fbpx
MOTIVAR – Descargá – Main
HomeEdición ImpresaVetanco, 35 años detectando oportunidades y apostando por la innovación
UNA EMPRESA QUE MIRA AL LARGO PLAZO

Vetanco, 35 años detectando oportunidades y apostando por la innovación

Juntos en Vetanco. Raúl Brega, Eduardo Zavalía, Ariel Sugezky, Jorge Winokur y Horacio Mancini.

En exclusiva, Jorge Winokur, Horacio Mancini, Raúl Brega, Ariel Sugezky y Eduardo Zavalía repasaron junto con MOTIVAR los principales hitos de una empresa de capitales nacionales que sigue creciendo en el mundo.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

La historia de Vetanco es atrapante y está atravesada por una serie de situaciones que vale la pena recordar a 35 años de su nacimiento, allá por 1987.
Con foco inicial en la producción de principios activos, como la primera quinolona de uso veterinario sintetizada en América Latina o la hidrogenación de ivermectina hacia 1990, hoy la empresa crece de la mano de hitos como el registro internacional de la plataforma de vacunas a subunidad, Biotech Vac; la conformación de la primera empresa público-privada del rubro con INTA (Bioinnovo) y la alianza con el laboratorio húngaro Dr. Bata Ltd. para lanzar su línea BV Science a escala global, por citar algunos ejemplos.
Detectar oportunidades, poner el foco en segmentos específicos, sortear crisis y apostar por la vinculación con entidades científicas en todo el mundo han sido y son las principales herramientas de la compañía que cuenta hoy con filiales propias en Brasil, Uruguay, Colombia, Panamá, México y Estados Unidos; agentes técnico-comerciales propios en Medio Oriente y Asia, y con distribuidores consolidados en más de 40 países de nuestra región, el Sudeste Asiático, Medio Oriente, África y el Este europeo.
Con una facturación global corporativa próxima a los US$ 100 millones, exportaciones crecientes que en un 50% tienen como destino sus negocios en Brasil, la empresa avanza también en Estados Unidos a través de Vetanco USA, Inc. invirtiendo para registrar sus productos y contando con un laboratorio de I+D, en University Enterprise Labs, incubadora de la Universidad de Minnesota, donde se complementa el trabajo realizado en la Argentina en búsqueda de seguir creciendo en el desarrollo de tecnologías.
A fin de profundizar en estos temas, MOTIVAR logró reunir a dos de sus fundadores, Jorge Winokur y Horacio Mancini, junto a los otros tres profesionales que con el paso de los años se fueron sumando a la sociedad: Raúl Brega, Ariel Sugezky y Eduardo de Zavalía (no pudo estar en esta ocasión Ricardo Ferreira también socio y director de abastecimiento y logística). Este encuentro tuvo lugar en la casa matriz de Villa Martelli (Gran Buenos Aires), donde se encuentra la planta que hoy elabora bajo normas GMP productos veterinarios en formato de polvos; líquidos y semisólidos no estériles; líquidos y sólidos estériles y betalactámicos.
“Nacimos de la mano de un grupo de profesionales que buscábamos hacer algo distinto. No había empresas nacionales que produjeran en la Argentina principios activos específicos para salud y producción animal”, abrió el juego Jorge Winokur. Y sumó: “Ingresamos en un mercado en el que jugaban las grandes farmacéuticas para producir materias primas como el nicotinato de norfloxacina; flumequina; enrofloxacina, edetato cúprico cálcico, ricobendazol etc. para nosotros y para terceros”, en una época previa al Mercosur cuando la segmentación arancelaria ofrecía esta ventana.
En este sentido, Horacio Mancini recordó que estos hitos tecnológicos fueron aun más impactantes cuando la compañía llegó a proveer a empresas del exterior y a exportar también a Brasil estos principios activos aún sin contar con el desarrollo de lo que hoy conocemos como marca Vetanco.

Con ADN avícola

“Tuvimos la fortuna de que en ese momento en la naciente intensificación avícola y porcina, el escenario era – a nivel general- la convivencia de productos de “marca” y calidad mayormente de empresas internacionales con oferta de principios activos a granel sin mayor regulación”, le comentó Mancini a MOTIVAR. Y agregó: “Ocupamos un nicho clave como empresa nacional que transformaba seriamente principios activos en productos seguros y confiables. Nuestro nicotinato de norfloxacina, la flumequina y luego la enrofloxacina, fueron hitos que en ese momento llamaron la atención en la actividad”.
En 1991 y sobre la base de una primera expansión, Vetanco sumó al primer veterinario a su staff: Raúl Brega, egresado de la FCV de Esperanza (Santa Fe) con antecedentes laborales en plantas de incubación, incorporando el chip de la avicultura a la empresa. “Siempre con el respaldo de la calidad y asegurando resultados, pudimos posicionarnos y avanzar”, comentó Brega para luego recordar lo que fue uno de los más grandes desafíos de la empresa en su historia: la crisis que atravesó a la avicultura (y el país) a inicios de 2000.
“En aquel entonces debíamos más dólares de los que podíamos pagar”, recordó quien luego de 10 años al frente del negocio avícola de Vetanco, tomó la posta para desarrollar las unidades de bovinos, cerdos y animales de compañía.
Pero no nos adelantemos…
En medio de una crisis terminal para muchas empresas avícolas, se produjo el ingreso a la empresa del también MV Ariel Sugezky, quien con apenas 1 año de egresado se sumó a la travesía. “Mi rol se volcó a una tarea de relacionamiento con clientes y recuperación de deudas, que es parte de nuestra historia. Patacones, Quebrachos y visitas a los responsables de Pago a Proveedores de los clientes, fueron parte central de ese tiempo”, recordó quien hoy ejerce la dirección comercial de la línea avícola de Vetanco. Y sumó: “Logramos que la cadena de funcionamiento de la empresa no se detuviera.

Profesionalización y estímulo

En el medio de esa tormenta, se incorporó Eduardo de Zavalía para buscar el mejor modo de atravesar una crisis originalmente financiera que no opacaba la vocación por seguir invirtiendo y creciendo en el rubro.
“Vetanco era una empresa pequeña pero que había salido al mundo a hacer registros, invirtiendo y forjando las bases de lo que tiempo después sería la reconstrucción y la explosión de lo que somos”, nos explicó de Zavalía, quien hoy ocupa la gerencia general de la firma, con un perfil económico, orientado a la administración, las finanzas y la organización interna. Y agregó: “Había deudas, pero también un prestigio ganando y muchos registros aprobados en el exterior”.
“Vale destacar la actitud de aquel entonces de los socios originarios de Vetanco en cuanto a ir integrándonos en momentos difíciles como socios activos y partícipes del destino de la empresa”, subrayó de Zavalía, dándonos pie para consultar a Jorge Winokur sobre los motivos de esta decisión.
“Consideramos que es lo que éticamente corresponde, que motiva a las personas comprometidas y valiosas a trabajar para su evolución personal y profesional. Y agregó: “Nos permite darle consistencia en el tiempo a mantener personas capaces y formadas para llevar adelante un proyecto a largo plazo, en una empresa a la que no le interesan los negocios de corto plazo”.

Diversificar el horizonte

La recuperación generada a partir de 2002 acompañando el crecimiento del consumo interno de carnes blancas, la salida de la convertibilidad mejorando los márgenes exportadores, y la evolución de las nuevas unidades de negocios le dieron a los planes de Vetanco el impulso que estaba esperando. “Fuimos acompañando esto con productos y referentes de calidad”, mencionó Sugezky.
También la diversificación con marca propia hacia el sector de ganadería, cerdos y animales de compañía fue clave. Tanto como la participación de Raúl Brega en su puesta en marcha. “Supimos valernos de alianzas estratégicas con empresas e instituciones para posicionarnos rápidamente también en estos rubros. En ganadería, de la mano de Bioinnovo –junto con el INTA-, avanzando con innovaciones como la primera vacuna recombinante direccionada para DVB, por ejemplo.”, sostuvo Brega, destacando también el posterior arribo de Adrián Balbi a estas unidades de negocio.

Innovación

“Los productos que desarrollamos deben tener la capacidad mínima de ser internacionalmente amortizables por su potencial en diferentes mercados. No asumimos desarrollos, ni destinamos recursos humanos si esto no se cumple”, así definió Jorge Winokur una estrategia que se solventa en la decisión de canalizar no menos del 7% de los ingresos de la empresa a I+D.
Con esta vocación, Vetanco fue encontrando productos distintivos en co-desarrollos con instituciones, como la Universidad de Arkansas, por ejemplo, de los cuales hoy Vetanco es licenciataria exclusiva en las Américas. Lo mismo ocurrió con la inversión en una empresa de fitobióticos de Europa del Este “Tenemos en carpeta innovaciones que van a ser desafiantes y muy novedosas”, sumó Winokur.
“Avanzamos en el desarrollo de biológicos para todas las especies y explorando algunas áreas para mascotas, en colaboración con una empresa del exterior”, sostuvo Horacio Mancini y destacó el rol que Vetanco ha jugado desde sus inicios en la búsqueda de alternativas naturales para solucionar problemas en la producción animal.
“También contamos con dos proyectos a largo plazo, aplicando nanotecnología en antibióticos y antiparasitarios para lograr soluciones absolutamente diferenciales de aquí a unos años”, completó Ariel Sugezky.
“Si bien no es nuestro Core Business comercial, pero sí tecnológico, algunas de las plataformas vacunales o de nutracéutica incluyendo inmunoglobulinas que estamos desarrollado, probablemente se destinarán al mercado de mascotas, quizá licenciadas a terceros”, reforzó Winokur.

Un entorno desafiante

“En un contexto global complejo, hemos avanzado en los desafíos que nos planteó la pandemia mostrando reflejos para adaptarnos, incluso sumando personal”, aportó Eduardo de Zavalía, dejando en claro la postura de Vetanco en un punto crítico como es el abastecimiento de insumos: “La decisión de no estar especulando con optimizar los ratios financieros de la compañía, sino en mejorar el crecimiento a largo plazo, nos hace tener permanentemente una posición holgada de stocks preventivos”.
Sugezky destacó la rápida adaptación a la complejidad global: “En pandemia desarrollamos Apps que permitieron dar un servicio técnico híbrido y que hoy sirven para reforzar el monitoreo sanitario y la calidad intestinal de las aves, así como el control de la Salmonella. A eso se sumó un tercer E-Book de micotoxinas tanto en aves, como en cerdos, a nivel de América Latina”.
“Con el paso del tiempo hemos creado un modelo interesante en tanto a construcción de empresa, de grupos de trabajo, de inversión y de relacionamiento. Pudimos dar lugar a nuestra creatividad para ir construyendo lo que hoy es Vetanco”, destacó ya culminando la entrevista Horacio Mancini.
Mientras que Jorge Winokur cerró: “Pudimos avanzar en el desafío de ser un mediano grande en un mundo de grandes corporaciones y empresas pequeñas muy ágiles. Con una estructura grande y diversificada, no hemos perdido nunca la elasticidad que mostramos desde el inicio”.

 

Vetanco Brasil, un capítulo aparte en la historia de la empresa

“Aun fracasando en la búsqueda inicial de un distribuidor local, nunca dejamos de invertir y registrar productos desde el inicio mismo de nuestras operaciones en el mercado brasilero. Esa decisión posibilitó mucho de lo que somos hoy”, le explicó a MOTIVAR Horacio Mancini, quien desde 1987 está vinculado al área comercial de Vetanco y jugó un rol clave para la instalación de la empresa en el gigante regional. Instalación que se dio de manera definitiva con la decisión de abrir una filial propia allá por 2007 en Chapecó, centro neurálgico de la avicultura y la producción de cerdos en Brasil.

En Chapecó. Hace unos meses se anunció la nueva planta de Dr. Bata en Brasil. Estuvieron presentes Jorge Winokur, Horacio Mancini y Eduardo Zavalía en representación de Vetanco.

“Con herramientas transparentes y de calidad, la visión de los productores brasileños no es reactiva hacia los productos argentinos. Esperaban confiabilidad, calidad, permanencia. Eso hicimos y hoy tenemos una penetración comercial sorprendente en aves y en cerdos”.
A la hora de hacer el repaso, Mancini destacó que una de las tantas virtudes en este tiempo fue interpretar necesidades que los productores brasileños no habían detectado, como la importancia del control de insectos en la producción avícola, sobre la cual se montó una estrategia integral, manteniendo una posición de referente desde hace 15 años.

“Fue muy valorada también la trascendencia que le dimos a la Salmonella como factor de distorsión para la producción y comercialización avícola. Cuando Vetanco llegó con su propuesta, el tema no se veía con la importancia local e internacional con la que se ve hoy”, explicó Mancini. Y reforzó: “Nuestra línea de biológicos liderada en aves por Biotech Vac Salmonella es reconocida como única e innovadora. Y no será la única, seguimos registrando y aprobando productos realmente diferentes”.
Ya al momento de exponer el alcance de la participación de Vetanco en la producción de cerdos de Brasil, Mancini fue contundente: “Contamos con un portafolio de fitobióticos para problemas entéricos. Con ellos, estamos abasteciendo a cada vez más núcleos de producción exportadora de cerdos”.
“Nos podemos considerar también uno de los pocos gestores de la introducción del concepto de bioseguridad en la avicultura de Brasil. En el control generalista de la bioseguridad, somos jugadores pioneros”, reforzó Winokur, para luego destacar no solo el impacto que tuvo el crecimiento del negocio de Vetanco en Brasil en los últimos años, sino también el anuncio de la construcción reciente de una nueva planta de producción en sociedad a la empresa húngara Dr. Bata Ltd. Una muestra más de la vocación de una empresa internacional de origen argentino por invertir sosteniendo con hechos la convicción de que más allá de los contextos la apuesta es siempre al largo plazo.

comments

COMPARTIR:
Valoración: