fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main -JULIO 2021
HomeInstagram“Apuntamos a duplicar el número de madres, con más productores e integrados”
CON LA MIRADA PUESTA EN 2030

“Apuntamos a duplicar el número de madres, con más productores e integrados”

Dato. La inversión para montar una granja con altos estándares medio ambientales asciende a cerca de US$ 6.000 por madre y promete un retorno de la inversión en un plazo de 11 años.

Adolfo Franke, presidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos, pone reparos ante posibles mega inversiones chinas y apunta a un crecimiento sostenido de la mano de los empresarios locales.

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

En la Argentina la producción de proteína animal tiene diversas variantes.
Mientras que la carne bovina está totalmente atomizada; en el otro extremo, la faena avícola muestra los más altos niveles de concentración, donde un actor tiene más del 30% del mercado.
La actividad porcina viene a trazar un carril intermedio, donde hay que reunir 500 productores para explicar el 80% de la producción primaria, aunque con claras intenciones de avanzar hacia una mayor concentración de la mano de “los integrados”.
En las ediciones de abril y mayo de MOTIVAR que podrán repasar desde www.motivar.com.ar, analizamos cómo producen carne de cerdo tanto en países como Dinamarca o también China, dos modelos intensivos con amplia experiencia.
En este caso y en diálogo exclusivo con Adolfo Franke, presidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP), compartimos las proyecciones locales de esta industria de cara a 2030.
“Muchos productores agropecuarios encontraron en la producción porcina la oportunidad de agregar valor a sus granos. Hoy, somos alrededor de 4.000 dedicados a esta actividad, donde los primeros 100 representan casi un 50% de la producción primaria”, grafica el también productor con una granja de 800 madres en el Sur de Santa Fe.
“Apuntamos a duplicar el número de madres, contagiando de entusiasmo a más productores y avanzando en los sistemas integrados para ganar escala”, adelanta Franke en su diálogo con MOTIVAR antes de repasar en profundidad el Plan Estratégico Porcino 2020-2030.

Luces y sombras

Adolfo Franke. Presidente de la AAPP.

El año pasado, la Asociación convocó a la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de la Argentina (FADA) para realizar un estudio que permita vislumbrar el camino de la industria porcina nacional con vistas a 2030. “Estamos en un nivel de evolución distinto a lo que se puede ver en Dinamarca o China, pero tenemos una clara intención de seguir creciendo”, resalta el presidente de la AAPP.
“Los productores van a encontrar un incentivo para expandir el stock de madres y si bien inicialmente cuesta dar el paso, cuando se ingresa al negocio y se obtiene rentabilidad a partir de un manejo eficiente, se puede generar un efecto contagio”, explica nuestro entrevistado.
Y completa: “En los últimos años creció la presencia de integrados, donde los productores crían lechones y acuerdan con otros actores de la cadena para hacer el engorde. Si bien aún es un modelo incipiente, apuntamos avanzar en ese sentido para ganar escala”.
La inversión para montar una granja con altos estándares medio ambientales asciende a cerca de US$ 6.000 por madre y promete un retorno de la inversión en un plazo de 11 años. Sin embargo, la empresa no está exenta de contratiempos.
“Uno de los objetivos centrales de la Asociación es resolver el tema impositivo. En 2018 se bajó el IVA de venta del 21% a la mitad, pero nos golpeó de lleno porque se generó un desfasaje que nos deja un saldo de IVA que las firmas del sector terminan perdiendo”, advierte Franke.
Y agrega: “Cuando pensamos realizar inversiones ese costo asciende al 19%. Es decir, por cada madre que sumamos tenemos un costo de IVA de US$ 1.100 que no podemos recuperar por el saldo técnico. Estamos trabajando para resolverlo”.
Con los faros largos en 2030

Crecer. La actividad avanza en el país,

La trayectoria reciente de la industria porcina es ascendente y desde la Asociación, que, integrada con la Federación, agrupa el 55% de la producción apuntan a sostener esa tendencia en los próximos años.
Según el estudio que elaboró FADA, la industria podría experimentar un salto de 358.000 a 700.000 madres cerdas de cara a 2030.
A su vez, la productividad por madre promedio treparía de 1.826 kilos a 3.000 en el mismo periodo.
Eso daría como resultado un crecimiento anual compuesto del 11% en los volúmenes totales alcanzando hacia el final de la década las 2,1 millones de toneladas.
En cuanto al destino de toda esa producción, el consumo interno se duplicaría y los despachos al exterior se multiplicarían por 20 hasta superar las 800.000 toneladas anuales.
Todas estas proyecciones serán posibles solo si antes se concreta una variable indispensable: la inversión.
El trabajo de FADA para la AAPP estima en al menos US$ 2.730 millones el desembolso conjunto de la producción primaria y el sector industrial para duplicar el número de madres y llevar el negocio hasta una facturación de US$ 5.600 millones anuales. Para Franke las probabilidades de concreción son certeras.

Invertir. Según FADA se requieren inversiones por US$ 2.730 millones para duplicar el
número de madres y llevar el negocio a una facturación de US$ 5.600 millones.

“Hay muchos incentivos para que esto suceda, desde la sustitución del consumo de carne vacuna, pasando por la demanda externa creciente de proteína animal hasta la posibilidad de generar más empleo y arraigo rural”, resume solo algunas el empresario. En ese sentido, se estima en más de 93.000 los empleos directos e indirectos que puede aportar el sector de cara a 2030.
“El sector puede crecer aún más si llegan las famosas y tan anunciadas inversiones chinas. Sin embargo, nuestra posición es que nosotros podemos concretar estos proyectos y las inversiones chinas podrían llegar vía financiamiento o asociaciones estratégicas. Tenemos el know how y los recursos para hacerlo de forma eficiente”, afirma Franke.

 “No estamos en contra de las inversiones extranjeras, pero vemos en una integración con los actores locales la forma más apropiada de llevarlas adelante”. Adolfo Franke.

Y sigue: “Eso no quiere decir que estamos en contra de las inversiones extranjeras, pero vemos en una integración con los actores locales la forma más apropiada de llevarlas a cabo. No podemos perder de vista que gracias al trabajo del Senasa tenemos un alto status sanitario y esa ventaja competitiva se debe mantener. Es por eso que un crecimiento razonable permite sostener las excelentes condiciones sanitarias y de bienestar animal que demanda la sociedad”.

SENASA: ¿Qué son los compartimientos libres?

El Senasa aprobó, mediante su Resolución 192/2021, el instructivo general para el reconocimiento oficial de compartimento “libre de enfermedades que afectan a los porcinos”.
La nueva normativa permitirá a las empresas que opten por solicitar la compartimentación, una herramienta más para negociar el acceso a mercados internacionales que requieren estrictas exigencias al país, zona o establecimiento de origen de los productos importados.
“Se trata de una herramienta voluntaria, solicitada y acordada con el sector privado, la cual esperamos que impacten en la apertura de nuevos mercados, con exigencias sanitarias mayores”, explicó Alejandro Pérez, desde la dirección nacional de Sanidad Animal del Senasa. “Brinda previsibilidad para que los productores porcinos y todos los integrantes de la cadena puedan establecer una condición diferencial a los fines del comercio exterior”, agregó el funcionario.

comments

POST TAGS:
COMPARTIR:
Valoración: