fbpx
MOTIVAR – Descargá – Main
HomeInstagramEntre el Senasa y la Secretaría de Comercio, la industria busca agilizar sus operaciones
LABORATORIOS NACIONALES Y MULTINACIONALES

Entre el Senasa y la Secretaría de Comercio, la industria busca agilizar sus operaciones

SIRA. La nueva sigla que tiene en vilo al sector.

A las demoras en el registro local de productos veterinarios, se suman otras vinculadas con el comercio internacional que sobre fines de 2022 afectaban fuerte la importación de distintos materiales.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

En el marco de un cierre de año colmado de eventos, cocktails, reuniones de balance y también de presupuesto, diversos referentes de la industria de laboratorios veterinarios coincidieron a fines de 2022 en destacar una serie de problemáticas que se vuelven comunes tanto para las empresas locales, como también para las multinacionales que operan en el país.
El primero de los inconvenientes no es una novedad y radica en las demoras que sigue presentando el Senasa a nivel local en lo que hace al registro, la aprobación y actualización de productos veterinarios.
Si bien desde el organismo se ha asegurado que es inminente la digitalización de la totalidad de expedientes en papel como piedra fundamental para lograr una mayor fluidez a su trabajo, desde la industria se sigue mirando con desconfianza la solución de retrasos que afectan no solo el día a día de los laboratorios, sino también sus proyecciones económicas y de crecimiento.
Estos no son temas menores y ante un diagnóstico compartido entre privados y oficiales en cuanto a la situación actual, la industria espera que en 2023 el Senasa ponga en marcha acciones claras y concretas para mejorar su funcionamiento interno y ponerse a tono con los tiempos lógicos que una industria pujante y con fuertes proyecciones a futuro necesita.
Pero esto no es todo.
Además de los trámites regulatorios y su permanente vinculación con organismos de control, la industria veterinaria atraviesa actualmente también una situación delicada en materia de comercio internacional, uno de los principales ejes de crecimiento que proyectan las empresas para el corto y mediano plazo.

Trabas para importar

Otro de los temas que mantuvo en vilo a buena parte del sector durante fines de 2022 tuvo que ver con las demoras y observaciones que la industria transita desde hace varios meses para importar no solo productos veterinarios (vacunas y fármacos para distintas especies), sino también principios activos y excipientes para producir localmente y otros insumos como pueden ser envases de vidro o la propia materia prima que se emplea localmente para la producción de caravanas de identificación, entre otras.
Los problemas radican básicamente en restricciones vigentes a partir de la implementación del sistema de importaciones, SIRA, establecido en 2022.
En teoría y tal como se destaca en la página Web de la AFIP, este sistema de importaciones sería un instrumento para el intercambio de información con los organismos externos que participan en el desaduanamiento de las mercaderías y adhieran a la “Ventanilla Única de comercio Exterior Argentino. Sin embargo, esto que debería ser solo un trámite para avanzar en la operatoria del sector, se ha vuelto una complicación en los últimos meses, lográndose incluso a fin de año destrabar una serie de operaciones que permitieron un real respiro a muchos referentes tanto de laboratorios nacionales, como multinacionales.

¿Girar las divisas?

Desde los laboratorios veterinarios también se plantean dificultades en lo que hace con el giro de divisas desde Argentina a otros países, no solo para la compra de insumos y materiales, sino incluso para abonar registros que se vencen en distintos países del mundo.
No se trata solo de una diferencia en el tipo de cambio con el que se opera, el inconveniente radica en que incluso empresas que tienen balanzas comerciales favorables por su perfil exportador no pueden hoy mover su dinero al exterior, en algunos casos ni siquiera para hacer pagos estratégicos a aliados en países donde se opera hoy y se pretende crecer en el corto plazo.
Sabido es que la industria veterinaria es una de las más reguladas del mundo, sin embargo, las empresas locales suman a ello una serie de desafíos administrativos que no solo distraen, sino que en algunos casos desestimulan a quienes buscan crecer e invertir en esta actividad..

comments

COMPARTIR:
Valoración: