fbpx
MOTIVAR – Descargá – Main
Home2022agosto (Page 4)

Cumple un rol estratégico, verificando la sanidad de los animales importados.

Hace 110 años se creó la Estación Cuarentenaria Lazareto, actualmente bajo dependencia del Senasa, con el objetivo de colaborar en la sanidad de los animales que se exportaban e importaban desde el puerto de Buenos Aires.
“Además de contribuir al mantenimiento de los estatus zoosanitarios y brindar garantías y agilidad a las importaciones de animales vivos, contar con una Estación cuarentenaria oficial fortalece la imagen del Senasa como garante de la sanidad animal nacional ante los productores internos e internacionales”, expresó Diana Guillén, presidenta del organismo nacional al respecto.
En la Estación Cuarentenaria se aíslan diferentes especies animales importadas, con el fin de mantenerlas en observación para prevenir el ingreso de alguna enfermedad al país. En sus instalaciones también se realizan los trámites para el certificado veterinario internacional que habilita a las mascotas (principalmente perros y gatos) a salir del país con aval sanitario.

Delfy Góchez. Representante de la OMSA.

En diálogo con MOTIVAR, la Dra. Delfy Góchez, Oficial de gestión de datos en el uso de antimicrobianos para la OMSA, destacó que en muchos países se ha reducido esta práctica, pero que aún queda mucho por mejorar.

Escribe Camila Montaña
camila@motivar.com.ar

La Organización Mundial de Sanidad Animal (OMSA, fundada como OIE) dio a conocer los resultados de su informe sobre la amenaza global que representa la resistencia a los antimicrobianos, resaltando que en los últimos años se ha registrado una disminución de alrededor del 27% en el uso de estos productos en animales.
En conversación exclusiva con MOTIVAR desde París, Francia, la Dra. Delfy Góchez, oficial de gestión de datos en el uso de antimicrobianos para la OMSA (ex OIE), aclaró varios de los puntos relacionados con el trabajo realizado. Por ejemplo, que de los 157 países que presentaron los datos un 69% ya no emplea estos productos como promotores de crecimiento y que, además, la OMSA cuenta con una serie de recomendaciones para ayudar a la reducción progresiva de su uso con estos fines”.


“Este avance que los países han dado en dejar de utilizar ciertas moléculas de importancia crítica para la salud humana como promotores de crecimiento es algo que promovemos no solamente a través de la OMSA, sino también de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Paralelamente, hemos desarrollado la Lista de antimicrobianos de importancia veterinaria para el correcto uso de los antimicrobianos en la producción animal”, afirmó.
Además, enfatizó en que, si bien se debe seguir avanzando en este sentido, el cambio es paulatino y depende de la realidad y situación de cada país. Propone entonces un trabajo en conjunto para crear alternativas que permitan reducir al mínimo posible el uso este tipo de moléculas. “El mensaje es claro: se debe abandonar gradualmente el uso de los promotores de crecimiento en animales”, concluyó.
Para finalizar, nuestra entrevistada enfatizó en la importancia del rol de los veterinarios en el uso correcto de los antibióticos. “Son quienes guían a los productores, quienes van a recetar los medicamentos, quienes van a identificar enfermedades y quienes van a decidir qué tipo de antibióticos son los de primera elección”, aseguró.

MOTIVAR: ¿Cómo podría resumir la noticia en cuanto a que entre 2016 y 2018 se redujo la utilización de antimicrobianos en las producciones animales?

Delfy Góchez: Hace 7 años que venimos recolectando esa información y este es el sexto informe publicado. Vemos que prevalece una tendencia a la baja del uso de antimicrobianos en los animales reportada por los distintos países.
Específicamente para este análisis 2016-2018, se hizo un análisis en 72 países a nivel mundial y se vio un descenso del uso de antimicrobianos cercano al 27%.

¿Qué acciones concretas sirvieron para lograr esto?

Es importante aclarar en este punto que, de los países que nos proveen sus datos, la mitad envía estadísticas de importación y la otra mitad, de ventas. No son datos de uso real a campo, pero sirven para poder tener una foto de cada país y empezar a saber qué es lo que allí está sucediendo.
En ese sentido, hemos visto actividades que sin dudas promueven este resultado, como la creación de nuevas legislaciones, o trabajos de sensibilización a través de diferentes sectores, por ejemplo, los médicos veterinarios, los laboratorios farmacéuticos y los productores a nivel de granjas.
Incluso en educación se ha visto un incremento en la participación de temas sobre la resistencia antimicrobiana y el uso prudente de antimicrobianos. Han sido diversas las actividades que han servido para que avance la toma de conciencia en la importancia de usar responsablemente los antimicrobianos en la producción animal.

¿Qué tan relevante para la OMSA es que el uso de antibióticos sobre animales sanos ya no sea una práctica habitual en muchos países?

En este caso hablamos de un uso como promotor de crecimiento. Significa que los antibióticos son utilizados para incrementar la producción y peso de estos animales, sin justificación, ni enfermedad presente. Lo que hemos visto es que varios países ya no usan estos promotores de crecimiento.
Nosotros tenemos guías, la Lista de antimicrobianos de importancia veterinaria y damos pautas de cómo utilizarlos. Además, y específicamente para el área de promotores de crecimiento, existen recomendaciones específicas para aquellos que se clasifican por la OMS como de alta prioridad e importancia crítica para humanos y que ya no deberían utilizarse, como las fluoroquinolonas, la tercera y cuarta generación de cefalosporinas y la colistina, siendo esta última prohibida en los últimos años en varios países, incluidos los de las Américas. Felicitamos esas decisiones. Debemos crear otras opciones para incrementar la producción, basadas en la bioseguridad y alternativas a los antibióticos.

Según el informe existen enfermedades infecciosas que son cada vez más difíciles de tratar. ¿A cuáles se refieren?

Si bien no hacemos referencia a ninguna en particular, a nivel mundial es cierto que tenemos enfermedades que son más comunes en ciertas especies, por ejemplo, la mastitis en los bovinos, como también las infecciones urinarias en animales de compañía; tenemos también un desafío con las infecciones respiratorias. En este tipo de enfermedades, podríamos regresar a una etapa pre antibiótica si no hacemos nada contra la resistencia antimicrobiana. Hoy empleando antibióticos podemos evitar situaciones sanitarias importantes a nivel nacional, tanto para los animales como para los humanos. Por lo tanto, debemos usar estas moléculas de manera prudente y responsable, para evitar encontrarnos a futuro en situaciones donde, por ejemplo, una enfermedad de vías respiratorias podría causar graves pérdidas para los productores.

¿Se mantuvo la tendencia a la reducción en el uso de antimicrobianos en animales de 2018 a esta parte?

Este último informe fue enfocado en 2018, pero también recibimos datos de 2019 y 2020, cada país podía decidir el año a ser notificado. Se decidió enfocarse en el 2018 debido a que un mayor número de países había participado para dicho año y con mayor representatividad por las regiones.
La siguiente ronda empieza en septiembre de este año y esperamos recibir datos del 2021 y 2022, apostando por lograr una mayor estadística que represente fehacientemente lo que está ocurriendo con este tema a nivel mundial.

¿Cómo describiría hoy el problema que ocasiona a nivel global la resistencia a los antimicrobianos en las personas? ¿Qué rol juegan los animales?

A nivel mundial se ha estimado que 4 millones de muertes en humanos se relacionan a la resistencia antimicrobiana. Alguien pudiera ir a un hospital y encontrarse con una situación en la que el antibiótico de elección no funcione para la enfermedad que sufre.
Debemos recordar que la resistencia antimicrobiana (RAM) debe verse desde la perspectiva de Una Sola Salud y, tanto el sector humano como el animal y la agricultura tienen roles importantes para frenar la RAM. El papel de responsabilización de todos esos sectores es imprescindible, ya que pudieran existir países en las Américas donde aún se da la libre venta de los antibióticos.
Ahora bien, ¿qué pasa con los animales?, ¿cómo se ven involucrados? y ¿cómo se ve esto relacionado con nuestra salud? En nuestro caso trabajamos con todos nuestros miembros para sensibilizar sobre la importancia de que los veterinarios, tanto en el sector de los animales de compañía, como en los animales de producción, receten los antibióticos adecuados y solo cuando sean necesarios.

¿Existen datos en cuanto a cuáles son las drogas mayormente resistentes en el caso de los animales?

Actualmente, no se cuenta con una base de datos a nivel mundial para la resistencia antimicrobiana en los animales, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), está en proceso de desarrollar InFARM que se encargará de recolectar datos de RAM, pero esto llevará algún tiempo en que pueda ser dada al público.
Bajo la Alianza Cuadripartita (OMS, FAO, UNEP y OMSA), hemos estado trabajando para desarrollar una plataforma que habilitará la visualización de datos sobre el UAM y la RAM, en la primera fase el objetivo es presentar los datos de cada organización a nivel regional en una sola plataforma; la parte de la interpretación entre los diferentes sectores y cómo se relacionan será discutida en los próximos años y requerirá de mucha ciencia y análisis.
No es tan fácil científicamente decir esta resistencia antimicrobiana que tiene el humano viene directamente de los animales. Podría ser el caso, pero hay tantas variables que requieren grandes estudios, que no lo podríamos asegurar.
Este tipo de análisis seguramente nos llevará más tiempo. Con respecto a los residuos en productos derivados de animales, nuestras recomendaciones dan consignas muy claras sobre el respeto de los periodos de retiro.

No es lo mismo. La imagen inferior muestra la forma correcta de aplicación de los productos.

César Fiel y Pedro Steffan jerarquizaron los ejes de trabajo específicos para enfrentar una enfermedad que ya genera preocupación hacia el interior de los rodeos productivos de la región pampeana.

Escribe Belisario Sangiorgio
belisario@motivar.com.ar

Al aumento de la incidencia de la parasitosis conocida como sarna de los bovinos registrada en los sistemas productivos de carne y de leche generó una fuerte preocupación hacia el interior de la comunidad veterinaria de la región pampeana, que a través de sus equipos e inclusive también de la mano de investigadores científicos, alertaron sobre la necesidad de generar un protocolo unificado –que involucre también al Estado– para enfrentar esta problemática, y detener conjuntamente la sangría de pérdidas económicas que se generan como efecto directo.
Se trata, esencialmente, de una enfermedad con dos aristas complejas, que se desarrollan de forma simultánea, y exigen requerimientos e intervenciones diferentes, tal como publicó MOTIVAR en artículos recientes.
Por un lado, si bien los endectocidas (Avermectinas y Milbemicinas) registraron históricamente un nivel de alta eficacia mediante aplicaciones subcutáneas, en la actualidad se han confirmado casos de animales que “desarrollaron resistencia al principio activo”. Pero, por otro lado, el aumento de la incidencia está vinculado de manera notable, también con “fallas asociadas a la inapropiada aplicación de los productos, y al mal manejo de los animales luego de que se efectúan los tratamientos”, tal como publicaron recientemente los MV. César Fiel y Pedro Steffan, en un documento mediante el cual jerarquizaron siete ejes de trabajo para desarrollar un programa que permita la erradicación de la sarna en los establecimientos.

En primer lugar, para los veterinarios que deban hacer frente “a casos confirmados agrupados”, el informe destaca como acción prioritaria “obtener muestras de piel por raspado profundo en los bordes de las lesiones dérmicas” para ejecutar un correcto diagnóstico, que trascienda la observación clínica, y que –a su vez– permita detectar la potencial coexistencia de infestaciones por piojos, para ajustar el tratamiento en función de esta variable.
Respecto de las fallas de los recursos humanos en el desarrollo de programas de erradicación, se indicó como ejemplo que Nueva Zelanda y Australia lograron poner un alto a la enfermedad con “acaricidas técnicamente inferiores” pero utilizados bajo “estrictas regulaciones sanitarias”.
En esta línea que hace especial énfasis en los métodos utilizados por los profesionales, y en la gestión o manejo del rodeo, los especialistas indicaron en el documento publicado que, cuando se confirma el diagnóstico de sarna “todos los animales del rodeo deben ser tratados”.
Al respecto, agregaron: “En la práctica, suele tratarse solo a los animales más afectados por la parasitosis”.
Y, al incurrir en este último error, se logra aliviar circunstancialmente a los animales que reciben tratamiento, pero no se logra erradicar la presencia de la infestación parasitaria.

Un tratamiento eficaz

A la vista. Ya se perciben fallas en los tratamientos antisárnicos “convencionales”.

Sobre los aspectos específicos de aplicación de fármacos, señalaron los veterinarios en el informe: “El tiempo en que los endectocidas logran la eficacia absoluta (100%) sobre las infestaciones por Psoroptes bovis depende de varios factores, aunque la concentración de la formulación aplicada es uno de los más importantes. Las formulaciones al 1%, logran la eficacia absoluta poco antes de los 14 días pos tratamiento, mientras que las de alta concentración (3.15-4%) a los 21-28 días. Por esto, no se deben mezclar tropas hasta 2 semanas posteriores a la aplicación de los productos con concentraciones al 1% y esperar 4 semanas para los de alta concentración (3.15 – 4%)”.
“Los endectocidas se deben aplicar por vía subcutánea, lo que garantiza la correcta farmacodinamia; y el volumen de dosis es usualmente bajo, por lo que es necesario asegurar que la totalidad del producto inyectado quede en el tejido subcutáneo. Para lograrlo, se debe trabajar despacio sobre cada animal, formando con la mano libre un pliegue sobre la piel de la tabla del cuello o la zona retroescapular, y luego inyectar.
Este procedimiento evitará el típico ‘chorreado’ que se puede generar”, agregaron. A su vez, también, explicaron la necesidad de la correcta conservación de los fármacos, junto con el diseño de estrategias específicas frente a “situaciones críticas donde es dificultoso encerrar animales para su tratamiento sin que se generen problemas colaterales”.

Control y planeamiento

A su vez, luego de ejecutar la aplicación de los fármacos, considerando las “fallas de eficacia de los endectocidas sobre infestaciones de sarna que se han reportado en los últimos años” desde Fiel & Steffan Consultores Asociados indicaron que un plan severo contempla también la confirmación del resultado final del tratamiento en cada establecimiento ganadero: “Se recomienda realizar raspados de piel de los bordes de las lesiones causadas por el ácaro; especialmente, de algunos animales que no muestren una reversión clínica evidente a los 14 días post-tratamiento con formulaciones 1%, y 28 días con 3.15-4%. Si el tratamiento resultó con la eficacia esperada, no se deberán observar ácaros vivos, en cualquier estado de evolución durante la inspección de las muestras con lupa/microscopio”.
Las barreras de defensa en una hacienda son factores determinantes.
Y, en este punto, evidencia especial importancia la estrategia sanitaria creada para controlar el ingreso de tropas nuevas, externas, al sistema de producción.
En segundo orden de prioridad aparece el cuidado de los alambrados perimetrales, donde “el contagio es factible” porque los animales se rascan allí, dejando desprendimientos de piel y de pelos con hembras ovígeras que pueden reinfectar, inclusive catorce días después de abandonar su hospedador.
Por último, respecto del retorno a técnicas que habían sido descartadas ante la alta efectividad de los endectocidas –según sugieren los especialistas en su documento– actualmente, en establecimientos que registren fallas reiteradas con estos medicamentos, y también especialmente en sistemas de engorde intensivo, “debería evaluarse la construcción de baños para inmersión, y su utilización preventiva durante el final de verano, o durante el arribo de las tropas (Ver recuadro)”.

¿El resurgimiento de los bañaderos?

El documento de la consultora Fiel & Steffan subraya como posible medida de acción la utilización de bañaderos, en una línea coincidente con las postulaciones de otros médicos veterinarios e investigadores, quienes señalaron también el resurgimiento de este técnica que tuvo su auge en la década de 1980, enmarcada en un plan nacional de erradicación de la sarna bovina.
Al respecto, el informe describe: “Hace 40 años, los antisárnicos se ofrecían exclusivamente en formulaciones para utilizarlos en baños de inmersión o aspersión; la progresiva falta de bañaderos y equipos apropiados para su aplicación han condicionado seriamente su utilización en los sistemas actuales de producción”, que se volcaron a la utilización de los endectocidas por la alta efectividad.
Sin embargo, el retorno a los bañaderos en la actualidad es evidente. Por su parte, Adrián Lifschitz, docente de la Cátedra de Farmacología en la FCV de la Universidad Nacional del Centro e investigador del CIVETAN (CONICET) en Tandil, dijo en un reportaje reciente con MOTIVAR: “Se empiezan a construir bañaderos en distintas regiones, en lo que actúa como un reposicionamiento de los tratamientos de inmersión propiciados por el doctor Jorge Núñez, hace casi cuarenta años, para lograr la erradicación en los establecimientos. La sarna es una enfermedad del campo con la cual es muy difícil convivir. No podemos dejarla dentro del campo”.
Similar idea expresó, en otra entrevista con nuestro periódico el MV. y asesor ganadero Miguel Mejía, quien concluyó: “Comenzamos a observar la construcción de bañaderos de inmersión en zonas donde los mismos no formaban parte del paisaje de los campos ganaderos; puntualmente, en feedlots, donde los equipos de veterinarios debaten en la actualidad los protocolos a emplear”.

Debate. Amelia Bernardelli, Luciano Aba y Sergio Garbaccio.

Para los especialistas, el abordaje de esta enfermedad que produce importantes pérdidas económicas debe contar con planes organizados para cada establecimiento, que trasciendan el protocolo estandarizado de diagnóstico.

Escribe Belisario Sangiorgio
belisario@motivar.com.ar

El Congreso Veterinario Latinoamericano, organizado por Drovet, se desarrolló en la ciudad de Rosario, Santa Fe. Allí, el MV. e investigador del INTA, Sergio Garbaccio, y la bioquímica Amelia Bernardelli, consultora del laboratorio CEVA, disertaron conjuntamente. En una conferencia signada por la activa participación del público –y moderada por el editor de MOTIVAR, Luciano Aba, los especialistas analizaron la coyuntura de las cuencas productivas ganaderas y lecheras en torno de la problemática de la tuberculosis, una enfermedad zoonótica e infectocontagiosa que ocasiona graves pérdidas económicas en los campos.

En este contexto, dijo el también presidente de la Asociación Argentina de Laboratorios de Diagnóstico Veterinario, Sergio Garbaccio: “El rol del veterinario es clave porque es quien lleva adelante la identificación del animal infectado. Además, puede integrar el resultado de los diagnósticos con la lógica del manejo del establecimiento, e intervenir con una mirada epidemiológica para minimizar los riesgos de transmisión de la enfermedad”. Destacó Garbaccio que, justamente, la intervención –para evitar la reaparición de casos positivos– debe trascender las pruebas de tuberculina, y enfocarse también en la generación de planes específicos para cada establecimiento, contemplando –ante la detección de animales infectados– la capacidad de superficie para la generación de nuevos lotes, la capacidad financiera para la venta de animales enfermos, la posibilidad de reemplazarlos por sanos, por ejemplo.

Como medida preventiva, sugirió “pensar en una idea de crianza de la ternera libre, considerando formas de asegurar que, desde su nacimiento, tenga poca posibilidades de infectarse”. Esto, explicó, incluye la revisión sobre “cómo calostrar los animales, cómo alimentarlos”. Y, agregó: “En el recorrido de la crianza, sumando las certezas de que se trata de un animal sano, que integra además un lote negativo, la pregunta clave es: ¿qué hacer a la hora de enviarlo al mundo del sistema productivo, donde se registra cada vez mayor intensificación?”.

“Desde el punto de vista adulto, del manejo del rodeo, es importante limitar la posibilidad de transmisión en espacios comunes, como los bebederos; y evitar el ingreso de hacienda sin control, que es el principal factor del recrudecimiento de los problemas de tuberculosis”, dijo.

Tanto Garbaccio como Bernardelli subrayaron que las pruebas tuberculínicas que se realizan con la aplicación de PPD Bovina en el pliegue ano caudal –oficializadas por la regulación local– son útiles, pero deben ser analizadas rigurosamente. Al respecto, Bernardelli indicó: “No hay que olvidar que en la prueba tuberculínica vamos a tener verdaderos positivos, verdaderos negativos, también falsos positivos, y falsos negativos. Es un reactivo biológico, por lo que no es 100%asertivo; y esas cuatro posibilidades existirán en cada lectura. Por eso, a veces estamos condenando animales que son negativos, y a veces estamos dejando falsos negativos dentro del rodeo. Insisto en tomar las técnicas de diagnóstico con una exigencia realmente importante”.

“El problema está en los animales falsamente negativos que quedan en el rodeo, y diseminan los bacilos y la prevalencia aumenta”, concluyó Bernardelli.

Y fue justamente en este aspecto donde, durante la disertación, se anunció también el desarrollo de un proyecto del INTA que tiene por objetivo generar un kit de prueba Elisa orientado al trabajo de diagnóstico de tuberculosis a campo; aunque, señalaron los expertos, que todavía se encuentra en trabajo de investigación: “Aún no sugerimos el uso de Elisa abiertamente, hasta que sumemos las certezas suficientes sobre sensibilidad, especificidad y modalidad de uso; pero perseguimos la idea de que pueda convertirse en un complemento diagnóstico, que nos ayude a identificar animales que tal vez pueden estar pasando inadvertidos con la tuberculina, sobre todo en establecimientos endémicos que vienen con arrastre producido por una previa subestimación diagnóstica”.

BullSynch. Avances para agilizar los tratamientos que se realizan en la manga.

Sobre la base de la aprobación de BullSynch, prepara novedades en tratamientos antimastíticos, antibióticos, antiparasitarios y vacunas.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

Para que una innovación sea efectiva en el mundo de la ganadería es indispensable que por su intermedio se reduzcan los tiempos improductivos, aumenten los rendimientos, se reduzcan los costos y generen beneficios concretos tanto los animales, los productores y los veterinarios.
“Nuestro expertise se basa en mejorar formulaciones químicas, mediante plataformas de liberación controlada. Conocemos las estrategias para mejorar las formulaciones”, aseguró Juan Colman, de Agropharma, al describir las distintas tecnologías que la empresa se prepara para lanzar luego del arribo al mercado de Bullsynch.
Vale recordar que este producto ya aprobado por el Senasa es una herramienta especialmente diseñada para activar la función ovárica y reducir los períodos improductivos durante el puerperio de los bovinos.

Agilizar los trabajos

“Uno de los problemas a resolver en la ganadería actual tiene que ver con la posibilidad de reducir y hacer cada vez más eficiente el encierre de los animales para realizar múltiples aplicaciones de vacunas, tratamientos antiparasitarios, antibióticos y protocolos de IATF”, reflexionó Juan Colman, para luego explicar: “Tanto cuando hablamos de tratamientos contra las mastitis por medio de pomos intramamarios, como del uso de Tilmicosina contra las queratoconjuntivitis, o la aplicación de antibióticos y biológicos para tratar o prevenir enfermedades, vemos cómo -a medida que la concentración del producto cae con el tiempo-, debemos repetir las dosis para mantener su efecto”.
El representante de Agropharma sostuvo que para lograr un efecto terapéutico por medio del uso de un producto veterinario siempre existe un rango mínimo y uno máximo, que no siempre es tóxico pero que hace ineficiente el uso.
“Debemos apuntar al rango óptimo”, reforzó el profesional”. Y agregó: “Durante años la medicina veterinaria ha venido trabajando para avanzar en este sentido y lograr una liberación eficaz y sostenida en el tiempo de sus productos”.
Frente a esto, Colman ejemplificó citando propuestas de larga acción (LA), como puede ser en el caso de las oxitetraciclinas y distintos grupos de antiparasitarios. “Generalmente se busca lograr este efecto aumentando la concentración de los activos. Lo que ocurre con la ivermectina en nuestro país y en el mundo, es un buen ejemplo, así como el de las progesteronas”, completó.

Formulaciones de liberación controlada

Según Colman, las tecnologías de liberación controlada cuentan con el beneficio de alcanzar rápidamente el rango terapéutico deseado, a la vez de lograr una meseta que perdure el tiempo deseado en el organismo del animal. “Asimismo, hay productos con los cuales necesitamos luego que esta curve baje para lograr el efecto buscado”, completó.
Los bolos intraruminales podrían ser también un ejemplo de esto, contando con la ventaja de poder evitar o minimizar la cantidad de aplicaciones sucesivas de manera activa.
En el mundo hay desarrollos en el campo de los antiparasitarios, los antihelmínticos y, claro, los dispositivos intravaginales.
“Los mismos producen un rápido efecto de choque y luego entran en una constancia en el tiempo, cuyo efecto termina cuando los retiramos”, explicó el profesional para luego plantear un desafío: ¿Se puede hacer esto de manera automática? Y respondió de manera afirmativa: “Si, se puede”.

Lo que se viene

“En Agropharma nos encontramos desarrollando alternativas vinculadas tanto con tecnologías de extensión, liberación controlada y liberación sostenida, para optimizar dosis”, explicó Colman. Y profundizó: “Los campos de aplicación son productos contra las mastitis, los antiparasitarios, aquellos destinados a la reproducción, vacunas y también algunos minerales, como por ejemplo el cobre”.
Bullsynch es sin dudas uno de los ejemplos destacados por el representante del laboratorio. “Logramos la liberación controlada de hormona; una formulación (solución) que crea micro depósitos que actúan como fuente de activo. Logra el impacto deseado en el tiempo óptimo y luego se extingue al día 7. Esto no ocurre de manera tan calibrada como con el retiro de los dispositivos, pero sí está muy cerca de hacerlo”, sostuvo Colman.
Y agregó: “Esto nos llevó a posicionarlo sobre la monta natural en el rodeo general, buscando obtener -por medio de su uso estratégico- más kilos de carne con las mismas madres que tenemos, impulsando hacer más eficiente incluso la búsqueda de acortar los intervalos entre el tacto y la parición”.
Más allá de esto, desde Agropharma avanzan en las investigaciones para emplear esta plataforma también en el desarrollo de un producto (bioadhesivo) pour on, similar a los que se emplean hoy principalmente en el Norte de nuestro país, avanzando incluso con pruebas junto a la UNNE.
Pero eso no es todo. Sino que también avanzan los ensayos de un nuevo antibiótico contra las mastitis en la lechería, con el cual se apunta a reducir considerablemente la cantidad de aplicaciones, alcanzando obviamente el resultado terapéutico esperado. “Al bajar la concentración de dosis y aumentar los tiempos de retención en la glándula, bajamos la necesidad de seguir usando antibiótico”, aportó Colman, para luego mencionar el avance en el desarrollo de un producto mineral a base de cobre, que -mediante esta tecnología de liberación controlada- promueve una mayor permanencia en el cuerpo del animal, impulsando así sus resultados.
“En el caso de los antiparasitarios estamos generando combinaciones que potencien el efecto de distintas drogas, prolongando su efecto”, completó el representante de Agropharma, quien también mencionó avances en tecnologías similares en el caso de vacunas monodosis destinadas al feedlot e incluso a la producción porcina o aviar, por medio del uso de distintas plataformas.
“Hoy también nos encontramos trabajando en el encapsulamiento de células vivas, impulsando trabajos de extensión de vida útil en semen de cerdos, con el firme objetivo de optimizar las inseminaciones”, reforzó Juan Colman.

ROMPIENDO PARADIGMAS

Avanzamos en desarrollos innovadores

Ricardo Capece
Presidente de Agropharma

La mejora contínua impulsada por la innovación, sumada a medidas de bioseguridad adecuadas, garantizará una ganadería futura más sostenible y la protección de la salud pública.
Agropharma Salud Animal inició este camino desde su creación y hoy se enorgullece de presentar sus avances en innovación para Una Sola Salud.
Invertimos estratégicamente en recursos humanos y tecnológicos. Rompiendo paradigmas, realizamos convenios con universidades nacionales, institutos de investigación y salud, potenciándonos y generando trabajo genuino.

Reactivos de diagnóstico y control de usos in vivo e in vitro

El objetivo es desarrollar reactivos de diagnóstico para enfermedades prevalentes y emergentes, teniendo presente el concepto de Una Sola Salud, con nuevas tecnologías recombinantes y técnicas inmunológicas.
Por ejemplo, reactivos de diagnóstico para uso in vivo en animales, mediante la generación de proteínas multiméricas auto ensamblables, decoradas con los antígenos de interés. O reactivos de diagnóstico de uso in–vitro, mediante la aplicación de técnicas de ELISA, con proteínas recombinantes. También la implementación y armonización de técnicas de ELISA para cuantificar antígenos virales y bacterianos utilizados en la formulación de vacunas, y evitar de manera ética el empleo de animales de laboratorio.

Vacunas

Avanzamos en el desarrollo de vacunas a subunidades. Se destaca la elaboración de antígenos recombinantes y nuevos adyuvantes que permitan aumentar la respuesta antigénica, potenciando y modulando la misma, a la vez de disminuir las reacciones adversas y el número de inoculaciones.
Se está trabajando en la obtención de geles hidrófilos con mayor homogeneidad y capacidad de adsorción antigénica. Esto, asociado a bio-moléculas inductoras de daño, que conducen a una respuesta inmune más potente y duradera. Asimismo, asociado a emulsiones con liberación programada, que permita disminuir el número de inoculaciones o bien a carriers, que logren estimular la respuesta en mucosas por la vía de entrada natural del patógeno.

Bio-fármacos

En este punto se destacan los hormonales recombinantes, así como los bactericidas biológicos: trabajamos con enzimas recombinantes específicas, que eliminan bacterias que causan mastitis en bovinos.

Medios de cultivo definidos para uso en cultivo de células eucariotas y procariotas

Trabajamos en una línea de Hemoderivados de origen animal. Obteniendo, a partir de sangre de bovinos, productos purificados para elaboración de medios de cultivos definidos. Sumando a esto tecnologías recombinantes y de purificación para la obtención de factores de crecimiento específicos para la elaboración de medios potenciados.

Juntos. Juan Cruz Muriel, Josefina Chayer, Emilio Sequi, Juan Insaugarat, Facundo Romero, Fermín Rodríguez y Juan Charaf.

Entrevistamos a los integrantes del servicio de guardia veterinaria que acompañó el desempeño de la 134° edición de la exposición más grande del país. ¿Cuáles fueron sus tareas? ¿Qué problemas resolvieron?

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

La guardia veterinaria de la Exposición Rural de Palermo tuvo sus inicios en 1988 y desde hace ya 29 años es patrocinada por Biogénesis Bagó con el objetivo de atender a todos los animales que pasan por la muestra, desde su ingreso y hasta su partida.

“En estos años hemos hecho toda una especialización en la atención de emergencias. Estar aquí nos mantiene activos, salvaguardando la calidad de vida de los animales, previniendo y solucionando todo tipo de situaciones vinculadas con su traslado del campo a la ciudad”, le explicaba el MV Juan Insaugarat, radicado en Saladillo, Buenos Aires, a MOTIVAR en lo que fue un entrevista exclusiva de la cual también participaron los MV. Facundo Romero (Chascomús), Juan Charaf (9 de Julio), Federico Pérez (Chascomús) y Emilio Sequi (Olavarría) y los estudiantes de veterinaria Josefina Chayer (UNLP) y Fermín Rodríguez (Tandil).

A ellos, algunos días después de nuestra visita se sumaron los MV. Maximiliano Ogallard (Tres Arroyos) y Lucas Delor (Concordia).
“La guardia empieza a partir del arribo del primer animal a Palermo y termina cuando se va el último. Estamos las 24 horas del día a disposición. Incluso mantenemos nuestra guardia activa por las noches, quedando siempre uno de nosotros en el predio por cualquier urgencia”, nos explicaba Juan Charaf.

A lo cual Insaugarat agregó: “Hemos logrado instaurar un protocolo sanitario y de manejo, que permite a los productores y veterinarios de las cabañas, trabajar en la previa al traslado de la hacienda, con especial foco en el cumplimiento de las vacunaciones correspondientes, así como también en el manejo de la comida y el agua que ingieren los animales, por citar algunos ejemplos”.

Y fue Facundo Romero quien se sumó a la conversación: “Hace tiempo que realizamos capacitaciones para los responsables de los animales, lo cual ha redundado en la prevención de muchos de los problemas que solíamos tener. Este es un verdadero avance y una prueba de que nuestra tarea de extensionistas es una de las claves para mejorar la sanidad”.

Partícipe del encuentro, el MV. Juan Cruz Muriel, gerente del Servicio Técnico Comercial de Biogénesis Bagó, destacó que la guardia veterinaria es un requerimiento y una necesidad de La Rural.

“Nos vinculamos con este grupo de profesionales para avanzar en la mejor estrategia posible. Si bien son veterinarios independientes, no hay duda de que, durante el transcurso de La Rural, terminan siendo parte de la familia de Biogénesis Bagó, compartiendo el compromiso y la responsabilidad que la “Fórmula 1” de las exposiciones ganaderas del país amerita”, aseguró Muriel.

“Siempre hay responsabilidades, pero acá no hay margen de error. El tratamiento es tan importante como el diagnóstico y la prevención”, aseguró Charaf. Y completó: “Se trata de un trabajo intenso en el cual no nos podemos descuidar. Nos llaman y tenemos que estar. La mayoría de los casos tienen que ver con problemas digestivos: diarreas, timpanismos, etc; mientras que también pueden ocurrir lesiones por golpes y traumatismos. Además, no estamos exentos de la atención de partos o alguna otra cuestión excepcional”.

Más allá de esto, Insaugarat dejó en claro que la opinión de este grupo de veterinarios es realmente escuchada por las autoridades de La Rural, implementando cambios y mejoras año tras año, las cuales se ven reflejadas en “una baja importante de casos que se pueden prevenir con buenas prácticas y la firme vocación de asegurar la buena adaptación de los animales al stress lógico de la competencia”.

Y reforzó: “Es clave contar con una guardia veterinaria de esta calidad y características, en favor de buscar siempre asegurar el bienestar de los animales, ofreciéndoles condiciones similares (en la medida de lo posible) a las cuales están acostumbrados en su rutina diaria en el campo”.

Confianza y prevención

Durante nuestro encuentro con los profesionales quedó claro que, si bien durante la muestra las tareas que más tiempo insumen son aquellas que tienen que ver con la atención de emergencias, la capacitación permanente de los veterinarios a productores y encargados en cuanto a la importancia de prevenir situaciones indeseadas en los animales es cada vez más relevante.

“Si se evita la presencia de enfermedades y problemas en los corrales, todo se desenvuelve en un mejor ambiente, evitando situaciones de stress tanto para los animales, como para los productores”, explicó Juan Cruz Muriel.

“Debemos tener mucho cuidado con las enfermedades zoonóticas, como por ejemplo el carbunclo, la brucelosis o tuberculosis, cuya sola presencia podría causar grandes inconvenientes”, completó Insaugarat para luego destacar la responsabilidad y el compromiso que se requiere por parte de los veterinarios.

Frente a esto, Facundo Romero remarcó la confianza ganada por parte de los veterinarios que inauguraron este servicio, logrando que tanto las autoridades de La Rural, como los productores, confíen en ellos cuando es necesario.

“En este ambiente, la presión y posibilidades de infección suelen ser más altas que en el campo y la eso se puede ajustar con estrategias claras y concretas como, por ejemplo, aplicando dosis de refuerzo a las vacunaciones e insistiendo en la pre-adaptación de los animales desde su campo de origen”.

Coordinación y compromiso

El MV Facundo Romero fue también contundente en diálogo con MOTIVAR al explicar que los responsables de la guardia veterinaria inician su trabajo un mes antes de Palermo, planificando las acciones y unificando criterios y protocolos de acción (además de organizar su trabajo como veterinarios privados).

“Para nosotros la muestra no dura solo 20 días. Arrancamos en mayo y nos recuperamos en septiembre”, completó el profesional. A lo que Juan Charaf agregó: “Trabajar en equipo y compartir conocimientos es lo que le dará una mayor trascendencia a la guardia, más allá de los profesionales involucrados”.

Ya culminando nuestra entrevista, fue interesante también escuchar la opinión de Emilio Sequi, quien por primera vez participó de las acciones. “Hemos vivido una forma distinta de hacer clínica de grandes animales. Es un formato al cual generalmente no estamos acostumbrados; una experiencia nueva que nos demanda otra forma de interactuar con los productores y con los casos. Es como si estuviésemos en el Mundial de las competencias ganaderas”, aseguró.

Y completó: “Esto también nos lleva a salir de nuestra zona de confort y aprovechar al máximo las posibilidades que tenemos en cuanto al seguimiento de los tratamientos y la correcta resolución de los casos”.

Mano a mano. El MV. Martín Mascarenhas en entrevista con Luciano Aba, editor de MOTIVAR.

La empresa fue parte destacada de La Rural con acciones en su stand, capacitaciones y una fuerte presencia de marca. Dialogamos su director comercial para Argentina, el MV. Martín Mascarenhas.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Con el objetivo de brindar asesoramiento y soluciones para un desarrollo productivo eficiente, Biogénesis Bagó estuvo presente -una vez más- en la 134° Exposición Rural de Palermo, el evento ganadero más relevante del país y uno de los más importantes de la región, que tuvo lugar del 21 al 31 de julio pasados.

“El objetivo es promover el desarrollo productivo a través del uso de tecnologías, servicios veterinarios y asistencia técnica que apunten a la sustentabilidad de los sistemas de producción y contribuyan a mejorar la rentabilidad del negocio”, le explicó a MOTIVAR el MV. Martín Mascarenhas, director comercial de Biogénesis Bagó Argentina en una entrevista en el stand del único laboratorio veterinario presente en la muestra.

“Este es un evento muy relevante para la empresa. Teníamos muchas ganas de volver luego de la pandemia para compartir con clientes y usuarios de nuestros productos todo lo que estamos haciendo”, completó.

A lo largo de la exposición, Biogénesis Bagó realizó acciones de capacitación y volvió a patrocinar el servicio de guardia veterinaria, conformado por profesionales y estudiantes. Asimismo, aprovechó la visita de cerca de 2 millones de personas al predio de Palermo (CABA) para realizar una acción especial destinada a animales de compañía, con distintas actividades para concientizar sobre la rabia canina y felina y la importancia de la vacunación para prevenirla.

Novedades

En el marco de La Rural, Biogénesis Bagó también realizó un encuentro con sus principales 30 clientes, a los cuales se les detalló la propuesta de valor actual, describiendo las principales acciones que se están realizando a nivel nacional.
“Estamos atravesando un muy buen momento incluso en un negocio que a nivel general está convulsionado por las variables macroeconómicas de nuestro país.

Nuestros clientes comprenden que nuestro objetivo primordial es darle previsibilidad a la operatoria, preservando la renta del canal para darle sustentabilidad a la actividad. Vendemos productos de alto valor y el productor lo reconoce y acepta”, aseguró Mascarenhas.
Y ejemplificó: “Una de cada dos dosis de vacuna contra la diarrea de los terneros que se comercializan en el país es de nuestra Rotatec, la cual ocupa un lugar de liderazgo aún con un precio más elevado que el promedio de otras ofertas en el mercado”.

Siguen las inversiones

Asimismo, destacó que la empresa tiene presupuestadas inversiones por US$ 44 millones para avanzar con reformas y adaptaciones en sus plantas de Garín y Monte Grande (Buenos Aires), ligadas a la posibilidad de adaptar cuestiones edilicias y de procesos a normas internacionales que le permitan a Biogénesis Bagó seguir liderando el negocio exportador de productos veterinarios desde Argentina a nuevos mercados.

“Además, estaremos avanzando en una nueva sala de formulación y envase que nos va a aumentar la capacidad instalada”, completó Mascarenhas, para luego hacer foco también en la recientemente difundida noticia ligada a un nuevo acuerdo internacional de la empresa, esta vez para montar una planta de vacunas antiaftosa en Corea del Sur.

Asimismo, el profesional destacó que, en el marco de la vinculación con la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), la empresa concretó una serie de mesas de diálogo entre referentes de su programa de grandes productores y el consultor David Miazzo, donde se pudo avanzar en el debate de la coyuntura y los distintos escenarios que se abren a futuro.

Además, destacó la puesta en marcha del trabajo conjunto con Control Union para certificar bienestar animal y buenas prácticas en distintos establecimientos ganaderos, como ya ocurrió con los casos de los establecimientos La Muñeca y CONECAR.

“El objetivo es poder colaborar para que estas empresas sigan creciendo y logren abrir nuevos mercados donde estos temas están en agenda”, completó Martín Mascarenhas. Y concluyó: “El rol de la tecnología de procesos e insumos es clave para lograr mejores resultados”.

Renovados. Ignacio Lucero Torres y Javier Galdara.

Con la mirada puesta en Brasil y otros grandes mercados, la empresa radicada en Pilar, Buenos Aires, sumó a sus filas a Javier Galdara con el objetivo de impulsar acciones que renueven la imagen de la empresa.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Bedson es una PyME argentina, líder en productos para la sanidad animal, que representa un caso exitoso de internacionalización, en el que la región de América Latina representa entre el 45% y 50% de un negocio por el cual la compañía supera hoy los US$ 18 millones de facturación al año.

Con filiales propias en República Dominicana, Guatemala, México; el Líbano y Malasia, la firma avanza también en la consolidación de sus unidades en Brasil y Europa (España), buscando a la vez impulsar su participación en el mercado africano, chileno, venezolano y otros de interés.

“Las proyecciones están enfocadas en generar soluciones y productos con un fuerte componente natural, como ya lo hacemos con nuestra línea Bedgen, y encontrar partners tecnológicos y biodesarrollos que sumen a nuestro portfolio”, le explicó a MOTIVAR el director comercial de la empresa, Ignacio Lucero Torres. Y agregó: “Bedson tiene una gran penetración en diversas regiones del mundo, a la cual debemos proveer de nuevos productos (propios o de terceros), mirando a las distintas especies animales, con foco en la producción de proteínas”.

De nuestro encuentro en la planta que la empresa posee en Pilar, Buenos Aires, también participó Javier Galdara, quien con una amplia trayectoria en el rubro estará a cargo ahora de impulsar a la empresa en Sudamérica.

“Nos estamos moviendo de un segmento específico, como puede ser la avicultura y porcicultura, a una mirada más amplia del negocio, sean rumiantes, acuacultura o animales de compañía. El objetivo es consolidar lo que hacemos bien, actualizando la estrategia y mirada a futuro para avanzar en nuevas líneas –también naturales–, muchas de las cuales están dejando de ser un sueño para convertirse en realidad. El desarrollo nacional puede generar una gran diferencia para cubrir las expectativas de los productores en todo el mundo”, aseguró Galdara.

MOTIVAR: ¿En qué basan este cambio de estrategia por parte de la empresa?

Ignacio Lucero Torres: Si bien nuestro foco se relaciona con productos nutracéuticos, aditivos nutricionales y fármacos, hace dos años definimos una estrategia más amplia para aportar al mercado soluciones tecnológicas en salud animal, teniendo en cuenta el desarrollo de la nutrición como factor de conversión y medicina preventiva. Por eso tenemos 30 proyectos propios de investigación en curso. Mientras tanto, miramos al mundo y buscamos socios estratégicos. Queremos crecer.

Javier Galdara: Estamos diseñando una nueva campaña de comunicación para ir hacia un objetivo más amplio y abarcativo, alcanzando nuevos destinos y negocios.

Bedson tiene niveles de calidad sólidos y consolidades, los cuales mantendremos, pero ampliando las líneas hacia nuevos desarrollos que generen cambios y mejoras productivas, con el objetivo de incrementar el retorno de la inversión a los productores.
El mayor desafío desde mi nuevo rol es desarrollarnos en Brasil, activando la participación de nuestra filial propia, registrando productos y estando atentos a una demanda cada vez más consolidada para la industria veterinaria.

¿Cuáles son concretamente los desafíos en un mercado como el de Brasil?

ILT: Si bien hasta hace un tiempo nos manejábamos allí por medio de un distribuidor, hemos recuperado nuestros registros y comenzaremos a generar nuevas acciones ya de manera directa. Contamos ya con una demanda consolidada para distintos productos propios, buscando avanzar inicialmente en un mayor impacto para nuestra línea de hepatomoduladores.

Además, estamos representando a otra empresa argentina, distribuyendo allí su línea destinada al mundo de las mascotas, en lo que representa el primer paso de un modelo que también replicaremos en el corto plazo en México y otros países del mundo donde ya estamos consolidados como empresa, acompañando la nueva estrategia de negocios.

JG: Brasil es un desafío para Bedson y lo seguirá siendo en los próximos años. Es una plaza ideal para generar demanda en materia de tecnologías y nuevos productos. Buscamos allí también expandir nuestra línea ganadera y también la de acuacultura, trabajando sobre nuevos modelos de negocios.

¿El giro hacia una perspectiva natural y sustentable de los productos es una decisión de la empresa o con un requerimiento de los mercados?

JG: Nuestra empresa trabaja con veterinarios, y los veterinarios tienen el mandato de curar animales. Entonces, mientras que las moléculas antibióticas no estén prohibidas, nuestra idea es poder ofrecer nuestras soluciones, siempre destacando la importancia de los profesionales en su prescripción. Pero, por otro lado, acompañamos desde hace años la necesidad de buscar alternativas, sobre la base de componentes naturales que funcionan en favor de mejorar las conversiones alimenticias, la digestibilidad y la salud intestinal de los animales.
El mayor requerimiento que tiene la industria veterinaria por delante está atado a transformar eficientemente la soja y el maíz en toneladas de carne. Es un desafío grande y desafiante, para el cual estamos preparados.

Debemos ser creativos y contar con una oferta ajustada. Es decir, que su relación de precio-calidad sea justa y se plasme en el mercado bajo una mirada que promueva el aumento de la productividad y bienestar, tanto de los animales, como de las personas que trabajan en el rubro.
Tenemos un fuerte compromiso con la responsabilidad social y cuidado del medio ambiente, valores que han trascendido a las distintas generaciones en la empresa.

Por eso, nuestra intención es acompañar a los productores y a los veterinarios, para que reciban el asesoramiento de nuestros técnicos en todo lo que tiene que ver con planes sanitarios y el control y buen uso de los fármacos que aplican.
ILT: En el recorrido de los desarrollos de Bedson, la línea Fosbac ha marcado un hito que se mantiene vigente, con mucho éxito en Oriente Medio, Asia, México y Argentina, por citar algunos ejemplos; pero también contamos con la que llamamos “línea verde”, basada en la salud hepática y digestiva de los animales. La plataforma que miramos ahora es la del sistema digestivo, con el objetivo de generar nuevas soluciones orientadas a la prevención de enfermedades.

¿Cómo vislumbran el futuro inmediato de la empresa?

ILT: El mercado veterinario reconoce la trayectoria y la calidad de los productos de Bedson. Hoy el desafío pasa por crecer e impulsar a la compañía a que se consolide como un jugador destacado en el mundo de la salud animal y para lograrlo, partimos de 3 pilares como base: por mercados (consolidando Brasil y España); por especies (incursionando en rumiantes, acuacultura y pets) y por productos, con foco en el seguimiento de aditivos naturales para el sistema digestivo principalmente.

No nos ponemos barreras, ni limitamos nuestra estrategia, a pesar de que conocemos el corazón de nuestro negocio. Miramos el mercado multinacional con atención, buscando captar profesionales para tener toda la experiencia de especialistas que potencien nuestras filiales y fomenten la cultura de trabajo y respeto impuesta por nuestro fundadores, pero con una clara proyección a futuro.

Silvopastoril. Buenos efectos sobre la producción forrajera, el bienestar y la productividad animal.

El desafío nacional de alcanzar carbono neutralidad a mediados del siglo está en marcha. Para lograrlo, la entidad se enfoca en la producción de carne, leche y fibras animales con carbono cero.

De la redacción de MOTIVAR
redaccion@motivar.com.ar

La neutralidad de carbono implica alcanzar un resultado neto de cero emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Esto es, emitir a la atmósfera la misma cantidad de gases que se absorbe por otras vías.

Por esto, coordinadores de 6 programas nacionales del INTA relacionados con la ganadería y el cambio climático se reunieron en el Instituto de Investigación Animal del Chaco Semiárido (IIACS) en Tucumán para analizar cuáles son las acciones y estrategias que se deben reforzar, reorientar o cambiar para alcanzar ese propósito.

La jornada reunió a Mariano Garmendia, Nacira Muñoz, Carlos Parera –presidente, vicepresidenta y director nacional del INTA, respectivamente–, Mauricio Álvarez –Programa Carne y Fibras Animales–, Miguel Taverna –Programa Leche–, Ariel Pereda –Programa Salud Animal–, Luis Colcombet –en representación del Programa Forestales–, José Volante –Programa Recursos Naturales–, Alejandro Radrizzani –Programa Forrajes, Pasturas y Pastizales–, Alejandro Rago –director del Centro de Investigaciones Agropecuarias (CIAP)– y Eva Cafrune –directora del IIACS–, entre otras autoridades nacionales y regionales.

“Juntarnos a discutir y analizar la política del INTA a nivel nacional es importante y es fundamental federalizar la discusión, sobre todo, para pensar juntos la ganadería que se viene, como parte de lo que necesitamos para crecer”, señaló Garmendia.

“Buscamos redoblar esfuerzos y, en esta línea, este espacio es una oportunidad en relación a lo que demanda un mundo que requiere el abordaje de la problemática del cambio climático”, afirmó Muñoz.

“El cambio climático tiene un lugar central en la agenda actual del INTA, debido a que vemos la necesidad de acordar una estrategia institucional para la próxima cartera programática”, destacó Parera.

A partir de la adopción del Acuerdo de París, en la Conferencia de las Partes (COP21) en 2015, los países participantes comenzaron a estudiar escenarios posibles en función del aumento de las concentraciones de GEI en la atmósfera, y el consecuente aumento en la temperatura a escala global.

En 2018 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por su sigla en inglés) presentó un informe sobre los impactos esperados a raíz de un calentamiento global de 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales y las sendas de emisiones correspondientes a ese aumento.

Entre otras cosas, el informe advirtió que sería necesario que las emisiones netas globales de CO2 de origen humano disminuyeran en 2030 alrededor de un 45%, respecto de los niveles de 2010, y siguieran haciéndolo hasta alcanzar el “cero neto” aproximadamente en el año 2050.

Sistemas silvopastoriles, socios para enfrentar el calor

Entre los trabajos que se presentaron, se encuentra un estudio realizado en el campo experimental del IIACS del INTA sobre el efecto de un sistema silvopastoril con algarrobo blanco y pastura megatérmica sobre la producción forrajera y la productividad y bienestar animal.

El estudio se enfoca en evaluar, mediante variables e índices ambientales, la producción maderable, la cantidad y calidad de forraje producido, la captura de carbono en el suelo y la vegetación, la fijación simbiótica de nitrógeno de algarrobo, la dinámica de la napa freática y la producción y el comportamiento animal.

“Las diferencias ambientales entre los sistemas con y sin árboles afectan la producción y calidad forrajera y, consecuentemente, la productividad animal”, señaló Radrizzani –investigador responsable del ensayo–, quien detalló que también se modifica el patrón de comportamiento de los animales, que sin árboles “destinan mayor proporción de su tiempo al traslado y al consumo de agua de bebida, en comparación con el sistema silvopastoril con árboles”.