fbpx
MOTIVAR – Descargá – Nov 21 – Main
HomeEdición Impresa“Debería haber un antes y un después de este repudiable hecho de violencia”
ANTE LAS AGRESIONES SUFRIDAS POR EL MV CLAUDIO BULGARELLA

“Debería haber un antes y un después de este repudiable hecho de violencia”

Compartimos a continuación la opinión del MV Osvaldo Rinaldi, Presidente del Colegio de Veterinarios de la provincia de Buenos Aires.

En nombre del Colegio de Médicos Veterinarios de la provincia de Buenos Aires y también de su Consejo Directivo, aprovechamos el espacio para solidarizarnos con Claudio Bulgarella, quien sufriera graves agresiones físicas en su centro veterinario ubicado en Morón, hace algunas semanas.
Se trata de un hecho lamentable desde distintos puntos de vista.
En primer lugar, obviamente por la propia agresión, pero también porque ante las noticias del suceso, lo primero que se hizo visible fue la desinformación.
No estamos hablando de un hecho de mala praxis, sino de un acontecimiento netamente de violencia por parte del dueño del animal, quien luego de ser detenido en el lugar por las fuerzas de seguridad, fue liberado horas más tarde, estando prófugo un tiempo hasta quedar finalmente detenido.
Nuestro colega sufrió fractura de cráneo y maxilar, así como también golpes que comprometen la visión en uno de sus ojos.
Esto, sumado a las claras consecuencias psicológicas a la que se vio sometido.
El canino que falleciera tenía una enfermedad de base patológica que fue la que causó el deceso. Previamente, el animal había asistido a la veterinaria con un corte (que su propio dueño había generado), el cual fue resuelto en la clínica y entregado a sus propietarios.
Consumada la muerte del perro, horas después, el propietario y su mujer concurren al centro veterinario, donde comienzan a increpar al personal, hasta que llega Claudio Bulgarella y es brutalmente agredido.

Un problema que nos afecta a todos

Este es un hecho lamentable para nuestro colega, pero también para todos los profesionales de la salud, entre los que nos encontramos los veterinarios.
Como respuesta al mismo, un grupo de círculos profesionales de la zona oeste y cercanos a este lugar del Gran Buenos Aires se convocaron en torno a un paro en la actividad para el pasado 27 de octubre.
El Colegio de Veterinarios acompañó el repudio y propuso una jornada de reflexión nacional contra la agresión física y verbal, dejando librado al buen criterio de los colegas de la provincia el modo de sumarse a esta propuesta.
Evidentemente, es un hecho violento, no nuevo, que nos permite exponer ante la sociedad en su conjunto los problemas que vivimos día a día, similar al momento que atraviesan también en algunos casos los colegas de medicina humana. De allí al agradecimiento a todas las asociaciones médicas que se solidarizaron, repudiaron y difundieron el tema; tanto como la Federación Veterinaria Argentina, la Federación de Colegios y Consejos Veterinarios y las entidades profesionales de todo el país, como también de Brasil, Chile, Uruguay y Bolivia entre otros que se sumaron a la jornada de reflexión y repudio.

Debemos ejercer presión sobre las autoridades nacionales, provinciales y municipales para que realmente tomen conciencia de cuáles son las causas de estas agresiones, como así también a la justicia para que brinde respuesta en tiempo y forma a la sociedad en su conjunto.

Repudio no solo a la agresión física como ocurrió en este caso, sino también a la agresión verbal y profesional a la que nos vemos sometidos desde hace mucho tiempo los profesionales veterinarios.
No es nuevo. Hace 20 años ya nuestros colegas en los centros de zoonosis sufrían escraches y agresiones.
Este debería ser un llamado de atención; un antes y un después de este lamentable hecho de violencia no solo para la profesión veterinaria, sino para la sociedad en su conjunto.
Debemos reflexionar. Como sociedad debemos recobrar los ejemplos de lo que está bien y lo que está mal, de lo que se puede hacer y de lo que no.
En muchos casos los veterinarios sufrimos hechos de violencia verbal, o en las redes sociales, que son igualmente repudiables y con el agravante de personas que toman partido, desconociendo totalmente las situaciones.
El ciudadano de pie se va enfrentando todos los días a esta problemática y requiere del ejemplo y la respuesta de los dirigentes y los responsables de la justicia en nuestro país.

#BastaDeViolencia

El pasado 27 de octubre hubo veterinarias que no abrieron y otras que lo hicieron con las persianas bajas; otros profesionales decidieron manifestarse presencialmente en la fiscalía de turno o repartiendo materiales de difusión en la sociedad sobre este tema.
Además, vale destacar como con el #BastaDeViolencia, las redes sociales sirvieron para difundir en todo el país cómo los profesionales de la salud nos vemos sometidos a este tipo de cuestiones que nada tienen que ver con nuestro ejercicio profesional.

El Colegio de Veterinarios acompañó el repudio a la violencia sufrida por el MV Claudio Bulgarella y propuso una jornada de reflexión nacional contra la agresión física y verbal, dejando librado al buen criterio de los colegas de la provincia el modo de sumarse a esta propuesta.

La problemática trascendió al mundo veterinario e instaló un debate a nivel nacional. Claro que no es la solución definitiva, pero sin dudas ayuda a difundir la realidad de lo que está ocurriendo.
Debemos tomar conciencia, pero también pensar en que tenemos que seguir trabajando, atendiendo pacientes y cumpliendo nuestra obligación como médicos veterinarios.
Claro que sí debemos ejercer presión sobre las autoridades nacionales, provinciales y municipales para que realmente tomen conciencia de cuáles son las causas de estas agresiones, como así también a la justicia para que brinde respuesta en tiempo y forma a la sociedad en su conjunto.
Desde el Colegio de Médicos Veterinarios de la provincia de Buenos Aires, invitamos a toda la profesión a seguir reflexionando y colaborando ante esta problemática que realmente nos preocupa a todos.

comments

COMPARTIR:
Bioter – BioterCare – Oct 21 – Horizontal notas
Valoración: