fbpx
MOTIVAR – Descargá – Main
HomeEdición Impresa“Tenemos que mejorar los estándares de atención de los pacientes felinos”
MEDICINA FELINA

“Tenemos que mejorar los estándares de atención de los pacientes felinos”

María Teresa Caher. “Hoy los gatos tienen un lugar protagónico en la medicina veterinaria”.

El gato ha aumentado su popularidad, surgiendo nuevas necesidades. La MV María Teresa Chaher, presidenta de AAMeFe, dialogó con MOTIVAR sobre las herramientas Cat Friendly a considerar por los veterinarios.

Guadalupe VarelliGuadalupe Varelli
guadalupe@motivar.com.ar

Los últimos 20 años han sido de cambios vertiginosos para la medicina felina, tanto en lo que refiere a la modificación del lugar de los gatos dentro de las familias, como al avance en materia de manejo, tratamiento y conocimiento de la especie por parte de los profesionales veterinarios. También los tutores de los gatos han cambiado (Ver recuadro) en el marco de una pandemia que dejó sus huellas, como en todos los demás ámbitos de la vida.
La Asociación Argentina de Medicina Felina (AAMeFe), fundada en 1998, congrega a los profesionales que se especializan en gatos y hoy cuenta con alrededor de 400 miembros activos de toda América Latina. Este 2022 fue de recambio, ya que se renovó el 50% de sus autoridades, como se hace cada dos años.
La MV María Teresa Chaher, presidenta de la Asociación, está en mitad de su mandato y por eso MOTIVAR consideró que era un momento oportuno para reflexionar sobre la realidad de la medicina felina, el trabajo de la Asociación y los desafíos que impone una realidad donde el gato adquiere cada vez mayor relevancia.

MOTIVAR: ¿Cuál es la realidad de AAMeFe hoy?

María Teresa Chaher: Los fundadores de la AAMeFe fueron pioneros en una época en la que el gato no era la estrella que es ahora.
Hoy seguimos trabajando por el mismo objetivo, el de difundir entre los colegas veterinarios la actualización de la medicina felina a través de acciones que realizamos a lo largo de todo el año.
Todos nuestros eventos son sin cargo para los socios.
Las acciones más importantes se refieren a acercar herramientas al profesional, tanto en lo referido a la actualización en medicina felina, como aquello relacionado en el manejo Cat Friendly.
Nuestra idea es que a través de diferentes herramientas y recursos educativos, dirigidos tanto a veterinarios, como a tutores, se puedan mejorar los estándares de atención de los pacientes felinos.

¿Cuál es su vínculo con la AAFP?

Nos asociamos a la American Association of Feline Practitioners, una asociación de medicina felina internacional que se encuentra activa desde de los años ‘70. Al ser miembros asociados hay una colaboración mutua.
Los socios de AAMeFe se pueden asociar a la AAFP por solo el 50% de su valor. De ese modo pueden acceder a toda su bibliografía, a sus webinars y capacitaciones.
Además, la AAFP tiene dos programas de certificación Cat Friendly: una es la certificación de la clínica veterinaria, que deben cumplir con una serie de requisitos para obtener la certificación, que si bien es bastante minuciosa se trata de cambios que no requieren una inversión tan grande en materia de infraestructura.
Actualmente hay cuatro clínicas certificadas en la Argentina. Por otro lado está la certificación individual, que consta de una serie de capacitaciones y exámenes, para el veterinario que desee ser reconocido como Cat Friendly.

¿Cómo ves la actualidad de la medicina veterinaria felina en Argentina?

Han cambiado mucho las cosas en las últimas décadas. El gato es un animal práctico, no hay que sacarlo a pasear, tolera mucho más la soledad, no necesita atención constante. Por eso mucha gente lo elige como compañía. Ahora bien, hay que tener en cuenta sus necesidades ambientales, porque quizás se adapta a un espacio pequeño pero hay otros factores que inciden en su calidad de vida y deben tenerse en cuenta para que no generen problemas de salud.
Antes el veterinario atendía a todas las mascotas por igual, no se especializaba en algo en puntual. Pero hoy en día ya no es el gato de antes, que vivía afuera y servía para cazar ratones. Ahora es prácticamente un miembro de la familia, y por eso hay veterinarios que se dedican solo a los felinos, y dentro de eso se especializan, porque es lo que la gente quiere y necesita en la actualidad.

¿Son cambios regionales?

Cambios. La actualización permanente
de los veterinarios es clave en el rubro.

Este fenómeno se da especialmente en Buenos Aires y otras grandes ciudades, pero se está extendiendo al resto del país.
En América Latina pasa lo mismo, especialmente en las grandes ciudades, siguen este camino, es una tendencia general. Hoy el gato tiene un lugar protagónico en la medicina veterinaria.

¿Dirías que es necesario tener una clínica Cat Friendly para poder ofrecer un buen servicio veterinario?

Hoy en día, con todo lo que sabemos, creo que es necesario marcar la diferencia. El manejo del paciente felino en el contexto de una consulta es muy importante, hay un montón de aspectos específicos a tener en cuenta. Y si bien no siempre es posible tener un lugar exclusivo para ellos, se pueden intentar otras cosas. Por ejemplo, reducir el movimiento en el consultorio, utilizar feromonas de apaciguamiento para que se puedan hacer maniobras sin estrés. Hay que acomodarse a ellos con métodos nuevos. La realidad es que el gato necesita tranquilidad y espacio.

¿Cuáles son los principales problemas sanitarios que afectan a los gatos domésticos en Argentina?

Eso depende mucho de la edad. Las dos etapas más vulnerables son las de los extremos, los primeros meses de vida y cuando son gerentes, después de los siete años. Al comienzo el foco está puesto en las enfermedades infecciosas y los parásitos. Luego predominan el hipotiroidismo, la leucemia felina y la artritis, que es un mal silencioso que afecta a la gran mayoría de los gatos mayores sin que los dueños se den cuenta.

¿Existen soluciones específicas para gatos o, como hasta hace un tiempo, se siguen subdosificando con productos para perros?

En la actualidad hay más productos que antes, sin duda alguna. Hay muchas alternativas a las que antes no se podía acceder y esa carencia impactaba la curación. Medicar a un gato siempre fue más difícil que medicar a un perro.
A veces se estresan mucho y eso afecta la continuidad del tratamiento, entonces el profesional tiene que pensar si el propietario puede llevarlo a cabo o si va a tener demasiadas dificultades.
Hay personas que no pueden darle un comprimido a un gato, y entonces sabés que no podés recetar ciertas cosas.
Lo ideal sería que siempre hubiera acceso a una medicación que esté específicamente diseñada para el consumo felino y que tenga en cuenta todas estas cuestiones.
Afortunadamente cada día hay más laboratorios que se ocupan de diseñar productos con esa finalidad en concreto.

¿Cuáles son los desafíos a futuro de los veterinarios especialistas en medicina felina?

Pienso que hay que tratar de hacer la consulta más amigable. No digo que siempre sea necesario llegar a tener una clínica exclusiva, pero sí se pueden tener horarios de perros y horarios de gatos, o salas de espera separadas, para que no sea una experiencia traumática para todos los involucrados.

¿Y los desafíos de la AAMeFe en particular?

Queremos extendernos, llegar a todo el país. Por eso grabamos los eventos, queremos llegar a todos.
Durante la pandemia nos volcamos a la virtualidad pero este año volvimos a la presencialidad.
Hicimos un evento sobre endocrinología felina, tenemos previsto realizar otro en agosto sobre parasitología y en diciembre tendrán lugar las jornadas anuales.
En AAMeFe nos consideramos, te diría, casi como una familia, por eso promovemos que nuestros socios cuenten sus experiencias.

Tutores, gatos y una relación única

En diálogo con María Teresa Chaher, presidenta de AAMeFe, conversamos sobre los cambios que sufrió el vínculo entre tutores y gatos en los últimos años.
Según Chaher, durante la pandemia aumentaron mucho las adopciones. Además, el aislamiento permitió profundizar la relación entre los gatos y sus tutores. “Al poder dedicarle más atención, muchos aprendieron cosas nuevas sobre ellos. Los gatos son grandes escondedores de síntomas, a veces los cambios son muy sutiles, por eso es tan importante la medicina preventiva y los chequeos generales”, comentó.
Pensando más en el largo plazo, destacó una importante alza en cuanto a la popularidad de los gatos, y explicó que la gente tiene menos prejuicios sobre ellos. Para Chaher, con el tiempo se van derrumbando muchos mitos. “Antes existía una idea de que eran animales para mujeres solas. Hoy en día veo más diversidad en cuanto a los propietarios, hay muchos hombres con gatos, también parejas, familias con niños. El gato tiene un público muchísimo más amplio”, señaló. La presidenta de AAMeFe considera que lo único que hace falta es que lo conozcan.
Por último, destacó que “los tutores de gatos suelen ser más exigentes que los tutores de perros en cuanto a los cuidados sanitarios. Están más predispuestos a hacerles estudios, análisis, chequeos, son más abiertos a las propuestas terapéuticas que el profesional pueda brindarles. Quieren invertir en su salud y en su calidad de vida”.

comments

COMPARTIR:
Valoración: