fbpx
MOTIVAR – Descargá – Main
HomeInstagram“Hoy contamos con el laboratorio que siempre quisimos tener”
INVERSIONES EN INFRAESTRUCTURA Y TECNOLOGÍA

“Hoy contamos con el laboratorio que siempre quisimos tener”

Visitamos las instalaciones del Laboratorio 9 de Julio, donde su titular, Julio Caione, nos permitió recorrer las áreas que ya están activas, brindando cada vez un mejor servicio de diagnóstico veterinario.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

Desde el momento en que me recibí siempre soñé con esto. Hoy sin dudas contamos con el laboratorio que siempre quisimos tener”.
Así de claro y concreto fue el médico veterinario y bacteriólogo Julio Caione, al recibir a MOTIVAR en las nuevas instalaciones del Laboratorio 9 de Julio, operativas y habilitadas por el Senasa desde el 1 de marzo de este 2022.
Y no es para menos.
Fundada en 1992, la empresa suma un nuevo hito, el cual no solo tiene que ver con la culminación -pandemia mediante- de la obra edilicia, sino también con la inversión permanente en sumar nuevas tecnologías a los distintos procesos que hoy se llevan adelante en el edificio ubicado en 9 de Julio, Buenos Aires.
Pero vayamos por partes. ¿Qué características específicas tienen los 550 metros cuadrados distribuidos en dos plantas?

En primer lugar, vale destacar el orden y la amplitud de espacios con que cuentan los 15 profesionales que allí se desempeñan todos los días, disponiendo de un espacio para la recepción de clientes y muestras, oficinas modernas, comedor, sala de reuniones e incluso un espacio “técnico”, donde poder generar encuentros y avanzar en la planificación de las tareas.
“Buscamos sumarnos a las tendencias actuales, razón por la cual hoy las instalaciones no cuentan con ningún artefacto, ni equipo que funcione a gas. Esto tiene que ver con garantizar la seguridad de las personas y de la operatoria”, le explicaba también Julio Caione a MOTIVAR.

Áreas segregadas y biología molecular

Inversión. Pablo Addamo en el área de PCR, con el equipo de qPCR.

Claro que más allá de esto y de cumplir con las distintas normativas solicitadas por el Senasa para ser miembro de la Red Nacional de Laboratorios de Diagnóstico Veterinario, la empresa sigue invirtiendo en el mantenimiento de sus normas ISO e incorporando tecnología de avanzada.

El edificio de Laboratorio 9 de Julio cuenta hoy con áreas segregadas de Serología y Bacteriología, además de un sector específico para la elaboración y el fraccionamiento de los medios de cultivo que abastecen a esta última unidad.
“También contamos con un laboratorio de biología molecular, donde desarrollamos la técnica de qPCR, un verdadero desafío en el cual venimos creciendo a pasos agigantados”, nos aseguró Caione. Vale decir que este espacio cuenta con 4 ambientes: uno donde se realiza la extracción de ADN, otro donde se mezclan los reactivos y los últimos dos destinados a la siembra y el área específica de amplificación de ADN y lectura, donde se encuentra el equipo de PCR.
Además, las nuevas instalaciones disponen de un área para la realización de análisis químico, con foco en evaluar la calidad de agua para consumo bovino (y humano), otra destinada al análisis de muestras de enfermedades venéreas por los métodos convencionales y una adicional para los análisis parasitológicos, enfocados principalmente en el cultivo de larvas y HPG.
Como si fuera poco, a esto se le suma una sala de necropsia y un depósito interno.

Más inversiones

Área serología. Maria Elisa Peruzzo y Nicole Manago con el equipo híbrido Synergy H1.

“Recientemente adquirimos un equipo híbrido, Spec Synergy H1 con múltiples aplicaciones: cuenta con inyectores de reactivos, cuyas aplicaciones son polarización fluorescente, fluorescencia, Fluorescencia resuelta en el tiempo, Luminiscencia, Luminiscencia filtrada, Absorbancia UV-Visible, cuantificación de proteínas y ácidos nucleicos (ADN y ARN) en microvolúmenes”, agregó Julio Caione destacando el aporte que esta tecnología brindará, por ejemplo, en el caso de los análisis de brucelosis bovina.
Y agregó: “Con esta nueva tecnología podemos ampliar el servicio de diagnóstico, a su vez obtener resultados cuantitativos, más precisos, con mayor sensibilidad y especificidad que otros métodos existentes. Además, al ser un híbrido, se puede hacer cualquier técnica de Elisa porque lee todas las longitudes de onda y, además, cuantifica ADN, esto es clave por ejemplo en DVB”.

Retorno en marcha

Siempre sobre la base de uno de los pilares de su negocio, la sanidad de los toros, Laboratorio 9 de Julio comienza a recoger los frutos de la inversión realizada en el caso de la tecnología PCR para el análisis de las enfermedades venéreas. “La mayoría de los clientes más importantes se pasaron a biología molecular y dejaron atrás las técnicas convencionales”, sostuvo nuestro entrevistado. Y profundizó: “Ya durante el primer semestre de este año logramos reemplazar por la nueva técnica a más del 40% de los diagnósticos que se realizaban por medio de las técnicas convencionales”.
En ese sentido, Caione es contundente: “El PCR tiene una sensibilidad 35% mayor a las técnicas convencionales. Esto lo hemos validado incluso con un estudio realizado sobre más de 2.000 animales, en el cual todos los animales que dieron positivos a tricomoniasis por el cultivo dieron el mismo resultado a través del PCR. Nunca pasó a la inversa hasta el día de hoy”.

Bacteriología. Daniela Andreoli junto al equipo cabina de seguridad biológica.

Además, el profesional destacó una serie de ventajas a la hora de referirse a la tecnología de punta con que cuenta el laboratorio.
“Al emplear PCR y en el caso de rodeos sin antecedentes de venéreas, se requiere de un solo raspaje; una sola muestra que se conserva en solución de transporte: las primeras 48 horas puede permanecer en heladera e incluso luego congelarse para ser enviada al laboratorio. Esto es un diferencial concreto”, reforzó el profesional dejando en claro que, si bien el valor de ambas técnicas es distinto, el plus que se abona por la de PCR se justifica ampliamente a la hora no solo de ser más efectivo en el diagnóstico, sino también en el campo, recolectando las muestras.
“Al tener más sensibilidad la técnica tenés más capacidad de detección. Si los toros son negativos y no hay antecedentes de venéreas en el campo, con un 1 raspaje es suficiente”, agregó.

Brucelosis, venéreas y enfermedades de la reproducción

Área de elaboración. Ángel Toledo, con el autoclave eléctrico de última generación.

Si bien los análisis de muestras para enfermedades venéreas y brucelosis siguen siendo de los más requeridos, Julio Caione destaca también el avance sostenido en materia de diagnóstico de enfermedades de la reproducción bovina como DBV, neospora y leptospirosis.
Respecto de este último, sostuvo: “Se trata de un análisis completo pero que nosotros realizamos desde 1992, empleando los mejores medios, los cuales importamos desde Estados Unidos”.
Finalmente, nuestro entrevistado destacó que más allá de prestar servicios de diagnóstico para todas las enfermedades de los planes oficiales del Senasa, contamos con la posibilidad de realizar hepatogramas en vacas lecheras; así como también mediciones de minerales, calcio y cobre, buscando también avanzar en el corto plazo con selenio y zinc. Y concluyó: “Una de las enfermedades que ha avanzado mucho es la neosporosis, para cuyos análisis estamos realizando PCR en muestras de cerebros de los fetos. Esto lo implementamos este año en el laboratorio de biología molecular, al igual que para el caso de la leptospirosis en vacas abortadas”.

comments

COMPARTIR:
Valoración: