fbpx
MOTIVAR – Descargá – Oct 21 – Main
HomeInstagramBovinos “limpios” en pasturas seguras para pastoreos con baja carga de garrapata
CONTROL ESTRATÉGICO DE RHIPICEPHALUS (BOOPHILUS) MICROPLUS

Bovinos “limpios” en pasturas seguras para pastoreos con baja carga de garrapata

Alto impacto. La garrapata es una de las enfermedades de mayor impacto en el bienestar y productividad de los bovinos.

Alto impacto. La garrapata es una de las enfermedades de mayor impacto en el bienestar y productividad de los bovinos.

Referentes de distintas estaciones experimentales del INTA abordan de lleno una problemática que afecta a los animales en distintas zonas del país. Refuerzan la relevancia del asesoramiento veterinario.

Santiago Nava1, Nicolás Morel1, María V. Rossner2, José Toffaletti3, Néstor Sarmiento4, Atilio Mangold1

La aplicación de acaricidas químicos sintéticos sobre los bovinos es, al día de hoy, la principal herramienta disponible para el control exitoso de la garrapata Rhipicephalus (Boophilus) microplus.
A pesar de la disponibilidad de acaricidas comerciales formulados con distintos grupos químicos (piretroides, organofosforados, formamidinas, benzoilureas, fenilpirazoles, avermectinas) o combinaciones entre estos, el surgimiento de poblaciones de garrapatas resistentes a uno o más grupos de drogas constituye una limitante para la aplicación y eficacia de estas herramientas.
Otro problema relevante asociado al empleo de acaricidas químicos sintéticos es el relacionado a las restricciones para el consumo de la carne o leche que imponen los períodos de carencia de determinados principios activos, que tienen un impacto directo en su comercialización.
La casi exclusiva dependencia de los acaricidas químicos sintéticos para el control de la garrapata común del bovino, asociada a problemas de resistencia y contaminación, ponen en evidencia la necesidad de aplicar esquemas de tratamientos que minimicen el número y la frecuencia de uso los mismos, pero que alcancen niveles de eficacia compatibles con los parámetros productivos y económicos de los campos ganaderos.

¿Qué es el control estratégico?

En áreas subtropicales del norte de Argentina la abundancia de garrapatas R. microplus sobre los bovinos sigue un claro patrón estacional. Éste se caracteriza por un incremento en la abundancia de garrapatas desde mediados de la primavera al otoño, (pico máximo), para luego decrecer hacia el invierno e inicio de la primavera siguiente.
De acuerdo a la zona geográfica, en este período anual se pueden producir de 3 a 5 generaciones de garrapatas.
La primera generación de garrapatas (de primavera) usualmente alcanza niveles de infestación de poca magnitud en bovinos; pero de gran importancia epidemiológica, ya que origina las generaciones más abundantes de verano y otoño.
Todos los compuestos acaricidas disponibles comercialmente pueden ser empleados para el control estratégico de R. microplus en tanto se respeten 3 principios rectores de este tipo de esquemas.
El primero implica lograr un período de al menos 90 días de acción garrapaticida ininterrumpida a la salida del invierno.
Para lograrlo, se deben respetar estrictamente los intervalos entre tratamientos, que deben ser calculados de la siguiente manera: adicionar un rango de 5 a 10 días al poder residual absoluto del acaricida empleado; transcurridos esos días el nuevo tratamiento ya debe estar aplicado.
Un segundo principio rector dicta que debe evitarse aplicar tratamientos sucesivos con drogas que tengan un mismo modo o sitio de acción, a fin de retrasar la aparición de eventos de resistencia.
En el caso de aplicar una formulación comercial en base a una combinación de dos o más grupos químicos, ninguno de ellos debe formar parte de la formulación comercial aplicada como garrapaticida en el tratamiento anterior o posterior.
El tercer principio destaca la importancia de realizar un análisis de susceptibilidad previo a la elección de las drogas a utilizar en cada tratamiento.
En la Tabla N° 1 se presentan, a modo de ejemplo, algunos esquemas de control estratégico basados en no más de tres o cuatro tratamientos anuales, y el modo de calcular el intervalo entre los mismos.
En ocasiones, sobre todo en zonas muy favorables para el desarrollo de R. microplus (noreste de Argentina), se puede requerir un tratamiento adicional con drogas de bajo poder residual en mayo o junio.
Esto sólo en caso de observar en los bovinos niveles de infestación considerablemente altos, por ejemplo, más de 30 garrapatas (hembras partenoginas) promedio por animal.

¿Para qué sirve el control estratégico?

El control estratégico permite mantener un bajo nivel de infestación la mayor parte del año en los potreros utilizados por los bovinos tratados, siempre y cuando la población de garrapatas sea susceptible a las drogas aplicadas. Se debe tener en cuenta que estos métodos no son aplicables cuando el objetivo es la erradicación de este parásito.
Asimismo, el control estratégico no es apto como tecnología de control para establecimientos que no logren tratar la totalidad del rodeo o tengan dificultades para establecer a ciencia cierta las fechas de los tratamientos y las de ocupación y descanso de los potreros.

¿Cómo integrarlo al pastoreo rotativo?

En un circuito de pastoreo puede considerarse “con bajo o nulo nivel de infestación” una pastura que permaneció sin bovinos durante 6 meses en otoño e invierno o de 4 meses en verano. También, cuando dicho “descanso” solo se vio interrumpido por el pastoreo con bovinos tratados previamente con acaricidas que presentaron acción garrapaticida durante la totalidad del tiempo de permanencia en el potrero.

El control estratégico es un esquema que, mediante una serie de tratamientos garrapaticidas concentrados sobre esta primera generación, logra un impacto negativo de significancia sobre las generaciones posteriores, alcanzando una alta eficacia global con un bajo número de tratamientos.

Dicho de otra manera, el ingreso de bovinos “limpios” en pasturas seguras genera pastoreos con baja carga de garrapatas.
En sistemas de pastoreo rotativo, una opción es tratar los bovinos previamente al ingreso a un potrero, preferentemente con una droga de larga acción.
Si los animales permanecen en dicho potrero un período superior al del poder residual absoluto de la droga aplicada, conviene realizar un segundo tratamiento aplicando una droga con sitio y modo de acción diferente a la utilizada en el tratamiento anterior. El intervalo entre ambos se calcula adicionando 5-10 días al período de poder residual absoluto del acaricida aplicado en el primer tratamiento.
No se debe aplicar un tercer tratamiento a menos que se observen cargas altas de garrapatas (por ejemplo, + de 30 garrapatas en promedio por animal).
En el caso del pastoreo rotativo intensivo, se pueden aplicar los esquemas de control estratégicos descriptos. Esto se debe a que la alta frecuencia de rotación de los bovinos entre distintos potreros permite que cada animal tratado siga teniendo niveles de concentración terapéuticos del fármaco acaricida al ingresar a un nuevo potrero.

Referencias de los autores:
1. (IDICAL, INTA Rafaela – CONICET).
2. INTA Colonia Benítez (Chaco).
3. INTA El Colorado (Formosa).
4. INTA Mercedes (Corrientes).

¿Cómo proceder si se observan fallas en la eficacia de una acaricida?

Ante una sospecha de resistencia, el trabajo realizado por los profesionales del INTA resalta la necesidad de confirmarla mediante el uso de pruebas in vitro de laboratorio o de pruebas de campo estandarizadas, consultando de manera inmediata al veterinario asesor.
Es importante recalcar que la falla de un tratamiento no necesariamente es indicativa de resistencia. La eficacia terapéutica de una droga también puede verse disminuida por una aplicación incorrecta (ej. sub-dosificación, incorrecta preservación de la droga), cuando no se trata al total de los animales del rodeo o debido a una falla en la formulación comercial del producto. Un manejo recomendable es llevar a cabo un monitoreo continuo de la eficacia de las drogas (con pruebas in vitro o de campo) para detectar de manera temprana una disminución en la eficacia de las mismas.
Finalmente, un aspecto relacionado al manejo que puede generar la aparición de resistencia en un establecimiento es la introducción de animales provenientes de otros predios infestados con garrapatas resistentes. Esto se previene evitando el ingreso de animales infestados desde predios linderos, solicitando el despacho de las tropas adquiridas limpias de garrapatas, o a través de la implementación de medidas de cuarentena en el establecimiento de destino.

comments

COMPARTIR:
Bioter – BioterCare – Oct 21 – Horizontal notas
Valoración: