fbpx
MOTIVAR – Descargá – Oct 21 – Main
HomeEdición ImpresaFatro Von Franken: el sigiloso crecimiento del laboratorio con dueños argentinos y socio italiano
EMPRESAS DE FAMILIA

Fatro Von Franken: el sigiloso crecimiento del laboratorio con dueños argentinos y socio italiano

COMPROMISO CON LA CALIDAD, RESPALDO INTERNACIONAL Y BUENAS RELACIONES
Marcos Hadida, Norberto y Carolina Benzaquen, junto con Norberto Borzese, lideran los destinos de Fatro Von Franken. Con los desafíos propios de ser una empresa familiar, buscan avanzar en distintos mercados de la sanidad animal, explotando al máximo sus fortalezas.

Marcos Hadida y Norberto Benzaquen conservan en partes iguales el control de la compañía que espera superar los US$ 17 millones en ventas este año. ¿Qué planes tienen?

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

El crecimiento lo vemos por todos lados”, dispara Marcos Hadida, ingeniero industrial y accionista de Fatro Von Franken desde 1978 cuando de la mano de su padre, Isaac, compró algo así como un 9% del paquete accionario de la compañía fundada por el alemán Herbert Von Franken, 21 años antes. “Hay una inercia de crecimiento que nos permitiría seguir en esa vía”, añade el también ingeniero industrial Norberto Benzaquen, amigo y cuñado de Hadida, que se sumó a la sociedad en 1990.

“El crecimiento lo vemos por todos lados”. Marcos Hadida, vicepresidente de Fatro Von Franken

“Los accionistas eran muchos y fuimos adquiriendo distintos grados de sus participaciones hasta tener el 100% de la compañía, en 1997”, resume 20 años en dos líneas, Hadida. A su turno, en diálogo exclusivo con MOTIVAR, Benzaquen señala que ese porcentaje “duró poco”, porque acto seguido, “cedimos un 40% a nuestro socio comercial italiano: Fatro”. El gigante farmacéutico europeo es el más importante en su país y como estrategia de crecimiento fue sumando participaciones en laboratorios alrededor del mundo, incluida la Argentina.
Hoy, Fatro Von Franken pertenece un 60% a los socios locales y el resto sigue en manos de su aliado internacional que, también, es una empresa familiar. Sin embargo, en la práctica la gestión corre enteramente por las familias argentinas que suman 130 colaboradores y ventas anuales que buscan superar los US$ 17 millones.

Crecer. Se inauguró un nuevo depósito en el Gran Buenos Aires.

Los premios por crecer

Si la dupla de cuñados Hadida-Benzaquen sintetiza la incursión de sus familias al negocio veterinario, en la de Carolina Benzaquen y Norberto Borzese, miembros de la segunda generación, se explican los planes de expansión del laboratorio.
“Hay dos grandes cambios que ocurrieron a partir de esta nueva escala que tomó la compañía y nos llevó a elevar la vara de calidad, porque es así como nos aceptan en mercados más exigentes”, resalta Carolina, gerente Comercial de Fatro Von Franken y con 13 años de trayectoria dentro de la compañía.
“Por un lado, sumamos gente más calificada no solo desde el punto de vista técnico, sino también de liderazgo para que puedan gestionar, porque no podemos estar en todo. Eso nos llevó a crear mandos medios que hacen girar la rueda de forma más armónica”, explica Benzaquen.
Y agrega: “En materia comercial tuvimos un gran desafío cuando nos dimos cuenta que nuestra red de distribución no era suficiente y teníamos que generar demanda para competir con la amplia oferta de laboratorios del mercado local. Allí, sumamos un equipo de generación de demanda”.

“Más allá de los resultados económicos, el personal está muy identificado con los valores de la empresa y eso representa una enorme satisfacción”. Norberto Benzaquen, presidente de Fatro Von Franken

Esa nueva estrategia no es un dato menor en la historia reciente de la firma.
Su cuñado, Norberto Borzese, agrega que, el crecimiento de las exportaciones los llevó a ingresar en un círculo virtuoso que, a su vez, se replica en el crecimiento del mercado interno.
“Las ventas externas habitualmente se planifican un año de forma anticipada y eso nos exige ampliar la capacidad para alcanzar esos objetivos”, explica Borzese, a cargo de la gerencia de Operaciones del grupo.
“Dimos muchos saltos productivos en la última década y el espacio siempre queda chico, desde las oficinas hasta el stock”, resume lo que significó pasar de una participación de las exportaciones en las ventas del 17 al 55% solo en los últimos ocho años y tener presencia ya en 15 mercados.
En la última década, las inversiones que concretó Fatro Von Franken en la Argentina pueden estimarse en U$S 7.500.000, cifra que concentra especialmente en el último lustro. Ampliaciones edilicias, como los 2.800 m2 cubiertos de su nuevo depósito en Malvinas Argentinas o maquinaria y equipamiento para control de calidad.
“Nunca pensamos que la empresa iba a alcanzar el volumen que tomó sobre todo por el bajo perfil que tenemos con Norberto. Ese crecimiento sin dudas se debe a la nueva generación, porque requería más inversiones y sumar más personal y eso significa más riesgos sobre todo teniendo en cuenta que lo estamos haciendo en la Argentina”, reflexiona Hadida.

Calidad. Los productos de la empresa se elaboran bajo la certificación de las normas GMP oficiales del Senasa.

La aliada azzura

La italiana Silvana Dal Magro es la dueña de Fatro, un gigante con presencia en 90 países. Norberto Benzaquen todavía recuerda cuando se conocieron en 1992.
“En su primera visita a la Argentina llegó preocupada porque con el patrimonio zootécnico del país, estaba convencida de que las posibilidades comerciales eran muy superiores. Esperaba encontrarse con dos empresarios alemanes, por el nombre de nuestro laboratorio”, señala el empresario.
Y completa: “Al conocernos, desarrollamos un gran vínculo y la alianza fue un gran espaldarazo”.
El vínculo con Fatro terminó en sociedad, pero su origen no fue 100% planificado. “Si bien teníamos interés tanto de exportar como también en traer productos de otros países, fue en una visita a nuestro representante en Uruguay que, sobre su escritorio, vimos un folleto de un producto que nos interesaba”, revive el momento Hadida.
Y sigue: “Mandamos un fax y entablamos relación con la firma italiana, vendimos una propiedad y compramos la mercadería que comenzamos a vender en la Argentina”.

“Como empresa tenemos dos características que nos diferencian: cumplimos con estándares internacionales, contando con el respaldo de una multinacional como Fatro, y seguimos manteniendo la cercanía de siempre”. Carolina Benzaquen, gerente Comercial.

En los ‘90, para Benzaquen el ganadero tenía acceso a productos de altísima calidad a un precio accesible y eso despertó mucho interés de laboratorios extranjeros, como el caso de Fatro sobre todo con productos más caros y moléculas no muy difundidas en el país.
“Eso allanó el camino para incrementar la comercialización de productos y las ventas pasaron de solo 2 a cerca de US$ 5 millones en esa década”, compara el presidente de la compañía que cerró el siglo con 30 colaboradores y exportaciones por un 10% de sus ventas a Bolivia y Uruguay.
“La sensación que tengo es que el crecimiento fue orgánico, pensábamos los productos y rápidamente salíamos al mercado. Todo lo que fuimos lanzando tenía cierto éxito. Así fue como se elevaron tanto nuestras ventas, como la participación en el mercado; siempre a partir de la reinversión y con poca dependencia de los bancos”, detalla el titular de Fatro Von Franken.
Y completa: “En los 2000 empezamos a ganar terreno en materia exportadora y eso nos llevó, a partir de la visión del Senasa, a ir adaptando nuestra planta hasta alcanzar la certificación GMP, en 2007”. Hoy, Fatro Von Franken se destaca en sus líneas de productos para la ganadería, especialmente en el segmento de reproducción bovina con la línea Dispocel; pero también su línea de lechería, de la mano de Cefaximin – L para el tratamiento de las mastitis y una completa línea de antiparasitarios para los distintos sistemas productivos. Presente también en el segmento de productos para los animales de compañía, la empresa sigue mostrando innovaciones en cada espacio que ocupa.
A su vez y con fuerte presencia en Brasil, la empresa incrementa constantemente sus exportaciones en la región y el mundo de la mano también de su línea de productos para la reproducción bovina.

“Dimos muchos saltos productivos en la última década”. Norberto Borzese, gerente de Operaciones.

“Entre la familia y la empresa hay un factor importante, más allá de llevarnos bien, y es que los cuatro nos divertimos trabajando y eso es un gran motor para seguir adelante”, asegura Carolina Benzaquen. Y profundiza: “Ver crecer al laboratorio es súper estimulante porque lo sentimos propio. En una mirada al futuro, vemos que como empresa tenemos dos características que nos diferencian: cumplimos con estándares internacionales, contando con el respaldo de una multinacional como Fatro, y seguimos manteniendo la cercanía de siempre en el trato con nuestros clientes y colaboradores”, a lo que su padre, Norberto, agrega: “Más allá de los resultados económicos, el personal está muy identificado con los valores de la empresa y eso representa una enorme satisfacción respecto de lo que hacemos”.

Una expansión orgánica

Una de las tantas crisis argentinas acababa de sacar a Norberto Benzaquen del rubro metalúrgico cuando se debatía entre incursionar en un nuevo negocio o mudarse a España. Fue en ese momento de 1990, que Marcos Hadida, su cuñado y amigo, lo invita a sumarse al laboratorio que había ingresado en 1978 cuando la industria veterinaria tenía menos jugadores y un peso específico más reducido que hoy en día. Una inversión en acciones y varios años de trabajo, llevó a ese pequeño laboratorio con solo 20 colaboradores a sellar una alianza con el gigante italiano Fatro y empezar a ganar terreno en el exterior. Toda una hazaña que equilibra los vaivenes propios de la economía argentina.
Con los años, llegarían los miembros de la nueva generación, un proceso agudo de profesionalización y la consolidación de lo que ya todos conocemos como Fatro Von Franken.

Presencia en redes sociales

Tal como sus propios dueños lo afirman, Fatro Von Franken es una empresa de bajo perfil y un fuerte compromiso con la calidad y el respeto de la cadena comercial. Además, desde hace ya un tiempo, tomaron la decisión de invertir en acciones concretas en el mundo digital.
Esto llevó a que hoy el laboratorio esté presente en las redes sociales como @fatrovonfranken en Instagram y Facebook, contando también con un desarrollo propio en LinkedIn y YouTube.
Desde allí, la firma busca consolidar su imagen en el mundo digital, a la vez de compartir con la comunidad veterinaria de Argentina y otros países de la región, contenidos que ayuden a difundir las características, ventajas y beneficios de todas sus líneas de productos veterinarios.
Además, disponen de la cuenta @fatrovonfranken_pets, para difundir específicamente contenidos ligados a los animales de compañía.
Otra apuesta por seguir consolidando terreno y aportar contenido técnico y comercial sobre tecnologías de alto impacto en el bienestar animal.

comments

COMPARTIR:
Bioter – BioterCare – Oct 21 – Horizontal notas
Valoración: