fbpx
MOTIVAR – Descargá – Oct 21 – Main

Gigante. Marco Gioso describió cómo se comportan los distintos rubros en su país.

Gigante. Marco Gioso describió cómo se comportan los distintos rubros en su país.

Durante la pasada edición del LATAM Business Veterinary 2021, el experto brasilero Marco Gioso profundizó sobre la actualidad de un mega sector que busca, incluso, seguir creciendo.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Brasil tiene la mayor cantidad de facultades de Veterinarias a nivel mundial y es de los países con mayor tasa de veterinarios por población general”. De este modo inició su segunda presentación en el LATAM Business Veterinary 20201 el experto brasileño Marco Gioso al referirse al mercado brasileño de productos y servicios para las mascotas.
Previamente, Gioso había compartido con los más de 1.000 asistentes que desde toda la región participaron de la iniciativa, con una ponencia sobre “Los grandes inconvenientes y dificultes a las que deben sobreponerse los centros veterinarios”.
Referente de www.vetcoaches.com.br, el brasileño es veterinario y cirujano odontológico (incluso Diplomado por el colegio americano) y no ocultó su pasión por el Coaching y la gestión de clínicas, durante el LATAM virtual 2021 (Ver recuadro).

A los números

“Brasil puede ser una gran oportunidad para muchos empresarios, ya que hay 210 millones de personas y 132 millones de mascotas, de los cuales 52.3 millones son perros y 22.1 millones, gatos (con una fuerte tendencia creciente en este caso)”, aseguró Marco Gioso, para luego avanzar en más cifras de Brasil.

  • Existen 470 facultades de Veterinaria, de las cuales 102 están ubicadas en el estado de San Pablo.
  • Al año, se egresan 10 mil nuevos veterinarios. La mitad de ellos abandonan la profesión en los primeros 5 años. Es marcada la tendencia hacia una cada vez mayor “exportación” de profesionales, principalmente a países como Colombia y también Chile, en la región.
  • Son 203.000 los veterinarios registrados, aunque se estima que, de ellos y ellas, son 160.000 los efectivamente activos. Mientras que son 500 mil los médicos de humana que ejercen en el país.
  • Al menos el 45% de este total de profesionales se dedica a la atención de animales de compañía.

“El mercado pet en Brasil va a seguir creciendo. Hay cada vez más mascotas en los hogares de las personas. Estoy orgulloso de ser veterinario, y ver como crece el mercado veterinario. Antes no se hablaba de emprendedorismo, ni mucho menos de gestión, como lo estamos haciendo en este LATAM Business Veterinary”, aseguró Gioso para luego avanzar con su análisis de mercado. Según sus palabras el mercado de animales de compañía en Brasil pasa los US$ 6.300 millones, que se dividen en las distintas categorías que el disertante presentó (Ver imagen). Allí queda en claro que el 67% del total de esos ingresos se dirigen directamente al rubro de la nutrición de perros y también gatos.
“Las expectativas son siempre crecientes. El mercado de las mascotas en Brasil, como tantos otros, solamente va a crecer a futuro”, destacó el expositor.

Modelos de negocio

Interesante fue también escuchar a Gioso describir cómo se componen los 42.000 establecimientos veterinarios que existen en el gigante de nuestra región.

  • Hospitales veterinarios: 930.
  • Clínicas 24 horas: 26.880.
  • Consultorios: 10.000.
  • Laboratorios de análisis; 3.500 (muchos están dentro de las veterinarias 24 horas).
  • Consultorios ambulatorios: 160.
    “Para que tengan una idea de su peso específico en todo esto, el Estado de San Pablo solo cuenta con 5.400 clínicas 24 horas, 2.300 consultorios y 150 hospitales”, agregó el disertante internacional y referente de la industria brasilera.
Sponsors: Cerca de 100 veterinarios argentinos fueron becados y formaron parte del congreso gracias a Zoetis, Kröneny Myvete Gestión.

Sponsors: Cerca de 100 veterinarios argentinos fueron becados y formaron parte del congreso gracias a Zoetis, Kröneny Myvete Gestión.

¿Cuánto ganan los veterinarios?

En base al disertante y en promedio, un médico veterinario gana en Brasil el equivalente a U$S 10.000 por año, prácticamente la mitad de lo que gana un médico de humano. Al mismo tiempo, Gioso dejó en claro que un odontólogo veterinario incrementa la cifra a los US$ 13.000 al año, habiendo especialistas cirujanos, oftalmólogos y ortopedistas veterinarios que logran facturar entre US$ 3.500 y US$ 10.000 al mes.
Ya en cuanto a los modelos de negocio, quedó claro que la presentación del LATAM Business Veterinary 2021 que se llevó delante de manera virtual por segundo año consecutivo, que en promedio las clínicas 24 horas y los consultorios veterinarios logran facturaciones anuales cercanas a los US$ 110.000, también un poco menos de la mitad de lo que pueden generar las clínicas de medicina humana (US$ 250.000 promedio al año). “Si la idea es montar un hospital veterinario en Brasil, hay que tener mucha motivación para conseguir el éxito. Además de la gestión que tenemos que saber, tenemos que manejar toda la legislación y regulaciones vigentes”, explicó Marco Gioso. Y completó: Más allá de esto, los números son muy buenos, nos entusiasman y nos dejan de cara a una oportunidad muy grande para los próximos años”.

Más información sobre el LATAM 2021 en la Revista 2+2

La cantidad y calidad de mensajes que inundaron el chat en vivo que acompañó durante 3 días las conferencias y testimonios de 15 expertos, fueron uno de los indicadores del éxito alcanzado por la segunda edición del LATAM Business Veterinary 2021 realizado de manera virtual del 20 al 22 de abril pasados. Y así queda reflejado en lo que es la amplia cobertura que la Revista 2+2 le destina a este encuentro en su edición impresa de mayo, cuyos contenidos están también disponibles en www.dosmasdos.com.ar.
Más de 1.000 veterinarios, veterinarias y personas ligadas al sector de animales de compañía participaron desde distintos países de América Latina de lo que sin dudas fue una experiencia única, que buscó generar una vinculación estrecha entre los contenidos, los disertantes, los sponsors y los participantes. Y lo logró.
¿Otro dato? Cerca de 100 fueron los asistentes de Argentina, los cuales en gran medida accedieron a sus becas gracias las empresas que volvieron a apostar por la capacitación de sus clientes en temas como la gestión, el marketing, la comunicación, las ventas y el manejo de los RRHH en las veterinarias. Ellas fueron Zoetis, Kronen (mediante un acuerdo con Brouwer y Tecnovax) y también el sistema MyVete Gestión.
Organizado por Congreso Veterinario de Chile y con el soporte de Asociación de Ideas en Argentina para sus productos MOTIVAR y Revista 2+2, el LATAM fue una vez más conducido por su cara principal, Mariano Tischler, y la moderación permanente de nuestro compatriota, Marcelo Zysman.
Más información en www.dosmasdos.com.ar.

Federico Luna. El referente de Productos Veterinarios en el Senasa dialogó con nuestro medio.

Federico Luna. El referente de Productos Veterinarios en el Senasa dialogó con nuestro medio.

Federico Luna nos explicó cómo es el proceso para la inscripción y venta local.

Guadalupe Varelli
guadalupe@motivar.com.ar

Si de algo habla la sociedad es de virus, prevención y vacunas. En el ámbito de los humanos, el tema lo impuso la pandemia. En el de los animales, las ventas de biológicos que crecieron significativamente en el último año llegando en el caso de los destinados a los animales de compañía, a duplicarse respecto de 2019.
En este contexto, tomamos contacto con Federico Luna, director de Productos Veterinarios del Senasa, para que describa el proceso que realizan los laboratorios previo a ingresar una vacuna al mercado local.
En diálogo con MOTIVAR y mediante una entrevista disponible en www.youtube.com/pmotivar, Luna destacó: “Cuando hablamos de sanidad animal, no hay producto más importante que las vacunas. Podemos utilizar antimicrobianos, antiparasitarios y diversos medicamentos que ayudan a tratar enfermedades, pero la prevención por medio de vacunas es central”.

¿Cómo se aprueban las vacunas?

El primer paso es la presentación de una solicitud de registro por parte de la empresa que quiere fabricar o importar una vacuna. Allí se da cuenta de unos 30 requisitos que hacen al control de calidad de las materias primas, el proceso de elaboración y la calidad del producto terminado.
Los controles que se realizan en esta etapa se refieren a la seguridad y la eficacia. “Que sea segura significa que, cuando esa vacuna se inocula en los animales, no produce ningún daño. Mientras que la eficacia se refiere a la efectiva generación de anticuerpos para prevenir la enfermedad en cuestión”, aseguró Federico Luna.
Si bien en la entrevista se destaca el trabajo de la Dirección General de Laboratorios y Control Técnico, Luna dejó en claro que al momento que ingresa una solicitud de registro, “de acuerdo al tipo de vacuna, se deriva para ser evaluada por los profesionales del laboratorio y, en el caso de que se requiera, se solicitan pruebas adicionales”.
Una vez evaluada la información técnica, el organismo argentino solicita a la empresa que elaborare (o importe) un lote piloto de la vacuna, sobre el que se hacen controles de esterilidad e inocuidad en animales de laboratorio para garantizar su seguridad.
“Además, dependiendo del tipo (como es el caso de aftosa y brucelosis), se hacen pruebas de potencia que buscan corroborar que efectivamente generan una protección real en los animales”, sostuvo Federico Luna.
En el caso de que la elaboración sea local, la planta debe estar habilitada por el ente oficial en cumplimiento de las Buenas Prácticas de Manufactura, entre las que se destacan requisitos vinculados con la bioseguridad de la instalación.
¿Y las vacunas importadas? La empresa debe presentar un certificado emitido por la autoridad sanitaria de origen, donde se consigne el producto, su fórmula completa, y se certifique que la planta en la cual es elaborada cumple con los mismos estándares que los que se piden a nivel local (GMP).
“El Senasa controla todas las series de vacunas antes de ser liberadas al mercado, más allá de los controles que realice la empresa”, agregó Luna, destacando el trabajo de la Dirección de Laboratorios del Senasa, que se encarga de tomar las muestras y realizar controles como pueden ser: esterilidad, potencia o inocuidad. Recién luego de esto, con el certificado de lote aprobado y los aranceles al día, la empresa puede liberar el lote al canal. ¿Lo sabían?.

¿Qué deben saber los veterinarios?

“Deben exigir a su proveedor la garantía de que se respetó la cadena de frío en el traslado de las vacunas. En el rubro veterinario, cada actor de la cadena comercial es responsable por la correcta conservación del producto”, aseguró Luna. Y avanzó. “Los veterinarios deben corroborar el estampillado oficial, que garantiza que la vacuna ha pasado los controles. Es clave revisar la fecha de vencimiento y el número de lote, ya que garantiza la trazabilidad”.
“Junto con el uso de otros productos que mejoran el bienestar de los animales, como los probióticos o prebióticos, las vacunas son herramientas estratégicas que, en el campo de la producción, permiten a los animales expresar su máximo potencial productivo”, cerró Federico Luna.

La medida se hará oficial una vez culminada la 88° Sesión General de la OIE, por medio de una serie de medidas vinculadas al tema.
No te pierdas este adelanto exclusivo de MOTIVAR.

En consideración a la actual pandemia mundial del Coronavirus (COVID-19), la 88ª Sesión General Anual de la Asamblea Mundial de los Delegados Nacionales ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) se celebra en modalidad virtual del lunes 24 al viernes 28 de mayo de 2021. Esto, sin dudas que las distintas sesiones puedan seguirse en vivo en múltiples idiomas.
En ese marco y según fuentes cercanas a MOTIVAR, se aprobó la modificación del Capítulo de métodos de diagnóstico y vacunas de fiebre aftosa, eliminando el método de epitelio lingual bovino como alternativa para la fabricación de vacunas de fiebre aftosa. Este desenlace ya se había anunciado en 2017 y ahora se concretará, luego de haber dado un período de adaptación correspondientes.
¿Por qué es relevante esta noticia en Argentina?
Porque en nuestro país se encuentra la única planta en todo el mundo que mantenía este método de producción basado en el epitelio lingual bovino.
Una vez difundida oficialmente la medida, seguramente se avanzará en la implementación de la misma en nuestro territorio, no estando ya permitida esta metodología de elaboración de vacunas antiaftosa.

Alicia Romero de Colusi, presidente de Bedson. “Bedson es mi segunda casa y me genera mucha satisfacción porque la construí de alguna manera desde la hora cero. Hoy tengo dos intereses que atender que son la gente y la responsabilidad social empresaria. A su vez, con parte de los socios radicados en el exterior, nunca he dejado de venir a la oficina y sostener la impronta que imprimió el Dr. Colusi sobre el vínculo con sus empleados”.

Alicia Romero de Colusi, presidente de Bedson. “Bedson es mi segunda casa y me genera mucha satisfacción porque la construí de alguna manera desde la hora cero. Hoy tengo dos intereses que atender que son la gente y la responsabilidad social empresaria. A su vez, con parte de los socios radicados en el exterior, nunca he dejado de venir a la oficina y sostener la impronta que imprimió el Dr. Colusi sobre el vínculo con sus empleados”.

Bedson nació con el desarrollo de la primera vacuna contra tifosis aviar para el mercado local. Luego, las familias Colusi y Romano encontraron en la fosfomicina para uso animal el fármaco para salir a conquistar el mundo. ¿Cómo fue este recorrido? ¿Cuál es su situación actual?

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

En los océanos del mundo aún hay inmensas porciones que permanecen completamente inexploradas. En el plano empresarial, existe una teoría que señala algo similar: hay espacios “ocultos” donde las compañías que los descubran pueden encontrar una oportunidad para el crecimiento rentable y repleto de ventajas.
Esa estrategia quedó plasmada en una obra creada por dos profesores de la escuela de negocios europea INSEAD, W. Chan Kim y Renée Mauborgne, en 2005, y se conoce como Océano Azul. Si dar con uno a lo largo de la vida de una empresa puede ser toda una hazaña, hacerlo por partida doble resulta casi un milagro.
En la Argentina, ese milagro se hizo realidad de la mano de otra dupla, en este caso los doctores Arnaldo Colusi y Omar Romano Sforza. ¿Cómo?
A partir de un descubrimiento que vino a combatir a la tifosis aviar en la Argentina una enfermedad que literalmente diezmaba las granjas hacia fines de los años 70. Sin embargo, el desarrollo de esa vacuna no impidió que una década más tarde un nuevo hallazgo se transforme en la plataforma exportadora de la compañía. Así fue como descontinuó la producción de biológicos y se inclinó por los fármacos, introduciendo la fosfomicina, hasta entonces un antibiótico solo de uso humano, en el canal veterinario.
Ambos hallazgos representan las bases de Bedson que, hoy, suma a la sede local oficinas en España, México, República Dominicana, Guatemala, Líbano y Malasia. Y de la mano de 91 colaboradores y una planta propia de 3050 m2, en Pilar, Buenos Aires, exporta cerca de un millón de dólares por mes a casi 40 mercados.

Eugenio Colusi, vicepresidente de Bedson.“El futuro de Bedson será más cauteloso no solo por lo que ocurrió desde 2020 con el tema de la pandemia sino también porque entendemos que es una firma consolidada, con una visión clara en nuevos segmentos y observar potenciales mercados, recorriendo el camino de manera firme”.

Eugenio Colusi, vicepresidente de Bedson. “El futuro de Bedson será más cauteloso no solo por lo que ocurrió desde 2020 con el tema de la pandemia sino también porque entendemos que es una firma consolidada, con una visión clara en nuevos segmentos y observar potenciales mercados, recorriendo el camino de manera firme”.

La conquista

Sendero Luminoso, movimiento subversivo peruano, para inicios de la década del 90 ya se había cobrado la vida de cerca de 500 personas.
La violencia era moneda corriente en la región, al punto tal que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) hacían lo propio en ese país con un saldo de muertes aún más grande.
Mientras tanto, en la Argentina la mayor violencia conocida por esos años era la inestabilidad macroeconómica.
Es así que, a pesar de la distancia, el temor no fue un impedimento para que Arnaldo Colusi y Omar Romano con ansias de ganar mercados internacionales despedían a sus familias y encararan periplos que podían durar hasta dos semanas en busca de sellar nuevas alianzas comerciales en esos países convulsionados.
“Romano siempre fue muy inquieto y explorar el mundo también fue una de las iniciativas que cambió la visión de todos como empresa”, afirma Alicia Romero de Colusi, actual presidente Bedson en diálogo con MOTIVAR.

Tiempo atrás. Omar Romano y Arnaldo Colusi.

Tiempo atrás. Omar Romano y Arnaldo Colusi.

“Nos dimos cuenta que los vaivenes argentinos nos obligaban a pensar en el mercado externo y fue así como se dieron los primeros pasos. Si bien eso parece sencillo, conquistar un país es muy complejo y sacrificado. De hecho, suele llevar años de trabajo. Ellos se turnaban y durante 15 días visitaban los distintos mercados. No puedo olvidar los primeros viajes a Perú, eran momentos álgidos en la región y no sabíamos si volverían”, recuerda esos primeros viajes.
En la década del 80, Bedson ya estaba presente en Uruguay y el desembarco en el resto de los países de la región fue paulatino.
En ese proceso, la figura del estadounidense John Rathbone cobra protagonismo. Amigo de los fundadores y con amplia experiencia en laboratorios de los Estados Unidos fue un aliado estratégico en la apertura de mercados en Centroamérica y el Caribe, primero, y el Sudeste asiático y Sudáfrica después.
En los albores de los 2000, Bedson estaba en franco ascenso y se enfocó en optimizar su administración y recursos dando un salto hacia nuevos mercados.
En ese momento, deja de mirar solo a la región y empieza un camino que hasta el día de hoy continúa con la mirada puesta en mercados de otros continentes. En esa época la compañía estaba cercana al millón de dólares en ventas anuales con un porcentaje del 85% de producto exportado. Cono Sur, África y Sudeste Asiático eran las tres regiones que explicaban ese presente.
Eugenio Colusi, vicepresidente de la compañía y miembro de la segunda generación, tiene en su memoria los recuerdos de esa etapa de Bedson cuando incluso hacía las veces de traductor en los viajes junto a su padre.
“El año pasado los distribuidores en Filipinas, Tailandia, Malasia e Indonesia celebraron las primeras dos décadas con Bedson y tuve la oportunidad de visitarlos con mucha satisfacción”, afirma quien, a su vez, piensa el futuro de la compañía: “Ahora la línea de nutrición es nuestro foco. Sin desatender la de antibióticos, debemos acompañar la tendencia de su uso racional y surfear la onda verde del mercado a partir del uso de aditivos en la nutrición para anticiparse a los problemas. En los próximos cinco años veo un Bedson más fortalecido en ese aspecto, pero no solo en la división avícola sino también en cerdos, rumiantes y peces”.

Un camino sinuoso

No era una comida más. Esa noche del 8 de agosto de 2006, el Dr. Arnaldo Colusi traía una excelente noticia a la mesa familiar. Junto a su socio de toda la vida viajaría a China para estrechar lazos con su más importante proveedor de materias primas. Todo transcurrió con total normalidad y terminó la comida repasando los regalos que les podía traer a sus hijos más pequeños, Emilia y Eugenio.
Nadie pudo prever que sería la última cena. En horas de la madrugada del martes, Arnaldo se descompensó y falleció más tarde.
Un cimbronazo en el seno familiar y, por ende, también para Bedson.
“Si bien lo teníamos muy charlado, asumirlo fue una tarea muy difícil. Además de mis dos hijos en plena etapa de crecimiento, quedaba también el rol en la empresa”, señala Alicia Colusi. Y agrega: “En esa primera semana me di cuenta que también fue un golpe para la sociedad: recibí llamados y correos de los lugares más remotos del mundo. Uno entiende que la vida es esto, pero el golpe es muy grande”.
La actual presidente de la compañía se tomó 15 días para rearmarse y volvió a la empresa. “No fue sencillo llenar ese vacío que dejó el doctor, pero todos los días lo mencionamos, sigue muy presente”, asegura quien como primera medida se sentó a dialogar con su ahora socio.
“Entendimos que esto es una empresa y teníamos responsabilidades, así convenimos en seguir trabajando como lo veníamos haciendo porque eventualmente llegaría la transformación”, resalta Alicia de esa etapa. Y completa: “Siempre hablo de mis cinco hijos, porque a los tres primeros hijos de Arnaldo los considero propios. En ese momento ellos me empoderaron como la cabeza de lo que consideramos el Grupo Colusi que hasta hoy conserva el 50% de Bedson”.

Luces y sombras

Los años posteriores continuaron en ascenso para la compañía argentina alcanzando en 2012 un monto extraordinario en ventas en torno a los US$ 18 millones, a raíz de una serie de factores que incluyen ventas excepcionales a distintos mercados de África. Sin embargo, casi en simultáneo, fronteras adentro se desataba una nueva tormenta.
La escasez de divisas a nivel nacional se hacía evidente y las restricciones gubernamentales se acrecentaban. Una nueva norma obligaba a las empresas a “repatriar” el dinero generado por las exportaciones en tan solo 30 días.
“Era imposible hacerle entender a un tailandés que nos pague la compra cuando su mercadería aún estaba flotando a mitad de camino”, recuerda el absurdo Colusi.
“Bedson siempre se caracterizó por su bajo perfil, pero esta situación nos puso al límite y nos hizo salir a hablar públicamente. La planta estuvo parada durante 60 días, la incertidumbre era generalizada y teníamos los pasillos abarrotados de mercadería que no podíamos despachar”, recuerda junto a MOTIVAR. Y agrega: “Finalmente logramos hacerle llegar el caso a las autoridades y que se regularice la situación, pero fue una de las crisis más graves que nos tocó vivir”.

Revolución. Bedson introdujo la fosfomicina en el mercado veterinario.

Revolución. Bedson introdujo la fosfomicina en el mercado veterinario.

En los años sucesivos, las exportaciones fueron descendiendo paulatinamente a partir de nuevas barreras arancelarias y una mayor competencia internacional. “Nuestro producto estrella sigue siendo Fosbac, es decir, el mismo que nos permitió salir al mundo. Junto al hepatoprotector Bedgen, un producto natural, generamos un 90% de nuestros ingresos”, asegura la presidente de Bedson y traza la visión de su compañía: “No creo que en la cría extensiva podamos erradicar el uso de los antibióticos, pero si hay que saber cuándo usarlo y evitar abusar de su uso. En el plano comercial, queda abierta la puerta a reconquistar mercados, como Brasil y Australia y en el mediano plazo llegar con más fuerza a gigantes como China e India”.
Mientras tanto, Bedson espera alcanzar ingresos por alrededor de US$ 12 millones este año y está abierta la puerta para que las nuevas generaciones aporten proyectos en búsqueda del próximo océano azul.

¿Cómo empezó todo hace ya 42 años?

Arnaldo Colusi. Primeros pasos de la empresa.

Arnaldo Colusi. Primeros pasos de la empresa.

Bedson nace de una forma distinta a la compañía actual porque surgió como un laboratorio de biológicos a partir del desarrollo de una vacuna que no existía en el mercado argentino.
La cepa nueva R contra tifosis aviar fue parte del estudio que realizó el Dr. Arnaldo Colusi en Francia. Tras su regreso a la Argentina, continuó con ese trabajo y obtuvo un premio que se trasladó al campo práctico con el surgimiento de Bedson de la mano de su socio y amigo Omar Romano Sforza.
El problema de la tifosis aviar era gravísimo porque de contraerse había que sacrificar a todos los animales de la granja. La solución que desarrolló Bedson tuvo una rápida aceptación y gran demanda que inicialmente se abasteció desde un laboratorio tercerizado en la localidad de Olivos (GBA), llamado Ewing Clinical, donde Alicia Romero era empleada.
A su vez, el Dr. Juan Carlos Manetti también colaboró en el desarrollo de la vacuna. Hasta entonces, ninguno de los miembros de ese proyecto pensaba en crear una empresa. El Dr. Colusi veía la vida a través del microscopio, era un microbiólogo de pura cepa, y jamás imaginó la dimensión empresarial de su descubrimiento. En cambio, Romano Sforza siempre tuvo una veta más estratégica y comercial. En esencia, eso dio lugar a una gran fusión porque se complementaban muy bien.

Reconocidos. Múltiples son las distinciones alcanzadas por Bedson en su historia.

Reconocidos. Múltiples son las distinciones alcanzadas por Bedson en su historia.

En 1979, la producción ya era continua al punto tal que se turnaban para dormir en la planta porque los cortes de la vacuna vía fermentación eran cada 18 horas y eso se daba muchas veces a la madrugada. En esa etapa nunca se detuvo la producción.
La inversión inicial salió de los bolsillos del Dr. Colusi, Romano Sforza y colaboradores que financiaron los primeros lotes, pero tuvieron una conducta inicial de reinvertir todas las ganancias que generaba el negocio. Esto permitió montar la planta propia sin tener que recurrir a préstamos o capital adicional de los accionistas.
La vacuna COLVAC 9R contra la tifosis aviar representaba un mercado exclusivo para Bedson porque fueron los primeros en introducirla en el mercado local. Familias como De Grazia y Rasic y multinacionales de la talla de Cargill se encontraban entre los primeros clientes, pero pronto empezaron a surgir competidores a partir del desarrollo de copias. Bedson había montado su propia planta en una ex “watt de camioneros” sobre la Ruta 8, no eran más de cinco personas trabajando allí, cuando esa zona aún no estaba desarrollada.
Hoy el lugar conserva los azulejos que colocaron en aquel entonces para transformar ese enorme cubo vacío en su propia línea de producción.

Reconocer sus signos es de vital importancia para tomar medidas y antagonizarlo, actuar precozmente es tremendamente satisfactorio para mitigarlo, para revertirlo y eliminarlo por completo de nuestra vida.

Escribe Javier Paoloni
Director Veterinaria Vida, Río Cuarto, Córdoba.
veterinariavida@hotmail.com

Cuando recibimos un paciente con enfermedad cardíaca avanzada, por ejemplo, en fase C de ACVIM sabemos que ayudarlo es complicado. También, que la clave del éxito hubiese sido detectarlo en fases iniciales, con signos clínicos leves o mejor aún, en fases asintomáticas. Todos los veterinarios lo sabemos.
También sabemos que cuando un paciente llega a la consulta descompensado, por ejemplo, con edema pulmonar cardiogénico, el propietario exigirá que “salvemos a su perro” porque es “uno más de la familia”.

Mostremos a las nuevas generaciones de veterinarios que pueden ser felices, desarrollar la profesión al más alto nivel y ganar dinero haciéndolo. No tengamos miedo de decirlo.

Sabemos que muchas veces esa “exigencia” no se acompaña de recursos económicos para que nosotros despleguemos la mejor medicina.
No siempre ocurre, pero ocurre.
Que no cuente con los recursos económicos no es un factor que dependa de nosotros, tampoco depende de nosotros que ese “integrante de la familia” tenga 12 años y jamás haya visitado una Veterinaria “porque siempre fue sanito”.
Pero por más que estos factores no dependan de nosotros, por algún motivo a los veterinarios nos gusta cargar con mochilas que no nos corresponden cargar, pareciera que nos encanta absorber responsabilidades ajenas.
Acumular todo el peso de esas responsabilidades en algún momento se transforma en perjudicial para nuestra salud.
Podemos compartir decenas de ejemplos en los que ocurre algo parecido, gastroenteritis hemorrágicas en pacientes sin vacunas, tumores mamarios de años de evolución que metastizaron, insuficiencias renales con meses de pérdida de peso severas y valores de urea y creatinina por las nubes, y más casos complicados que vienen con dueños complicados.
A veces el propietario propone la eutanasia cuando el paciente tiene chances y otras veces se opone cuando el sufrimiento está instalado.
Estamos permanentemente interviniendo en situaciones complicadas.

#EL DATO#

Hay estudios de la Asociación Americana de Medicina Veterinaria donde se demuestra que la tasa de suicidios de los veterinarios es 3 veces superior a la de la población general; y estudios en Inglaterra elevan esta tasa a 4. No es un tema para tomarlo a la ligera, ni para esconder debajo de la alfombra.

Jornadas laborales interminables, honorarios modestos, escaso reconocimiento social, ritmo acelerado en el trabajo (y en la vida), necesidad continua de actualizarse e invertir en la Veterinaria (difícil de realizar cobrando honorarios modestos), temor a cometer errores; todo va sumando en la cuenta del estrés.
El estrés no es malo en sí mismo, necesitamos producir adrenalina, noradrenalina y cortisol para realizar algunas actividades. El estrés se transforma en perjudicial cuando se instala, cuando se hace crónico.

Cuando esto pasa, las hormonas del bienestar empiezan a secretarse en menor cantidad, dopamina, serotonina, endorfinas y melatonina aparecen en mínimas concentraciones en nuestro organismo y empezamos a perderle el gusto a lo que hacemos, a desmotivarnos, a sentir ansiedad, taquicardia, tristeza, agotamiento emocional y físico (por mas que no hayamos hecho “esfuerzos físicos”), irritabilidad, baja autoestima insomnio, dolores de cabeza. Todos estos signos van dándole forma, van corporizando este “fantasma” que nos ronda permanentemente. El Burn Out siempre existió, pero nunca se habló de él, fue un tema tabú por décadas, y por suerte ya no es así.

Declaración en primera persona

Soy Javier Paoloni, médico veterinario de Argentina, con 25 años de profesión dedicados a la clínica general y cardiología. Trato con gente todos los días, trabajo con 6 colegas, una de ellas es mi hija recién recibida. Intento hacer todo lo que les compartí en esta breve nota, pedí ayuda a colegas amigos en su momento, pedí ayuda profesional en otros y le gané la guerra al Burn Out. Soy felíz desarrollando la profesión que amo; me aseguro que mi equipo de trabajo también lo sea (está mi hija en él).
Somos rentables, competitivos y nuestra actividad tiene impacto social positivo en la comunidad. No tengo miedo de decirlo. Querido colega, si estás en la misma situación, decilo, compartilo, no te lo guardes, que los jóvenes se enteren de lo hermosa que es esta profesión. Y si sentís que el fantasma está demasiado cerca, también decilo, compartilo, habla con un familiar, con un colega amigo, pedí ayuda profesional o llámame que estaré siempre dispuesto a charlar de este tema.
Porque a mayor cantidad de aliados, mayores son las posibilidades de ganar esta guerra.

¿Qué podemos hacer entonces?

Abrazar dos conceptos fundamentales: aceptación y reciprocidad

  • Aceptar que hacemos lo mejor posible siempre por nuestros pacientes y sus familias, que los resultados muchas veces son maravillosos y otras veces no. Aceptar que hacemos nuestro mejor esfuerzo desde lo médico y lo humano. Aceptar que no somos seres todopoderosos que todo lo podemos, que a “todos salvamos”.
  • Reciprocidad en la exigencia, si nos exigen que desarrollemos la mejor medicina para nuestro paciente, el propietario debe acompañar esa exigencia con recursos económicos para poder hacerlo.
    No carguemos mochilas que no nos corresponde cargar (valga la repetición).
  • Seleccionar nuestro target, así como los clientes nos eligen con total libertad, nosotros también podemos elegir en qué segmento de clientes enfocar nuestros esfuerzos comerciales.
  • Ordenar nuestros horarios de trabajo.
  • Alejarnos del individualismo entendiendo que la clave del éxito es el trabajo en equipo, equipos donde haya escucha plural, confianza, contención y libertad para expresar nuestras ideas.
  • Realizar actividades que nos reconforten, en las que “fabriquemos” serotonina, caminar, trotar, correr, viajar en moto, leer, practicar un deporte, viajar en familia, poner los pies en el pasto, en la arena … qué se yo, hacer lo que nos gusta, lo que nos da verdadero placer. Si ponemos a nuestro núcleo acuminado a producir serotonina, endorfinas, dopamina y melatonina, empezaremos a tener iniciativa, perseverancia, sensaciones placenteras, disfrutaremos de cada cosa que hagamos. Empezaremos a disfrutar de desarrollar nuestra profesión.
  • Tratemos de dormir 7 u 8 horas por día (si la melatonina esta “alta” no tendremos problemas en hacerlo).
    Intentemos no estar frente a una pantalla 3 horas antes de ir a dormir (difícil, pero no imposible). Recuperemos el hábito de leer “un libro” … pero en papel.

Comamos sano, tomemos mucha agua y aprandemos a respirar (sí, a respirar) para darle a nuestro cerebro lo que necesita: glucosa, agua y oxígeno. Cuando esto pasa, cuando fluimos en nuestra profesión, cuando nos reímos, cuando estamos felices, esa felicidad que “brota por los poros” hace que mucha gente quiera estar cerca de nosotros … ¡y esa gente son los clientes! Las tasas de retorno aumentan, aumenta la rentabilidad de la Veterinaria y entramos a un círculo virtuoso de felicidad y rentabilidad.
Como Veterinarios entendamos al Burn Out como un “juego hormonal” donde la puja se da entre el cortisol, adrenalina y noradrenalina (las malas) versus la dopamina, serotonina, endorfinas y melatonina (las buenas). Si preponderan las buenas dormiremos bien, estaremos bien despiertos en el día, florecerán nuestra creatividad e innovación, nuestros pensamientos serán flexibles, nuestro cerebro cambiará del “modo reactivo” del estrés crónico al “modo receptivo” del bienestar y ahí verán cómo frente a un cliente difícil, frente a una situación complicada, frente a un caso complicado, frente a una cirugía complicada … ahí verán cómo nuestro cerebro entrenado y receptivo evalúa y ofrece varias alternativas, múltiples caminos, múltiples opciones para superar la situación que otrora nos hubiera dado un gran dolor de cabeza (literalmente).
Le he declarado la guerra al Burn Out y en esa declaración debe haber algo más, algo que los veterinarios con más años de experiencia parece que tenemos miedo a decir: podemos desarrollar la profesión siendo felices, rentables, competitivos y con impacto social positivo. Mostremos a las nuevas generaciones de veterinarios que pueden ser felices, desarrollar la profesión al más alto nivel y ganar dinero haciéndolo, no tengamos miedo de decirlo.

Más sobre Javier Paoloni

Médico Veterinario (1996). Universidad Nacional Río Cuarto, Córdoba. Actividad desarrollada: Clínica General y Cardiología. Docente del Curso «Trayecto en Desarrollo Emprendedor» (UNRC). Diplomados en Competitividad para las Organizaciones del siglo XXI; en Gestión Empresarial y en Planeación Estratégica. Docente Cátedra Competencias Transversales para la formación de Ing. emprendedores (UNRC). Docente del Posgrado de Gestión y Marketing Veterinario en www.vetesweb.com.

Fuente: Revista 2+2

La ganadería bovina es de las principales fuentes de emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero (GEI). Por ello existen diversos estudios relacionados con la búsqueda de estrategias para su mitigación.

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

María Isabel Nieto  EEA Catamarca

María Isabel Nieto EEA Catamarca

La Ing. de Recursos Naturales Renovables para Zonas Áridas, María Isabel Nieto, trabaja en la EEA Catamarca del INTA y fue parte de un equipo de trabajo con profesionales de la Universidad de Zaragoza (España), en el que analizaron el efecto de la aplicación de tecnologías sobre las emisiones de GEI en sistemas ganaderos típicos de la región sur de San Luis.
En diálogo con MOTIVAR, Nieto comentó que la adopción de tecnologías no solo baja las emisiones, sino que mejora la producción. Es decir que los resultados demuestran que la aplicación de prácticas de mejora en los sistemas de producción -como por ejemplo ajuste de carga animal, reordenamiento del rodeo, manejo del pasto, sanidad, división de potreros- tienen un considerable potencial para mitigar las emisiones de GEI.
Para conocer más sobre el estudio realizado por la especialista del INTA y los de la Universidad de Zaragoza, pedilo a redaccion@motivar.com.ar.

1. ¿Cómo formaste parte del estudio sobre ganadería y GEI? ¿Cuáles son los resultados logrados?

Realicé mi doctorado en la Universidad de Zaragoza, donde los Dres. Olivia Barrantes y Ramón Reiné fueron mis directores de tesis. En 2018 obtuve el título de Doctora por la Universidad de Zaragoza -en Ciencias Agrarias y del Medio Natural- presentando y exponiendo la tesis denominada “Gestión de los sistemas ganaderos extensivos bovinos basados en pastos naturales de San Luis (Argentina) y su incidencia en la emisión de gases de efecto invernadero”. Entre los principales resultados de estas investigaciones, está la demostración de que a través de la adopción de tecnologías relacionadas principalmente con la alimentación y el manejo del animal, se pueden disminuir las emisiones de GEI y, al mismo tiempo, obtener una mejora en la producción.

2. ¿Cuál es tu opinión con respecto a la crítica social frente a la ganadería sobre este tema no solo en Argentina, sino también en el mundo?

La ganadería, especialmente la bovina en sistemas extensivos, cumplen un rol muy importante en el sistema y es muy necesaria su existencia. Creo que tenemos un problema de comunicación. Es necesaria una mayor difusión de resultados de investigación para que el público en general tenga a disposición resultados científicos y no empíricos o suposiciones y creencias que hacen que tengamos un mal concepto de la ganadería.

3. ¿Es posible establecer un vínculo entre la mayor cantidad de bovinos sanos (y productivamente activos) y la menor emisión de estos gases?

Según estas investigaciones, es posible establecer un vínculo entre el buen manejo y la obtención de menores emisiones. O a la inversa, hay un incremento de emisiones de GEI en situaciones de manejo deficiente.

4. ¿Cuáles son las tecnologías y acciones de manejo que permitirían a los productores disminuir hasta un 30% estas emisiones?

En el estudio analizado, entre otros, se simuló la aplicación de estrategias de mejora en los sistemas productivos que estuvieron relacionadas con el ajuste de la carga animal, el reordenamiento del rodeo (eliminación de animales improductivos, por ejemplo), un mayor apotreramiento (para mejora en el uso y descanso de pastizales), el ordenamiento de la parición (estacionar los servicios), la implementación de los planes de manejo sanitario regional, el monitoreo del estado del animal (seguimiento de la condición corporal), y la implantación de pasturas.
Con estas estrategias propuestas y simuladas se ha procurado la mejora del estado nutricional y sanitario del rodeo, lo que aseguraría altos niveles reproductivos como los propuestos en los sistemas mejorados. La aplicación de estas tecnologías arrojan como resultado una importante disminución en las emisiones de GEI.

5. ¿Son estas cifras logradas en sistemas de la provincia de San Luis extrapolables a lo que ocurre en el resto del país?

No, estas son investigaciones de una región puntual. Nuestro país es muy grande, heterogéneo en sus características ambientales, sociales y productivas, por lo cual los resultados pueden ser muy diferentes. No obstante, el criterio general, que vincula el manejo de los sistemas con las emisiones podría ser tomado como hipótesis para ser contrastada en otras regiones.

6. ¿Cuál es el mensaje para los asesores veterinarios y agrónomos que trabajan codo a codo con los productores para mejorar la situación?

Darle valor a lo que dice el productor.
Es muy importante escuchar al productor para comprender sus objetivos y percepciones, su manera de trabajar.
A partir de allí, formular la estrategia de trabajo en conjunto.

En el marco del Convenio de Colaboración Técnica entre el INTA y el Laboratorio OVER, está disponible una nueva edición del Manual “La atención del parto en los rodeos de cría”.

MV Luis Rhades
Área de Salud Pública Veterinaria y
Mejoramiento Animal EEA INTA Anguil

Para un eficiente aumento e intensificación de la producción ganadera, es clave hacer hincapié en los procesos de manejo de la hacienda.
La atención del parto es un hito que reviste extreman relevancia, ya que la cría se encuentra dentro de los primeros eslabones de la cadena.
El productor tiene en claro que el objetivo de su empresa es producir terneros. Para esto, las vacas tendrían que parir uno por año. Pero una de las causas que afectan la eficiencia productiva y económica del sistema, es la mortandad perinatal y posnatal de terneros.

Algunos números

Se estima que la mortandad de terneros por efecto de partos espontáneos ronda el 3%, mientras las pérdidas como consecuencia de la utilización de la tracción forzada alcanzan un 30%. Las muertes acaecidas como resultado de la práctica de cesárea son de alrededor del 8%. Por tal motivo, la toma de decisiones a la hora de intervenir en la atención de los partos es decisiva.
Como queda claro, el único ternero que gana kilos es aquel que nace vivo y se desarrolla en forma normal. Siguiendo este planteo y para dejarlo aún más claro, nadie puede comer un bife de un ternero que murió en el parto.
Para lograr la máxima eficiencia en este punto, el personal encargado de los rodeos de cría debe saber qué hacer, cuándo actuar, comprender la utilidad de su accionar y su contribución en beneficio de la vaca y de la empresa: la capacitación de los operarios rurales es fundamental.
La capacitación continua es un insumo que deberá ser tenido en cuenta por las empresas, porque quienes están diariamente al pie de las vacas tendrán que ser profesionales en su rubro y estar en condiciones de tomar decisiones y asumir acciones que lleven a evitar pérdidas innecesarias, las que en su mayoría -y valga la redundancia- pueden ser efectivamente evitadas.
Esto posibilitará a las empresas mejorar su eficiencia, minimizando pérdidas que disminuyen los índices reproductivos de los rodeos durante el parto y posparto.

Materiales de difusión

El Laboratorio OVER, asumiendo el compromiso de colaborar en la reversión de los bajos índices reproductivos, que no superan el 65% de terneros logrados a nivel nacional, apuesta a la capacitación activa en el manejo y la atención del parto y el recién nacido, para minimizar estas pérdidas y acompañar el desarrollo de la intensificación de la producción.

DESCARGÁ EL MANUAL COMPLETO 
HACIENDO CLICK ACÁ

En tal sentido, OVER, mediante la firma un Convenio de Colaboración Técnica con el INTA, dispone del Manual “La atención del parto en los rodeos de cría”, elaborado por técnicos del Área de Producción y Sanidad Animal del INTA Anguil, La Pampa, (Luis Rhades, Bruno Rutter y Héctor Schreyer). El mismo sin dudas llegará a los equipos de trabajo de las empresas ganaderas, para acompañar los procesos de adiestramiento y capacitación de los RRHH, colaborando así a disminuir una de las causas de los bajos índices productivos.
Los recursos humanos capacitados representan una diferencia cualitativa y competitiva dentro de las empresas agropecuarias, que demandan personas que se integren y compartan los objetivos fijados.
La diferencia estará en aquellos que saben por qué se hacen las cosas.

Aquellos interesados en recibir el Manual completo pueden solicitarlo vía redaccion@motivar.com.ar.

Clave. Promover las buenas prácticas de manera positiva.

Clave. Promover las buenas prácticas de manera positiva.

Referentes en el tema compartieron su visión y brindaron conceptos prácticos para poner rápidamente en marcha en el campo.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

De manera virtual, organizado por IA Total –Inseminación Artificial- y con el apoyo de la Asociación Argentina de Bienestar Animal y la FCV de la UNICEN, se llevó adelante el Webinar “¿Qué hacemos y cómo mejorar el bienestar animal?”. De la jornada participaron destacados referentes, cuyas principales ideas y conclusiones compartimos a continuación.

Una tarea de todos los eslabones

“Hoy hablar de bienestar animal es plantear la integración en un medio ambiente sustentable, una mejor relación del ser humano con el animal, apuntando a asegurar la inocuidad de los alimentos de este origen”, sostuvo dando el punta pie inicial de la jornada el Dr. Marcelo Ghezzi, médico veterinario, Doctorado UNLP en 2005 y asesor de comisiones científicas en Bienestar Animal del Senasa, del IPCVA y de FAO.
“Es clave sensibilizar acerca de los conceptos del bienestar animal a todos los actores de la cadena de producción. A esta sensibilización se le debe sumar el compromiso para aceptarlas y aplicarlas”, reforzó.
Y agregó: “Debemos enfocar el bienestar animal desde un punto de vista positivo. En la cadena de producción se deben ofrecer herramientas útiles y aplicables. El mensaje debe ser claro y directo: asociamos al bienestar animal con el de las personas”.
Ghezzi sostuvo que los programas sanitarios son parte de la propuesta.
“Un animal sano aprovechará mejor los recursos a las que tiene acceso”, destacó, para luego insistir en que las buenas condiciones para lograr la eficiencia en el trabajo hacen a una sustentabilidad del sistema de producción.
Luego fue el turno del médico veterinario Miguel Mejía, Diplomado en Medicina Productiva del Ganado Lechero y asesor en Sanidad y Producción de Empresas Ganaderas. “Hay que evaluar el bienestar animal desde el punto de vista práctico. La mayoría de los conceptos pasan por el trabajo con los animales en la manga (palos – gritos – perros) y el encierre o el envío a faena (traslado). Pero considero que el bienestar animal está más allá de este concepto evidente”.
Y completó: “Nos encontramos con “una tradición campera arraigada” que actúa como freno para la adopción de nuevos conocimientos. Más allá de las instalaciones, el bienestar incluye lo que debemos tener en cuenta para que el animal tenga un correcto acceso a la comida, al agua, a la sombra, al lugar de reposo. Para finalizar su participación, Mejía compartió una serie de mensajes clave:
Confort no es solo no golpear o no gritar.
Son fundamentales las instalaciones correctas en todos los ámbitos. Establecer manejos que adecuen un comportamiento animal normal, definiendo estrategias para medirlo y evaluarlo.
Es nuestro desafío un gran programa de extensión y difusión de las “Buenas Prácticas Ganaderas” (BPG).
Hay que trabajar en la Capacitación del personal y los productores.

“Predicar con el ejemplo”

También el médico veterinario, Ricardo Chayer -socio fundador de CONPAS (Consultores Pampeanos Asociados)- fue de la partida, dejando rápidamente en claro que la implementación de lo que se denomina Buenas Prácticas Productivas (BPP) tiene los siguientes aspectos relevantes: Mejoran el resultado productivo y económico; Favorecen las condiciones y la seguridad en el trabajo y son cada vez más requeridas de parte de los mercados y los consumidores, como consecuencia de un cambio cultural. Además, Chayer explicó que -en lo cotidiano- se encuentran factores relevantes que limitan la implementación de estas BPP:
Diseño y mantenimiento inapropiado de las instalaciones
Aguadas de capacidad insuficiente en relación con las cargas animales
Deficiencias en la oferta de sombra en los potreros
Tanto las personas que toman decisiones, como las que ejecutan las tareas en sistemas de producción ganadera cuentan con poca información, conocimiento y capacitación para abordar BPP.
En la mayoría de los casos, las pérdidas e ineficiencias ocasionadas por no utilizar BPP no son cuantificadas, por lo que pasan inadvertidas.
“Es posible encontrar una amplia variabilidad en el grado de adopción de BPP entre establecimientos dedicados a la producción bovina”, aseguró.
Y completó: “Desde nuestro lugar de asesores veterinarios aportamos a fomentar las BPP”. ¿Cómo? Capacitando al personal permanentemente y recomendando pago de bonificaciones a partir de los resultados para estimular al empleado rural a adoptar BPP.
Asimismo, será clave que los veterinarios las apliquen en sus trabajos de manga: separar categorías previo al ingreso de los animales; fomentar el uso de banderines; utilización de bozal en lugar de la clásica mocheta para inmovilizar la cabeza; uso de material descartable (agujas – jeringas) para las maniobras semiológicas y administración de tratamientos o medidas sanitarias; correcta diagramación e implementación del plan sanitario a cargo del veterinario.
“Para la aplicación de las BPP no es indispensable contar con instalaciones sofisticadas o modernas. Se puede trabajar bien con instalaciones modestas”, aseguró Chayer para luego destacar: “Cómo profesionales aplicamos como norma la ejecución de las BPP en nuestro trabajo cotidiano. Como dice el título de este texto, predicamos con el ejemplo. De esta manera, los diferentes actores van comprendiendo la importancia de trabajar con buenas prácticas, asimilando y adoptando nuevas modalidades”.
Según el disertante: “Al verse beneficiados por lo resultados, conciben las BPP como una rutina. Consideramos muy positivo, que las nuevas generaciones de profesionales están más aggiornadas a estos conceptos, por lo que el panorama es alentador en que el uso y aplicación de las BPP”.

La manga y la IATF

Adrián Vater, presidente de la Asociación Argentina de Información Lechera (ANILA) y Director Técnico de IA Total Group repasó temas claves en materia de instalaciones, con foco en evaluar acciones que se realizan en la manga para desarrollar un programa de IATF.
En cuanto al comportamiento de los animales será clave comprender que los herbívoros de manada, como los bovinos, reaccionan por el recuerdo de imágenes asociadas al pasado o a asociaciones visuales muy específicas. Asimismo, entender que, al ser los bovinos animales de presa, el miedo es la emoción más importante y un gran factor de estrés (Grandin. 1997). “Es importante tener en cuenta que los estímulos simples pueden causar miedo, como lo es un movimiento brusco o sonidos agudos (gritos- ladridos). Cuando el ganado se agita durante los trabajos de manejo, esto se debe, frecuentemente, al miedo”, aseguró Vater.
“¿Qué hacemos con el personal cuando utilizan perros y los caballos dentro del ámbito de la manga y corrales?”, se preguntó el referente. Y compartió sus experiencias:
“El concepto que los perros son útiles en el movimiento de los bovinos en la manga es una falacia”.
“El ruido que generan los perros sólo exacerban el ánimo y comportamiento de los animales y las personas”.
“No aceptamos el uso del caballo dentro del embudo: facilita el encierre de los bovinos, con la consecuencia que muchas veces se excede su capacidad. El uso del equino no tiene límite independiente de la categoría: puede ser un ternero; ternera; novillito, vaquillona, vaca adulta o toros. Todos son embestidos por igual”.
Rol del profesional
“Para evaluar el impacto del manejo de los animales durante un programa de inseminación se efectuó un ensayo comparativo, tanto con vacas de cría con terneros al pie, como vaquillonas de 15 meses”, explicó Vater dejando en claro que estos trabajos fueron publicados en eventos científicos en el año 2008 y 2009 (Ver Tabla N° 1 y 2).

Siguiendo con el concepto del mejor uso de las instalaciones, se comparó la demanda de tiempo para una IATF teniendo en cuenta el manejo de los animales durante la misma, con un sistema PRO bienestar animal, y otro podríamos definir como “tradicional”.
La evaluación se efectuó en mangas que tenían capacidad para 1 vaca en el brete, dos en la manga, y 12 animales en el embudo.
Se registró la cantidad de animales que se inseminaban cada 10 minutos y se calculó el promedio en segundo para que pase cada vaca o cada vaquillona (Ver Tabla N° 3).


“Una gran cantidad de personas trabajando en el arreo – encierre – paso de animales por la manga, no es sinónimo de eficiencia. La combinación de mucha gente y mucho ruido por parte del personal aumenta la confusión de los animales; e incrementa el ímpetu de los arreos en la medida que transcurre el trabajo”, explicó el profesional.
Asimismo, dejó en claro que se debe abandonar el modelo “trabajar en contra del ganado”. Y cerró: “Es importante reflexionar sobre la importancia en la utilización de buenas prácticas y no resignarse a “que no se pueden aplicar”. Hay que comprometerse con sistemas de producción de alimentos de origen animal que no causen daño a la salud del consumidor”.

Criadores, veterinarios, investigadores y funcionarios compartieron el Primer Congreso Argentino sobre la enfermedad.

on la participación de alrededor de 200 personas a través de Zoom y YouTube, se realizó el Primer Congreso Argentino sobre Anemia Infecciosa Equina, organizado por la Cámara de la Industria Nacional Equina (CAMINE).
El encargado de abrir el debate fue Carlos Dodera, presidente de la Asociación Argentina de Veterinaria Equina (AAVE) y de la Comisión de Salud y Bienestar Animal de CAMINE, quien remarcó que la Anemia Infecciosa Equina es una problemática a nivel mundial y que, si no se toman medidas, puede ser limitante para la participación argentina en el mercado global.
“La evolución de nuestra profesión acompañó el crecimiento de la industria equina, pero en este rubro, una enfermedad que nos pone en jaque, no hemos podido avanzar. Si no estamos todos en el mismo barco, no vamos a poder controlar la enfermedad. La AIE no solo enferma al caballo, sino que nos obliga a su sacrificio”, aseguró Dodera.
La segunda disertación estuvo a cargo de María Barrandeguy, investigadora del INTA y profesora de Enfermedades Infecciosas en la Universidad del Salvador, quien lleva 40 años trabajando con la AIE. “Es un poco frustrante saber que estamos en el mismo lugar o incluso un poco peor”, reconoció.
Y explicó que si bien la forma natural de transmisión es a través de insectos hematófagos (principalmente tábanos), pero hoy la causa principal es el manejo inadecuado por parte del hombre por el uso de jeringas infectadas. “Tenemos que educar para que nunca se use la misma aguja para más de un caballo”, remarcó.
Para finalizar, Barrandeguy sintetizó los factores críticos de transmisión: los animales que se encuentran cursando enfermedad clínica aguda, las regiones o épocas del año con elevada densidad de vectores y la alta concentración de caballos con poca distancia entre animales sanos e infectados.
Por su parte Esteban Gapel, del Consejo de Veterinarios de Corrientes, advirtió que hay más de 400.000 caballos infectados en el país y que hay que pensar en un proyecto de 10-15 años. “Debemos crear un ente superador que entienda a la AIE como una cuestión crítica, lo que se hizo hasta ahora no alcanzó”, dijo.

La visión del Senasa

También del Congreso participó Ximena Melón, directora nacional de Sanidad Animal del Senasa, quien mostró que las condiciones sanitarias difieren en cada región. “Hay índices de prevalencia de hasta 60% de los predios en algunas zonas y otras zonas libres de la enfermedad”, dijo.
En líneas generales, en la Argentina hay tres estatus diferentes frente a la AIE. La Patagonia, al sur del río Colorado, está libre de la enfermedad. El centro y oeste del país está bajo control y requiere un seguimiento cercano de la problemática, y en el Litoral y noreste del país, las zonas más húmedas, la enfermedad es endémica y no se la pretende erradicar.
En la Argentina en lo que va del año se identificaron 400 equinos con AIE. Según los datos epidemiológicos que maneja el Senasa, en el norte hay prevalencias de más del 35%, mientras que en el centro hay 2% de prevalencia. Según destacó la funcionaria, la estrategia de control, establecida en la norma 617/05, es similar en todo el país salvo en las zonas libres, pero la propuesta es comenzar a llevar una estrategia diferenciada, resguardar las poblaciones libres y las poblaciones deportivas, pero también dar respuestas de control a los equinos rurales. Entre las acciones a realizar, Melón destacó el control de movimientos, el desarrollo del documento de tránsito equino y la eliminación de los animales positivos en todos los casos salvo que estén y permanezcan en zonas con alta prevalencia.

Si se puede

En el cierre del evento, el veterinario Martín Cipolla contó la experiencia realizada durante 2018 y 2019 en la localidad de San Pedro, Buenos Aires, donde con la colaboración de los sectores público y privado se logró mejorar sensiblemente la situación sanitaria de los equinos. El primer paso fue el secuestro de los caballos sueltos en la vía pública en el casco urbano, que fueron destinados a corrales municipales acondicionados. Además, en cada una de las muchas fiestas tradicionalistas de San Pedro se empezó a exigir que hubiera un director técnico veterinario y que se controlara toda la documentación de los animales. En total se inscribieron 600 animales en el Renspa, se hicieron 1.300 sangrados y se detectó una prevalencia de AIE del 9,7%, mientras que entre los caballos incautados ese valor fue del 18,5%.

Enrique Pofcher. “La economía de ningún tambo soporta ya un 30% de vacas rengas”.

Enrique Pofcher. “La economía de ningún tambo soporta ya un 30% de vacas rengas”.

De la mano de profesionales que asesoran establecimientos en distintas partes del país, emprendemos una recorrida por las acciones sanitarias que se llevan adelante en momentos cruciales para definir el potencial productivo local.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

Según el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, la producción total de leche alcanzó en 2020 los 11.113 millones de litros (+ 7.44% que en 2019. Pero esto no es todo ya que si observamos la Tabla N° 1 también provista desde www.ocla.org.ar, veremos que la tendencia ascendente se consolida en estos primeros meses de 2021.
Estamos en un momento estratégico para la producción primaria.
Allí, en los más de 10.000 tambos de nuestro país, se viven momentos cruciales en lo que hace a la concentración de partos y nuevas preñeces, como también al manejo de los terneros recién nacidos en la guachera y el bienestar general de vacas y vaquillonas que atraviesan días de alto estrés y exigencia.
También se están terminando las vacunaciones contra la fiebre aftosa, la implantación de verdeos y generando los silos de maíz. El tambo no para. Si bien a diario se implementan protocolos, es en estos meses previos al invierno cuando los mismos se intensifican para garantizar el mayor confort a los animales y así lograr la mayor cantidad de litros libres de alimento posibles.
Por eso, MOTIVAR contactó a referentes de distintas especialidades y zonas.
¿El objetivo? Ver la actualidad de los tambos a través de sus ojos y su conocimiento. ¿Tiene correlación el aumento en la producción con un mejor manejo de la sanidad?
¿Es la estrategia de todos lograr mejorar la reposición, disminuir mortandades y rechazos e invertir en lograr calostro de mejorar calidad? ¿Qué tareas se vienen?

Un pantallazo general

Julián Bartolomé. El experto subrayó la mayor adopción de tecnología en los tambos argentinos.

Julián Bartolomé. El experto subrayó la mayor adopción de tecnología en los tambos argentinos.

“Estamos en un proceso interesante en cuanto a la llegada de tecnología a los rodeos lecheros. Como veterinarios deberemos adaptarnos a los cambios y sumarnos a las mejoras sanitarias y productivas que se están llevando adelante”. Con estas palabras inició su diálogo con MOTIVAR el médico veterinario, docente a cargo de la Cátedra de Reproducción Animal y director de la Diplomatura en Medicina Productiva del Ganado Lechero, de la FCV en la UNLPam, Julián Bartolomé.
“Muchos han comprendido que para que la vaca lechera aumente su producción es clave controlar el ambiente: hoy se invierte en minimizar los problemas con el barro y el estrés calórico. Esto es una buena noticia”, aseguró quien también realiza consultoría privada de establecimientos lecheros al sur de Córdoba y Santa Fe, así como en la Pampa Húmeda y la Cuenca Mar y Sierra.
Y agregó: “Tenemos que entender cómo la vaca se comporta y se mueve dentro de los galpones para comprender la interacción entre la alimentación, el ambiente, el confort y la salud de los bovinos”.
Consultado por MOTIVAR, el referente de La Pampa dejó en claro que, si bien los protocolos sanitarios se aplican todo el año en los tambos con servicio continuo, estamos en un momento clave para la producción. “Debemos prestar especial atención a la calidad de los partos, trabajando sobre enfermedades como hipocalcemia, cetosis o metritis; así como en el manejo de los terneros en la guachera”, dijo. Y completó: “Es momento de ajustar los protocolos para que la vaca se insemine cuando corresponda”.
Pero aquí no termina nuestro informe.

Caludio Sarramone. “Disminuimos la cantidad de partos distócicos respecto del año pasado”.

Caludio Sarramone. “Disminuimos la cantidad de partos distócicos respecto del año pasado”.

Desde Bolívar, Buenos Aires, se sumó Claudio Sarramone, profesional especializado en medicina productiva del ganada lechero, quien además de ser docente universitario, brinda asesoramiento desde su veterinaria a campos de cría e invernada, así como también tambos.
“En esta época, trabajamos sobre pilares estratégicos para la producción, como lo son reproducción, sanidad y recursos humanos. En cuanto a la reproducción, estamos realizando examen ginecológico (ecógrafo y manual), sincronización de vaquillonas, y en los estacionados con esquema de pintura para iniciar el servicio en mayo”, le explicó Sarramone a MOTIVAR. Y agregó: “En cuanto al tema de los Recursos Humanos, claramente es la de mayor complejidad e interacciona con todas las actividades, temas e integrantes del sistema. Para abordarlo y avanzar, todos los días debemos poner en marcha la misma premisa de buscar enseñar, a la vez de aprender. Ese es el camino”.
Vale mencionar que Sarramone asesora tambos con distintas características en materia de litros producidos, tipos de vacas y sistemas de trabajo. “Están produciendo entre 18 a 37 litros, con cerca de un 40% del total de partos anuales y resultados similares al año anterior, pero con mejoras en cuanto a una notable disminución de asistencias o partos distócicos”.
Más allá de esto, dejó en claro el avance de los últimos trabajos realizados en materia de sangrados de brucelosis, las correspondientes tareas de tuberculinización y el cada vez mayor cumplimiento de planes integrales de manejo antiparasitario.

Ignacio Pagate. El veterinario destacó la importancia de controlar la Leucosis.

Ignacio Pagate. El veterinario destacó la importancia de controlar la Leucosis.

Dándole continuidad a la recorrida de MOTIVAR llegamos a Pehuajó, Buenos Aires, para dialogar con Ignacio Pagate, egresado de la FCV de La Plata, quien junto a su socio -Humberto Balbi- asesora desde su veterinaria una amplia gama de tambos, algunos basados en sistemas intensivos, semi estabulados y casi netamente pastoriles.
“La mayoría de estos tambos no cortan los servicios, por lo tanto, tienen partos durante todo el año. Con respecto a esta etapa productiva, realizamos capacitaciones y educamos al personal todos los años, ya que nos parece fundamental para que el sistema de producción funcione”, mencionó Pagate. Asimismo, destacó que los establecimientos que asesoran poseen desde 60 a 1.700 vacas en ordeñe, con producciones muy variadas que rondan de 20 a 35 litros en promedio.
Ya haciendo foco sobre las tareas sanitarias, repasando la importancia de cumplir con los calendarios de vacunación y las correspondientes tareas para mitigar el impacto de las mastitis, Pagate destacó seguir muy de cerca el avance de enfermedades como particularmente la Leucosis. “Hay tambos con un impacto muy grande; esta es una problemática del presente, pero también del futuro”, concluyó.

Mastitis: “Hay una situación ambiental más desafiante”

El médico veterinario Martín Pol es referente en mastitis y calidad de leche y desde Lactodiagnóstico Sur y asesora a establecimientos lecheros de diferentes partes del país. Al tanto del objetivo de este informe de MOTIVAR, Pol contextualizó su participación. “Como en todos los veranos secos, durante el que pasó vivimos una situación bastante favorable en cuanto a la presencia de mastitis en los rodeos. Sin embargo, con las lluvias que comienzan a llegar a distintas regiones y la concentración de partos que se da en muchos establecimientos, es evidente que hay una situación ambiental más desafiante”, explicó. Y profundizó:
“La mastitis sigue siendo la de más prevalencia y que mayores pérdidas genera en rodeos lecheros de todo el mundo. En el periparto resulta estratégico evitar infecciones, es un momento crítico de la lactancia”.
Más allá de esto y compartiendo su visión con MOTIVAR, Martín Pol describió lo que para él resulta un cambio de paradigma a futuro. “Luego de trabajar para que los tambos tuvieran protocolos generales de tratamientos, hoy contamos con herramientas para que en el campo se pueda diagnosticar qué le pasa a una vaca en particular, más allá de lo que ocurra poblacionalmente”, aseguró. Y agregó: “Básicamente esto se lleva a la práctica con un cultivo en tambo, determinando qué familia de bacterias están causando ese problema en esa vaca”.
Según Pol, a partir de aquí se podrá administrar a cada animal el tratamiento que necesita. “Pasamos de usar antibióticos a nivel poblaciones a hacerlo de manera individual. No es menor la creciente preocupación de los productores por hacer un uso más racional y efectivo de los antibióticos”, completó.

Más recorridas a campo

Hernán Bertotti. “Los índices productivos aumentan de manera proporcional al confort que se les brinda a las vacas”.

Hernán Bertotti. “Los índices productivos aumentan de manera proporcional al confort que se les brinda a las vacas”.

A la propuesta de MOTIVAR se sumó Hernán Bertotti, coordinador de tareas veterinarias del tambo de Grupo Chiavassa en Carlos Pellegrini, Santa Fe.
“Entre las que realizamos, se destaca el control de vaca fresca y salud, mediante collares que miden la actividad de la rumia, y tactos. En lo que hace a calidad de leche, cultivo en tambo e identificación bacteriológica de los patógenos causales de mastitis”, explicó quien es responsable del área de salud de vacas adultas y calidad de leche en el establecimiento.
“Estamos atravesando el pico de partos con muy buenos resultados en el manejo de los terneros recién nacidos y las vacas en transición. En este último caso, logramos generar un espacio independiente y crear un lote de frescas para controlar el puerperio y permitir una mayor producción”, nos explicó el referente de un tambo que cuenta con 1.400 vacas en triple ordeñe (1.000 bajo galpón en camas de compost y el resto en drylot), con producciones anuales que rondan los 33 litros, promedio.
Bertotti destacó que los índices reproductivos mejoran de manera proporcional al confort que les brindan a los animales, logrando una tasa de preñez anual en vacas adultas que es del 27% y en vaquillonas con collares, en un 55% con semen sexado.
“Crecimos muy rápido y estamos adecuando la capacidad de las instalaciones. En las guacheras, optamos por realizar una crianza mixta, parte individual en una casita donde los terneros están 15 días con una cama de cáscara de arroz para luego, a los 30 o 40 días de nacidos, pasar a un sistema de crianza colectiva”, explicó.
Ya culminando este “viaje”, repasamos las palabras compartidas con MOTIVAR por Rodolfo Molinari, médico veterinario del Grupo PROAL; un profesional que trabaja desde hace 45 años en establecimientos lecheros con un número de vacas en ordeñe que va desde las 150 hasta más de 10.000.
“El asesoramiento que ofrecemos es integral, cubriendo áreas que incluyen sanidad, manejo, alimentación, reproducción, crianza y recría, como también programas informáticos para tambos y capacitación de personal”, resumió uno de los integrantes del grupo liderado por el MV Edgardo Vélez. Y avanzó: “Funcionamos como un equipo integrado de manera tal de poder brindarle al productor un servicio que le ayude no sólo a resolver problemas sino también a planificar y monitorear su sistema de producción”.
Según su punto de vista, actualmente en la mayor parte de los tambos donde las vacas están a campo, hay una suspensión de los servicios en los meses de marzo y abril, de manera tal de evitar los partos en verano. “Los mismos se reanudan a principios de marzo y por lo tanto en este momento hay una menor producción de leche porque hay vacas que están todavía para parir”, aclaró.
Molinari destaca las visitas semanales que incluyen los tactos y análisis reproductivos, las recorridas por los lotes de pasturas y los rodeos, la supervisión de los comederos y raciones utilizadas, recorrida por la Crianza y la Recría y supervisión de rutina de ordeñe, calidad de leche y mastitis. Sin embargo, algo que les está preocupando relacionado a la sanidad, es la aparición de brotes de Tristeza Bovina (Anaplasmosis), acompañada de Tripanosomiasis. “Produce pérdidas severas, con mortandad de animales adultos, vacas que bajan su producción y no se pueden recuperar, y un muy elevado porcentaje de abortos”, sostuvo Molinari. Y culminó: “Incorporamos el control de Anaplasma en el plan de vacunación de las recrías por sugerencia del INTA Rafaela”.
Tan variado como interesante, este nuevo reporte de MOTIVAR llega a su fin esperando reflejar mucho del trabajo, las expectativas y desafíos que los veterinarios argentinos atraviesan en su día a día junto a una producción láctea que vive momentos cruciales en su eslabón primario. ¿El objetivo? Seguir abasteciendo de leche de calidad no solo al mercado interno, sino cada vez más a la exportación.

Podología veterinaria: “La incidencia de la dermatitis digital se incrementa en invierno”

Nicolás González. “Tenemos que estar atentos a los pediluvios”.

Nicolás González. “Tenemos que estar atentos a los pediluvios”.

La inversión de los tambos argentinos en acciones ligadas a la podología veterinaria va en aumento. Tal es así que distintos profesionales comienzan, de manera individual o en equipos, a mostrarles a los productores que sí es posible prevenir y curar a las vacas rengas. “En esta época del año tenemos que estar atentos a los pediluvios, aumentando la frecuencia y exposición de los animales a los productos comerciales aprobados para este uso”, nos indicó el médico veterinario Nicolás González, especialista en podología que atiende establecimientos que van desde las 400 hasta las 3.000 vacas en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. “Es clave que cada vez más veterinarios se capaciten sobre este tema. Hoy, la clave pasa por estar atentos a los encierres, los caminos y el tamaño de los rodeos en las salas de espera”, agregó el también referente de APROCAL para luego ilustrar el impacto de la vaca renga, citando ejemplos de la ganadería australiana. “Allí pierden entre US$ 30 y 45 millones al año por rengueras. Una vaca renga hoy tiene un costo de US$ 250 – 300”, explicó quien hoy realiza su servicio sobre más de 650 animales al mes, alcanzando las 7.000 vacas al año.
“La mayor parte de esa pérdida se da en el área reproductiva: la vaca no cicla y queda en anestro o cicla, pero sufre reabsorciones embrionarias por dolor; o bien no manifiesta el celo porque no se deja montar. Luego, entra en juego la potencial pérdida de un 6% de su producción en litros de leche. Esto se traduce en cientos de litros no logrados a causa de un solo evento de renguera”, nos explicó González. Y agregó: “Además, a eso debe sumarse el costo de la medicación en caso de no prevenir el problema, el tiempo de retiro de leche, etc, etc”.
A nuestro recorrido se sumó Enrique Pofcher, médico veterinario también especialista en podología, quien una vez más aporta a MOTIVAR toda su experiencia de trabajo en tambos que tienen entre 4 a 3.000 vacas, con clientes radicados tanto en la Cuenca Abasto Sur, como en Córdoba y Buenos Aires.
En primer lugar y en coincidencia con Nicolás González, Pofcher asegura notar más planificación y demanda en los trabajos para contrarrestar las enfermedades podales.
“Me consultan sobre tareas de manejo y esto es realmente muy bueno. Todos están trabajando en la medida de lo posible para bajar la vaca renga, pensando en el invierno. Cuando ven que las vacas se curan y que se pueden prevenir las rengueras, ahí la gente empiezan a enfocarse. Saben ya que en invierno el barro será un problema”, aseguró el referente también de APROCAL.
Y agregó: “Obviamente la patología infecciosa, dermatitis digital, aumenta en invierno y tiene que ver con la acumulación de barro. Es por ello que en estas épocas es clave prestarle atención e invertir en el tema, intensificando las pasadas por el pediluvio para prevenir la dermatitis digital. Hoy la economía de ningún tambo soporta un 30% de rechazos a causa de vacas rengas”.

La Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios, CAPROVE, expresa su reconocimiento a la labor del SENASA en el control de las vacunas antiaftosa durante la emergencia sanitaria, lo que representa una contribución esencial a la sustentabilidad de la ganadería y la seguridad alimentaria.

La Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios, CAPROVE, que representa a 26 empresas elaboradoras, comercializadoras e importadoras de productos biológicos y/o farmacéuticos para el uso veterinario, expresa su reconocimiento a la labor del SENASA en el control de las vacunas antiaftosa durante la emergencia sanitaria, lo que representa una contribución esencial a la sustentabilidad de la ganadería y la seguridad alimentaria.

Esto es posible gracias al trabajo conjunto realizado por los técnicos y profesionales de la Dirección General de Laboratorios y Control Técnico (DGLyCT) de SENASA, y de la Dirección del Centro Regional de SENASA de La provincia de la Pampa – San Luis.

“Este trabajo ha permitido sostener los controles oficiales de las vacunas contra la fiebre aftosa en forma sostenida e ininterrumpida, sobrellevando todas las restricciones y desafíos de la pandemia del SARS COV2”, manifestaron desde CAPROVE.

Los controles que se realizan para validar la eficacia y pureza de la vacuna, implican las verificaciones oficiales de inocuidad, esterilidad, potencia, pureza y seguridad general. El control de potencia de las vacunas los realiza SENASA en bovinos en un campo experimental propio, ubicado en la localidad de Colonia 25 de Mayo, en la provincia de La Pampa.

“Estos controles oficiales necesarios para liberar las vacunas para su uso son un resguardo para la sanidad animal de la República Argentina y los países a los que Argentina exporta vacuna anti aftosa”, agregaron desde la Cámara.

Acerca de CAPROVE
Fundada en 1946, CAPROVE, Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios, representa a empresas elaboradoras, comercializadoras e importadoras de productos biológicos y/o farmacéuticos para el uso veterinario. CAPROVE colabora con el productor agropecuario y el profesional veterinario en busca de la sanidad y productividad animal para incrementar la eficiencia e impulsar el crecimiento del sector. Los socios de CAPROVE son: Asociación Cooperativas Argentinas-A.C.A., Bedson, BioChemiq, Biogénesis Bagó, Boehringer Ingelheim Animal Health, Brouwer, Centro de Diagnóstico Veterinario, CEVA Salud Animal, El Gigante, Elanco Salud Animal, Faeve, Farmabase, Laboratorio Azul, Laboratorio Burnet, Laboratorio Calier, Laboratorio Chinfield, Laboratorio IMVI, Laboratorio König, Laboratorio Weizur, Labyes, MSD Salud Animal, Laboratorios Over, Phibro Salud Animal, Tecnofarm, Vetanco y Zoetis. www.caprove.com.ar

Fuente: CAPROVE

En pruebas a campo, Eprinover Pour on resultó ser eficaz frente a nematodos gastrointestinales y piojos.

Eprinover Pour on es un antiparasitario elaborado a base de Eprinomectina, una lactona macrociclica que combina un amplio espectro de acción con elevado perfil de seguridad. No posee periodo de retiro en leche, lo que permite utilizarlo en vacas en lactación. En pruebas a campo, Eprinover Pour on resultó ser eficaz frente a nematodos gastrointestinales y piojos. Se aplica a lo largo de la línea dorsal, convirtiéndose en un producto muy versátil para los distintos sistemas productivos.
“Eprinover Pour on es práctico, seguro y eficaz. Se presenta en bidón autodosificante de 1 litro de contenido neto”, aseguraron desde el laboratorio.
Más información: www.over.com.ar.

El encuentro virtual de la industria agropecuaria global se llevará a cabo del 22 al 24 de junio de 2021.

El compromiso de Alltech de ofrecer innovación avanzada y calidad excepcional se extiende también a nuestros eventos de talla internacional, especialmente a la Conferencia de Ideas de Alltech ONE (ONE). Luego de haber hecho la transición a un encuentro virtual en el 2020, aplicamos nuestro espíritu emprendedor para crear una experiencia aún más completa e interactiva con la conferencia del 2021 para nuestros asistentes.

Sin embargo, al acercarnos a su fecha de inauguración, el 25 de mayo, constatamos que la tecnología digital necesaria para dar soporte a nuestro ambicioso objetivo no estaba lista aún. Por lo que hemos decidido esperar para abrir las puertas virtuales de ONE, hasta que podamos ofrecer la experiencia excepcional que concebimos para nuestro público; incluyendo la red de contactos y otras actividades importantes.

La nueva fecha para la Conferencia de Ideas de Alltech ONE es del 22 al 24 de junio de 2021.

CONOCÉ MÁS SOBRE LA CONFERENCIA DE IDEAS DE ALLTECH ONE
HACIENDO CLICK ACÁ

Las inscripciones confirmadas pasarán automáticamente para la nueva fecha. Aquellos participantes que no puedan acompañarnos durante estos días, igual podrán acceder a todas las conferencias bajo demanda desde su comodidad luego de la inauguración.

Agradecemos a nuestros asistentes, a nuestros socios y a nuestro equipo global por su apoyo continuo y su flexibilidad. Esperamos recibirlos a todos de forma virtual este año en ONE, y cumplir así con nuestra promesa de ofrecer un evento de primera calidad en importancia y en conocimientos inigualables.

Puede escribir a ldobler@alltech.com para cualquier asunto relacionado con prensa, incluyendo información sobre cómo registrarse en ONE a través de una acreditación gratuita para medios.

Sobre Alltech:

Fundada en 1980 por el empresario y científico irlandés, Dr. Pearse Lyons, Alltech ofrece soluciones más inteligentes y sostenibles para la industria agropecuaria. Nuestros productos mejoran la salud y el desempeño de las plantas y los animales, dando como resultado una mejor nutrición para los consumidores y un menor impacto ambiental.

Somos una compañía líder mundial en la industria de la salud animal; produciendo aditivos, suplementos para premezclas, alimento balanceado y alimento terminado. Consolidados por más de 40 años de investigación científica, llevamos adelante un legado de innovación y una cultura única que ve los desafíos a través de una mentalidad emprendedora.

Los más de 5 000 talentosos integrantes de nuestro equipo global comparten nuestra visión de un Planeta de Abundancia™. Creemos que la industria agropecuaria tiene el mayor potencial para dar forma al futuro de nuestro planeta; pero será necesario que todos trabajemos juntos, guiados por la ciencia, la tecnología y un deseo compartido para lograr un cambio.

Alltech es una empresa de propiedad privada y familiar, lo cual nos permite adaptarnos rápidamente a las necesidades de nuestros clientes y mantener el enfoque en la innovación avanzada. Con su casa matriz en las afueras de Lexington, Kentucky, Estados Unidos, Alltech tiene una importante presencia en todas las regiones del mundo. Para más información, visite alltech.com/la, o síganos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter, LinkedIn e Instagram.

Fuente: Alltech

Un reciente estudio del Movimiento CREA brinda información concreta sobre la actualidad del sector en las principales regiones productivas.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Lo que leerán a continuación es un resumen de la muy interesante información difundida a fines de abril desde el Movimiento CREA a través de un informe Microeconómico enfocado sobre el negocio ganadero ovino en Argentina.
Luego, los interesados podrán acceder al vínculo del documento completo escaneando con sus celulares el código QR que acompaña este artículo.
A modo de contextualizar, el informe destaca que la evolución del stock ovino de 2009 a 2020 se redujo 4,7%, pasando de 15,28 millones de cabezas en 2009 a 14,57 millones de cabezas en el año 2020 que pasó.
En cuanto a las características de las empresas, el informe de CREA describe diferencias entre las región Patagonia y el resto del país. Dado que, hacia el sur de Argentina, predominan majadas más grandes. Y lo ejemplifican: en esa zona, el 25% de los predios tienen majadas de 1.000 a más de 5.000 animales. Contrariamente, en la región BA-Litoral, el 97% posee majadas pequeñas (hasta 500 animales), similar a lo que sucede a nivel nacional (91%).
En lo referido al objetivo de los establecimientos que realizan actividad ovina, también existen diferencias entre regiones. En la región Patagonia el 67% de los predios persiguen un objetivo productivo-comercial, mientras que en la región BA-Litoral, sólo el 18% de los establecimientos tiene una meta productiva-comercial.
¿A nivel nacional? El 30% de los establecimientos. A su vez, en los que persiguen un objetivo productivo-comercial, la principal orientación es la mixta (combinada). Luego, varía según la región.
En Patagonia prepondera la dedicación exclusivamente a la lana, siendo apenas 4% las empresas que se orientan solo a la carne.
En tanto, en la región BA-Litoral, prevalecen las empresas orientadas exclusivamente a la carne.
Nuevamente, en el Movimiento CREA se replica lo que ocurre a nivel nacional, siendo aún mayor la participación de empresas con orientación mixta.

Producción de lana

Respecto a la producción de lana, la tendencia es análoga al stock ovino.
Gravemente afectada a inicios de la década por los depósitos de ceniza volcánica (-13 mil t de lana), se estabiliza y alcanza una mejora en 2014/15 con una producción de 46 mil Tn. Para luego descender a 40,7 mil t en 2018/19, debido a la conjunción de factores de climáticos y nutricionales que contribuyen a incrementar las diferencias de peso entre lana sucia y lavada.

DESCARGÁ EL INFORME MACROECONÓMICO
HACIENDO CLICK ACÁ

En las dos últimas zafras, se comenzó a revertir la situación (+9,6%), acompañado el incremento en cabezas de ganado. Sin embargo, la producción estimada para 2020/21 (44,6 mil Tn) se ubica aún por debajo de 2014/15 (-1,4 mil Tn) y muy por debajo del pico de producción del decenio pasado (-12,4 mil Tn).
El consumo interno promedio de lana en el ciclo 2009/10 a 2020/21 es cercano a las 2.000 mil Tn en base sucia, con algunas excepciones (máximos de 3.000 t y mínimos 1.000 Tn de lana), el valor se mantiene relativamente constante a lo largo de los años.

Carne ovina

La faena de ovinos en nuestro país presentó una reducción marcada (cerca de 500 mil cabezas) entre 2009 y 2010, que continuó hasta 2013, alcanzando un mínimo de 770,5 mil cabezas.
Posteriormente, se registra un aumento en 2014-2015 (en promedio de +6,1% vs 2013), y otro salto en el período 2016-2020 (en promedio de +13,5%), donde la faena de ovinos se estabiliza entre 900 a 950 mil cabezas.
El consumo de carne ovina en Argentina es muy bajo en comparación al consumo del resto de las carnes.
Los kilos per cápita de carne ovina en el período 2009-2020 se ubican en el rango de 1,06 a 1,86 kg/hab/año.
Por su parte, el promedio de consumo por hab/año del resto de las carnes es de 57,4 kg de vacuna, 40,5 kg de aviar, y 11,1 kg de porcina.

Expectativas para el negocio

Las expectativas para los próximos cuatro meses difieren según el producto y la región.
En la Patagonia, una mayor cantidad de empresarios esperan que el precio de la lana esté por encima del actual, mientras que la mayoría considera que el precio de la carne se mantendrá sin variación.
En tanto en BA-Litoral, las expectativas son más favorables para el precio de la carne y estables para la lana.
En cuanto al resultado económico de las empresas, en Patagonia tienen mayor incertidumbre, ya que los porcentajes de empresas creen que el resultado mejorará y empeorarán son equivalentes. Mientras que en BA-Litoral, la mayoría espera que el resultado se mantenga sin variación.
Como bien se detalló a lo largo del informe, el sector de la ganadería ovina a pesar de ser una actividad tradicional en las provincias del sur de nuestro país, y que viene creciendo en las provincias de Bueno Aires y de la región del Litoral, tiene posibilidades de expandirse y posicionarse como una producción proveedora de carne con proteínas de alto valor biológico, equilibrada en grasas y que aporta minerales esenciales, considerando el bienestar animal y las buenas prácticas.
No obstante, el sector ovino tiene desafíos. Uno de ellos es lograr la continuidad de los Programas para la Promoción del Consumo de Carne Ovina y para el Mejoramiento de la Calidad de Lana (PROLANA), logrados y solventados mediante el Fondo para la Recuperación de la Actividad Ovina (FRAO) creado por la Ley Ovina.
Actualmente, el plazo estipulado para el funcionamiento del fondo se encuentra vencido, y se espera el tratamiento legislativo del proyecto de ley generado en el marco de la Mesa Ovina Nacional.
Un segundo desafío es lograr la inserción de la carne ovina en el mercado local con una mayor presencia, regularidad y visibilidad en las góndolas, junto con presentaciones prácticas (cortes más pequeños y/o sin hueso).
Y como tercer desafío, es promocionar las exportaciones de los productos ovinos, considerando que, en los mercados internacionales, se espera una mayor demanda de proteína animal, en línea con el crecimiento de la población y de los ingresos de las clases medias, junto con la persistencia de la Peste Porcina Africana en China, y la escasez de competidores.

Fuente de la imagen www.coronelsuarez.gob.ar

Fuente de la imagen www.coronelsuarez.gob.ar

El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires informó que desde la sospecha del diagnóstico, las autoridades sanitarias se encuentran desarrollando acciones de prevención e inicio de control de foco para prevenir la ocurrencia de nuevos casos humanos o animales.

El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, en articulación con las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación informan que, luego del análisis postmorten de los tejidos de una persona fallecida con domicilio en Coronel Suárez, se determinó que la causa del deceso fue rabia humana.

La mujer, de 33 años, había consultado al servicio de salud el pasado 18 de abril por debilidad en miembros superiores y alteración de la sensibilidad. En los días posteriores se agregaron síntomas de excitación psicomotriz, cefalea, fotofobia, alteración sensorial y midriasis que evolucionó en un deterioro del nivel de la conciencia llegando al estado de coma.

Durante el interrogatorio a sus familiares surgió un antecedente de mordedura por un felino no doméstico (asilvestrado) a principios del mes de marzo que no habría sido objeto de consulta por parte de la paciente en ese momento. Por lo tanto, el 6 de mayo se remitieron al Instituto Nacional de Microbiología Dr. Malbrán muestras de líquido cefalorraquídeo, saliva y biopsia de piel ante la sospecha de encefalomielitis rábica, las cuales no detectaron virus o respuesta inmunológica asociada en ese momento.

Cabe destacar que, para prevenir la ocurrencia de nuevos casos humanos o animales, desde el momento de la sospecha las autoridades sanitarias se encuentran realizando actividades de vigilancia epidemiológica, prevención, control de foco y difusión sobre prevención de la rabia en animales. Participan integrantes del área veterinaria municipal, SENASA, Distrito 12 del CVPBA, veterinarios del ámbito privado y ciudadanos de dicha localidad, con el apoyo de la Región Sanitaria 1, Zoonosis Rurales y Zoonosis Urbanas del Ministerio de Salud provincial. Hasta la fecha se han vacunado 1417 animales y no se han identificado nuevos focos en animales silvestres analizados.
La enfermedad y sus síntomas

La rabia es una enfermedad zoonótica causada por el virus de la rabia (RABV) -familia Rhabdoviridae género Lyssavirus-, y se transmite al ser humano a través de saliva de animales infectados, tanto domésticos (principalmente perros y gatos) como animales silvestres (murciélagos, zorros, zorrillo). Generalmente, el virus entra a través de la piel y membranas mucosas, por mordeduras o arañazos.

El periodo de incubación de la enfermedad es variable, y en humanos va desde menos de dos semanas hasta más de un año, con un promedio de 2 a 4 meses. Este período está estrechamente ligado a localización, profundidad y gravedad de la mordedura, arañazo, etc, del animal infectado, proximidad de troncos nerviosos, distancia al cerebro y cantidad de partículas virales inoculadas.

El virus rábico es neurotrópico y su acción en el sistema nervioso central produce un cuadro clínico de encefalomielitis aguda. Los síntomas incluyen manifestaciones de hiperexcitabilidad creciente, con fiebre, delirios y espasmos musculares involuntarios generalizados y /o convulsiones que evolucionan a un cuadro de parálisis con alteraciones cardiorrespiratorias, presentación de coma y evolución al óbito en un período de 5 a 7 días.

Cuando aparecen los síntomas, la enfermedad es fatal, por eso es muy importante la profilaxis post exposición, tanto con la vacuna como con la inmunoglobulina de acuerdo con la gravedad que el caso requiera.

Estrategias de prevención

-La promoción de las campañas de tenencia responsable de mascotas y de vacunación antirrábica en animales domésticos a partir del 3º mes de vida y revacunación anual.

-La observación de animales involucrados en accidentes por mordedura o contacto infectante presuntamente a virus rábico.

-La vacunación preexposición y control de inmunidad de población expuesta al riesgo (veterinarios y otros).

-La notificación inmediata de accidente por mordedura o contacto infectante presuntamente a virus rábico para el control del paciente con el tratamiento de la herida y la inmunización pasiva con inmunoglobulina antirrábica y la vacunación post exposición.

La vacunación antirrábica de caninos y/o felinos es una actividad sanitaria y debe sostenerse en el actual contexto de pandemia de COVID-19 (Resolución 1890-MSALGP-2020.

Fuente: Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires 

En crecimiento. Durante 2020 se logró aumentar la cobertura vacunal en Argentina.

En crecimiento. Durante 2020 se logró aumentar la cobertura vacunal en Argentina.

Al igual que en personas, es posible que perros adecuadamente vacunados y protegidos contra la enfermedad clínica por virus entéricos, puedan eliminar virus en sus heces si están expuestos al agente patógeno.

Por MV. Leonardo Mauro
Laboratorio Tecnovax

La pandemia por COVID-19 nos obligó a repensar la prevención de las enfermedades infecciosas en dos dimensiones que están íntimamente relacionadas: la individual y la colectiva. Dentro de todo lo malo, esta experiencia nos está dejando algunas lecciones y aprendizajes que servirán para encontrar el camino hacia un futuro que esperamos sea mejor.
Dentro del curso rápido sobre epidemiología que la realidad nos colocó, aprendimos la diferencia entre «letalidad» y «mortalidad». Entendiendo por “mortalidad” los decesos que cierto patógeno produce en la población en su conjunto y por “letalidad” a los fallecidos del total de infectados.
Como han postulado expertos en medioambiente, el accionar del ser humano es el principal responsable de los sucesos no deseados que nos afectan como especie, incluyendo la actual pandemia. Es importante resaltar que la actividad humana, como ha sido postulado en una publicación reciente (Horecka et al., 2020), también puede ser la responsable de algunas enfermedades estacionales graves que afectan a los perros.

Medidas de Bioseguridad

La experiencia actual nos demostró que un método efectivo para prevenir infecciones comunitarias es impulsar algunas restricciones a los individuos de una población para reducir la exposición a patógenos. Para las poblaciones humanas el distanciamiento social, el uso de tapabocas y la higiene de manos son primordiales para prevenir algunas de estas infecciones. En veterinaria la educación y conocimientos sobre bioseguridad que podamos transferir a nuestros clientes, contribuirán a evitar la exposición de cachorros jóvenes a potenciales fuentes de infección (animales enfermos y ambientes contaminados).
Además de las estrictas medidas de higiene y bioseguridad, que no siempre serán posibles de llevar a la práctica, el siguiente método con el que contamos para prevenir infecciones y/o signos clínicos de enfermedad, producidas por patógenos prevalentes, es a través de la inoculación cuidadosa y estratégica de una “serie inicial completa de vacunaciones” que logre desarrollar una respuesta inmune efectiva en los cachorros.

Uso de vacunas

Las vacunas caninas más difundidas están formuladas con virus activos atenuados que, de ser eficaces, darán al cachorro inmunidad humoral (anticuerpos) y celular (citotoxicidad). Para ello, es esencial que una cantidad del virus vacunal administrado al animal se replique y propague hacia los órganos diana. El hecho de estar atenuados no permite que los virus contenidos en las vacunas causen enfermedad (Waner, 2002).
No se ha demostrado que las vacunas utilizadas habitualmente en perros, puedan producir la enfermedad que buscan prevenir (Decaro et al., 2006). Acontecimientos de público conocimiento nos demuestran que si un individuo manifiesta signos clínicos de enfermedad pocos días luego de la vacunación, la explicación aceptada es que estaban infectados antes de la vacunación (Oraveerakul, 2003), o se infectaron inmediatamente después. En la carrera entre el antígeno vacunal y el virus de campo siempre ganará este último.
Si se administran correctamente, las vacunas protegerán a la mayoría de los individuos contra ciertas enfermedades infecciosas, pero en raras ocasiones, podrían existir casos de animales vacunados que pueden presentar la enfermedad. Debemos dejar en claro que ninguna vacuna produce protección al 100% de los animales el 100% de las veces, por lo que se sugiere que “La vacunación NO se debería tomar como una garantía de protección” (AAFP, 2020).
Hace tiempo que sabemos esto, pero el hecho de contar con vacunas muy efectivas para prevenir enfermedades en nuestros pacientes caninos nos ha llevado a una sobrevaloración de eficacia. Con cierto rigor, la actual pandemia se ha encargado de hacernos repensar algunos criterios epidemiológicos y de bioseguridad.
Hoy somos testigos en primera fila, que las vacunas mejoran las probabilidades de que un individuo esté protegido contra una determinada enfermedad. No hay forma, incluso con vacunas altamente inmunogénicas, de estar seguros de que el sistema inmunológico de un animal en particular responderá de la manera deseada. Es esperable que existan casos ocasionales de “ruptura de la inmunidad”, que es como llamamos a la situación donde la vacunación NO logrará proteger al individuo contra el desafío de campo de un agente causante de enfermedad infecciosa.
Sin embargo, si se produjera esta ruptura en un animal que ha sido vacunado adecuadamente, en raras ocasiones experimentará una forma letal de la enfermedad, siendo más típico esperar una forma leve de la misma. Dos guarismos a tener en cuenta: Protección frente a la infección vs Protección frente a la enfermedad grave.
Las vacunas son seguras y proporcionarán inmunidad protectora cuando se administran a los animales en los intervalos apropiados (Buonavoglia, 2001; Day, 2010). Además, dependiendo de la cantidad de individuos vacunados, también colaborarán en la reducción de la circulación viral y los casos clínicos de enfermedad, mediante el aumento de la inmunidad poblacional (Carter, 1987). Lamentablemente por experiencia, los veterinarios sabemos que la cantidad de animales vacunados en la región dista mucho de ser la ideal.

Consideraciones sobre la vacunación

Los esquemas de vacunaciones en humanos se encuentran estandarizados por la autoridad sanitaria en base a datos que surgen de múltiples estudios epidemiológicos, y el escenario de pandemia puso en evidencia los alcances reales que existen en el uso de vacunas en el terreno. Lamentablemente en la clínica de perros y gatos no contamos con esa información, pues incluso la aplicación de vacunas obligatorias como la antirrábica, dependen de la voluntad del tenedor del animal.
En medicina humana una baja performance de la vacuna en un individuo será compensada con el alto número de personas vacunadas, en prevención de enfermedades caninas esto raramente sucederá.
La realidad nos coloca en la necesidad de brindar protección mediante vacunas a cada uno de nuestros pacientes de forma individual, lo que amerita algunas consideraciones a tener en cuenta.
En animales jóvenes, los anticuerpos de origen materno (pasivos) pueden interferir con la producción de anticuerpos (activos) protectores inducidos por la vacunación (Pollack, 1998). Debido a esto, los expertos coinciden en que la principal causa de fracaso en la vacunación es la administración de la última vacuna del esquema inicial a cachorros menores de 16 semanas, o sea cuando todavía los anticuerpos maternos pueden interferir con el desarrollo de la inmunidad (Woolford, 2017; Altman, 2017).
Existen otras causas de fracasos en la prevención, más allá de los factores relacionados con las vacunas (cepa; errores de almacenamiento y administración), las cuales son variadas e incluyen condiciones de desafío con alta carga viral ambiental (Rika-Heke, 2015), diversidad antigénica viral, otras infecciones virales, bacterianas y parasitarias (Coyne, 2015; O’Sullivan, 1984), particularidades de raza (Houston, 1996), animales no respondedores genéticos (Kennedy, 2007) e incompetencia inmunitaria (Wiedermann, 2016).
Cuando un virus replica en las células del animal generando múltiples copias, la polimerasa puede cometer algunos errores que se traducirán en nuevas mutaciones. Algunas de estas variantes serán intrascendentes y por el contrario otras pueden modificar por ejemplo la tasa de infectividad.
Las modificaciones de ciertas partes del genoma se traducirán en cambios de la secuencias de los aminoácidos de las proteínas que codifican que pueden impedir su reconocimiento por parte de los anticuerpos. Algunas mutaciones pueden representar mecanismos importantes para la evasión inmune. Con el avance de los estudios moleculares muchos investigadores se encuentran estudiando las diferentes variantes genéticas de los principales virus que afectan a los perros y su impacto en la población (Duque-Valencia, 2019; Budaszewski, 2013; Simón-Martínez, 2007).
De esta manera en la medida que surgen nuevas variantes existirán mayores posibilidades de que las vacunas puedan perder cierto grado de eficacia, pero siempre debemos tener en cuenta que los anticuerpos generados por las mismas son del tipo policlonal, lo que significa que se unirán a distintas posiciones del mismo epitope, mejorando las posibilidades de neutralización viral. Dependiendo del tipo de vacunas utilizadas y de la forma en que son administradas, debemos sumar la respuesta celular mediada por los linfocitos T, que actúan sobre células infectadas por virus, siendo este mecanismo por lo general independiente de la variante viral involucrada.
Los síndromes de inmunodeficiencia hereditarios representan un problema probablemente cada vez mayor, debido a las políticas de endogamia intensiva que usan muchos criadores de perros. Estas inmunodeficiencias suelen ser inespecíficas y representan un número importante pero desconocido de fallas en la vacunación (Povey, 1986). Actualmente a este grupo de animales se los identifica como “No Respondedores” a la vacunación (WSAVA, 2016).
La exposición excesiva de perros a ambientes altamente contaminados y en donde la inmunidad poblacional es baja (Riley, 2005), puede superar los niveles de protección inducidos por la vacunación, los que serían suficientes en circunstancias normales (Povey, 1986). Las vacunas no siempre tendrán la capacidad de inducir respuestas inmunes que puedan prevenir todas las infecciones, pero deberían ser suficientes para minimizar la enfermedad clínica en pacientes inmunocompetentes dentro de un entorno de baja exposición viral (Yip, 2020).
Así como sucede con las personas vacunadas, es posible que perros adecuadamente vacunados y protegidos contra la enfermedad clínica, puedan infectarse y eliminar virus si se exponen al agente patógeno.
Las pautas actuales de vacunación recomiendan la aplicación de vacunas vivas atenuadas de alto título y bajo pasaje, comenzando a partir de las 6 semanas de edad y colocando a continuación dosis adicionales de vacunas cada 3 a 4 semanas hasta las 16 semanas de edad. Para animales con mayor riesgo de exposición como refugios o zonas endémicas, se recomienda comenzar la vacunación a partir de las 4 semanas y extender la misma hasta las 18 a 20 semanas de edad (DeCramer, 2011; AAHA, 2017).

Conclusiones

Vacunar animales sanos, colocando una dosis de vacuna en el momento preciso, cuando ya no estén presentes los anticuerpos maternos con capacidad de neutralizar a los antígenos de la vacuna, es el objetivo de mínima para considerar a un cachorro con su esquema inicial de vacunaciones completo.
Debido a la alta circulación de diversos patógenos que afectan a la especie canina en la región, la posibilidad de vacunar a un animal que presenta algún padecimiento subclínico se encuentra omnipresente en la práctica clínica diaria, y este es uno de los factores que se deben considerar frente a la presentación de fallas en la vacunación contra las infecciones virales principales.
Por lo tanto, la estrategia de protección y el diseño del mejor esquema de vacunaciones que sirva para prevenir enfermedades infecciosas en un perro, siempre debe estar en manos del médico veterinario conocedor de las características epidemiológicas de la zona en donde vive cada animal. Es muy importante, informar adecuadamente para que los tutores de perros cumplan con las fechas establecidas por el profesional, pues los intervalos entre vacunaciones son una de las claves para obtener la protección efectiva.

Solicitar la bibliografía consultada vía redaccion@motivar.com.ar