fbpx
MOTIVAR- Descarga – Main -JUNIO 2021
HomePosts Tagged "Sanidad Animal"

La directora nacional de Sanidad Animal del Senasa remarcó el rol clave del organismo nacional acompañando a las distintas actividades con diálogo, normativas y controles integrales.

Luciano Aba
@aba_luciano
luciano@motivar.com.ar

En exclusiva, MOTIVAR tuvo la posibilidad de dialogar con la MV Ximena Melón, directora nacional de Sanidad Animal del Senasa. En un mano a mano realizado vía Zoom, pudimos preguntarle sobre el contexto actual en el cual se llevan adelante los planes oficiales, su visión sobre la posibilidad de dejar de vacunar a los bovinos contra la fiebre aftosa, la reconversión de los Entre Sanitarios y la participación de los veterinarios privados.
Si bien los interesados podrán leer la entrevista completa en la edición impresa de MOTIVAR impreso de noviembre, a continuación compartimos el video completo con la visión de la referente internacional ligada a los planes oficiales de lucha contra la brucelosis y la garrapata bovina, así como también el rol del Senasa en el marco de la potencial llegada de inversiones con mega granjas de porcinos a nuestro país. Pasen y vean. Vale la pena.

 

Frente a la pandemia mundial, la Academia considera de máxima prioridad el mantenimiento de la alerta sanitaria, y la normal y sostenida marcha de los planes de control y erradicación de enfermedades.

La Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria tiene como su mayor objetivo servir a la humanidad a través del protagonismo en las ciencias agronómicas y veterinarias.

Consciente de las implicancias que la globalización tiene en la vida del hombre sobre el planeta, y respetando sus objetivos, la ANAV comparte la preocupación generalizada sobre la pandemia de COVID-19 causada por la emergencia del SARS-CoV-2. Se trata de un nuevo ejemplo de que la globalización también afecta la Salud a nivel global. 

La emergencia y reemergencia de enfermedades infecciosas del hombre y los animales ocurridas durante los últimos 20 años (Fiebre Aftosa, Influenza, SARS, Ebola, MERS, Dengue, Peste Porcina Africana y otras) no despertaron suficiente atención sobre los tremendos riesgos a los que las poblaciones estaban expuestas. 

Hoy la realidad golpea con dureza a los Sistemas Sanitarios de los diferentes países y a los Organismos Internacionales y Regionales encargados de su prevención y control. Las economías más desarrolladas han sido afectadas y se plantean situaciones de crisis de muy difícil solución en el corto plazo.

Las medidas adoptadas por el gobierno nacional para contener la pandemia han determinado el establecimiento de un sistema de cuarentena del que solo se excluyen aquellas actividades y servicios considerados esenciales, entre ellos, la producción agropecuaria, fuente y sustento principal de la economía del país y de la alimentación de sus habitantes.

Es muy importante destacar que los impactos de la globalización ya se venían observando en la salud animal. 

Previo a esta pandemia del COVID-19, se desarrolló una epizootia de Peste Porcina Africana (PPA) que afecta ya a 4 de los 5 continentes. Este ejemplo muestra claramente la necesidad de que los servicios sanitarios estén en alerta continua frente a los desafíos que presentan las enfermedades emergentes o reemergentes. 

Sus consecuencias fueron enormes pérdidas económicas y la disminución de la provisión mundial de proteínas de origen animal, en particular en los países europeos y asiáticos afectados.

Afortunadamente el continente americano no ha sido afectado todavía, sin embargo, todo indica que deberán extremarse las medidas de alerta y prevención para evitar su entrada, ya que esta epizootia de PPA está en plena expansión.

Las medidas que actualmente están tomando los países para el control de la pandemia de Covid-19 han sido diferentes en función de las realidades de cada uno. Independientemente de ello, las consecuencias económicas y productivas afectarán a todos los países.

El desafío es enorme, el sistema de Salud Pública debe prepararse para enfrentar la pandemia COVID-19 sin afectar la vigilancia, prevención y tratamiento de otras enfermedades.

En relación a la producción agropecuaria, la pandemia del COVID-19, indudablemente afectará todos los sistemas y habrá un riesgo alto de desatención del manejo sanitario de nuestros rodeos, fundamentales para sostener nuestra economía en los duros tiempos que se avecinan.

Un buen ejemplo es el de la Fiebre Aftosa, enfermedad que constantemente amenaza las producciones ganaderas a nivel global. La enfermedad ha sido muy bien controlada en casi todo el continente americano, mediante la aplicación de planes de vacunación sistemáticos. 

En los últimos años, algunos países de la región, han iniciado el proceso de abandonar la vacunación sistemática, intentando avanzar a estatus de libres sin vacunación. Esto también ha ocurrido con brucelosis. Estas decisiones tienen enorme peso en el impacto de riesgo sanitario para toda la región.

Asumiendo la parte de la responsabilidad que le corresponde en la protección de la salud animal y el sostén de la fortaleza de nuestra ganadería, la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria se ve obligada a dar el máximo alerta a las autoridades para que pongan especial atención en el sostenimiento de los estatus y programas sanitarios, evitando de esta manera mayores impactos negativos en nuestra economía y en el bienestar de nuestra sociedad.

En Argentina son varias las campañas sanitarias que con gran esfuerzo del sector público y privado se han mantenido durante años y cuyo éxito ha significado el reconocimiento oficial de organismos internacionales y diversos países respecto a la calidad de los productos producidos y exportados. 

La ocurrencia de la pandemia de COVID-19, no debe ni puede afectar el funcionamiento del sistema sanitario pecuario que asegura la provisión de alimentos en forma sustentable y sanitariamente seguros.

Es por estas circunstancias que la Academia Nacional de Agronomía y Veterinaria considera de máxima prioridad el mantenimiento de la alerta sanitaria, y la normal y sostenida marcha de los planes de control y erradicación de enfermedades como por ejemplo Fiebre Aftosa y Brucelosis. 

De esa manera se podrán mantener los estatus sanitarios adquiridos, sobre todo teniendo en cuenta que la actividad de los productores, profesionales, técnicos y organismos técnicos del sector público están incluidos dentro de las actividades y servicios considerados esenciales para el normal cumplimiento de las responsabilidades institucionales.

En el marco de la pandemia, profesionales de la sanidad animal se reunieron para darle un mensaje a los propietarios de pequeños animales. Enteráte qué dijeron, a continuación.

Oscar Márquez, Alicia Fernández, Hernán Pablo L´episcopo, Julieta Victoriano, Ricardo Sánchez, Viviana Infanti, Julián Pedemonte, Marcos Malerbi, Nadia Díaz y Javier Céspedes, son médicos veterinarios de Rosario, Santa Fe, que se reunieron para dar un mensaje a sus clientes a través del siguiente video.
Brindaron recomendaciones básicas para los propietarios de pequeños animales, y la importancia de que cuidarse y resguardarse ante síntomas. Profesionales saludable implican mascotas saludables.
Por último, recordaron que no hay evidencia científica de que los animales puedan contraer Covid-19.

Mirá el video completo

El antiséptico y desinfectante Sterilón ayuda a combatir al Covid-19 en ámbito pecuario. Desinfecta desde la ropa y el instrumental del operario hasta el agua de bebida del animal.

Ante la pandemia de coronavirus y sumado a las recomendaciones para la población emitidas por el Ministerio de Salud de la Nación, resulta importante recordar la importancia de la desinfección de superficies, tales como: bederos, mamaderas, parideras, comederos, feed-lot, máquinas, ordeñadoras, tarros, pezoneras, instalaciones, frigoríficos y ropa e instrumental clínico, con el objetivo de evitar contagios.
Los estudios realizados (incluida la información preliminar disponible sobre el virus de la COVID-19) indican que los coronavirus pueden subsistir en una superficie desde unas pocas horas hasta varios días. El tiempo puede variar en función de las condiciones (por ejemplo, el tipo de superficie, la temperatura o la humedad del ambiente). Fuente: www.argentina.gob.ar/coronavirus
Limpiar con desinfectante, lavarse las manos, utilizar alcohol gel y evitar tocarse los ojos, la boca o la nariz disminuye el riesgo de transmisión.
Por eso, recomendamos utilizar Sterilón antiséptico y desinfectante a base de cloruro de benzalconio (un amonio cuaternario) que no irrita la piel ni las mucosas, a diferencia de la lavandina común. Además, no es tóxico: en su correcta dilución carece de color, olor y sabor, siendo apto para la industria alimenticia, para tratar a sus animales y para desinfectar sus instalaciones.
Este producto puede aplicarse mediante pulverizador o paño sobre las superficies a desinfectar. Y podés conseguirlo en sus dos presentaciones de 1 y 5 litros.

Dosificaciones
Para un correcto uso de Sterilón estas son sus dosificaciones:

  • Desinfección del agua de bebida: 1ml cada 20 litros de agua.
  • Desinfección de bebederos, mamaderas, parideras, comederos, feed-lot: 1ml cada 10 litros de agua.
  • Desinfección de instalaciones y frigoríficos: 1ml cada 10 litros de agua.
  • Desinfección de campo operatorio, heridas y cortes quirúrgicos: 1ml cada 10 litros de agua.
  • Desinfección de ropa e instrumental (clínica y cirugía): 1ml cada 5 litros de agua.
  • Desinfección de máquinas ordeñadoras, tarros y pezoneras: 1ml cada 10 litros de agua.
  • Desinfección y lavado de pezones: 1 ml cada 2 litros de agua.

Para conocer más, hace click acá

El organismo sanitario informó a los laboratorios veterinarios el procedimiento de toma, acondicionamiento, retiro, transporte, y entrega de productos biológicos a lo largo de la emergencia sanitaria por el Covid-19.

La Dirección General de Laboratorios y Control Técnico (DGLyCT) y la Dirección de Laboratorio Animal (DLA) del SENASA a través del Centro Coordinador de Biológicos (CCB) autorizarán la toma, acondicionamiento, retiro y transporte de muestras de Productos Biológicos presentados para control de calidad oficial del total de la partida o serie producida en el país o importada.

Descargar el procedimiento completo

Las mismas, deberán ser bajo declaración jurada presentada por el Director Técnico de la Empresa elaboradora.

Descargar declaración jurada

Son miles de dólares los que se pierden por recibir terneros en el feedlot sin conocer su estado sanitario previo. La importancia de incorporar este manejo en las producciones intensivas.

Es sabido que las enfermedades respiratorias y digestivas son las causas más frecuentes de pérdidas en los feedlots. Por este motivo, el período de adaptación que dura 30 días aproximadamente luego del ingreso de los terneros constituye una etapa fundamental.

Para afrontar esta situación sin pérdidas, los especialistas en el tema recomiendan intensificar los controles sanitarios, incorporando, además, otras prácticas de manejo para complementar.

Un correcto plan sanitario para terneros que ingresan al feedlot requiere contemplar lo siguiente: prevenir el síndrome respiratorio y clostridial, controlar parásitos -tanto internos como externos- y realizar una suplementación vitamínica y mineral.

En esta línea, en la segunda jornada de Expoagro 2020 MOTIVAR conversó con Fernando Apa, MV de CONECAR, acerca de sus proyecciones junto con Biogénesis Bagó en el marco de una alianza inteligente.

“Venimos trabajando hace seis años de manera conjunta, en los planes sanitarios del feedlot CONECAR y hace un año firmamos un acuerdo de reciprocidad para trabajar y darle institucionalidad al vínculo. Nos comprometimos a llevar adelante diferentes tareas y proyectos”.

En cuanto a su participación en la megamuestra llevada a cabo en San Nicolás, relató: “Estamos mostrando la base estadística de los indicadores más importantes de morbilidad y mortalidad en los feedlots. Los resultados más destacables muestran que desde el 2013 al 2019, la evolución del manejo sanitario mejoró estos índices”.

Sin embargo, considera que se debe tener en cuenta que es un tema multifactorial donde está en juego tanto la sanidad como el manejo en bienestar animal y el medio ambiente. “Los indicadores fueron decreciendo hasta llegar a un 0,16% de mortalidad en un mes”, subrayó Apa.

Uno de los principales objetivos junto con Biogénesis Bagó, es tratar de que los animales que ingresan al feedlot, entren bioacondicionados. “El feedlot recibe un ternero con un estatus sanitario desconocido, y tenemos que armar un plan sanitario en base al desconocimiento. Para eso creamos un plan estandarizado y trabajamos sobre la cría”.

Esta integración sanitaria garantizará que en todo su ciclo tengan una mejor performance productiva. “Hay que tener todo el ambiente controlado para que los insumos brinden los mejores resultados, disminuyendo los índices de morbilidad y mortalidad”, aseguró Apa.

En referencia a las variables a controlar más allá de lo sanitario propiamente dicho, cabe mencionar que los terneros antes de llegar a los feedlots sufren estrés por transporte, pasajes por la manga, cambios de alimentación, de hábitat y orden social.

Por lo tanto, bioacondicionarlos y respetar los tiempos de acostumbramiento, es clave para lograr éxito en los corrales.

Retomando con lo sanitario, el especialista destacó la necesidad de trabajar con trazabilidad y hacer foco en las principales enfermedades de los feedlots pero que tienen precedentes en los campos de cría. “Los mismos deben ser adecuados a cada región y a sus principales enfermedades, para que una vez que lleguen al feedlot, con el bioacondicionamiento, reforzar lo que es necesario para combatir las principales afecciones”.

A la vez, el MV remarcó a MOTIVAR la importancia de la comunicación entre los veterinarios de los campos que les proveen terneros, con los profesionales de los feedlots para evitar mayores pérdidas económicas.

En conclusión, los productores que realicen un adecuado manejo del estrés durante la recepción de los terneros, que sean consistentes en la alimentación, que respeten los tiempos de acostumbramiento, capaciten al personal en la detección precoz de enfermedades y ejecuten planes sanitarios, obtendrán sin dudas grandes resultados. CONECAR junto con Biogénesis Bagó, trabajarán arduamente para lograrlos.

La población está preocupada, la prensa está activa, las autoridades atentas y la amenaza acecha. El objetivo de esta columna es tratar de echar algo de luz sobre el problema con información actual disponible que cambia día a día frente a la dinámica del fenómeno.

Jorge O. Errecalde
Titular de la Cátedra de Farmacología de la FCV y de la Facultad de Medicina de La Plata

Los coronavirus

En humanos, los coronavirus causan desde resfriados comunes hasta el MERS-CoV (Síndrome Respiratorio de Medio Oriente), SARS-CoV (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) y el actual COVID-19. El SARS-CoV se transmitió de la civeta al humano y el MERS-CoV del dromedario al humano. Ambas zoonosis -enfermedades transmitidas de los animales al hombre-, exigen la necesidad de una visión muy amplia de la salud en el planeta.

Todos los virus emergentes provienen de los animales. La especie humana es demasiado “novata” en la tierra, y el hombre ha recibido virus de especies mucho más antiguas y mejor adaptadas. La fuente directa del coronavirus MERS son los dromedarios: la gente se infecta al beber su leche o comer su carne. Pero los dromedarios seguramente han recibido el virus de murciélagos. Y es probable que los murciélagos también hayan vectorizado el SARS.

Se debe prestar mucha atención a los murciélagos. Estos son mamíferos mordedores capaces de volar, lo que les da gran alcance, mayor similitud fisiológica con otros mamíferos y la capacidad de incorporar virus por mordedura.

En diciembre de 2019, se reportaron neumonías humanas de origen desconocido en Wuhan, capital de la provincia de Hubei, China. El 31 de diciembre de 2019 China comunicó a la OMS la existencia de esta patología. Se identificó un nuevo coronavirus como agente etiológico. Allí se origina esta noxa y desde allí hacia el resto de Asia y luego, rápidamente, a otras regiones del mundo.  

El Comité Internacional para la Taxonomía de los Virus (ICTV, por sus siglas en inglés) bautizó a este agente SARS-CoV-2. También se lo llama virus del COVID-19.

La vía de transmisión predominante del COVID-19 parece ser directa o indirectamente, de humano a humano.

Se sospecha actualmente que, como los otros coronavirus mencionados, tiene origen animal. Se investiga activamente aunque sin evidencia aún, sobre el origen animal, especies, y papel de las mismas en la cadena epidemiológica.  

La secuenciación del virus muestra que es un pariente cercano de otro coronavirus que se aisló de murciélagos. Como hipótesis, podría haber habido un huésped intermediario (pangolín, serpiente?).

La información y las acciones

Como claramente se ve, hablamos de “parece ser”, “se sospecha”, “pariente cercano” o “como hipótesis”. Es todo muy nuevo, pero sí sabemos que el agente es muy contagioso.

La falta de información frente a un agresor casi desconocido ha sido claramente descripta por el Director General de OMS hace muy poco: “Todavía hay muchas cosas que no sabemos, pero cada día que pasa aprendemos más y trabajamos las 24 horas del día para colmar las lagunas de nuestro conocimiento”.

Hay algunas medidas que a esta altura, ya todos debemos conocer. Asimismo, es importante mantenerse informado sobre las últimas novedades en relación con la COVID-19 utilizando fuentes confiables.

Buscar rápidamente asesoramiento médico ante la presencia de síntomas respiratorios, ya que podría deberse a una afección grave, más aún si usted tiene 60 años o más. Considere importante mencionar la interacción con viajeros.

Por otro lado, es crítico que se manejen los alimentos con el máximo cuidado, aplicando buenas prácticas para asegurar su inocuidad: la carne cruda, la leche sin pasteurizar o los órganos de los animales deben manipularse con precaución para evitar una posible contaminación trasversal con alimentos cocidos y la carne procedente de animales sanos que se cocina bien hecha es apta y sana para el consumo. 

Nunca será suficiente la insistencia sobre el correcto tratamiento de los alimentos. Se deben tomar en cuenta las Reglas de Oro de OMS para manipulación, preparación y cocción de alimentos. Si ese decálogo fuera enseñado en la escuela primaria, seguramente existirían mucho menos patologías transmitidas por la alimentación.

¿Qué le pasa al enfermo?

La sintomatología del COVID-19 abarca fiebre, cansancio y tos seca. A eso se puede agregar en algunos pacientes, dolores, congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta o diarrea. La pérdida del olfato y el gusto han sido identificadas como manifestaciones de esta enfermedad en un 30% de los pacientes. Algunas personas se infectan, pero no desarrollan síntomas. La mayoría de las personas (alrededor del 80%) se recupera sin ningún tratamiento especial. Alrededor de 1 de cada 6 personas que contraen la COVID-19 desarrolla una enfermedad grave y tiene dificultad para respirar. Las personas mayores y las que padecen afecciones médicas subyacentes, como hipertensión arterial, problemas cardiacos o diabetes, tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave. Hasta ahora, alrededor del 2-3% de las personas que han contraído la enfermedad han muerto. Las personas que tengan fiebre, tos y dificultad para respirar deben buscar atención médica rápidamente.

La mortalidad varía en los diferentes países. Eso puede deberse a diferencias en los protocolos de cuarentena, en la calidad y cantidad de atención y equipamiento en los sistemas de salud, en las diferencias demográficas y culturales. 

Pero claramente, los sistemas de salud de los diversos países deben responder adecuadamente a este desafío. Eso requiere capacidad técnica, capacidad logística e infraestructura adecuadas. Las organizaciones internacionales están preparadas para asistir a los países en la elaboración de sus planes de contingencia.

Una persona puede contraer la COVID-19 por contacto con otra infectada. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca despedidas cuando una persona infectada tose, exhala o estornuda. Estas gotículas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, de modo que otras personas pueden contraer la COVID-19 si tocan estos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. También pueden contagiarse si inhalan esas gotículas. Por eso es importante mantenerse a más de 1,5 metros de distancia de un enfermo. La persistencia del virus sobre superficies ha sido objeto de discusión. Nada se puede asegurar, dado que depende de las condiciones medioambientales: Humedad, temperatura, etc. Pero lo que está claro es que no desaparece al caer sobre alguna superficie siendo vehiculizado por gotìculas luego de toser, o a través del contacto directo de manos sobre superficies. En condiciones favorables puede persistir horas o días. 

La OMS publica cada día actualizaciones sobre la situación de la COVID-19 en el mundo, que se pueden consultar, en inglés, en la página (https://www.who.int/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/situation-reports/)

¿Es Corea del Sur un ejemplo?

Todos los días insistimos sobre el éxito de Corea del Sur en el control de la COVID-19. Es evidente, los números así lo acreditan, Corea ha desarrollado una estrategia adecuada y ha controlado la pandemia. Sin embargo es muy bueno considerar las diferencias del país asiático con la Argentina. Corea tiene una superficie de unos 100000 km2, parecida a la superficie de Catamarca. Claro, en Corea viven 50 millones de personas  y en Catamarca 200000.Sin embargo, Corea tiene varias ventajas: está rodeada por el Mar de Japón y el Mar de China, excepto en su frontera con Corea del Norte (una de las más seguras del mundo). La entrada crítica al país es el aeropuerto internacional de Incheon (aunque hay algunos otros más fáciles de controlar). Todos los pasajeros que llegan a Incheon son testeados por COVID-19, son retenidos hasta tener resultados (un día), si el test es positivo y tiene síntomas son derivados a hospitales, si dan positivo y tienen síntomas leves son derivados a unidades de baja complejidad. Si dan negativo al test, son derivados a sus domicilios para cumplir una cuarentena de dos semanas. Quienes cumplen cuarentena en sus domicilios tienen una aplicación en sus teléfonos móviles que registran su localización y, dos veces por día, deben declarar si están bien o si tienen algún síntoma. Si violan la cuarentena deben responder a la justicia. Si sumamos esto a la idiosicrasia de la región (Corea, China, Japón), resulta evidente que la cosa debería funcionar bien.

Si bien estamos a una gran distancia geográfica, tecnológica, cultural, etc. Tenemos la enorme ventaja de poder trabajar sobre evidencia ajena. No la podemos desaprovechar, tenemos por delante un invierno muy duro.

¿Y los animales?

La transmisión y propagación actual del virus COVID-19 es de humano a humano. Si bien se han reportado dos perros positivos al COVID-19 en China y un gato en Bélgica, esos animales habían estado en estrecho contacto con sus dueños, enfermos de COVID-19 y no desarrollaron síntomas. Hasta el día de hoy, no existe evidencia de que los animales de compañía puedan transmitir la enfermedad. Por el momento, no es necesario tomar medidas que afecten su bienestar. De todas maneras, se requieren más investigaciones para establecer si ciertos animales pueden verse afectados por el virus COVID-19 y si es así, de qué manera. La OIE sigue de cerca este tema.

En el contacto y cuidado de animales, se deben tomar siempre medidas básicas de higiene. Estas medidas incluyen lavarse las manos antes y después de estar con o manipular animales, su comida o sus artículos, así como evitar besar, lamer o compartir comida.

Las personas que estén afectadas por el COVID-19 deben evitar el contacto con sus mascotas y dejar su cuidado a otras personas del entorno cercano. 

Las autoridades nacionales de Salud Pública, así como el Servicio Veterinario deben trabajar en colaboración utilizando el enfoque Una Sola Salud con el fin de compartir información en todos los casos y realizar la evaluación de riesgos cuando una persona afectada por el virus COVID-19 informa estar en contacto con animales de compañía u otros animales.

Si tras la evaluación de riesgos se decide realizar las pruebas a un animal que esté o haya estado en contacto directo con una persona/dueño infectado por el virus COVID-19, se recomienda su realización mediante PCR en tiempo real, en muestras orales, nasales y fecales/rectales.

Mientras no existan pruebas de existencia o inexistencia de transferencia de la infección por COVID-19 de un animal a otro, se considera una buena práctica mantener alejados a los animales que hayan dado positivo al virus COVID-19 de otros animales.

¿Hacia dónde vamos?

Estamos ante un escenario futuro imprevisible dada la falta de conocimiento sobre el enemigo.
Terapéuticamente no tenemos herramientas. Sin embargo, en función de la necesidad, se están utilizando algunos fármacos cuya eficacia frente al nuevo coronavirus no se conoce, pero sobre los que existe sospecha de que puedan resultar de ayuda. Entre ellos la cloroquina es un antiguo antipalúdico sobre el que no existe evidencia concluyente de eficacia en este momento y se lo debe reservar para casos graves. Este fármaco se suele combinar con azitromicina, un muy eficaz antimicrobiano utilizado, entre otras indicaciones, para tratar infecciones por gérmenes oportunistas en pacientes inmunodeprimidos. El remdesivir, es un antiviral utilizado frente al ébola, que se está probando en varios centros en diversos países. La combinación ritonavir-lopinavir es una asociación que se ha usado en el tratamiento del SIDA y está en estudio. También se está estudiando esta última asociación combinada con interferón, una molécula capaz de bloquear la entrada de virus a las células. Claro que además de la cloroquina, otras viejas terapias están resurgiendo. La administración de suero de pacientes curados de la COVID-19 a enfermos, equivale a proveerlos de anticuerpos con los cuales combatir con éxito la enfermedad. La investigación funciona a toda velocidad, si bien es difícil coordinar protocolos para trabajar en diferentes países al mismo tiempo, eso da la ventaja de contar con muchos pacientes y de obtener resultados muy rápidamente.

Dado que este tipo de virosis es impredecible en su evolución, hay posibilidades diversas hacia el futuro. Una posibilidad -las más deseable- sería la extinción de la pandemia con la llegada del verano. Claro, eso en el hemisferio norte. Nosotros, Australia, el sur de Africa, estamos en el comienzo de la pandemia. Tenemos, por lo menos, un invierno para lidiar con el virus por delante. Pero es factible -y deseable- que la llegada de la próxima temporada cálida, nos libere del flagelo. La segunda posibilidad, también está vinculada a la estacionalidad, y consistiría en una atenuación del número de casos estival, con el retorno de la etapa de alta incidencia en el período invernal en forma cíclica, como la gripe común.

Claro que este ciclo podría ser interrumpido por la aparición de una vacuna. Países altamente desarrollados están invirtiendo en este tema. Pero debemos sea realistas, para que un producto biológico de este tipo llegue al mercado requiere pasos ineludibles que requieren tiempos que no se pueden acortar, de modo que, en el mejor de los casos, la aparición de una vacuna llevaría bastante más de un año y, una vez aprobada, no estaría disponible en grandes cantidades, muchísimo menos para tratamientos poblacionales en masa.

Nunca será suficiente insistir en que la única herramienta que funciona comprobadamente en las actuales circunstancias es la estricta cuarentena. Con periodos de incubación comprobados en todos los casos por debajo de las dos semanas, si la cuarentena se cumple, se corta la cadena.

Es de crítica importancia que las Autoridades de Salud Pública trabajen coordinadamente recolectando, analizando, y difundiendo información responsablemente.  Debe mantenerse informado al público con información clara, concreta y fehaciente, desmintiendo las noticias y recomendaciones falsas que alarman, confunden y desorientan a la población. Es esa cooperación entre responsables de Salud Pública, Salud Animal, Fauna Silvestre y Medio Ambiente que garantizará la coherencia y pertinencia de la comunicación y gestión de los riesgos en el marco del enfoque de Una Sola Salud para el beneficio de la población del país, de la región y del planeta.

Con un permanente diálogo con la cadena de la producción de la carne y con propuestas de trabajo innovadoras, Biogénesis Bagó, está demostrando su compromiso con el objetivo de mejorar los índices productivos de la ganadería Argentina, para atender la demanda interna y consolidar la presencia en los nuevos mercados internacionales que se abren para el país.

Durante la “Semana de la Carne”, el ciclo el ciclo de charlas y paneles que transcurrió en el marco de la muestra 133° Exposición Rural de Ganadería, Agricultura e Industria Internacional, el director comercial de Biogénesis Bagó, Sebastián Perretta, convocó a toda la cadena a trabajar en un modelo de producción para ganar eficiencia, con foco en la sanidad de los rodeos, clave para evitar pérdidas productivas y sostener la apertura de los mercados internacionales.

Sebastián Perretta destacó: “A través de la adopción de biotecnología podríamos incrementar la producción en 4.7 millones de terneros al año”, en un contexto de recuperación de mercados internacionales para el país y la región.

El panel “Sanidad y Mercados” finalizó con un llamado del representante de Biogénesis Bagó a “consensuar y promover desde toda la cadena pecuaria formas de trabajo innovadoras que permitan capitalizar las ventajas comparativas que ofrece nuestro país y la región para la producción ganadera, teniendo en cuenta que la Sanidad es la inversión más baja y de mayor retorno, del proceso productivo”.

Fuente: Biogénesis Bagó.

Compartimos una serie de informaciones vinculadas a la prueba de tuberculina que se realiza sobre los rodeos ganaderos. ¿Cuándo es conveniente utilizar las herramientas disponibles?

Por Nicolas Palacio
Coordinador de Servicio Técnico de CDV
nicolas.palacio@cdv.com.ar

Si bien la prevalencia de los casos de tuberculosis bovina en Argentina viene disminuyendo respecto de años anteriores, todavía tenemos una de las más altas para América Latina. Sobre un total de casi 30 millones de determinaciones que deberían realizarse, solo se realizan 6 millones.

Y si analizamos los datos que arrojan los análisis en frigoríficos, podríamos ver que hasta mitad de este 2018, la prevalencia es del 0,21%.

Tenemos todavía mucho camino por recorrer para lograr un estatus sanitario optimo respecto de esta zoonosis.

La prueba de tuberculina

“Somos el único elaborador certificado bajo normas GMP”

CDV es el único productor de PPD en Argentina. Como todos nuestros productos, se elabora bajo Normas GMP. El reactivo PPD, se produce respetando las normas que establece la OMS, asegurando la mejor calidad desde el inoculo primario hasta la obtención de la proteína purificada; siempre con especial cuidado en el crecimiento de los cultivos, su inactivación y filtrado posterior. Otro aspecto para resaltar es la capacidad de producción de CDV de PPD Bovina como PPD Aviar, con potencial de 12 millones de dosis siendo el mayor de la región.

La tuberculosis bovina no es solo una enfermedad que produce pérdidas económicas, sino que también puede provocar la muerte de personas. Debemos considerar también que la mayor cantidad de casos de tuberculosis humana se presenta en trabajadores relacionados a tareas rurales (veterinarios, tamberos, personal frigorífico, transportistas de ganado, etc).

La prueba de tuberculina se fundamenta en una reacción de hipersensibilidad mediada por células (tipo IV), donde tiene gran participación linfocitos T CD4 y CD8 en el tipo de reacción que se genera (y el tiempo que demora en generarse).

Dicha reacción se hará evidente en animales previamente sensibilizados: que hayan estado en contacto con dicho antígeno.

Son de importancia, además, algunos otros factores:

  • Al ser una reacción de tipo alérgico, los animales deben de estar sensibilizados para que reaccionen, y esto se pondrá en manifiesto después de 4-5 semanas de tomar contacto con el antígeno.
  • Tener en cuenta que la aplicación es intradérmica, identificar el sitio de inoculación utilizado ya que existen diferencias en cuanto a la sensibilidad de la prueba según sitio de inoculación.
  • El momento óptimo de lectura es a las 72 hs (+/- 6 hs), la reacción no desaparece de manera inmediata, por lo que nos deja un margen de tiempo para leer la reacción.
  • Trabajar con equipamiento calibrado y limpio, cambiar la aguja después de algunas mangadas para que esta no dañe el tejido y altere la reacción.
  • Realizar una correcta medición de la reacción para minimizar errores de apreciación (grano de arroz, grano de maíz, etc).
  • Mantener el reactivo PPD, refrigerado y al resguardo de la luz solar directa.

Claves para considerar

En cuanto a la utilización de la PPD, las vamos a utilizar en todos aquellos rodeos que deseemos sanitizar. Si no conocemos la situación del rodeo podemos aplicar la prueba a todos los animales mayores de 3 meses.

La PPD aviar en el caso de los bovinos, la utilizaremos en aquellos animales que sospechemos de falsos positivos por infección con otras mycobacterias (MAC). Prueba cervical comparativa (con PPD bovina y aviar). Esta prueba se debe utilizar cuando en un establecimiento se detectan con la prueba ano-caudal, animales sospechosos en un área en erradicación o libre.

Dialogamos con el vicepresidente del Senasa, Dr. Luis Carné, quien dio su punto de vista sobre diversos temas ligados a la sanidad animal y subrayó la necesidad de no bajar la guardia en la lucha contra la fiebre aftosa.

LUCIANO ABA
luciano@motivar.com.ar

Carné. “Aftosa es un tema resuelto que no se puede descuidar”.

Carné. “Aftosa es un tema resuelto que no se puede descuidar”.

Horas antes de anunciarse cambios en el sistema cuarentenario patagónico (Ver recuadro) y días después de culminada la visita de representantes de la OIE a nuestro país para evaluar el desempeño del sistema veterinario local, desde este Periódico MOTIVAR entrevistamos al vicepresidente del Senasa, Dr. Luis Carné.

«Si bien debemos esperar el informe final, los evaluadores quedaron satisfechos con su visita, destacando la interacción que logró consolidar el ente con sus usuarios y otros organismos», nos comentó el médico veterinario. Y completó: «Desde el punto de vista de los desafíos, deberemos seguir trabajando en la unificación de normativas y operatividad con las diferentes provincias».

Más allá de esto, nuestra primera pregunta estuvo ligada a conocer la opinión de Carné en torno a las características de la gestión que se inició en el marco de la presidencia de Diana Guillén hace prácticamente un año.

«Sin dudas que, frente a otras gestiones, tenemos la gran ventaja de pertenecer al este organismo desde hace muchos años y conocer su funcionamiento interno, lo cual también nos obliga a mostrar resultados rápidamente entre los distintos niveles de usuarios del Servicio», explicó el profesional que se desempeña en distintas áreas del Senasa desde hace 35 años. Y agregó: «Esto nos permite tener un panorama amplio en cuanto al funcionamiento real, las necesidades de los usuarios y las obligaciones del Estado».

 

MOTIVAR: ¿En cuáles de todas las áreas de incumbencia del Senasa se debería avanzar en el corto plazo?

Luis Carné: Nuestro servicio nació y creció como policía sanitario y esa es una función que nunca deberá abandonar. Más allá de esto, estamos convencidos de que, además, tenemos que preocuparnos por acompañar del mejor modo posible a los productores y a las industrias, asesorándolos y facilitándoles las acciones en las cuales se requiere de nuestros servicios.

Esta es una ambición compleja, sobre la cual estamos pudiendo avanzar, sin perder nunca de vista nuestro rol de policía.

 

¿Cómo evalúa el funcionamiento de las oficinas regionales?

Si bien el Senasa nunca debe perder el contacto directo con las bases, a través por ejemplo de sus ventanillas al público, durante muchos los años lo hicimos.

Entiendo que es clave estimular las reuniones periódicas donde se discutan las normativas y sus metodologías de aplicación en el marco de las regionales, acción central si pretendemos avanzar en la unificación de criterios. Poder actuar del mismo modo, ante las mismas circunstancias, en distintos lugares del país es uno de los reclamos que recibimos por parte de los usuarios y es con nuestro trabajo diario que estamos dando respuestas.

La regionalización del ente ha sido sumamente positiva y el desafío es trabajar para que cada oficina no se convierta en un pequeño Senasa, sino en parte estratégica de un sólo organismo.

Es fundamental avanzar en el marco de este sistema. Para ello, no debemos perder de vista que hablamos de 370 oficinas (más las delegaciones), en las cuales contamos con una camada de jóvenes que se van educando en un ambiente distinto al de mí generación, por ejemplo, con un rol bien marcado en cuanto a policía sanitaria e implementando programas estratégicos como el de aftosa, por citar uno específicamente.

Hoy la situación es distinta y el veterinario del Senasa se va convirtiendo también en fuente de consulta, brindando asesoramiento y participando de la prevención y el diálogo con los usuarios.

 

¿Qué análisis hace del estado sanitario de los rodeos bovinos nacionales?

Sin dudas que desde el punto de vista de las enfermedades que históricamente han ocupado al Servicio, estamos bien.

Debemos seguir fortaleciéndonos en el marco del Programa de Lucha contra la Fiebre Aftosa, problemática que debemos seguir teniendo en mente, a fin de que siga sin generarnos problemas.

A cargo del sistema cuarentenario patagonico

Por medio de la Resolución 422/2014 -firmada por la presidenta del organismo, Diana Guillén-, el Senasa tendrá a su cargo la administración económica, financiera y patrimonial de los programas, planes y sistemas cuarentenarios respectivos a partir del 1º de enero de 2015. Guillén destacó que la iniciativa fue tomada porque en la actualidad se recuperaron las capacidades estatales para su atención. Recibió el apoyo de los gobernadores de las provincias patagónicas.

Además, este esquema nos posibilita una estructura de trabajo por medio de la cual poder avanzar sobre otras enfermedades, con impacto sobre la Salud Pública, pero también en la economía de las producciones. Brucelosis y tuberculosis o las propias problemáticas sanitarias atadas a la reproducción deben ser abordadas con el objetivo de limitarlas en sus consecuencias.

Por ejemplo, en la regional La Pampa – San Luis se lleva adelante un programa de lucha contra las enfermedades venéreas el cual ha impactado en una mayor oferta de terneros para la zona, resultados quizás opacados por cuestiones climáticas coyunturales.

 

¿Y de qué manera se imagina la participación del Senasa en esos temas?

Para el caso de estas problemáticas, entiendo que no necesariamente tiene que ser este organismo el que lidere las acciones. Sin dudas las mismas tienen que surgir de la voluntad e iniciativas del productor; para luego lograr el apoyo de los gobiernos y los aportes de entidades como las que nuclean a los veterinarios, por ejemplo. El Senasa debe ser un integrante más, aunque indispensable, en ese tipo de búsquedas ligadas a la mayor productividad, pero la iniciativa tiene que surgir del consenso de todos los integrantes del sector.

En diferentes ámbitos se propone dejar de vacunar contra la fiebre aftosa en 2020…

Nosotros no arriesgaríamos fechas, ni tampoco dejaría de vacunar.

Creo que debemos seguir vacunando por mucho tiempo más. Hasta que todo el Continente esté seguro al respecto, no podemos flaquear.

Muchas veces la rutina y la falta de novedades en la materia pueden hacer que este tipo de cuestiones se relajen.

Y justamente eso es lo que no podemos permitir. Debemos reactivar continuamente el control de la fiebre aftosa y no bajar los brazos. Nuestro país ha perdido mucho a causa de esta enfermedad. Es un tema resuelto que no podemos descuidar.

 

¿Fueron consultados previo a que se refuerce la obligatoriedad de vacunar contra carbunclo en Buenos Aires y Santa Fe?

En primer lugar, resulta increíble que en estos tiempos sigamos teniendo problemas con una zoonosis tan controlable y previsible. No fuimos consultados y tampoco debíamos haberlo sido. Es importante que tengamos este tipo de precauciones, las cuales deben sumarse a una mayor concientización por parte de los veterinarios a sus clientes productores.

Deberemos esperar para ver cómo resulta la obligatoriedad de vacunar, pero entiendo que la medida no está de más.

Las recomendaciones llegan hasta cierto punto, pero si no se avanza debemos generar otras alternativas. En ese sentido, creo en la importancia de rediseñar planes de lucha y modernizarlos. Debemos, sin dudas, hacer una revisión de cómo se viene avanzando en determinadas enfermedades y cuáles son los puntos críticos por los cuales no se logran los resultados esperados. No podemos seguir con planes o programas elaborados hace años y no saber si se ha avanzado o no.

Claro que este tipo de acciones el Senasa las debe realizar en conjunto con el resto de los actores involucrados.

 

¿Terminará involucrándose el Senasa en la problemática sanitaria ligada a los animales de compañía?

Históricamente no hemos intervenido en esa materia, pero entiendo que con el paso del tiempo y en la medida que se fue incorporando la lucha contra otras enfermedades zoonóticas como, por ejemplo, Hidatidosis, el Servicio necesariamente deberá involucrarse en la sanidad de las mascotas, al menos en el ámbito de la ruralidad.

Tenemos en marcha y estamos trabajando en un plan nacional de hidatidosis, en el cual se contempla a las mascotas.

 

¿Tienen información sobre el sistema de trazabilidad de ganado bovino promovido por la AFIP?

Puntualmente no tenemos una comunicación oficial, ni de AFIP, ni del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Más allá de esto, vale decir que el Senasa trabaja desde hace años en el tema, inclusive compartiendo visiones y experiencias con los sectores productivos, no sólo vinculados a la ganadería bovina sino también a equinos.

 

¿En qué acciones se focalizarán en el corto plazo?

Nuestros objetivos inmediatos están centrados en la lucha contra las enfermedades zoonóticas; en las que afectan a la producción de las distintas especies y en mantener bien activa la lucha contra la fiebre aftosa, evitando que la rutina haga declinar las acciones tan bien llevadas hasta hoy.

En cuanto a la vigilancia epidemiológica, debemos extremar las medidas para mitigar los riesgos de ingreso de enfermedades exóticas. Más allá de esto, se avanza sobre la tuberculosis y puntualmente sobre brucelosis, en el marco de un plan superador en el cual se involucrarán las provincias.

Otra acción novedosa tiene que ver con la puesta en marcha de un programa específico para tambos que se ejercerá desde las oficinas locales. Si bien históricamente el Senasa recorría estos establecimientos para verificar el cumplimiento de la vacunación anti aftosa, brucelosis y tuberculosis, ahora también intervendremos sobre la higiene.

Será una forma más de acompañar a la producción de leche en nuestro país, para lo cual tendremos que capacitar a nuestros veterinarios de campo.