fbpx
MOTIVAR DECARGA – MAYO 2021 MAIN
Home2021enero (Page 3)

Desde el lanzamiento de su página Web al reciente ingreso a CAME, la Cámara de Distribuidores de Productos Veterinarios avanzó en sus objetivos, estando cerca ya de alcanzar las 30 empresas asociadas desde todo el país.

A pesar de haber traído enormes desafíos para toda la sociedad, 2020 fue un año de crecimiento y consolidación para la Cámara Argentina de Distribuidores de Productos Veterinarios (CADISVET). Con cerca de 30 socios, se ha constituido una entidad federal que agrupa a distribuidores con foco en los mercados tanto para grandes, como de pequeños animales, en toda la Argentina.

CADISVET tuvo un rol activo ante las dificultades que presentó la pandemia por COVID19, trabajó fuertemente para afianzar su presencia y difusión a través de las herramientas de comunicación disponibles y fortaleció la planificación y consolidación del rumbo federal que decidió tomar la Cámara guiada por la actual Comisión Directiva. Muestra de ello, fue el lanzamiento de su web: www.cadisvet.com.ar.

Repaso y balance

Cuando en marzo se declaró el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio en la Argentina, CADISVET tuvo una activa participación en la continuidad del flujo habitual de la cadena de abastecimiento.

Si bien al comienzo de la pandemia hubo algunas demoras en la entrega de productos veterinarios, que debieron realizarse en función de las existencias de reserva de las distribuidoras, se llevaron a cabo enormes esfuerzos y se adoptaron todas las medidas preventivas indicadas por la OMS, las autoridades sanitarias de nuestro país y las propias entidades profesionales para que los productos lleguen en tiempo y forma a las veterinarias de todo el país.

A los pocos días de ser declarada la pandemia, la Cámara de Distribuidores firmó un comunicado junto a otras entidades de las industrias veterinarias (zooterápicos) y de alimentos balanceados, así como con los organismos que nuclean a la profesión destacando el rol de los veterinarios como “guardianes sanitarios” en el contexto.

Fuerte trabajo institucional

Puertas adentro, los distribuidores compartieron reuniones virtuales en las cuales pusieron en común las problemáticas y desafíos que la pandemia por COVID19 trajo aparejados en la cadena comercial y logística; y también aquellos temas estructurales que hacen al mediano y largo plazo de la actividad.

Los socios de CADISVET llegaron a un acuerdo en cuanto a la necesidad de fortalecer a la entidad en su vinculación institucional frente no solo a la industria de laboratorios, sino también del Senasa, de las Instituciones profesionales veterinarias y demás organismos o instituciones públicas y privadas ligadas al segmento.

En este sentido, miembros de la Comisión Directiva de CADISVET mantuvieron una reunión virtual con el responsable del área de Productos Veterinarios del Senasa, Dr. Federico Luna, con el objetivo de plantear una agenda de trabajo en temas bien concretos, como la inclusión de los códigos de barra en los rótulos externos de los productos veterinarios, el control de la venta de zooterápicos por Internet, la incorporación a la trazabilidad de otros productos como los antibióticos y la modernización de los esquemas comerciales a nivel general.

Además, se llevó a cabo una reunión con Osvaldo Rinaldi, presidente del Colegio de Médicos Veterinarios de Buenos Aires, en la que adelantaron la receta digital de Ketamina que ya funciona en el ámbito bonaerense y podría expandirse al resto de las provincias, siempre con el visto bueno del Senasa.

Por otra parte, vale destacar el acercamiento a las cámaras de laboratorios veterinarios, Caprove y Clamevet, por medio de una comunicación en la cual se las invitó a fortalecer el vínculo destacando la importancia de trabajar juntos en acciones que garanticen el abastecimiento de productos veterinarios, mediante reposiciones de productos acordadas, aun en tiempos de pandemia.

CADISVET en CAME

La Cámara Argentina de Distribuidores de Productos Veterinarios también se sumó al listado de entidades que a nivel nacional integran la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), entidad que aglutina a 500.000 de las 680.000 PYMES de la Argentina. Ser parte de esta institución, le permitirá a CADISVET contar con distintos servicios segmentados vinculados a lo económico (costos logísticos, laborales y financieros), estadísticas de mercado y capacitación.

CIVA 2020

Durante la Cumbre de la Industria Veterinaria Argentina –CIVA 2020– organizada en diciembre por MOTIVAR, Daniel Otamendi, presidente de CADISVET, reforzó algunos de los conceptos estratégicos. Allí Otamendi dijo que “el mercado creció a pesar de la pandemia. Y agregó: “El rol de los veterinarios fue crucial a la hora de adaptarse y recuperar la atención presencial”.

Finalmente, se refirió a los desafíos para el año que viene. “El mercado nos exige mayor profesionalismo. Por eso queremos trabajar más cerca de los laboratorios para encontrar acuerdos comunes. El desafío 2021 es sumar más distribuidores, seguir trabajando con el código de barras, la digitalización de la ketamina y procesos de trazabilidad. Todo en pos de profesionalizar aún más el canal de venta. No podemos olvidarnos de las demandas que trae la federalización de la Cámara, por lo cual estamos armando comisiones en los distintos puntos del país”.

Desafíos a la vista

Consolidar todas estas acciones y este posicionamiento es sin dudas el gran desafío que tiene CADISVET por delante. Asimismo, desde la Cámara también destacan su rol en defensa de los asociados en materia de competencias desleales que existen en el mercado. “Este es un tema que nos amenaza como sector y del cual debemos ocuparnos”, aseguró Daniel Otamendi. Y completó: “Estamos trabajando para que quienes distribuyan productos veterinarios cumplan con las reglamentaciones impositivas y de habilitaciones que correspondan. Existen en el día operaciones que se llevan adelante y no son justas con aquellas empresas que cumplen con todo lo que un distribuidor debe cumplir”.

Debemos estar atentos teniendo en cuenta el nexo epidemiológico o los antecedentes de vida y el historial clínico de los perros que tengan sospecha de la enfermedad.

Vet. Pablo J. Borrás MSc.
pablojesusborras@gmail.com
@pablojborras

Finalizando el año y haciendo un recorrido por este 2020 no podía dejar de tocar algunos temas que conciernen a la Salud Pública.
Hemos presenciado, en carne propia, el impacto de las enfermedades zoonóticas en la salud mundial. Esto había sido predicho ya con anterioridad por la ciencia. Pero también existen enfermedades conocidas desde hace décadas, que están ahí, que cada tanto tienen una visualización, pero en términos generales se encuentran desatendidas. Una de ellas es la enfermedad de Chagas, descripta por primera vez en 1909 por Carlos Chagas en Brasil.
En nuestro país, Salvador Mazza trabajó incesantemente sobre este parásito y sus aportes son invaluables.
El Trypanosoma cruzi es un parásito extra e intracelular responsable de esta enfermedad en las personas, que afecta a unos 7 millones de individuos y amenaza a 100 millones más en América Latina (OMS, 2019).
Según los últimos datos de la Argentina, existen 1,5 millones de personas infectadas y 7.300.000 que viven en zonas de riesgo de transmisión vectorial. Este parásito se transmite a través de algunos integrantes de un grupo de insectos (conocidos como triatominos), siendo el principal representante para nuestra región, la vinchuca Triatoma infestans. Durante la noche, las vinchucas pican a las personas y al finalizar el proceso de alimentación, se llenan de tanta sangre que defecan en el mismo lugar.
En las heces, se encuentra el parásito.
Cuando las personas se rascan, se producen pequeños micro traumas en la barrera cutánea que permiten el ingreso de los tripanosomas. También existen otras maneras de transmisión de esta parasitosis siendo una de la más importante, la vía connatal (de madre a hijo). La enfermedad de Chagas genera un abanico de cuadros clínicos, siendo lo más frecuente las complicaciones cardiacas en pacientes infectados desde hace muchos años.

¿Cuál es el rol de los perros?

Actúan como reservorio de este parásito e inclusive presentan diferentes manifestaciones de la enfermedad (Caldas et al. 2013, Vitt et al. 2016). Son reservorios porque cuando adquieren la infección, su sistema inmunológico no puede resolverla y proveen del parásito al vector en el momento de la alimentación.
La transmisión se produce de la misma manera que en los humanos, por las deyecciones de las vinchucas que toman contacto con la piel traumatizada por el rascado o con las mucosas. En perros se han comprobado otras vías de transmisión como la ingesta de triatominos o sus heces, la transmisión connatal y potencialmente, la vía galactogena (Barr et al, 1995, Skyes J, 2014).
Al igual que en los humanos, en los perros se encuentra descripta las tres fases de la enfermedad: aguda, subclínica y crónica con afección, en mayor o menor grado, del miocardio. El cuadro agudo se produce en perros menores a los 6 meses y se caracteriza por miocarditis severa, letargia, fiebre, esplenomegalia, linfoadenopatias, mucosas pálidas y en ocasiones, diarreas (Skyes J, 2013). El ECG se mantiene normal o solo se detectan arritmias ventriculares durante el ejercicio (Barr et al., 1991). Sin embargo, durante la fase crónica, algunos perros desarrollan, después de 8 a 36 meses de la infección primaria, una miocardiopatía dilatada.
La misma se puede manifestar con signos clínicos de insuficiencia derecha y en menor grado, izquierda (Barr et al, 1991).
Algunos animales presentan en esta fase, muerte súbita. La miocardiopatía dilatada por infección crónica de Chagas es indiferenciable con respecto a la cardiomiopatía dilatada que presentan algunas razas de perro grandes y gigantes (Barr et al., 1995).
La patogenia por la que se produce la miocardiopatía dilatada no se encuentra totalmente dilucidada pero probablemente sea por mecanismos inmuno-mediados, toxinas producidas por el parásito y lesiones en la microvasculatura por la trombocitopenia (Andrade et al., 1994; Zingales et al., 2012).
Los veterinarios debemos estar atentos teniendo en cuenta el nexo epidemiológico o los antecedentes de vida y el historial clínico de los perros que tengan sospecha de la enfermedad. Por otro lado, en zonas de circulación vectorial de esta parasitosis, el uso de collares con piretroides sintéticos es clave ya que tiene como objetivo mitigar el riesgo de transmisión (Reithinger et al., 2005; Gürtler et al., 2009, Fankhauser et al., 2015).
Recientemente, se obtuvieron buenos resultados con el uso del fluralaner (del grupo de las isoxazolinas) en perros a fin de reducir las poblaciones de triatominos y controlar potencialmente la transmisión de T. cruzi (Loza et al., 2018).

Agradezco la colaboración de la Dra. Ana Laura Carbajal de la Fuente, Investigadora Adjunta de CONICET, Centro Nacional de Diagnóstico e Investigación en Endemo-epidemias (CeNDIE / ANLIS- Malbrán).

Vale la pena traer a cuenta este refrán popular a la hora de realizar un último análisis de lo que fue 2020, el año de la pandemia, para la industria de la sanidad animal en Argentina.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Vale la pena traer a cuenta este refrán popular a la hora de realizar un último análisis de lo que fue 2020, el año de la pandemia, para la industria de la sanidad animal en Argentina.
Pero volvamos al dicho.
“En la cancha se ven los pingos” hace alusión a la importancia de no sacar conclusiones antes de tiempo acerca de algo que todavía no ocurrió, así como también a la importancia de dejar demostrar las competencias de una persona o sector para confirmar cómo se desempeña…
Y vaya que los profesionales y empresas ligadas al sector veterinario han sabido desempeñarse en los últimos meses frente a las múltiples restricciones planteadas por la crisis sanitaria desatada por COVID19.
¿Será este el año en que se pueda demostrar en los hechos la relevancia de invertir en planes sanitarios? ¿Coincidirán los resultados productivos 2020 con el incremento en la utilización de vacunas sobre los bovinos?
Seamos claros.
Desde siempre, uno de los desafíos del sector veterinario ha sido el de poder demostrar a los usuarios de su productos y servicios que su intervención no solo es estratégica sino también redituable económicamente.
¿Surgirán nuevos trabajos realizados sobre la sanidad aplicada en 2020 versus años anteriores para demostrar que la promesa de valor se cumple?
Ojalá.
Sería realmente importante poder reforzar en la mente de los productores ganaderos argentinos que estuvieron bien en invertir, que valió la pena volver a acercarse a las veterinarias y que es imprescindible ajustar cuestiones básicas de manejo y sanidad para lograr el máximo rendimiento productivo de los animales.
Las vías de comunicación se volvieron a abrir y el canal comercial veterinario ha dado muestras de su potencial. En el campo y también en la ciudad.
Tantas veces cuestionada la capacidad de los profesionales a la hora de estimular el grado de medicalización de las mascotas en nuestro país, durante los momentos más estrictos de aislamiento social obligatorio, las veterinarias salieron a la cancha y mostraron todo su potencial.
¿Se podrá mantener el vínculo con todas estas personas que adoptaron un cachorro y fueron por primera vez a la veterinaria? ¿Se los perderá de vista esperando que vuelvan “en unos años”, como suele ocurrir?
Los aprendizajes son diversos y consideramos que en muchos casos positivos.
La intervención de los veterinarios en la salud y el bienestar de los animales es siempre positiva y, cuando ocurre, sin dudas aumenta el potencial de brindar cada vez más productos y servicios. El año 2020 fue una muestra de ello y abrió la puerta a nuevos paradigmas, todos favorables para el sector.
¿Habrá sido el año de la pandemia la confirmación de que lo que tantas veces se dijo, efectivamente funciona?
Ofrecer, demostrar y difundir.
En estas tres acciones parecería poder resumirse el tremendo desafío de todo el sector veterinario frente a una nueva realidad que empieza a dar en este 2021 sus primeros pasos.

Lectura sugerida

El Senasa, el INTA y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación difunden información básica pero relevante sobre la rabia paresiante en el país: su alcance e impacto.
PEDILO A REDACCION@MOTIVAR.COM.AR

Juntos. En un contexto especial, el equipo de John Martin celebró un nuevo aniversario.

Juntos. En un contexto especial, el equipo de John Martin celebró un nuevo aniversario.

Con motivo de celebrar un nuevo aniversario de John Martin, Carla Trovatto dialogó con MOTIVAR, repasó la actualidad de la empresa y adelantó los desafíos a futuro.

Nicolás de la Fuente
redaccion@motivar.com.ar

El laboratorio veterinario argentino John Martin se destaca en el mercado por sus líneas de productos destinadas al tratamiento de Dolor y otras especialidades como ser la de Gastro, Suplementación y Condroprotectores.
“Contamos con productos de formas farmacéuticas variadas para que el veterinario pueda utilizarlos en consultorio, así como también para que la familia de la mascota pueda administrarlos amigablemente en su hogar”, le explicó la referente de la empresa, Carla Trovatto, a MOTIVAR en el marco del 35° aniversario de la compañía.
Y agregó: “John Martin es un laboratorio con base sólida en el mercado local, trabajando junto al distribuidor y en comunicación directa con el profesional veterinario. Nos encontramos en plena etapa de expansión y crecimiento”.
Además, la empresa se encuentra implementando una fuerte de inversión focalizada en dos puntos clave: incorporar nuevos destinos de exportación y ampliar la oferta de productos en cada destino.
“Cumplir tantos años en un contexto como éste es algo especial. Estamos totalmente agradecidos de pertenecer al sector de la Sanidad, con toda la responsabilidad que esto conlleva, entendiendo este concepto como una sola salud”, agregó Carla Trovatto.

MOTIVAR: ¿Cómo describirías lo que ha sido este 2020 para el laboratorio tanto desde el punto de vista organizativo, como comercial?

Definitivamente, este 2020 es un año para no olvidar.
En marzo, después del primer DNU, la incertidumbre fue plena. John Martín cerró solo 24 horas al 100% para generar todos los protocolos y reorganizarse.
Con el personal de oficina implementamos teletrabajo y se capacitó a todo el equipo para que extiendan los protocolos de prevención COVID19 a su entorno. Con el transcurso del tiempo, las medidas de prevención quedaban incorporadas en la vida cotidiana de cada uno de nuestros colaboradores de manera definitiva y estimo que algunas de ellas quedarán implementadas aún luego de la contención de la pandemia con vacuna para COVID19.
En cuanto a lo comercial, abril fue difícil, pero en mayo ya comenzó a reorganizarse todo el sector. A partir de junio, las ventas se incrementaron y el mercado comenzó a recuperarse.

El laboratorio se encuentra implementando una fuerte inversión, focalizada en dos puntos clave: incorporar nuevos destinos de exportación y ampliar la oferta de productos en cada uno de los destinos.

¿Cuál es el mensaje para los veterinarios en este contexto donde se ha percibido un mayor vínculo afectivo entre las personas y sus mascotas?

Creo que hoy estamos viviendo un punto de inflexión en el mercado de animales de compañía porque ese vínculo entre la mascota y su familia creció y, en cuanto a los hogares que aún no tenían mascotas, comprendieron que era el momento adecuado para tenerlas.
Desde este punto de vista, la familia con mascota requiere mayor atención no sólo clínica sino también con relación a la afinidad entre esa familia, la mascota y el profesional veterinario.

¿Cuál es la evaluación de las acciones realizadas en el campo digital?

Nuestra estrategia en materia de comunicación digital no comienza con la pandemia sino bastante tiempo antes.
En verdad, la cuarentena incrementó las acciones que ya estaban en vigencia en todo nuestro ecosistema digital 360º, especialmente la comunicación directa con el profesional veterinario a través de capacitaciones vía streaming.
¿Podrías comentarnos sobre los últimos lanzamientos?
Trabajamos para fortalecer parte de nuestros segmentos de producto, ampliando la línea de corticoides, incorporando Prednisol (única prednisolona en gotas palatables).
Completamos la línea de condroprotectores, sumando Colotrin Inyectable a nuestros tradicionales Colotrin Palatable (comprimidos) y Colotrin +HA (pasta palatable).
También sumamos toltrazuril en comprimidos con marca Tolzuril a nuestra línea de antiparasitarios.

¿Realizaron inversiones inclusive este año?

Para destacar en materia de inversiones, hemos trabajado en un plan de inversión amplio orientado a robustecer áreas claves para John Martin.
Entre las principales inversiones, podría destacar la incorporación de una estuchadora automática, sumamos otro HPLC a Control de Calidad y nuevos utilitarios para la distribución de productos.
También estamos incrementando el espacio en depósito de material de empaque primario y secundario.

¿Cuáles son tus expectativas de cara al año 2021, para la empresa y para el mercado en general?

Activos. La participación en este tipo de talleres es un ejemplo de las diversas acciones que la empresa realizó en el campo digital.

Activos. La participación en este tipo de talleres es un ejemplo de las diversas acciones que la empresa realizó en el campo digital.

Creo que en parte seguimos en un contexto de incertidumbre debido a que todavía no sabemos cómo se va a comportar el mercado una vez que la población retome su modalidad pre-pandemia.
No sabemos cuánto del consumo se trasladará a los rubros donde actualmente no hay gasto asignado.
Este contexto no sólo está sucediendo en el mercado local sino en el exterior también.
Por lo tanto, creo que debemos seguir invirtiendo en incorporar nuevos productos al portfolio, además de nuevos destinos de exportación para seguir creciendo sin perder de vista la comunicación directa con el vete para afianzar esa relación que nos une desde hace 35 años y que hoy amplía sus lazos en la virtualidad.

El laboratorio veterinario internacional, que desde hace más de 30 años desarrolla, elabora y comercializa productos innovadores para la salud y la producción animal, suma a su sitio corporativo el acceso a la página web de su filial de Colombia.

Así, en www.vetanco.com, se puede acceder a las páginas de Argentina, Brasil, México y Colombia, con toda la información de las filiales de la empresa en la región, además de la versión de la web en inglés.

Para acceder a la página web de Colombia
hace click acá

Cabe recordar que en este sitio corporativo se encuentra la información de la empresa (historia, distribuidores), así como también la descripción de todas las líneas de productos del laboratorio para las distintas especies animales. Asimismo, se publican artículos técnicos, noticias, eventos, los datos de contactos y las redes sociales de las sedes de toda la región.

Acerca de Vetanco

Vetanco es un laboratorio veterinario internacional que desde hace más de 30 años desarrolla, elabora y comercializa productos innovadores para la salud y la producción animal. Presente en más de 40 países, la empresa ofrece productos internacionalmente probados, controlados y seguros para la mejora de la productividad y la seguridad agroalimentaria, bajo las normas de calidad necesarias para llegar a los mercados más exigentes. Como referente internacional en aditivos y especialidades para la agroindustria su portafolio de productos es amplio y diversificado. Vetanco cuenta con proyectos de investigación de la más avanzada tecnología, tanto en sus laboratorios de I+D como en colaboración con centros de excelencia en todo el mundo. En este sentido, se destacan su laboratorio de Biotecnología, su alianza estratégica para la innovación con la empresa Dr. Bata (Hungría), y la participación societaria en la empresa público-privada Bioinnovo, creada dentro del marco de la nueva Ley de Biotecnología, en conjunto con el INTA. www.vetanco.com

Crecer. El laboratorio busca seguir avanzando en base a más capacidad de producción.

Crecer. El laboratorio busca seguir avanzando en base a más capacidad de producción.

Las mismas ya están culminadas, requirieron una inversión de $20 millones y están destinadas a la elaboración y envasado de productos inyectables estériles y jeringas intramamarias.

En este atípico año 2020, a mediados del mes de mayo (en medio de la incertidumbre mundial), el laboratorio Zoovet decidió comenzar con la construcción de dos nuevas salas de producción en las instalaciones con las que cuenta en el Parque Tecnológico de Santa Fe.

“Las inversiones se suman al equipamiento productivo de última tecnología y alta eficiencia que nos deja perfectamente posicionados para satisfacer las necesidades de un mercado cada vez más globalizado y competitivo”.

“Hoy podemos sentirnos orgullosos y decir que, a pesar de las dificultades que esta situación de fuerza mayor nos fue presentando (a nosotros y a nuestros proveedores), finalizamos las obras”, aseguraron desde la empresa que a lo largo de este 2020 ha crecido tanto en el mercado interno, como también en el exterior, ampliando su llegada a distintos países del mundo.

Otro hito

“Es importante resaltar que la construcción de estas salas, en medio de este contexto (mundial y nacional), no es casualidad; por el contrario, es el fruto de un camino recorrido e inspiración para continuar en sendero de la excelencia. Además, es una forma de demostrar nuestro compromiso por la Calidad y el Desarrollo”, explicaron desde la empresa.
Vale decir que dichas salas (Ver fotos) se utilizarán para la elaboración y envasado de productos inyectables estériles (con un reactor de casi 2.000 litros de capacidad), y jeringas intramamarias estériles.

A nuevo. La empresa sigue invirtiendo en áreas de producción.

A nuevo. La empresa sigue invirtiendo en áreas de producción.

La inversión (de casi $20 millones) fue destinada en gran medida al tratamiento de aire que responden a norma ISO 5 (clase B), máxima calidad para la industria veterinaria.

Esto se suma al equipamiento productivo de última tecnología y alta eficiencia nos deja perfectamente posicionados para satisfacer las necesidades de un mercado cada vez más globalizado y competitivo, en el que Zoovet ya es una “bandera” nacional.

Atentos. En general, los más suceptibles son animales jóvenes.

Atentos. En general, los más suceptibles son animales jóvenes. Fuente de la imagen Orrevet Servicios Veterinarios (@orrevetveterinario en Instagram).

En primer lugar, afecta al ganado pero también al personal involucrado en su cuidado; a los productores y a los veterinarios. Esta enfermedad tiene un alto impacto en la productividad de los campos.

Vet. Ariel Koval
Biogénesis Bagó

Se acerca el verano, aumenta la radiación ultravioleta, la presencia de moscas y polvo, los pastos encañan. Todos factores que predisponen para la aparición de una vieja y conocida enfermedad, la Queratoconjuntivitis Infecciosa Bovina.
Una enfermedad insidiosa, que no mata a los animales, pero les provoca dolor y malestar que se traducen en pérdida de estado corporal y menor ganancia de peso. Una enfermedad que requiere un trabajo continuo del personal para recorrer e intentar detectar precozmente los animales afectados, apartarlos, tratarlos y dejarlos aislados de los compañeros para evitar el contagio.
Una enfermedad que estresa a todo el sistema, al ganado afectado, al personal, al productor y al veterinario.
Una enfermedad controvertida, multifactorial y que es abordada de diferentes formas por los colegas.

Los factores predisponentes

Mucho se ha escrito sobre el estrés térmico y su impacto en la producción. Sin embargo, muchas veces no está en el radar de los productores de carne el aporte de ofrecer sombra a los animales.
Invito a los escépticos a que compartan 15 minutos de pastoreo con sus animales al mediodía en pleno verano.
Definitivamente es un factor de estrés de suma importancia, con impacto directo sobre la reproducción, ganancia de peso y funcionamiento del sistema inmunológico.
Plantar árboles y que los animales tengan acceso voluntario a “montecitos” con sombra es una tarea que debería considerarse, porque traerá enormes beneficios a los animales y, por lo tanto, a sus dueños.
Se sabe que el aumento del fotoperiodo e intensidad de los rayos ultravioletas pueden afectar la córnea, aumentando el riesgo de lesión.
El ciclo natural de las plantas hace que en verano encañen y formen sus espigas y semillas.
Esto implica que el animal durante el pastoreo sufra microtraumatismos en los ojos que predisponen a la aparición de la enfermedad.
No se debe descartar una desmalezada alta en pasturas encañadas como medida de manejo preventiva.
El viento y el polvo, que suelen ser frecuentes en primavera – verano, provocan la desecación e irritación corneal volviéndola susceptible de ser invadida y colonizada por microorganismos.
La presencia de moscas que actúan como vectores de bacterias patógenas, desde los animales enfermos a los animales sanos, favorece el contagio y la rápida propagación de la enfermedad en los rodeos afectados.
En general, los más susceptibles son los animales jóvenes, en particular aquellos pertenecientes a razas con la periferia de los ojos de colores claros, como el Hereford y sus cruzas.
Mucho más susceptibles las razas de Bos taurus respecto a Bos indicus. Pero que puede afectar animales de todas las edades y razas.
En definitiva, el estrés, las carencias de minerales como el cobre, y todos estos factores predisponentes asociados a la época estival proponen un desafío importante para evitar pérdidas económicas que pueden ascender a los 15 kilos por animal afectado.

El agente causal

Moraxella bovis es la bacteria responsable de la enfermedad, aunque Moraxella (Branhamella) ovis y más recientemente Moraxella bovoculi están frecuentemente implicadas.
Otros actores de reparto que aportan lo suyo, Herpes Virus Bovino tipo 1, Micoplasmas y Clamidias.
Con estrategias diversas para lograr su cometido, elementos para lograr adherirse a la córnea y toxinas para dañar el epitelio, alta variabilidad antigénica, diferente grado de virulencia, capacidad para potenciar el daño cuando 2 o más agentes infectan el ojo y aliados externos como moscas de la cara, para transmitirse de un animal a otro.

Los factores de virulencia

Básicamente M. bovis cuenta con 2 armas principales: sus “pili”, delgadas estructuras proteicas que le permiten adherirse al epitelio corneal, pese a los mecanismos fisiológicos de barrido con que cuenta el ojo como el parpadeo y las lágrimas; y en segundo lugar una citotoxina, que produce un poro en las células blanco favoreciendo el estallido celular.
Están descriptos 7 serotipos de pili denominados de la A a la G.
Las bacterias que no expresan pili resultan no patógenas.
Este enemigo formidable domina también el arte del camuflaje, es capaz de mutar sus pili para evadir al sistema inmunológico.

La Queratoconjuntivitis Infecciosa Bovina es una enfermedad insidiosa, que no mata a los animales, pero les provoca dolor y malestar que se traducen en pérdida de estado corporal y menor ganancia de peso.

¿Qué herramientas hemos desarrollado en Biogénesis Bagó para enfrentar esta enfermedad?

Bioqueratogen Oleo Max, una vacuna específica para el control de esta enfermedad, desarrollada para elevar el estatus inmunitario del rodeo, disminuir el número de animales afectados, los casos graves de lesión ocular y el score de lesión en los ojos afectados y acelerar el proceso de curación.
Por la multicausalidad y complejidad de esta enfermedad, las vacunas brindan protección parcial.
Pero para que esa protección parcial se materialice, la vacuna debe ser elaborada con cepas piliadas de los serotipos prevalentes y toxoide, que es la citotoxina inactivada.
Bioqueratogen Oleo Max se elabora con cepas que representan a los 3 serotipos de pili más prevalentes.
El otro antígeno importante, la citotoxina, se obtiene de una cepa altamente productora, propagada en medio líquido, inactivada, purificada y concentrada.
Así también se obtiene el antígeno de Moraxella (Branhamella) ovis, que también se incluyó por la frecuente aparición de esta bacteria como agente causal de brotes de queratoconjuntivitis.
El Herpesvirus Bovino tipo 1 es un agente que ocasiona conjuntivitis, cuando se asocia con las bacterias complejiza el cuadro y además participa en cuadros respiratorios y reproductivos.
El adyuvante oleoso es otro pilar de Bioqueratogen Oleo Max, confiriendo una liberación lenta de los componentes antigénicos y una mayor duración de inmunidad.
Estos atributos hacen de Bioqueratogen Oleo Max la vacuna más completa con que podemos contar para luchar contra la Queratoconjuntivitis y así disminuir las pérdidas y el estrés que ocasiona en todo el sistema ganadero.

Sin recetas, pero con recomendaciones validadas por la experiencia

Se sugiere la vacunación de terneros al pie de la madre con 2 dosis de Bioqueratogen Oleo Max.
En rodeos problema se recomienda la vacunación anual, 30 días antes de la aparición estacional conocida de la enfermedad.
Pero nunca esta debe ser la única medida a considerar.
La participación del servicio técnico de Biogénesis Bagó en brotes de queratoconjuntivitis en distintas zonas del país ha logrado aislamientos de agentes etiológicos que permiten, además de monitorear las variantes antigénicas actuantes, evaluar a través de antibiogramas la respuesta a los a antibióticos.
Es fundamental conocer cuál es la mejor alternativa si se pretende controlar un brote, curar a los enfermos y no frustrarse ante reiterados tratamientos poco eficaces que solo incrementan el gasto.
Es importante tener siempre presente que la detección precoz de la enfermedad es fundamental para cortar el brote, apenas se detecta lagrimeo en los animales.
Tener personal capacitado, responsable y comprometido es fundamental para el negocio, ahorrando tiempo, dinero y esfuerzo.
Sin duda este aspecto es uno de los más relevantes para el control de ésta y otras enfermedades.
Una práctica empírica pero que ha demostrado su utilidad es la aplicación de Bagodryl (diluido 1:2000) en ambos ojos de los animales todavía no afectados del lote problema.
Este tratamiento busca barrer con una solución antiséptica las bacterias que están en proceso de adhesión a la córnea y bajar la carga bacteriana en animales portadores sanos, para cortar la transmisión.
La aplicación debe realizarse con mochila provista de un aspersor, como las que se utilizan para fumigar las plantas.
El control de moscas, el monitoreo de potenciales carencias minerales (cobre, Zinc, Selenio), la separación de los animales afectados para ser tratados y seguir su evolución, completan las recomendaciones para el control de esta problemática.

 

El tiempo de balances llega también para un sector porcino nacional que se mostró activo en el marco de la pandemia por COVID19, resguardando la salud de las personas y avanzando en distintos indicadores.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Juan Luis Uccelli  Consultor en el sector porcino. Ingeniero Zootecnista

Juan Luis Uccelli Consultor en el sector porcino. Ingeniero Zootecnista

El tiempo de balances llega también para un sector porcino nacional que se mostró activo en el marco de la pandemia por COVID19, resguardando la salud de las personas y avanzando en distintos indicadores.
“La actividad primaria cerrará el año con un aumento cercano al 4.5% en cabezas faenadas y de casi el 9% en kilos”, le explicó a MOTIVAR el consultor especializado en el rubro, Juan Luis Uccelli.
Además, el referente destacó: “Ha sucedido algo interesante que fue el aumento del peso de faena de los animales a nivel nacional”.
Finalmente y luego de repasar los principales desafíos del rubro, Juan Luis Uccelli remarcó el resultado alcanzado en términos de márgenes brutos por la actividad (Ver gráfico).

1. ¿De qué manera podrías resumir lo que fue este año 2020 para el sector?

Es una sensación lo más parecido a la Montaña Rusa. Empezamos el año muy bien hasta mediados de marzo, cuando empieza la cuarentena obligatoria a la que se suman varios feriados, disminuyendo la capacidad de faena y provocando un aumento de stock en las granjas. Esto provocó un incremento del peso y una consiguiente baja en los precios, que tuvieron su piso en junio-julio.
En ese momento cambió la tendencia y se mejoraron las cotizaciones, llegando a valores más que interesantes. El que mantuvo vivo al mercado fue la venta de la carne como fresca, llegando meses a superar el 90% de la producción. Otra, que en menor medida creció y mucho, fue la exportación con picos del 8% en junio y promedios del 5.4%.
Del otro lado, la abrupta caída del canal HORECA y de los chacinados.

2. ¿Cuál fue la evolución en la producción primaria en relación con 2019?

El sector primario tendrá un aumento cercano al 4.5% en cabezas faenadas (bajo en el promedio de los últimos 19 años) y de casi el 9% en kilos. Ha sucedido algo interesante que fue el aumento del peso de faena de los animales. En los meses de abril-julio por la complicación de colocarlos, pero en los últimos meses por decisión de los propios productores que frente a mejores precios mantuvieron la venta de animales pesados. No se observa una caída en la cantidad de productores que, a pesar de las dificultades, continuaron en el negocio. Es importante remarcar que, en los momentos malos, los cereales no mostraron una fuerte alza y cuando esta sucedió, los precios del cerdo acompañaron.

3. ¿Y en materia de margen bruto? ¿Qué año tuvo el negocio?

En relación con la primera pregunta, a principio de año los productores pensaban en un año bueno, en los momentos de baja de precio, en un año pésimo y de agosto para acá, nuevamente en un año bueno. La realidad marca que siempre hubo un MB positivo con meses de valores cercanos al “0”, pero también con meses superiores al 29%. El promedio hasta noviembre fue del 18.4% en dólares.

4. ¿Cómo las unidades productivas y el resto de los eslabones se adecuaron al contexto de pandemia para poder seguir abasteciendo al mercado?

En primer lugar, se priorizó la salud del personal de los distintos eslabones de la cadena, existiendo pocos problemas de COVID 19 y manteniendo en todo momento el funcionamiento de la producción, faena, desposte y comercialización de carne para los consumidores y el mercado exportador. Otros países como EE.UU. tuvieron infinidad de problemas en especial en las plantas de faena.
En segundo lugar y ante una experiencia totalmente novedosa, se mostraron las habilidades para sobrellevar la situación, con un cumplimiento estricto de las medidas de bioseguridad, algo habitual en las granjas porcinas, pero que también se demostró en las plantas industriales.

5. ¿Cuáles son los desafíos desde el aspecto sanitario para aumentar la productividad, como para lograr acceder a nuevos mercados?

Argentina es uno de los países que mejor status sanitario porcino tienen en el mundo, resultado de un trabajo coherente y constante entre el SENASA y el sector público que se afianzó en la campaña de erradicación de la Peste Porcina Clásica que concluyó en el 2005 con el reconocimiento internacional.
Actualmente se está trabajando en el armado de “compartimentos” figura reconocida por la OIE, especialmente por el tema Aftosa, ya que el país es libre con vacunación y los cerdos no se vacunan y podría generar la apertura de nuevos mercados.
El tema compartimentos está nuevamente en la consideración de varios países, en especial los europeos, por el avance de la Peste Porcina Africana.

6. ¿Qué 2021 imaginás para la actividad en general y en particular para los productores de todo el país? 

Ya no será sorpresa como el presente para el COVID19 y seguirá habiendo demanda mundial de alimentos en general y carnes en particular. En Argentina es un año electoral, habrá más plata en los bolsillos magros de los argentinos y habrá oportunidades para el crecimiento de la carne de cerdo, que se ubica en mejores circunstancias, por estar lejos del techo de consumo. Los productores quieren crecer, pero la imposibilidad de recuperar el IVA de las inversiones es un fuerte freno que el Gobierno deberá atender.Produciremos más carne, por la misma estrategia que lo hicimos este año, aumentando el peso de faena de los animales.

 

Juan Roô. “Estamos camino a una certificación PICS para nuestras plantas de elaboración”.

Juan Roô. “Estamos camino a una certificación PICS para nuestras plantas de elaboración”.

El gerente general de CDV, Juan Roô, analizó el desempeño del laboratorio en 2020, repasó los cambios impulsados por la pandemia y destacó el crecimiento de los planes sanitarios aplicados sobre los rodeos bovinos.

Sin dudas este fue un año distinto, desafiante y complejo desde el inicio de la pandemia por COVID19. Que la producción agropecuaria y nuestra industria veterinaria fueran declaradas esenciales desde un comienzo, no quiere decir que no hayamos tenido que reconvertir toda la capacidad operativa”. Con estas palabras definió Juan Roô, gerente general en el Laboratorio CDV, lo que ha sido este 2020 para una empresa que logró adaptarse, cuidar la salud de las personas que allí trabajan e incluso, crecer respecto de años anteriores.
“Paradójicamente fue un año excepcional en materia de resultados”, dejó en claro Roô en el marco de una entrevista publicada en la Revista CDVet que edita el laboratorio, donde también explicó: “Si bien tuvimos que tomar muchas medidas, adecuarnos a diversas situaciones sobre las cuales no había experiencia previa, CDV logró crecer en producción y ventas, tanto en Argentina, como en mercados internacionales. Superamos las expectativas”.
A continuación, Juan Roô destaca la consolidación de la planta de elaboración de vacuna antiaftosa, anuncia nuevas inversiones y refuerza el rol estratégico de los profesionales veterinarios como difusores de las tecnologías sanitarias con las que hoy cuentan los productores ganaderos para hacer frente a la demanda local e internacional de carne bovina.

¿Cómo fue el proceso de adecuación al contexto de pandemia en CDV?

En materia de prevención sanitaria, asepsia e higiene, mantuvimos las precauciones y metodologías de trabajo que habitualmente se emplean en las plantas de elaboración de productos biológicos de CDV.
Nuestra gente estaba ya acostumbrada al uso de barbijos, a mantener distancia, a lavarse las manos, ducharse, usar cofias, anteojos, guantes… Son medidas habituales, más allá de las cuales se profundizaron las acciones de limpieza y se reorganizó el arribo de las personas a las instalaciones.
Pusimos en marcha cambios e inversiones, como la realizada en el traslado del personal de su casa a la planta y viceversa, dejando de lado el transporte público y cubriendo el 100% de estos nuevos costos.
Claro que fuera del personal productivo, el resto del equipo de CDV se mantuvo trabajando desde sus casas, conectados vía distintas plataformas, desde las cuales las distintas gerencias se coordinaron con sus equipos para definir las acciones. Hoy nos encontramos retornando a las oficinas.

¿Cuál es el aprendizaje respecto de las metodologías empleadas estos meses? ¿Reemplazarán lo que se venía haciendo?

Hemos conversado respecto de este tema tanto con las áreas gerenciales de la empresa, como también en el marco de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove), de la cual CDV forma parte junto a las principales compañías nacionales y multinacionales que operan en el país. Considero que algunas cosas quedarán y otras cambiarán sin dudas.
Claro que se puede aprender mucho de las herramientas que ya teníamos, pero usábamos poco. Por ejemplo, en el campo de las capacitaciones a distancia. Más allá de esto, entiendo que el vínculo presencial volverá, fundamentalmente en un rubro como el ganadero.

¿Qué cambió para que se incrementara la adopción de tecnología y principalmente vacunas en los rodeos bovinos?

Soy un convencido de que esta mayor demanda y cumplimiento de objetivos están dados por una mayor participación de los veterinarios a campo y una mayor interacción con los dueños de dichos establecimientos.
En estos meses, los veterinarios fueron más consultados. Y cuando eso ocurre, los planes sanitarios se aplican más y mejor, las dosis crecen y las pariciones también.
En un análisis económico que haga cualquier productor que invirtió más este año en prevenir la aparición de enfermedades en su rodeo, se dará cuenta que la inversión en sanidad tiene una rentabilidad muy alta por permitir expresar el máximo potencial productivo de los animales.
Es un círculo virtuoso: menos pérdidas evitables, más carne para exportar, más divisas para el país, más consultas a los profesionales, más terneros disponibles. Este año llegaremos probablemente a las 900.000 o 1 millón de toneladas de carne bovina exportadas como récord histórico. Y tenemos demanda por el doble, quizás. Es posible abastecer este mercado, sin descuidar el consumo interno de los argentinos. Espero que esta prueba de que la prevención y las tecnologías sirven se vea reflejada en la continuidad de las inversiones.
Es válido destacar el trabajo que hemos realizado como empresa en este sentido, sobre las bases planteadas en el Plan Sanitario Productivo que promueve Caprove desde hace años. Es clave subrayar la labor que ha realizado la Cámara este año, fomentando un intercambio muy productivo entre los líderes de las compañías del sector.
No tengo dudas que cuando veamos los resultados productivos de este año, veremos que serán mejores que en los anteriores, aunque con un claro potencial hacia adelante.

¿Qué valor se le otorga a haber logrado mantener un abastecimiento continuo durante toda la pandemia?

En CDV trabajamos siempre bajo el concepto de una Sola Salud.
El hecho de que la producción de alimentos y la sanidad animal hayan sido exceptuadas de cumplir con las medidas de aislamiento obligatorio hizo que no se detengan las vacunaciones, ni se produzca ningún tipo de desabastecimiento.
Claro que en un principio se encendieron las alarmas con los stocks e insumos mínimos para que las plantas funcionen con sus áreas de bioseguridad y demás, pero ha sido un enorme éxito el modo en que logramos aportar a que el país no detenga ni sus vacunaciones antiaftosa, ni las ligadas a brucelosis bovinas, ni tantas otras con las que CDV vuelca su tecnología al mercado.

«Pudimos mostrar que las vacunas sirven y tienen efecto, lo cual quedará aún más claro cuando veamos el aumento en los índices productivos de este 2020 en relación con años anteriores. Hay una mejor visión de la sanidad preventiva por el productor y el veterinario».

¿Cuáles son las expectativas para 2021?

La primera incógnita es la macroeconomía argentina. Como empresa el desafío es este de cara a 2021.
No podemos perder de vista que, si bien el sector agropecuario cierra un buen año, probablemente la economía nacional caiga entre un 8 y un 12% en relación con 2019. Habrá muchos sectores a los cuales seguramente les costará mucho recuperarse de la crisis causada por el COVID19.
Si bien soy optimista, esta no deja de ser una preocupación.
A nivel del laboratorio, en 2021 nos propondremos seguir creciendo tanto en producción, como en ventas locales, pero con un fuerte foco en el mercado exportador. Tenemos muchos países por explorar en los cuales hace tiempo que venimos trabajando.
Estamos camino a una certificación PICS de nuestras plantas de elaboración. Invertimos grandes volúmenes de dinero en estándares de calidad para certificar este tipo de normas internacionales, que nos permitirán avanzar tal como pretendemos con nuestras líneas de vacunas tanto en África, como en Oriente Medio, Australia, Nueva Zelanda y otros países de Europa. Hoy estamos próximos a lograr nuestros primeros registros en Rusia, por ejemplo.

¿Y en materia de inversiones?

En el marco de nuestro plan de crecimiento a 5 años, proyectamos avanzar en la construcción de una tercera planta de elaboración de biológicos.
En 2021 estaremos invirtiendo cerca de US$ 2 millones en nuevas áreas productivas en la Planta 1 con la que contamos en el Parque Industrial de Pilar y diversas tareas mantenimiento también en la planta de vacunas contra la fiebre aftosa.
La nueva planta que proyectamos sería un complemento a la producción de antígenos virales y bacterianos clásicos que se realizan hoy en la Planta 1, la cual se focalizará en seguir elaborando vacunas contra la brucelosis y la tuberculosis bovina, así como la línea para peces y una mayor capacidad para abastecer el trabajo coordinado que mantenemos con Vetanco, empresa para la cual escalamos y elaboramos muchos de sus nuevos desarrollos.
Más allá de esto, en 2021 CDV seguirá sumando colaboradores a su equipo, alcanzando los 230 empleados.
Sin dudas, estaremos todos consustanciados con el objetivo de lograr las certificaciones mencionadas, en favor de impulsar la expansión internacional de la empresa.

Fuente de la información: Revista CDVet.

AVANZA EL PROYECTO DE TRAZABILIDAD

“Productores ganaderos y asesores veterinarios podrán conocer el origen y componentes de cada una de las vacunas de CDV gracias a una codificación que pondremos en marcha próximamente y estará visible en las etiquetas de todos los productos”, adelantó Juan Roô.
Según el referente de CDV esta situación le permitirá a la cadena de distribución escanear un código y poder tener la identificación única para mejorar la administración y control, minimizando errores.
Además, cada etiqueta de las vacunas para bovinos del Laboratorio CDV incorporará un código QR para acceder a la información técnica de forma rápida y sencilla.

Vale la pena traer a cuenta este refrán popular a la hora de realizar un último análisis de lo que fue 2020, el año de la pandemia, para la industria de la sanidad animal en Argentina.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Vale la pena traer a cuenta este refrán popular a la hora de realizar un último análisis de lo que fue 2020, el año de la pandemia, para la industria de la sanidad animal en Argentina.
Pero volvamos al dicho.
“En la cancha se ven los pingos” hace alusión a la importancia de no sacar conclusiones antes de tiempo acerca de algo que todavía no ocurrió, así como también a la importancia de dejar demostrar las competencias de una persona o sector para confirmar cómo se desempeña…
Y vaya que los profesionales y empresas ligadas al sector veterinario han sabido desempeñarse en los últimos meses frente a las múltiples restricciones planteadas por la crisis sanitaria desatada por COVID19.
¿Será este el año en que se pueda demostrar en los hechos la relevancia de invertir en planes sanitarios? ¿Coincidirán los resultados productivos 2020 con el incremento en la utilización de vacunas sobre los bovinos?
Seamos claros.
Desde siempre, uno de los desafíos del sector veterinario ha sido el de poder demostrar a los usuarios de su productos y servicios que su intervención no solo es estratégica sino también redituable económicamente.
¿Surgirán nuevos trabajos realizados sobre la sanidad aplicada en 2020 versus años anteriores para demostrar que la promesa de valor se cumple?
Ojalá.
Sería realmente importante poder reforzar en la mente de los productores ganaderos argentinos que estuvieron bien en invertir, que valió la pena volver a acercarse a las veterinarias y que es imprescindible ajustar cuestiones básicas de manejo y sanidad para lograr el máximo rendimiento productivo de los animales.
Las vías de comunicación se volvieron a abrir y el canal comercial veterinario ha dado muestras de su potencial. En el campo y también en la ciudad.
Tantas veces cuestionada la capacidad de los profesionales a la hora de estimular el grado de medicalización de las mascotas en nuestro país, durante los momentos más estrictos de aislamiento social obligatorio, las veterinarias salieron a la cancha y mostraron todo su potencial.
¿Se podrá mantener el vínculo con todas estas personas que adoptaron un cachorro y fueron por primera vez a la veterinaria? ¿Se los perderá de vista esperando que vuelvan “en unos años”, como suele ocurrir?
Los aprendizajes son diversos y consideramos que en muchos casos positivos.
La intervención de los veterinarios en la salud y el bienestar de los animales es siempre positiva y, cuando ocurre, sin dudas aumenta el potencial de brindar cada vez más productos y servicios. El año 2020 fue una muestra de ello y abrió la puerta a nuevos paradigmas, todos favorables para el sector.
¿Habrá sido el año de la pandemia la confirmación de que lo que tantas veces se dijo, efectivamente funciona?
Ofrecer, demostrar y difundir.
En estas tres acciones parecería poder resumirse el tremendo desafío de todo el sector veterinario frente a una nueva realidad que empieza a dar en este 2021 sus primeros pasos.

Lectura sugerida

El Senasa, el INTA y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación difunden información básica pero relevante sobre la rabia paresiante en el país: su alcance e impacto.
PEDILO A REDACCION@MOTIVAR.COM.AR

Canal de YouTube. Los distintos contenidos en video generados desde la Federación ya están disponibles en la plataforma.

Canal de YouTube. Los distintos contenidos en video generados desde la Federación ya están disponibles en la plataforma.

El presidente de la FEVA, Héctor Otermín, destacó la importancia de que aquellos profesionales que así lo decidan puedan vacunarse para continuar su actividad, considerada esencial. ¿Cuál fue el aprendizaje 2020? ¿Qué viene por delante para la profesión?

Guadalupe Varelli
guadalupe@motivar.com.ar

Otermín. Presidente de la FEVA.

Otermín. Presidente de la FEVA.

El propósito de la Federación Veterinaria Argentina es representar y defender la profesión, promover la formación para un mejor ejercicio profesional y apoyar a sus entidades de base que son los colegios y consejos de las diferentes provincias del país.
En la persecución de estos objetivos y de tantos otros que se destacan, por ejemplo, en la página Web www.federacionveterinaria.com.ar, la entidad se enfrentó durante 2020 a un escollo impredecible: la pandemia por COVID19.
Para analizar de qué manera lograron avanzar en este contexto y adelantar cuáles serán sus planes para el corto y mediano plazo, MOTIVAR dialogó con el M.V. Héctor Otermín, presidente de la FEVA. “Los profesionales veterinarios fuimos y somos considerados esenciales frente al contexto que atravesamos. Pudimos seguir desarrollándonos más allá de las adversidades, cumpliendo con nuestras obligaciones”, destacó Otermín, para luego reforzar: “En base a esto, hemos enviado una carta al ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, solicitando prioridad cuando se comience con las vacunaciones contra COVID19. Queremos que los veterinarios tengan esta prioridad para que aquellos que quieran vacunarse puedan hacerlo”.
Más allá de esto, nuestro entrevistado resaltó el avance tecnológico logrado por los veterinarios en los meses de pandemia, las acciones realizadas de manera digital por la entidad y el mayor impacto que el concepto de Una Salud ha logrado imponer.
“Existe una mayor conciencia en cuanto al vínculo existente entre las enfermedades de los animales y las personas, pero entiendo que aún falta profundizar la comunicación para llegar con el mensaje adecuado a todos los profesionales del país”, aseguró Héctor Otermín, quien también destacó el desempeño de la FEVA desde su página Web y redes sociales, tanto como el lanzamiento de su propio Canal de YouTube.

MOTIVAR: ¿Cuáles fueron los principales temas que abordó la FEVA en 2020?

Héctor Otermín: Si bien nos vimos sorprendidos por el inicio de la pandemia y eso llevó a que se suspendan algunas actividades, como el Primer Plenario de la Federación, ya con la promulgación de la Resolución 11/2020 de la Inspección General de Justicia, que habilitó reuniones y asambleas de forma virtual, pudimos avanzar con la actividad.
A pesar de la imposibilidad de trasladarse, también las comisiones nacionales funcionaron a distancia: participamos en la Comisión Nacional de Enfermedades Porcinas (CONALEP) y en la Comisión Nacional de Enfermedades Equinas (CONASE).
La actividad internacional fue también intensa, ya que la virtualidad posibilitó el funcionamiento de la Comisión Sudamericana de Lucha contra la Fiebre Aftosa (COSALFA) y del Comité Veterinario Permanente del Cono Sur (CVP). Además, participamos de la 25ª Conferencia de la Comisión Regional de la OIE para las Américas.
Continuando con las relaciones inter- institucionales, firmamos convenios con AVEACA y el Laboratorio CDV, del mismo tenor al firmado anteriormente con la empresa Tecnovax.

¿Sienten que quedaron temas pendientes por resolver del año pasado?

Sí. Un tema que nos preocupa es no haber sido convocados a la Comisión Nacional de Brucelosis del Senasa, la cual integramos, encontrándonos en la Consulta Pública con una modificación a la Resolución 67/2019, en la cual consideramos hubiera sido fundamental la participación del profesional privado.
Entendemos como una omisión importante de parte del Senasa que el sector veterinario privado no hubiera participado en esta instancia.
El país crece con el aporte de todos.

¿Cuál es el balance de las acciones digitales realizadas?

Sin dudas que, en materia de capacitaciones a distancia, el Programa de Webinars realizado en el marco del convenio con la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNLPam, fue una actividad de mucha importancia, conectándonos con cientos de profesionales de todo el país para avanzar sobre el tema de Control de los alimentos y diversas temáticas ligadas a la medicina de animales de compañía.

“Un tema que nos preocupa es no haber sido convocados a la Comisión Nacional de Brucelosis del Senasa, encontrándonos en la Consulta Pública con una modificación a la Resolución 67/2019, en la cual consideramos hubiera sido fundamental la participación del profesional privado”.

Percibimos que al profesional cada vez le cuesta más trasladarse para capacitarse y la virtualidad es una herramienta excelente para hacerlo. Un ejemplo de ello fue la alta participación de colegas de los cursos propios de la FEVA, que continuarán en 2021 y sobre los cuales se puede buscar más información en www.federacionveterinaria.com.ar.
Otra acción destacada fue la firma de un convenio marco con AVEACA, entidad con la cual -junto a MARS- realizamos una Gira Federal Virtual, con la cual llegamos a más de 3.000 colegas.
Además, para el Congreso de AVEACA entregamos más de 300 becas a colegas de pequeños animales de todas las provincias, de los colegios y consejos integrantes de la FEVA. También lanzamos un Ciclo de Conferencias sobre Ciencias Veterinarias virtual, bajo el slogan “Una Salud: un compromiso del sector veterinario”.

¿Percibieron también un cambio en el vínculo entre las personas y las mascotas?

Esta es una relación que ha tenido un cambio enorme. Hoy, la mascota es un integrante más de la familia. El conocimiento de los profesionales de pequeños animales ha tenido un importante desarrollo en pos de satisfacer las demandas.
Es así que contamos con especialistas en distintas áreas para controlar adecuadamente la salud de las mascotas.
Desde la FEVA consideramos que la actualización debe ser permanente.
La capacitación y desarrollo de nuevas áreas es una muestra de ello.
Recientemente se ha creado una asociación de Etología. Esto marca que los colegas están viendo que necesitan avanzar en nuevas áreas a través del conocimiento que en definitiva es el que jerarquiza la profesión.

¿Cuáles son las principales acciones que la Federación y los Colegios y Consejos que la integran promueven en el segmento de las mascotas?

Considero que la sanidad, la tenencia responsable y el control poblacional son los principales ejes.
En cuanto a la sanidad, va en consonancia con la salud de la mascota y en contribución de la salud pública, se deben respetar los calendarios sanitarios de vacunaciones y desparasitaciones que comprometen la salud de la mascota y las zoonosis.
En relación con la tenencia responsable, debemos realizar capacitaciones al tenedor de mascotas en cuanto a los cuidados, sanidad, cómo debe elegir una mascota según el lugar que tenga.
Por último, el control poblacional es de suma importancia manejarlo entre todos los actores involucrados ya que existe un denominador común a todos.
Quizás existen diferencias en cómo implementarlo, pero el fin es el mismo, solo se necesita un trabajo mancomunado entre todos: autoridades, ONG, profesionales y Colegios y Consejos profesionales.

¿Cuál es para la FEVA el mayor aprendizaje respecto de lo ocurrido en 2020?

El principal aprendizaje fue la virtualidad, que nos permitió realizar jornadas y participar en las distintas representaciones que posee la FEVA.
Además, este formato permitió la participación de colegas de instituciones chicas que no poseen recursos para viajar.
Esta metodología les permitió participar y ello contribuye al crecimiento y fortalecimiento institucional. Nos parece evidente que esto vino para quedarse y seguramente de ahora en adelante se alternará lo presencial con lo virtual.

Los 6 principales desafíos para la FEVA en 2021

Héctor Otermín, presidente de la Federación Veterinaria Argentina, analizó junto con MOTIVAR los desafíos de la entidad para el año en curso. Ellos son:
1.Reforzar el trabajo interinstitucional participando, por ejemplo, en la Comisión General de Profesionales (CGP) y, dentro de ella, en el área de Salud, junto con otras 13 profesiones.
2.Considerando los buenos resultados logrados en las capacitaciones a distancia, se reforzarán estas acciones mediante acuerdos similares a los que en 2020 se realizaron con la FCV de la Universidad Nacional de La Pampa, por ejemplo.
3.Si bien la misma ya está siendo empleada por profesionales de distintas partes del país, se buscará el reconocimiento oficial de la Libreta Canina promovida tanto por la FEVA como por otras instituciones de la profesión, como FECOVET.
4.Los formatos virtuales promovidos durante la pandemia llevarán también a buscar avanzar en Telemedicina / Telesalud, debiendo realizar un estudio para una correcta implementación.
5.Dado el crecimiento institucional generado, se plantea la necesidad de integrar un Gerente Técnico que optimice el funcionamiento de la FEVA.
6.Avanzar en una investigación sobre cómo se conforma el sector veterinario en Argentina y lograr una fotografía de cómo está estratificada la profesión.

Con cuidado. Muchas veterinarias sumaron mamparas de atención. Foto: Instagram Distribuidora Kronen

Con cuidado. Muchas veterinarias sumaron mamparas de atención. Foto: Instagram Distribuidora Kronen

Las medidas de seguridad e higiene implementadas durante 2020 fueron estratégicas para reforzar la confianza de los clientes en los servicios veterinarios ofrecidos. ¿La clave? Mantenerlas y reforzarlas en 2021.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

La llegada de las primeras dosis de la vacuna, las fiestas, el calor y el amesetamiento en la cantidad de contagios hacia fin de año llevaron a que por momentos parezca que la pandemia terminó; pero no. No es así. De hecho, el COVID19 está cerca de generar la muerte de 2 millones de personas alrededor del mundo, siendo más de 43.000 las registradas en Argentina.
Frente a la posibilidad de volver en los próximos meses a convivir con cuarentenas obligatorias, cierres de actividades y un potencial incremento en los contagios, es que las veterinarias deben estar preparadas.
Los puntos de venta veterinarios estuvieron en 2020 a la altura de las circunstancias, montando protocolos que fomentaron la confianza de sus clientes y de cierto modo ordenaron la dinámica del día a día.
¿Se perderá esa rutina? ¿Nos volverá a dar vergüenza decir que “no” a un mate?
¿Son “hincha …” los que se cuidan?
No sabemos qué hará cada quien, pero sí que funcionó cuidarse y cuidar a los demás, generando empatía con la sociedad. Funcionó que en donde se ofrecen servicios médicos para animales, se respetaran medidas de higiene y seguridad. Se jerarquizó la actividad.

Codo a codo. Barbijo, distancia y respeto son medidas básicas.

Codo a codo. Barbijo, distancia y respeto son medidas básicas. Foto: Instagram Veterinaria Hernández

Proponemos 5 acciones para mantener la guardia alta y estar preparados para responder a situaciones que -ahora sí- ya vivimos.

1. Asegurar los insumos y productos

Las veterinarias deben asegurarse los recursos necesarios para su funcionamiento en épocas de pandemia. Habrá que volver a invertir en barbijos, guantes, geles, alcohol y desinfectantes. Es clave proyectar las posibles ventas para los próximos meses, a fin de asegurar el stock necesario para no dar falta a los clientes por un error de planificación.

2. Organización y protocolos

Será clave no flexibilizar las acciones por medio de las cuales las veterinarias lograron establecer una cantidad máxima de personas dentro del local; así como tampoco dejar de fomentar el lavado de manos al ingreso, la atención con turnos y el uso del tapabocas puertas adentro.
Además de ser medidas básicas de higiene y seguridad, sirven para reforzar la percepción favorable de los clientes hacia el servicio que se brinda.

3. Definir diferentes escenarios

¿Cómo se adecuarán sus veterinarias al retorno de otra cuarentena obligatoria? ¿Definieron un servicio de entrega puerta a puerta? ¿Ya adoptaron alguna plataforma que les permita generar reuniones que reemplacen viajes? Pensar en los distintos escenarios que vivimos en 2020 y planificar potenciales respuestas en 2021 es la base sobre la cual poder avanzar.

4. Cuidar al personal de la empresa

Resulta vital dialogar con los equipos de trabajo, explicar la realidad de la veterinaria y describir el plan de trabajo. En la medida de lo posible, es clave mantener el positivismo, tanto como transmitir a los colaboradores la importancia de su trabajo y garantizarles medidas básicas para su cuidado y el de sus familias.

5. Dar seguridad y confianza

Es realmente importante brindar a los clientes seguridad en cuanto a que pueden recurrir a las veterinarias o contactarse mediante medios digitales. En el local: compartir recordatorios y pautas de convivencia. Vital será mostrar preocupación por la limpieza y desinfección de los espacios. Las veterinarias deben seguir funcionando y brindando el mejor servicio, sin olvidar que vivimos un momento sensible, donde el lenguaje y los modales pueden afectar positiva o negativamente los mensajes.

Pioneros. El laboratorio es el primero del rubro de vacunas veterinarias en incorporar el sistema de codificación en Argentina, más allá de que aún no es una exigencia del Senasa.

Pioneros. El laboratorio es el primero del rubro de vacunas veterinarias en incorporar el sistema de codificación en Argentina, más allá de que aún no es una exigencia del Senasa.

El laboratorio anunció la codificación con Datamatrix y QR de todos sus productos durante 2021. ¿Cómo ve el Senasa esta novedad? ¿Qué opinan los distribuidores? Todo, a continuación.

Nicolás de la Fuente
redaccion@motivar.com.ar

En agosto de 2013 y por medio de la Resolución 369, el Senasa creaba el Sistema de Trazabilidad de Productos Fitosanitarios y Veterinarios, siendo alcanzados en primera instancia productos como el estradiol, los promotores de crecimiento no hormonales y los psicotrópicos (ketamina).
De allí a esta parte, la trazabilidad de nuevos productos ha sido siempre un tema de debate en el sector. Pero algo ha cambiado en los últimos tiempos.
Hoy, a la voluntad del servicio oficial por avanzar en este camino se suma una cadena de distribución que ve en este tipo de acciones una serie de ventajas también para su trabajo logístico de todos los días.
Y esto quedó demostrado en la Cumbre de la Industria Veterinaria Argentina organizada por MOTIVAR de manera virtual en diciembre pasado: más del 50% de los distribuidores encuestados en vivo durante CIVA 2020 destacó que el principal desafío de 2021 será poder avanzar en la codificación de los productos veterinarios, incluso por sobre otros ligados a la cadena de pago, la inflación, etc.

CDV da el primer paso

En este contexto, fue hace unas semanas que desde el Laboratorio CDV se oficializó el resultado de un trabajo que distintas áreas de la empresa venían llevando adelante desde hace un tiempo.
“Durante 2021 todas las vacunas y reactivos que elaboramos incorporarán un sistema de codificación individual que permitirá garantizar su trazabilidad total”, aseguró el gerente general de la empresa, Juan Roô.
Y agregó: “Somos la primera empresa del sector en avanzar en este sentido sin que exista todavía una legislación oficial que así lo exija. Estamos atentos a las necesidades del sector y esta decisión va en ese sentido”.
También Fernando Matticoli, director comercial del laboratorio, se manifestó respecto de la novedad.
“De esta manera, CDV es pionero en introducir en el mercado de vacunas y antígenos veterinarios para grandes animales un código Datamatrix validado por GS1”, aseguró. Y completó: “Esta es una innovación para nuestro sector. Así, la cadena de distribución tendrá la facilidad de poder escanear la identificación única de cada vacuna de CDV para mejorar la administración, tiempos y control, minimizando desvíos y pérdidas”.

“Esta es una excelente iniciativa. Se trata de una acción proactiva de parte de la industria, que apunta a que la trazabilidad de los productos sea efectiva y en tiempo real”. Federico Luna, Senasa.

Más allá de esto, vale decir que los productos de la compañía incorporarán también un segundo código (QR), a partir del cual e incluso desde un celular, productores ganaderos y veterinarios podrán acceder a información técnica y composición de cada una de las vacunas de CDV.
“Es clave destacar que el proyecto de adecuación de las etiquetas y el equipamiento necesario para el agregado y lectura de los códigos ha sido fruto del trabajo de un equipo multidisciplinario, en donde participaron varias áreas de la empresa como Asuntos Regulatorios, QA, IT, Planificación, A&F o Compras, Producción, Ingeniería y Marketing, entre otros”, concluyó Juan Roô.
“Desde CDV nos adelantamos y venimos trabajando hace más de un año para poder incorporar esta mejora a toda nuestra línea durante 2021 y esperamos que el resto del sector se sume a la iniciativa y que así la industria veterinaria argentina esté a la vanguardia en materia de trazabilidad individual”, aseguró Fernando Matticoli, director comercial en CDV.

Las repercusiones

Consultado por MOTIVAR respecto de este tema, el director de Productos Veterinarios del Senasa, Dr. Federico Luna, manifestó: “Esta es una excelente iniciativa. En primer lugar, porque es una acción proactiva de parte de la industria, que apunta a que la trazabilidad de los productos sea efectiva y en tiempo real. Además, la inclusión de este tipo de tecnologías permite vincular información de valor que respalda al producto: estudios, validaciones, fechas de vencimientos”.
Y reforzó: “Es un avance importante especialmente en el caso de las vacunas, por la sensibilidad que requieren en materia de cadena de frío y control de puntos críticos. Es muy importante contar con trazabilidad”.
Más allá de esto, Federico Luna amplió su visión: “Las Buenas Prácticas de Manufactura (GMP) exigen la trazabilidad de los productos que elaboran los laboratorios. Además, es una demanda del sector de la distribución de productos veterinarios, porque la tecnología permite hacer una expedición y un sistema de movimiento de stock más eficientes”.

“Es clave que los laboratorios comiencen a incluir códigos en sus productos: así se profesionaliza el canal y los distribuidores podemos ser aún más eficientes en nuestro trabajo”. Daniel Otamendi, de CADISVET.

Y fue precisamente para profundizar sobre este último punto que MOTIVAR tomó contacto con Daniel Otamendi, presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores de Productos Veterinarios.
“Es clave que los laboratorios comiencen a incluir códigos en sus productos ya que es una acción que profesionaliza el canal. Con estas herramientas, los distribuidores podemos ser aún más eficientes en nuestro trabajo de todos los días”, nos explicaba el directivo de CADISVET.
Y avanzó: “En el caso de las vacunas esto es muy importante para poder hacer un mejor seguimiento y resguardo de la cadena de frío y lograr más eficiencia a la hora de entregar los productos en las veterinarias”.
También en este caso Otamendi sostuvo que la codificación de las vacunas veterinarias jerarquiza al sector y amplía su potencial.
Finalmente, fue oportuno dialogar con Roxana Saravia, de GS1 Argentina, en la búsqueda de más información sobre los códigos DataMatrix y QR como los que el Laboratorio CDV incorporará a todas sus vacunas y reactivos durante el año 2021 (Ver recuadro).
“La utilización de estándares es un gran paso para el sector porque facilita el comercio. Los estándares GS1 son los más utilizados a nivel mundial, permiten tener una codificación clara y precisa, y ayudan a compartir los datos utilizando técnicas fáciles de implementar e independientes de la tecnología”, explicó Saravia en diálogo con MOTIVAR.
Además, la experta dejó en claro que el mayor beneficio para toda la cadena es lograr procesos más eficientes, digitalizar la captura y registro de datos y disponer de información en línea.
¿Para qué? Para de esa manera, tener una cadena que pueda lograr un correcto seguimiento y trazabilidad de los productos.
“Desde GS1 invitamos al sector a continuar trabajando para definir los pasos que se deben dar para ser más eficientes, lograr visibilidad y trazabilidad para productos confiables”, completó Roxana Saravia.

Características de los códigos Datamatrix y QR

Aprovechando el diálogo con Roxana Saravia, (GS1 Argentina), MOTIVAR consultó sobre las características de los códigos Datamatrix y QR. La experta explicó que ambos son códigos bidimensionales que se han comenzado a utilizar en sectores de salud por su gran capacidad para almacenar datos en poco espacio.
“El código GS1 DataMatrix corresponde a la versión ECC200 que tiene una capacidad de corrección de errores para eliminar los problemas de distorsión y son fácilmente legibles, incluso cuando se imprimen en pequeñas dimensiones.
Cuenta con una alta fiabilidad de lectura gracias al sistema de información de 2 dimensiones, y es muy utilizado en la industria para compartir datos”, describió Saravia. Y agregó: “En cambio, el código QR es más conocido por su uso en acciones de marketing, generalmente vemos este código en diferentes anuncios y es fácilmente utilizado por los consumidores para acceder a información”.
Vale decir que, GS1 ha lanzado un nuevo estándar en códigos QR llamado Digital Link. Este código tiene la novedad de que puede ser usado para acercar al fabricante con el consumidor: a través de una url permite mostrar información del producto o acciones específicas de marketing, etc, como también codificar información que puede ser utilizada en la cadena logística, en controles fiscales y otros usos, facilitando el acceso a datos de trazabilidad.

Ilustrativo. Así se verán los códigos en las etiquetas de CDV.

Ilustrativo. Así se verán los códigos en las etiquetas de CDV.

Mano a mano con el MV. Walter Luján, Presidente del Distrito IV del Colegio de Veterinarios de Buenos Aires, quien comenta cómo se preparan los veterinarios de la zona para recibir turistas y mascotas en la temporada.

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

MV. Walter Luján  Presidente del Distrito IV del Colegio de Veterinarios de Buenos Aires.

MV. Walter Luján Presidente del Distrito IV del Colegio de Veterinarios de Buenos Aires.

El Distrito IV del Colegio de Médicos Veterinarios de la provincia de Buenos Aires abarca siete partidos: además de Mar del Plata, que es la cabecera, lo integran importantes ciudades como Necochea, Miramar y Santa Clara del Mar, las cuales también reciben gran afluencia turística en las temporadas altas, como es la de verano.
Los profesionales ven incrementada su actividad en estos meses, pero en especial, quienes se dedican a la atención primaria de los animales de compañía. Así lo aseguró Walter Luján, médico veterinario y presidente del Distrito IV que, en esta oportunidad, dialogó con MOTIVAR acerca de cómo se preparan los veterinarios de la zona para recibir tanto a los turistas, como a los perros y gatos que viajen con ellos en esta temporada.
“En este año particular signado por la pandemia, en general las veterinarias mantuvieron su actividad, e incluso en algunos casos la han incrementado. Estimamos junto con otros colegas que esto se debe a que la situación de cuarentena llevó a que los dueños de las mascotas pasaran más tiempo con ellas y se dedicaran más a su cuidado”, aseguró Walter Luján.

1- ¿Cuáles son las expectativas de los veterinarios en cuanto a la temporada de verano 2021?

Apoyándonos en los informes de organismos públicos y privados -que muestran un importante nivel de reservas en alojamientos- sumado a los propietarios de inmuebles en la ciudad, si bien no va a ser una excelente temporada debido al contexto, creemos que la actividad se verá incrementada.
Esta proporcionalidad entre la llegada de turistas y el aumento de la actividad tiene que ver con él concepto de mascota. En la actualidad, es un integrante más de la familia y como tal, demanda y recibe los mismos cuidados que cualquiera de sus integrantes.

2-¿Suelen ser meses de más trabajo o también son usados por los profesionales para tomarse vacaciones?

En general, quienes desarrollamos la actividad en las ciudades turísticas, formamos parte de la red de servicios disponibles. Tenemos una doble responsabilidad: como profesionales que brindamos un servicio de salud y como residentes comprometidos con nuestra ciudad en atender y asistir a quienes la visitan.
En el caso particular de Mar del Plata, que contamos con más de 700 mil habitantes, hay profesionales que desarrollan su actividad en zonas de la ciudad donde la actividad turística no incide directamente, pero comúnmente las vacaciones las planificamos para el resto del año.
Respecto a la veterinaria como unidad económica, el incremento de la actividad en estos meses nos permite ser más eficientes y mejorar el ratio ingresos / costos del año, lo que resulta en un incentivo adicional para posponer nuestro descanso.

3- ¿Se ha modificado la rutina diaria de los veterinarios del distrito en estos meses de pandemia?

Claramente y un ejemplo es la modificación en el trato con los clientes, que se ha vuelto naturalmente más distante. La utilización de barbijo hace más difícil reconocer a los nuevos, al igual que la hospitalidad con los clientes se ha modificado. Otro aspecto es la rutina de trabajo, donde debimos incorporar procedimientos de sanitización y también la metodología de consultas, donde las mismas a domicilio se han incrementado notablemente.

4- ¿Hay alguna recomendación especial en cuanto a protocolos para las veterinarias que estén abiertas?

Teniendo en cuenta el rol de garante de una sola salud que desempeña el veterinario y considerando los lineamientos de los organismos nacionales y provinciales, se elaboraron protocolos especiales y se procuró mantener actualizados a los matriculados respecto de distintos procedimientos. Desde el Distrito fuimos categóricos en cuanto a lo estricto que debía ser su aplicación y cumplimiento; y nuestros matriculados así lo han entendido e incluso actuaron como docentes con sus clientes, informando sobre la gravedad de la situación y la importancia de la higiene y el aislamiento para prevenir la propagación del virus.
A los clientes se les indica concurrir a la veterinaria en lo posible con cita previa, en el local contar con la higiene adecuada y elementos de sanitización, usar alcohol en gel, admitir un solo acompañante por mascota y demás.

5- ¿Cree que este contexto revaloriza el rol de los veterinarios en la sociedad? ¿Coincide en que deben tener prioridad en la vacunación contra COVID19?

Así es y esto quedó evidenciado en el DNU 297/20 del Poder Ejecutivo Nacional, declarando a las veterinarias como servicio esencial, junto a otras 24 actividades.
A modo personal, considero que el rol del veterinario no cuenta con la prensa que si tienen otras profesiones. Muchas veces se asocia al título veterinario con las mascotas, cuando si bien es una rama importante de nuestra profesión, el ámbito de actuación es mucho más amplio.
El veterinario participa en la producción agraria generando alimento y contribuyendo con el sector productivo a generar divisas para el país, en la salud humana, en el ámbito académico, etc. No es menor: desatada la crisis sanitaria mundial, ahí estábamos los veterinarios siendo esenciales para nuestra sociedad.

6- ¿En qué acciones de concientización trabaja el Distrito en favor de seguir revalorizando esta situación?

Trabajamos permanentemente con organismos oficiales. En julio realizamos un convenio con Zoonosis Urbana de Buenos Aires para reforzar la campaña de vacunación antirrábica, donde participaron más de 80 profesionales. También realizamos entrevistas en diferentes medios de comunicación para resaltar el rol del veterinario y particularmente en este contexto de pandemia se creó un listado de profesionales que se puso a disposición de las autoridades.
Iniciamos una campaña de concientización sobre la importancia de consultar al veterinario y de adquirir medicamentos solo en las veterinarias y más acciones en redes sociales.

La buena comunicación con los clientes es clave para ejercer una tarea que suele incomodar, pero que tiene una vital importancia para el negocio.

Javier Sánchez Novoa
www.consultoramercader.com

Nunca les pasó que les preguntaran: “Dr. / Dra., ¿le debo algo?”.
En este momento es cuando frenamos por un momento y nos reafirmamos diciendo: “Claro, mi profesión como veterinario/a es un medio de vida, hay una contraprestación a cambio de mis servicios, y es el dinero”… pero muchas veces decimos esto cruzando los dedos para que el cliente aplique el sentido común, entendiendo la necesidad de cobrar estos honorarios.
Obviamente, esto no pasa siempre, de lo contrario estarían muy complicados financieramente y sería imposible mantener una actividad que involucra costos fijos y variables que ponen en vilo la salud financiera de la empresa veterinaria.
Aun haciendo este razonamiento, el momento de cobrar los honorarios los puede dejar en una situación aparentemente “incómoda”. Muchas veces los clientes se esfuerzan para que ustedes se sientan así. ¿Les pasó? ¿Saben por qué?
Cuando el cliente con su mascota llega al consultorio lo hace “cargado/a” de presiones / necesidades emocionales que se suman a la imagen subjetiva que muchos tienen sobre la profesión: que no te tiene que importar el dinero, ya que solo son veterinarios/as porque “les gustan los animales”. Y para cerrar esta fotografía mental, tenemos al paciente con su necesidad física real.
Dado todo este complejo de situaciones, es importante volver a hablar sobre la necesidad de entablar una buena comunicación con el cliente y fijar pautas del rol profesional en una consulta.
Los invito a pensar juntos las posibles razones por las que muchas veces cobrar sus honorarios les genera esta angustia:
No son socios del cliente, ni responsables del cuadro que presenta el paciente. Por lo tanto, traten de no apegarse a un sentimiento de culpa al pedirle estudios complementarios / honorarios. Nadie les ha enseñado a cobrar por algo que es suyo, por lo tanto, se aprende con el tiempo.
Les puede pasar de sufrir un miedo empático: que el cliente piense que son insensibles y materialistas sin vocación y quedar como el villano de la película. Nadie les enseñó a manejar las emociones.
Temor a perder el cliente. Les recuerdo que no todos los clientes son para todos. Si eligen a otro profesional, no se preocupen, no era para ustedes.
La comunicación efectiva es clave: expliquen con simples palabras el cuadro de situación con su mascota; no dejen que el cliente salga del consultorio con dudas.
A la persona que queda con incertidumbre le costará más efectivizar el pago.
Trabajar con tu autoestima, valorar tu trabajo como médico veterinario.
No se dejen llevar por lo que puedan decir de otros colegas, como: “El Dr./a X cobra menos”, seguramente nunca va a poder valorar el trabajo, evalúen si les conviene seguir atendiéndolo.

¿Y entonces?

No hay una regla exacta ni precisa; cada cliente es diferente en cada contexto, pero deben mantenerse en una línea de conducta en relación con el tema de las cobranzas, ya que tienen obligaciones a pagar, proveedores, empleados, alquiler, etc.
Les propongo una tarea para que hagan en casa: organizar el flujo de dinero de la veterinaria. Esto les ayudará a evolucionar en la postura, para poder gestionar el cobro de los honorarios.
Tomen papel y lápiz o un Excel como herramienta ideal y estructuren la actividad tal como se muestra en la Tabla N° 1.
El resultado antes de impuestos mostrará si la veterinaria fue rentable o no, si lo cobrado (ingresos) pudo afrontar los egresos. Con esta herramienta podrán tener un seguimiento de los temidos números de la veterinaria: ellos van a determinar la salud y la viabilidad del negocio. Recuerden el significado del término honorario; hagan valorar su desarrollo profesional, en honor a la profesión.

Este es un extracto del artículo que fue publicado en la Revista 2+2 durante 2020 – www.dosmasdos.com.ar.