fbpx
MOTIVAR DECARGA – JUNIO 2021 MAIN
HomeEdición Impresa“Se considera la buena sanidad como algo adquirido, pero en la práctica no es así”
PROMUEVEN LA IMPLEMENTACIÓN DE PLANES SANITARIOS PREVENTIVOS

“Se considera la buena sanidad como algo adquirido, pero en la práctica no es así”

Saludables.
La cámara de laboratorios asegura que los animales sanos producen más.

A través de la Revista MDA del Ministerio de Desarrollo Agrario de Buenos Aires, Caprove difundió el impacto de las enfermedades sobre la productividad de la ganadería y llamó a reforzar la adopción de tecnología.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Por medio de una reunión virtual de la cual participó el Ministro de Desarrollo Agrario de Buenos Aires, Javier Rodríguez (Ver Nota adjunta), se presentaron los diversos temas que ya son parte de la Revista MDA que difunde el organismo.
Allí y entre otras relevantes para la actividad, se dio la presentación del médico veterinario y vicepresidente de Caprove, Juan Carlos Aba, quien compartió la visión en cuanto a cómo puede la ganadería bovina aumentar su producción sin incrementar su stock.
Los interesados en acceder al documento completo pueden solicitarlo vía redaccion@motivar.com.ar. Más allá de eso, compartimos algunos lineamientos de una propuesta disponible en www.gba.gob.ar y basada en el éxito de los planes sanitarios preventivos y la participación de los médicos veterinarios.
“Habitualmente, se habla de aumentar la productividad como sinónimo de incrementar el stock ganadero. Sin embargo, desde el punto de vista de la eficiencia, es necesario cambiar este paradigma y pensar a la productividad ganadera como la cantidad de kilos producidos por hectárea de manera independiente al stock del establecimiento”, inició su participación el vicepresidente de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios.
Y avanzó: “Hoy localmente se producen unos 14 millones de terneros, mientras que los técnicos indican que faltan alrededor de otros 2 millones de terneros para abastecer tanto el mercado interno, como el externo. Y eso lo podemos lograr incrementando el índice de destete: pasando del 61 % al 71% se generaría un 10% extra en productividad y se lograrían los 2.3 millones de terneros que le faltan a la ganadería para afrontar los nuevos desafíos que se vienen”.
Durante su participación, Juan Carlos Aba hizo referencia a que históricamente se han considerado a la nutrición, la genética y al manejo como los pilares estratégicos de la producción, basados en una situación sanitaria que permitiera expresar el potencial productivo de los animales.
“Sin embargo, la realidad nos muestra que la ganadería mejoró sustancialmente la genética, la nutrición y el manejo, pero aun así los índices productivos siguen en sus niveles históricos. Todas estas mejoras representan un aumento de la eficiencia siempre que se pongan en práctica sobre animales sanos. Y es en este punto donde encontramos una falla estructural del sistema productivo ganadero: se considera a la sanidad como algo adquirido y logrado, pero sin darle en la práctica la trascendencia que se merece”, agregó.

Un ejemplo gráfico

En la Revista MDA del Ministerio de Desarrollo Agrario de Buenos Aires, el referente de Caprove compartió un ejemplo para graficar su explicación.
Todos los años, y por cada 100 vacas de cría, se preñan en Argentina solo 76.
De las 24 que quedaron vacías, 7 no se preñan por problemas sanitarios, como la presencia de tricomoniasis, vibriosis, IBR, DVB u otras patologías de la reproducción. Una vez preñadas, aquellas 76 vacas inician una gestación, a través de la cual nacen solo 70 terneros, y aquí nuevamente entra en juego el rol de la sanidad: 5 de los 6 restantes no nacen por inconvenientes ligados a brucelosis, IBR, DVB, leptospirosis y otras patologías. Pero esto no es todo, ya que de los 70 terneros que comienzan su crianza al pie de la madre, 9 mueren por problemas de diarrea o neumonía, llegando al destete solo 61 terneros.
“Quizás lo más importante de este análisis es que el 21% de los terneros que quedaron en el camino, no nacieron por problemas 100% sanitarios”, reforzó Juan Carlos Aba. Y agregó: “Si a esta situación le sumamos los perjuicios generados por las parasitosis no tratadas o tratadas de manera incorrecta en los bovinos, las pérdidas por las enfermedades metabólicas, como son las carencias vitamínico-minerales, habituales en las zonas de cría, las enfermedades perinatales y víricas y bacterianas en general, se estima que las pérdidas totales a nivel nacional llegaron a los $80.000.000.000 en 2020”.
Más allá de esto y al mencionar los datos de la Cámara, Aba aseguró que el uso de antiparasitarios en bovinos es de alrededor del 50% de las dosis necesarias y que el 80% de las mismas corresponden a ivermectina, el 15% a bencimidazoles y solo el 5% a levamisol.
“Esto nos muestra que solo se desparasita el 50% de lo que debería desparasitarse. En el caso de la recría, unos 14.000.0000 de terneros dejarán de ganar durante este período al menos 15 kilos por animal lo que representan 210 millones de kilos, 210 mil toneladas de carne, alrededor de $32.000.000.000”, agregó el veterinario.

Una pérdida de todos los años

La propuesta de Caprove asegura que los ganaderos invirtieron durante 2020 -en Argentina- un promedio de $250 por animal en productos veterinarios.
De ese total, solo $187 corresponden a fármacos y biológicos que se usan de manera preventiva, cuando en realidad la implementación de correctos planes sanitarios productivos necesita de una inversión de $347 por animal para los rodeos de cría. Los antiparasitarios se usan en aproximadamente el 50% de lo necesario y las vacunas reproductivas en un 35%.
La de carbunclo es una vacuna fundamental en nuestra ganadería: se producen alrededor de 30 millones de dosis anuales para una población a vacunar de más de 42 millones de animales, con la obligatoriedad de uso en Buenos Aires y Santa Fe.
¿Otro ejemplo? En enfermedades como la queratoconjuntivitis solo se protege eficientemente a un 25 % de los animales que se debería.
“Sobre la base del supuesto que venimos manejando, y en promedio, la realización de un correcto Plan Sanitario Productivo requiere una inversión extra en medicamentos de $ 160 por animal y por año”, le explicó Juan Carlos Aba a los funcionarios de la cartera agraria bonaerense. Y avanzó: “Esta inversión extra, que a nivel país sería de $ 8.500.000.000 nos permitiría evitar pérdidas por valor de $ 80.000.000.000; lo que implica una rentabilidad de $9,40 por cada peso de inversión extra que se realice. Debemos hacer eficiente el stock actual e inclusive disminuir el número de madres improductivas en favor de mejorar los índices a través de programas que contemplen a la producción como un proceso multifactorial, donde las acciones no sean aisladas, sino que se realicen de manera estratégica y con sustento técnico”.

PLAN BONAERENSE PARA LAS ENFERMEDADES VENÉREAS

“Apuntamos a lograr 800 mil terneros más”

El ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, presentó de manera virtual los detalles del Plan Oficial de Prevención de enfermedades venéreas en bovinos para este año. “Dada la diversidad de productores ganaderos, es importante que los pequeños y medianos tengan una asistencia técnica y acompañamiento para incentivar el control de diagnósticos. Considero como elemento fundamental promover el reemplazo de aquellos machos reproductores que en los análisis de venéreas hayan dado positivo”, señaló el titular de la cartera agraria.
Y agregó: “En el 2020 se sumaron 80 municipios a esta campaña, y a partir de esto se generó un material sintético y simple para poder llegar a los productores y explicarles las ventajas que tiene la prevención de venéreas. Nosotros apuntamos a lograr 800 mil terneros más, algo que es muy importante para la provincia y todos los productores ganaderos”.
En la actualidad, sólo el 50% de los establecimientos productivos bonaerenses realiza prevención de venéreas y ello ha favorecido la persistencia de la circulación de los agentes causales de las ETS a lo largo del tiempo. Estas enfermedades pueden generar una reducción en los porcentajes de preñez entre un 15% y un 25%, impactando directamente sobre la productividad del rodeo.
Para el año 2021, la cartera agraria continuará brindando análisis de diagnóstico gratuitos o con descuentos a los productores en los laboratorios del Ministerio y en la red de establecimientos adheridos al Plan Oficial.
Los productores con un rodeo de hasta 100 animales accederán a un máximo de 5 testeos por raspaje de forma gratuita, mientras que los que superen esa cantidad, tendrán 2 test sin costo alguno.
Este año además se implementarán líneas de crédito para reposición de toros, con un monto máximo de hasta $1.000.000, destinadas a productores ganaderos que no posean más de 150 vacas y con al menos un toro con diagnóstico positivo a ETS.
Si bien el objetivo principal será la reposición de aquellos toros enfermos, los créditos podrán ser ampliados para financiamiento de instalaciones ganaderas: mangas y bretes.

comments

COMPARTIR:
Valoración: