cuidado y la sustentabilidad de sus granjas.”

Buenos resultados en un mercado muy competitivo

El negocio de salud animal de Boehringer Ingelheim es uno de los mayores proveedores de vacunas y medicamentos veterinarios y tiene una fuerte presencia en los segmentos del ganado y las mascotas. En 2020, el negocio de salud animal obtuvo fuertes resultados en un mercado muy competitivo y creció un 5% (en términos interanuales y ajustados por los efectos de las divisas) con ventas netas de 4.120 millones de euros. En particular, los segmentos de antiparasitarios para cerdos y mascotas se desarrollaron con éxito y superaron las expectativas. En 2020, la disminución de la incidencia de la peste porcina africana en China tuvo un efecto rebote en el segmento porcino. Como resultado de ello, la vacuna porcina INGELVAC CIRCOFLEX® registró un fuerte aumento del 14,9% en las ventas netas (en términos interanuales y ajustadas por los efectos de las divisas) hasta 264 millones de euros (2019: 238 millones de euros). El parasiticida NEXGARD® siguió siendo el producto más vendido, con un crecimiento del 12 % (en términos interanuales y ajustado por los efectos de las divisas) y unas ventas netas de 804 millones de euros.
Fuente: Boehringer Ingelheim

La directora nacional de Sanidad Animal, Ximena Melón, encabezó la delegación argentina en las jornadas de debate internacional,

La delegación argentina, encabezada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), estuvo presente en la 88° Sesión General de la Asamblea Anual de Delegados de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) que se desarrolló de manera virtual del 24 al 28 de mayo.

El Senasa estuvo representado por su directora nacional de Sanidad Animal, Ximena Melón y por miembros del Organismo. La apertura estuvo dirigida por ministros y secretarios de Agricultura y Ganadería de diferentes países y por la directora general de la OIE, Monique Eloit, quien destacó «la importancia de profundizar las interacciones para la aplicación del concepto «Una Salud», como también así que los servicios veterinarios trabajen en la sanidad de la población animal tanto doméstica como de vida silvestre».

En tanto Melón por su parte manifestó que “la pandemia por COVID-19 visibilizó la necesidad del abordaje de “Una Salud” a través del trabajo interinstitucional de Salud Animal y Salud Pública, Ambiente y Fauna Silvestre, tanto en los ámbitos nacionales como en los multilaterales”.

Argentina, en nombre de los seis países del Comité Veterinario Permanente (CVP), insistió al presidente de la comisión científica con la solicitud para que se priorice la revisión del capítulo de Fiebre aftosa que no se realiza desde 2015 y también para que un representante de los países de CVP sea incorporado al grupo ad hoc que trate el tema en cuestión.

De las jornadas de la Sesión General N° 88 de la Asamblea, se destacaron los informes presentados por las Comisiones Especializadas que resultaron en Resoluciones referentes a la adopción de Normas del Código Terrestre (). Fueron aprobados por consenso modificaciones de las versiones actuales y en algunos casos nuevos capítulos, relacionados a temas como peste porcina clásica (PPC), influenza aviar, y zonificación y compartimentación entre otros temas de índole técnico.

Temáticas abordadas

Un capítulo especial mereció la mención al debate producido en el marco del proyecto de Capítulo sobre el bienestar animal en gallinas ponedoras, que debido a la profundidad que al día de hoy sigue generando el debate, se sometió a votación electrónica donde no alcanzó los 2/3 del quórum y en consecuencia la misma no fue adoptada.

Por su parte, y en virtud de las recomendaciones de la Comisión Científica, se aprobó el reconocimiento oficial por parte de la OIE para ciertos países o zonas libres de algunas enfermedades, en donde se destacan a nivel regional, Brasil que ve reformuladas tres nuevas zonas libres de fiebre aftosa sin vacunación y Colombia que recuperó el estatus de zonas libres de fiebre aftosa con vacunación. Asimismo Paraguay obtuvo el reconocimiento oficial de país libre de perineumonía contagiosa bovina y Canadá de país de riesgo insignificante para BSE.

De la misma manera se vieron ampliadas las zonas libres de PPC para Brasil y la designación de una zona libre en Colombia para la misma enfermedad. Esto pone de manifiesto varios avances en el progreso sanitario de los países de la región.

En cuanto al informe de la comisión de estándares biológicos, se adoptaron todos los capítulos puestos a aprobación, entre ellos la modificación del capítulo 3.1.8 Fiebre aftosa, que elimina de los estándares internacionales la utilización del método de epitelio lingual bovino (Frenkel) para la fabricación de la vacuna contra esta enfermedad.

Respecto al informe de la comisión de animales acuáticos, se adoptaron todos los capítulos puestos a aprobación. Se destacó el lanzamiento de la estrategia de la OIE para la sanidad y el bienestar de los animales acuáticos 2021-2025 que además de las explotaciones a gran escala incluye también a la acuicultura de pequeña escala.

Por otro lado, se destaca que durante la Asamblea, la OIE presentó una propuesta de Resolución que fue finalmente adoptada con una serie de recomendaciones acerca de “Cómo la OIE puede apoyar a los servicios veterinarios para alcanzar la resiliencia en materia de “Una sola salud”.

Elección de cargos

En la última jornada de la 88° sesión general de la OIE, se procedió a la elección de los diferentes cargos de los distintos órganos de gobernanza de la OIE incluyendo el Consejo y las Comisiones Especializadas de la organización. El CVP obtuvo 5 cargos que permiten mantener la representación de este bloque regional en esta instancia internacional tan importante. Como directora general de la OIE, fue reelecta, Monique Eloit.

En tal sentido, Hugo Idoyaga (Paraguay) fue elegido Presidente de la Asamblea Mundial de Delegados y consecuentemente presidente del Consejo de la OIE, Ximena Melón (Argentina) fue elegida vicepresidenta de la Mesa Ejecutiva de la Asamblea Regional de la OIE para las Américas, Gastón Funes (Argentina) y Bernardo Todeschini (Brasil) fueron elegidos primer vicepresidente y miembro de la Comisión del Código de la OIE para los animales terrestres, respectivamente y Alicia Gallardo (Chile) fue elegida como primera vicepresidenta de la Comisión de Animales Acuáticos de la OIE.

Fuente: Senasa