fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main -JULIO 2021
HomeInstagramDesafío 2021: ¿Cómo consolidar los logros conseguidos?
DEL ANÁLISIS A LA ACCIÓN PARA SOSTENER EL CRECIMIENTO

Desafío 2021: ¿Cómo consolidar los logros conseguidos?

Decisión. ¿Podrá el sector generar las bases para depender de sí mismo en el nuevo contexto post COVID19 o será el devenir de los propios hechos lo que lo defina?

Decisión. ¿Podrá el sector generar las bases para depender de sí mismo en el nuevo contexto post COVID19 o será el devenir de los propios hechos lo que lo defina?

Generar acciones proactivas o esperar y ver qué le depara el destino. No parece haber muchas más opciones de cara a lo que viene para la industria veterinaria argentina. ¿Quién toma la posta? ¿La suerte ya está echada?

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

La pandemia lamentablemente confirmó la necesidad de un factor externo que impulsara el vínculo entre las personas y los veterinarios como vehículo motorizador de una mayor adopción de los servicios y productos disponibles, que a la vez le da sustento técnico a los planes sanitarios de los animales.
No fue una campaña conjunta entre laboratorios y distribuidoras la que llevó a un mayor número de perros y gatos vacunados contra distintas enfermedades en 2020. No fue la implementación de un plan ganadero la acción que motivó a los productores a impulsar la compra de vacunas para bovinos también por sobre la media de años anteriores en nuestro país.
Fueron el nuevo vínculo entre las familias y sus mascotas y el mayor enfoque de los ganaderos en su negocio.
Fue el mayor acercamiento entre las personas y los veterinarios.
Ese vínculo que tantas veces se buscó estimular de manera externa, se dio naturalmente en el triste contexto sanitario y económico que atraviesa el mundo entero. ¿Y ahora qué?
“Ojalá el 2021 no sea como el año 2020, pero ojalá que tampoco como el 2019”. De esta manera buscaba graficar Santiago Bilinkis en una teleconferencia de la cual MOTIVAR pudo participar en el marco del Ceva Business Program 2020.
Un muy interesante concepto el transmitido por Bilinkis en tiempos de tomar decisiones estratégicas: seguir navegando a merced de lo que depare el destino o tomar medidas proactivas que tomen como base lo ocurrido para establecer nuevos parámetros y paradigmas para el sector veterinario en su conjunto.
¿Está la suerte echada para el sector veterinario argentino? ¿Pueden sus integrantes intervenir para replantear el tablero e imponer paradigmas pensados en el mercado del futuro? El momento pareciera ser hoy. Ahora, que lo “nuevo” y lo “viejo” se debaten a cada instante. ¿Quién toma la posta?

Intervenir en lo que se pueda

Claro que hay drivers estratégicos en la actividad veterinaria que son realmente complejos de revertir. Si el poder adquisitivo de la población se ve empobrecido a nivel general, poco será lo que se pueda hacer para estimular el mayor grado de medicalización de las mascotas. De igual manera, si el precio de la carne bovina, de la leche, del pollo o del cerdo no permiten a los productores ser rentables en su negocio, difícil será sostener la idea de un mayor asesoramiento veterinario permanente en los establecimientos de todo el país.

¿Por qué en las farmacias se le toma la temperatura a quienes ingresan y no sucede los mismo en todas las veterinarias?

Hay cosas difíciles de cambiar.
Pero otras no tanto… sobre todo aquellas que en los últimos meses demostraron funcionar.
En primer lugar, será clave reforzar las medidas de higiene y seguridad en los puntos de venta veterinarios, tanto de grandes, como de pequeños animales. La pandemia por COVID19 no terminó, sería un error creerlo y una pena que sea el propio sector el que flexibilice los protocolos que tan bien han funcionado.
Es la oportunidad que tiene el sector en su conjunto de jerarquizarse en su rol de integrante del sistema de Salud Pública en los tiempos que corren y sin dudas la industria jugará un rol clave aquí. No solo predicando con el ejemplo, sino también invirtiendo en las veterinarias de todo el país, proveyéndolas de los insumos necesarios y facilitando su capacitación en protocolos que busquen no solo cuidar a sus colaboradores, sino también a sus clientes y al para nada despreciable hecho de ser esenciales y poder brindar sus servicios.
Hay vacuna y eso representa la esperanza del fin del contexto que vivimos, mientras tanto, el buen funcionamiento del canal comercial veterinario será imprescindible a la hora de consolidar los resultados de 2020.
También la industria jugará un rol clave en dar soporte a los profesionales dedicados a los animales de compañía, en busca de estar cerca de todas aquellas personas que han adoptado una mascota en el último tiempo. Esta es una oportunidad única a la hora de mantener activo el vínculo, en favor del bienestar de los animales y, fundamentalmente, del nuevo flujo de visitas que experimentan las clínicas veterinarias.
Ya en el sector de grandes animales y más allá de cualquier estrategia comercial, la clave pasará por seguir generando demanda en un mix que contemple las acciones presenciales y las digitales.
No en lo inmediato, pero la fórmula parecería ser esa. A la virtualidad y la posibilidad de expandir mensajes vía redes sociales (Ver recuadro) se sumará sin dudas una expansión del canal comercial en el territorio, con distribuidoras abriendo nuevas sucursales y un mayor soporte técnico por parte de los laboratorios en todo el país.
Capacitar al veterinario para que capacite al productor y al personal del campo. Hay que contar que la buena sanidad funciona y es rentable. Se debe insistir en mensajes que parecen trillados pero que hoy tienen una nueva oportunidad, quizás de las últimas que les queden.

La nueva realidad con la cual estamos empezando a convivir le da al sector veterinario nacional la posibilidad de reconfigurarse, tomar su propio destino por las astas e impulsar los cambios que correspondan.

De allí la importancia de que la industria insista en su Plan Sanitario Productivo, en las pérdidas que ocasionan las enfermedades a la actividad y de la relevancia de cuidar el bienestar de los animales en un contexto donde los mercados internaciones se muestran cada vez más exigentes.

¿La suerte está echada?

La inercia que nos mueve en el día a día impacta en todas nuestras decisiones. La mirada a largo plazo versus el cierre de mes. Allí se debate todo.
Sin embargo, la nueva realidad con la cual estamos empezando a convivir le da al sector veterinario nacional la posibilidad de reconfigurarse, tomar su propio destino por las astas e impulsar los cambios que correspondan.
Ningún sector podrá hacerlo de forma individual y muchos menos lo harán los veterinarios solos, esperar que eso suceda “por inercia” no parece ser lo ideal.
Ser proactivos, rescatar lo que funcionó y repensar lo que podría funcionar.
Todos juntos; es ahora.

MARKETING Y COMUNICACIÓN DESDE LABORATORIOS Y DISTRIBUIDORAS

Hacia la transversalidad de los mensajes

Estrategia. Nuevos paradigmas a la vista.

Estrategia. Nuevos paradigmas a la vista.

Sin dudas que otra variable estratégica a la hora de consolidar los resultados logrados por la industria veterinaria en 2020 estará ligado a sus acciones de marketing y comunicación. Aunque claro, con varios desafíos por delante.
¿Cómo transmitir en menos de 1 minuto un mensaje claro, consistente y que agregue valor a la empresa en las redes sociales?
¿De qué manera diferenciar los contenidos a compartir con el canal profesional y los consumidores finales? ¿Cómo se entrelazarán las acciones multiplataforma entre laboratorios y distribuidores?
Más allá de estos interrogantes que seguramente el sector se ocupará de ir develando con el paso de los meses, vale quedarnos con una definición surgida de las tantas charlas que desde MOTIVAR tenemos con referentes de las empresas. “En la búsqueda de comunicar, ya no alcanza con lo tecnológico, ni con el marketing, para lo que viene hará falta investigación y desarrollo”, nos decían desde NK Studios, empresa que asesora a distintas compañías en el sector. Y en eso coincidimos. La profesionalización de los canales de comunicación de las empresas es lo que viene. Inmediatez, cercanía y la posibilidad de fijar conceptos. Por ahí pasarán los desafíos de cientos de empresas que ven en las multiplataformas de comunicación disponibles la posibilidad de generarse su propia demanda en el canal y, muchas veces, sortear la dependencia de tal o cual canal distribuidor.
Se abrió el juego y la búsqueda de la transversalidad en los mensajes se perfila como el gran desafío del año.

comments

COMPARTIR:
Valoración: