fbpx
MOTIVAR – Descargá – Nov 21 – Main
HomeInstagramAutocuidado y salud veterinaria
¿NOS CUIDAMOS COMO MERECEMOS?

Autocuidado y salud veterinaria

Somos nuestro principal activo y capital humano: cuidemos nuestra salud física y emocional; los pacientes y el mundo nos necesitan sanos y felices. ¿Cómo hacerlo? Aquí algunas recomendaciones.

Cecilia Henríquez Coronado
Revolutionvet. Francia

Como médicos veterinarios, nos preocupamos de la salud de nuestros pacientes, sus familias y el medioambiente, pero muchas veces olvidamos la nuestra. Las largas horas de trabajo, las urgencias, el cliente que llega sin cita, la cirugía que se complica… ¡y nos quedamos sin almorzar, comer o merendar!
Muchas veces el exceso de trabajo (en especial ahora en periodo de “covidialidad”), la vida de familia, la formación continua, el transporte, etc., nos impiden preocuparnos de nosotros mismos. Es importante que recuerden que la “salud y bienestar” son fundamentales para poder entregar lo mejor de nosotros como médicos veterinarios.
Si no nos alimentamos o dormimos bien, nuestro cerebro y cuerpo, no reaccionan de forma óptima y además de correr el riesgo de cometer errores o ser más lentos, corremos el riesgo de enfermarnos y no poder seguir trabajando en lo que tanto amamos.
Por experiencia propia quiero darte algunos consejos:

  • Comiencen el día con una actitud positiva (vetittud) y sintiéndose con el poder de salvar y mejorar vidas animales y de personas.
  • Practiquen meditación y ejercicios de respiración; sólo necesitan 5 a 10 minutos diarios para empezar el día con un mejor neuro-bienestar.
  • Coman sano, equilibrado y en calma. Prefieran las frutas, verduras y frutos secos antes que la comida chatarra o no comer. Coman un puñado de almendras más yogurt o comida casera preparada el día anterior (si es necesario), en vez de pasar horas y horas exigiendo a tu cuerpo y exponiéndolo a enfermedades.
  • Hagan ejercicio: si no pueden ir al gimnasio o practicar deportes, caminen 30 minutos al día, bailar 10 minutos en sus casas, ir en bicicleta o en rollers al trabajo, hacer sentadillas 15/día y ejercicios simples de estiramiento o relajación entre cada consulta. Cuiden su espalda y manos y aprendan a hacer movimientos adecuados para no dañar sus columnas.
  • Tomen agua, tisanas frías o calientes, té verde, guaraná o mate: en vez de gaseosas y mantengan una botella o termo en tu consulta, para poder hidratarse adecuadamente en las pausas.
  • Dediquen tiempo a pasatiempos, hagan actividades recreativas o creativas, ¡no todo es trabajo, también hay que divertirse y relajarse!
  • Trabajen en ambientes saludables donde se sientan escuchados, apoyados y valorados. No acepten maltratos psicológicos, ni malos tratos de parte de jefes, compañeros, ni clientes. ¡No normalicen empleos que afecten la salud mental!
  • Hablen para desahogarse luego de un caso difícil, lloren si lo necesitan luego de una eutanasia, pidan ayuda si sienten que llevan una carga emocional fuerte. Ser médico veterinario no es fácil, enfrentamos el dolor, el sufrimiento, la vida y muerte y a veces, es necesario reconocerse vulnerable, humano y extender la mano para levantar a alguien, para que te levanten o simplemente para abrazarse.
  • Tomen vacaciones, todas las personas que trabajan necesitan y merecen vacaciones para renovar energías, disfrutar del tiempo libre y descansar. La acumulación de cansancio genera problemas de salud a mediano y largo plazo. ¡Desconéctate, primero eres persona y luego eres médico veterinario!
  • Aprendan a segmentar clientes y trabajar con los “ideales”. Eviten clientes complicados, irresponsables e irrespetuosos. Tienen el poder de elegir con quién trabajar. Eviten pasar malos ratos, malos tratos y hasta difamaciones injustas.
  • No se auto-exploten, ¡ser trabajólico no te hace mejor profesional!. Tampoco necesitamos trabajar más para ganar más dinero, lo que necesitas aprender es a trabajar mejor (menos y de forma estratégica) y a ser más rentable y lograr un equilibrio entre tu vida laboral y personal/familiar.
  • Duerman lo que sus cuerpos les pide, Si están cansados haz una micro-siesta de 10 – 15 minutos bien cronometrados, en vez de saturarte de café o sobre-exigirte.
  • Agradezacan al final del día, evalúa lo que aprendiste, los desafíos que superaste (vetsiliencia), valora lo que hiciste por tus pacientes y sus familias y siéntete orgulloso del valioso rol que cumples a diario cómo médico veterinario.

Somos nuestro principal activo y capital humano: cuidemos nuestra salud física y emocional; los pacientes y el mundo nos necesitan sanos y felices.

*La Dra. Cecilia Henríquez Coronado, MV, MSc, es asesora, docente, conferencista en E-salud Animal, Telemedicina, Inteligencia artificial, Innovación, Gestión y Marketing.

comments

COMPARTIR:
Bioter – BioterCare – Oct 21 – Horizontal notas
Valoración: