fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main -JUNIO 2021
HomeEdición ImpresaIndustria, salud pública y economía: ¿cómo impactan los residuos en la leche?
CON LA MIRADA PUESTA EN LA SUSTENTABILIDAD DEL SISTEMA

Industria, salud pública y economía: ¿cómo impactan los residuos en la leche?

Atentos. Los referentes llamaron a prevenir situaciones indeseadas sobre la base del conocimiento.

El Club de Buenas Prácticas llevó a cabo este encuentro virtual donde se debatió el dilema de los antibióticos, con el foco en cuatro puntos a tener en cuenta para evitar que los residuos lleguen al producto final.

Daniela Mattiussi
danielamattiussi@gmail.com

A mediados de mayo se llevó a cabo el octavo encuentro Virtual del Club de Buenas Prácticas bajo el lema “El dilema de los antibióticos. Prevenir, manejar, capacitar”.
El evento fue organizado por FunPEL (Fundación para la promoción y el desarrollo de la cadena alimenticia de la Cadena Láctea Argentina); el Club de Buenas Prácticas Tamberas; la Red de Buenas Prácticas Agropecuarias y el INTA Lechero.
La bienvenida estuvo a cargo de Daniela Costamagna, de Grupo Calidad y Leche Agroindustria – INTA, quien comenzó la jornada mostrando los resultados de una encuesta realizada a los participantes del encuentro en donde la consigna a validar era la siguiente: “Hay que tender a ir dejando de utilizar antibióticos en los tratamientos”.
Sobre la base de esa afirmación, se dieron las siguientes respuestas:

  • “Estoy totalmente de acuerdo” – 28,3%.
  • “Estoy de acuerdo, pero es imposible en este momento” – 17,4%.
  • “Estoy de acuerdo, pero desconocemos las alternativas” – 46,7%.
  • “No estoy de acuerdo” – 7,6%.

Luego, se sumaron a la jornada Luis Calvinho y Verónica Neder, del Grupo Sanidad Animal – INTA Rafaela, quienes brindaron detalles sobre los residuos de antibióticos.
En un primer momento, remarcaron que al hablar de “residuos” se hace alusión a cualquier elemento que va a quedar en la leche a partir del uso de una droga, en este caso los antibióticos, destacando tres motivos fundamentales para que esto no ocurra: el impacto en la salud pública, el procesamiento industrial, las exportaciones y el impacto económico en el productor lechero.
Respecto al impacto en la salud pública, detallaron que puede ser que eventualmente alguien esté consumiendo una leche que tenga residuo de antibiótico y eso podría llegar a causar algún tipo de sensibilidad o alergia.
“Cualquier persona desde el punto de vista ético tiene que exigir tomar una leche que no tenga ningún tipo de contaminante”, manifestaron.
Por otro lado, aparece el impacto en el procesamiento industrial de la leche, ya que los productos fermentados tienen cultivos que son bacterias beneficiosas y que van a intervenir en el proceso industrial. Estas bacterias son muy sensibles a los antibióticos y, al estar presentes, un residuo de antibiótico puede estar inhibiendo un proceso industrial.
Respecto al impacto en las exportaciones de lácteos ya que las industrias que las realizan exportaciones tienen una serie de controles externos y adicionales.
Por último, pero no menos importante, el impacto económico en el productor lechero al detectarse presencia de residuos en la leche.
“El productor lechero que tiene un residuo de antibiótico, es penalizado duramente. En algunas instancias no solamente con el decomiso de su leche sino con el pago de toda una cisterna la cual contenía toda la leche de ese tambo”, añadieron.
Por otro lado, los expertos del Grupo de Sanidad Animal del INTA Rafaela explicaron que son múltiples las causas más frecuentes por la cual aparecen residuos de antibióticos en la leche:

  • Incorrecto registro del tratamiento AM.
  • Mezcla fortuita con leche contaminada con AM.
  • No respetar el tiempo de retiro (por falta de información u omisión).
  • Descarte de leche solamente del cuarto tratado con AM.
  • Contaminación en envase o recipiente de la leche.
  • Adelanto de la fecha de parto en vacas tratadas con AM para vaca seca.
  • Ordeño accidental de leche de vacas con tratamiento de antibiótico.

Detección y pruebas

Los especialistas brindaron detalles sobre el LMR (Límite Máximo de Residuo) en la que el Codex Alimentarius establece la cantidad máxima o tolerable de un residuo de producto veterinario que puede estar presente en el alimento que se va a consumir y que no genera ningún riesgo toxicológico para la salud humana.
En base a este límite, es que se va a ponderar la leche y los kits de detección se van a ajustar al mismo.
Sin embargo, es necesario conocer cuáles son los tipos de pruebas que existen: screening y confirmatorias.
El screening es una prueba cualitativa e indica presencia o ausencia; mientras que las confirmatorias son cualitativas, por lo que indican en qué cantidad está presente el antibiótico y de qué tipo.
“Estas técnicas incluyen equipamiento sofisticado, personal altamente entrenado y son más costosas; por lo tanto, se dejan más para investigación que para el análisis de laboratorio. No obstante, se usan eventualmente cuando tenemos alguna disputa entre el productor y la industria lechera”, añadieron.
Respecto a las técnicas a nivel de tambo y laboratorio, existen las microbiológicas que son relativamente rápidas porque necesitan una incubación de 2 a 3 horas para llegar a un resultado.
Estas van a indicar qué droga está presente, son económicas y fácil de utilizar; pero tiene la desventaja que, si hay alguna sustancia inhibidora natural en la leche, puede llegar a dar un falso positivo.
En cambio, las llamadas técnicas rápidas tienen un tiempo de determinación de entre 5 y 15 minutos según el kit que se utilice.
Son técnicas inmunológicas, más específicas y competitivas (se pueden determinar grupos de antibióticos) y son las que más se utilizan en el tambo.
“Los test microbiológicos sirven para detectar residuos de betalactámicos en la leche, pero no de tetraciclina, ni aminoglucósidos. En cuanto a las técnicas rápidas, ya detectan grupos de antibióticos por lo tanto algunas son específicas o dos o tres grupos de familias”, manifestaron.

¿Cómo evitarlo?

Concluyendo, tanto Luis Calvinho como Verónica Neder indicaron que una vez que exista la presencia de residuos de antibióticos en la leche, el círculo que se genera es complejo.
Recomendaron centrarse en la prevención de esta cuestión y brindaron algunos parámetros a tener en cuenta para evitar que esto suceda:

  • Uso de drogas aprobadas: dosis, tiempo de retiro, almacenamiento.
  • Identificación y almacenamiento adecuado de los fármacos.
  • Identificación y orden de ordeño de los animales tratados.
  • Registro de los tratamientos (dosis, fecha, tiempo de retiro).
  • Información y capacitación continua de todas las personas que utilizan AM.
  • Implementación de planes sanitarios preventivos.

EN CÓRDOBA

Presentan una aplicación que evalúa las buenas prácticas en los tambos

Se trata de CheqTambo, una herramienta digital pensada para asegurar la calidad en los establecimientos lecheros.
Diseñada por el INTA, la FCA de Córdoba y la empresa BIT, la nueva App será incorporada al Programa de Buenas Prácticas Agropecuarias del Ministerio de Agricultura y Ganadería de Córdoba.
“Las Buenas Prácticas Agropecuarias constituyen una política de Estado”, señaló Sergio Busso, ministro de Agricultura y Ganadería de Córdoba, y agregó que, si bien la App es de uso nacional, el Programa de Buenas Prácticas Agropecuarias de la provincia incorporará su uso.
Es decir, que el usuario podrá generar un código que será reconocido por el Programa.
“En 2010 comenzamos a trabajar en la línea de las buenas prácticas en tambos y pudimos, desarrollar una guía con el consenso de los diferentes actores del sector, en primera instancia, y, ahora, basándonos en ese documento, esta App CheqTambo”, explicó Livia Negri, responsable del proyecto e investigadora del INTA.
Al igual que aquella guía, la aplicación permite relevar las buenas prácticas en los establecimientos lecheros y conocer el nivel de cumplimiento por temas, como higiene y ordeño, sanidad animal, bienestar animal, alimentación, ambiente y condiciones del trabajo y de los trabajadores.
“Hasta ahora no existía una herramienta digital que facilitara la implementación de buenas prácticas”, sostuvo Negri y agregó: “Es estratégico para lograr la adopción de las mismas en los tambos, entendiendo que la cantidad de planillas que debían completarse era un factor limitante”.
En otras palabras, la aplicación reemplaza aquella guía en papel y el uso de planillas, al tiempo que responde a la necesidad de los productores que requerían de una herramienta pública, de fácil acceso y con consenso del sector.
Además, permite que el usuario disponga de los resultados del relevamiento en el mismo momento que la utiliza.

comments

COMPARTIR:
Valoración: