fbpx
MOTIVAR – Descargá – Main
HomeInstagram“La producción bubalina vive un auge en el Nordeste por su poder de adaptación”
HERRAMIENTA PRODUCTIVA

“La producción bubalina vive un auge en el Nordeste por su poder de adaptación”

Recomendaciones. “Es estratégico mantener una estrategia sanitaria integral en los búfalos”.

La Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE tiene el visto bueno de la CONEAU para elevar a posgrado la especialidad en Producción Bubalina que se dicta de modo virtual desde 2015.

Facundo Sonatti
facundo@motivar.com.ar

El búfalo es una herramienta complementaria a la actividad ganadera tradicional en diversas áreas de la Argentina. Su presencia viene en aumento de forma sigilosa, pero constante sobre todo en el Nordeste y es por eso que, de la mano de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE, ahora también contará con un posgrado de 18 meses orientado a profesionales afines. En ese sentido, la palabra de la Dra. Fabiana Cipollini Garalza, decana de la Facultad, y los Dres. Diana Martínez y José Konrad, cobra gran relevancia de cara a lo que será otro canal de capacitación. En diálogo con MOTIVAR, los docentes de la especialidad destacan el interés que despierta la actividad entre los profesionales no solo aquí sino también en otros puntos de la región ya que su modalidad virtual permite hacerla extensiva fronteras afuera.

Dando cátedra

“Incluso con problemas sanitarios, es un animal que sigue produciendo carne y quizás los cambios en los rendimientos pasan más por el manejo y la nutrición que la sanidad”

En la Universidad Nacional del Nordeste hace tiempo que le abrieron las puertas de las aulas al búfalo.
No quedan dudas que su cada vez más amplia presencia en el territorio correntino es una de las razones que explica ese vínculo. Si bien el primer curso de la especialidad se dictó en 2015, la relación de este claustro con la actividad bubalina data de fines del siglo pasado. “Con respecto a la especialización en producción de búfalos, conformamos el Grupo Búfalo UNNE donde todas las cátedras estamos realizando trabajos de investigación y está reconocido por Ciencia y Técnica de la UNNE, nucleando cada una de las especialidades de las cátedras y orientando las investigaciones a la producción”, explica Cipollini Galarza.

Diana Martinez. Docente de la UNNE.

Las asignaturas que completan esta capacitación de 18 meses son las siguientes: Sanidad Animal, Enfermedades (infecciones y parasitarias), Sociología Rural, Bienestar Animal, Fisiología, Nutrición y Reproducción.
“La asistencia a los cursos que dictamos desde 2015 oscila entre 15 y 20 profesionales de toda la región, desde Canadá y México, pasando por Costa Rica y Colombia, hasta Paraguay y naturalmente la Argentina”, repasa Konrad lo que suele ser la repercusión de esta especialidad.

La producción bubalina dice presente

«La producción bubalina tiene un gran auge en el Nordeste justamente por su poder de adaptación. En la Argentina se produce especialmente carne en regiones marginales para el bovino por presencia de agua en terrenos bajos donde este animal se convierte en una herramienta para el productor”, señala la Dra. Martínez a lo que su colega Konrad agrega que, si bien empezó siendo un complemento, hoy, hay establecimientos dedicados exclusivamente a la actividad o con un gran componente de la misma por los resultados que genera versus el bovino.
“Siempre destacamos que, si bien lo solemos presentar como una alternativa, en aquellos campos donde la vaca sobrevive, el búfalo expresa todo su potencial tanto en carne como en leche”, resalta el especialista y docente de la especialidad.

Cipollini. Decana de la FCV (UNNE).

La comercialización es una de las cuentas pendientes en la Argentina.
Para la decana de la Facultad, la venta de carne muy pocas veces se hace como carne de búfalo. “Senasa audita la faena, pero después se pierde su trazabilidad en el proceso de comercialización. En Corrientes, algunos puntos de venta intentaron acercar estos cortes de forma exclusiva pero se discontinuó. Y si bien la faena sigue creciendo, aún no se comercializa masivamente como tal”, se lamenta.
“En otros países se logró incluso un precio diferencial a favor de la carne de búfalo por sus beneficios en materia del contenido de graso y la calidad de carne pensando en la salud humana, algo que también está pendiente en la Argentina”, afirma Martínez.
Y completa: “Solo en algunos pequeños pueblos de Corrientes se tiene conciencia de los beneficios del consumo de esta carne, pero hay un gran trabajo por delante a nivel nacional”.

La sanidad

“Siempre destacamos que, si bien lo solemos presentar como una alternativa, en aquellos campos donde la vaca sobrevive, el búfalo expresa todo su potencial tanto en carne como en leche”.

Uno de los grandes mitos que gira en torno al búfalo es que sencillamente nada lo afecta. Sin embargo, los médicos veterinarios deben hacer mucho hincapié en los aspectos sanitarios porque “su resistencia no significa que no es susceptible y no haya que prevenir”, disparan a coro los profesionales de la UNNE.
“En los hechos, el búfalo ha tenido un mayor tiempo de selección natural por lo cual si muestra que está enfermo sería una presa fácil, por ese motivo, como método defensivo, no expone sus problemas o cuando lo hace ya está muy enfermo”, advierte la Dra. Martínez. “El búfalo es susceptible a las mismas enfermedades que el bovino, como brucelosis y tuberculosis. También hacemos foco en la prevención de enfermedades infecciosas y parasitarias, tanto ecto como endo parásitos, como piojos, que son muy comunes en la zona”, describe la docente. Y completa: “Asimismo es susceptible a la fiebre aftosa y también a aquellos problemas que afectan los rendimientos, como tristeza, debido a que deja de comer y se rasca”.

En palabras de la Dra. Cipollini Garalza, no existe un estudio sobre la caída de rendimientos en bubalinos, pero más allá de eso, el problema pasa por la salud pública y la de otros rodeos, porque incluso con problemas sanitarios es un animal que sigue produciendo carne y quizás los cambios en los rendimientos pasan más por el manejo y la nutrición que la sanidad.
De hecho, la sequía que afectó el último año las zonas productivas es uno de los mayores contratiempos que tiene hoy la actividad.
“En cualquier caso, se recomienda hacer una atención integral porque en muchos casos los bubalinos comparten establecimiento con los vacunos por lo cual se puede transformar en un reservorio de enfermedades que se terminan transmitiendo”, cierra el Dr. Konrad.

“La asistencia a los cursos que dictamos desde 2015 oscila entre 15 y 20 profesionales de toda la región, desde Canadá y México, pasando por Costa Rica y Colombia, hasta Paraguay y naturalmente la Argentina”

comments

COMPARTIR:
Valoración: