fbpx
MOTIVAR – Descargá – Main – Ene 22
HomeInstagram“La fantasía del multitasking genera ansiedad y agotamiento”
FORMACIÓN CONTINUADA PARA EL SECTOR DE LA SANIDAD ANIMAL

“La fantasía del multitasking genera ansiedad y agotamiento”

Laham. Presente en el Ciclo de capacitación de Drovet.

Laham. Presente en el Ciclo de capacitación de Drovet.

Entre los diversos profesionales que pasaron por el Ciclo de Jornadas Virtuales Drovet 2021, el Lic. Psicología, Diego Laham, brindó herramientas para alcanzar los objetivos diarios sin estrés.

Guadalupe Varelli
guadalupe@motivar.com.ar

Durante octubre y noviembre se realizó el Ciclo Drovet 2021, una propuesta de capacitación y actualización para veterinarios con profesionales de primera línea, organizado por la empresa distribuidora de medicamentos e insumos para la sanidad animal que tiene su casa central en Rosario, Santa Fe.
Con la moderación del editor de MOTIVAR, Luciano Aba, ocho especialistas en diferentes temáticas conversaron con los más de 500 participantes que se conectaron de manera virtual y gratuita a las jornadas.
El ciclo de capacitación de Drovet para toda la comunidad veterinaria recorrió un arco de temas que comenzó y terminó con el análisis de la productividad.
La primera jornada estuvo a cargo de Nacho Mérida, veterinario español y Máster en Administración y Dirección de Empresas, quien presentó una charla sobre la productividad y el tiempo libre en los centros veterinarios, con la propuesta de aprender a trabajar mejor para trabajar menos. Asimismo y durante el último encuentro del Ciclo, fue el Lic. en Psicología Diego Laham, quien conversó con los asistentes sobre la productividad personal y la gestión efectiva del tiempo.
“En este contexto de altísima demanda y exigencia, la capacidad de gestionar la enorme cantidad de variables laborales y domésticas, de planificar, de decir que “no” adecuadamente y de controlar nuestra tendencia al multitasking se convierte en una habilidad fundamental”, comentó el especialista.

¿A qué costo se generan los resultados?

Como se dijo, el cierre del Ciclo estuvo a cargo de Diego Laham, Lic. en Psicología especializado en gestión de recursos humanos. En una charla con mucha participación de los asistentes, Laham analizó los diferentes aspectos que afectan la productividad personal y la gestión efectiva del tiempo, y propuso algunas herramientas para lograr los objetivos diarios con un menor gasto energético emocional.
La premisa de partida de Laham es que todos logramos alcanzar los objetivos diarios en nuestros puestos de trabajo, la pregunta es ¿cuál es el gasto energético emocional que eso conlleva? y ¿cómo se puede cumplir con la demanda de tareas cotidianas sin perder la salud emocional en el camino?
Laham habla desde su área de expertise. Es Lic. en Psicología especializado en gestión de recursos humanos, consultor y profesor del Centro de Educación Ejecutiva de la Escuela de Negocios de la Universidad Torcuato Di Tella. Tiene una amplia trayectoria en diseño, coordinación y facilitación de procesos de capacitación, cambio organizacional y coaching, y cuenta con un Certificado en Hogan Assessment Systems.
Ante la pregunta de Laham, los asistentes señalaron que las principales causas que afectan la organización de su día a día se cuentan: la multiplicidad de temas y tareas, (¿por dónde empezar?) la demanda de terceros (jefes, clientes, familia, etc.) y los imprevistos. Entonces, ¿cómo organizar el día de trabajo teniendo en cuenta esta realidad? El Lic. en Psicología propuso reflexionas sobre tres conceptos centrales que queremos compartir con nuestros lectores.
La falacia de planificación
Al organizar la agenda, el cerebro hace un esfuerzo por convertir en simple lo complejo. La “falacia de planificación” es un sesgo cognitivo por el cual el cerebro no anticipa lo que no sabe que va a ocurrir, entonces cree que esa lista de tareas ordenada y prolija es una imagen real del futuro cuando la realidad es mucho más compleja. Entonces, cualquier evento que dé cuenta de esa complejidad es interpretada como un imprevisto.
Pero si los imprevistos ocurren todos los días, lo que tienen de inesperado no es su ocurrencia sino si contenido. Es decir, sí sabemos que van a pasar aunque no sepamos con certeza de qué tratarán.
¿Cómo superar este sesgo? Planificar los imprevistos, asignarles un espacio en la agenda. Laham recomienda asignar un 20% de la jornada laboral para resolver cualquier demanda que pueda surgir durante el día.

Virtual. La propuesta de conferencias abordó temas de animales de compañía, producción de cerdos y ganadería de carne y leche.

Virtual. La propuesta de conferencias abordó temas de animales de compañía, producción de cerdos y ganadería de carne y leche.

Una invitación a ser realistas

Hay dos verdades que debemos aceptar para renunciar a la omnipotencia de creer que podemos hacerlo todo. Por un lado, el tiempo no es elástico. Por mucho que lo deseemos, una hora dura simplemente eso, una hora.
Podemos optimizar algunas tareas, pero de todos modos ocupan un espacio en nuestro tiempo finito.
Por otro lado, el cerebro no tiene capacidad de hacer más de una tarea a la vez ya que trabaja de manera secuencial. Cuando hacemos dos cosas al mismo tiempo es porque estamos usando dos partes diferentes del cerebro pero con el costo de quitarle atención a una tarea para repartirla con la otra.
Diego Laham lo explicó de la siguiente manera: “Al igual que una máquina fotográfica, nuestro cerebro puede hacer foco en un solo aspecto, el detalle o el entorno, y si bien el entorno no desaparece cuando hacemos foco en un detalle sí pierde su nitidez”. La fantasía del multitasking genera ansiedad, estrés y agotamiento.
¿Qué hacer? Aceptar que no podemos cumplir con todo y priorizar, lo que implica decirle que sí a algo mientras le decimos que no al resto. Al organizar el día de trabajo, el licenciado recomienda jerarquizar las tareas en función de su valor y no por el tiempo que nos pueden llevar.

La demanda de los otros

Nadie trabaja solo, siempre estamos articulados y en relación con otros que pulsan por nuestra atención. Sea un jefe, un empleado o un cliente, siempre genera malestar saber que hay otra persona esperando una respuestas de nuestra parte. Laham nos propone ser flexibles para poder discernir cuándo es necesario cortar la tarea en curso y cuándo esa respuesta puede esperar.
¿Cómo hacerlo? Aplicar el criterio del triage que utilizan los médicos en las guardias, es decir, no atender a la demanda por el orden de llegada sino por la urgencia y nuestra capacidad de respuesta. Algunas cosas pueden esperar.
Una herramienta muy útil para lograr estar en calma con ese no es el “no prospectivo”. ¿Qué significa? Anticiparse y avisar a los clientes que, ante una consulta, recibirán respuesta en un plazo establecido de antemano. De ese modo, si tardamos dos horas en responder, el cliente habrá recibido su respuesta en el tiempo en que la esperaba.

El último engranaje

Hablamos de tiempo y de tareas, pero en este engranaje falta un último elemento: los objetivos. Ellos serán el norte que nos ayude a priorizar las tareas.
Entonces, la propuesta de Diego Laham es comenzar el día con los objetivos claros y la lista de tareas pendientes. Con eso en mano, definir las cinco cosas que sí o sí se deben resolver ese día.
Luego, organizar la jornada en bloques de aproximadamente una hora, del siguiente modo:

  • Una tarea prioritaria.
  • 5 minutos de descanso.
  • 10 minutos para resolver los imprevistos que se hayan presentado hasta el momento. De ese modo, se jerarquizan las tareas, se tienen en cuenta espacios de descanso que ayudan a llegar con energías hasta el final de la jornada laboral y se acumulan muchos menos imprevistos porque se les va dando respuesta de forma sistemática.

Un ciclo completo y abarcativo

Durante octubre, las jornadas de Drovet contaron con la participación del MV Mauricio Castro, diplomado en Medicina Interna de Pequeños Animales y jefe del Servicio de Neurología y Neurocirugía de Dr. Pet Hospital Veterinario, Ecuador, quien abordó aspectos fundamentales del manejo inicial del trauma medular agudo en animales de compañía.
Luego llegó el turno de los grandes animales. El MV. MSc. Martín Pol, especialista en calidad de leche, Máster en Ciencias y consultor privado, expuso opciones terapéuticas en el tratamiento de las mastitis para disminuir las pérdidas en los rodeos lecheros. Y la MV Gabriela Ibanez Barbosa, especialista en sanidad porcina, lo hizo sobre la Colibacilosis post destete y su correlación con enfermedad de Edemas.
En noviembre, Marta Jiménez, también especialista en actividad porcina, ofreció claves para una correcta inmunización de PCV2 y Mycoplasma y la Dra. Mary Marcondes, DVM, MSC, PhD, referente en enfermedades infecciosas y parasitarias disertó sobre la Leishmaniasis en el siglo 21 y se preguntó: ¿Cuánto hemos avanzado en prevención? Por su parte, el MV Francisco Javier Corral, docente y jefe de Trabajos Prácticos de la Cátedra de Cirugía de la Facultad de Ciencias Veterinarias (UBA) analizó cómo enfrentar a la claudicación en caninos.

comments

COMPARTIR:
Valoración: