fbpx
MOTIVAR – Descargá – Sept 21 – Main
HomeInstagramVeterinarios en acción: momentos cruciales en el tambo
NOTA DE TAPA

Veterinarios en acción: momentos cruciales en el tambo

Enrique Pofcher. “La economía de ningún tambo soporta ya un 30% de vacas rengas”.

Enrique Pofcher. “La economía de ningún tambo soporta ya un 30% de vacas rengas”.

De la mano de profesionales que asesoran establecimientos en distintas partes del país, emprendemos una recorrida por las acciones sanitarias que se llevan adelante en momentos cruciales para definir el potencial productivo local.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

Según el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, la producción total de leche alcanzó en 2020 los 11.113 millones de litros (+ 7.44% que en 2019. Pero esto no es todo ya que si observamos la Tabla N° 1 también provista desde www.ocla.org.ar, veremos que la tendencia ascendente se consolida en estos primeros meses de 2021.
Estamos en un momento estratégico para la producción primaria.
Allí, en los más de 10.000 tambos de nuestro país, se viven momentos cruciales en lo que hace a la concentración de partos y nuevas preñeces, como también al manejo de los terneros recién nacidos en la guachera y el bienestar general de vacas y vaquillonas que atraviesan días de alto estrés y exigencia.
También se están terminando las vacunaciones contra la fiebre aftosa, la implantación de verdeos y generando los silos de maíz. El tambo no para. Si bien a diario se implementan protocolos, es en estos meses previos al invierno cuando los mismos se intensifican para garantizar el mayor confort a los animales y así lograr la mayor cantidad de litros libres de alimento posibles.
Por eso, MOTIVAR contactó a referentes de distintas especialidades y zonas.
¿El objetivo? Ver la actualidad de los tambos a través de sus ojos y su conocimiento. ¿Tiene correlación el aumento en la producción con un mejor manejo de la sanidad?
¿Es la estrategia de todos lograr mejorar la reposición, disminuir mortandades y rechazos e invertir en lograr calostro de mejorar calidad? ¿Qué tareas se vienen?

Un pantallazo general

Julián Bartolomé. El experto subrayó la mayor adopción de tecnología en los tambos argentinos.

Julián Bartolomé. El experto subrayó la mayor adopción de tecnología en los tambos argentinos.

“Estamos en un proceso interesante en cuanto a la llegada de tecnología a los rodeos lecheros. Como veterinarios deberemos adaptarnos a los cambios y sumarnos a las mejoras sanitarias y productivas que se están llevando adelante”. Con estas palabras inició su diálogo con MOTIVAR el médico veterinario, docente a cargo de la Cátedra de Reproducción Animal y director de la Diplomatura en Medicina Productiva del Ganado Lechero, de la FCV en la UNLPam, Julián Bartolomé.
“Muchos han comprendido que para que la vaca lechera aumente su producción es clave controlar el ambiente: hoy se invierte en minimizar los problemas con el barro y el estrés calórico. Esto es una buena noticia”, aseguró quien también realiza consultoría privada de establecimientos lecheros al sur de Córdoba y Santa Fe, así como en la Pampa Húmeda y la Cuenca Mar y Sierra.
Y agregó: “Tenemos que entender cómo la vaca se comporta y se mueve dentro de los galpones para comprender la interacción entre la alimentación, el ambiente, el confort y la salud de los bovinos”.
Consultado por MOTIVAR, el referente de La Pampa dejó en claro que, si bien los protocolos sanitarios se aplican todo el año en los tambos con servicio continuo, estamos en un momento clave para la producción. “Debemos prestar especial atención a la calidad de los partos, trabajando sobre enfermedades como hipocalcemia, cetosis o metritis; así como en el manejo de los terneros en la guachera”, dijo. Y completó: “Es momento de ajustar los protocolos para que la vaca se insemine cuando corresponda”.
Pero aquí no termina nuestro informe.

Caludio Sarramone. “Disminuimos la cantidad de partos distócicos respecto del año pasado”.

Caludio Sarramone. “Disminuimos la cantidad de partos distócicos respecto del año pasado”.

Desde Bolívar, Buenos Aires, se sumó Claudio Sarramone, profesional especializado en medicina productiva del ganada lechero, quien además de ser docente universitario, brinda asesoramiento desde su veterinaria a campos de cría e invernada, así como también tambos.
“En esta época, trabajamos sobre pilares estratégicos para la producción, como lo son reproducción, sanidad y recursos humanos. En cuanto a la reproducción, estamos realizando examen ginecológico (ecógrafo y manual), sincronización de vaquillonas, y en los estacionados con esquema de pintura para iniciar el servicio en mayo”, le explicó Sarramone a MOTIVAR. Y agregó: “En cuanto al tema de los Recursos Humanos, claramente es la de mayor complejidad e interacciona con todas las actividades, temas e integrantes del sistema. Para abordarlo y avanzar, todos los días debemos poner en marcha la misma premisa de buscar enseñar, a la vez de aprender. Ese es el camino”.
Vale mencionar que Sarramone asesora tambos con distintas características en materia de litros producidos, tipos de vacas y sistemas de trabajo. “Están produciendo entre 18 a 37 litros, con cerca de un 40% del total de partos anuales y resultados similares al año anterior, pero con mejoras en cuanto a una notable disminución de asistencias o partos distócicos”.
Más allá de esto, dejó en claro el avance de los últimos trabajos realizados en materia de sangrados de brucelosis, las correspondientes tareas de tuberculinización y el cada vez mayor cumplimiento de planes integrales de manejo antiparasitario.

Ignacio Pagate. El veterinario destacó la importancia de controlar la Leucosis.

Ignacio Pagate. El veterinario destacó la importancia de controlar la Leucosis.

Dándole continuidad a la recorrida de MOTIVAR llegamos a Pehuajó, Buenos Aires, para dialogar con Ignacio Pagate, egresado de la FCV de La Plata, quien junto a su socio -Humberto Balbi- asesora desde su veterinaria una amplia gama de tambos, algunos basados en sistemas intensivos, semi estabulados y casi netamente pastoriles.
“La mayoría de estos tambos no cortan los servicios, por lo tanto, tienen partos durante todo el año. Con respecto a esta etapa productiva, realizamos capacitaciones y educamos al personal todos los años, ya que nos parece fundamental para que el sistema de producción funcione”, mencionó Pagate. Asimismo, destacó que los establecimientos que asesoran poseen desde 60 a 1.700 vacas en ordeñe, con producciones muy variadas que rondan de 20 a 35 litros en promedio.
Ya haciendo foco sobre las tareas sanitarias, repasando la importancia de cumplir con los calendarios de vacunación y las correspondientes tareas para mitigar el impacto de las mastitis, Pagate destacó seguir muy de cerca el avance de enfermedades como particularmente la Leucosis. “Hay tambos con un impacto muy grande; esta es una problemática del presente, pero también del futuro”, concluyó.

Mastitis: “Hay una situación ambiental más desafiante”

El médico veterinario Martín Pol es referente en mastitis y calidad de leche y desde Lactodiagnóstico Sur y asesora a establecimientos lecheros de diferentes partes del país. Al tanto del objetivo de este informe de MOTIVAR, Pol contextualizó su participación. “Como en todos los veranos secos, durante el que pasó vivimos una situación bastante favorable en cuanto a la presencia de mastitis en los rodeos. Sin embargo, con las lluvias que comienzan a llegar a distintas regiones y la concentración de partos que se da en muchos establecimientos, es evidente que hay una situación ambiental más desafiante”, explicó. Y profundizó:
“La mastitis sigue siendo la de más prevalencia y que mayores pérdidas genera en rodeos lecheros de todo el mundo. En el periparto resulta estratégico evitar infecciones, es un momento crítico de la lactancia”.
Más allá de esto y compartiendo su visión con MOTIVAR, Martín Pol describió lo que para él resulta un cambio de paradigma a futuro. “Luego de trabajar para que los tambos tuvieran protocolos generales de tratamientos, hoy contamos con herramientas para que en el campo se pueda diagnosticar qué le pasa a una vaca en particular, más allá de lo que ocurra poblacionalmente”, aseguró. Y agregó: “Básicamente esto se lleva a la práctica con un cultivo en tambo, determinando qué familia de bacterias están causando ese problema en esa vaca”.
Según Pol, a partir de aquí se podrá administrar a cada animal el tratamiento que necesita. “Pasamos de usar antibióticos a nivel poblaciones a hacerlo de manera individual. No es menor la creciente preocupación de los productores por hacer un uso más racional y efectivo de los antibióticos”, completó.

Más recorridas a campo

Hernán Bertotti. “Los índices productivos aumentan de manera proporcional al confort que se les brinda a las vacas”.

Hernán Bertotti. “Los índices productivos aumentan de manera proporcional al confort que se les brinda a las vacas”.

A la propuesta de MOTIVAR se sumó Hernán Bertotti, coordinador de tareas veterinarias del tambo de Grupo Chiavassa en Carlos Pellegrini, Santa Fe.
“Entre las que realizamos, se destaca el control de vaca fresca y salud, mediante collares que miden la actividad de la rumia, y tactos. En lo que hace a calidad de leche, cultivo en tambo e identificación bacteriológica de los patógenos causales de mastitis”, explicó quien es responsable del área de salud de vacas adultas y calidad de leche en el establecimiento.
“Estamos atravesando el pico de partos con muy buenos resultados en el manejo de los terneros recién nacidos y las vacas en transición. En este último caso, logramos generar un espacio independiente y crear un lote de frescas para controlar el puerperio y permitir una mayor producción”, nos explicó el referente de un tambo que cuenta con 1.400 vacas en triple ordeñe (1.000 bajo galpón en camas de compost y el resto en drylot), con producciones anuales que rondan los 33 litros, promedio.
Bertotti destacó que los índices reproductivos mejoran de manera proporcional al confort que les brindan a los animales, logrando una tasa de preñez anual en vacas adultas que es del 27% y en vaquillonas con collares, en un 55% con semen sexado.
“Crecimos muy rápido y estamos adecuando la capacidad de las instalaciones. En las guacheras, optamos por realizar una crianza mixta, parte individual en una casita donde los terneros están 15 días con una cama de cáscara de arroz para luego, a los 30 o 40 días de nacidos, pasar a un sistema de crianza colectiva”, explicó.
Ya culminando este “viaje”, repasamos las palabras compartidas con MOTIVAR por Rodolfo Molinari, médico veterinario del Grupo PROAL; un profesional que trabaja desde hace 45 años en establecimientos lecheros con un número de vacas en ordeñe que va desde las 150 hasta más de 10.000.
“El asesoramiento que ofrecemos es integral, cubriendo áreas que incluyen sanidad, manejo, alimentación, reproducción, crianza y recría, como también programas informáticos para tambos y capacitación de personal”, resumió uno de los integrantes del grupo liderado por el MV Edgardo Vélez. Y avanzó: “Funcionamos como un equipo integrado de manera tal de poder brindarle al productor un servicio que le ayude no sólo a resolver problemas sino también a planificar y monitorear su sistema de producción”.
Según su punto de vista, actualmente en la mayor parte de los tambos donde las vacas están a campo, hay una suspensión de los servicios en los meses de marzo y abril, de manera tal de evitar los partos en verano. “Los mismos se reanudan a principios de marzo y por lo tanto en este momento hay una menor producción de leche porque hay vacas que están todavía para parir”, aclaró.
Molinari destaca las visitas semanales que incluyen los tactos y análisis reproductivos, las recorridas por los lotes de pasturas y los rodeos, la supervisión de los comederos y raciones utilizadas, recorrida por la Crianza y la Recría y supervisión de rutina de ordeñe, calidad de leche y mastitis. Sin embargo, algo que les está preocupando relacionado a la sanidad, es la aparición de brotes de Tristeza Bovina (Anaplasmosis), acompañada de Tripanosomiasis. “Produce pérdidas severas, con mortandad de animales adultos, vacas que bajan su producción y no se pueden recuperar, y un muy elevado porcentaje de abortos”, sostuvo Molinari. Y culminó: “Incorporamos el control de Anaplasma en el plan de vacunación de las recrías por sugerencia del INTA Rafaela”.
Tan variado como interesante, este nuevo reporte de MOTIVAR llega a su fin esperando reflejar mucho del trabajo, las expectativas y desafíos que los veterinarios argentinos atraviesan en su día a día junto a una producción láctea que vive momentos cruciales en su eslabón primario. ¿El objetivo? Seguir abasteciendo de leche de calidad no solo al mercado interno, sino cada vez más a la exportación.

Podología veterinaria: “La incidencia de la dermatitis digital se incrementa en invierno”

Nicolás González. “Tenemos que estar atentos a los pediluvios”.

Nicolás González. “Tenemos que estar atentos a los pediluvios”.

La inversión de los tambos argentinos en acciones ligadas a la podología veterinaria va en aumento. Tal es así que distintos profesionales comienzan, de manera individual o en equipos, a mostrarles a los productores que sí es posible prevenir y curar a las vacas rengas. “En esta época del año tenemos que estar atentos a los pediluvios, aumentando la frecuencia y exposición de los animales a los productos comerciales aprobados para este uso”, nos indicó el médico veterinario Nicolás González, especialista en podología que atiende establecimientos que van desde las 400 hasta las 3.000 vacas en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. “Es clave que cada vez más veterinarios se capaciten sobre este tema. Hoy, la clave pasa por estar atentos a los encierres, los caminos y el tamaño de los rodeos en las salas de espera”, agregó el también referente de APROCAL para luego ilustrar el impacto de la vaca renga, citando ejemplos de la ganadería australiana. “Allí pierden entre US$ 30 y 45 millones al año por rengueras. Una vaca renga hoy tiene un costo de US$ 250 – 300”, explicó quien hoy realiza su servicio sobre más de 650 animales al mes, alcanzando las 7.000 vacas al año.
“La mayor parte de esa pérdida se da en el área reproductiva: la vaca no cicla y queda en anestro o cicla, pero sufre reabsorciones embrionarias por dolor; o bien no manifiesta el celo porque no se deja montar. Luego, entra en juego la potencial pérdida de un 6% de su producción en litros de leche. Esto se traduce en cientos de litros no logrados a causa de un solo evento de renguera”, nos explicó González. Y agregó: “Además, a eso debe sumarse el costo de la medicación en caso de no prevenir el problema, el tiempo de retiro de leche, etc, etc”.
A nuestro recorrido se sumó Enrique Pofcher, médico veterinario también especialista en podología, quien una vez más aporta a MOTIVAR toda su experiencia de trabajo en tambos que tienen entre 4 a 3.000 vacas, con clientes radicados tanto en la Cuenca Abasto Sur, como en Córdoba y Buenos Aires.
En primer lugar y en coincidencia con Nicolás González, Pofcher asegura notar más planificación y demanda en los trabajos para contrarrestar las enfermedades podales.
“Me consultan sobre tareas de manejo y esto es realmente muy bueno. Todos están trabajando en la medida de lo posible para bajar la vaca renga, pensando en el invierno. Cuando ven que las vacas se curan y que se pueden prevenir las rengueras, ahí la gente empiezan a enfocarse. Saben ya que en invierno el barro será un problema”, aseguró el referente también de APROCAL.
Y agregó: “Obviamente la patología infecciosa, dermatitis digital, aumenta en invierno y tiene que ver con la acumulación de barro. Es por ello que en estas épocas es clave prestarle atención e invertir en el tema, intensificando las pasadas por el pediluvio para prevenir la dermatitis digital. Hoy la economía de ningún tambo soporta un 30% de rechazos a causa de vacas rengas”.

comments

COMPARTIR:
SANI – Promos – Horizontal Notas
Valoración: