fbpx
MOTIVAR – Descargá – Oct 21 – Main
Home2021octubre

Marcelo Salamano. Gerente comercial y miembro del Directorio de la empresa.

Desde Rafaela, Santa Fe, Marcelo Salamano destaca un nuevo hito para la distribuidora, analiza la actualidad y adelanta los planes a futuro de una empresa que ya piensa en los próximos 10 años.

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

Entre los tantos hitos alcanzados por la distribuidora de insumos pecuarios, INSUPEC, sin dudas uno que se recordará en el tiempo será el vivido a mediados de septiembre de este año, al momento de celebrar sus primeros 25 años de vida.
Fue en el Centro Comercial de Rafaela, Santa Fe, donde la empresa reunió a sus 33 integrantes y a los miembros del Directorio a fin de presentar el nuevo organigrama y la renovación de su Misión, Visión y Valores. “Estamos pensando en INSUPEC de acá a los próximos 10 años”. Así de concreto fue Marcelo Salamano, gerente comercial y miembro del Directorio de la empresa en un mano a mano exclusivo con MOTIVAR, que ya puede verse completo (en su formato de video) aquí:

“Uno de los objetivos es lograr una organización cada vez más horizontal, preparada para avanzar en lo que entendemos será nuestro futuro en el sector”, explicó Salamano. Y agregó: “Hoy tenemos dos gerencias, una Comercial y otra Administrativa, cada una con sus equipos conformados, mandos medios y auxiliares”.

“Vemos que el mercado con todos sus problemas va a seguir creciendo. Buscamos seguir en el rubro, pero de una manera más amplia y profesional, apoyándonos a futuro seguramente en otra sucursal”.

Vale decir que INSUPEC tiene definidos responsables para las unidades de negocios de grandes animales, así como también de animales de compañía, marketing y comunicación, finanzas y sucursales.
Asimismo, durante el encuentro interno llevado adelante en septiembre se destacó la puesta en funcionamiento de la unidad de negocios de nutrición (de la mano de Biofarma) y los planes también en el campo agrícola (semillas).
“Fue clave que toda la empresa participara de la definición de nuestra misión y visión y fundamentalmente de los valores que nos representan. Todos tenemos nuestras ideas e impronta, pero sin dudas debíamos consolidarlas en un solo mensaje y así fue. Este trabajo lo generó una coaching externa que nos asesora en temas que creemos relevantes a futuro. Sin dudas que debemos invertir en múltiples áreas, pero sin perder de vista que son las personas las que le dan vida a la empresa”, aseguró Marcelo Salamano para luego describir el proceso de capacitación constante en el que está INSUPEC: “Estamos inmersos en un proceso de recambio de generaciones, el cual debemos ordenar sobre la base de la formación permanente. Es clave pensar en el hoy, pero también en el mañana”.

Inversiones

Emplazada en Rafaela, INSUPEC abrió sus puertas en 1996, alcanzando en 2002 su primer hito: acceder a un local propio desde el cual al poco tiempo puedo expandirse, con una sucursal en Santa Fe. Luego llegaron las ampliaciones y nuevas inversiones para hacer frente a un crecimiento que los llevó de sus 450 primeros clientes en 2003 a los más de 2.500 a los que abastece de insumos en la actualidad.

“Para nosotros es fundamental y medular el hecho de la capacitación y el conocimiento dentro de la empresa”.

“Fue en 2018 cuando el Directorio de la empresa se reunió y decidió tomar una postura aún más activa en la organización y planificación de la empresa, proyectando inversiones y generando reportes y acciones que nos permitan ser más eficientes”, le aseguró Marcelo Salamano a MOTIVAR. Y agregó: “A partir de allí se pusieron en marcha una serie de desafíos e inversiones tanto en la contratación y capacitación del personal, como en la llegada de asesores externos y también en el área logística con más posiciones en depósito, más elevadores, la incorporación de un nuevo grupo electrógeno para abastecer a toda la empresa, además de mejoras en seguridad y la implementación de un nuevo software para ser aún más eficientes en nuestro trabajo”.
En definitiva, de nuestro diálogo con el referente de INSUPEC surgen las 4 áreas definidas por la empresa para seguir avanzando: Organización general, Recursos Humanos y nuevos proyectos (unidades de negocio). “Son pequeñas pero grandes cosas que marcan un marco sobre lo que queremos transitar”, aseguró Salamano.

MOTIVAR: ¿Cómo llega la empresa a la decisión de encarar este camino?

Marcelo Salamano: Vemos que el mercado con todos sus problemas va a seguir creciendo. La diversificación para nosotros es un desafío, tanto como lo es la incorporación de tecnología, con bases de datos e inteligencia artificial. Siempre en la búsqueda de ser eficientes, también estamos buscando equilibrar nuestros consumos en base a energías renovables. Buscamos seguir en el rubro, pero de una manera más amplia y profesional, apoyándonos a futuro seguramente en otra sucursal. Nuestra expectativa está puesta en seguir llegando con propuestas interesantes a los clientes, ofreciendo un servicio de calidad.

Juntos. Buena parte del equipo de INSUPEC, en la reunión realizada en septiembre.

¿Conviven las nuevas sucursales con el desarrollo tecnológico?

Van a tener que convivir. Nuestro país es muy extenso y si bien hay una gran concentración de la actividad en determinadas provincias, no es lo mismo Buenos Aires, que Santa Fe o el Norte argentino. Cada zona irá definiendo su método, aunque claramente vemos que todo irá transitando paulatinamente hacia un solo modelo.

¿Por qué INSUPEC invierte tiempo y dinero en la capacitación?

Son las personas las que le dan vida a la empresa. Entendemos que cuanto más capacitadas están, más profesionales seremos. Me gustan los vendedores, no los levantadores de pedidos y para eso, tenemos que dar herramientas.
Esto que resulta fácil de comunicar no es sencillo de implementar. Todos nos estamos capacitando, las cosas han cambiado. Si quitamos a los más “grandes” de la empresa, el promedio de edad de quienes trabajan en INSUPEC es de 32 años; tenemos un potencial muy grande de crecimiento. Para nosotros es fundamental y medular el hecho de la capacitación y el conocimiento dentro de la empresa.

Crecer. La empresa también presentó los planes de crecimiento en nuevos proyectos y áreas.

¿Crees que hoy se reconoce eso?

El proveedor lo reconoce más rápido, la mayoría está en esta misma línea.
INSUPEC tiene que dar una señal al mercado y lo estamos haciendo.
En el caso de los clientes es distinto, si bien es complejo, nos gustaría trabajar y dejar un mercado en el cual la única variable a considerar deje de ser el precio de lo que vendemos. No somos solo eso. Algunos ya empiezan a valorarlo.

Se acerca el 44° Congreso Argentino de Produccion Animal organizado por AAPA (Asociación Argentina de Produccion Animal), que se realizará entre el 17 y el 19 de noviembre de manera virtual, abierto a todo público.

En el día de hoy se realizó una presentación para adelantar todas las novedades de congreso que sin dudas se transformará en uno de los eventos de la Producción Animal más importante del año. Estuvo a cargo de Nestor Stritzler, presidente de AAPA, Fernando Canosa, presidente Comisión Organizadora y Víctor Tonelli, miembro del comité organizador.

En el marco del 53° aniversario de la AAPA, fundada el 14 de octubre de 1968, quisimos realizar este encuentro con la prensa, para destacar las actividades de la Asociación, la cual ha logrado amalgamar los aportes del sector productivo y del ámbito científico tecnológico de las cadenas pecuarias, a través de 44 Congresos científico/técnicos y 7 Simposios. Este año ha decidido volcar en este Congreso toda la experiencia y conocimientos, recogida de científicos y técnicos que abarcan todo el territorio nacional junto a líderes del ámbito internacional con el objetivo de generar aportes concretos al desarrollo productivo de nuestro país.

Bajo el “EL FUTURO DESAFÍA A LA PRODUCCION ANIMAL” y durante 3 intensas jornadas se llevarán a cabo conferencias magistrales, presentación de más de 300 trabajos de investigación inéditos con debate entre especialistas y 6 Simposios y 1 Taller abordando, temas de fuerte actualidad en la producción bovina, porcina, aviar y ovina, con la participación de destacados especialistas de EE.UU., Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Reino Unido, Suecia, Finlandia, Brasil, Uruguay y de nuestro país. En los casos de los invitados extranjeros contarán con traducción profesional.

Durante 3 días a puro conocimiento se dará respuesta a los 7 desafíos que surgen del lema del Congreso desarrollados por expertos: 1) Mercados de proteínas de origen animal: adaptarse a los nuevos desafíos o morir en el intento – Erin BORROR (EE.UU.); 2) Nuevas tecnologías e inteligencia artificial: todo al alcance de tu smartphone – Matti PASTELL (Finlandia); 3) Las Brechas tecnológicas y el desafío de incrementar competitividad – Luciano GONZÁLEZ (Australia); 4) La Relación de la Ciencia y la Sociedad: cómo potenciar el desafío de ganar-ganar – Hayden MONTGOMERY (Nueva Zelanda); 5) La Relación de la Producción y la Sociedad: poniéndose en el lugar del otro – Mario HERRERO (EE.UU.); 6) La Sostenibilidad Ambiental: el paradigma de aumentar la producción y aportar a la sustentabilidad – Ernesto VIGLIZZO (Argentina); 7) Una sola salud: la salud humana y animal indivisibles de “una buena vida”, clave en los procesos productivos – Tim McALLISTER (Canadá). Estos desafíos generarán el marco de análisis y discusión para el resto de las actividades, tanto de simposios como de las Secciones científico/técnicas.

El Congreso será de acceso libre y gratuito para las 7 conferencias magistrales plenarias y las mesas de debate en que se profundizarán los desafíos abordados, que se llevarán a cabo en las mañanas de los dos primeros días, así como en cada uno de los 7 Simposios y el Taller que se desarrollarán el viernes 19: Genética Bovina, Forrajeras, Aves, Porcinos, Ovinos, Ganadería Familiar y el Taller de evaluación de forrajes y alimentos.

Las 10 Secciones: Nutrición y Alimentación Animal, Producción y Utilización de Pasturas, Genética y Mejoramiento Animal, Reproducción y Fertilidad, Sistemas de Producción, Enseñanza Extensión y Vinculación, Salud Animal, Tecnología de Productos Pecuarios, Ambiente y Producción Animal, Bienestar Animal y Etología en la que se presentarán y debatirán los más de 300 trabajos de investigación realizados durante el último año, requerirán el pago de una inscripción. El mundo de la ciencia, la tecnología y su aplicación práctica en las cadenas pecuarias, a través de este Congreso, tendrá la oportunidad de transformar los desafíos en oportunidades para incrementar la generación de riqueza, empleo y bienestar para todos los argentinos a partir del incremento en la producción y la productividad.

Todos detalles, así como el programa completo y los mecanismos de inscripción las encontrarán en la plataforma web del Congreso: www.congresoaapa.com.ar

Alejandra Feld. Docente e investigadora en la Cátedra de Bienestar Animal de la FCV-UBA. Responsable de Bienestar Animal en el CCV de la Universidad Maimonides. @bienestaranimal.pet

Alejandra Feld es especialista en bienestar animal y etología de la UBA y expuso en la III Conferencia Mundial de One Welfare, que se llevó a cabo en septiembre de forma virtual.

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

Alejandra Feld, docente e investigadora en la Cátedra de Bienestar Animal de la FCV-UBA y responsable de Bienestar Animal en el CCV de la Universidad Maimonides. @bienestaranimal.pet

Alejandra Feld es especialista en bienestar animal y etología de la UBA y expuso en la III Conferencia Mundial de One Welfare, que se llevó a cabo en septiembre de forma virtual. Del evento participaron investigadores y profesionales de diferentes ámbitos relacionados al bienestar animal, humano y ambiental; con el fin de compartir experiencias y colaborar de manera multidisciplinaria.
Con el fin de profundizar sobre esta temática, MOTIVAR accedió a una entrevista exclusiva con la investigadora que a la vez forma parte del Grupo Académico de Investigación en Antrozoología (GAIA).
Nos comentó acerca de su trabajo y sus conclusiones sobre el vínculo actual entre propietarios y mascotas en pandemia.
“Un 98% de los encuestados consideró que su vínculo con su mascota mejoró a partir de la cuarentena”, aseguró la referente nacional sobre el tema que compartió con nuestro medio.

1. ¿Qué tema abordaste en la Conferencia Mundial One Welfare?

En esta conferencia presenté parte de un trabajo sobre la percepción humana del estado emocional, calidad de vida y el comportamiento de las mascotas en tiempos de #COVID19, que vengo llevando a cabo con el grupo GAIA. Se trata de una encuesta que realizamos el año pasado en época de confinamiento por SARS-COV2 en la población uruguaya.
Este trabajo fue presentado en una sección nueva de la Conferencia, cuyo nombre es One Welfare Science (OWSM).

2. ¿Cómo abordaste la investigación? ¿Cuál fue tu metodología empleada?

A través de una encuesta con preguntas de respuesta cerrada (tipo multiple choice) armada en formulario de Google y difundida por nuestras redes sociales. La misma era anónima, voluntaria y abordaba algunas preguntas sociodemográficas (ejemplo: si la persona vivía en zona urbana o rural, en casa o departamento, edad, etc.).
En el evento presentamos resultados únicamente de las preguntas relacionadas a la convivencia entre humanos y perros/gatos, orientadas a explorar los efectos que el confinamiento por COVID19 pudo haber tenido en ese vínculo. Es fundamental que los resultados de las investigaciones lleguen a la comunidad.

3. ¿Cuáles son tus conclusiones?

Se desprendieron correlaciones entre la percepción que la gente tiene sobre el comportamiento de sus mascotas y el estado anímico de las personas encuestadas durante la cuarentena: cuando uno de ellos mejoraba, el otro también lo hacía. Asimismo, hubo correlación entre la percepción de mejora del comportamiento de la mascota y la calidad de vida del encuestado. Estos resultados suman evidencia a la hipótesis de que la convivencia con otros animales puede resultar beneficiosa para los seres humanos, sobre todo en épocas de confinamiento y distanciamiento social. Observamos un impacto mayor de las mascotas sobre la calidad de vida de personas que no conviven con otras personas: la presencia del animal no humano opera como buffer social.

4. ¿Cómo sigue el proyecto?

El trabajo exploratorio que hicimos con GAIA el año pasado (2020) es el primero de varios proyectos en los que me estoy involucrando.
En principio, proponemos con el grupo que -luego de terminar estos análisis y publicar el trabajo-, sería interesante indagar qué efectos tiene este tipo de confinamiento para los animales no humanos, fundamentalmente aquellos con los cuales convivimos.
Para esto habría que realizar probablemente toma de indicadores de bienestar animal de manera objetiva, que incluyan los de tipo comportamental, ambiental y de salud.

5. ¿Por qué considerás importante hablar de estos temas?

Es clave comprender que la antrozoología es la disciplina que estudia el vínculo entre los seres humanos y otros animales.
Por otra parte, resulta importante considerar la forma no solo en que animales humanos y no humanos se vinculan entre sí, sino cómo se vinculan con su entorno (o ambiente).
Estas interconexiones ocurren aunque no las veamos, y pueden resultar en círculos viciosos o virtuosos.
En estas interconexiones se basa el concepto de One Welfare y también es la base del vínculo humano-animal.
De aquí la relevancia de transmitir claramente cuáles son los avances en este campo.

6. ¿Cómo aporta este trabajo a los veterinarios?

Todos los conceptos que vengo mencionando hasta ahora son abordables de manera multidisciplinaria (idealmente interdisciplinaria). No sería posible un abordaje integral de la problemática desde un único enfoque.
El rol de los veterinarios es imprescindible, tanto desde la investigación como desde la educación (formal o informal) y la práctica profesional. Tenemos la oportunidad no solo de curar o prevenir una enfermedad física, sino de operar como multiplicadores de información relevante para mejorar la calidad de vida de nuestro paciente, sus familias humanas y la sociedad en su conjunto.
Poder comprender cómo se da esa dinámica entre humanos y no humanos resulta útil para nuestras intervenciones ya que no estamos tratando a un paciente, una enfermedad o una patología.
Estamos interviniendo y modificando un sistema complejo que incluye al animal no humano, sus humanos convivientes y su ambiente físico.

 

Juan Carlos Aba. “Es clave cumplir con los objetivos”.

El MV Juan Carlos Aba fue nombrado presidente de Caprove y en un mano a mano exclusivo pone el acento en renovar los desafíos de la institución. ¿Cuáles son los planes?

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

Uno de los ejes centrales de Caprove ha sido el desarrollo de la industria veterinaria a partir de la difusión de un mayor conocimiento sobre las herramientas sanitarias disponibles en el país para las distintas especies animales. En ese marco, seguimos fomentando nuestro Plan Sanitario Productivo como un emblema de lo que representa la buena sanidad como un motor estratégico en la mayor productividad de los rodeos bovinos, en este caso”. Quien aporta este análisis es el MV Juan Carlos Aba, presidente de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios, institución que representa 26 compañías nacionales e internacionales.
“La sanidad es un elemento fundamental en la productividad de los animales destinados a la producción y también en el bienestar de los animales de compañía. Hemos avanzado en la mayor concientización en cuanto a este tema”, enfatiza el también gerente general de Tecnofarm, en diálogo exclusivo con MOTIVAR al inicio de una nueva gestión al frente de Caprove.
“Sabemos que cada peso extra invertido en sanidad genera ocho pesos de ingresos adicionales; estos resultados no los ofrece ningún otro aspecto de la economía de los establecimientos ganaderos”, afirma Aba en una entrevista a la que se puede acceder en formato video aquí:

Manos a la obra

A lo largo de sus ya 75 años de existencia, la estructura de Caprove ha girado mayormente en torno a dos subcomisiones de trabajo (Fármacos y Biológicos) y la fortaleza de su Encuesta anual por rubro y especie animal.

“Si bien para lograr esta eficiencia son fundamentales la nutrición, la genética y el correcto manejo de los animales, definitivamente nada de esto se podrá expresar correctamente si no se hace sobre la base de una correcta sanidad”.

Más allá de eso y en esta nueva etapa, los planes incluyen también poner en marcha subcomisiones de Aves, Cerdos, Grandes Animales y Animales de Compañía. Asimismo, se ha creado una subcomisión de Recursos Humanos.
“Uno de nuestros desafíos es avanzar en recolectar y compartir la información del sector, partiendo de que es muy difícil lograr mejoras y cumplir objetivos si no existe una forma de medirlos. De hecho, sería imposible”, señala Aba. Y continúa: “Tener la posibilidad de medir, parametrizar y evaluar ratios para saber lo que está pasando nos permite compararnos, medirnos y saber cuáles son los progresos”.
En ese sentido, vale ejemplificar con las tendencias que sigue Caprove en materia de 30 años de registros, por ejemplo, en el caso de la ganadería bovina, las cuales permiten ver la evolución de los 85 millones de dosis de vacunas comercializadas en ese entonces, pasando por las casi dos décadas en torno a los 100 millones y este año, que espera llegar a los 134 millones de dosis.
“Más allá de esto, tenemos el desafío de sumar más socios para que ese crecimiento se traduzca en mayor productividad. Esto nos lleva a lograr mayores consensos”, adelanta el presidente de Caprove. Y agrega en diálogo con MOTIVAR: “Siempre es importante avanzar en el fortalecimiento interno de la entidad, sumando herramientas de gestión para brindarle a los laboratorios la información necesaria. De igual manera lo es la interacción con las instituciones oficiales, como el Senasa, en un contexto de mayor demanda de regulaciones y marcos normativos en constante revisión”.
Juan Carlos Aba también destacó el trabajo de Caprove, por ejemplo, como miembro de la COPROSA, órgano de gestión de la política sanitaria de Buenos Aires, así como la participación en FADEFA, donde el director ejecutivo de la Cámara, Patricio Hayes, ocupa la presidencia. Vale decir que, a su vez, Caprove tiene representantes en CONABIA, CONASA y en todas las Comisiones Nacionales de sanidad animal, como la de Brucelosis, Aves, Cerdos y Equinos, entre otras.

Nuevos desafíos

“En esta gestión nos hemos propuesto una serie de desafíos bien concretos, entre los cuales podemos destacar el avance en un convenio tecnológico por la codificación de productos veterinarios (Ver Nota Adjunta) y la posibilidad de ser parte de la concreción del primer Censo Veterinario Nacional”, nos explicó Juan Carlos Aba.
A su vez, desde la institución están trabajando para consolidar un sistema de llegada a la sociedad a través de los medios de comunicación y las redes sociales sobre el impacto de la sanidad en todos los aspectos.
La Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios cumple un rol muy importante en el buen funcionamiento de una industria activa en materia normativa, de inversiones y en constante búsqueda de ofrecer productos innovadores.

“Tenemos un proyecto para desarrollar un Manual sobre el buen uso del producto veterinario para dar respuesta a cuestiones de actualidad, como medio ambiente y generación de gases de efectos invernadero”.

Para su flamante presidente, el MV Juan Carlos Aba, son múltiples los desafíos por delante, como por ejemplo el debate en cuanto al uso de la receta formal para ciertos medicamentos. “Además, tenemos un proyecto para desarrollar un Manual sobre el buen uso del producto veterinario para dar respuesta a cuestiones de actualidad, como medio ambiente y generación de gases de efectos invernadero”, señala sin perder de vista a sus asociados: “Hacemos un reconocimiento permanente a nuestros socios, informando los medios de comunicación los principales hitos que se van generando y que son un orgullo para la industria en su conjunto”.
Aba no está solo. En Caprove tiene un equipo de trabajo que trasciende la Comisión Directiva y está formado por un director ejecutivo que es Patricio Hayes, una directora técnica, Patricia Millares y una secretaria, Analía.
“Este equipo y en particular nuestra directora técnica trabaja con las distintas subcomisiones generando una metodología de trabajo y un seguimiento de los temas con muy buenos resultados”, garantiza su presidente.
Asimismo, para Caprove es importante resaltar que la sanidad de los animales de producción es el eje de la productividad y por lo tanto se traduce en una solución a temas económicos y políticos. Juan Carlos Aba lo explica de la siguiente manera:
“Mantener los mercados de exportación requiere de una producción eficiente que permita abastecer de manera normal tanto el mercado interno como los externos. Si bien para lograr esta eficiencia son fundamentales la nutrición, la genética y el correcto manejo de los animales, definitivamente nada de esto se podrá expresar correctamente si no se hace sobre la base de una correcta sanidad, y esto solo se logra con el uso de las correspondientes herramientas sanitarias”.

CONVENIO DE VINCULACIÓN TECNOLÓGICA

Codificación de los productos veterinarios

Firmado. Acuerdo entre Caprove y GS1.

Caprove y GS1 Argentina concretaron un convenio de trabajo conjunto mediante el cual las partes acordaron desarrollar actividades de vinculación con el fin de establecer los lineamientos básicos para que la industria veterinaria codifique todos sus productos de acuerdo con los estándares de GS1 Argentina.
Este trabajo conjunto tendrá como objetivo inicial adecuar el árbol de clasificación de los productos mediante el cual los mismos se ingresarán al sistema para luego en una segunda etapa verificar la correcta ubicación de estos en su correspondiente clasificación. En la actualidad, el desarrollo de un sistema global de codificación es una necesidad para la logística y distribución de los productos veterinarios y este trabajo facilitará el proceso, brindando soluciones a la cadena comercial.
“Estamos muy contentos de poder concretar este acuerdo con GS1, líder en sistema de codificación, ya que la correcta codificación de los productos veterinarios es una necesidad para acompañar a nuestra cadena comercial”, comentó el MV Juan Carlos Aba, presidente de Caprove.

Independientemente de las cuestiones políticas e ideológicas que existen, es evidente que no hemos sabido comunicar al resto de la ciudadanía argentina qué es lo que el campo y su gente genera, y cómo eso favorece al país en su conjunto.

Por MV. Marcelo Rojas Panelo

Más allá de mi participación como profesional vinculado desde hace años a la ganadería bovina, soy un apasionado del campo argentino y del día a día de sus producciones. Sé lo que hacemos y cómo nuestro trabajo impacta en los pueblos y las ciudades donde vivimos.
Pero no todos lo saben, o saben algunas cosas y presuponen otras.
Independientemente de las cuestiones políticas e ideológicas que existen, es evidente que no hemos sabido comunicar al resto de la ciudadanía argentina qué es lo que el campo y su gente genera, y cómo eso favorece al país en su conjunto.
Desde hace décadas creo que es necesario reformular nuestro mensaje.
Y esto hoy, con los medios de comunicación masivos que tenemos a disposición, es factible de poner en marcha.
Como muchos trabajos y producciones, el campo es relevante en la economía del país. Esto se refleja en casi todas las ciudades y pueblos del interior, porque el campo está en todo el país.
Pero claro que el campo tiene fuerza propia y es allí donde deberíamos centrarnos para transmitir correctamente al menos tres mensajes que ayudarían a revalorizar nuestro rol en la sociedad desde el conocimiento que, por ejemplo, ponen a disposición hoy entidades como la Fundación Producir Conservando y la Fundación Argentina para el Desarrollo Agropecuario (FADA).

1. Exportar es bueno para el país y el Complejo Agroindustrial Argentino es un jugador destacado en este rubro.

Un concepto clave sobre el cual deberíamos centrarnos es que siempre los países viven y vivieron gracias a las divisas que les ingresan en concepto de exportaciones. Exportar genera puesto de trabajos. Exportar genera dólares.
Con la exportación realmente ganamos todos: más infraestructura, más empleo, más utilización de insumos, más inversiones y un mayor desarrollo de las actividades que están ligadas al campo y también aquellas que no.
¿Otro dato que deberíamos comunicar mejor? Durante el primer semestre de este año, el 72% de las exportaciones argentinas fueron del campo. Sí, el Complejo Agroindustrial Argentina incluso superó su participación histórica.
Esto es realmente importante, sobre todo si consideramos que este sector tiene una balanza comercial ampliamente favorable en relación con las importaciones que realiza. Para darnos una idea, con ese saldo a favor, se podrían cubrir todas las importaciones que el país necesita para funcionar.
El campo es un eslabón estratégico para la economía y el desarrollo nacional.

2. El campo sí genera empleo

Es también frecuente que escuchemos declaraciones ligadas a que “el campo no genera empleo”. ¿Es eso así? Según las fuentes que mencionamos, el Complejo Agroindustrial Argentino genera alrededor del 30% de los puestos de trabajo privado a nivel nacional.
Cuando hablamos de Pymes, no podemos ya no incluir a los miles que dan empleos directo e indirecto y que están estrechamente vinculadas al campo.
Son mensajes estratégicos que deben prevalecer y que debemos transmitir.
La cadena de la carne argentina genera 400 mil empleos a nivel nacional, de los cuales 100 mil están vinculados directamente a la exportación. Pero podríamos seguir, por ejemplo, con las 385 mil familias ligadas de manera directa a la cadena del trigo (158 mil vinculadas a la exportación), o la cadena vitivinícola y sus 53 mil empleos directos. Son realidades que no hemos sabido transmitir, pero que estamos a tiempo de hacerlo.

3. Las consecuencias de desincentivar la producción son siempre negativas

En un mundo que cada vez más consume (y necesita) proteínas animales, son realmente pocos los países productores de alimentos que desincentivan su producción y exportación, tal como lo hace Argentina. No sólo con retenciones, sino también estableciendo cupos, suspensiones o cierres de envíos al exterior.
De hecho, en nuestra región, que está llamada a ser “el gran supermercado del mundo”, somos los únicos que lo hacemos. ¿El resto qué hace? Incentiva, apoya y estimula la producción porque comprenden la importancia de hacerlo para el común de sus sociedades.
Con solo la mitad de lo que produce el campo argentino podríamos autoabastecernos de alimentos. El otro 50%, lo podríamos exportar y así fomentar un aumento y expansión aún mayor.
¿Afectaría esto al consumo interno? Esta parece ser la gran pregunta.
Y la respuesta es que no. Incluso el año que las exportaciones cayeron un 60% por medidas restrictivas (rozando solo las 200 mil Tn.), el precio de la carne en la góndola aumentó un 900%.
El problema no es exportar. De hecho, Argentina dejó de recibir alrededor de US$ 100 millones por cada mes en los cuales no exportó carne bovina, debido a la última suspensión de envíos al exterior.

El impuesto que nos quita a todos

También en base a una serie de estudios presentados por FADA, podemos difundir y exponer la dimensión que tienen las producciones agropecuarias en cada uno de los lugares que se llevan adelante.
Podemos contar que, por ejemplo, en la región formada por Pergamino, Rojas y Salto (Buenos Aires), se podrían generar plantas de bioetanol y biogás, frigoríficos de carne de cerdo y bovina, etc, con el equivalente a solo un año de retenciones a las exportaciones.
Tenemos que hablar de empleo y de crecimiento.
De la misma manera, en la zona de Río Cuarto, Marcos Juárez, Río Tercero y San Martín se dejan de recibir el equivalente al 80% del presupuesto educativo de toda la provincia de Córdoba. Según FADA, con el pago anual en concepto de retenciones en esta región, se pueden mantener 203 hospitales y generar también 15.700 puestos nuevos de trabajo.
Y situaciones similares se dan en distintos puntos del país. Como en Tandil, Buenos Aires, donde la producción agropecuaria anual representa 4 veces los presupuestos de su Municipalidad y de la UNICEN, juntas.
Tenemos muchas cosas por contar y los medios para hacerlo.
La clave: reformular nuestro mensaje.

Nueva realidad. ¿Impulsa el nuevo contexto post pandemia un cambio en la mirada y recomendación de los veterinarios para hacer frente a las enfermedades parasitarias de los animales?

Junto a un grupo de referentes, analizamos la situación actual de los tratamientos antiparasitarios (internos y externos) en las mascotas. ¿Todo sigue igual que antes del COVID19?

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

El segmento de productos antiparasitarios para los animales de compañía es uno de los más destacados del mercado veterinario en Argentina y el mundo. Esto no sólo involucra a los laboratorios que los elaboran y comercializan en sus distintos formatos, sino también a la cadena comercial, incluidas las clínicas veterinarias, donde su participación en el rubro “farmacia” se destaca.
Pero no sólo de productos se trata. Hablamos de parásitos externos e internos que afectan decididamente la salud de perros y gatos, con las ya evidentes consecuencias también en la salud de las familias con las que conviven.
Su diagnóstico y tratamiento es muy variado y son sin dudas los profesionales veterinarios quienes deben recomendar las mejores opciones a los tutores de perros y gatos. ¿Pero siempre sobre los mismos paradigmas? ¿Se han modificado las indicaciones en este tiempo, pandemia por medio?
¿Deberían hacerlo considerando el contacto cada vez más estrecho entre personas y animales y los riesgos que eso conlleva?
Con el objetivo de dilucidar estas cuestiones, MOTIVAR plantea el primero de una serie de informes con profesionales de todo el país, a fin de promover la intensificación de la intervención de los profesionales en la atención a los parásitos.
De este informe, fueron parte los médicos veterinarios Pablo Borrás -Magíster en prevención y control de Zoonosis (UNNOBA – ANLIS «Dr. Carlos G. Malbrán)-; Carlos Mucha, médico veterinario, referente en el ámbito de la cardiología veterinaria y también en la gestión y el marketing (Ver recuadro); la referente Fernanda Iglesias, actual presidente de la Asociación Argentina de Parasitología Veterinaria (AAPAVET); Silvina Muñiz, profesional de la actividad privada y presidenta de AVEACA, y Natalia Cardillo, que es veterinaria y Dra. en Parasitología y Salud Pública.

Pablo Borras: “El desafío veterinario pasa por buscar las herramientas de control para cada paciente teniendo en cuenta el contexto y la realidad local. Esto depende de todo un conjunto de medidas”.

Pablo Borras: “El desafío veterinario pasa por buscar las herramientas de control para cada paciente teniendo en cuenta el contexto y la realidad local. Esto depende de todo un conjunto de medidas”.

“En el marco de la medicina preventiva, un pilar es la prevención y el control de parásitos internos y externos. Estos provocan diferentes cuadros clínicos en el animal (en ocasiones, fatales) y algunos de ellos, pueden transmitirse a las personas (zoonosis)”, nos introdujo al tema Pablo Borrás, especialista en enfermedades infecciosas y parasitarias en pequeños animales (CPMV).
Y completó “El desafío veterinario pasa por buscar las herramientas de control para cada paciente teniendo en cuenta el contexto y la realidad local. Esto no depende exclusivamente de la “medicalización” sino de todo un conjunto de medidas (aparte de los fármacos, incluye acciones ambientales, sobre las mascotas convivientes y modificación de hábitos de los tutores)”.
Por su parte, Natalia Cardillo destacó los principales cambios de paradigma que propone el concepto de Una Salud en la actualidad y la relevancia de pasar del enfoque de curación de la enfermedad al de la prevención.
“Esto demanda la necesidad de que la gente no sólo esté informada, sino que se apropie de los conocimientos necesarios para adquirir hábitos preventivos. Es el profesional quien debe indicar la frecuencia del diagnóstico y la desparasitación, basado en la historia clínica del animal y en la epidemiología”, aseguró la referente.
“No hay dudas que la estrecha convivencia entre los humanos y los animales favorece la transmisión de parásitos Los niños son muy susceptibles, así como las personas inmunodeprimidas”, aseguró Silvina Muñiz, también responsable de Vet Clínica Veterinaria, en Martínez, Gran Buenos Aires, dejando un concepto también remarcado por Fernanda Iglesias: “Es posible que el riesgo se haya incrementado en el contexto de pandemia”, reforzó la presidente de AAPAVET.
¿Habrán aumentado también los diagnósticos y la prevención de las enfermedades parasitarias de la mano de la recomendación veterinaria?
No nos adelantemos. Avanzamos en destacar concretamente los riesgos que conllevan los parásitos internos y externos específicamente en los perros.

Fernanda Iglesias: “Hay algunas zonas del país donde incluso los animales se desparasitan sólo una vez al año. Es un tema cultural. Nuestro rol hoy es cambiar de medicina curativa a medicina preventiva”.

“Muchos de los ectoparásitos (como es el caso de las pulgas, garrapatas y flebótomos, entro otros) transmiten enfermedades que comprometan la vida de la mascota o generen cuadros severos. Además, provocan molestias, prurito y anemia”, le explicó Pablo Borrás a MOTIVAR. Y completó: “En el caso de los parásitos intestinales, los perros y los gatos pueden estar desde asintomáticos a tener cuadros clínicos que comprometan la vida de estos. Esto último, principalmente en animales jóvenes o con comorbilidades”.
Respecto de este punto, Natalia Cardillo sumó: “En animales adultos inmunocompetentes, los parásitos internos (gastrointestinales) suelen provocar infestaciones subclínicas que muchas veces se cronifican, o tornan recurrentes. Estos animales se convierten en la fuente de contaminación del ambiente, principal riesgo de transmisión de parasitosis zoonóticas, especialmente para la población infantil, por el contacto estrecho y los menores hábitos higiénicos”.
Al referirse a los parásitos externos y considerando que solo el 5% de la carga parasitaria se encuentra en el animal y el 95% en el ambiente, la experta destacó la mirada sólo sobre el animal y el control de la parasitosis en el mismo implica que se estará “subestimando la situación real”.

¿Qué papel juegan los profesionales?

“El rol del veterinario es clave, ya que hacemos “salud pública y medicina preventiva” con cada paciente en el consultorio”, explicó Borrás, al tiempo que Silvina Muñiz agregó: “Somos quienes debemos educar a los tutores y las familias, recomendando chequeos coproparasitológicos, desparasitaciones periódicas y aconsejando la buena convivencia con perros y gatos en el hogar”.
Sin embargo, esto no siempre se cumple.
No es sencillo y la vorágine del día a día en las veterinarias es indiscutible, tan indiscutible como la relevancia de unificar criterios y darle la real trascendencia al tema.
“Muchas veces se considera al control de las enfermedades parasitarias como una fórmula matemática, y no es así. Las parasitosis son tan complejas, que cada caso es particular y considerar la epidemiología en el control, se torna fundamental. Es la clave del éxito del tratamiento”, sostuvo Cardillo.
Otro tema central es la frecuencia con la que se desparasitan las mascotas contra parásitos externos e internos en nuestro país.
“No hay un dato global. Aún hoy, persiste en la comunidad, la idea popular del tratamiento antiparasitario de amplio espectro 2 veces al año (cada 6 meses)”, describe Cardillo, poniendo también sobre el tapete un relevamiento que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires realizó hace unos años y donde midieron precisamente este parámetro.
De allí se desprendió que el 24% de los perros y el 31% de los gatos no fueron desparasitados nunca; el 56% y 60%, respectivamente, entre 1 y 2 veces, el 12 y 14%, entre 3 y 5 veces, y 6 veces o más, el 1 y 2%, respectivamente. “Continuar con esquemas que por diferentes situaciones se grabaron en el inconsciente colectivo, es un error: los contextos epidemiológicos son diferentes, la prevalencia de determinadas parasitosis varía según la zona geográfica y momento del año; las realidades cambian”, completó.
¿Y la intervención de los veterinarios también?, nos preguntamos.
Interesante fue también para MOTIVAR escuchar la palabra de Fernanda Iglesias quien incluso sostuvo que hay zonas del país donde los perros se desparasitan una sola vez al año. Y resume: “Es cultural. Nuestro rol hoy es cambiar de medicina curativa a medicina preventiva”.
Pablo Borrás agregó: “Debido a la realidad de nuestro país, la prevención contra ectoparásitos (en particular, pulgas y garrapatas) debe ser sostenida y regular durante todo el año para disminuir el riesgo de transmisión de enfermedades y complicaciones producidas por estos artrópodos”.
Y sumó: “La prevención de endoparásitos es clave y será establecida considerando la realidad de cada lugar, hábitos de vida del paciente, presencia o no de comorbilidades, características de la familia y si convive con otros animales”.
Vale decir que, para el caso particular de aquellos lugares donde hay circulación del vulgarmente conocido gusano del corazón (Dirofilaria immitis), el profesional destacó que la prevención mensual con lactonas macrocíclicas es crucial, así como aquellos animales que viajen a zonas de riesgo.
Si estos conceptos están claros, ¿por qué el mayor caudal de visitas a la veterinaria por este tema se da en general solo durante la primavera o previo a las vacaciones en el verano? ¿Cómo hacer para lograr una tendencia a transformar la situación actual en una que se enfoque sobre la prevención?

Recomendaciones post pandemia

Silvina Muñiz: “No hay dudas que la estrecha convivencia entre los humanos y los animales favorece la transmisión de parásitos Los niños son muy susceptibles, así como las personas inmunodeprimidas”.

Al momento de indagar sobre la estrategia de desparasitación recomendada contra parásitos externos en perros, Fernanda Iglesias coincidió en que depende de diversos factores: “Los riesgos son distintos y las medidas preventivas van a ser diferentes dependiendo también de si el perro es cachorro, mediana o alta edad. “Hoy tenemos distintas formas de administrar un antiparasitario: pipetas, collares, comprimidos, spray, etc.”. Respecto de la desparasitación interna, explicó que “el método más sencillo y seguro tanto para el paciente, como para el veterinario es la aplicación Spot On. Nos aseguramos en consultorio que el paciente tiene la medicación aplicada correctamente.
Y Silvina Muñiz reforzó: “En nuestra veterinaria recomendamos una desparasitación trimestral contra internos, salvo en los casos de estrecha convivencia con niños o personas inmunodeprimidas donde la desparasitación debe ser mensual”.
A esto Cardillo sumó que desde su óptica y en cuanto a los parásitos gastrointestinales, la recomendación siempre comienza por el diagnóstico. “No es buena práctica tratar por tratar, o tratar a ciegas, esto genera resistencia a las drogas y el riesgo de no tener eficacia contra ese parásito. Esta práctica es responsabilidad del colega fomentarla en los tutores”, destacó.

Prevención, divino tesoro

“De cada 10 pacientes, podemos decir que solo 4 son desparasitados preventivamente contra pulgas. En general se recurre a la veterinaria cuando el problema ya está instalado”, estimó Fernanda Iglesias.
Y destacó: “Respecto de los endoparásitos, muchas personas piensan que con sólo desparasitar al animal cuando es cachorro alcanza, pero no es así”.
“Los tutores, en general, no discriminan entre los endoparásitos (incluso de otras etiologías infecciosas), y acatan la decisión de desparasitar o no, de acuerdo con la sugerencia del veterinario, y así debe ser. En el caso de los internos, cuando las personas no tienen evidencia de parasitosis en el animal, pueden ser reticentes al diagnóstico y al tratamiento porque implica un costo del cual no ven el beneficio aparente”, plantea también Cardillo. Y profundiza: “Esto es distinto con los ectoparásitos porque los ven, y ello afecta al tutor, visualmente o al tacto, y saben que, de no tratarse, la infestación aumentará pudiendo ocasionar una molestia, incluso para el tutor”.

Una consulta, un mensaje

Natalia Cardillo: “Muchas veces se considera al control de las enfermedades parasitarias como una fórmula matemática, y no es así. Cada caso es particular y considerar la epidemiología en el control es clave”.

MOTIVAR también aprovechó el contacto con los referentes nacionales para avanzar en dilucidar cómo avanzar en consultas veterinarias post pandemia, más pro-activas que en el pasado (Ver recuadro). “Siempre debemos considerar e indagar sobre la situación de cada animal, su entorno y hábitos. Es clave también realizar una completa anamnesis y conocer su historial”, reforzó Fernanda Iglesias en este punto, compartiendo también su metodología personal: “En general, no vendo un antiparasitario sólo porque el dueño del animal lo requiere; busco recetarlo de acuerdo con las necesidades, cuidando así también la resistencia a las drogas”.
A su turno, Muñiz completó: “Debemos tener en claro si el animal convive con perros o gatos, realizar controles coproparasitológicos y así determinar la mejor recomendación posible”. Sobre este punto, Pablo Borrás dejó en claro que “la clave es la prevención, el control y la tenencia responsable, que incluye controles periódicos veterinarios. Esto, con pandemia y sin pandemia. Debe ser así”.
“El problema de la pandemia en el contexto sociosanitario de Argentina tiene que ver con el aumento de la pobreza y la marginalidad. Esto se relaciona al riesgo de transmisión de enfermedades zoonóticas, por el contacto estrecho humano-animal, los escasos hábitos higiénicos, bajo nivel educativo, comportamientos relacionados con carencias nutricionales, aumento del hacinamiento y tenencia de gran número de animales de compañía por familia”, reforzó Cardillo.

¿Cuáles son las recomendaciones internacionales?

Al tanto del interés de MOTIVAR por contribuir a una mayor participación de los veterinarios en la prevención y control de los parásitos internos y externos en animales de compañía, Natalia Cardillo nos compartió un protocolo consensuado internacionalmente por organizaciones como son la ESCCAP en Europa y la TroCCAP en países tropicales y subtropicales.
“Estas tienen que ver con intensificar las medidas de control en ambientes de alto riesgo; sobre todo, en cachorros que conviven con niños, desde los 15 días de nacido con tratamientos quincenales hasta 2 semanas posteriores al destete, y mensuales hasta los 6 meses o el año de vida del cachorro, dependiendo de la evaluación diagnóstica y clínico-epidemiológica del caso”, nos explicó la profesional.
Y agregó: “Intensificando el control en esta etapa, se reduce mucho la contaminación ambiental y así el riesgo de transmisión de parasitosis zoonóticas a los niños (ej. como las Giardias o la Toxocariasis, entre otras), como la población más vulnerable. Estas medidas siempre deben ir acompañadas de la recolección diaria de la materia fecal, no sólo en la vía pública sino, y sobre todo, en el hogar”.

OPINIÓN DESTACADA

“Es tiempo de un colega más pro-activo que reactivo”

Por Carlos Mucha, médico veterinario

Carlos Mucha, referente veterinario.

Carlos Mucha, referente veterinario.

Siendo partícipe de una serie de acciones vinculadas al tema Dirofilaria (gusano del corazón) en México y otros países de la región, destaco que el rol del médico veterinario se fue modificando con el paso de los años, desde una profesión más “dura” en el sentido de la búsqueda del diagnóstico y tratamiento de enfermedades, hacia un manejo integral del animal y de su grupo familiar como un todo. Hoy nuestro trabajo debería orientarse más a medidas preventivas que a curativas, es el tiempo de un colega pro-activo más que reactivo. Es clave nuestra función educadora y comunicacional.
Tomando como ejemplo Dirofilaria, si vemos datos de USA el 59% de los perros allí reciben un tratamiento preventivo mensual contra esta afección (que también recordemos que es zoonosis), llevando a un número de 80 millones de perros, serían más de 47 millones de dosis al mes, o 566 millones año.
Claramente comprenden el doble riesgo de la enfermedad, que es el riesgo de vida de su mascota y también los que sería el costo de un tratamiento de una enfermedad así.
Frente a eso, vale preguntarnos:
¿Estamos formados para realizar acciones preventivas en pos del beneficio de nuestros pacientes? ¿Acciones repetidas en el tiempo y protocolizadas?
¿Realmente tomamos conciencia de las parasitosis y su impacto zoonótico?
¿Tengo la absoluta convicción de lo que hago en este tema, y comenzando con mis propias mascotas a las que regularmente desparasito?
¿Existe un plan de formación y apoyo desde la formación y desde la industria en todo este proceso?
¿En un contexto de aumento del vínculo y del tiempo de estar con nuestros animales, redoblé los esfuerzos?
Quizá parezca extraño que, en una nota, se planteen preguntas más que respuestas, pero la realidad es que estos cuestionamientos son los que usamos en las campañas de Gusano del Corazón como activadores y llamado a la acción hacia los colegas, buscando generar conciencia, reflexión y acción.

En exclusiva, dialogamos con el presidente de la OIE, Hugo Idoyaga Benítez, quien reforzó la importancia de avanzar en acciones que eviten la propagación de la Peste Porcina Africana en la región.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Hugo Idoyaga Benítez fue nombrado presidente de la OIE en la última edición de la Asamblea General a comienzos de este 2021. Hasta el año 2024 estará a cargo de dirigir el Consejo del organismo internacional y repasó sus planes en una entrevista especial, concedida en el marco del 19° Aniversario de MOTIVAR.
Con reconocida trayectoria en los ámbitos regionales, Idoyaga Benítez es el primer paraguayo que ocupa esta posición en los más de 100 años de vida de la Organización Mundial de Sanidad Animal.
“Hoy tengo la responsabilidad de dirigir un Consejo que ya tiene atribuidas sus funciones y competencias. Somos los representantes de los delegados de los 182 países miembros durante toda la gestión del período inter Asamblea General”, nos adelantó el histórico referente del Senacsa en Paraguay en una entrevista que puede verse completa aquí:

Dialogamos sobre los temas más relevantes en el orden de la sanidad animal global, incluidos fiebre aftosa y Peste Porcina Africana, y aprovechamos también para conocer la visión de los líderes que marcan las pautas a seguir a nivel global respecto de temas estratégicos como el bienestar animal, la resistencia a los antimicrobianos y el cuidado del medio ambiente, entre otros.

MOTIVAR: ¿Cuáles son hoy los principales temas que ocupan a la OIE?

Hugo Idoyaga Benítez: Desde su creación, la OIE ha dado pasos importantes. Elaboramos normas y estándares que facilitan la prevención y control de enfermedades, así como el comercio internacional de productos de origen animal. Claro que debemos seguir creciendo, fundamentalmente en una mayor participación de los delegados de los 182 países del mundo que conforman la institución, en la elaboración de normativas que una vez acordadas tienen alcance global. Muchas normas son propuestas por países que tienen garantía de una contribución científica, técnica y de infraestructura de alto nivel, razón por la cual es imprescindible la participación también de aquellos en vía de desarrollo. Así debe ser porque las normas son para todo el mundo.

“Debemos seguir creciendo, fundamentalmente en una mayor participación de los delegados de los 182 países del mundo que conforman la institución en la elaboración de normativas que una vez acordadas tienen alcance global”.

El cambio masivo y periódico de delegados es un tema a considerar. Solo para graficar, podemos decir que la región de las Américas tiene un cambio en el orden del 25 a 30% anualmente.
Esto cobra aún más relevancia cuando la OIE se encuentra hoy avanzando en la operativización de su Séptimo Plan Estratégico, de cara a 2025.
Vale decir también que la OIE mantiene un acuerdo tripartido con FAO, OMS y últimamente con el Programa mundial de Naciones Unidas en Medio Ambiente, temas extremadamente importantes porque está involucrada la salud humana.
Otro de los temas relevantes para la Organización es la resistencia antimicrobiana.
Es clave entender que hay personas que pierden la vida por el mal uso de los antibióticos en la producción animal. Los organismos podemos avanzar en estos temas, pero es clave llegar al ámbito de los productores con mensajes claros y contundentes que sean realmente interiorizados por los países.

¿Está hoy nuestra región bajo la lupa de la sociedad global en base a su rol como productora de alimentos?

HIB: Sin la menor duda. Es así y lo será cada vez más.
Por un lado, sabemos que nuestra región está en condiciones de abastecer la demanda global de alimentos, situación que obliga a los países a forzar el cumplimiento de reglas que hoy exige la sociedad como son el bienestar y la identificación (trazabilidad) animal, el respeto por el ambiente y la lucha contra el avance del cambio climático.
Las oportunidades son altas, pero aprovecharlas tiene sus costos. Si decidimos no incorporar estos temas, probablemente no podamos disfrutar de nuestras posibilidades. Y esto se ve claramente expuesto con lo que ocurre con la Peste Porcina Africana y su impacto sobre la totalidad de la producción cárnica global. Es clave definir si podremos o no cubrir estos espacios que, lamentablemente y por problemas sanitarios, otras regiones del mundo dejan vacante.

¿Cuál es su visión en cuanto al ingreso de la PPA a nuestro Continente recientemente y a la incumbencia de la OIE en el tema?

HIB: La Peste Porcina Africana avanza como enfermedad epidémica. Con más de 50 países afectados, lamentablemente la misma ingresó a América con los primeros casos en República Dominicana.
Es un llamado de atención importante.

“Nuestra región está en condiciones de abastecer la demanda global de alimentos, situación que obliga a forzar el cumplimiento de reglas que hoy exige la sociedad como son el bienestar y la identificación (trazabilidad) animal, el respeto por el ambiente y la lucha contra el avance del cambio climático”.

Ya está acá y sabemos de los estragos que causó en otras zonas. Fundamentalmente en Asia, el impacto económico y social, ha sido grave. Incluso afectando el rendimiento del principal país productor de carne de cerdo como lo es China.
El problema no pasa por la aparición de la enfermedad solamente sino todo lo que esto representa, y el impacto a futuro que tendrá sobre los sistemas de bioseguridad y las formas de crianza, con un especial énfasis y control en el comportamiento humano. Su impacto se da principalmente en pequeños productores y a los animales de traspatio, además de los silvestres.
El riesgo es grande y costoso, ya que no existe tratamiento específico.

¿Esperan que haya una vacuna contra la enfermedad en el corto plazo?

HIB: Hay mucha investigación al respecto, pero lamentablemente no existen hoy vacunas aprobadas de manera oficial para su uso. La Unión Europea avanza en este sentido, pero hoy no existe ni vacuna, ni tratamiento contra la Peste Porcina Africana. Es por ello que los gobiernos deben darle alta prioridad a evitar el ingreso de la enfermedad.
¿Cómo? Aplicando bioseguridad en forma estricta en los puntos de ingreso y avanzando en una buena comunicación con la sociedad, ya que es un tema que puede provocar dificultades en la cadena agroalimentaria.
Será clave contrarrestar los rumores con información oficial. Esto será tan relevante, como el correcto manejo de los residuos alimenticios en las granjas. Es clave evitar estas consecuencias. A nivel regional hay un grupo que está haciendo estrategias, las cuales buscan coordinar acciones en una región que tiene grandes jugadores en la producción de carne de cerdo.

¿Coincide en que, a mayor tecnificación de las granjas, menor riesgo?

HIB: Efectivamente.
Tanto de las granjas, como de los propios países, reforzando sus puntos de ingreso y poniendo sobre la mesa las medidas de control que sean efectivas para evitar el ingreso de la enfermedad.
Muchos países del primer mundo no pudieron con la enfermedad, aun teniendo más conciencia respecto de su impacto.
En nuestra región y más allá de las limitaciones presupuestarias (que cada vez van a ser más visibles), es clave aún un cambio de paradigma: hoy producimos alimentos, no un animal. Es diferente a lo que hacíamos en el pasado.
Entenderlo parece fácil pero no lo es.
Los países de la región aún tenemos deficiencias importantes en este sentido.

Nos interesaría su opinión sobre los planes de dejar de vacunar contra la fiebre aftosa en la región. ¿Está de acuerdo con esto?

HIB: Fui uno de los que más pregona iniciar un proceso de levantamiento de la vacunación contra la aftosa. Lo cual no significa hacerlo de cualquier manera.
No se pueden cometer errores.
Se debe hacer cuando el país y la región lo pueda hacer. Parto de la premisa de que una vez levantado, no hay retorno.
Sería muy duro el golpe económico para quienes tomen esa decisión y luego tengan un retroceso. Son temas que tienen cuestión político y social, no pasa solo por el organismo sanitario. Es un cambio de chip y muchas preguntas para las cuales aún no tenemos respuestas.
La OIE no obliga, sino que pregona el avance en el status sanitario de los países.

¿Y cómo ve la OIE la convivencia de distintos estatus sanitarios?

HIB: La diferencia de estatus sanitarios es importante; es un tema a considerar. Sin embargo, debemos darle un voto de confianza al Cono Sur, que viene realizando un muy buen trabajo. La guinda de la torta sería consolidar un único estatus sanitario.
Las normas son para todo el mundo y sabemos que hay intereses en juego.
No podemos dejar un campo despoblado para que sea ocupado por otros. Es clave la participación.

¿Cuál es su visión a futuro en cuanto a los desafíos que se avecinan a nivel regional y global?

HIB: Un desafío importante es el Séptimo Plan Estratégico con la participación activa y efectiva de los 182 delegados de todo el mundo. Asimismo, será clave buscar que las representaciones regionales tengan una mayor capacidad de recursos humanos y financieros para poder mantener reuniones permanentes con todos los delegados, poner temas relevantes sobre el tapete para que discutan.

Con el objetivo de mejorar el rendimiento desde el inicio del encierre y de reducir los costos de producción, el programa desarrollado por la empresa Bioter gana aceptación entre los productores nacionales.

El maíz es la principal fuente energética en feedlots por su alto contenido de almidón, por lo que su consumo impacta de manera directa en los costos de la dieta de los animales. Acompañando al productor en su búsqueda de mejores resultados, Bioter desarrolló el programa Startlot, que consiste en analizar y determinar el nivel de almidón en bosta con el fin de evaluar si existe una oportunidad de mejora en la eficiencia de uso de ese nutriente.

Martín Pérez Bordagaray, MV y Técnico Comercial Bovinos en Bioter, afirma que: “la implementación del programa puede ayudar a reducir significativamente los costos de una ración. Sabemos que 3 puntos porcentuales equivalen a 113 gramos de maíz. Sí, por ejemplo, en un Feedlot de 2.000 cabezas, detectamos un 15% de almidón en bosta, eso es igual a 565 g de desperdicio de maíz por día por animal. Si eso lo multiplicamos por la cantidad de animales y el precio pizarra promedio, representan unos US$ 215 diarios, que llevado a los tres meses de encierre alcanzan un total de US$ 19.325”.

Además de mejorar los costos, Startlot tiene como objetivo mantener el rumen sano aumentando la disponibilidad de almidón, maximizando la proliferación bacteriana aumentando la producción de proteína metabolizable microbiana reduciendo el aporte de proteína bruta desde la dieta.

“Monitorear el nivel de almidón en bosta en sistemas productivos es un factor clave para realizar los ajustes necesarios que permitan mejorar la digestibilidad del maíz, lo que nos permite reducir los kilos necesarios para producir 1Kg de PV”, sostiene Juan Testa, DCV ENA Coordinador Técnico Rumiantes en Bioter y promotor del programa Startlot.

Acerca de Bioter
Bioter es una empresa 100% de capitales argentinos con más de 25 años de trayectoria en el país liderando el segmento de nutrición animal para bovinos, porcinos y aves. Cuenta con 1 planta de producción en la localidad de Tío Pujio, Córdoba y oficinas administrativas en Pilar, provincia de Buenos Aires, además de una granja experimental donde realizan todos sus ensayos de investigación y desarrollo de producto. Bioter es la primera empresa de nutrición animal en argentina con una línea exclusiva de nutrición para cerdos libre de antibióticos y programas de nutrición de precisión como Higrow, BioterCare, el primer y único programa integral de reducción de uso de antibióticos en Argentina, cuyos pilares son la nutrición y la bioseguridad, el plan de crianza Headway o Startlot, el primer programa de medición de almidón en bosta.

Dardo Chiesa. Referente de CRA y la Mesa de las Carnes.

Dardo Chiesa. Referente de CRA y la Mesa de las Carnes.

Así lo aseguró Dardo Chiesa, coordinador de la Mesa de las Carnes, en sintonía con la postura oficial del Senasa y la Secretaría de Ganadería de la Nación. ¿Qué pasará con los Entes y Fundaciones?

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Carlos Paz. Presidente del Servicio sanitario nacional (Senasa).

Carlos Paz. Presidente del Servicio sanitario nacional (Senasa).

El 10° Congreso Nacional de Entes y Fundaciones de Lucha Sanitaria Animal organizado por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) se llevó adelante de manera virtual y expuso conocimientos, experiencias y visiones prospectivas con foco en la sanidad animal; las buenas prácticas; el panorama regional; la voz del Senasa y de los actores privados en la lucha por mantener el rodeo bovino sano.
Para ello, se concretaron paneles y discusiones que se pueden repasar en formato de video, escaneando el Código QR que complementa este artículo.
“Es clave destacar el rol de la interacción pública y privada en favor del estatus sanitario de la ganadería argentina, fundamentalmente en un período especial como lo fue el de la pandemia”, aseguró Carlos Paz, presidente del Senasa en la apertura del evento.
Y completó: “A esta situación se sumó la decisión de Brasil de dejar de vacunar en algunas regiones, lo cual nos llevó no solo a sostener las campañas de vacunación sino incluso a reforzar la vigilancia epidemiológica en el país. Fue clave el apoyo de las provincias y de los productores, como en el caso del IPCVA y el financiamiento de las vacunas para establecimientos pequeños de la frontera Norte”.
Paz también destacó que la fiebre aftosa ha sido siempre el buque insignia de la sanidad animal en ganadería, pero que existen hoy otros desafíos vinculados no solo a los programas nacionales Brucelosis y Tuberculosis, sino también al control de la garrapata de los bovinos o la sarna en los ovinos, entre otros.

“Un rodeo bovino sano está más apto para aumentar su productividad si es que tiene la nutrición que corresponde. Es relevante que discutamos la sanidad en una nueva normalidad”. Carlos Paz, presidente del Senasa.

“En muchos casos se trata de zoonosis que también ponen en riesgo compromisos comerciales asumidos con los países a los que Argentina exporta”, sostuvo el presidente del Senasa. Y subrayó: “Un rodeo bovino sano está más apto para aumentar su productividad si es que tiene la nutrición que corresponde. Es relevante que discutamos la sanidad en una nueva normalidad”.
A su turno, el presidente de CRA, Jorge Chemes, destacó la importancia de buscar una comunión de ideas, con foco en la investigación de cara al futuro.
Y reforzó: “Es clave lograr un paquete de medidas para aumentar la producción y mantener firme el eslabón sanitario, el cual es fundamental para nuestros negocios internacionales. Es la carta que mantiene abiertos los mercados”.

Sin apuro y a pasos firmes

Importante fue la participación de Ximena Melón, directora nacional de Sanidad Animal del Senasa, quien explicó que “Argentina es parte de un proceso de Erradicación de la Fiebre Aftosa en el Cono Sur”. Esto se da en un contexto en el cual se percibe un avance limitado en la erradicación de la enfermedad en la subregión norte andina.
“Además, conviven en la región diferentes status y factores de riesgo: territorios sin vacunación; libres con vacunación que vacunan y libres con vacunación que dejaron de vacunar”, aseguró. También son notorias hoy las diferencias en las medidas preparatorias y complementarias (Ver recuadro).
Dejando en claro que Argentina se encuentra inmersa en un período “de transición”, Melón enlistó una serie de medidas preparatorias y complementarias necesarias y previas a una decisión del levantamiento de la vacunación.
“En primer lugar, la consolidación de un banco de vacunas, como el de antígenos ultra concentrados y crio conservados que tenemos en Argentina desde el año 2000. Existe un marco legal, que se está revisando y complementado con un proceso licitatorio para actualizar los convenios”, sostuvo. Y agregó: “Además, contamos con la experiencia y el conocimiento de nuestro laboratorio de referencia”.

“Trabajamos en un cronograma de levantamiento de la vacunación por categorías, no por zonas. Proyectamos 2021 y 2022 para poder tener una caracterización de la estrategia y una propuesta de cronograma, sin fechas, pero con plazos a cumplir”. Ximena Melón, directora Nacional de Sanidad Animal.

Otra medida previa tiene que ver con la generación de un documento de evaluación. “Trabajamos en un cronograma de levantamiento de la vacunación por categorías, no por zonas. Proyectamos 2021 y 2022 para poder tener una caracterización de la estrategia y una propuesta de cronograma, sin fechas, pero con plazos a cumplir”, aseguró para luego reforzar lo estratégico de redireccionar los fondos del Programa de Fiebre Aftosa, así como redefinir el rol y responsabilidades de los Ente y Fundaciones.
“Se pueden establecer otras estrategias de sanidad y bienestar animal, sin perder de vista el debate de cómo se avanzaría con la trazabilidad bovina, ligada hoy al trabajo de vacuna de fiebre aftosa”, desarrolló la directiva para luego insistir: “Tenemos que avanzar en la detección precoz y la respuesta temprana, no solo de la fiebre aftosa, sino también de enfermedades como la Peste Porcina Africana, Newcastle e influenza aviar, exóticas en el país”.
Finalmente, Melón señaló que levantar la vacunación contra la aftosa en el país requiere contar con capacidad instalada, operativa y financiera para hacerlo, sumado a un programa de entrenamiento y educación sanitaria; procedimientos y planes de contingencia actualizados. “Además, debe haber herramientas de compensación claras y específicas para los productores”, destacó la funcionaria.

Panorama sanitario nacional

Durante el encuentro también se llevó adelante una mesa de debate coordinada por el MV. Ricardo Burgos, de CRA y de la cual participaron Carlos Milicevic, vicepresidente del Senasa; el coordinador de la Mesa Nacional de Carnes y ex presidente de CRA, Dardo Chiesa; el secretario de Ganadería de la Nación, José María Romero y Esteban Turic, del laboratorio Biogénesis Bagó.
Destacando los buenos resultados alcanzados por medio del sistema mixto, coparticipativo y solidario establecido para el control de la fiebre aftosa en el país, Dardo Chiesa insistió en que “si alguna vez la aventura brasilera tiene éxito, deberíamos pensar cómo conservar la estructura lograda”.
Y agregó: “Cuando uno mira qué hacemos con los entes, vemos que más allá de recibir la vacuna antiaftosa garantizando su cadena de frío, aplicarla y asentarla, tenemos contacto al menos dos veces por año con cada establecimiento para, entre otras cosas, ir corrigiendo el stock vacuno nacional”.
Más allá de esto y dejando en claro que no apoya la creación de BANVACO, Dardo Chiesa insistió en que “la vigilancia epidemiológica es más cara que la vacunación”. Y profundizó: “Si alguna vez avanzamos en dejar de vacunar, deberíamos tener en claro cómo será nuestro banco de vacunas, con qué cepas contará y fundamentalmente el rol de los Entes y las Fundaciones ya definido. No es tiempo de dejar de vacunar”.
Por su parte, el vicepresidente del Senasa, Carlos Milicevic, explicó que Argentina ya ha planteado su preocupación por lo que ocurre en Brasil, dejando en claro que a nivel local “no tenemos apuro” y destacando que será clave ver qué pasa con la parte epidemiológica sobre todo al norte de Sudamérica. Por lo menos hasta 2022 inclusive, no habrá cambios en la continuidad del esquema actual”. Asimismo, sostuvo que Argentina no va a acompañar el Banco regional porque “no tenemos necesidad”.
A su turno, el CEO de Biogénesis Bagó, Esteban Turic explicó que el 70% de los animales susceptibles a la fiebre aftosa vive en países endémicos, donde la enfermedad no está erradicada, siquiera controlada, manteniéndose activos distintos planes de vacunación nacionales.
“Esto es un riesgo a considerar. Países como Estados Unidos lo han revisado y han incrementado (quintuplicaron) el presupuesto para el Banco de Antígenos y Vacunas. Han levantado el umbral de protección”, sostuvo Turic. Y agregó: “Argentina tiene un Banco de antígenos y vacunas, que tiene áreas específicas y un servicio validado internacionalmente. No es solamente reservarse dosis en caso de emergencia. No se trata solo de lograr buenas vacunas, sino buenos planes de vacunación. En nuestras misiones al exterior siempre ponemos de ejemplo el caso de los Entes sanitarios en el país, por su contribución a los planes que define el Estado. La posición argentina es inteligente y con sustento profesional”.

Mucho más para dar

Siguiendo con el evento, el secretario de Ganadería de la Nación, José María Romero, aseguró que “las Fundaciones todavía tienen mucho más para dar” y que es clave dejar de mirarlas “exclusivamente como una entidad ocupada de la vacunación”.
“Estar visitando dos veces por año al productor es algo inédito en el mundo. Podríamos sacarle más provecho en cuanto a la toma de datos para aplicar políticas; necesitamos información. Debemos trabajar en el agente sanitario que visita y del productor en la determinación del stock”.
Dardo Chiesa sostuvo que existe incluso la capacidad para aprovechar esas visitas a fin de determinar el estado corporal de los animales, los momentos de ingreso a servicio, la situación de los forrajes…, de los engordes y generar incluso informes adicionales. “Pensando en vigilancia epidemiológica, esto cobra mucha relevancia. No necesitamos esperar a dejar de vacunar para ampliar roles”, reforzó el dirigente.
Culminando, Milicevic avanzó: “El concepto clave es el de la vigilancia epidemiológica, eje donde debemos avanzar” y dio pie a la conclusión de Romero: “El punto clave a considerar es el traspatio, contrariamente a lo que hoy suele creer alguna parte de la sociedad. Debemos prepararnos para el mundo que viene. No todos los países tienen la herramienta que tenemos nosotros”.

VINCULACIÓN ENTRE EL SENASA, FADEFA Y El INTA

Análisis de riesgo, ¿qué esperar de los países limítrofes?

Pacífico. Coordinador técnico de FADEFA.

Pacífico. Coordinador técnico de FADEFA.

Uno de los momentos destacados del Congreso de Entes y Fundaciones fue la presentación de la Evaluación de riesgo para el ingreso de fiebre aftosa en Argentina desde países limítrofes realizada por medio de un convenio entre el Senasa y la Fundación Argentina de Lucha contra la Fiebre Aftosa (FADEFA), con un equipo conformado además por referentes del INTA y el CONICET, entre otros.
“El objetivo fue generar un documento comparativo de las estrategias aplicadas en los planes de control y erradicación en los países limítrofes. A esto, se suma un detalle de las medidas preparatorias y complementarias a la definición del cronograma de levantamiento de la vacunación y una identificación, descripción y actualización de los factores de riesgo de introducción”, aseguró el MV Juan Dotta, asesor técnico de FADEFA. Y reforzó: “La evaluación cuantitativa se hizo sobre el ingreso al país de animales susceptibles a la enfermedad de forma legal y también ilegal, basándonos en documentos y entrevistas”.
Dotta destacó que del relevamiento surge que la vacunación y la vigilancia activa son relevantes en todos los países, mientras que dejó claro que “hay un camino aún por recorrer en materia de vigilancia pasiva”. El referente también mencionó que diversos países están modificando y actualizando reglamentaciones y que en todos ellos existe una vinculación público – privada relevante.
“Si bien Paraguay firmó un convenio por el BANVACO, tanto este país, como también Uruguay, no muestran trabajos específicos con miras al levantamiento de la vacunación”.
El MV Marcelo Signorini, investigador del INTA y CONICET, destacó que ponerle números e identificar características ligadas a la vía de ingreso potencial de la enfermedad puede servir como base científica para la toma de decisiones. “Todas las probabilidades fueron sustentadas científicamente y documentadas”, dijo.
A su turno, Natalia Aznar (INTA) aseguró que incluso considerando el riesgo de ingreso de animales al país de manera ilegal, la tendencia indicaría la posibilidad de un brote cada casi 70 años con el ingreso del virus desde países limítrofes.
“Este primer modelo es perfectible y fue realizado considerando información desde 1996. Sabemos que la situación cambió, sobre todo vigilancia y vacunación. Queremos mejorarlo, tomando un período de tiempo más limitado, 10 años”, aseguró.
Finalmente, Carlos Pacifico, coordinador técnico de FADEFA, destacó que entre 2010 y 2019 hubo variaciones en el Cono Sur, empezando porque en la última década no hubo focos.
Además, el referente destacó los pasos a seguir y la vocación de FADEFA por seguir contribuyendo en estos temas relevantes para el país.
Solicitar la presentación completa (video) via redaccion@motivar.com.ar.

Desde el IICA informaron que los expertos exigen un esfuerzo regional de América Latina y el Caribe para contenerla y erradicarla.

La peste porcina africana debe ser enfrentada con un esfuerzo coordinado en América Latina y el Caribe, ya que su reciente aparición en República Dominicana y Haití representa una amenaza a la seguridad alimentaria de toda la región y a los medios de vida de pequeños y medianos productores.

Así lo advirtieron especialistas reunidos en un webinario realizado en el marco de la Semana de la Agricultura del Caribe 2021, con la organización del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

La peste porcina africana es una enfermedad hemorrágica altamente infecciosa que afecta tanto a cerdos domésticos como silvestres y es inofensiva para las personas. Durante décadas no había sido registrada en el hemisferio occidental y no existe vacuna para combatirla.

La enfermedad había sido detectada por última vez en Cuba en 1971 y 1980, en Brasil y República Dominicana en 1978, y en Haití en 1979. Sin embargo, en julio pasado se confirmaron casos en República Dominicana y, en septiembre, en Haití. Los dos países comparten la isla La Española, en el mar Caribe.

Este webinario fue convocado con la premisa de generar conciencia tanto en el sector público como privado sobre la importancia de invertir en vigilancia y programas preventivos y compartir experiencias e información acerca de cómo reconocerlo y evitar su diseminación.

La Semana de la Agricultura del Caribe se está desarrollando por decimosexta ocasión –la primera edición se realizó en 1999 en Trinidad y Tobago- y es un ámbito para encontrar consensos entre actores clave para el futuro de la producción agropecuaria y la vida rural, en una subregión que busca dejar atrás su fuerte dependencia de las importaciones alimentarias. Es organizada por la Comunidad del Caribe (CARICOM), junto al Instituto Caribeño para la Investigación y el Desarrollo Agrícola (CARDI), el IICA y la FAO.

“La peste porcina africana se ha expandido por varios continentes en años recientes y ahora alcanzó las Américas, lo que podría provocar severas pérdidas a los países afectados en nuestra región, como ya sucedió en China y otras naciones”, afirmó Gavin Peters, de la Agencia Caribeña Agrícola de Seguridad Sanitaria y Alimentaria (CAHFSA).

“¿Qué debemos hacer sabiendo que la enfermedad ya está presente en nuestra región? Trabajar juntos a nivel regional y en cada país, para implementar las medidas necesarias de vigilancia. Sólo así lograremos contener la enfermedad en la isla La Española y luego la erradicaremos”, agregó.

Shaun Baugh, Gerente del Programa de Desarrollo Agrícola e Agro-Industrial de CARICOM, hizo foco en “la importancia crítica” de este tema para la seguridad alimentaria de los países del Caribe e hizo un llamado a quienes trabajan en las áreas de producción de cerdos a estar atentos a un eventual brote.

“Esta es una problemática de ayer y de hoy. Nosotros ya hemos enviado comunicaciones a todos los agricultores para ponerlos al tanto de la importancia de unir fuerzas y permanecer vigilantes”, dijo Baugh.

La especialista Monica Davis, oficial veterinaria de la División de Producción y Sanidad Animal del Ministerio de Agricultura de San Vicente y las Granadinas, advirtió que esta enfermedad pone en riesgo los medios de vida de los productores debido a que tiene fuertes consecuencias sobre el comercio internacional, ya que desencadena restricciones sobre los países afectados.

Davis exhortó a los viajeros a no transportar cerdos o productos porcinos y también a los productores a tomar medidas de bioseguridad más estrictas que lo habitual para evitar la diseminación.

La confirmación de la presencia de la peste porcina africana en Haití, en septiembre, supone un agravamiento de la situación sanitaria y social en el país, que este año fue castigado por un terremoto, ya que su combate requiere medios técnicos, financieros y logísticos. Así lo dijo Haim Joseph Corvil, Coordinadora de la Unidad de Protección Sanitaria del Ministerio de Agricultura, Recursos Naturales y Desarrollo Rural de Haití.

Corvil agradeció la asistencia técnica del IICA y dijo que en el país se venían tomando una gran cantidad de medidas de prevención de la enfermedad, que no fueron suficientes debido a su alta contagiosidad. Entre otras acciones, se activó una comisión interministerial de prevención, con el apoyo de la Representación local del IICA, y se prohibió la importación de cerdos y sus derivados desde República Dominicana. La experta reveló que la población de cerdos en Haití es de cerca de 1.100.000 animales.

El Subdirector General del IICA, Lloyd Day, hizo hincapié en la importancia de la detección temprana de la enfermedad y, en ese sentido, aseguró la continuidad del compromiso del Instituto en la cooperación técnica con los países de la región, con el objetivo de mejorar los sistemas de vigilancia.

“La educación y la capacitación de los productores –dijo Day- son imprescindibles para desarrollar habilidades que permitan contener la enfermedad. El IICA seguirá trabajando en los países, al lado de todos los actores, para implementar programas orientados a proteger la seguridad alimentaria y nuestras frágiles economías”.

Como recordó Ana Marisa Cordero, gerenta del Programa de Sanidad Agropecuaria, Inocuidad y Calidad de los Alimentos del IICA, los ministros de Agricultura de las Américas, reunidos el 1 y 2 de septiembre pasados, pidieron al Director General del Instituto, Manuel Otero, apoyar el desarrollo y la ejecución de proyectos y acciones binacionales, como así también la implementación de planes de trabajo definidos en espacios subregionales, tendientes a erradicar los focos y prevenir y contener la diseminación del virus, de manera que el hemisferio recupere la condición de libre de peste porcina africana.

En una resolución conjunta, los ministros del continente afirmaron que la enfermedad “puede afectar la estabilidad de la industria porcina del hemisferio, especialmente de los medianos y pequeños productores y, por lo tanto, es fundamental el trabajo colaborativo entre los servicios veterinarios oficiales y el sector privado”.

Noseda. Dra. en Ciencias Jurídicas y especialista en Derecho Ambiental.

Noseda. Dra. en Ciencias Jurídicas y especialista en Derecho Ambiental.

Paula Noseda y Sebastián Ramón destacan la necesidad de que el sector porcino privado y el Estado (a través de sus autoridades y los veterinarios como co-responsables) ordenen esfuerzos en el mismo sentido.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Ramón. Contador Público y Máster Business Administation (MBA).

Ramón. Contador Público y Máster Business Administation (MBA).

Publicado en la edición de agosto de la Revista Iberoamericana de Derecho Agrario, el trabajo denominado “Las regulaciones sanitarias y ambientales como garantía de sostenibilidad para el desarrollo de la producción primaria porcina en Argentina” plantea una serie de desafíos concretos.
Allí, sus autores Paula Noseda y Sebastián Ramón, del Grupo Laboratorio Azul Diagnóstico se preguntan si las condiciones normativas e institucionales vigentes son un marco suficiente para que la actividad de producción primaria porcina se desarrolle de manera sostenible.
Si bien los interesados pueden acceder al trabajo completo escaneando el Código QR que complementa este artículo, a continuación, compartimos algunas de las conclusiones a las que arribaron los autores.

 

MIRÁ EL TRABAJO COMPLETO
HACIENDO CLICK ACÁ

Pensar juntos

En su propuesta, Noseda y Ramón destacan que para originar un crecimiento sustentable del sector porcino nacional en toda la cadena de valor y un aporte al desarrollo de la economía en su conjunto es necesario que los empresarios y el Estado.
¿Cómo? A través de sus autoridades de contralor y los veterinarios como co-responsables sanitarios, ordenando objetivos y esfuerzos en el mismo sentido.
Asimismo, el trabajo refuerza que los actores más relevantes a nivel mundial en la actividad porcina tienden a producir en granjas de cada vez mayor tamaño, logrando así economías de escala para la aplicación de tecnologías de avanzada en cuanto a genética, sanidad y bioseguridad.
“A grandes rasgos, en Argentina se presentan a la vez las siguientes tendencias: 1) cierto sector que pretende el desarrollo de la producción porcina a gran escala para su inserción a escala mundial lo que requiere de grandes inversiones; 2) otro sector de productores comerciales que no alcanzan la escala anterior y 3) un sector informal y de autoconsumo”, sostiene el documento que también se puede solicitar completo vía e mail a redaccion@motivar.com.ar.
Y aporta, además: “Ello revela a la vez, la importancia y la dificultad que presenta el poder pensar políticas de desarrollo del sector porcino si no se lo hace a partir de la heterogeneidad de los actores que son parte, los cuales requieren de diversos estímulos para su desarrollo sostenible. En todos los casos, será insoslayable la inclusión de algún tipo de gestión ambiental de acuerdo con las escalas de los establecimientos respecto de los impactos negativos que los mismos pudieren generar en el ambiente”.
Más allá de revisar la legislación vigente en materia sanitaria y ambiental en cada jurisdicción (provincial y/o municipal), la investigación generada por Paula Noseda y Senastián Ramón, del Grupo Diagnóstico Azul, destaca que la autoridad de aplicación debería prever espacios de diálogo con las distintas categorías de productores para revisar y adaptar a cada tamaño de emprendimiento los requisitos vigentes para su habilitación y su adecuada gestión sanitaria, de bioseguridad y ambiental.
Finalmente, el trabajo deja en claro que nuestro país y las jurisdicciones provinciales cuenta en general con un amplio catálogo de normas de protección ambiental que muchas veces adolecen de eficacia al momento de su aplicación por lo que apelamos a mejorar el compromiso social de todos los actores vinculados al sector porcino nacional.

Con sólo meses desde su inauguración, Biofarma SA se posiciona a nivel regional y mundial con CENAB (Centro Experimental de Nutrición Animal), un desarrollo pionero en modelo de producción y experimentación intensiva bovina.

Ubicado a 15 km de Jesús María, Córdoba se desarrolla este moderno emprendimiento, en el que conviven tres actividades: Investigación, Producción y Capacitación.
El objetivo de esta gran apuesta, es tener la posibilidad de contar, en un mismo espacio, con las herramientas necesarias para llevar adelante diversas investigaciones que permitan validar conceptos obtenidos en el exterior, aplicados a condiciones climáticas particulares -que ofrece la provincia de Córdoba-, con la utilización de productos determinados y validados por un sistema de gestión de calidad, y bajo un engranaje que incluye no sólo la comercialización de animales de primer nivel, sino que también combina sustentabilidad energética y profesionalización del sector, a escala nacional e internacional.
De este modo, el área de investigación está constituida por cuatro módulos experimentales, cada uno con sus características específicas y desarrollados con tecnología de vanguardia, lo que permite contar con la instalación más adecuada para cada ensayo a realizarse. Para su construcción, se tomaron como referencia modelos aplicados en diversas universidades del mundo, entre ellas dos universidades de Estados Unidos ubicadas en Nebraska y Minnesota.
Pisos con tecnología ruber slats, una balanza móvil y comederos inteligentes, son algunos de los elementos innovadores que presenta el proyecto, lo cual permite, entre otros procesos, realizar evaluaciones de reproductores a través de pruebas de consumo residual, además de realizar ensayos con alimentación restringida.
Así mismo, se despliega un área comercial que dispone de 50 corrales de engorde para 11000 cabezas, equipados con una red de riego para estrés térmico. El agua de escurrimiento que se genera en este bloque, se envía a gran represa de decantación, completando un sistema en el que nada queda librado al azar.
El CENAB también dispone de un área de alimentación que cuenta con un moderno laboratorio central, que realiza la recepción de materias primas y controles de calidad; y una playa de comidas con un exclusivo diseño, que facilita la preparación de alimentos, haciendo del mismo un proceso más rápido y económico.
Esto se complementa con bunkers que permiten almacenar granos húmedos, y arrojan como resultado una excelente calidad y el máximo aprovechamiento.
La prioridad es trabajar la hacienda de forma amigable para los animales, por lo que Biofarma se equipó con dos innovadores juegos de corrales de hacienda especialmente diseñados, que utilizan mangas dobles, sistemas de conducción de Bud box y Bad Tub, cepos y apartes hidráulicos.
Este círculo virtuoso se cierra con un moderno biodigestor que cumple el objetivo del cuidado del ambiente y la sustentabilidad energética del sistema, ya que se alimenta con la propia bosta que se junta en los corrales.
Éste, produce una importante cantidad de biogas con el que se alimenta un grupo electrógeno que genera toda la energía eléctrica utilizada, además de una caldera que produce el rolado de maíz al vapor o steam flakes .
Marcelo Vilosio, Vicepresidente de Biofarma agrega al respecto: “El biodigestor alimenta un equipo de steam flakes o rolado al vapor, que en la actualidad es único en Argentina. El mismo aporta una diferencia importante en la mejora del maíz, aportándole digestibilidad, y humedad, lo que lo convierte en un producto muy seguro, además de evitar el proceso de acidosis en la hacienda”.
Investigación, capacitación y un modelo de producción de alta eficiencia, amigable con el medio ambiente y con sustentabilidad energética, constituyen los pilares de la propuesta de Biofarma.

En YouTube. La entrevista completa con Alberto Paz Polito y Daniel Otamendi ya puede verse completa desde www.youtube.com/pmotivar.

En YouTube. La entrevista completa con Alberto Paz Polito y Daniel Otamendi ya puede verse completa desde www.youtube.com/pmotivar.

Alberto Paz Polito es el nuevo presidente de CADISVET y junto a su antecesor, Daniel Otamendi, realizan un balance y analizan los desafíos post pandemia de la entidad.

Solana Sommantico
solana@motivar.com.ar

Paz Polito. “Estamos para asumir el compromiso y acompañar un trabajo que se viene realizando con buenos resultados”.

Paz Polito. “Estamos para asumir el compromiso y acompañar un trabajo que se viene realizando con buenos resultados”.

La Cámara Argentina de Distribuidores de Productos Veterinarios (CADISVET) realizó su Asamblea General Ordinaria de 2021 durante el pasado mes de agosto, con el objetivo de renovar las autoridades que estaban en funciones desde 2018.
Esta renovación del Consejo Directivo (Ver recuadro) fue el motivo por el cual MOTIVAR realizó una entrevista exclusiva al nuevo presidente de la entidad, Alberto Paz Polito, y a quien ocupara ese cargo hasta hace unas semanas, Daniel Otamendi, la cual puede verse de manera completa, en video, escaneando el Código QR que acompaña este artículo.
“Durante la última gestión de la Cámara se logró avanzar en diferentes campos, no solo en materia de expansión territorial de los socios, sino también en la incorporación de empresas que comercializan productos tanto de grandes, como de pequeños animales”, nos explicó Alberto Paz Polito, referente de El Federal Veterinario, con pasado en la industria de laboratorios veterinarios, no solo liderando el negocio de Bayer Argentina, sino también siendo miembro de la cámara sectorial.
Y agregó: “Estamos para tomar el compromiso y acompañar un trabajo que se viene realizando con buenos resultados y en el que queda mucho camino por andar. La nacionalización de la Cámara ha sido uno de los grandes objetivos, como lo es el de seguir sumando e integrando a nuevos asociados”.
Como se dijo, el ex presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores de Productos Veterinarios y socio en Krönen, Daniel Otamendi, participó también de la entrevista destacando cómo la entidad comienza a ampliar sus objetivos.

“Hoy avanzamos en un mayor ordenamiento, capacitación y profesionalización de la logística de productos veterinarios, con 30 socios ubicados en las distintas provincias argentinas y una fuerte participación en nuestro Consejo Directivo (Ver recuadro), para seguir fomentando la mayor participación de todos”, aseguró Otamendi. Y reforzó: “Entendemos que personas y profesionales como Alberto Paz Polito, con toda su experiencia y conocimiento, pueden llevar adelante todo el trabajo que se viene materializando en acción. Apostamos por seguir mejorando”.
Más allá de esto y en diálogo exclusivo con MOTIVAR, los representantes de la cadena de distribución destacaron también la importancia de cumplir con determinados estándares para ser parte de CADISVET. “Abogamos por que todos los integrantes de la cadena comercial tengamos las mismas condiciones. Hoy el mercado ha cambiado sus paradigmas y es clave que se cumplan los marcos regulatorios, tal como lo hacemos los miembros de esta entidad”, reforzó Daniel Otamendi. Y agregó: “Sin dudas se seguirá trabajando con el tema de los códigos de barra, teniendo reuniones en el Senasa, con la trazabilidad en la línea de antibióticos. También profundizaremos en el perfil del distribuidor”.
En ese sentido, los referentes coincidieron en la vocación de mejorar el mercado, de manera profesional, trabajando en conjunto con el Senasa, las cámaras de laboratorios, los Colegios y Consejos de Veterinarios de todo el país y CAME.
“Queremos generar conciencia de lo que significa la cámara para el veterinario y para la industria”, agregaron.

¿Seguir dialogando con todos los actores del mercado es otro de los desafíos?

Alberto Paz Polito: Lograr una unificación de criterios totales es algo muy difícil, pero sí tenemos que apostar todos por la jerarquización de las distribuidoras de productos veterinarios. Este debe ser el gran objetivo, junto con el de seguir avanzando en nuestro diálogo con los laboratorios; no todo se trata de lograr mejores descuentos.
Debemos consensuar un beneficio común y encontrar el punto de equilibrio.
La pandemia nos enseñó muchas cosas, desde potenciar los trabajos, las ventas a distancia, el manejo de la tecnología, etc.
De todas maneras, creo que el mercado veterinario no va a funcionar totalmente como Mercado Libre. La presencia -aunque sea desde una herramienta tecnológica- es importantísima, quizás con mayor preponderancia esto en el sector de grandes animales y también en comercio exterior. Avanzamos en el uso de pagos digitales o cheques electrónicos, pero aún vemos que el vínculo y la visita personal será relevante.
Somos un brazo extendido del laboratorio; la distribuidora es venta-cobranza-logística pero también engloba el asesoramiento técnico de los productos.
Podemos seguir agregando valor.

¿Cómo imaginan el post pandemia en el mercado veterinario? ¿Con qué tendencias se van a encontrar los distribuidores?

Daniel Otamendi: Se han modificado algunos paradigmas, incluso en el ADN del mercado veterinario. Coincido en que convivirán la presencialidad y virtualidad. Deberemos estar preparados para eso.
Sabemos que el laboratorio debe generar la demanda y nosotros materializar la parte de venta y cobranzas, pero debemos repensar el rol de las fuerzas de ventas, quizás mirando un modelo como el que se da en los productos destinados a los animales de compañía.
Hoy vemos un mercado más agresivo que en 2020, fundamentalmente a partir de las reaperturas de actividades y con importantes subas de precios por parte de los laboratorios.
Considero que hay posibilidad de mejorar las acciones en el punto de venta, agregando valor, ofreciendo el mejor de los servicios y asegurando la rentabilidad y sustentabilidad de nuestras empresas.

¿Cuál es el análisis respecto de los resultados alcanzados en los últimos meses?

APP: Este año está siendo mucho más competitivo que 2020, coincido. Debemos estar atentos para analizar cómo sigue.
También destacaría dos situaciones. Por un lado, que los aumentos han sido más fuertes que la inflación y, por el otro, que el mercado de grandes animales se vio resentido luego de las medidas que limitaron las exportaciones de carne argentina.
A veces las consecuencias de estas medidas no se materializan en el mismo momento en el que se las anuncia, pero sí se sintió esta realidad.
Post pandemia, el mercado veterinario seguirá siendo muy competitivo y con múltiples desafíos. Los incrementos en los costos de las empresas han sido y siguen siendo relevantes, lo cual también nos lleva a analizar cómo vamos a hacer para acomodarnos en el futuro.
Soy optimista en cuanto a la profesionalización de las organizaciones y a la optimización de sus costos.
Los aumentos hoy son generalizados e impactan no solo a los distribuidores, sino también a los laboratorios e incluso a las clínicas y comercios veterinarios. Por eso es relevante trabajar en conjunto.

¿Cuál es la expectativa para este primer período en la gestión al frente de CADISVET?

APP: Sin dudas, nos gustaría que aquellas distribuidoras que trabajando seriamente e invirtiendo, se vean identificados con nosotros y que no duden en llamarnos y así sumarse a la Cámara.
Como reflexión final, digo que el objetivo es poder tener un buen diálogo con todos: la unión hace la fuerza, pero no solo puertas adentro, sino para el conjunto.
La idea es siempre dejar en claro que debemos trabajar por un objetivo principal: tomar decisiones en favor del bien común; trabajar con humildad y unión.

La nueva Comisión Directiva de CADISVET

Martín Dilucca. El referente de DROVET es el nuevo vicepresidente de la Cámara de Distribuidores de Productos Veterinarios.

Martín Dilucca. El referente de DROVET es el nuevo vicepresidente de la Cámara de Distribuidores de Productos Veterinarios.

Tras la Asamblea General, el Consejo Directivo de la Cámara Argentina de Distribuidores de Productos Veterinarios quedó conformada:

  • Presidente: Alberto Paz Polito (El Federal).
  • Vicepresidente: Martin Dilucca (DROVET).
  • Secretario: Rubén Filiel (CTO).
  • Tesorero: Javier Esteban (Krönen).
  • Revisor de cuentas: Javier Morales (El Indio).
  • Vocal titular: Osvaldo Fraga (Panacea).
  • Vocal: Gustavo Muñoz (Muñoz Distribuciones).
  • Vocal suplente: Jorge Lewis (Vetacord).
  • Tribunal de disciplina: Daniel Della Schiava (Agropecuaria Almafuerte).
  • Tribunal de disciplina: Pablo Agüero (RepreVet). Más información en www.cadisvet.com.ar.

Grupo Riccillo. En General Alvear, tiene la mitad de las 5.000 madres (cerdas), con sus respectivas plantas de silos y biogás.

Grupo Riccillo. En General Alvear, tiene la mitad de las 5.000 madres (cerdas), con sus respectivas plantas de silos y biogás.

En la Argentina proliferan megaproyectos que dotan a las explotaciones agrícola-ganaderas de nuevos horizontes con la producción de etanol, gas y biofertilizantes para alcanzar una economía circular. ¿Cuáles son?

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

Tigonbu. Invirtió US$24 millones en un mega complejo agroindustrial que transforma granos en carne, pero también energía y bio fertilizantes.

Tigonbu. Invirtió US$24 millones en un mega complejo agroindustrial que transforma granos en carne, pero también energía y bio fertilizantes.

Juan Llerena es una pequeña localidad al norte de Villa Mercedes, San Luis, que vivió su propia revolución silenciosa. A solo 12 kilómetros de allí, se instaló la principal granja porcina de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) para abastecer la demanda del frigorífico propio, Alimentos Magros, hace casi una década.
Hoy, no solo produce cerdos, también despacha energía eléctrica a la red interconectada nacional y genera toneladas de fertilizante orgánico sin emanar un solo m3 de gas metano a la atmósfera.
El pueblo de no más de 300 habitantes que solía vivir de la actividad vial, ahora rebosa de trabajo por la demanda de 150 personas que tiene este complejo productivo levantado en el medio del campo y conocido como Yanquetruz.
Por suerte, no es el único.
Múltiples actores del sector agropecuario con distintos modelos de asociativismo y voluntad de reinvertir capital vienen haciendo punta en la creación de ecosistemas productivos que agregan valor en origen y que el experto Fernando Vilella, director del programa de Bioeconomía de la UBA, denomina Economía Circular.
“Hay que promover la “Vaca Viva” para agregar valor en origen; por eso estas inversiones deberían tener las mismas condiciones favorables que reciben las grandes multinacionales tanto bajo la Ley de Conocimiento o en proyectos como Vaca Muerta. Si lo tuviésemos, seguramente el perfil de nuestras exportaciones sería distinto”, dispara Vilella en diálogo con MOTIVAR, dando una pista de qué tan difundidos (o no) están estos proyectos a nivel masivo.
En este caso, nuestro medio también reúne el testimonio de las familias Aguilar Benítez, González y Riccillo que se animaron no solo a transformar maíz y soja en proteína animal sino también a producir alcoholes, gas, energía y fertilizantes, escalando el negocio agrícola-ganadero en sus zonas de influencias.

La “Vaca Viva”

Asociación de Cooperativas Argentinas. En San Luis, sumó a la granja porcina plantas de biogas y energía eléctrica.

Asociación de Cooperativas Argentinas. En San Luis, sumó a la granja porcina plantas de biogas y energía eléctrica.

Antonio Riccillo produce las tres carnes: vacuna, porcina y avícola, pero ahora también suministra energía eléctrica a la red. Con operaciones en la zona de influencia entre Saladillo y General Alvear, Buenos Aires, transforma el equivalente a más de cuatro barcos Panamax de granos en carne.
Son 170.000 toneladas al año.
“Argentina es un país agroindustrial y agregarle valor a la producción primaria para aquellos que somos hacedores es lo más práctico. Creemos que podemos darle una vuelta de tuerca más a la producción de proteína animal”, señala Riccillo, en diálogo con MOTIVAR.
Y sigue: “Participamos de la producción agrícola y ganadera sobre campos propios y alquilados y compramos parte de la materia prima que pasa por nuestras tres plantas de alimentos balanceados y una de crushing de soja generando 200 puestos de trabajo”.
El esquema productivo del Grupo Riccillo no termina ahí.
El año pasado, tras invertir más de US$ 5 millones, sumó una planta de energía de un megavatio hora alimentada con efluentes porcinos, cama de pollos y silos de maíz o sorgo. “No soy ambientalista, pero me gusta cuidar el medio ambiente y esa inversión reduce la contaminación y genera energía haciendo un negocio sustentable”, afirma el empresario con 30 años de trayectoria.
Riccillo no está solo. “Somos la cabeza visible de un grupo de productores e inversores que participan en las distintas sociedades”, aclara y lo pone en números: “En cada sociedad tenemos alrededor de 10 socios y nosotros conservamos una participación que oscila entre 25 y 40%. Incluso, en algunos casos, hay socios argentinos viviendo en el exterior”.
La compañía tiene 5.000 madres cerdas repartidas equitativamente entre dos granjas, produce más de 7.500 toneladas de carne avícola y pasan 55.000 cabezas bovinas por su feedlot cada año.
Entre los contratiempos, Riccillo no duda en afirmar que, “el nulo acceso al crédito y la falta de mano de obra calificada”, se cuentan entre los primeros.
Y si se trata de próximos pasos, espera volcar pronto al mercado los biofertilizantes, un subproducto de los biodigestores, a razón de 3.000 toneladas anuales, para productos orgánicos.

Las Chilcas. Una etalonera fue la solución que encontró la familia Aguilar Benítez para sumar al feedlot y así transformar todo el maíz.

Las Chilcas. Una etalonera fue la solución que encontró la familia Aguilar Benítez para sumar al feedlot y así transformar todo el maíz.

El maíz se transforma

Gastón González y su padre. Referentes entre las empresas de familias agropecuarias.

Gastón González y su padre. Referentes entre las empresas de familias agropecuarias.

La destilería Porta Hnos. fue una fuente de inspiración y asesoramiento para algunos de los productores agropecuarios que eligieron montar plantas de bioetanol en los últimos años.
Gastón González, de Tingobu, se puso en contacto con la firma cordobesa porque necesitaba dotar de valor al maíz que produce en sus 18.000 hectáreas agrícolas.
“Una de las formas de agregarle valor es el engorde de animales a corral, pero aún teníamos un excedente de maíz con el cual perdonamos plata por la distancia a puerto. Fue así que evaluamos la posibilidad de sumar la destilería con capacidad de procesar el equivalente a un camión de maíz por día”, cuenta en diálogo con MOTIVAR desde Río Cuarto, Córdoba.
“La planta de bioetanol demanda gas (GLP) que logramos suplir con la instalación de biodigestores alimentados por el estiércol del feedlot y maíz picado. A su vez, ese gas alimenta dos motores de 1,2 MW/h, cada uno, para generar energía dentro del Programa RenovAr 2 y como resultado, en las distintas etapas de todo el proceso, obtenemos vinaza, burlanda y biofertilizantes”, resume González que, en el último lustro, invirtió alrededor de US$ 24 millones en Buena Esperanza, San Luis, para levantar un verdadero complejo agroindustrial en el medio de uno de sus 12 establecimientos.
“Solo con los biodigestores, ahorramos $8 por litro de etanol; es decir, unos US$ 470.000 en gas. A su vez, estimamos en otros US$ 900.000 anuales de ahorro gracias a los biofertilizantes”, grafica los beneficios de un proyecto que termina 9.000 cabezas de ganado por año y está en plena expansión.
En cuanto a la viabilidad del negocio, el empresario asegura que cada unidad tiene margen de rentabilidad por si sola, pero al estar en una cadena integrada verticalmente mejora los resultados de la compañía haciendo más eficiente la producción. Sin embargo, admite que, en la Argentina suceden cosas, como por ejemplo, “a partir de la suba del maíz el negocio del biogás se achicó o la carne que enviábamos a restaurantes a China, que nos dejaba muy buen margen, con el desdoblamiento cambiario cayó a la mitad”.
Carne, granos, etanol, energía y fertilizantes son los productos sobresalientes en esta clase de emprendimientos.
Para Vilella, la viabilidad de estos proyectos “está en veremos”. En cuanto al medio ambiente, sostiene que, los consumidores van a exigir cada vez más.
“Las producciones intensivas de carne demandan plantas de tratamiento de efluentes para su transformación en biogás como fuente de energía”, señala el especialista, donde también ve una ventaja: “Estas renovables pueden ser producidas todo el año a diferencia de la eólica o solar, es decir, son complementarias. A su vez, la cercanía con los centros de consumos es otro punto a favor”.
En el norte de Córdoba, los hermanos Aguilar Benítez hacen lo propio.
Las Chilcas es un proyecto familiar que tiene como base 5.000 hectáreas agrícolas propias, más otras tantas arrendadas, un feedlot que termina 34.000 cabezas al año y que, a partir de la reinversión genuina de cerca de US$ 12 millones, sumó una planta etanolera, biodigestores y una granja porcina.

Mario Aguilar Benítez y su esposa. En su granja porcina del norte de Córdoba.

Mario Aguilar Benítez y su esposa. En su granja porcina del norte de Córdoba.

“Esas unidades de negocio se sumaron para contrarrestar la variabilidad del clima ante una agricultura sobre secano que aún aporta un 50% del margen de nuestra empresa”, aclara Mario Aguilar Benítez en diálogo con MOTIVAR, uno de sus propietarios. Y agrega: “Tenemos una fuerte vocación de emprender e integrar áreas, pero también contamos con la capacidad de hacerlo”, tratando de explicar por qué muchos otros productores aún no eligen imitarlos.
La granja porcina que suma 550 madres está concebida para escalar hasta las 2.000. A su vez, el feedlot también tiene margen de crecimiento, no así las hectáreas agrícolas.
“Entre los próximos pasos tenemos en estudio sumar paneles solares para la generación de energía renovable y la posibilidad de sumar sistemas de riego para reducir la variabilidad climática”, adelanta el empresario que sumó una etanolera con el doble propósito de dotar de valor al maíz y autoabastecerse de la burlanda para sus animales.
Como siempre, casi por decantación, llegaron los biodigestores para reemplazar el GLP. “En el feedlot el 80% de lo que encerramos son clientes de hotelería y es importante mostrar que hacemos las cosas bien”, sostiene Aguilar Benítez en clara referencia a su modelo productivo.
“En todo este proceso fuimos arriesgando. Así en 14 meses, recuperamos la inversión de la granja porcina porque lo hicimos con créditos productivos y justo se dio antes de un salto del dólar. Algo parecido sucedió con la planta de biogás, no así con la etanolera porque lo que sabemos que ocurre con los precios”, compara. Y agrega: “vengo del mundo financiero, viví 15 años en el exterior y estaba acostumbrado a armar planes de negocios y me resultó fácil hacerlo, pero muchos prefieren el estado de confort”.
En ese sentido, González afirma que toda su inversión se hizo pensando en el futuro, desde la trazabilidad, cuidando el medio ambiente e incluso contando una historia. “Tenemos una cabaña de Angus Colorado con 50 años de trayectoria, es decir, en cada uno de nuestros cortes hay una historia con una huella de carbono muy baja y creemos que es cuestión de tiempo para obtener la recompensa”, señala. Y admite: “Quizás nos adelantamos al hacer todos estás inversiones en la Argentina”.

La energía como necesidad

Antonio Riccillo, padre e hijo. Lideran un equipo con 200 colaboradores.

Antonio Riccillo, padre e hijo. Lideran un equipo con 200 colaboradores.

Julián Echazarreta, subgerente general de ACA, afirma que, el proyecto Yanquetruz en San Luis surge de la necesidad de dotar de ese sentido de economía circular la producción tanto para calefaccionar los galpones como también para reducir los gases de efecto invernadero.
“No hay que perder de vista que un cerdo defeca hasta siete veces más que un ser humano y eso nos aporta un recurso valioso que no podemos dejar metanizarlo en una pileta contribuyendo a la generación de gases de efecto invernadero, cuando bien conducido y tratado puede transformarse en energía tanto calórica como eléctrica”, dispara uno de los mentores de este proyecto de ACA que, hoy, suma 2.900 madres, pero aspira superar las 5.000 en el mediano plazo.
“En esa explosión de los motores para generar energía se eleva la temperatura tanto en las camisas y escapes lo que se conduce a los propios biodigestores para que trabajen naturalmente las bacterias y el resto se destina a los galpones a través de agua para lograr tener una temperatura controlada”, simplifica el proceso.
Y completa: “esto es clave para mitigar la amplitud térmica, pero por ejemplo, en Alemania, incluso se usa para calefaccionar los pueblos cercanos con ese proceso generado en las granjas”.
La energía eléctrica se vuelca a la red nacional, porque en la granja solo utilizan el equivalente a un 12% de lo que generan esos 1,2 MW/h. “Nosotros hicimos este proyecto antes de los RenovAr porque necesitábamos la energía. Fuimos pioneros, pero tuvimos un costo de aprendizaje importante”, admite Echazarreta.
Y sigue: “Todo lo que se hace en materia de generación está pensado para plantas de mayor escala, incluso los contratos que se firman son muy considerables con seguros técnicos. Es decir, que la inversión es muy importante y muchas veces atenta contra la rentabilidad de estos proyectos. A su vez, en la Argentina, tampoco hay masa crítica y no generamos clusters para acceder a repuestos y técnicos. Por último, otro tema tiene que ver con los bonos de carbono donde era más cara la certificación que lo que íbamos a recibir por los mismos. Y si bien hoy podemos decir que es rentable el recupero es más extenso de lo previsto”.
ACA enterró cerca de US$ 8 millones en este proyecto sin siquiera incluir el costo de las granjas porcinas.
“Desde el punto de vista del medio ambiente, sin esa inversión no sería sustentable el criadero porque estaríamos emitiendo metano a la atmósfera. Por otro lado, después de tener 70 días la materia prima en esos biodigestores lo que queda es un producto muy rico en fósforo, nitrógeno y micronutrientes, a razón de 700 toneladas de fertilizantes al año”, completa el ejecutivo. Y advierte: “tampoco tenemos un mercado desarrollado de fertilizantes orgánicos por eso aún lo utilizamos en nuestros propios campos tanto de maíz como sorgo, entre otros”.
Finalmente y complementando este informe de MOTIVAR, Fernando Vilella sostuvo que “Argentina aún se debe una normativa que regule e incentive esta clase de proyectos que -por ahora- se desarrollan a partir de iniciativas privadas, pero sin un marco más amplio que las cobije”.
En el futuro y más allá de los contratiempos argentinos, proliferarán propuestas incluso con mayor valor agregado.

Humano: el recurso imprescindible para alcanzar los objetivos

Uno de los grandes mitos que sobrevuela al campo es que no genera grandes fuentes de trabajo. Algo que rápidamente queda desechado si se repasa el antes y después en las zonas de influencia donde las familias Aguilar Benítez, González, Riccillo y los productores miembros de la Asociación de Cooperativas Argentinas levantaron verdaderos complejos agroindustriales en los últimos años.
Antonio Riccillo dice ser un defensor de la cultura de trabajo y asegura que, si bien son 200 los colaboradores directos en torno a sus distintas unidades de negocios, dar con trabajadores calificados es una tarea difícil. Algo que se repite en San Luis, donde tanto ACA como Tigonbu generan 150 y 90 puestos directos en torno a sus instalaciones.
“Donde antes veíamos bicicletas, ahora hay decenas de autos”, compara Julián Echazarreta, subgerente general de ACA para resumir la satisfacción que le genera a la asociación el impacto que tienen este tipo de proyectos en los pueblos del interior.
Para Gastón González, al frente de la compañía que nació de la mano de su abuelo, en Buena Esperanza, el pueblo de 3.000 habitantes pegado a uno de sus campos, en el pico de la construcción del complejo, hubo 200 personas trabajando.
“A su vez, de la mano de un colegio muchos alumnos se están especializando en dotar de valor agregado al maíz, estamos ofreciendo un trabajo con sueldos que no se dan en la zona y le damos la oportunidad de ser parte de estos proyectos productivos. Generamos triple impacto: social, ambiental y claramente económico”, sostiene el empresario.
Algo similar ocurre en el norte de Córdoba, entre Rayo Cortado y Villa de María de Río Seco, donde Las Chilcas suma 105 colaboradores. Para Mario Aguilar Benítez, uno de sus propietarios, “hay que tener vocación de emprender. Nuestros colaboradores son quienes lo hacen posible, nosotros debemos servirlos”.

La distribuidora CTO cumplió 18 años y en diálogo con Rubén Filiel repasamos las principales novedades de cara a un futuro prometedor: más acciones, nuevas instalaciones y un e-commerce para veterinarios.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

A mediados de septiembre, la distribuidora CTO cumplió 18 años de presencia en el mercado de productos veterinarios dedicados a los animales de compañía y fue momento para que MOTIVAR tomara contacto con su gerente comercial, Rubén Filiel, a fin de repasar los desafíos que se vienen por delante.
“Estamos inmersos en un plan de crecimiento a 10 años, buscando ampliar nuestra penetración específicamente en el AMBA y colocaciones estratégicas en zonas del interior del país, brindando un cada vez mejor servicio y consolidando el mayor número de clientes posibles”, nos decía el referente.
“Necesitábamos crecer y es por esto que el mismo día de nuestro aniversario confirmamos la mudanza a un nuevo centro de operaciones también en la zona Oeste de GBA. Esto va a mejorar nuestro lay out y eficiencia en el ingreso y despacho de mercadería”, aseguró. Y completó: “También sumaremos una segunda cámara de frío para productos biológicos y ampliar los espacios de oficina, pensando en un sector que va a seguir expandiendo. El mercado veterinario de pequeños animales aún no llegó a su techo”.
Destacando los cada vez mayores cuidados de las personas para con la salud de las mascotas, el “boom” de las adopciones en pandemia y la ampliación de las temporadas a todos los meses del año, Filiel asegura que aún queda trabajo por hacer, tanto en el mercado de la mano de laboratorios y distribuidoras, como también desde la profesión y el Estado en el resguardo de las campañas oficiales de lucha contra las zoonosis.
“No nos arrepentimos de haber tomado la decisión de mantenernos firmes dentro del canal comercial, acompañando a los profesionales veterinarios y sosteniendo nuestras convicciones y visión cooperativa”, asegura Rubén Filiel para luego adelantar el próximo lanzamiento de un e-commerce para veterinarios clientes de CTO.
“Estamos tecnificando la empresa, especialmente en el campo administrativo y de ventas, con cambios en listas de precios y sistema de bonificaciones. A través de la nueva propuesta Web, los clientes podrán hacer pedidos, repasar stocks y ver ofertas siempre con su usuario y clave única.”, aseguró quien también se desempeña como secretario en CADISVET, cámara de la que CTO es parte desde 2004. Y agregó: “Es un orgullo cumplir con nuestros principios y valores, evitando trabajar con las grandes cadenas y destacando el rol de los veterinarios. Somos una empresa reconocida en el mercado, que está en busca de un mayor crecimiento”.

Sobre las raíces

Interesante fue repasar junto con Filiel, los pasos dados por la Cooperativa de Trabajo del Oeste luego de la salida de COPROVET en la década del 2000.
Atrás quedaron los años de incertidumbre, el primer local de 76 metros cuadrados y el invalorable apoyo de laboratorios, colegas distribuidores y veterinarios.
“Estos 18 años trajeron aparejadas muchas cosas. Sin dudas el quiebre lo hicimos hace unos 5 años cuando decidimos cambiar y reforzar nuestros valores. Hoy somos 45 personas trabajando en una empresa de la cual todos somos socios”, aseguró Filiel.
Y completó: “También fuimos sumando asesores externos que nos potencien e incluso nos estimulen a sumar colaboradores aún en tiempos de pandemia, tal como lo hemos hecho. Hoy todos los que entraron tienen arraigados los conceptos cooperativos”.
Dejando en claro que la logística es parte destacada del servicio, Filiel reforzó la necesidad de avanzar en la capacitación de vendedores, asegurando eficiencia y calidad en las entregas.
“Estamos cerca de los veterinarios con productos (fármacos y vacunas) de primera calidad y una amplia variedad”, sostuvo Rubén Filiel para luego concluir: “Cuando las cosas se hacen bien, demostrando ser buenas personas y con objetivos concretos, los resultados se alcanzan, tal como lo estamos haciendo”.

Alto impacto. La garrapata es una de las enfermedades de mayor impacto en el bienestar y productividad de los bovinos.

Alto impacto. La garrapata es una de las enfermedades de mayor impacto en el bienestar y productividad de los bovinos.

Referentes de distintas estaciones experimentales del INTA abordan de lleno una problemática que afecta a los animales en distintas zonas del país. Refuerzan la relevancia del asesoramiento veterinario.

Santiago Nava1, Nicolás Morel1, María V. Rossner2, José Toffaletti3, Néstor Sarmiento4, Atilio Mangold1

La aplicación de acaricidas químicos sintéticos sobre los bovinos es, al día de hoy, la principal herramienta disponible para el control exitoso de la garrapata Rhipicephalus (Boophilus) microplus.
A pesar de la disponibilidad de acaricidas comerciales formulados con distintos grupos químicos (piretroides, organofosforados, formamidinas, benzoilureas, fenilpirazoles, avermectinas) o combinaciones entre estos, el surgimiento de poblaciones de garrapatas resistentes a uno o más grupos de drogas constituye una limitante para la aplicación y eficacia de estas herramientas.
Otro problema relevante asociado al empleo de acaricidas químicos sintéticos es el relacionado a las restricciones para el consumo de la carne o leche que imponen los períodos de carencia de determinados principios activos, que tienen un impacto directo en su comercialización.
La casi exclusiva dependencia de los acaricidas químicos sintéticos para el control de la garrapata común del bovino, asociada a problemas de resistencia y contaminación, ponen en evidencia la necesidad de aplicar esquemas de tratamientos que minimicen el número y la frecuencia de uso los mismos, pero que alcancen niveles de eficacia compatibles con los parámetros productivos y económicos de los campos ganaderos.

¿Qué es el control estratégico?

En áreas subtropicales del norte de Argentina la abundancia de garrapatas R. microplus sobre los bovinos sigue un claro patrón estacional. Éste se caracteriza por un incremento en la abundancia de garrapatas desde mediados de la primavera al otoño, (pico máximo), para luego decrecer hacia el invierno e inicio de la primavera siguiente.
De acuerdo a la zona geográfica, en este período anual se pueden producir de 3 a 5 generaciones de garrapatas.
La primera generación de garrapatas (de primavera) usualmente alcanza niveles de infestación de poca magnitud en bovinos; pero de gran importancia epidemiológica, ya que origina las generaciones más abundantes de verano y otoño.
Todos los compuestos acaricidas disponibles comercialmente pueden ser empleados para el control estratégico de R. microplus en tanto se respeten 3 principios rectores de este tipo de esquemas.
El primero implica lograr un período de al menos 90 días de acción garrapaticida ininterrumpida a la salida del invierno.
Para lograrlo, se deben respetar estrictamente los intervalos entre tratamientos, que deben ser calculados de la siguiente manera: adicionar un rango de 5 a 10 días al poder residual absoluto del acaricida empleado; transcurridos esos días el nuevo tratamiento ya debe estar aplicado.
Un segundo principio rector dicta que debe evitarse aplicar tratamientos sucesivos con drogas que tengan un mismo modo o sitio de acción, a fin de retrasar la aparición de eventos de resistencia.
En el caso de aplicar una formulación comercial en base a una combinación de dos o más grupos químicos, ninguno de ellos debe formar parte de la formulación comercial aplicada como garrapaticida en el tratamiento anterior o posterior.
El tercer principio destaca la importancia de realizar un análisis de susceptibilidad previo a la elección de las drogas a utilizar en cada tratamiento.
En la Tabla N° 1 se presentan, a modo de ejemplo, algunos esquemas de control estratégico basados en no más de tres o cuatro tratamientos anuales, y el modo de calcular el intervalo entre los mismos.
En ocasiones, sobre todo en zonas muy favorables para el desarrollo de R. microplus (noreste de Argentina), se puede requerir un tratamiento adicional con drogas de bajo poder residual en mayo o junio.
Esto sólo en caso de observar en los bovinos niveles de infestación considerablemente altos, por ejemplo, más de 30 garrapatas (hembras partenoginas) promedio por animal.

¿Para qué sirve el control estratégico?

El control estratégico permite mantener un bajo nivel de infestación la mayor parte del año en los potreros utilizados por los bovinos tratados, siempre y cuando la población de garrapatas sea susceptible a las drogas aplicadas. Se debe tener en cuenta que estos métodos no son aplicables cuando el objetivo es la erradicación de este parásito.
Asimismo, el control estratégico no es apto como tecnología de control para establecimientos que no logren tratar la totalidad del rodeo o tengan dificultades para establecer a ciencia cierta las fechas de los tratamientos y las de ocupación y descanso de los potreros.

¿Cómo integrarlo al pastoreo rotativo?

En un circuito de pastoreo puede considerarse “con bajo o nulo nivel de infestación” una pastura que permaneció sin bovinos durante 6 meses en otoño e invierno o de 4 meses en verano. También, cuando dicho “descanso” solo se vio interrumpido por el pastoreo con bovinos tratados previamente con acaricidas que presentaron acción garrapaticida durante la totalidad del tiempo de permanencia en el potrero.

El control estratégico es un esquema que, mediante una serie de tratamientos garrapaticidas concentrados sobre esta primera generación, logra un impacto negativo de significancia sobre las generaciones posteriores, alcanzando una alta eficacia global con un bajo número de tratamientos.

Dicho de otra manera, el ingreso de bovinos “limpios” en pasturas seguras genera pastoreos con baja carga de garrapatas.
En sistemas de pastoreo rotativo, una opción es tratar los bovinos previamente al ingreso a un potrero, preferentemente con una droga de larga acción.
Si los animales permanecen en dicho potrero un período superior al del poder residual absoluto de la droga aplicada, conviene realizar un segundo tratamiento aplicando una droga con sitio y modo de acción diferente a la utilizada en el tratamiento anterior. El intervalo entre ambos se calcula adicionando 5-10 días al período de poder residual absoluto del acaricida aplicado en el primer tratamiento.
No se debe aplicar un tercer tratamiento a menos que se observen cargas altas de garrapatas (por ejemplo, + de 30 garrapatas en promedio por animal).
En el caso del pastoreo rotativo intensivo, se pueden aplicar los esquemas de control estratégicos descriptos. Esto se debe a que la alta frecuencia de rotación de los bovinos entre distintos potreros permite que cada animal tratado siga teniendo niveles de concentración terapéuticos del fármaco acaricida al ingresar a un nuevo potrero.

Referencias de los autores:
1. (IDICAL, INTA Rafaela – CONICET).
2. INTA Colonia Benítez (Chaco).
3. INTA El Colorado (Formosa).
4. INTA Mercedes (Corrientes).

¿Cómo proceder si se observan fallas en la eficacia de una acaricida?

Ante una sospecha de resistencia, el trabajo realizado por los profesionales del INTA resalta la necesidad de confirmarla mediante el uso de pruebas in vitro de laboratorio o de pruebas de campo estandarizadas, consultando de manera inmediata al veterinario asesor.
Es importante recalcar que la falla de un tratamiento no necesariamente es indicativa de resistencia. La eficacia terapéutica de una droga también puede verse disminuida por una aplicación incorrecta (ej. sub-dosificación, incorrecta preservación de la droga), cuando no se trata al total de los animales del rodeo o debido a una falla en la formulación comercial del producto. Un manejo recomendable es llevar a cabo un monitoreo continuo de la eficacia de las drogas (con pruebas in vitro o de campo) para detectar de manera temprana una disminución en la eficacia de las mismas.
Finalmente, un aspecto relacionado al manejo que puede generar la aparición de resistencia en un establecimiento es la introducción de animales provenientes de otros predios infestados con garrapatas resistentes. Esto se previene evitando el ingreso de animales infestados desde predios linderos, solicitando el despacho de las tropas adquiridas limpias de garrapatas, o a través de la implementación de medidas de cuarentena en el establecimiento de destino.