fbpx
MOTIVAR – Descargá – Main
HomeEdición ImpresaCuatro veterinarios y un agrónomo crecen en servicios integrales para los tambos
SIGUEN INVIERTIENDO Y SUMANDO COLABORADORES

Cuatro veterinarios y un agrónomo crecen en servicios integrales para los tambos

Hay equipo. Cowix aumenta su estructura y suma servicios para sus clientes.

Los MV Pablo Acosta, Martín Cappa, Francisco Larghi y Martín Zinicola crearon, junto al Ing. Agr. Adrián Morandi, Cowix: una empresa de asesoramiento integral que ya trabaja con más de 21.000 vacas en todo el país.

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

La amalgama entre cinco profesionales abocados a brindar soluciones a la lechería gestó la “primera empresa de asesoramiento integral de salud animal de la Argentina”, como se autodefinen los miembros de Cowix. “Lo importante es la ejecución del trabajo, no quién lo hace”, disparan a coro en una entrevista realizada con MOTIVAR.
Uno de los grandes desafíos que enfrentó esta sociedad que tiene poco más de un año y medio en el mercado fue la comunicación tanto interna, puertas adentro, como la externa, con sus clientes.
“En el campo argentino están todos acostumbrados a un trato bien personal, pero nosotros ofrecemos un servicio profesional donde todo el equipo está capacitado para cumplir con la tarea más allá de los nombres propios”, nos comenta el MV Pablo Acosta, especialista en salud podal bovina y uno de los socios fundadores de Cowix.
Los MV Francisco Larghi, al frente del área de reproducción de la empresa; Martín Cappa, en la de crianza de los terneros y Martín Zinicola, radicado en los Estados Unidos, con el foco puesto en la gestión integral del negocio, junto al Ing. Agr. Adrián Morandi, especializado en producción de leche y abocado a nutrición, completan el grupo de socios de Cowix, que atiende de forma directa más de 21.000 vacas de forma mensual y periódica.
“Maximizar el trabajo en equipo es algo que se logró al potenciar todas las áreas”, resume Larghi. A lo que Cappa agrega: “Le ponemos ciencia a nuestro trabajo para ofrecer un servicio diferencial, apoyados en las distintas áreas, pensando siempre en los desafíos de la lechería del futuro”.

¿Cómo trabajan?

En el momento de integrarse y crear Cowix, los cinco profesionales sumaban cerca de 50 clientes que pasaron a ser atendidos por la flamante sociedad.
Hoy, ese número ya ronda los 70 tambos, principalmente en Córdoba y Santa Fe.
También en diálogo con MOTIVAR, Acosta señala que la dinámica con los nuevos clientes que se suman a la empresa suele darse a partir de una necesidad en un área particular, como puede ser un problema reproductivo y es ahí cuando el equipo entra en acción; se hace un análisis en base a la información disponible para hacer un diagnóstico certero.
“El gran desafío es ponerle ciencia a nuestro trabajo y escapar del “me parece”. Por eso nos apoyamos en los números”, refuerza Zinicola. Y sigue: “En cualquier caso, proyectamos objetivos de corto, mediano y largo plazo. El potencial es grande, hoy, menos del 20% de los clientes contratan los servicios integrales completos, pero sí la mayoría utiliza al menos dos de los tantos que ofrecemos”.
En el mediano plazo, los profesionales tienen la intención de escalar el negocio sumando servicios entre sus clientes actuales. “Buscamos que ese porcentaje se duplique el próximo año y así poder mostrar mejores resultados”, nos adelanta Acosta. Y suma: “Hay empresas que tienen un equipo interno que se ocupan de las distintas áreas, pero muchos colegas nos han llamado para solucionar problemáticas puntuales”.

“Le ponemos mucha ciencia a nuestro trabajo para ofrecer un servicio diferencial, apoyados en distintas áreas y pensando en los desafíos de la lechería del futuro”. MV Martín Cappa.

Los inicios

La presentación de la empresa en sociedad se hizo por dos vías. Una informal, donde cada socio fundador le adelantó la jugada a aquellos clientes con los cuales tenían mayor confianza y, otra formal, cuando se anunció el lanzamiento incluso en distintos medios de comunicación.
“Eso se complementó con un trabajo en el área de marketing desde la Web, donde explicamos la dinámica y la filosofía de trabajo y brindamos la descripción de los servicios a partir de una propuesta integrada que también se canalizó por las redes sociales”, resume Zinicola.
Un año y medio después de haber dado ese paso, aseguran que la repercusión es muy positiva, cumpliendo con el objetivo de poder brindar servicios de calidad, más allá de qué integrante del equipo lo realice.
Durante la entrevista, señalaron que, si bien hay muchos grupos de trabajo formados por médicos veterinarios, Cowix es la primera empresa con esta estructura de cinco socios y una docena de colaboradores altamente capacitados.
“Logramos que cinco socios se integren a la firma sabiendo que habrá peleas, discusiones, pero siempre con el desafío de poder convivir sin un jefe. Es un gran desafío”, reconoce Acosta en nuestro diálogo.

La cuota de azar

Desde un punto de vista estructural, la comunicación del equipo es central y se da “oficialmente” los días jueves, a través de una actividad programada, lo cual se suma a grupos de Whatsapp de cada área y los responsables de dar seguimiento a las recomendaciones en cada campo en el que trabajan.
En este punto, Larghi señala otro punto de inflexión: hace un tiempo que los trabajos de urgencia, que antes realizábamos nosotros cinco, los empezaron a realizar nuestros colaboradores. “Siempre nuestro objetivo es entrenar al personal a campo para lograr la mayor independencia posible. Es decir, buscamos formar el capital humano para que puedan resolver distintas situaciones y siempre ofrecer una asistencia virtual y telefónica”, agrega Morandi a MOTIVAR.

“En el área de podología casi duplicamos las patas que tratamos y en la nutricional, contamos con un vehículo que visita entre 4 y 6 campos al días para analizar muestras y reajustar dietas. Esto era impensado cuando trabajamos de forma independiente”. MV Martín Zinicola.

Inicio y actualidad

Hace 10 años dos de los actuales socios de Cowix, Acosta y Larghi, ya intercambiaban ideas en los aspectos técnicos de cómo abordan los temas.
Se habían conocido antes, estudiando en la FCV de la Universidad Nacional del Litoral, en Esperanza. A su vez, Larghi conoció a Morandi y trabajaban con algunos clientes de forma integral. Con los años, aparece en escena Zinicola que se vincula en algunos trabajos y se sigue capacitando en los Estados Unidos, destino que Larghi elige todos los años para participar de diversos congresos. A su vez, Cappa empieza a hacer prácticas en el área de terneros en el establecimiento de un pariente y cliente de Acosta y poco a poco la posibilidad de integrar los trabajos comienza a cobrar forma hasta hacerse realidad.
“La experiencia en los Estados Unidos, nos permitió conocer un grupo de trabajo de profesionales abocados a la producción y salud animal y pronto pensamos en replicarlo en Argentina”, confiesa Acosta, en este mano a mano con MOTIVAR.
“Nos dimos cuenta que ya compartíamos varios clientes, cada uno en su especialidad, por lo cual logramos interrelacionarnos”, analiza Cappa. Y agrega: “Fue entonces que le dimos forma y, en el medio de la pandemia, se aceleró el proceso. Sumamos a un amigo que hace coaching ontológico para que nos guíe hasta profesionalizar esta alianza”.
Uno de los puntos más debatido en ese momento tuvo que ver con los honorarios que se asignan los socios. “El acuerdo permitió integrar clientes y honorarios en la empresa, repartiendo las acciones de forma equitativa. Hoy, en la práctica, la empresa primero atiende sus obligaciones y luego se reparten los honorarios a partir de un sueldo estimativo”, explica Acosta. A lo que sus colegas agregan: “Al ser una empresa en pleno crecimiento, tenemos un sueldo asignado para cubrir nuestras necesidades, pero todo lo demás se reinvierte”.
Ese proceso de crecimiento se traduce en la suma de nuevos clientes y la formación de un equipo profesional de trabajo que ya suma 12 colaboradores.
“Tenemos un excelente grupo humano, lo cual es clave para una empresa que brinda servicios profesionales”, aporta Morandi.
A su vez, reconocen que aún es muy pronto para definir cuáles son los puntos de control de la empresa para medirlos en el tiempo.
“Pero hay cientos de ejemplos en todas las áreas respecto que la repercusión es positiva. Esto se ve claramente, por ejemplo, en el área de podología, donde casi duplicamos las patas que tratamos; o en el área nutricional, donde tenemos un vehículo que visita entre cuatro y seis campos a diario para analizar muestras y reajustar las dietas, algo que era impensado cuando trabajamos de forma independiente”, explica Zinicola.
Hoy Cowix atiende establecimientos de forma directa, donde ejecuta los trabajos. Pero de forma indirecta también asesora otros tantos, alcanzando un universo de más de 40.000 vacas lo que significa una enorme base de datos.
A su vez, la empresa viene incorporando otra pata como un complemento, que es la venta de insumos puntuales. “Son productos que le acercamos al productor porque facilitan la solución que ofrecemos, pero nuestro foco está en el asesoramiento integral de la empresa tambera”, cierran a coro nuestros entrevistados.

comments

COMPARTIR:
Valoración: