fbpx
MOTIVAR DECARGA – JULIO 2021 MAIN
HomeInstagramAnaplasmosis: “muchos veterinarios desconocen la enfermedad en esta región”
DEL NEA AL CENTRO NORTE DE BUENOS AIRES

Anaplasmosis: “muchos veterinarios desconocen la enfermedad en esta región”

Atentos. Los casos fueron diagnosticados en los partidos de Lincoln, Carlos Tejedor, Carlos Casares, 9 de Julio, 25 de Mayo, Carmen de Areco y otros cercanos.

Atentos. Los casos fueron diagnosticados en los partidos de Lincoln, Carlos Tejedor, Carlos Casares, 9 de Julio, 25 de Mayo, Carmen de Areco y otros cercanos.

Dialogamos con los referentes Germán Cantón (INTA Balcarce) y Néstor Sarmiento (INTA Mercedes) sobre esta enfermedad característica del Norte argentino que ya está presente en Buenos Aires. ¿Cómo tratarla y prevenirla?

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

La Anaplasmosis es una enfermedad infectocontagiosa causada por una rickettsia (bacteria) denominada Anaplasma marginale y representa una de las principales causas de mortalidad bovina en el NEA, provocando importantes pérdidas productivas y económicas en los establecimientos ganaderos.
Si bien es una enfermedad característica de la región, el resto de la Argentina no está exenta de tener este problema sanitario.
Tal es el caso del centro norte de la provincia de Buenos Aires, donde hace semanas detectaron casos que preocupan a productores y asesores veterinarios.
En este contexto, desde MOTIVAR dialogamos con el MV. Germán Cantón, responsable del Servicio de Diagnóstico Veterinario Especializado del INTA Balcarce (Buenos Aires); y el MV. Néstor Sarmiento, jefe de grupo sanidad animal de EEA INTA Mercedes (Corrientes), ambos referentes del tema para profundizar en este problema que amenaza con no dar tregua.

Germán Cantón. Referente del SDVE del INTA Balcarce.

Germán Cantón. Referente del SDVE del INTA Balcarce.

La Anaplasmosis es provocada por una bacteria que parasita los glóbulos rojos, y provoca un cuadro anemizante en los bovinos. Forma parte del complejo denominado “tristeza bovina” -junto con Babesiosis- y es endémica en el Norte de Argentina, con presentaciones esporádicas en otras regiones.
“Los animales se infectan con el traspaso de sangre entre ellos, ya sea a través de la garrapata (habitual en el norte) u otros insectos hematófagos. También, el hombre de manera accidental puede transferir sangre de un animal a otro mediante vacunaciones, sangrados, y otras maniobras”, inició Cantón.
En cuanto a la sintomatología, el referente del INTA Balcarce también detalló que esta patología provoca anemia y un cuadro febril en el bovino, por lo que clínicamente puede verse decaído (a veces puede provocar agresividad) y a la vez se dificulta el arreo porque se rehúsan.
Además, en algunos casos, al principio la muerte del bovino puede catalogarse como “muerte súbita” cuando los animales no son observados clínicamente afectados antes de su muerte.

“Las principales pérdidas se deben a la elevada mortalidad de bovinos adultos, pero también, las hembras preñadas suelen abortar y ocurren nacimientos de terneros débiles que mueren a los pocos días de nacidos”. Néstor Sarmiento, INTA Mercedes (Corrientes).

“Las principales pérdidas de la anaplasmosis se deben a la elevada mortalidad de bovinos adultos, pero también, las hembras preñadas suelen abortar; ocurren nacimientos de terneros débiles que mueren a los pocos días de nacidos, por lo cual se genera una disminución de todos los índice productivos”, explicó por su parte Sarmiento.

Llegando a Buenos Aires

Los casos en Buenos Aires no son habituales, pero no es una novedad ya que -ante determinadas circunstancias-, suelen aparecer.
Según Cantón, la enfermedad se ha diagnosticado en el centro-norte de la provincia, en los partidos de Lincoln, Carlos Tejedor, Carlos Casares, 9 de Julio, 25 de Mayo, Carmen de Areco, y otros cercanos.
“Es difícil poder establecer cuántos animales se han visto afectados, pero hemos registrado episodios de mortandad muy elevada -cercana al 50% de un rodeo chico de animales- y en otros casos no fueron tan severos, afectando a un 5-10% de los animales”, sostuvo Germán Cantón.

Cabe aclarar que, cada determinados años, se presentan habitualmente una serie de casos en esa región.
“Por ejemplo en el año 2015 se registraron varios brotes. Entre ese año y el 2021, registramos algunos casos, con menor frecuencia. Este año, volvimos a tener varios casos registrados”, declaró el especialista del INTA Balcarce.

Tratamiento y prevención

Néstor Sarmiento. Voz autorizada desde el INTA Mercedes.

Néstor Sarmiento. Voz autorizada desde el INTA Mercedes.

Por su parte, Néstor Sarmiento enfatizó en que el tratamiento es muy eficaz si se aplica a tiempo. “Hay una excelente respuesta a la oxitetraciclina o al imidocarbo, pero la clave es el diagnóstico de laboratorio rápido”, aseguró.
Mientras que Cantón declaró que, para la prevención, “inicialmente hay que evaluar si hay ingreso de animales de zonas endémicas -traídos del norte- ya sea en el campo, o en campos vecinos como primera medida, ya que pueden ser los que traigan la enfermedad”.
Y agregó: “En algunos casos hemos registrado brotes donde no ha habido ingreso de animales recientemente, por lo que sospechamos que podría ya existir una población de animales infectados en la región, que luego de alguna maniobra, puedan llegar a ser la fuente de infección para nuevos animales”.

“Hemos registrado brotes donde no hubo ingreso reciente de bovinos: sospechamos que podría ya existir una población de animales infectados en la región, que luego de alguna maniobra, puedan ser la fuente de infección para nuevos animales”. Germán Cantón, INTA Balcarce (Buenos Aires).

En cuanto a la disponibilidad de vacunas, Sarmiento comentó que sin duda la mejor herramienta es la vacunación, que actualmente se producen en el INTA Rafaela e INTA Mercedes.
De todas maneras, Germán Cantón explicó: “Hay que evaluar si se justifica su incorporación en nuestra región, sobre todo en campos donde sabemos que vamos a tener estos manejos de ingresos frecuentes de animales o no. Sin dudas, no es una vacuna que debiera ser incluida de rutina en un plan sanitario, pero llegado el caso, quizás sea correcto consultar si se justifica su incorporación”.

Hacer foco en los veterinarios

“El problema que existe generalmente, y razón por la cual emitimos esta alerta, es que los veterinarios de nuestra región desconocen clínica y patológicamente la enfermedad. Entonces cuando llegan a reconocerla, ya ocurrieron muchas muertes en los rodeos”, sostuvo Cantón.
Y continuó: “Hay que hacer hincapié en ese sentido, para que los productores y veterinarios conozcan de su ocurrencia y sepan cómo hacer para lograr un diagnóstico temprano y correcto”.
“Como recomendación, básicamente lo que habría que hacer son necropsias de animales que mueren súbitamente en los rodeos. Muchas veces no se hace diagnóstico de los problemas sanitarios. Por ejemplo, en este caso, tiene una solución rápida (buena respuesta a los tratamientos) y lo que ocurre es que se dejan estar esperando que se corten las muertes. Cuando quieren reaccionar, ya ocurrieron”.
Sumando a esta recomendación, Sarmiento agregó que la clave es el diagnóstico rápido, estar atentos a la presencia de síntomas, consultar si tuvieron contacto con animales provenientes del NEA o el NOA (que suelen actuar como portadores), desinfectar agujas entre animal y animal y evaluar la aplicación de vacunas en campos con infecciones recurrentes.

comments

COMPARTIR:
Valoración: